Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

OCS vs OTAN: El choque de dos paradigmas de seguridad

En un artículo publicado por Badlands Media, el historiador Matthew Ehret recuerda cómo, en 1997, el actual presidente de los Estados Unidos y entonces senador del comité de exteriores, Joe Biden, desafió a sus homólogos rusos cuando le reclamaron la clara intención de expandir la OTAN indefinidamente alrededor de Rusia, advirtiéndole que acudirían a China. En 2001 se anunció el nacimiento oficial de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) con la primera Declaración Conjunta Ruso-China sobre un Mundo Multipolar, pidiendo explícitamente un rechazo del unipolarismo y la adopción de una estrategia diferente basada en el multipolarismo. Es así que las naciones que buscan sobrevivir a la inminente tormenta desencadenada por una desintegración controlada del sistema financiero transatlántico han aprovechado las últimas dos décadas para establecer nuevas instituciones que unen a diversas fuerzas de civilizaciones antiguas, ofreciendo tanto defensa como una ofensiva sin precedentes. Esta dinámica multipolar desafía la capacidad de la oligarquía occidental para perpetuar saqueos y guerras eternas, y plantea la cuestión crucial de si las naciones occidentales tienen la voluntad y la sabiduría para adaptarse y cooperar en esta nueva realidad, o si optarán por aferrarse a la complacencia mientras el barco transatlántico continúa hundiéndose.

 

 

Por Matthew Ehret

En una perversa repetición de los preparativos de la Primera Guerra Mundial, los británicos están una vez más a la altura de sus trucos sucios y desesperados por derribar el tablero de ajedrez global utilizando el truco probado por el tiempo de los “pactos de seguridad mutua”.

Se han colocado barriles de pólvora que podrían convertirse en una reacción en cadena de una guerra global en todo el mundo, desde Ucrania y la OTAN ampliada en la frontera suroeste de Rusia, hasta el polvorín del Pacífico con la “OTAN” ampliada que rodea a China.

Esta misma semana se ha dado a conocer que Japón está en la vía rápida para unirse a la alianza AUKUS (Australia, Reino Unido, EE. UU.), y Nueva Zelanda, Corea del Sur y Filipinas no se quedan atrás.

Además, se ha preparado el escenario para que Taiwán sea la “Ucrania del Pacífico” , con los Boinas Verdes entrenando ahora a fuerzas taiwanesas y miles de millones de dólares en armas, equipos y planes de batalla suministrados por Estados Unidos se han ampliado durante los últimos 12 meses en preparación para una guerra civil. próxima guerra con China continental.

En el frente ártico, el régimen títere canadiense de Justin Trudeau ha anunciado una nueva doctrina militar basada en una postura de guerra con Rusia y al mismo tiempo reaviva una agenda de escudos antimisiles balísticos, extendiendo la estrategia de “dominio de espectro completo” de la OTAN a la frontera ártica. Al anunciarse esta política, Canadá también dio a conocer sus intenciones de unirse a la alianza AUKUS.

Quizás el polvorín más delicado que sustenta esta red global de guerra es la carta de Israel, donde un culto del fin de los tiempos de fanáticos sionistas comprometidos con la reconstrucción del Templo de Salomón se ha activado con el mandato de purgar un vasto territorio denominado “Gran Israel” de los árabes que han estado viviendo allí durante milenios.

La clave del ingrediente secreto de las guerras eternas durante los últimos doscientos años han sido los pactos militares vinculantes que promueven la “seguridad colectiva” de todos los miembros en cualquier conflicto.

Esto es lo que hace que el Artículo 5 de la OTAN sea tan peligroso, ya que impone un mandato legalmente vinculante a todos los miembros de la OTAN para que apoyen una guerra si algún miembro en particular entra en conflicto, independientemente de la justicia de dicho conflicto.

El pacto de seguridad colectiva de la OTAN es en realidad una repetición del anterior intento fallido de crear una fuerza militar mundial impuesta a naciones soberanas en virtud de los artículos 10 y 16 del Pacto de 1919 de la Sociedad de Naciones [1] , que fue rechazado por los esfuerzos organizativos de los patriotas en Estados Unidos. que se habían agrupado en torno al presidente Warren Harding.

Cuando el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas dio demasiado poder a las naciones que estaban en el lado equivocado de la Cortina de Hierro de Churchill para vetar las decisiones militares de los oligarcas angloamericanos durante los primeros días de la Guerra Fría, la decisión de crear una organización militar alternativa quedó muy lejos de la ONU se puso en línea, encabezado por Gran Bretaña. El propósito de esta organización, tal como lo describió Lord Halifax, era “mantener a los alemanes abajo, a los rusos fuera y a Estados Unidos dentro”.

Con la Organización del Tratado del Atlántico Norte en vigor el 8 de abril de 1949, se revivieron los peores elementos del Pacto de la Sociedad de Naciones y se creó una nueva estructura supranacional, que interactuaba con los recién creados Cinco Ojos y la CIA (creada en 1946 y 1947). respectivamente).

Bajo la dirección de Allan Dulles, la OTAN pronto se encontró bajo la dirección de los principales nazis no reconstruidos, el Vichy francés y los fascistas italianos que dirigían lo que pronto se conoció como los “ejércitos secretos de la OTAN”. Esto se convertiría en un estado paralelo extendido globalmente que gestionaría el terrorismo global, oficinas de asesinato (como Permindex), sindicatos del crimen organizado y mucho más.

 

Los nazis que dirigieron la OTAN

De hecho, entre 1950 y 1980, la OTAN tuvo múltiples nazis no reconstruidos en control de múltiples departamentos, ¡incluidos varios comandantes consecutivos de Europa central!

Adolf Heusinger, jefe del Estado Mayor nazi

Después de la Segunda Guerra Mundial: Jefe del ejército de Alemania Occidental, general de la Bundeswehr de 1957 a 1961 y también presidente del Comité Militar de la OTAN de 1961 a 1964.

Hans Speidel, general nazi durante la Segunda Guerra Mundial

Después de la Segunda Guerra Mundial: Fundador de la Bundeswehr que supervisó la integración de la Bundeswehr en la OTAN.

De 1957 a 1963, se convirtió en Comandante Supremo de la fuerza terrestre de la OTAN en Europa Central.

Johannes Steinhoff

Durante la Segunda Guerra Mundial: luchador de la Luftwaffe y ganador de la Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro (el premio más alto del ejército nazi).

Después de la Segunda Guerra Mundial: se desempeñó como comandante interino de las Fuerzas Aéreas Aliadas de Europa Central en la OTAN de 1965 a 1966, como inspector de la Fuerza Aérea de 1966 a 1970 y como presidente del Comité Militar de la OTAN de 1971 a 1974.

Johann von Kielmansegg

Durante la Segunda Guerra Mundial: Oficial del Estado Mayor del Alto Mando de la Wehrmacht 1942-1944.

Después de la Segunda Guerra Mundial: Teniente general del Comando Supremo de las Fuerzas Terrestres Aliadas de Europa Central de la OTAN en Fontainebleau, y Comandante en Jefe de las Fuerzas Aliadas de Europa Central de la OTAN de 1967 a 1968.

Jürgen Bennecke

Durante la Segunda Guerra Mundial: General de la Wehrmacht.

Después de la Segunda Guerra Mundial: Comandante en Jefe de las Fuerzas Aliadas de Europa Central de la OTAN de 1968 a 1973.

Ernst Ferber

Durante la Segunda Guerra Mundial: Mayor de la Wehrmacht y líder de grupo del departamento de organización del Mando Supremo del Ejército (Wehrmacht) de 1943 a 1945.

Después de la Segunda Guerra Mundial: Comandante en Jefe de las Fuerzas Aliadas de Europa Central de la OTAN de 1973 a 1975.

Karl Schnell

Durante la Segunda Guerra Mundial: Primer Oficial de Estado Mayor del LXXVI Cuerpo Panzer en 1944 y recibió la Cruz de Hierro de 2ª Clase.

Después de la Segunda Guerra Mundial: Comandante en Jefe de las Fuerzas Aliadas de Europa Central de la OTAN de 1975 a 1977.

Francisco José Schulze

Durante la Segunda Guerra Mundial: Jefe de la 3.ª Batería del Regimiento 241 de Tormenta Antiaérea y recibió la Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro.

Después de la Segunda Guerra Mundial: Comandante en Jefe de las Fuerzas Aliadas de Europa Central de la OTAN de 1977 a 1979.

Ferdinand von Senger y Etterlin

Durante la Segunda Guerra Mundial: Teniente de la 24.ª División Panzer del 6.º Ejército alemán, ayudante del Alto Mando del Ejército.

Después de la Segunda Guerra Mundial: Comandante en Jefe de las Fuerzas Aliadas de Europa Central de la OTAN, 1979-1983.

Y muchos más…

De hecho, el puesto de Comandante de la OTAN y Jefe de las Fuerzas Aliadas de Europa Central fue un puesto que fue ocupado ÚNICAMENTE por “ex” nazis durante 16 AÑOS SEGUIDOS, de 1967 a 1983.

Incluso el jefe de inteligencia de Hitler, Reinard Gehlen, encontró un nuevo empleo bajo las órdenes de Allan Dulles de la CIA como jefe de la inteligencia de Alemania occidental entre 1956 y 1968.

Entre los asesinos de la Segunda Guerra Mundial que trabajaron con Gehlen en Europa se encontraba Stefan Bandera, el despiadado fascista ucraniano, y miles de miembros de la Organización de Nacionalistas Ucranianos cuyas habilidades se pusieron a trabajar en la realización de una guerra asimétrica contra los líderes de tendencia socialista de Europa, y también contra los población de manera más general.

En El imperio en el que nunca se puso el sol negro , la historiadora Cynthia Chung señaló que bajo la OTAN se organizó un vasto “ejército fascista secreto de rezagos nazis y fascistas italianos”. Estos “quedarse atrás” se utilizaron para llevar a cabo asesinatos de líderes antiimperiales como el ex primer ministro italiano Aldo Moro en 1978, el primer ministro sueco Olof Palme en 1986 (conocido como el JFK de Suecia), el industrial italiano Enrico Mattei en 1960, el primer ministro turco Adnan Menderes en 1961 junto con dos colegas del gabinete, y el presidente estadounidense Kennedy en 1963, y múltiples atentados contra el presidente francés Charles de Gaulle.

Chung escribe que, además de los asesinatos, los ejércitos secretos de la OTAN “debían ser utilizados contra el pueblo. El deseo era que al organizar operaciones de bandera falsa atribuidas a los comunistas, se invocara el pánico y la repulsión y los votantes acudieran en masa a los brazos de bienvenida de los llamados gobiernos de derecha ‘seguros’”.

 

Un paradigma diferente de seguridad mutua: la OCS y la OTSC

Durante la Guerra Fría, la contraparte de la OTAN al otro lado de la Cortina de Hierro se llamó ‘Pacto de Varsovia’, establecido en 1955, y entre cuyos miembros se encontraban la Unión Soviética, Albania, Bulgaria, Checoslovaquia, Alemania del Este, Hungría, Polonia y Rumania.

A pesar de que ninguno de los bandos tenía las manos limpias durante los días oscuros de la Guerra Fría, cualquier comparación seria de actos de terrorismo organizado, asesinatos de jefes de Estado, derrocamientos de gobiernos y subversiones intencionales de los deseos de las naciones pobres de industrializarse, el régimen nazi El aparato de la OTAN que representa “la libertad y la democracia” soporta una carga MUCHO mayor del pecado cometido durante ese período existencial de la historia humana.

Desde 2001, se han creado dos organizaciones lideradas por Eurasia que sirven como contrapartes de la OTAN, denominada Acuerdo de Cooperación de Shanghai (OCS) y la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC).

Si bien la OCS no tiene un pacto de defensa colectiva que obligue a los miembros a participar en hostilidades en condiciones de guerra, los tratados bilaterales entre los miembros de la OCS sobre defensa y seguridad mutua serían difíciles de eludir en condiciones de inicio de una guerra caliente. .

La OTSC, creada en 2002, tiene un pacto de seguridad colectiva en su artículo 4; Sin embargo, debido a la debilidad general de sus miembros (sólo Rusia posee una fuerza militar significativa), y debido a la actividad casi insignificante ya sea en misiones activas de mantenimiento de la paz o en ejercicios anuales, que palidecen en comparación con el alcance de la OTAN, la OTSC es No se considera un factor estratégico en el campo de juego del “gran juego”.

Además de Rusia, sus otros miembros incluyen: Armenia, Bielorrusia, Kazajstán, Kirguistán, Rusia y Tayikistán.

Mucho más relevante que la OTSC, y no bien comprendida por muchos occidentales, es la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS), fundada en 2001 y cuyos miembros incluyen a Rusia, China, Irán, Pakistán, India, Kazajstán, Kirguistán, Rusia y Tayikistán.

El nacimiento real de la OCS debe buscarse en la brillante idea del entonces ministro de Defensa ruso, Primakov, de llevar a Rusia a una alianza con un pacto de seguridad liderado por China creado en 1996, denominado “Los Cinco de Shanghai” (China, Kazajstán, Kirguistán, Rusia, y Tayikistán), que se creó para asegurar las fronteras de China en un intento de reducir el caos de una nueva era de caos y guerra islamistas radicales, que cualquiera que leyera los escritos de Zbigniew Brzezinski podía ver claramente que iba a definir el continente euroasiático en una vasta balcanización. y estrategia de guerra asimétrica liderada por la OTAN.

A partir de este momento, 14 naciones adicionales son socios de diálogo, incluidas Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Egipto, Turquía, Mongolia, Sri Lanka, y 10 naciones han presentado solicitudes formales para unirse como miembros plenos de la OCS, que representan el 80% de la superficie terrestre. de Eurasia y el 40% de la población mundial, y más del 33% del PIB mundial.

Como se mencionó anteriormente, la OCS fue una creación del gran estratega ruso Yevgeny Primakov, quien se desempeñó como Director del Servicio de Inteligencia Exterior de Rusia de 1991 a 1996, Ministro de Relaciones Exteriores de 1996 a 1998 y Primer Ministro de 1998 a 1999.

Fue Primakov quien encabezó una nueva doctrina euroasiática de seguridad y cooperación centrada en el concepto de multipolaridad basada en una alianza central combinada ruso-china-iraní, y fue Primakov quien patrocinó a un entonces poco conocido solucionador de problemas llamado Vladimir Putin para reemplazar al borracho El accidente de tren de Boris Yeltsin el día de Navidad de 1999.

Después de regresar de una cumbre de Moscú en 1997, las preocupaciones de seguridad rusas sobre el peligro de la expansión de la OTAN fueron expresadas al entonces senador Joe Biden (miembro del Comité de Relaciones Exteriores del Senado), quien expresó su incredulidad ante la amenaza rusa de trabajar más estrechamente con China.

En una declaración de 1997 que no envejeció nada bien, Biden dijo:

“No quieren esta expansión de la OTAN. Saben que no es acorde con sus intereses de seguridad, y dijeron: ‘Bueno, si lo hacen, es posible que tengamos que acudir a China’. Y no pude evitar usar la expresión local de mi estado y decirle a Zaganov ‘mucha suerte en su último año’ y, si eso no funciona, acuda a Irán.”

En respuesta a la beligerancia de Biden y la clara intención de expandir la OTAN indefinidamente alrededor de Rusia y China, se organizó una reunión entre los líderes rusos y chinos, y se anunció el nacimiento oficial de la OCS con la primera Declaración Conjunta Ruso-China sobre un Mundo Multipolar [2 ], pidiendo explícitamente un rechazo del unipolarismo y la adopción de una estrategia diferente basada en el multipolarismo.

 

Ganar no se trata sólo de poder militar

En oposición al marco de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, la OCS no se limita a consideraciones militares, sino que implica un mandato mucho más amplio, que incluye actividades económicas, energéticas, de transporte, culturales e industriales, lo que hace que su filosofía operativa sea intrínsecamente superior a la occidental. Fijación miope con la “política de poder” y proyección de influencia sobre los subordinados.

Como se describió en Zero Hedge en noviembre de 2023, “La organización ha emprendido más de 20 proyectos a gran escala relacionados con el transporte, la energía y las telecomunicaciones. Una iniciativa notable es la expansiva Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI), que tiene como objetivo reconstruir la Ruta de la Seda y conectar China con Asia, Europa y más allá a través de importantes inversiones en infraestructura”.

Pakistán y gran parte del suroeste de Asia también están cada vez más a bordo de la BRI a través del creciente Corredor Económico China-Pakistán . Veinte estados árabes se han sumado a la BRI , y gran parte de América Latina también se ha sumado con cientos de miles de millones de dólares en proyectos de infraestructura.

Complementando a la OCS y la BRI hay otra organización multipolar creada en 2008 llamada Unión Económica Euroasiática, que ahora se encuentra en las etapas finales de un tratado económico largamente planeado entre China y el bloque económico liderado por Rusia esbozado recientemente por el asesor de Putin, Sergey Glazyev (director de Integración Macroeconómica de la Unión Económica Euroasiática).

 

Diez años de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, y su papel en el contexto de la crisis mundial

 

La importancia estratégica del corredor internacional de transporte Norte-Sur

Uno de los proyectos clave que impulsa este programa implica la finalización del Corredor Internacional de Transporte Norte-Sur (INSTC), lanzado como un programa indio-iraní-ruso en 2002, y al que se le ha dado nueva vida en los últimos años.

Si bien Occidente no ha construido ninguna ciudad nueva en varias generaciones, Rusia ha anunciado la construcción de cinco grandes ciudades árticas que albergarán hasta 1 millón de personas cada una en los próximos años, con el Ministro de Defensa ruso Sergey Shoigu liderando el plan.

Al informar sobre este programa, Atle Staalesen escribió en Arctic Today :

“Shoigu considera que su plan maestro para Siberia está estrechamente relacionado con los mercados de la vecina China. Pero las nuevas ciudades también serán importantes para el desarrollo del Ártico, sostiene, y hace referencia al famoso científico y escritor del siglo XVIII Mikhail Lomonosov, quien escribió que “el poder ruso crecerá con Siberia y el Océano Ártico, [… ]”.

Según Shoigu, Lomonosov no unió por casualidad el Ártico y Siberia. “Deberían desarrollarse juntos y no por separado”, subraya, y añade que “la atención al desarrollo de la región de Siberia es oportuna y razonable”.

Generalmente enmarcados como un megaproyecto “anti-BRI” por geopolíticos de mentalidad estrecha, el INSTC y la BRI son en realidad dos lados del mismo programa, y ​​deberían verse más bien como un programa hermano para el crecimiento industrial de Eurasia, el suroeste de Asia e incluso África. .

El INSTC cuenta actualmente con la cooperación de 12 naciones participantes y recientemente ha visto su extensión norte trasladada desde San Petersburgo, más al norte, hasta el puerto de Lavna en Murmansk, Rusia. El “corredor medio” occidental de China de la BRI este-oeste que se extiende a través de Xinjiang también cuenta con varios corredores ferroviarios y viales que conectan directamente con el INSTC, sin mencionar las conexiones obvias del Lejano Oriente del Ártico.

Cuando esté completamente terminado, el INSTC no sólo sorteará la zona mediterránea controlada por la OTAN a través del excesivamente congestionado canal de Suez, sino que también reducirá aproximadamente 10 días y el 40% de los costos de transporte de la actual ruta de Suez.

En 2019, China y Rusia firmaron juntos el primer acuerdo de cooperación científica , estableciendo el “Centro de Investigación Ártico China-Rusia” como parte de la Ruta de la Seda Polar.

 

Ganar la guerra no se trata sólo de proyectar poder militar

Cualquier estrategia militar competente debe basarse no en la destrucción de los enemigos, como el complejo de think tanks militares hobbesianos occidentales de la OTAN ha basado sus supuestos de la teoría de juegos, sino más bien en la paz. Esto significa encontrar los medios más eficaces para poner fin al conflicto y asegurar una paz duradera, dos nociones que los estrategas de la OTAN no tienen ni idea.

Cualquiera que tenga la intención seria de poner fin a los conflictos y garantizar una paz duradera debe priorizar los medios de producción (no sólo de productos militares sino también civiles y relacionados con la infraestructura), así como una perspectiva hacia la creación de oportunidades económicas y la creación de confianza basada en datos tangibles. proyectos a gran escala y a largo plazo que mejorarán las condiciones de vida de los pueblos vecinos, mejorarán las oportunidades educativas y laborales para los jóvenes, mejorarán el poder soberano nacional de las naciones participantes en su conjunto y aumentarán la sensación de libertad y seguridad de los ciudadanos.

Pensar en esos términos podría ser considerado “utópico” o “fuera de contacto con la realidad” por parte de personas cínicas de hoy que sólo han conocido la vida bajo las condiciones del imperio y la globalización; sin embargo, en tiempos más cuerdos del pasado, esta perspectiva no sólo estaba más normalizada entre los occidentales, sino que era el elemento vital que hacía viable y bueno a los Estados Unidos de América.

 

Recordando las mejores perspectivas de política exterior de Estados Unidos

El vicepresidente Henry Wallace expuso brillantemente este poderoso paradigma estadounidense en su discurso de 1942 al pueblo estadounidense en el que expuso su comprensión de que la misión de la Revolución Americana de 1776 estaba integralmente ligada a la liberación de todos los pueblos del mundo de las instituciones del imperio.

Wallace también advirtió sobre el peligro del fascismo estadounidense y la guerra con Rusia (antes de ser despedido de su puesto como vicepresidente):

“El fascismo en la posguerra inevitablemente impulsará constantemente el imperialismo anglosajón y, eventualmente, la guerra con Rusia. Los fascistas estadounidenses ya hablan y escriben sobre este conflicto y lo utilizan como excusa para sus odios internos e intolerancias hacia ciertas razas, credos y clases”.

Mostrando brillantemente esta mejor tradición estadounidense, un joven senador John F. Kennedy expresó su sensibilidad ante la difícil situación del mundo árabe y el problema del imperialismo angloamericano cuando dijo:

“Nuestra intervención en favor de las inversiones petroleras de Inglaterra en Irán estuvo dirigida más a la preservación de intereses fuera de Irán que al propio desarrollo de Irán…. Nuestro fracaso en abordar eficazmente después de tres años la terrible tragedia humana de los más de 700.000 refugiados árabes [palestinos], son cosas que no han sentado bien a los deseos árabes y han dejado vacías las promesas de la Voz de América…”.

Más tarde, en un discurso de 1960 sobre el fin del colonialismo en África, JFK expresó su comprensión de la demanda africana de una independencia genuina, diciendo:

“Llámelo nacionalismo, llámelo anticolonialismo, África está atravesando una revolución…. Los africanos quieren un nivel de vida más alto. El setenta y cinco por ciento de la población vive ahora de la agricultura de subsistencia. Quieren una oportunidad para gestionar y beneficiarse directamente de los recursos que se encuentran en, sobre y debajo de sus tierras…. Los pueblos africanos creen que la ciencia, la tecnología y la educación disponibles en el mundo moderno pueden superar su lucha por la existencia, que su pobreza, miseria, ignorancia y enfermedad pueden ser conquistadas… [El] equilibrio de poder está cambiando… a manos de dos tercios de la población mundial que quieren compartir lo que un tercio ya da por sentado….”

Kennedy no sólo estaba usando palabras bonitas, sino que puso todos sus esfuerzos en brindar asistencia estadounidense a las aspiraciones de desarrollo industrial de las naciones de todo el mundo, lo que se demostró brillantemente en sus esfuerzos para ayudar al Presidente Kwame Nkrumah de Ghana a construir la presa hidroeléctrica más grande del mundo. África , llamada presa del río Volta.

Proyectos como el Cuerpo de Paz y los esfuerzos por expandir el crecimiento industrial en América del Sur de tal manera que beneficiara a la gente y no simplemente a los cárteles occidentales también fueron expresiones extremadamente normales de la mejor política exterior estadounidense hacia los pobres antes de los años 1970.

 

La toma maltusiana de los Estados Unidos

Lamentablemente, con la usurpación de la formulación de políticas militares estadounidenses por parte de cultistas de la muerte afiliados a la Comisión Trilateral de David Rockefeller a principios de los años 1970, las prioridades estadounidenses hacia los pueblos colonializados se vieron impulsadas por el NSSM-200 de Henry Kissinger , que alejó los objetivos de la política exterior estadounidense del desarrollo real. de las “naciones del tercer mundo” hacia nuevas prioridades impulsadas por una obsesión por la despoblación y el control de los recursos.

Los planes que propugnaban la energía nuclear, las represas hidroeléctricas y el crecimiento industrial en general, promovidos por personajes como John F. Kennedy y su hermano mártir, fueron descartados en favor de préstamos de Estados Unidos y el Banco Mundial permitidos sólo para “tecnologías apropiadas” ligados a crueles condicionalidades usureras. eso garantizaba que las corporaciones extranjeras controlarían para siempre los recursos extractivos y las minas en las naciones objetivo, mientras que las “tecnologías apropiadas” se definirían como formas de crecimiento tecnológico cero de molinos de viento, paneles solares y desarrollo de biodiesel.

Dentro de esta estructura hegemónica, las estructuras de poder corporativas y bancarias privadas, manipuladas por el Grupo Bilderberg (y el Grupo Bilderberg junior denominado “Foro Económico Mundial”) se volverían más poderosas que los estados nacionales, y el poder de los Estados Unidos se convertiría en un poder de imposición a través del ejército y La guerra económica es la voluntad de una clase de sumos sacerdotes feudales no elegidos por encima de las naciones del mundo.

Las guerras de cambio de régimen, los programas de dividir para conquistar, las revoluciones de color y los ataques especulativos (a la Soros) a naciones que no estaban dispuestas a sacrificar a sus pueblos en el altar de la globalización se convirtieron en las fuerzas dominantes del caos durante las próximas décadas, y sólo ahora, con la En el verdadero florecimiento de la alianza multipolar se ha puesto en marcha una configuración de estados nacionales que pueden llevar a cabo el tipo de batalla efectiva contra este cáncer oligárquico, que individualmente no podría ocurrir si un solo miembro de la OCS o BRICS+ intentara luchar solo.

Así que hoy, el desafío condescendiente de Joe Biden de 1997 a sus homólogos rusos de crear una alianza Rusia-China-Irán ha vuelto a afectar con fuerza.

Aquellas naciones que desean sobrevivir a la tormenta que se avecina desencadenada por una desintegración controlada del sistema financiero transatlántico han utilizado los últimos 25 años para crear nuevas instituciones que unen a diversas fuerzas de civilizaciones antiguas en un vínculo de supervivencia, pero que además brindan una ofensiva. Mecanismo nunca antes visto en la historia mundial que permite a las potencias combinadas de las naciones euroasiáticas extender créditos a largo plazo y organizar medidas de consolidación de la paz en el mapa mundial de maneras que perturban gravemente la capacidad de la oligarquía para llevar a cabo saqueos y guerras eternas como lo han hecho. desde tiempos inmemoriales.

Que las naciones occidentales tengan o no la capacidad moral e intelectual para sobrevivir depende de si reconocemos o no en esta dinámica multipolar un resurgimiento de nuestra otrora gran herencia y elegimos cooperar como socios en la gran aventura de la vida, o si elegimos en cambio, aferrarnos a nuestras cómodas mantas de ignorancia mientras bailamos un poco más en el salón de baile del Titanic.

 

Notas a pie de página

[1] El ARTÍCULO 10 del Pacto de la Liga de Naciones dice: “Los Miembros de la Liga se comprometen a respetar y preservar frente a agresiones externas la integridad territorial y la independencia política existente de todos los Miembros de la Liga. En caso de tal agresión o en caso de cualquier amenaza o peligro de tal agresión, el Consejo asesorará sobre los medios por los cuales se cumplirá esta obligación”.

y el ARTÍCULO 16 dice: “Si cualquier Miembro de la Liga recurre a la guerra sin tener en cuenta su… se considerará ipso facto que ha cometido un acto de guerra contra todos los demás Miembros de la Liga, quienes por la presente se comprometen inmediatamente a someterlo a la la ruptura de toda relación comercial o financiera, la prohibición de toda relación comercial entre sus nacionales y los nacionales del Estado que infringe el pacto, y la prevención de toda relación financiera, comercial o personal entre los nacionales del Estado que infringe el pacto y los nacionales de cualquier otro Estado, sea o no miembro de la Liga. En tal caso, será deber del Consejo recomendar a los diversos gobiernos interesados ​​qué fuerza militar, naval o aérea efectiva los miembros de la Liga contribuirán individualmente al sistema armado. fuerzas que se utilizarán para proteger los pactos de la Liga”.

[2] Declaración conjunta ruso-china sobre un mundo multipolar y el establecimiento de un nuevo orden internacional, adoptada en Moscú el 23 de abril de 1997. Carta de fecha 15 de mayo de 1997 de los Representantes Permanentes de China y la Federación de Rusia ante las Naciones Unidas – A /52/153, S/1997/384, 20 de mayo de 1997.

 

Fuente:

Matthew Ehret, en Badlands Media: The SCO vs. NATO. 17 de abril de 2024.

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa Un informe de 66 páginas escrito y publicado en 1997 en la Revista Fidelio por el editor de la Revista Executive...

Contenidos

Por Bill Jones China ha reaccionado enérgicamente al discurso inaugural del 20 de mayo del nuevo presidente de Taiwán, Lai Ching-te, ya que indicaba...

Contenidos

Por Dean Andromidas La Armada y la Fuerza Aérea chinas llevaron a cabo hoy ataques simulados contra Taiwán, durante un ejercicio militar que rodeó...

Contenidos

Por Mente Alternativa De acuerdo con las instrucciones del Comandante en Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas de la Federación de Rusia, en la...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram