Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

La crisis actual se debe al choque entre dos fuerzas políticas que representan dos corrientes opuestas de la ciencia y que luchan por moldear el mundo

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



Aunque los medios de masas ataquen a científicos de élite como el Dr. Luc Montagnier por la “herejía” de respaldar la teoría de que el COVID-19 fue creado en laboratorio y por impulsar un proyecto de terapia de ondas electromagnéticas para tratar las enfermedades, en vez de invertir en vacunas, es un hecho que nos encontramos en la cúspide de una nueva era de la medicina y de avances creativos que la mente de un lógico de sistema cerrado jamás podrá comprender. El problema es que dos fuerzas políticas que representan dos corrientes opuestas de la ciencia luchan por moldear el mundo, y una de ellas lo hace una de forma regresiva y antihumana

 

 

Por Mathew Ehret

En mi artículo “Cuidado con el Big Pharma: El Dr. Montagnier arroja nueva luz sobre el COVID-19 y el futuro de la medicina”, me explayé sobre la impactante trayectoria del Dr. Luc Montagnier, virólogo ganador del Premio Nobel. Ahí traté la razonabilidad de la teoría de Montagnier sobre el origen del COVID-19 en el laboratorio y discutí mis razones sobre por qué cualquier hipótesis sobre el origen chino del virus es sumamente ingenua. Por ello, para tener una experiencia más plena al leer este artículo, recomiendo leer o bien revisar primero mi artículo anterior o ver el documental “Memoria del Agua” (2014).

 

 

En esta secuela me gustaría abordar un aspecto diferente del trabajo de Montagnier, que ha pasado desapercibido y ha sido subestimado por demasiados analistas. A pesar de que este hecho ha pasado desapercibido para muchos, creo que comprender la corriente histórica de la ciencia que ha evolucionado en oposición al enfoque materialista de la química, la naturaleza y la salud, no sólo es extremadamente importante, sino que en realidad nos da la mayor comprensión de la naturaleza de los descubrimientos de Montagnier sobre las propiedades electromagnéticas de la vida, e incluso la naturaleza más profunda del imperio que ha distorsionado gran parte de la historia humana.

Mientras se libra una lucha existencial entre los paradigmas políticos (aka: ganar-ganar/multipolar vs ganar-perder unipolar), es mi intención tomar un momento para revisar algo de la historia de la ciencia olvidada para apreciar adecuadamente el potencial de una era de avances inspiradores que está al alcance de la humanidad. Al igual que hay dos sistemas político-económicos (abierto y cerrado), también hay dos enfoques del método científico.

 

 

La larga ola de descubrimientos (y el choque de dos ciencias)

Los descubrimientos de Montagnier en 2008-2020 sobre la memoria del agua y el campo de las emisiones de ondas electromagnéticas del ADN que esbozaba en mi artículo anterior no son más que la sombra de un choque mucho mayor dentro de la propia ciencia occidental.

Mientras que mucha gente piensa de forma simplista que hay una rama lineal de la ciencia, desde Galileo a Descartes, pasando por Newton y hasta el presente, la realidad nos muestra que en realidad hay dos paradigmas opuestos, uno de los cuales ha sido oscurecido sistemáticamente por la cacería de brujas motivada políticamente desde incluso antes de los días del Club X de T.H. Huxley (que se tratará en la próxima entrega).

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Frente a la tradición materialista que ha intentado imponer “causas materiales” a los fenómenos naturales, la escuela más potente de la biofísica óptica encarnada por Montagnier fue puesta en marcha nada menos que por Louis Pasteur. Aunque es famoso por sus descubrimientos sobre las vacunas, la teoría bacteriana de las enfermedades y el proceso de calentamiento que lleva su nombre, los primeros trabajos revolucionarios de Pasteur estuvieron marcados por los descubrimientos sobre las propiedades ópticas de la vida y los fenómenos de la mano de la vida. En resumen, Pasteur descubrió que las soluciones que tenían material orgánico disuelto en ellas tenían la increíble propiedad de hacer girar la luz polarizada hacia la “izquierda”, mientras que las soluciones líquidas desprovistas de material orgánico no tenían esa capacidad. Esta historia fue contada maravillosamente en el docu-drama de 2010 “El espacio de la vida“.

 

 

En una carta de 1870, Pasteur describió así su visión cosmológica de la propiedad disimétrica de la vida a un amigo, Jules Raulin

“Sabes que creo que existe una influencia disimétrica cósmica que preside constante y naturalmente la organización molecular de los principios inmediatamente esenciales para la vida; y que, como consecuencia de ello, las especies de los tres reinos, por su estructura, por su forma, por la disposición de sus tejidos, tienen una relación definida con los movimientos del universo. Para muchas de esas especies, si no para todas, el Sol es el primum movens de la nutrición; pero creo en otra influencia que afectaría a toda la organización [geometría], pues sería la causa de la disimetría molecular propia de los componentes químicos de la vida. Quiero, por medio de la experimentación, captar algunas indicaciones sobre la naturaleza de esta gran influencia cósmica disimétrica. Debe, puede ser la electricidad, el magnetismo…”

Esta propiedad zurda de la vida sigue confundiendo a los astrobiólogos más de un siglo después.

Con la misteriosa muerte en 1906 de Pierre Curie, que había avanzado en la investigación de Pasteur, y cuando la Primera Guerra Mundial desbarató este curso de investigación (muchas de las mentes jóvenes más brillantes de Europa fueron enviadas a una picadora de carne de cuatro años de guerra de trincheras), el testigo se dejó caer en Europa, sólo para ser retomado por dos científicos ruso-ucranianos que trabajaron juntos en la Universidad de Crimea: Vladimir Vernadsky (padre de la ciencia atómica rusa y fundador de la escuela de biogeoquímica 1863-1945) y su amigo Alexander Gurwitsch (1874-1954).

 

La gran intervención del ADN humano y el potencial paranormal de la humanidad

 

 

Vernadsky revive la visión de Pasteur

Vernadsky utilizó ampliamente el trabajo de Pasteur en su propia construcción de la biosfera y siempre hizo hincapié en que las propiedades electromagnéticas de la vida eran la fuerza motriz de la bioquímica. Al ir más lejos que nadie en la definición de los mecanismos de la biosfera, Vernadsky explicó que el verdadero científico no debe empezar con los organismos individuales y “trabajar de abajo hacia arriba”, como solían hacer demasiados darwinianos radicales, sino que debe empezar, como hizo Louis Pasteur antes, con la galaxia y la conciencia de la fuerza motriz de las radiaciones electromagnéticas/cósmicas que dan forma al flujo dirigido de la evolución de la biosfera.

 

El secreto del doctor Grinberg [Documental]

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

En su libro de 1926 La biosfera, Vernadsky comenzó su descripción de la biosfera con las siguientes observaciones

“La biosfera puede considerarse como una región de transformadores que convierten las radiaciones cósmicas en energía activa en forma eléctrica, química, mecánica, térmica y otras. Las radiaciones de todos los astros entran en la biosfera, pero sólo captamos y percibimos una parte insignificante del total. No se puede dudar de la existencia de radiaciones originadas en las regiones más lejanas del cosmos. Las estrellas y las nebulosas emiten constantemente radiaciones específicas, y todo indica que la radiación penetrante descubierta en las regiones superiores de la atmósfera por Hess se origina más allá de los límites del sistema solar, tal vez en la Vía Láctea, en las nebulosas o en las estrellas.”

 

Mientras que Vernadsky dedicó su vida a estudiar los macroestados de la biosfera y su interacción con la litosfera y la noosfera (los dominios anidados de la no vida, la vida y la razón creativa) organizados en conjuntos de campos magnéticos que moderan el flujo de la radiación cósmica a través del universo, su colega Gurwitsch se centró en la intersección de la luz y los campos magnéticos en los microestados de las células vivas.

 

 

La radiación mitógena de Alexander Gurwitch

Al describir su descubrimiento en un estudio de 2011 sobre la biorradiación cósmica, el investigador Cody Jones describió la idea básica de Gurwitsch:

“Gurwitsch desarrolló tres niveles anidados de estructuras de campo, ordenados según su complejidad y extensión espacial, que van desde lo molecular (constelaciones moleculares), pasando por lo celular (relaciones entre células), hasta los niveles organísmicos (los diferentes órganos y sistemas que constituyen un único organismo). Cada campo anidado podía describirse en términos de diferentes mecanismos en cuanto a cómo avanzaba la morfología de cualquier estructura particular, y sin embargo todos estaban unificados hacia la realización de un estado futuro definido de la existencia.”

 

Gurwitsch revolucionó por primera vez las ciencias de la vida al dar forma a un elegante experimento(img) que demostraba que las células emitían débiles ráfagas de luz ultravioleta al pasar por la mitosis. Para demostrar su teoría, Gurwitsch colocó dos raíces de cebolla que crecían en direcciones perpendiculares y descubrió que las mayores tasas de emisión de luz que se producían en la punta más nueva de las raíces inducían un crecimiento celular del 30-40% cuando se acercaban a una raíz de cebolla más vieja. Aunque durante su vida no existían instrumentos lo suficientemente sensibles como para captar estas frecuencias ultradébiles, Gurwitsch demostró que la luz del espectro ultravioleta debía generarse a partir de las células nuevas separando las raíces de cebolla viejas y nuevas mediante varios tipos de lentes que bloqueaban diferentes partes del espectro y descubrió que sólo cuando se bloqueaba la luz ultravioleta se acababa el efecto del aumento del 30% del crecimiento celular. Gurwitsch llamó a esto “Radiación Mitogénica”.

Aunque Gurwitsch fue condenado al ostracismo por la clase científica durante su vida, en los años 50 surgieron tecnologías en la comunidad astrofísica que permitieron a los científicos medir frecuencias de luz extremadamente débiles en el rango de la radiación mitogénica de Gurwitsch (obviamente útil para captar señales débiles de otras galaxias en el espacio profundo). Cuando equipos de astrónomos italianos aplicaron sus equipos a la materia orgánica, el descubrimiento de Gurwitsch se verificó experimentalmente por primera vez.

Se podría pensar que tal descubrimiento habría revolucionado toda la biología, la medicina y las ciencias de la vida en el acto; sin embargo, tras un breve repunte de interés, el descubrimiento fue pronto olvidado y relegado a una característica secundaria “insignificante” de la vida que no tenía ningún papel causal en ninguna de las mecánicas o el comportamiento de la actividad orgánica. Los materialistas y reduccionistas que querían mantener que toda la vida era una mera suma de partes se impusieron.

Entonces apareció en escena otro biofísico llamado Fritz-Albert Popp.

 

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Los descubrimientos biofotónicos de Fritz Popp

En la década de 1970, Popp era un investigador del cáncer que intentaba averiguar por qué sólo uno de los dos isómeros del benzopireno causaba cáncer. Un isómero se conoce a veces como una configuración de imagen especular de una molécula que son químicamente idénticas, pero cuyas propiedades pueden diferir enormemente. Según la lógica materialista/reduccionista, no había ninguna razón para que un isómero (el benzopireno 3,4), que se encuentra en los cigarrillos y el alquitrán, indujera el crecimiento del cáncer en el tejido pulmonar, mientras que otro isómero (el benzopireno 1,2) fuera completamente benigno.

Después de descubrir el trabajo de Gurwitsch, el Dr. Popp comenzó a medir las emisiones de luz ultra débiles de las moléculas de Benzpyrene y sus efectos sobre el crecimiento celular en los tejidos del hígado y encontró que las propiedades de absorción/emisión de luz extremadamente altas del Benzpyrene 3,4 eran la causa de la desarmonía de la regulación celular. La medición de la actividad de los fotones del crecimiento de las células hepáticas cancerosas frente a las sanas es una forma sorprendente de ver claramente que el crecimiento canceroso coincide con las emisiones exponenciales de fotones, mientras que las emisiones de fotones del hígado sano son muy estables.

A lo largo de su productiva vida, el Dr. Popp descubrió que estas emisiones de luz se producían en diferentes longitudes de onda según los tipos de células, la función y la especie. Cuando Popp acercó dos muestras biológicas, las cosas se volvieron aún más interesantes, ya que el “ritmo” de sus emisiones de fotones se sincronizaba maravillosamente cuando estaban juntas y se desincronizaba cuando estaban separadas. Esto se describe en su artículo On the Coherence of Biophotons.

Al describir la aplicación clínica de estos descubrimientos, el Dr. Popp declaró

“La luz puede iniciar, o detener, reacciones en cascada en las células, y que los daños celulares genéticos pueden ser prácticamente reparados, en cuestión de horas, por débiles rayos de luz. Todavía estamos en el umbral de comprender plenamente la compleja relación entre la luz y la vida, pero ahora podemos afirmar con rotundidad que la función de todo nuestro metabolismo depende de la luz”.

 

Los descubrimientos de Popp amplían los del gran científico ruso A.B. Burlakov, que descubrió que las emisiones de luz ultra débil que emanaban de dos conjuntos de huevos de peces fecundados separados por un cristal demostraban un poderoso efecto armonizador. Si uno de los conjuntos de huevos era más viejo, los huevos más jóvenes madurarían y se desarrollarían mucho más rápido si se les acercaba. Sin embargo, si la diferencia de edad entre los dos conjuntos era demasiado grande, el científico descubrió que el conjunto más joven experimentaría una mayor tasa de muerte, deformidades y retraso en el desarrollo.

Este modo de pensar sobre la vida hace que la mente del científico se acerque a la vida de una manera más parecida a la de un músico que afina su instrumento en una orquesta o a la de un director de orquesta que mantiene múltiples ondas sonoras en su mente simultáneamente como una idea musical completa que es mayor que la simple suma de sus partes. Es un modo de pensar mucho más natural y eficaz que el enfoque materialista/reduccionista que hoy domina en la mayoría de las universidades occidentales y que trata al organismo como una máquina y al todo como una suma de partes químicas.

Un barrido más completo de estos descubrimientos se presentó en una conferencia de 2013 presentada por este autor, que se puede ver en su totalidad aquí.

 

 

La verdadera naturaleza de la lucha actual

Hoy en día, el mundo está siendo moldeado por fuerzas políticas que representan las dos corrientes opuestas de la ciencia.

Aunque la prensa generalista ha atacado al Dr. Luc Montagnier por su herejía, el hecho es que vivimos en la cúspide de una nueva era de la medicina y de avances creativos que la mente de un lógico de sistema cerrado nunca podría comprender.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

En nuestra tercera entrega, profundizaremos en la supresión histórica de la ciencia, centrándonos en la creación de la revista Nature desde las entrañas del X Club de T.H. Huxley y en la revolución maltusiana de la ciencia de 1864.

Matthew Ehret es editor en jefe de Canadian Patriot Review, geoestratega experto en el BRI, y autor de 3 volúmenes de la serie “Untold History of Canada”. En 2019 cofundó la Fundación Rising Tide, con sede en Montreal, y se le puede contactar en [email protected]

 

La materia no existe y vivimos esclavizados en una realidad virtual

 

 

Fuente:

Matthew Ehret — The Revival of Optical Biophysics and the Clash of the ‘Two Sciences’.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

En apariencia, esta tecnología luce como una herramienta de diagnóstico bastante asombrosa. Sin embargo, al ver quiénes están detrás de ella, así como la...

Ciencia y Tecnología

Por Red Voltaire Cuba, país con muy alto nivel en el terreno de la investigación médica, está desarrollando ‎‎5 proyectos diferentes de vacunas contra...

Contenidos

Dinamarca ha prohibido de manera permanente la vacuna COVID-19 de AstraZeneca tras una revisión de seguridad, mientras que Estados Unidos suspenderá temporalmente el uso...

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa El 25 de marzo, Gerald Hauser, un político austriaco miembro del Consejo Nacional del Partido de la Libertad de Austria, puso...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon