Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

Las raíz genocida del ‘Gran Tratado Verde’, y la Nueva Ruta de la Seda como alternativa

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



El Príncipe Carlos acaba de darle al mundo 18 meses para salvarse. En los últimos años, el príncipe y su padre (entre otros aristócratas endogámicos de Europa) han tomado un súbito e increíble interés por la seguridad del planeta de las máquinas emisoras de contaminación que consumen y se reproducen con avidez sin ninguna consideración por la Madre Tierra. En los últimos meses, esta transformación verde del mundo ha dado forma al “Nuevo Tratado Verde” (New Green Deal) promovido en los Estados Unidos por la congresista Alexandria Ocasio-Cortez y el senador Bernie Sanders. Una campaña infantil respaldada por el papa Francisco y dirigida por Greta Thunberg se ha extendido por Europa y América, mientras que un Club de multimillonarios bajo la dirección de Al Gore, y George Soros está financiando un Movimiento Sunrise para combatir el calentamiento global.

¿Es genuina esta pasión por salvar al planeta de la humanidad? ¿De verdad a estos oligarcas y multimillonarios les importa tanto el planeta como para impulsar un “Nuevo Tratado Verde” tan benevolente como retratan los medios… o hay algo más oscuro en juego? Para responder a estas preguntas, primero tendremos que revisar rápidamente qué es el “Nuevo Tratado Verde”, luego de dónde vino y finalmente lo que sus arquitectos han declarado que desean lograr con su implementación. Y eso es precisamente lo que hace Matthew Ehret en u artículo publicado por Oriental Review bajo el título: “Raíces genocidas del Nuevo Tratado Verde: Los límites del crecimiento y el desencadenamiento de Prometeo.”

Se tata de un artículo revelador, que vale la pena leer de principio a fin, a través del cual Matthew Ehret muestra que el “Nuevo Tratado Verde” no es otra cosa que una nueva forma de eugenesia disfrazada de “reforma del sistema con conciencia social.” Este Nuevo Tratado Verde no solo NO es verde (ya que un mundo cubierto por paneles solares aumentaría la desertificación de la Tierra a través del calentamiento), sino que no tiene conexión conceptual con el Tratado Verde original. Los efectos de un programa que busca reducir las emisiones globales de CO2 a “niveles aceptables” de acuerdo con la voluntad del Imperio Británico de hoy no traerá nada más que caos, hambre y despoblación a la humanidad.

Afortunadamente, el mundo de hoy tiene casi 8 mil millones de almas (a excepción de unos pocos obstinados oligarcas y tecnócratas) las cuales tienen mentes que podrían perfeccionarse y desplegarse deliberadamente para hacer grandes descubrimientos en la ciencia y las artes. El mundo en el que viven estas personas está siendo moldeado cada vez más por un verdadero Nuevo Tratado bajo la Iniciativa del Cinturón y Nueva Ruta de la Seda liderada por China, que ahora cuenta con más de 160 países a bordo y tiene el tamaño de 20 planes Marshall. Esta iniciativa requiere un retorno a una ética fundada en el amor a la humanidad y la creencia en el progreso científico y tecnológico. Este espíritu fue expresado maravillosamente por el presidente Xi Jinping, quien dijo el 15 de mayo en el Diálogo de Civilizaciones Asiáticas.

El hecho de que figuras como los presidentes Xi Jinping y Putin hayan creado una alianza basada en la planificación a largo plazo, grandes proyectos de infraestructura para elevar las condiciones de vida de todos y el progreso tecnológico de vanguardia indica que el “Gran Tratado Verde” creado a raíz de la los asesinatos de líderes antimalthusianos en la década de 1960 finalmente están llegando a su fin. La lenta automutilación de Estados Unidos finalmente tiene la oportunidad de sanar con el primer presidente antimalthusiano elegido desde los días del bien intencionado (aunque a menudo tonto) Ronald Reagan hace más de 35 años.

Si bien Reagan no tenía una alianza de poder entre Rusia y China para cooperar durante la Guerra Fría, el presidente Trump sí. La oferta para que Estados Unidos se una a la Nueva Ruta de la Seda y el nuevo sistema operativo estratégico de cooperación está sobre la mesa y esperando una respuesta. Queda por ver cómo responderá Trump.

 

 

¿Qué es el Nuevo Tratado Verde?

Como su nombre lo indica, el Green New Deal es una agenda política radical que toma su nombre del New Deal original de 1932 promulgado bajo el liderazgo del presidente Franklin Roosevelt. El New Deal fue originalmente un programa para la reforma bancaria y la construcción masiva de infraestructura para sanar a Estados Unidos de las heridas profundas causadas por 4 años de Gran Depresión. Si bien el “Nuevo Tratado Verde” de 2019 propone revisar drásticamente las reglas de planificación financiera y de infraestructura, sus similitudes con el original allí terminan.

El Nuevo Tratado Verde de Roosevelt fue impulsado por proyectos que aumentaron los poderes productivos de la mano de obra del país en su conjunto por inversiones en proyectos hidroeléctricos, corredores de transporte, la Autoridad del Valle de Tennessee y miles de otros proyectos de infraestructura.

El Nuevo Tratado Verde, por otro lado, busca reducir los poderes productivos estadounidenses de mano de obra y estándares de vida mediante inversiones en infraestructura verde de crecimiento cero. Por supuesto, si eso se estableciera explícitamente, nadie apoyaría el proyecto.

Como los presidentes Putin y Trump han enfatizado en varias ocasiones, no solo nunca se ha demostrado que el CO2 producido por el hombre impulse las variaciones climáticas, sino que también ha salido a la luz que desde 1998, la tendencia al calentamiento dominante desde 1977 se ha mantenido en una extraña “pausa.” Si bien la producción de CO2 aumentó constantemente de 1938 a 1977, estuvo acompañada de un enfriamiento total que hizo que los científicos en 1977 hicieran sonar la alarma de que estábamos al borde de una era de hielo. Este hecho refleja la vergonzosa realidad de que el CO2 tiende a seguir las variaciones climáticas en lugar de precederlas, lo que indica que este gas de efecto invernadero en realidad se ve afectado por el calentamiento de la Tierra, probablemente debido a causas basadas en el espacio, como Putin ha mencionado repetidamente. Aún más sorprendente para algunos, los estudios de la NASA recientemente publicados han demostrado que la biomasa mundial ha aumentado un 10% en los últimos años debido en gran medida a las políticas de crecimiento industrial de China e India. Después de todo, se ha observado que las plantas crecen mucho mejor cuando se alimentan con mayores niveles de dióxido de carbono.

 

¿De dónde vino la idea de un Nuevo Tratado Verde?

Entonces, ¿cómo podrían tantos científicos, revistas y políticos respetables haber asumido que una falacia es tan cierta que se propone una reforma de toda la sociedad global? Obviamente, esto no surgió durante la noche, pero la presión actual para transformar nuestro mundo entero a la “realidad” indiscutible del calentamiento global provocado por el hombre encuentra sus verdaderos orígenes en el renacimiento de Malthus de 1968-1972.

En este corto intervalo de tiempo, un vacío dejado por los asesinatos de líderes prodesarrollo como John F. Kennedy, Enrico Mattei, Charles de Gaulle, Martin Luther King y Bobby Kennedy se llenó de piratas y cobardes del establishment. Estas herramientas marcaron el comienzo de un cambio de paradigma hacia el “conservacionismo” y rechazaron la ética del crecimiento industrial que definió la civilización occidental hasta ese momento.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Este renacimiento maltusiano respondió al desafío presentado por el presidente de la Eugenics Society y fundador de la UNESCO, Julian Huxley, quien escribió en 1946:

“Se requerirá la unificación política en algún tipo de gobierno mundial… Aunque cualquier política eugenésica radical será y psicológica y políticamente imposible durante muchos años, será importante que la UNESCO vea que el problema eugenésico se examina con el mayor cuidado, y que la opinión pública está informada de los problemas en juego, de modo que mucho de lo que ahora es impensable puede al menos volverse pensable.”

 

Por su puesto, un año después de que el mundo se diera cuenta de los horrores de la eugenesia nazi, Huxley y sus asociados entre la élite angloamericana que financió a Hitler tuvieron que ponerse a trabajar duro para limpiar la imagen de la eugenesia y volver a empaquetarla con otro nombre.

 

El Club de Roma y 1001 Nature Trust

En 1968, se formó una organización conocida como el Club de Roma dirigida por dos misántropos llamados Aurelio Peccei y Sir Alexander King. La organización estableció rápidamente sucursales en todo el mundo anglosajón con miembros que iban desde ideólogos selectos de la comunidad política, empresarial y científica que coincidieron en que la mejor forma de gobierno de la sociedad era una dictadura científica. Sir Alexander escribió:

“Al buscar un nuevo enemigo para unirnos, se nos ocurrió la idea de que la contaminación, la amenaza del calentamiento global, la escasez de agua, la hambruna y similares encajarían en la factura… Todos estos peligros son causados por intervención humana, y es solo a través del cambio de actitudes y comportamiento que pueden superarse. El verdadero enemigo, entonces, es la humanidad misma.”

Para financiar este cambio de paradigma, el 1001 Trust fue fundado en 1970 por el Príncipe Bernhardt de los Países Bajos. Bernhardt (nazi de tarjeta y fundador del Grupo Bilderberger en 1954) había trabajado junto a sus socios misantrópicos cercanos, el Príncipe Philip Mountbatten, y Sir Julian Huxley para crear el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) unos años antes. El plan era simple: cada uno de los 1001 miembros fundadores simplemente depositó $ 10,000 en el fideicomiso que luego se dirigió hacia el cambio de paradigma verde. Otros miembros destacados del Club 1001 incluyeron a la realeza internacional y a multimillonarios y sociópatas tecnócratas que no buscaban otra cosa que administrar el prometido Nuevo Mundo salvaje cual machos “alfa.” Muchas de estas figuras también eran miembros del Club de Roma, incluido el canadiense Maurice Strong, quien más tarde se convirtió en Vicepresidente de la WWF bajo la presidencia del Príncipe Felipe. Strong había reemplazado a otro Vicepresidente de WWF con el nombre de Louis Mortimer Bloomfield. Bloomfield fue otro miembro del Club 1001 a quien el fiscal de distrito de Nueva Orleans, Jim Garrison, descubrió que estaba en el centro del asesinato con sede en Montreal del presidente antimaltusiano John F. Kennedy en 1963.

El documento que se convirtió en la biblia y el modelo de este nuevo movimiento antihumanista que dio origen a la agenda verde del Nuevo Tratado de hoy se tituló Limits to Growth (1972) y hoy tiene el récord como el libro sobre ecología más leído, después de haber vendido 30 millones de copias publicadas en 32 idiomas. Un artículo reciente que celebra el 40 aniversario del libro declaró que “ayudó a lanzar modelos modernos de computadoras ambientales y comenzó nuestro actual debate ambiental centrado en el mundo. Después de Limits To Growth, los ambientalistas, científicos y formuladores de políticas pensaron cada vez más en los problemas ecológicos en términos planetarios y como dinámicamente interconectados… Vale la pena revisar Limits hoy porque, más que cualquier otro libro, introdujo el concepto de cambio climático antropocéntrico a una audiencia masiva.”

El libro en sí fue la culminación de un estudio de dos años realizado por un equipo de estadísticos del MIT bajo el título nominal de Jay Forrester y Dennis Meadows. Al igual que Alexandria Ocasio-Cortez hoy, estos jóvenes profesores del MIT fueron simplemente recortes de cartón seleccionados para desviar la atención de los ingenieros sociales superiores que manejan el espectáculo desde la cima.

El estudio del MIT en sí ni siquiera comenzó en los EE.UU., sino en Montebellow Quebec en 1971, cuando el patrocinador del Club de Roma Pierre Trudeau asignó el dinero de los contribuyentes para comenzar el proyecto. Una red de Rhodes Académicos y Consejeros Privados centrada en Alexander King, Maurice Strong, Maurice Lamontagne (fundador de Environment Canada), Michael Pitfield (Secretario del Consejo Privado y fundador del CSIS de Canadá) y el Gobernador General Roland Michener, entre otros, habían presidieron la reunión. Cuando los fondos canadienses cumplieron su función, el proyecto continuó recibiendo su financiamiento de la Fundación Volkswagen, cuyo pasado de apoyo nazi debería haber incomodado a algunos de los estadísticos del MIT.

sir alexander king

Sir Alexander King (izquierda) y el modelo producido por los límites del crecimiento del Club de Roma que predicen un fin apocalíptico del mundo para el año 2000 (derecha)

 

El Malthusianismo en breve

Estos miembros del Club de Roma / WWF / 1001 se denominaron a sí mismos “neo malthusianos” en referencia a la ideología popularizada por Thomas Malthus del Imperio Británico. El pesimista Ensayo sobre el principio de población de 1799 de Malthus notó que la población humana crece geométricamente mientras que la producción de alimentos crece aritméticamente, lo que lleva invariablemente a un punto crítico de sobrepoblación. Este punto de crisis crea una base matemática para el concepto que luego los autores de Limits to Growth denominaron “capacidad de carga.” Por supuesto, en lugar de permitir que ese ganado humano desarrolle sus mentes para hacer más descubrimientos e inventos que compensarían este punto de crisis, Malthus (y sus herederos más tarde) sabían que el Imperio Británico que lo empleó nunca podría existir si se desatara semejante poder creativo. Entonces, Malthus abogó fríamente por la eliminación de los “no aptos para dar paso a los más en forma.” Malthus llegó al extremo de proponer que incluso los niños deben perecer:

“Todos los niños que nacen más allá de lo que se requeriría para mantener a la población al nivel deseado necesariamente deben perecer, a menos que la muerte de las personas adultas les dé espacio… por lo tanto, debemos facilitar, en lugar de esforzarnos tontamente y en vano por impedir, las operaciones de la naturaleza en la producción de esta mortalidad.”

Al volver a empaquetar los supuestos de Malthus en un sistema informático más complejo, estos neo-malthusianos querían crear un movimiento basado en la vergüenza de autoaniquilación deliberada entre toda una generación de baby boomers.

Por supuesto, si se asume que el progreso tecnológico ha finalizado, entonces parecerá que un sistema cerrado de recursos limitados fijos solo puede ser administrado por una élite tecnocrática que elige y obtiene rendimientos decrecientes a medida que el mundo se establece en un “equilibrio matemático” imaginario de sostenibilidad. Afortunadamente para la humanidad, la realidad rara vez se ajusta a los ideales pesimistas de racistas e imperialistas.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

malthus punto de crisis

 

El encadenamiento de Prometeo

Maurice Lamontagne, un agente de Londres capacitado durante mucho tiempo y colaborador cercano del Primer Ministro de Canadá, Pierre Elliot Trudeau, fue miembro del Club de Roma y ex presidente del Consejo Privado. De todos los miembros del Club de Roma, Lamontagne fue el más cándido al identificar la creatividad humana misma como el mayor enemigo de la Tierra. En sus Informes del Comité del Senado de 1968-1972 que reformaron el financiamiento y la planificación de la política científica, Lamontagne escribió:

“La naturaleza impone restricciones definidas a la tecnología misma y si el hombre persiste en ignorarlas, el efecto neto de su acción a largo plazo puede ser reducir en lugar de aumentar el potencial de la naturaleza como proveedor de recursos y espacio habitable… Pero entonces, una pregunta obvia surge: ¿Cómo podemos detener la creatividad del hombre?”

 

Reconociendo correctamente que el anhelo de descubrir lo desconocido está integrado en la condición humana, Lamontagne responde a su propia pregunta, escribiendo:

“¿Cómo podemos proclamar una moratoria sobre la tecnología? Es imposible destruir el conocimiento existente; imposible paralizar el deseo innato del hombre de aprender, inventar e innovar… En el análisis final, encontramos que la tecnología es simplemente una herramienta creada por el hombre para perseguir sus aspiraciones infinitas y no es el elemento significativo que invade el entorno natural. Es el crecimiento material en sí mismo el origen del conflicto entre el hombre y la naturaleza.”

 

¡Por lo tanto, la creatividad y sus frutos del progreso tecnológico son aceptables solo si reducen el supuesto conflicto entre el hombre y la naturaleza planteado por Lamontagne! La tecnología “mala” en la formulación de Lamontagne tiene el efecto de aumentar el crecimiento material de la humanidad (es decir: poderes de productividad). Si, por otro lado, promovemos tecnologías de baja densidad de flujo de energía, como molinos de viento, paneles solares y biocombustibles, que conducen a la reducción de los poderes del hombre para existir, entonces la tecnología puede definirse como algo “bueno” de acuerdo con esta lógica retorcida.

Este concepto fue repetido por otro miembro del Club de Roma y colaborador con Lamontagne en su Informe del Senado llamado Omond Solandt. Solandt hizo su carrera como asesor científico de Lord Mountbatten (mentor pedófilo del príncipe Felipe) durante la Segunda Guerra Mundial y dirigió la Junta de Investigación de Defensa hasta 1957, donde colaboró en MK Ultra junto con el infame Ewan Cameron en la Universidad McGill. Solandt dijo sofisticamente:

“Ya no hay necesidad de avanzar en la ciencia. La necesidad es más bien comprender, guiar y usar la ciencia de manera efectiva para el bienestar de la humanidad.”

 

En la mente de un defensor de MK Ultra, lo que define “el bienestar de la humanidad” debería dar escalofríos.

En preparación para el “orden postindustrial” que se desató con la flotación del dólar estadounidense en 1971 y la destrucción del sistema monetario de Bretton Woods, que al menos incluía un mínimo de regulación de los especuladores monetaristas, Lamontagne prescribió que el “la nueva sabiduría” ya no tiene como objetivo los descubrimientos en ciencias atómicas, médicas y espaciales, para centrarse en esfuerzos de ingeniería más “prácticos.” También propuso que los fondos para la ciencia avanzada se reduzcan al ampliar la definición de “ciencia” en sí para abarcar las humanidades, la economía monetaria y las ciencias sociales. Esos programas comenzaron a absorber los fondos que anteriormente se habían dirigido a la investigación en ciencia pura. Lamontagne declaró esto en el volumen uno de su Informe:

“La nueva sabiduría prescribe que el esfuerzo adicional de I + D se dedique a las ciencias de la vida y las ciencias sociales en lugar de las ciencias físicas… a objetivos económicos y sociales en lugar de la curiosidad y el descubrimiento.”

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

En defensa de Prometeo

Un destacado científico canadiense tomó una posición temprana en contra de esta transformación impulsada por el Club de Roma. Ronald Hayes, profesor de ciencias ambientales en la Universidad de Dalhousie y funcionario canadiense, escribió en 1973 su libro “El encadenamiento de Prometeo: la evolución de una estructura de poder para la ciencia canadiense”, en el cual identificó a Lamontagne como un súbdito del dios Zeus en el Prometeo Encadenado, el famoso drama de Esquilo. El antiguo drama griego cuenta la historia del semidiós Prometeo, que fue castigado durante 10 mil años por el desafiante acto de enseñar a la humanidad cómo usar el Fuego que Zeus había monopolizado para sí mismo.

Atacando el llamado a deconstruir toda la estructura de financiamiento de la ciencia de 1938 a 1971 para reconstruirla bajo un nuevo régimen tecnocrático, el profesor Hayes dijo que el principal problema con el enfoque de Lamontagne se llamaba “síndrome egipcio”:

“Si pudiéramos destruir todo lo que los israelíes tienen construido y reducir Palestina a un desierto todos serían iguales y podríamos comenzar a construir un mundo mejor para los árabes. Por lo tanto, Lamontagne quiere destruir el Consejo Nacional de Investigación, el organismo que ha nutrido y lanzado gran parte de la investigación del gobierno y ha puesto en marcha los programas de posgrado en nuestras universidades. Es culpa de la administración Trudeau hacer eco de Lamontagne.”

 

Hayes atacó los poderes recién formados de la Junta del Tesoro, que ahora recibieron un control excepcional de la política científica bajo una nueva dictadura científica cuando dijo que “el ejercicio más sutil del poder, que obvia la necesidad de un control cercano, es la infiltración de personas confiables —la creación de una elite gobernante… Estos ingleses se hicieron conocidos en todo el mundo como los gobernantes del Imperio Británico… Con objetivos algo similares, la Comisión de Servicio Público está preparando a los futuros gerentes del gobierno canadiense para que sigan las políticas y preceptos generales de la Junta del Tesoro.”

 

No hay límites para el crecimiento

Diez años después de la publicación de Limits to Growth, el candidato presidencial estadounidense y fundador de la Fundación Fusion Energy, Lyndon LaRouche (1922-2019), respondió al movimiento neo-malthusiano en términos más contundentes que el Dr. Hayes. En su publicación de 1982 “No hay límites para el crecimiento”, LaRouche escribió:

“No es el crecimiento de la industria lo que destruye los bosques del mundo. En la mayoría de los casos, la causa es la falta de producción industrial, la falta de una buena gestión industrial de la ecosfera. En los últimos quince años, la mayor causa de destrucción de la ‘ecología’ del mundo ha sido la tolerancia de las políticas exigidas por los llamados ‘ecologistas’, los llamados ‘neo-malthusianos’ del Club de Roma, de el Instituto Internacional para el Análisis de Sistemas Aplicados (IIASA), del Fondo Mundial para la Naturaleza, el Instituto Aspen, la Fundación Ford, la Fundación Rockefeller, el Sierra Club de los Estados Unidos, y así sucesivamente. No estamos poniendo suficiente energía producida industrialmente, en forma de gestión del agua, productos químicos, etc., en la agricultura de la biosfera de la Tierra. Al mismo tiempo, estamos utilizando biomasa como combustible y otros usos ‘tradicionales’, en los casos en que deberíamos utilizar suministros de energía generados por energía nuclear y materiales modernos, producidos industrialmente, en lugar de madera para la vivienda, etc.”

 

Al describir la influencia extraordinaria que tuvieron los Límites al Crecimiento en la consolidación del renacimiento neomalthusiano como un factor dominante en los círculos políticos occidentales, LaRouche identificó las falacias centrales que solo ahora están siendo desafiadas adecuadamente por los esfuerzos del presidente Trump en Estados Unidos. LaRouche declaró:

“El estudio en sí (Limits to Growth) fue más notoriamente fraudulento en dos aspectos principales. Primero, al tratar de demostrar que la sociedad industrial estaba utilizando sus recursos naturales restantes muy rápidamente, Meadows y Forrester subestimaron enormemente las cantidades conocidas de dichos recursos. En segundo lugar, y más importante, Meadows y Forrester proyectaron la tasa de consumo de recursos naturales mediante el uso de sistemas de ecuaciones lineales simultáneas. El uso mismo de tales ecuaciones lineales para un “modelo” informático de ese tipo, incorpora a las proyecciones informáticas el supuesto de que no se está produciendo ningún progreso tecnológico en la sociedad. De hecho, el progreso tecnológico, incluidas las redefiniciones fundamentales de lo que significa ‘recursos naturales’, ha sido la característica sobresaliente de la civilización europea durante quinientos años. Los límites del crecimiento dependían de la suposición de que tal progreso tecnológico se había detenido de repente y de manera absoluta.”

 

Entrópico o antientrópico

Al igual que Thomas Malthus siglos antes, los neomalthusianos tuvieron que negar la existencia del progreso tecnológico (y sus orígenes en la razón creativa humana) como el medio por el cual la capacidad de carga de la humanidad cambia de acuerdo con los descubrimientos e inventos. Este hecho de la relación de la humanidad con el universo define absolutamente nuestra existencia como una especie por encima de todas las demás criaturas de la biosfera. Como las “capacidades de carga” de otras especies están definidas por el medio ambiente y las características genéticas, los humanos pueden trascender esas condiciones voluntariamente con la condición de que tengamos acceso al mejor patrimonio cultural y educativo del pasado con la inspiración y la curiosidad para llevar esa herencia a límites cada vez más altos sin esperar alcanzar un “equilibrio matemático” o una “muerte por calor entrópico”, como muchos pesimistas de la escuela Limits to Growth suponen.

En oposición a esta escuela, los descubrimientos de LaRouche en la ciencia de la economía física (realizados durante el período de 1952-1956) se basaron en el concepto opuesto de que la capacidad de la humanidad de saltar de formas más bajas a más altas de consumo de energía (es decir, de quemar madera, a carbón, a petróleo, a fisión nuclear a fusión, etc.) permite la transformación ascendente del potencial económico físico de la humanidad sin límites. Los saltos creativos hacia lo desconocido conducen al descubrimiento de nuevos principios que permiten que la densidad de población relativa potencial de la humanidad aumente con un mayor nivel de vida, expectativas de vida y potencial cognitivo de manera que ningún otro animal (que los malthusianos desean que presumamos que somos) puede lograr. Este hecho de la vida es la prueba esencial de que no solo la humanidad, sino el universo, no tiene límites en su potencial de autoperfeccionamiento constante y, por lo tanto, ANTI-ENTROPICO en su esencia.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

El BRI y el verdadero Nuevo Tratado

Espero que este informe haya demostrado que el Nuevo Tratado Verde no es otra cosa que una nueva forma de eugenesia disfrazada de una reforma del sistema con conciencia social. El hecho es que no solo este Nuevo Tratado Verde NO es verde (ya que un mundo cubierto por paneles solares aumentaría la desertificación de la Tierra a través del calentamiento), sino que no tiene conexión conceptual con el verdadero Tratado Verde. Los efectos de un programa que busca reducir las emisiones globales de CO2 a “niveles aceptables” de acuerdo con la voluntad del Imperio Británico de hoy no traerá nada más que caos, hambre y despoblación a la humanidad.

Afortunadamente, el mundo de hoy tiene casi 8 mil millones de almas (a excepción de unos pocos obstinados oligarcas y tecnócratas) las cuales tienen mentes que podrían perfeccionarse y desplegarse deliberadamente para hacer grandes descubrimientos en la ciencia y las artes. El mundo en el que viven estas personas está siendo moldeado cada vez más por un verdadero Nuevo Tratado bajo la Iniciativa del Cinturón y Nueva Ruta de la Seda liderada por China, que ahora cuenta con más de 160 países a bordo y tiene el tamaño de 20 planes Marshall. Esta iniciativa requiere un retorno a una ética fundada en el amor a la humanidad y la creencia en el progreso científico y tecnológico. Este espíritu fue expresado maravillosamente por el presidente Xi Jinping, quien dijo el 15 de mayo en el Diálogo de Civilizaciones Asiáticas:

 

“Para que una civilización perdure, se deben hacer esfuerzos para mantenerla viva y construir sobre su patrimonio de generación en generación. Más importante aún, una civilización necesita adaptarse a los tiempos cambiantes y abrir nuevos caminos. La historia de las civilizaciones mundiales nos dice que cada civilización necesita avanzar con los tiempos y aprovechar lo mejor de su edad para desarrollarse. Necesitamos proponer nuevas ideas para agregar ímpetu e inspiración al desarrollo de nuestras civilizaciones. Con estos esfuerzos, entregaremos logros para que nuestras civilizaciones trasciendan el tiempo y el espacio y tengan un atractivo duradero. Para estimular la innovación y la creatividad de las personas, la mejor manera es entrar en contacto con diferentes civilizaciones, ver las fortalezas de los demás y aprovecharlas.”

 

El hecho de que figuras como los presidentes Xi Jinping y Putin hayan creado una alianza basada en la planificación a largo plazo, grandes proyectos de infraestructura para elevar las condiciones de vida de todos y el progreso tecnológico de vanguardia indica que el “Gran Tratado Verde” creado a raíz de la los asesinatos de líderes antimalthusianos en la década de 1960 finalmente están llegando a su fin. La lenta automutilación de Estados Unidos finalmente tiene la oportunidad de sanar con el primer presidente antimalthusiano elegido desde los días del bien intencionado (aunque a menudo tonto) Ronald Reagan hace más de 35 años.

Si bien Reagan no tenía una alianza de poder entre Rusia y China para cooperar durante la Guerra Fría, el presidente Trump sí. La oferta para que Estados Unidos se una a la Nueva Ruta de la Seda y el nuevo sistema operativo estratégico de cooperación está sobre la mesa y esperando una respuesta. Queda por ver cómo responderá Trump.

 

Cómo China y la Nueva Ruta de la Seda redibujan el mapa de la ciencia mundial

 

Fuente:

Oriental Review — The Genocidal Roots of the Green New Deal: The Limits to Growth and the Unchaining of Prometheus.

Te puede interesar

Contenidos

Contrariamente a la retórica y la desinformación de los Estados Unidos, China no es una amenaza existencial para el “mundo libre”. El principio más...

Contenidos

La crisis del Covid-19 es reminiscente de la operación de bandera falsa que aconteció el 9 de septiembre de 2001 en Nueva York, que...

Contenidos

El siguiente dossier de documentos publicados por LaRouche PAC, el Instituto Schiller y Executive Intelligence Review, revela la historia suprimida por la oficialidad sobre...

Contenidos

El laboratorio británico secreto de armas químicas en Porton Down ha “confirmado” que la figura de la oposición rusa, Navalny, fue envenenada por Novichok,...

Publicidad comprar oro
Publicidad Que es LBRY

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad servicio de VPN

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon

© Mente Alternativa · Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.