Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

Geopolítica de la guerra epistemológica: De Babilonia a Malthus, Darwin y los ‘neoconservadores’

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



Los sumos sacerdotes que han promovido la guerra y la supervivencia del más apto a lo largo de la historia bajo registro siempre fueron maltusianos (incluso antes de que existiera Malthus), pues los imperios siempre se han centrado más en monopolizar los recursos finitos de una época, en vez de fomentar los descubrimientos creativos y las nuevas invenciones que harían surgir nuevos recursos para superar los “límites de crecimiento” de la naturaleza (un desequilibrio que según ellos no debe tolerarse). Haya o no creído Malthus en lo que profesaba, el sistema que lleva su nombre y la propia conciencia de los “superhombres” de la aristocracia británica sobre la necesidad de exterminar a los “no aptos”, precedió al darwinismo social. El propio Malthus pidió con frialdad que se fomentara la plaga y otras “formas naturales de destrucción” para eliminar la manada de los “no aptos”. Por lo que cualquier analogía con la situación sanitaria global actual, podría no ser necesariamente una desaventurada coincidencia, sino parte de la filosofía maltusiana aplicada.

 

 

Por Matthew Ehret

Creo que cualquier ser humano cuerdo puede estar de acuerdo en que, si bien la guerra nunca fue una buena idea, la guerra en el siglo XXI es absolutamente intolerable. El problema al que nos enfrentamos actualmente es que muchas de las fuerzas que impulsan los acontecimientos mundiales hacia una guerra total de “Aniquilación Mutua Asegurada” son todo menos cuerdas.

Aunque obviamente me estoy refiriendo a una determinada categoría de personas que caen bajo una cepa particularmente virulenta de pensamiento imperial que puede ser etiquetada como “neoconservadora” y aunque muchas de estas perturbadoras figuras creen honestamente que una guerra total de aniquilación es un riesgo que vale la pena tomar para lograr sus objetivos de hegemonía global total, me gustaría hacer una distinción sutil pero muy importante que a menudo se pasa por alto.

¿Cuál es esta distinción?

Bajo el amplio paraguas de los “neoconservadores” habría que diferenciar adecuadamente a los que realmente creen en su ideología y están atrapados bajo la jaula invisible de sus supuestos no examinados, frente a ese segmento más pequeño, pero más importante, que creó y gestiona la ideología desde arriba. Me referí a esta agrupación en un reciente estudio de 3 partes llamado Orígenes del Estado Profundo.

Para volver a decir lo que quiero decir: Este grupo no cree necesariamente en el grupo ideológico que maneja, de la misma manera que un padre tampoco cree en el ratoncito Pérez que promueve para lograr ciertos patrones de comportamiento en sus hijos.

Aunque la creencia en el ratoncito Pérez es un poco menos destructiva que la creencia en la misántropa visión del mundo de los neoconservadores Bolton, Nuland, Kristol, Pompeo o Cheney, la analogía es útil para exponer el punto.

 

babilonia

 

 

Gestores de culto: La antigua Babilonia y ahora

Los creadores de ideología modernos desempeñan el mismo papel que los antiguos sumos sacerdotes de Babilonia, Persia y Roma, que dirigían los numerosos cultos y las innumerables religiones paganas misteriosas registradas a lo largo de la historia. Está bien documentado que cualquier culto podía existir cómodamente bajo el control de Roma, siempre y cuando dicho culto negara cualquier pretensión de veracidad objetiva -haciendo que el surgimiento de los credos monoteístas abrahámicos fuera más que un poco antagónico al imperio.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

¿Creían necesariamente los sumos sacerdotes en los dogmas que creaban y administraban?

Por supuesto que no.

¿Era políticamente necesario crearlos?

Por supuesto.

¿Por qué?

Porque un Imperio, como todo en el mundo, existe como un todo con partes… pero como niegan cualquier principio de ley natural (justicia, amor, bondad, etc), los imperios son una mera suma de partes y sus reglas de organización no pueden ser más que suma cero (1). Cada grupo sectario puede coexistir como una cámara de eco junto a otros grupos que sacrifican a cualquier deidad que deseen sin juzgar el bien o el mal moral, limitados sólo por una fe ciega común en las creencias de su grupo, pero no se permite nada universal sobre la justicia, la razón creativa o la naturaleza humana. Aquí la “paz” a-moral del “equilibrio” puede ser alcanzada por una oligarquía que desea señorear a los esclavos. Ya se trate de César Augusto, del Congreso de Viena de Lord Metternich, de Aldous Huxley, de Sir Henry Kissinger o de Leo Strauss (padre del neoconservadurismo moderno), la “paz” nunca puede ser más que un “equilibrio de partes” matemático.

Ahora es un buen momento para preguntarse: ¿Qué aspecto tiene este fenómeno en nuestra época moderna?

Para responder a esto, saltemos un par de milenios y echemos un vistazo a algo un poco más personal: Adam Smith y la doctrina del libre comercio.

 

La crisis actual se debe al choque entre dos fuerzas políticas que representan dos corrientes opuestas de la ciencia y que luchan por moldear el mundo

 

 

Adam Smith al servicio de Su Majestad

¿Los seguidores modernos de Adam Smith creen sinceramente en las “fuerzas autorreguladoras del libre mercado”?

Por supuesto que sí.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

¿Creía realmente Adam Smith en su propio sistema?

Lo hiciera o no, según una reciente investigación realizada por el historiador Jeffrey Steinberg, Adam Smith recibió el encargo de escribir su libro seminal “La riqueza de las naciones” (publicado en 1776) mientras cabalgaba con el mismísimo Lord Shelburne en un viaje en carruaje de Edimburgo a Londres en 1763. La fecha de 1776 no es una coincidencia, ya que se trataba del mismo Lord Shelburne que gestionó esencialmente el Imperio Británico durante la Revolución Americana y que siempre despreció todas las aspiraciones coloniales de utilizar aranceles protectores, emitir crédito productivo o canalizar dicho crédito hacia mejoras internas, como había defendido Benjamin Franklin en su Necessity of Paper Currency and Colonial Script de 1729.

¿Por qué desarrollar la industria, se preguntaba Smith, cuando la nueva “Ley” de la “ventaja absoluta” exigía que cada uno se limitara a hacer lo que sabe hacer por el mejor precio posible? Estados Unidos tiene mucha tierra, por lo que debería dedicarse a la agricultura y al algodón en régimen de esclavitud. Gran Bretaña tenía mucha industria (no pregunten cómo sucedió porque no fue a través del libre comercio), así que deberían seguir con eso. La India tenía textiles avanzados, pero Gran Bretaña tuvo que destruirlos para que la India pudiera tener un montón de campos de producción de opio… que luego China podría fumar hasta la muerte bajo la vigilancia de los cañones británicos. El “libre comercio” lo exigía así.

Veamos otro ejemplo: La teoría de la selección natural de Charles Darwin.

 

Adam Smith (izquierda) y su mecenas Lord Shelburne (derecha). Portada de La riqueza de las naciones de Smith publicada en 1776

Adam Smith (izquierda) y su mecenas Lord Shelburne (derecha). Portada de La riqueza de las naciones de Smith publicada en 1776.

 

 

Darwin, o una selección no tan natural

La teoría de Darwin publicada en su “Origen de las especies” (1859) se basaba en la suposición de que todos los cambios en la biosfera están impulsados por las “leyes” de la “supervivencia del más apto” dentro de un supuesto ecosistema cerrado de rendimientos decrecientes. Del mismo modo que Smith afirmaba que una “mano invisible” ponía orden creativo en el caos del vicio y el interés propio no regulados, Darwin afirmaba que el orden creativo en la evolución de las especies a gran escala podía explicarse por mutaciones caóticas en el nivel micro más allá de un muro que ningún poder de la razón, el libre albedrío o Dios podía traspasar (2).

¿Charles Darwin creía en su sistema? Probablemente.

Pero, ¿qué hay de Thomas Huxley (también conocido como “el Bulldog de Darwin”), cuyos esfuerzos por destruir todas las teorías competidoras que incluían el “propósito”, el “significado” o el “diseño” fueron aplastadas y ridiculizadas hasta la oscuridad? El propio Huxley declaró que no creía en el sistema de Darwin. Entonces, ¿por qué su teoría fue promovida a la fuerza mientras que incluso el Club X de Huxley reconocía sus muchos defectos? En su autobiografía, Darwin escribió lo siguiente sobre su descubrimiento:

“En octubre de 1838, quince meses después de haber comenzado mi investigación sistemática, leí por diversión el libro de Malthus sobre la población, y estando preparado para apreciar la lucha por la existencia que tiene lugar en todas partes, a partir de la observación continuada de los hábitos de los animales y las plantas, me di cuenta inmediatamente de que en estas circunstancias las variaciones favorables tenderían a ser preservadas y las desfavorables a ser destruidas. El resultado sería la formación de una nueva especie. Así pues, tenía por fin una teoría con la que trabajar.”

 

Cómo la élite impulsa el suicidio masculino y la guerra de géneros a través del monoteísmo, el darwinismo y la masonería

 

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

La “funesta ciencia” de Malthus

Malthus y su fórmula que justifica el control de la población como propósito de las naciones. La población sin cambio creativo crece geométricamente mientras que los recursos sin cambio creativo crecen aritméticamente.

Malthus y su fórmula que justifica el control de la población como propósito de las naciones. La población sin cambio creativo crece geométricamente mientras que los recursos sin cambio creativo crecen aritméticamente.

 

¡Y aquí lo tenemos! El reverendo Thomas Malthus (el “hombre de Dios” de corazón frío que enseñaba economía en el Haileybury College de la Compañía Británica de las Indias Orientales) ¡proporcionó la base misma sobre la que se asentó el sistema de Darwin! Thomas Huxley y los demás “sumos sacerdotes” del Club X de Huxley siempre fueron maltusianos (incluso antes de que existiera Malthus), ya que los imperios siempre se han centrado más en monopolizar los recursos finitos de una época, en lugar de fomentar los descubrimientos creativos y las nuevas invenciones que harían surgir nuevos recursos, superando los “límites de crecimiento” de la naturaleza (un desequilibrio que no debe tolerarse). Está por ver si Malthus creía realmente en el sistema que lleva su nombre, como lo hacen sinceramente generaciones de sus seguidores. Sin embargo, su propia conciencia sobre la necesidad de exterminar a los “no aptos” por parte de los Ubermenschen de la aristocracia británica precedió al darwinismo social en un siglo, cuando pidió fríamente que se fomentara la plaga y otras “formas naturales de destrucción” para eliminar la manada de los no aptos en su Ensayo sobre el principio de la población (1799):

“Deberíamos facilitar, en lugar de esforzarnos insensata y vanamente en impedir, las operaciones de la naturaleza para producir esta mortalidad; y si tememos la visita demasiado frecuente de la horrible forma del hambre, deberíamos fomentar seductoramente las otras formas de destrucción, que obligamos a la naturaleza a utilizar. En nuestras ciudades deberíamos hacer las calles más estrechas, amontonar más gente en las casas y cortejar el regreso de la peste.”

Un poco más tarde, Malthus incluso abogó por el exterminio temprano de los bebés pobres que tenían poco valor para la sociedad cuando dijo:

“Propondría que se hiciera una regulación, declarando que ningún niño nacido de cualquier matrimonio que tenga lugar después de la expiración de un año desde la fecha de la ley, y ningún niño ilegítimo nacido dos años desde la misma fecha, debería tener derecho a la asistencia parroquial… El bebé es, comparativamente hablando, de poco valor para la sociedad, ya que otros suplirán inmediatamente su lugar.”

Los revivalistas neomaltusianos, como los príncipes Bernhardt, Philip Mountbatten y el propio nieto de Huxley, Sir Julian, que dieron a luz a la deformación misantrópica que hoy se llama Green New Deal, no ignoraban esta tradición. Tampoco hay que ignorar el efecto desastroso de esta visión del mundo sobre las razas consideradas “no aptas” en el sur global. No es casualidad que esos tres oligarcas neomaltusianos fundaran el World Wildlife Fund, el 1001 Nature Trust y el Club de Roma, que impusieron un apartheid tecnológico al tercer mundo sobre los cadáveres de innumerables estadistas durante la Guerra Fría.

 

La fórmula neomaltusiana de Sir Alexander King y el Club de Roma para justificar la despoblación (obviamente se supone que no existen funciones no lineales como el cambio creativo).

La fórmula neomaltusiana de Sir Alexander King y el Club de Roma para justificar la despoblación (obviamente se supone que no existen funciones no lineales como el cambio creativo).

 

Muere el príncipe que deseó ‘volver a la Tierra reencarnado como un virus mortífero para reducir la población’

 

 

El peligro del pensamiento creativo para un imperio

Fomentar el pensamiento creativo y la cooperación entre diversas naciones, grupos lingüísticos, religiosos y étnicos tiende a dar lugar a nuevos sistemas incontrolados de potencial a medida que la humanidad aumenta su capacidad de sostenerse a sí misma, mientras que los sistemas imperiales pierden su capacidad de drenar parasitariamente a su anfitrión. En el gran discurso de Lincoln de 1859, el líder martirizado se enfrentó a este paradigma maltusiano endémico del Imperio Británico cuando dijo “Toda la creación es una mina, y cada hombre, un minero. Toda la tierra, y todo lo que hay en ella, sobre ella y alrededor de ella, incluido él mismo, en su naturaleza física, moral e intelectual, y en sus susceptibilidades, son los infinitamente variados “plomos” de los que, desde el principio, el hombre debía excavar su destino… El hombre no es el único animal que trabaja; pero es el único que mejora su trabajo. Esta mejora la lleva a cabo mediante descubrimientos e inventos”.

Los compromisos económicos de Lincoln con los aranceles protectores, el crédito estatal (greenbacks) y las mejoras internas están inextricablemente ligados a esta visión del hombre que también compartía el anterior Ben Franklin.

 

maltusianismo

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Hoy en día, el paradigma positivo por el que Lincoln murió para defender está representado de forma más clara por los líderes de naciones como Rusia y China, que han atacado repetidamente el orden neoliberal de la posverdad y también la filosofía de ganar-perder de la geopolítica hobbesiana (3).

Xi Jinping y Putin no sólo han respondido a este sistema obsoleto creando un sistema alternativo de cooperación ganar-ganar impulsado por un progreso científico y tecnológico sin límites, sino que también han conseguido poner al descubierto el talón de Aquiles del imperio. Estos estadistas han demostrado un claro reconocimiento de que las ideologías que van desde el neoliberalismo hasta el neoconservadurismo son totalmente insostenibles, y derrotables (pero no militarmente). Xi expresó esta idea con la mayor claridad durante su reciente viaje a Grecia.

 

La alternativa al imperio británico y a su proyecto de eugenesia renovada, ‘sustentabilidad’ y crecimiento cero

 

Aunque líderes como Putin y Xi entienden esto, los ciudadanos de Occidente seguirán estando lamentablemente mal equipados para dar sentido a estos sistemas caóticos de creencias, extraerlos de sus propios corazones si están tan contaminados o resistirse a ellos con eficacia, sin entender que quienes fabricaron y gestionan estas estructuras de creencias nunca creyeron realmente en ellas.

Los padres fundadores de los neoconservadores como Leo Strauss y Sir Bernard Lewis nunca creyeron en absoluto en las ideologías a las que sus gólems cultistas como Bolton, Cheney o Kristol se han adherido tan religiosamente. Su creencia era sólo que la suma de partes llamada humanidad debe ser gobernada en última instancia por un Leviatán Hobbesiano (también conocido como: un nuevo Imperio Romano globalizado), y que el Leviatán sólo podría ser creado en respuesta a un período intolerablemente doloroso de caos que sus retorcidas hadas de los dientes introducirían en este mundo.

 

 

Notas al pie

(1) Desde este punto de vista, merece la pena revisar el personaje de Calicles en el diálogo Gorgias de Platón o el de Trasímaco en el libro primero de la República -ambos ejemplifican la visión oligárquica del mundo al negar la existencia de los principios morales- relegándolos a meras herramientas útiles con las que los “sabios” pueden señorear a los “esclavos” nacidos en clases inferiores. Los padres fundadores neoconservadores como Leo Strauss o Alan Bloom que se autodenominan “neoplatónicos” se limitan a hacer una lectura literal de selecciones escogidas de la República y luego afirman sin pruebas que Platón realmente creía en la visión del mundo de Trasímaco y Calicles.

(2) Para aquellos interesados en profundizar un poco más en este tema, el autor pronunció una conferencia en 2010 titulada El asunto sobre la mente perdida de Darwin.

(3) A lo largo de los años posteriores a JFK, el representante más claro de esta tradición antioligárquica en Estados Unidos se encontró sistemáticamente en los esfuerzos del difunto economista y candidato presidencial Lyndon LaRouche, una selección de cuyas obras puede revisarse aquí.

 

Los orígenes del Estado Profundo en Norteamérica Parte 1: El movimiento de la Mesa Redonda

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Fuente:

Matthew Ehret: The Geopolitics Of Epistemological Warfare: From Babylon To Neocon.

Te puede interesar

Contenidos

Por Matthew Ehret Mientras los genios que dirigen la burbuja financiera occidental, a veces llamada “economía”, siguen redoblando su obsesión por bombear un sistema...

Ciencia y Tecnología

El Green New Deal actual y la visión anti-BRI de los Verdes del G7 son benignos sólo en apariencia, pues en su epicentro, entretejida...

Ciencia y Tecnología

Por Matthew Ehret La “reorganización” de las sociedades, las culturas, las economías y la política del mundo parece estar ocurriendo a un ritmo cada...

Ciencia y Tecnología

En su obra “No hay límites para el crecimiento”, el economista y estadista Lyndon LaRouche demuestra que las tesis del Club de Roma sobre...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon