Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Nubes de tormenta financiera: ‘Última llamada’ para evitar el mayor colapso económico de la historia

Actualización de la situación y medidas a tomar para evitar lo que podría ser el mayor colapso económico de la historia.

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



Nubes de tormenta financiera: ‘Última llamada’ para evitar el mayor colapso económico de la historia. El sistema imperial monetarista británico, que es controlado por Wall Street y la Ciudad de Londres, está en quiebra. Y poco a poco la gente empieza a darse cuenta que nos encontramos cada vez más cerca de lo que podría ser el mayor colapso económico de la historia. Sin embargo, la mayoría sigue buscando las causas del colapso en acontecimientos inmediatos, como la actual pandemia de coronavirus, que si bien parece ser uno de los gatillos que desatarán el evento, no es su causa estructural. Lyndon LaRouche introdujo el concepto de la Curva Triple en 1995, antes de la serie de crisis financieras entrelazadas que se suscitaron entre 1997 y 2001, y la actualizó en 2003, antes de sus pronósticos públicos en 2006 y 2007 del estallido financiero global que ocurrió en 2007 y 2008. En 2014, LaRouche publicó un bosquejo integral de lo que se debe hacer para detener el próximo colapso, que es peor todavía y que se nos aproxima. Lyndon LaRouche falleció en 2019. En la primera parte de este artículo, su esposa ofrece una actualización de la situación actual, así como de las medidas que se deben tomar para evitar lo que podría ser el mayor colapso económico de la historia. En la segunda parte del artículo, Enrique Sierra Mendoza hace un recuento de los mayores cracks bursátiles a lo largo de la historia, contextualizando el próximo colapso así como su relación con el coronavirus, que cumpliría el papel de detonante y de cortina de humo para que las élites desgraven deuda y se quiten de encima la responsabilidad del colapso que ellos mismos han provocado.

 

Es un momento de consecuencias históricas. Para nuestra ventaja como seres humanos, la población reconoce cada vez más que las “reglas existentes” ya no se cumplen. Muchos miran hacia atrás y se preguntan: “¿Quién ha dicho la verdad todos estos años, mientras los gobiernos y los medios de comunicación y Wall Street sólo han estado mintiendo?” Si los líderes institucionales continúan ciegos ante la necesidad de un cambio revolucionario, de un retorno a las medidas de crédito dirigido del “Sistema Americano” y de permitir que el presidente Trump lleve a cabo su intención de restablecer las relaciones amistosas con Rusia y China, entonces debemos movilizar a la ciudadanía para exigir precisamente esa política.

El sistema financiero transatlántico, bajo la égida de la Reserva Federal de Estados Unidos y de los bancos centrales británico, europeo y japonés, se hunde en una crisis. La tasa de interés de los certificados de Tesorería de Estados Unidos han caído tan rápido desde el martes 9 de marzo, que el Banco JPMorgan Bank no consiguió ninguna orden para los bonos del Tesoro a 30 años, un indicio raro y alarmante. Las tasas de interés de los bonos corporativos se elevaron mientras tanto, y los mercados de bonos chatarra de “alto rendimiento” se paralizó. Un informe de la cadena NBC News del lunes 9 se titulaba “Una docena de años después de la recesión de 2008, un tipo de deuda diferente amenaza a la economía mundial”, en referencia a los bonos corporativos como el “nuevo tipo de deuda”. Las operaciones de préstamo “repo” de un día para otro de la Reserva Federal a los bancos que operan como agentes de los certificados de tesorería y los bancos a la sombra, requirieron $113 mil millones de dólares el lunes por la mañana; el banco de la Reserva Federal de Nueva York, viendo lo que se venía, había elevado su límite diario para esas operaciones, de $100 mil millones diarios, a $150 mil millones.

Los mercados bursátiles de Europa y de Wall Street cayeron otros 7% a 8% más en tanto que el precio del petróleo se desplomó en más del 30% con relación a los precios del viernes 6 de marzo.

En este momento de crisis, el diario New York Times sacó de nuevo la propuesta del presidente de la Reserva Federal de Boston, Eric Rosengren, para que la Reserva empiece a comprar directamente acciones comunes en la bolsa de valores y diversos títulos valores a los grandes bancos de Wall Street con el objetivo de sostener los mercados bursátiles. El título medio timorato del artículo era “Los bonos se desploman a bajos históricos, lo que lleva a la Reserva a considerar ¿qué más se puede hacer?”

Se tiene que poner fin a todas esas transas. Todos los títulos valores creados por Wall Street son tóxicos en este ambiente de derrumbe del mercado. El hecho de que la Reserva Federal ya lo haya hecho antes cuando menos una vez (en 2007, para forzar la compra de los bancos insolventes en quiebra Bear Stearns y JPMorgan Chase) no quiere decir que violan la Ley de la Reserva Federal. La ley le permite comprar a la Reserva Federal de los grandes bancos, los valores del gobierno o garantizados por el gobierno, o según la enmienda de Herbert Hoover de 1932, “bajo circunstancias extraordinarias y exigentes”, bonos corporativos AAA solamente. Pero no acciones comunes. Ni bonos chatarra o por encima de bonos chatarra, del tipo de papeles que le ofrecen ahora.

Además de que se tendría que “hacer legal”, las compras que propone Rosengren arruinarían a la propia Reserva. No se puede permitir que ningún banco central imprima moneda de curso legal de Estados Unidos, y que pretenda respaldar esa emisión de dinero en papel bursátil tóxico y bonos corporativos chatarra como si fuera su reserva de capital. El dólar se hundiría muy por debajo de cualquier nivel justificado por la relativa fortaleza de la economía de Estados Unidos.

El siguiente paso que pretenden los banqueros que de el gobierno, es lo que ya anunciaron en la infame reunión de Jackson Hole en agosto del año pasado: que la Reserva Federal imprimad “dinero fiscal” para el gasto del gobierno y para darlo a otras instituciones privadas. Esto es lo que en la jerga banquera le llaman “dinero por helicóptero”. Esto le agregaría a la inflación galopante un grado de inflación mayor que arruinaría los ingresos de los hogares y sus ahorros.

La propuesta desesperada de Rosengren más bien señala que esta es la última oportunidad para restaurar la Ley Glass-Steagall y salvar la banca comercial, que es la parte vital del sistema financiero, y dejar que se hunda solo la parte de la banca de inversión especulativa. Esto es mejor hacerlo antes de que ocurra un crac desordenado, que las señalas indican está ya en ciernes. La Ley Glass-Steagall le daría a los fondos de pensión y fondos de retiro un período de gracia para abandonar los fondos especulativos u operaciones de banca de inversión en que los han metido, para dirigirlos a inversiones más seguras y protegidas.

Dejar de lado la Glass-Steagall ahora, significa que muy probablemente el siguiente paso será, en algún momento, declarar el feriado bancario para que entren los auditores forenses de la Corporación Federal de Seguros de los Depósitos, como hace 87 años, en marzo y abril de 1933, cuando los auditores obligaron a los bancos a quemar toneladas de esos valores tóxicos.

Fases del Plan LaRouche de recuperación para EEUU y el mundo

 

¿Viviremos el mayor desplome histórico en Wall Street y demás bolsas del mundo?

El mundo se prepara para enfrentar la peor crisis económica de su historia superando a la ya tristemente recordada crisis del año 1929. En aquella ocasión, el descalabro al sistema financiero mundial fue del 43 por ciento, pero esto acumulado durante 29 sesiones.

Ahora, llevamos contadas 13, y nos faltan 16 sesiones más para alcanzar el límite del año 1929. Pero además de ser el séptimo más grave también es la caída más rápida de la historia. Tanto así que en sólo trece sesiones los índices bursátiles cayeron un catastrófico 18,5%. Pero así como se están viendo sucederse los colapsos bursátiles de manera tan rápida, no dudemos que llegados a las 29 sesiones muy probablemente se alcanzarán las pérdidas registradas en el año 1929.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

De esa crisis apenas si se tiene memoria, es más, ya nadie queda vivo que haya experimentado aquella crisis —la mayor en la historia de las bolsas de valores a nivel global. De esta manera, es muy probable que el desplome de los mercados financieros alcance valores similares a los registrados durante la Gran Depresión del 29. Incluso aunque esos niveles no se alcancen en 29 sesiones, sí es muy posible que las pérdidas acumuladas del mercado bursátil superen el 50 por ciento.

El actual es ya uno de los siete peores colapsos financieros en la historia para Wall Street. Los mayores cracks bursátiles de la historia son como sigue:

1. La burbuja de las puntocom del 2000 al 2003 desató una caída del 49 4% en 639 sesiones.

2. La quiebra de Lehman Brothers del 2008 registró unas pérdidas del 44,2% en 117 sesiones.

3. El crack bursátil de 1929 alcanzó unas pérdidas del 42,6 por ciento en 23 sesiones.

4. El lunes negro del año 1987 se saldó con un 28,5 por ciento en cinco sesiones.

5. Cuando Hitler invadió Francia en 1940, el mercado cayó un 25 7% en 22 sesiones.

6. La crisis de deuda en Europa en 2011 se saldó con el 18,3% en 62 sesiones.

7. La crisis sanitaria actual desatada más no causada por el coronavirus (2019-2020) lleva hasta el momento pérdidas acumuladas del 18,5% en 13 sesiones.

Recordemos que esta crisis sanitaria mundial apenas comienza. De tal forma que ya la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha lanzado la alerta de lo que está sucediendo actualmente ya es una pandemia y que por lo tanto los países deben tomar medidas severas para tratar de contener la epidemia.

Eso, en otras palabras, quiere decir que la ONU está pidiendo que todos los países alrededor del mundo implementen protocolos parecidos a los seguidos por China para cancelar la propagación del virus. Esto implica que los países declaren cuarentenas masivas en los focos de infección y que inclusive se llegue al aislamiento total del país tal como ya lo está haciendo Italia.

Esto sin duda va a tener un efecto devastador en la economía mundial, y lo que estamos viendo es apenas el comienzo. Pero, además, debemos de considerar que ya de por sí los mercados estaban sumamente inflados de tal manera que el colapso financiero era inevitable. Sólo que esta pandemia ha venido a acelerar las cosas o quizá sólo ha sido el pretexto para iniciar el colapso coordinado de los mercados mundiales para así implementar una nueva economía y un nuevo sistema financiero internacional.

Así resulta que ya muchos países están siguiendo el ejemplo de China y están preparando monedas nacionales basadas en la tecnología blockchain (cadena de bloques), que es la tecnología que utiliza Bitcoin y demás criptomonedas de las llamadas “descentralizadas”.

De esta forma es innegable que el mundo se enfrenta a un nuevo paradigma y que el dinero tal como lo conocemos al día de hoy cambiará muy pronto para convertirse sólo en dinero electrónico, dinero basado en la tecnología del blockchain que si bien sigue siendo dinero centralizado es muy probable que termine con el dinero fiat y que termine siendo dinero respaldado por algún activo físico de valor intrínseco tal como el oro, la plata, el petróleo o el gas.

Este es el caso de China, pues el cripto-yuan va a estar respaldado por las enormes reservas de oro del gigante asiático. Además, también estará respaldado por los contratos de futuros del petróleo —según se ha sabido— y esto declarado por las mismas autoridades pertinentes.

Al menos el 80 por ciento de los países del mundo están preparando ya sus cripto-monedas nacionales. China es el país más avanzado en ese proceso. Aunque la pandemia del coronavirus retrasó los planes para introducir el cripto-yuan, pues si no hubiera sido por esta crisis sanitaria quizás ya el cripto-yuan ya sería toda una realidad; o quizás estaban esperando llegar a esto para así implementar el nuevo sistema financiero sin mayor oposición por parte de la población.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Y es ahí donde se llega al terreno de las teorías “conspirativas”, pues para muchos científicos de prestigio internacional (1, 2, 3, 4) esta pandemia ha sido creada deliberadamente. Recordemos que la ciudad china que fue epicentro del brote de esta nueva enfermedad, hay un laboratorio biológico con clasificación 4, es decir la más alta.

Lo que quiere decir que ahí se hacen investigaciones al más alto nivel con los patógenos más peligrosos del mundo. Además, se sabe que en este centro científico no solo labora personal chino sino que también hay colaboración con prácticamente todos los institutos de investigación más avanzados en el planeta, incluyendo por supuesto a la nefasta agencia de proyectos avanzados del Pentágono, mejor conocida como DARPA, así como el Instituto Smithsoniano de EE.UU.

Es por esto que científicos rusos están diciendo que el nuevo coronavirus es de creación artificial y que fue soltado deliberadamente ya sea por personal estadounidense o del Reino Unido.

Lo increíble es que China permita que personal extranjero labore en uno de sus centros científicos más avanzados y de más alta seguridad. En cuanto a investigación, en el centro de investigación científica de Wuhan se investigan patógenos virales de la familia del que ahora mismo está asolando el mundo. Es por eso que los científicos rusos dicen que el virus salió de ese instituto de investigación y fue liberado por personal estadounidense o inglés.

Además hay otro factor a considerar, y es que este virus ataca principalmente a las personas mayores de edad, es decir a los adultos mayores, pues es sólo a partir de los 38 años de edad el virus se vuelve verdaderamente mortal porque a las personas menores a esa edad prácticamente no les hace nada y el nivel de mortandad no rebasa el 0,2 por ciento, mientras que para las personas de más de 70 años el nivel de mortalidad ya supera el 30 por ciento. En el caso de los niños, el nivel de mortalidad prácticamente es nulo.

Y es aquí donde salta la sospecha. ¿Rrecuerdan lo que hace unos años atrás decía la entonces presidenta del Fondo Monetario Internacional y actualmente presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde?

Ella decía que los adultos mayores vivían demasiado y que eran una carga muy grande para el erario público y que era necesario resolver ese problema. Entonces fue cuando sugirió elevar la edad para alcanzar la pensión, y a partir de ese momento en prácticamente todos los países del mundo se implementaron reformas al sistema laboral para elevar la edad en que se jubilan los trabajadores.

Pero por supuesto que eso no fue suficiente para la élite maltusiana, y entonces se tuvo que volver a la primera opción, es decir, a exterminar a los adultos mayores. Y esta enfermedad ha resultado muy conveniente para lograr ese propósito.

Pero de lo que no hay duda es de que el sistema financiero mundial es un enfermo crónico (1, 2).

Y esa es la verdadera razón de por qué la presente crisis económica va a resultar en ser la peor que haya vivido el hombre desde hace muchos años miles de años. Así tenemos que el Banco Central Europeo ha reducido las tasas de interés al menos 1,5 por ciento, en tanto que la Reserva Federal de los EE.UU. las pretende reducir hasta el 0,25% y sin duda las terminará llevando a terreno negativo también.

Por otro lado, la Reserva Federal ha tenido que recular y desde septiembre de 2019 está inyectando cantidades multimillonarias de dólares al sistema bancario estadounidense para salvarlo de la implosión total.

El gobierno estadounidense está salvando masivamente de la quiebra a todos los grandes bancos de EE.UU., empezando por el JP Morgan Chase y el Goldman Sachs. A partir del lunes, la Fed elevó las inyecciones diarias al sistema de los repos a la fabulosa cantidad de $150,000 millones de dólares.

Actualmente ya van más de 3 de millones de millones de dólares inyectados al sistema de los repos para salvar a todos los grandes bancos y grandes empresas de aquel país, empezando por las empresas del sector petrolero.

Pero, claro, esto es deuda pública y tarde o temprano se tendrán que pagar las consecuencias, porque en realidad la deuda estadounidense ya de por sí es impagable —actualmente asciende a más de 33 billones de dólares (33 trillones en inglés).

Tan solo al mercado de los repos se le han inyectado más de 3 trillones de dólares desde el mes de septiembre pasado. Como dato adicional, les diré que en la crisis de 2008 sólo se inyectó al mercado de repos la cantidad de 750 mil millones de dólares, es decir, menos del 20 por ciento de lo que actualmente ya se le ha inyectado. Eso nos da una clara idea de la magnitud del problema.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

La demanda de liquidez vuelve a desbordar a la Fed pese al aumento de las inyecciones.

La Reserva Federal amplió ayer sus inyecciones en el mercado monetario para hacer frente a las turbulencias del mercado. Ayer se anunció que se ampliará la oferta de las inyecciones de liquidez, pero aún así la institución no ha podido darse abasto en la operación a dos semanas en la que la demanda ha vuelto a duplicar a la oferta.

En concreto, la Reserva Federal de Nueva York ha aceptado $45,000 millones de dólares en ofertas presentadas por los primary dealers en una operación de acuerdo de recompra repo a 14 días con vencimiento el 24 de marzo.

La demanda se ha disparado hasta los $93 mil millones de dólares divididos en $64,480 millones en deuda del tesoro, $27,200 millones en títulos respaldados por hipotecas, y mil millones en títulos de agencia.

En la operación a un día se han inyectado $123,625 millones de dólares, el total solicitado. Ayer, el banco de la Reserva Federal de Nueva York se vio obligado a aumentar el límite superior de las operaciones de repos diarias de $100 mil a $150 mil millones de dólares.

Asimismo anunció que en las operaciones a dos semanas previstas para el 10 y el 12 de marzo pasarían a tener una oferta de $45 mil millones de dólares frente a los $20 mil millones anteriores.

Hasta ahora la Fed había ido reduciendo su oferta paulatinamente en un intento de abandonar por completo el mercado en abril. Pero la tormenta desatada por el nuevo virus y el hundimiento en el precio del petróleo le obligó a cambiar de planes.

Los ajustes son para asegurar que el suministro de reservas siga siendo amplio y para mitigar el riesgo de que las presiones del mercado monetario puedan perjudicar la aplicación de las políticas. La institución ha señalado en un comunicado que seguirá ajustando las operaciones de repos según sea necesario.

Las operaciones de repos están diseñadas para inyectar reservas en el sistema bancario y permitir a los dealers prestar fondos a los participantes del mercado que utilizan los mercados de préstamos a corto plazo para financiar sus operaciones comerciales.

El banco central comenzó las operaciones de repos a mediados de septiembre cuando la escasez de efectivo disparó los tipos a corto plazo y provocó que la tasa de los fondos federales se negociara fuera del rango objetivo de la Reserva Federal.

En principio deberían haber acabado hace meses, pero se vio obligado a prorrogarlas para evitar un colapso a final de año. La Fed también está comprando 60 mil millones de dólares al mes en letras del tesoro a corto plazo para aumentar la cantidad de reservas permanentes en el sistema bancario.

No entre en pánico: hay soluciones para el coronavirus y la crisis financiera

 

 

Fuentes:

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

LaRouche PAC — Nubes de tormenta financiera; esta es la “última llamada” para la Glass-Steagall.

Enrique Sierra Mendoza — ¿Viviremos el mayor desplome histórico en Wall Street y demás bolsas del mundo?

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

  Juan Manuel Soaje Pinto entrevista a la Dra. Chinda Brandolino, médica clinica, perito forense de la Prov. de Buenos Aires, Argentina, y dirigente...

Ciencia y Tecnología

Una nueva plataforma de identidad biométrica asociada con la alianza de vacunas GAVI financiada por Gates y Mastercard se lanzará en África Occidental y...

Contenidos

Más personas podrían morir como resultado del hambre relacionada con COVID-19 que las que podrían morir por la enfermedad, advirtió la organización de beneficencia...

Ciencia y Tecnología

La Fundación Bill y Melinda Gates ayudó a negociar quién obtendría un contrato de rastreo de contactos, respaldado por el gobierno, de $ 100...

Publicidad
Publicidad Que es LBRY

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon

Ley Glass-Steagal

Archivos

Facebook

© Mente Alternativa · Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.