Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Xi y Putin defienden la humanidad en Davos: Las ideologías de los sistemas cerrados y abiertos vuelven a chocar

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



Donde un sistema promueve las semillas del caballo de Troya de su propia aniquilación, el otro promueve las semillas de nuevas épocas fructíferas de crecimiento y descubrimientos continuos tanto en la superficie de la tierra como también más allá.

 

Por Matthew Ehret

Entre el 25 y el 29 de enero de 2021, los líderes mundiales fueron acorralados en una conferencia digital titulada “La Agenda de Davos” con el fin de discutir los fundamentos de la nueva arquitectura económica mundial emergente que ha llegado a llamarse “El Gran Reajuste”, “Gran Reseteo” o “Gran Transición”.

Para aquellos que aún no han hecho este inquietante descubrimiento, la agenda del Gran Reseteo fue desvelada por primera vez por el Foro Económico Mundial como una tapadera para imponer un nuevo orden económico mundial a los Estados nacionales. Este reseteo se esconde detrás de un barniz de moralidad, pero en realidad revela un feudalismo con un giro tecnotrónico.

“Tecnotrónico” en este sentido no se refiere a la banda de los años 80 que hizo famoso “Pump up the Jam”, sino al libro de Zbigniew Brzezinski de 1970 “Between Two Ages: América en la era tecnotrónica”, de Zbigniew Brzezinski, donde el archi-globalista afirmaba que:

“La era tecnotrónica implica la aparición gradual de una sociedad más controlada. Dicha sociedad estará dominada por una élite, sin límites en los valores tradicionales. Pronto será posible ejercer una vigilancia casi continua sobre cada ciudadano y mantener al día archivos completos que contengan hasta la información más personal del ciudadano. Estos archivos estarán sujetos a una recuperación instantánea por parte de las autoridades”.

 

Como he esbozado en mi reciente estudio “Maurice Strong y las raíces maltusianas del Gran Reseteo“, este plan engloba la devoción vital de Brzezinski. Y aunque el plan se desveló oficialmente en junio de 2020, sus orígenes pueden rastrearse muchas décadas antes.

La fórmula que impulsa esta “cura global” es simple y comienza con las siguientes presunciones:

1) El COVID-19 ha provocado la paralización de los sistemas económicos mundiales.

2) Ahora los líderes del mundo tienen una oportunidad de oro para corregir los abusos del monetarismo de libre mercado sin límites que se hizo hegemónico desde 1971 y establecer un nuevo orden económico mundial.

3) Este nuevo orden se basará en una modificación masiva del comportamiento de la humanidad para acabar con el cambio climático (descarbonizando el mundo hasta los niveles preindustriales), al tiempo que se crean regímenes descendentes que puedan acabar con el COVID-19, todo ello en un impulso unificado. Si estas crisis son o no las amenazas existenciales que nos han vendido o si son quimeras sin importancia creadas por modeladores informáticos es un tema que se abordará otro día.

 

Los tecnócratas celebran la crisis

En su intervención en el Foro Económico Mundial (FEM) del año pasado, el Príncipe Carlos declaró con optimismo: “Tenemos una oportunidad de oro para aprovechar algo bueno de esta crisis: sus ondas expansivas sin precedentes pueden hacer que la gente sea más receptiva a las grandes visiones de cambio. Es una oportunidad que nunca hemos tenido antes y puede que nunca volvamos a tener”. (1)

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Los vínculos entre el coronavirus, la Pilgrims Society y el Instituto Pirbright de la corona británica

 

El fundador y presidente del FEM, Klaus Schwab, se hizo eco de estas palabras: “La pandemia representa una rara pero estrecha ventana de oportunidad para reflexionar, reimaginar y resetear nuestro mundo”.

Incluso el propio Vaticano, con el Papa Francisco, se ha subido al carro y ha creado un “Consejo para el Capitalismo Inclusivo con el Vaticano“.

El enviado especial de Estados Unidos para el clima, John Kerry, declaró el 23 de enero: “La noción de un Reset es más importante que nunca. Personalmente creo que estamos en los albores de una época extremadamente emocionante”.

Por supuesto, palabras como “justicia social”, “igualdad” y “desarrollo” son esgrimidas libremente por las criaturas de Davos, pero cuando uno escarba en los medios promovidos para lograr la descarbonización masiva de la civilización mundial, surge un panorama diferente.

Estos “Nuevos Agentes Verdes descarbonizadores” no sólo atarían a la civilización a formas de energía de baja calidad, increíblemente caras y lamentablemente poco fiables, basadas en los molinos de viento y los paneles solares, sino que forzarían la rápida eliminación de los combustibles fósiles (y la llamativa ausencia de desarrollo de la energía nuclear) limitaría la capacidad de la civilización para sostener su población y sus necesidades agroindustriales en términos muy duros. Los más perjudicados por este paradigma verde serían los pobres, que, al menos durante un breve periodo, necesitan desesperadamente aumentar el uso de los combustibles fósiles situados bajo su suelo para poder industrializarse.

 

energia combustion

 

Además, las criaturas de Davos que promueven este mundo descarbonizado han expuesto en profundidad, un nuevo sistema de moneda digital hegemónica verde controlada por la City de Londres y los Consejos Climáticos de los Banqueros Centrales. A estos financieros les encanta la idea de los paneles de expertos de la gestión de la humanidad fuera de las “instituciones desordenadas de las democracias” que históricamente han bloqueado a la élite ilustrada de tomar las decisiones “duras draconianas” para el bien común desde los días de la Sociedad de Naciones.

¿Qué tienen Putin y Xi que inspira tanto miedo en los corazones de los arquitectos del Gran Reajuste? En términos más sencillos, la respuesta es “economía de sistema abierto”.

 

Sistemas abiertos frente a sistemas cerrados

Mientras que los arquitectos del Gran Reajuste están totalmente comprometidos con los sistemas operativos cerrados que exigen que se impongan modelos informáticos al mundo que guíen una política de crecimiento cero hacia el equilibrio total y la “entropía”, la alianza multipolar liderada por Xi y Putin está comprometida con el pensamiento de “sistema abierto”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Mientras que el sistema cerrado/modelo unipolar exige la sumisión de los gobiernos a un sistema totalitario de controles de “expertos” que son los únicos cualificados para controlar las tasas decrecientes de rendimiento de los recursos fijos, el sistema abierto/modelo multipolar exige un respeto por las naciones soberanas y un enfoque en la creación de nuevos recursos a través del progreso científico y tecnológico. Mientras que uno de ellos se basa en un juego de suma cero en el que todos ganan y todos pierden (también conocido como la supervivencia del más fuerte), el otro se basa en un juego de suma no nula en el que todos ganan.

Cuando se enfrentan a la escasez de recursos y al crecimiento de la población, los pensadores del sistema cerrado adoptan una visión maltusiana según la cual el crecimiento de la población debe ser eliminado para adherirse a los modelos matemáticos de “capacidad de carga” en algún estado imaginado de “equilibrio natural” que dichos modelos exigen que exista.

Este es el tipo de pensamiento que está detrás de los ojos del fundador de la World Wildlife Foundation, el Príncipe Felipe de Mountbatten, quien declaró en una entrevista de 1988 con Deutsche Press Agentur:

“Cuanta más gente haya, más recursos consumirán, más contaminación crearán, más luchas harán. No tenemos ninguna opción. Si no se controla voluntariamente, se controlará involuntariamente con un aumento de las enfermedades, el hambre y la guerra. …En el caso de que me reencarne, me gustaría volver como un virus mortal, para contribuir en algo a solucionar la superpoblación”.

Por otro lado, los pensadores del sistema abierto promueven el progreso científico y tecnológico y el crecimiento industrial para superar dichos estados de “capacidad de carga”. Este enfoque refleja la comprensión de que el valor no se encuentra en el dinero, ni en ningún fenómeno material en sí, sino en los poderes inmateriales de la cognición y las leyes metafísicas de la intención, la creatividad, la moral, la esperanza y la justicia. Los materialistas maltusianos suelen sentirse muy incómodos ante ideas tan “abstractas” y “poco científicas”.

Donde un sistema promueve las semillas del caballo de Troya de su propia aniquilación, el otro promueve las semillas de nuevas épocas fructíferas de crecimiento y descubrimientos continuos tanto en la superficie de la tierra como más allá.

 

Discurso de Xi Jinping

En su discurso del 25 de enero, el Presidente Xi hizo un llamamiento a las “cuatro grandes tareas de nuestro tiempo”: 1) las necesidades macroeconómicas, 2) una política exterior de coexistencia pacífica y cooperación en la que todos ganen, 3) cerrar la brecha de la desigualdad entre el norte y el sur y 4) coordinarse para hacer frente a los desafíos globales.

En cuanto a la primera tarea, Xi declaró: “Tenemos que cambiar las fuerzas motrices y los modelos de crecimiento de la economía global y mejorar su estructura, para marcar el rumbo de un desarrollo a largo plazo, sólido y estable de la economía mundial”.

Contra los unipolaristas hobbesianos que presidían la cumbre, Xi defendió su 2ª Tarea diciendo: “La diferencia en sí misma no es motivo de alarma. Lo que sí es motivo de alarma es la arrogancia, los prejuicios y el odio. Es el intento de imponer una jerarquía a la civilización humana, o de imponer la propia historia, cultura y sistema social a los demás. La opción correcta es que los países persigan una coexistencia pacífica basada en el respeto mutuo, y que sólo encuentren puntos en común, dejando de lado las diferencias, y que promuevan los intercambios y el aprendizaje mutuo. Esta es la manera de impulsar el progreso de la civilización humana”.

Defendiendo el derecho de las naciones pobres a controlar sus propias vías de desarrollo, Xi anunció la tercera tarea diciendo: “La comunidad internacional debe mantener su mirada en el largo plazo, cumplir su compromiso de proporcionar el apoyo necesario a los países en desarrollo y salvaguardar sus legítimos intereses de desarrollo”.

Y por último, en la 4ª tarea, Xi declaró: “Ningún problema global puede ser resuelto por un solo país. Debe haber una acción global, una respuesta global y una cooperación global”.

Si bien Xi apoyó a la OMS, la globalización y los Acuerdos Climáticos de París, su enfoque de la neutralidad neta del carbono para 2060 no se basa en el decrecimiento, sino en el progreso científico y tecnológico avanzado, la igualdad de acceso para el desarrollo, la defensa de los estados nacionales soberanos tal como se indica en la Carta de la ONU. Sobre estos puntos Xi declaró:

“China invertirá más en ciencia y tecnología, desarrollando y habilitando sistemas para la innovación como prioridad, convertirá los avances en ciencia y tecnología en productividad real a un ritmo más rápido y mejorará la protección de la propiedad intelectual, todo ello con el fin de fomentar un crecimiento impulsado por la innovación y de mayor calidad. Los avances científicos y tecnológicos deben beneficiar a toda la humanidad, en lugar de utilizarse para frenar y contener el desarrollo de otros países”.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

El discurso de Putin

Después de hablar de boquilla de Schwab y de aplaudir la ampliación del tratado START con Estados Unidos, Putin señaló en su discurso del 27 de enero en Davos que la dinámica general bajo el mandato de Biden sigue siendo degenerativa y nos lleva a una guerra mundial con un marcado paralelismo con la década de 1930. En este sentido, Putin advirtió que los expertos “comparan la situación actual con la de los años 30… Como saben, la incapacidad y la falta de voluntad para encontrar soluciones sustanciales a problemas como éste en el siglo XX condujeron a la catástrofe de la Segunda Guerra Mundial. Por supuesto, un conflicto global tan acalorado es imposible en principio, espero. Eso es lo que espero, porque esto sería el fin de la humanidad. Sin embargo, como he dicho, la situación podría dar un giro inesperado e incontrolable, a menos que hagamos algo para evitarlo. Existe la posibilidad de que nos enfrentemos a una formidable ruptura del desarrollo global, que estará plagada de una guerra de todos contra todos y de intentos de hacer frente a las contradicciones mediante la designación de enemigos internos y externos y la destrucción no sólo de los valores tradicionales como la familia, que tanto apreciamos en Rusia, sino de las libertades fundamentales como el derecho de elección y la privacidad“.

Putin amplió las observaciones anteriores de Xi, exponiendo tres ámbitos de reforma, empezando por 1) el desarrollo económico para todos, 2) la prevención de la toma de control de la política mundial por parte de los grandes gigantes tecnológicos, diciendo que “están compitiendo de facto con los Estados”, y 3) una reforma hacia unas relaciones internacionales en las que todos ganen.

Aunque hay que estudiar a fondo todo el discurso de Putin, el espíritu de su mensaje quedó plasmado en su advertencia, claramente esperanzadora pero descarnada, de que “tenemos una responsabilidad compartida para evitar este escenario que parece una sombría distopía, y para asegurar en su lugar que nuestro desarrollo tome una trayectoria diferente: positiva, armoniosa y creativa”.

 

La naturaleza de las necesidades energéticas del siglo XXI

Si bien es cierto que China invierte bastante en redes de energía verde, la energía industrial real que necesita para alimentar sus megaproyectos de infraestructuras de gran intensidad de capital y las redes ferroviarias de alta velocidad la obtiene de sus inversiones líderes en el mundo en energía nuclear y combustibles fósiles.

China, Rusia e India representan en conjunto más del 50% de los proyectos mundiales de energía nuclear, mientras que Occidente hace tiempo que abandonó esta tecnología.

China tiene actualmente 17 reactores en construcción y ha creado el reactor reproductor rápido de sales fundidas más avanzado (4ª generación), que es 60 veces más eficiente que otros reactores debido a su cierre del ciclo del combustible (lo que permite a sus usuarios reprocesar los “residuos” para convertirlos en nuevo combustible en lugar de enterrarlos, como ha sido la práctica habitual en Occidente desde que Carter saboteó el cierre del ciclo del combustible en los años 70). A medida que estas unidades de nueva generación con torio fundido se pongan en marcha (junto con ambiciones similares en India y Rusia), mientras se cierra finalmente el ciclo del combustible, esos temores a las fusiones, a la radiación y a los residuos nucleares que envenenaron a generaciones de mentes quedarán por fin curados.

Además, China se ha convertido en un líder en el desarrollo de la fusión nuclear, con objetivos abiertamente declarados de extraer Helio 3 de la Luna (que se encuentra en abundancia en el suelo lunar, pero que está casi totalmente ausente en la Tierra debido a nuestro campo magnético). Cuando se produzcan los inevitables avances en materia de fusión, los expertos estiman que unos tres camiones cargados de este isótopo enviados a la Tierra desde la Luna suministrarán un año de necesidades energéticas con las capacidades actuales.

En una importante cumbre sobre energía celebrada en 2019, Putin expuso el importante papel de la energía de fusión como base para una armonización entre el reino de la naturaleza (la biosfera) y el reino de la razón creativa (la tecnosfera) diciendo: “las soluciones científicas, de ingeniería y de fabricación súper eficientes nos ayudarán a establecer un equilibrio entre la biosfera y la tecnosfera… la energía de fusión, que de hecho es similar a la forma en que se producen el calor y la luz en nuestra estrella, el sol, es un ejemplo de esas tecnologías similares a la naturaleza”.

Tras firmar varios acuerdos conjuntos de desarrollo nuclear y de intercambio de tecnología a lo largo de la última década, China y Rusia se han convertido en líderes mundiales de la energía nuclear, no sólo en sus propias fronteras, sino también a nivel internacional, proporcionando la tecnología ampliamente a través de Asia, África, Oriente Medio y América del Sur, como demuestra el siguiente mapa.

 

china rusia mapa

 

Mientras que los esfuerzos anteriores para promover este tipo de política fueron defendidos por los estadistas estadounidenses durante la década de 1940-1960, el golpe de estado profundo que surgió sobre los cadáveres de JFK, MLK y RFK, aseguró que nunca se permitiría tal política bajo el imperio angloamericano.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Tanto China como Rusia han firmado un acuerdo para construir conjuntamente una base lunar para el año 2030 y ambos han expresado su comprensión de que la minería espacial, la energía de fusión y el desarrollo de infraestructuras a gran escala a través de la BRI, la Ruta de la Seda Polar y más allá, han abierto perspectivas de potencial para el crecimiento global y la justicia económica que mantienen despiertos a los tecnócratas del sistema cerrado.

Esta es la base del paradigma del “desarrollo sostenido” del sistema abierto de Eurasia, que contrasta totalmente con el paradigma deconstruccionista del “desarrollo sostenible” del sistema cerrado de Occidente.

Todavía está por ver qué versión del Great Reset saldrá finalmente ganando.

 

Notas

(1) Aunque muchos no respetan mucho al inminente Rey de Inglaterra, lo cierto es que la propia página web del FEM lo acredita como la fuerza organizadora clave que lo impulsa al afirmar: “The Great Reset es una nueva iniciativa del FEM y S.A.R. el Príncipe de Gales para guiar a los responsables de la toma de decisiones en el camino hacia un mundo más resistente y sostenible, más allá del coronavirus”.

 

Sobre el autor

Matthew Ehret es redactor jefe de la revista Canadian Patriot Review , investigador principal de la Universidad Americana de Moscú, experto del BRI en conversaciones tácticas, y es autor de 3 volúmenes de la serie de libros “Untold History of Canada”. En 2019 cofundó la Fundación Rising Tide, con sede en Montreal.

 

Matthew Ehret: El verdadero EEUU es compatible con la Iniciativa del Camino y Ruta de la Seda china

 

 

Fuente:

Matthew Ehret — Xi and Putin Stand Up for Humanity at Davos: Closed vs Open System Ideologies Clash Again.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

El Green New Deal actual y la visión anti-BRI de los Verdes del G7 son benignos sólo en apariencia, pues en su epicentro, entretejida...

Ciencia y Tecnología

Por Matthew Ehret La “reorganización” de las sociedades, las culturas, las economías y la política del mundo parece estar ocurriendo a un ritmo cada...

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa Mientras internet se ahoga con información —y desinformación— sobre el Covid-19 como un virus creado en laboratorio, el Foro Económico Mundial...

Contenidos

Por Alfredo Jalife Rahme   El presidente Joe Biden tendrá tres cumbres cruciales del 11 al 16 de junio: 1) con el G-7 en...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon