Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Los orígenes del Estado Profundo en Norteamérica Parte 1: El movimiento de la Mesa Redonda

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



Por Matthew Ehret

“El mundo tiene ante sí dos sistemas: el primero pretende aumentar la proporción de personas y de capital que se dedican al comercio y al transporte y, por lo tanto, disminuir la proporción que se dedica a la producción de mercancías con las que se comercia, con lo que necesariamente disminuye el rendimiento del trabajo de todos; mientras que el otro busca aumentar la proporción dedicada al trabajo de producción, y disminuir la dedicada al comercio y al transporte, con un aumento del rendimiento para todos, dando al trabajador buenos salarios, y al propietario del capital buenas ganancias… Uno busca hundir la fuerza de trabajo del hindú, y hundir al resto del mundo a su nivel; el otro elevar el nivel del hombre en todo el mundo a nuestro nivel. Uno mira hacia el pauperismo, la ignorancia, la despoblación y la barbarie; el otro en aumentar la riqueza, la comodidad, la inteligencia, la combinación de acciones y la civilización. Uno mira hacia la guerra universal; el otro hacia la paz universal. Uno es el sistema inglés; el otro podemos enorgullecernos de llamarlo el sistema americano, porque es el único que se ha concebido con la tendencia de elevar e igualar la condición del hombre en todo el mundo”. — Henry C. Carey, Harmony of Interests, 1856.

 

 

Parte 1: La difusión internacional del sistema americano y el movimiento de la Mesa Redonda

La lucha de Canadá por su existencia como nación soberana ha estado atrapada entre dos visiones opuestas de la humanidad representadas por el Sistema Británico y el Sistema Americano de organización social. Tal y como expuso el gran economista Henry C. Carey mientras impulsaba la política de Abraham Lincoln, el Sistema Americano fue diseñado para convertirse en un sistema global que operara entre naciones soberanas para el progreso y el beneficio mutuo de todos y cada uno. A finales del siglo XIX, el pensamiento del Sistema Americano resonaba entre los estadistas y patriotas de todos los rincones del planeta, hartos del antiguo sistema imperial de libre comercio británico que siempre se había esforzado por mantener un mundo dividido y monopolizado.

Aunque los propagandistas británicos habían hecho todo lo posible por mantener viva la ilusión de la sacralidad del Sistema Británico en las mentes de sus súbditos, el innegable aumento de la calidad de vida, y el pensamiento creativo expresado por el Sistema Americano en todos los lugares donde se aplicaba se hicieron demasiado fuertes para ser ignorados… especialmente dentro de colonias como Canadá que habían sufrido durante mucho tiempo una identidad fragmentada, y subdesarrollada como el precio pagado por la lealtad al Imperio Británico.

En Alemania, el Zollverein (sindicato de costumbres), inspirado en el sistema estadounidense, no sólo había unificado una nación dividida, sino que la había elevado a un nivel de poder productivo y de soberanía que había superado el poder de monopolio de la Compañía Británica de las Indias Orientales. En Japón, los ingenieros estadounidenses ayudaron a montar trenes financiados por un sistema bancario nacional y un arancel protector durante la Restauración Meiji.

En Rusia, el seguidor del sistema estadounidense Sergei Witte, ministro de Transportes y estrecho asesor del zar Alejandro II, revolucionó la economía rusa con los trenes de fabricación estadounidense que rodaron por el ferrocarril transiberiano. Ni siquiera el Imperio Otomano permaneció ajeno a la inspiración del progreso, ya que el ferrocarril de Berlín a Bagdad se inició con la intención de desencadenar un audaz programa de modernización del sudoeste asiático.

 

 

El Sistema Americano toca la mente canadiense

En Canadá, los admiradores de Lincoln y Henry C. Carey encontraron su portavoz en el gran estadista del Sistema Americano 8-b- buchananIsaac Buchanan (1). Buchanan ascendió al más alto cargo político (electo) del Dominio de Canadá cuando, en abril de 1864, el nuevo Ministerio de MacDonald-Taché lo nombró Presidente del Consejo Ejecutivo. Esto le situó en firme oposición a la agenda imperial de George Brown, y al posterior Primer Ministro John A. Macdonald, a quienes él y todos los copensadores patrióticos consideraban enemigos acérrimos de la independencia y el progreso de Canadá. La política que Buchanan propugnó a medida que ascendía a una mayor prominencia fue esbozada en su discurso de diciembre de 1863:

“La adopción por parte de Inglaterra de este principio trascendental [el Libre Comercio] ha hecho perder a las Colonias, y su loco intento de convertirlo en el principio del Imperio Británico alienaría por completo a las Colonias. Aunque pretenden una inteligencia inusual, las Escuelas de Manchester son, como clase, tan vacías de conocimiento del mundo como de principios patrióticos… Como consecuencia necesaria de la legislación de Inglaterra, Canadá requerirá que Inglaterra asienta el establecimiento de dos cosas: 1ª: un Zollverein americano [también conocido como: Unión Aduanera]. 2ª: Que Canadá se convierta en territorio neutral en tiempo de cualquier guerra entre Inglaterra y los Estados Unidos”. (2)

Aunque la unión aduanera – modelada según el programa Zollverein del economista del sistema estadounidense Friedrich List en Alemania, expuesto por Buchanan, fue temporalmente derrotada durante la operación conocida como Artículos de la Confederación en 1867, el potencial para su resurgimiento volvería en 1896 con la elección de Wilfrid Laurier, el siguiente Primer Ministro de Canadá. En 1911, la política de unión de costumbres impulsada por Laurier, que era un devoto admirador de Abraham Lincoln, acabó dando sus frutos. Laurier reconoció hace tiempo que los intereses de Canadá no residían en el programa antiestadounidense de MacDonald, que simplemente ataba a Canadá a una mayor dependencia hacia la madre patria, sino en los intereses de su vecino del sur. Su programa de reciprocidad proponía rebajar los aranceles de protección con los EE.UU. principalmente en la agricultura, pero con la intención de electrificar e industrializar Canadá, una nación que Laurier veía como soporte de 60 millones de personas en dos décadas 7-a-laurier. Con la colaboración de sus estrechos asesores, Adam Shortt, Oscar Skelton y, más tarde, William Lyon Mackenzie King, Laurier navegó por el campo minado de sus enemigos británicos activos en todo el panorama canadiense en forma de la “Orden de los Naranjos” masónica de Ontario y, más tarde, del insidioso movimiento de la Mesa Redonda.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Aunque los intentos de Laurier de hacer realidad un verdadero Tratado de Reciprocidad de 1911, que implicaba el libre comercio entre las economías norteamericanas unidas bajo un arancel protector contra el dumping británico de productos baratos, no duraría, ya que todos los recursos disponibles de la Orden Naranja y la Mesa Redonda, dirigidas por los británicos, se activaron para asegurar la derrota final de la Reciprocidad y la caída del gobierno liberal de Laurier y su sustitución por el gobierno conservador de Sir Robert Borden en su lugar.(3) Laurier describió la situación en Canadá después de este evento:

“Canadá está ahora gobernado por una junta sentada en Londres, conocida como “La Mesa Redonda”, con ramificaciones en Toronto, en Winnipeg, en Victoria, con Tories y Grits recibiendo sus ideas de Londres e insidiosamente forzándolas en sus respectivos partidos”. (4)

Dos años antes de que Laurier lanzara esta advertencia, el fundador del movimiento de la Mesa Redonda, Lord Milner, escribió a uno de sus co-conspiradores exponiendo el peligro estratégico al que se enfrentaban Buchanan y el programa de Laurier con América:

“Entre las tres posibilidades del futuro 1. Unión imperial más estrecha, 2. Unión con los EE.UU. y 3. Independencia, creo definitivamente que la nº 2 es el verdadero peligro. No creo que los propios canadienses sean conscientes de ello… son maravillosamente inmaduros en la reflexión política sobre las grandes cuestiones, y apenas se dan cuenta de lo poderosas que son las influencias…” (5)

Si no se comprende la lucha existencial entre los dos sistemas opuestos mencionados anteriormente, o la creación del movimiento de la Mesa Redonda por parte de una nueva raza de imperialistas británicos como respuesta a la victoria internacional de Lincoln frente a la bancarrota total del Imperio Británico a finales del siglo pasado, ningún canadiense podría sinceramente dar sentido a lo que ha conformado su paisaje cultural y político. El propósito de este informe es arrojar una luz clara sobre algunos de los principales actores de este escenario de la historia universal, con la esperanza de que la capacidad de perspicacia del lector se vea reforzada de tal manera que pueda darse esa necesaria capacidad de juicio que se requiere para sacar tanto a Canadá como al mundo de nuestra actual inmersión en una nueva era oscura.

 

 

El Movimiento de la Mesa Redonda: Nueva raza racista, misma especie racista

El movimiento de la Mesa Redonda sirvió como centro intelectual de las operaciones internacionales para recuperar el control del Imperio Británico y adoptó varias encarnaciones a lo largo del siglo XX. Trabajó en tándem con el Coefficients Club, la Fabian Society y el Rhodes Trust, todos los cuales vieron cómo sus miembros entraban y salían de las filas de los demás. El historiador Carrol Quigley, de la Universidad de Georgetown, escribió sobre esta cábala en su publicación póstuma “Anglo-American Establishment” (6):

“Esta organización ha sido capaz de ocultar su existencia con bastante éxito, y muchos de sus miembros más influyentes, satisfechos de poseer la realidad más que la apariencia del poder, son desconocidos incluso para los estudiantes cercanos de la historia británica. Esto es aún más sorprendente cuando nos enteramos de que uno de los principales métodos de trabajo de este Grupo ha sido la propaganda.

Planeó la incursión de Jameson en 1895; provocó la Guerra de los Bóers de 1899-1902; estableció y controla el Rhodes Trust; creó la Unión Sudafricana en 1906-1910; estableció la revista sudafricana The State en 1908; fundó la revista del Imperio Británico The Round Table en 1910, que sigue siendo el portavoz del Grupo; ha sido la influencia más poderosa en All Souls, Balliol y New Colleges en Oxford durante más de una generación; ha controlado The Times durante más de cincuenta años, con la excepción de los tres años 1919-1922, dio a conocer la idea y el nombre de la “Mancomunidad Británica de Naciones” en el período 1908-1918, fue la principal influencia en la administración de guerra de Lloyd George en 1917-1919 y dominó la delegación británica en la Conferencia de Paz de 1919; Tuvo mucho que ver con la formación y la gestión de la Sociedad de Naciones y del sistema de mandatos; fundó el Real Instituto de Asuntos Internacionales en 1919 y todavía lo controla; fue una de las principales influencias en la política británica hacia Irlanda, Palestina y la India en el período 1917-1945; tuvo una influencia muy importante en la política de apaciguamiento de Alemania durante los años 1920-1940; y controló y todavía controla, en gran medida, las fuentes y la redacción de la historia de la política imperial y exterior británica desde la Guerra de los Boers. ” (7)

Para entender el pedigrí del movimiento de la Mesa Redonda, tal y como fue desvelado “oficialmente” en 1910 como el formador ideológico de las políticas y el paradigma de la nueva “clase directiva” de los imperialistas internacionales dedicados a la salvación del Imperio Británico bajo una “Federación Imperial”, sería necesario retroceder unas décadas antes, hasta 1873-74. Fue en este año cuando un joven canadiense llamado George Parkin dio una conferencia en Oxford sobre el tema de la unión imperial como el deber sagrado de todos los anglosajones de avanzar. Parkin es popularmente anunciado por los historiadores de Oxford como “el hombre que cambió la mente de Inglaterra”.

 

 

1873-1902 Imperio al borde del colapso: Reorganizarse o perecer

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Durante este mismo periodo, a una agrupación de intelectuales imperiales conocida como el “Club X” (f. 1865), centrada en Thomas Huxley, Matthew Arnold, Herbert Spencer y Joseph Hooker, se les asignó la responsabilidad de revisar las estructuras ideológicas de control del Imperio Británico que habían demostrado estar desgastadas. Cada uno de ellos se especializaría en diversas ramas de las ciencias y todos promoverían interpretaciones gradualistas del cambio para contrarrestar las explicaciones que requerían saltos creativos. Este programa se aplicó con la intención de 1) salvar el imperio que se derrumbaba y 2) establecer los cimientos de una nueva religión científica basada en el modelo altamente materialista de Charles Darwin de la Selección Natural como explicación 7-a-xclub1 de la evolución y diferenciación de nuevas especies. Como el cofundador del X Club, Herbert Spencer, llegó a elaborar el sistema de “darwinismo social” como la consecuencia lógica del sistema de Darwin en los asuntos humanos, la intención detrás de la propagación del programa darwiniano nunca fue “el liberalismo ilustrado en batalla contra los dogmas ignorantes de la religión”, como tan a menudo relatan los historiadores populares de la ciencia. Más bien, la “revolución de la ciencia” iniciada por el Club X no fue más que la reedición de una idea tan antigua como Babilonia: El control de las masas por un sistema de dominio oligárquico, simplemente bajo un nuevo tipo de “dictadura científica”. Pero, ¿cómo, cuando la demostración del poder de la razón creadora para elevar las condiciones de vida de la humanidad mediante el fomento de nuevos descubrimientos y tecnologías aplicadas, como promovía el Sistema Americano de Economía Política, el mundo aceptaría ahora las condiciones de esclavitud mental y política exigidas por el imperialista en una lucha de sistemas fijos por rendimientos decrecientes?

Este era el reto en el que los jóvenes de Oxford pondrían sus energías creativas utilizando el razonamiento “científico” establecido por el Club X de Thomas Huxley y al servicio de las familias oligárquicas gobernantes de Europa. George Parkin, como todos los jóvenes de Oxford de esta época, estaba muy influenciado por las ideas de esta red, y las utilizaba para justificar la “inevitabilidad natural 7-a-george parkinscientific” de la hegemonía de los fuertes sobre los débiles. En este caso, la raza superior anglosajona dominando a los pueblos inferiores de la tierra. Este mensaje se podía ver en su obra de 1892 Federación Imperial: “Las naciones tardan mucho en crecer, pero hay períodos en los que, como en la floración largamente retardada de ciertas plantas, o en la cristalización de soluciones químicas, se adoptan nuevas formas con extrema rapidez. Hay razones de peso para creer que la nación británica tiene ante sí un período de este tipo. La necesidad de crear un cuerpo de opinión pública sólida sobre las relaciones entre las distintas partes del Imperio es, por tanto, urgente.” (8)

Al explicar el peligro de colapso del sistema británico a la luz de los movimientos nacionalistas que siguen el modelo del sistema estadounidense, Parkin se preguntó: “¿Ha llegado nuestra capacidad de organización política a su límite máximo? Para el pueblo británico esta es la pregunta de las preguntas. En todo el abanico de posibles variaciones políticas en el futuro no hay una cuestión de tan largo alcance, no sólo para nuestro propio pueblo sino para el mundo en general, como la cuestión de si el Imperio Británico seguirá siendo una unidad política… o si, cediendo a las fuerzas desintegradoras, permitirá que la corriente de la vida nacional se divida en muchos canales separados”. (9)

Uno de los contemporáneos de Parkin en Oxford fue Alfred Milner, un personaje que desempeña un papel vicioso en nuestro drama como catalizador de la formación del Movimiento de la Mesa Redonda. Milner atribuyó a Parkin la dirección de su vida a partir de ese momento (10). Fue durante 1876 cuando otro contemporáneo de Milner y Parkin, llamado Cecil Rhodes, dejó Oxford para hacer fortuna en una plantación de algodón en Sudáfrica. Los tres personajes estaban también muy influenciados por John Ruskin, el líder de la rama “artística” de la inteligencia británica dirigida por la “Sociedad Prerrafaelita”.

Las ganancias de la fortuna algodonera de Rhodes se multiplicaron muchas veces por las incursiones en la industria de los diamantes de Sudáfrica, lo que le permitió ascender a alturas gigantescas de poder político y riqueza, alcanzando su punto máximo con su nombramiento como Primer Ministro de Ciudad del Cabo y Fundador de Rodesia. Los actuales cárteles mineros centrados en Londres, Rio Tinto, De Beers y Lonrho, que ahora saquean África, así como el legado del Apartheid, que ha manchado gran parte de la historia de Sudáfrica, son dos aspectos de la cicatrizante herencia que Rhodes ha transmitido a los tiempos actuales.

Entre 1876 y su nombramiento como Alto Comisionado en Sudáfrica en 1897, la trayectoria de Milner se desvió ligeramente de la de Rhodes. Milner fue contratado por el editor de la Pall Mall Gazette William T. Stead y se convirtió en editor asociado poco después. La función de la Gaceta se recogía en el Pall Mall Gospel, una breve declaración de intenciones que Stead exigía a todos sus empleados: “La Federación del Imperio Británico es la condición de su supervivencia… como Imperio debemos federarnos o perecer”. El evangelio también hacía propaganda a favor del “destino inevitable” de que Estados Unidos y Gran Bretaña “se unieran” (11). El papel que desempeñó el Pall Mall en la coordinación de una visión cohesiva del imperio fue el modelo que siguieron más tarde Milner y sus secuaces al dirigir las publicaciones periódicas de la Mesa Redonda. Stead fue reclutado oficialmente para el gran diseño en 1889, instigado por Rhodes y su patrocinador Lord Rothschild. Fue cuando Stead había sido recientemente liberado para ir a la cárcel debido a la promoción de su Gaceta del “vicio organizado”, sólo para encontrar su periódico en serios problemas financieros, cuando fue llamado por primera vez por Cecil Rhodes, un antiguo seguidor de su revista en Sudáfrica. Tras su primer encuentro, Stead escribió extasiado a su esposa:

“¡El Sr. Rhodes es mi hombre! Acabo de hablar tres horas con él. Tiene una idea mucho más magnífica en relación con el periódico que la que yo he tenido. No puedo decirte su plan porque es demasiado secreto. Pero implica millones. No tenía ni idea de que costaría 250.000 libras empezar un periódico. Pero me ofreció como regalo 20.000 libras para comprar una acción de la P.M. Gazette como comienzo… Sus ideas son la federación, la expansión y la consolidación del Imperio…. Se dirigió a mí. Me dijo algunas cosas que no ha dicho a ningún otro hombre -salvo Lord Rothschild- y me presionó para tomar las 20.000 libras, para no tener ningún retorno, para no dar ningún recibo, para simplemente tomarlo y usarlo para darme una mano más libre en el P.M.G. Parece todo como un sueño de hadas….” (12)

Quigley demuestra que tanto Milner como Stead se habían convertido en miembros activos de la agenda establecida por Cecil Rhodes. Pero, ¿cuál era esta agenda? En una serie de siete testamentos escritos entre 1879 y 1901″, Rhodes, el racista sin disculpas, expuso sus diseños para la reconquista del mundo y el adoctrinamiento de las jóvenes élites en su diseño:

“Formemos el mismo tipo de sociedad, una Iglesia para la extensión del Imperio Británico. Una sociedad que debería tener a sus miembros en cada parte del Imperio Británico trabajando con un objeto y una idea, deberíamos tener a sus miembros colocados en nuestras universidades y nuestras escuelas y deberíamos ver a la juventud inglesa pasar por sus manos, sólo uno quizás de cada mil tendría la mente y los sentimientos para tal objeto, debería ser probado en todos los sentidos, debería ser probado si es endurero, poseedor de elocuencia, despreocupado de los detalles insignificantes de la vida, y si se encuentra que es así, entonces elegido y obligado por juramento a servir por el resto de su vida en su País. Entonces debería ser apoyado, si no tiene medios, por la Sociedad y enviado a la parte del Imperio donde se considere que es necesario”.

7-a-Rhodes toon 1En otro testamento, Rhodes describió con más detalle su intención: Para y por el establecimiento, la promoción y el desarrollo de una Sociedad Secreta, cuyo verdadero fin y objeto será la extensión del dominio británico por todo el mundo. La colonización por parte de los súbditos británicos de todas las tierras en las que los medios de subsistencia sean alcanzables por medio de la energía, el trabajo y la empresa y, especialmente, la ocupación por parte de los colonos británicos de todo el continente africano, Tierra Santa, el valle del Éufrates, las islas de Chipre y Candia, toda Sudamérica, las islas del Pacífico que hasta ahora no han sido poseídas por Gran Bretaña, todo el archipiélago malayo, estas tierras de China y Japón, [y] la recuperación definitiva de los Estados Unidos de América como parte integrante del Imperio Británico”. (13)

Bajo este designio específico de crear un sistema de adoctrinamiento de jóvenes discípulos con talento, el sueño de Rhodes de robarse el mundo y reconquistar América, se estableció el Rhodes Trust a su muerte en 1902. Algunos historiadores han sostenido que, dado que Rhodes no menciona literalmente su llamamiento a una sociedad secreta en sus dos últimos testamentos, debe haber “madurado” y dejado atrás esas nociones. Sin embargo, el profesor Quigley señala que la creencia impulsada por tales historiadores “autorizados” es una farsa, como demuestra la reveladora observación de George Parkin extraída de su libro The Rhodes Scholarship, publicado en 1912: “Es esencial recordar que este testamento final es coherente con los que lo habían precedido, que no fue una expiación tardía de los errores, como algunos han supuesto, sino que fue la realización de los sueños de toda una vida perseguidos persistentemente”. (14)7-a-Kindergarden

A la muerte de Rhodes, George Parkin se convirtió en el primer responsable del Rhodes Scholarship Trust en 1902, dejando su puesto de director del Upper Canada College (1895-1902) para cumplir con su deber. Fue en este puesto donde Parkin reclutó a su colega Edward Peacock, profesor del Upper Canada College, que se unió a él como fideicomisario de Rhodes y promotor de lo que se convirtió en las ramas canadienses del movimiento de la Mesa Redonda. Mientras se organizaba para la destitución del Primer Ministro Wilfrid Laurier y la derrota del Tratado de Reciprocidad de 1911, este grupo reclutó por el camino a jóvenes discípulos de talento de sus conexiones universitarias. El modelo de la Mesa Redonda consistía en un órgano central de coordinación en Londres, con sucursales estratégicamente situadas en toda la Commonwealth, con el fin de proporcionar una visión y una voz a la joven y talentosa “clase directiva superior” del reformado Imperio Británico. A Parkin y Peacock se les unieron Lord Alfred Milner, Sir Arthur Glazebrook, W.T. Stead, Arthur Balfour y Lord Nathan Rothschild como cofiduciarios.

Trabajando en conjunto con los eugenistas de la Sociedad Fabiana de Sidney y Beatrice Webb, Balfour había fundado la primera Conferencia Internacional de Eugenesia en 1912 junto a entusiastas reclutas como el joven miembro de la Mesa Redonda Winston Churchill. El primo de Charles Darwin y fundador de la eugenesia, Sir Francis Galton, murió pocas semanas antes de poder pronunciar el discurso de apertura de la conferencia. La Sociedad Fabiana y su organización hermana “The Co-efficients Club” contaban con otros eugenistas destacados como Bertrand Russell, Halford Mackinder, H.G. Wells y George Bernard Shaw, y más tarde Harold Laski y John Maynard Keynes [véase el artículo adjunto sobre la tendencia eugenésica de la Sociedad Fabiana]. Las listas de miembros de ambas organizaciones se solapaban con frecuencia (15)

Gran parte del trabajo sucio llevado a cabo por el movimiento original de la Mesa Redonda fue dirigido principalmente por el grupo de jóvenes de Oxford que se iniciaron en la gestión de los asuntos imperiales a las órdenes de Milner durante la supresión de la sublevación del Transvaal (Sudáfrica) en la Guerra de los Boers, entre 1899 y 1902. De este Kindergarden, Philip Kerr y Lionel Curtis se encargaron de coordinar las ramas canadienses desde Londres (con Parkin y Peacock dirigiendo desde Canadá). Aunque Oxford había sido durante mucho tiempo el centro de adoctrinamiento de las jóvenes élites durante siglos, ahora, con el programa de becas Rhodes, se había iniciado un nuevo nivel de normalización. El nuevo programa ofrecía becas a jóvenes talentos principalmente en toda la familia anglosajona de naciones que Rhodes anhelaba ver reabsorbida bajo un paraguas ario. La Sociedad Fabiana había fundado la London School of Economics (LSE) con fines similares. Tanto la LSE como Oxford han trabajado mano a mano en la elaboración de agentes del cambio imperial durante todo el siglo XX (16).

Cada estudiante, al ser seleccionado, recibía una beca en la Universidad de Oxford, un generoso estipendio y un tratamiento de alfombra roja en las altas esferas de las redes sociales oligárquicas gobernantes, si el estudiante así lo deseaba. Cada estudiante regresaba a su país de origen inflamado por un ardiente deseo de cumplir los objetivos del Imperio Británico y avanzar en la “gestión científica de la sociedad”. Sus talentos se expresaron en cargos electos, trabajando en la administración pública, los medios de comunicación, el derecho, el sector privado o en el mundo académico. En la mayoría de los casos, estos eruditos actuaron según el método fabiano de la “teoría de la permeación”… impregnando lentamente todos los niveles de las estructuras de control de la sociedad para dar forma a la percepción y desplazar las estructuras invisibles que controlan el comportamiento de las masas, alejándolas de una corriente de progreso y de amor a la verdad y acercándolas a una lucha materialista por la supervivencia. Cada año se concedía una beca a cada una de las provincias canadienses (a excepción de P.E.I) y 32 a Estados Unidos. Hasta la fecha, se han concedido aproximadamente 7.000 becas con una apertura cada vez mayor a los países no arios para servir a la agenda imperial.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

 

El milnerista Vincent Massey y el renacimiento del oligarquismo canadiense

Aunque el experimento canadiense ha estado atrapado durante mucho tiempo por sus tendencias lealistas (antirrepublicanas) alimentadas por sistemas oligárquicos como el Pacto de Familia (17), Canadá nunca ha tenido una clase dirigente autónoma como se ha visto en el caso de Gran Bretaña. Hasta el día de hoy, la oligarquía centrada en Londres y leal a las tradiciones babilónicas, es expresada por la corona imperial como la “fuente de todos los honores” de la que emana toda la autoridad legal y real en toda la Commonwealth. Este ha sido el modelo sobre el que se han formado las diferentes generaciones de la oligarquía canadiense. Del mismo modo, la oligarquía estadounidense ha tendido a seguir un modelo de organización similar, con familias reclutadas por los agentes de la Corona, como los Rockefeller, los Morgan, los Harriman y los Dupont, que se han limitado a moldear sus valores y costumbres de comportamiento en torno al sistema dirigido por la Corona británica, y no representan nada en absoluto intrínsecamente “estadounidense”. Todos los intentos de evaluar la historia desde el sesgo de “una conspiración de banqueros internacionales” o incluso del “imperialismo americano” sin esta comprensión superior del Imperio Británico están por tanto condenados al fracaso.

Una de las figuras centrales de la red Rhodes en la formación del carácter y la estructura de la oligarquía canadiense, así como de la cultura de masas general de Canadá es un hombre llamado Vincent Massey. Massey es el yerno de George Parkin, quien, siguiendo el edicto darwiniano de “criar con lo mejor”, casó a sus cuatro hijas con destacados hombres de la Mesa Redonda y de Oxford. Massey, nacido en la acaudalada dinastía de la familia Hart-Massey, se convirtió en uno de los primeros reclutas de la Mesa Redonda, trabajando junto al cofundador de la Mesa Redonda canadiense Arthur Glazebrook en la creación de una rama en Ontario en 1911. Glazebrook admiraba tanto a Parkin que incluso nombró a su hijo George Parkin de Twenebroker Glazebrook, él mismo un becario de Rhodes de Balliol que llegó a ayudar a dirigir este grupo junto a Massey a finales de la década de 1930 y que dirigiría el servicio secreto canadiense durante la Segunda Guerra Mundial. Arthur Glazebrook escribió una brillante carta de recomendación a Milner cuando Massey se fue a estudiar al Balliol College de Oxford el 11 de agosto de 1911:

“Le he dado una carta de presentación a un joven llamado Vincent Massey. Tiene unos 23 o 24 años de edad, muy buena posición económica, y está lleno de entusiasmo por la más inestimable ayuda en la Mesa Redonda y en relación con los grupos juveniles… Va a ir a Balliol, para hacer un curso de dos años de historia, después de haber cursado su licenciatura en la Universidad de Toronto. Al final de sus dos años espera volver a Canadá y emprender algún tipo de trabajo serio, ya sea como profesor en la universidad o en alguna otra actividad no lucrativa. Me he encariñado mucho con él y espero que le dé una charla de vez en cuando. Creo que es muy importante conseguir estos jóvenes canadienses de primera clase, y sé el poder que tiene usted sobre los jóvenes. Me gustaría sentir que él podría convertirse definitivamente por conocimiento en un Milnerita” (18)

A su regreso a Canadá, Massey ascendió rápidamente en las filas de la Mesa Redonda, convirtiéndose en Consejero Privado de la Corona en 1925, y luego encabezando una delegación en 1926 en la Conferencia Imperial, momento en el que su compañero de la Mesa Redonda, Lord Balfour, aprobó la Declaración Balfour como medio para apaciguar el sentimiento nacionalista ardiente en muchas colonias que luchaban por la independencia de la madre patria. Massey se convirtió entonces en el primer ministro (también conocido como embajador) de Canadá en Estados Unidos (1926-1930), donde coordinó la política con las instituciones de control en torno al Consejo de Relaciones Exteriores. Durante su estancia en Washington, el biógrafo oficial de Massey (y presidente de la Universidad de Toronto de 1958 a 1971), Claude Bissel, señala que era un invitado frecuente en “La Casa de la Verdad”, un bastión de las ideas de la Mesa Redonda en Estados Unidos que albergaba a luminarias como Walter Lipmann, Felix Frankfurter, Loring Christie, Eustace Percy, y que contaba con invitados frecuentes como el juez del Tribunal Supremo Oliver Wendell Holmes, y McGeorge Bundy. La mayoría de estos personajes eran eugenistas empedernidos afiliados al Consejo de Relaciones Exteriores (la rama estadounidense del Real Instituto de Asuntos Internacionales) que promovían el programa de un “imperio angloamericano” dirigido por los británicos. Los hombres de Oxford, Loring Christie y Hume Wrong, fueron contratados por Massey durante este periodo y desempeñaron un papel importante en la toma de posesión de la política exterior canadiense en la posguerra. El padre de Hume, George Wrong, fue también un influyente miembro ejecutivo de la Mesa Redonda Canadiense y aliado de Massey.7-a-Casa de la Verdad

El despliegue de Massey en Washington fue seguido por un período como presidente de la Federación Liberal de Canadá (1932-1935) y luego como Alto Comisionado de Canadá en Londres (1935-1946). Poco después de esta experiencia, Massey fue designado para desencadenar la segunda de una serie de Comisiones Reales (1949-1951) dedicadas a destruir cualquier sentimiento persistente del Sistema Americano en los corazones, las mentes, las estructuras político-artísticas-científicas o el comportamiento económico de Canadá, y reconstruir la identidad canadiense basándose en su propia imagen retorcida. Esta operación tuvo el doble efecto de descargar la responsabilidad financiera de las fundaciones Rockefeller y Carnegie en la elaboración de la identidad canadiense (19). Como muestra del trabajo bien hecho, Massey se convirtió en el primer Gobernador General nacido en Canadá (1952-1959). Durante su carrera, Massey fue gobernador del Upper Canada College y de la Universidad de Toronto, así como fundador de una universidad inspirada en All Souls, Oxford, llamada Massey College (f.1962). Al igual que All Souls, el Massey College sirve de nodo central de coordinación de diversas operaciones realizadas a través de las principales universidades de Canadá.

A través de sus diversos cargos políticos, Massey movió todos los hilos posibles para reclutar al mayor número de agentes del Movimiento de la Mesa Redonda y de las redes del Rhodes Trust en puestos destacados de la administración pública canadiense, del control cultural y del mundo académico. Durante este mismo periodo en Estados Unidos, los becarios de Rhodes habían pululado por varios puestos influyentes de autoridad, con especial atención al Departamento de Estado, para prepararse a requisar el programa del New Deal de Roosevelt y convertirlo en una pesadilla keynesiana en la primera oportunidad disponible. Estas operaciones dieron lugar a un tercer intento del Imperio Británico de lograr un programa que había fracasado en gran medida en sus dos primeros intentos entre 1902 y 1933 (20). Conviene repasar brevemente los dos primeros antes de continuar con nuestro informe.

 

 

El primer intento fracasa: La Unión Imperial 1911-1923

La primera encarnación de la agenda del Gobierno Mundial para sustituir el principio de soberanía como base de los asuntos mundiales había sido la tesis de la Unión Imperial en torno a la cual se había creado la Mesa Redonda. Esto implicaba la creación de una Federación de naciones unidas bajo un imperio, en la que los representantes de varias colonias podrían tener representantes dentro de un Parlamento Imperial, muy parecido a la estructura de la Unión Europea que encadena a las naciones bajo la Troika hoy en día. La misión obvia bajo esta estructura era la participación de los Estados Unidos gobernados por los “realistas económicos” de los que Roosevelt dijo que deberían haber abandonado la nación en 1776. Bajo las estructuras parlamentarias, existe poco más que una ilusión de democracia mientras que su naturaleza burocrática permite un control óptimo por parte de una oligarquía gobernante.

Al final de la Primera Guerra Mundial, las fuerzas dentro de la Mesa Redonda temían el fracaso de este programa, y habían resuelto dedicarse en su lugar a la doctrina de la Sociedad de Naciones, mediante la cual se podía lograr esencialmente el mismo resultado, pero con medios diferentes. Bajo este cambio de marcha, se dispuso que la Mesa Redonda fuera eliminada gradualmente en lugar de algo nuevo. Dos veteranos controladores del Jardín de Infancia de Milner que se escribieron en 1931 pusieron este problema sobre la mesa e incluso propusieron una solución:

“Como hermandad hemos perdido el interés por el Imperio y ya no somos competentes para ocuparnos de él. Creo, por lo tanto, que si la Mesa Redonda ha de continuar, debería cambiar definitivamente su carácter, eliminar su subtítulo y convertirse, lo que es mucho más adecuado en la actualidad, en una publicación relacionada con el Real Instituto de Asuntos Internacionales… todo el corazón y el alma del movimiento de la Mesa Redonda se está agotando y realmente no sé si representamos algo en particular hoy en día”. (21)

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Fue con este fracaso de su proyecto original en mente que el Movimiento de la Mesa Redonda comenzó una conversión en su nuevo disfraz con la creación del Instituto Real de Asuntos Internacionales (RIIA) en 1919, seguido inmediatamente después con ramas en los Estados Unidos bajo el título del Consejo de Relaciones Exteriores y el Instituto Internacional del Pacífico. Carrol Quigley demuestra que el CFR y el IPI contaban con miembros cruzados del RIIA, el CIIA, mientras que la financiación se realizaba a través de la Fundación Rockefeller, la Fundación Carnegie y el RIIA. Aunque tenían nombres nominalmente estadounidenses, estas organizaciones y sus miembros eran totalmente británicos.

 

 

El fracaso del segundo intento: La Mesa Redonda Transformada 1923-1930

Tanto la RIIA, como el CFR y el IPI fueron financiados a través de grandes subvenciones de las fundaciones Rockefeller y Carnegie, que a su vez fueron creadas simplemente como instrumentos financieros para promover la agenda imperial británica al mismo tiempo que el Movimiento de la Mesa Redonda se dio a conocer en 1910. Estas fueron dos de las principales fundaciones que se utilizaron para financiar las leyes de eugenesia y las premisas “científicas” basadas en la estadística que justificaban su aplicación política. Quigley documenta en sus obras el amplio apoyo financiero que estas organizaciones “filantrópicas” otorgaron a sus controladores londinenses.

Debido a la recuperación del poder del Partido Liberal, ahora bajo el liderazgo de Mackenzie King, la infiltración canadiense no se produjo al ritmo que algunos operativos de la RIIA hubieran deseado. De hecho, debido a la influencia de los liberales clave de Laurier, como Oscar Skelton y el ministro de Justicia de King, Ernest Lapointe, en la famosa Conferencia Imperial de 1923, el último intento de imponer las tesis de la Mesa Redonda para la Unión Imperial fue derrotado en esa forma. En 1925, el interventor de la Mesa Redonda, Philip Kerr (alias: Lord Lothian), escribió sobre la situación antibritánica en Canadá guiada por Lapointe y Skelton en los siguientes términos

“Me temo que las cosas en Canadá no son actualmente tan satisfactorias como en los Estados Unidos… ¡Incluso he encontrado en algunos lugares un cierto sentimiento de que era un error que los becarios retornados se declarasen becarios de Rodas y que lo mejor sería que se fusionasen con la población y olvidasen su infeliz pasado!” (22)

En 1925, O.D. Skelton, amigo y biógrafo de Laurier, así como viejo amigo y colaborador de confianza del Primer Ministro William Lyon Mackenzie King, fue nombrado Subsecretario de Asuntos Exteriores. Fue también en esta época cuando se inició obstinadamente la resistencia a la penetración de los becarios de Rhodes en los puestos directivos de la política nacional.7-a-Los liberales de Laurier

La cooperación canadiense con la política exterior británica se deshizo en gran medida a partir del rechazo canadiense a las exigencias británicas de que Canadá comprometiera sus fuerzas en la casi guerra de Gran Bretaña con Turquía durante la crisis de Chanak de 1922. En las subsiguientes Conferencias Imperiales a lo largo de la década de 1920, los liberales de Laurier liderados por Skelton y Lapointe pasaron a flanquear y rechazar varios intentos de política exterior vinculante entre la Federación Imperial o la Sociedad de Naciones. La colaboración con los líderes del Estado Irlandés Libre en contra de la política imperial fue clave en el éxito de los patriotas canadienses a la hora de defenderse de la Mesa Redonda.

 

 

El fracaso de la personalidad de Mackenzie King

Los biógrafos de Massey se han referido comúnmente a su propia frustración con Skelton, a quien veía como una barrera entre él y el Primer Ministro, un hombre al que, en general, podía manipular mientras no hubiera nadie con visión geoestratégica cerca de él (23). La creciente falta de cooperación de King con la política exterior británica dio lugar a la siguiente cita de William Grant, cuñado de Massey y miembro de la Mesa Redonda, en 1925

“Es muy difícil causar una impresión permanente en él [King] por dos razones. 1) Es un hombre tan egoísta como jamás he conocido, con un egoísmo disfrazado por una gruesa capa de sentimentalismo. Por lo tanto, sacrificará a cualquier persona o cosa por su ambición, y luego sollozará por ello. 2) Tiene una mente tan carente de filo como una medusa. Afortunadamente para ti, tiene un fondo real de elocuencia digna, aunque bastante ventosa, y hará poco daño si se le dan muchos discursos para hacer” (24)

La cita de Grant es instructiva, ya que proporciona al lector una visión del singular defecto de carácter de King que lo mancharía toda su vida. Es decir, el lamentable hecho de su “ajenidad”, de tal manera que su tendencia a frustrar las influencias malignas que deseaban utilizarlo para sus propios fines nefastos se compensaba con frecuencia con la frustración de las influencias buenas que intentaban influir en él en sentido contrario. Para bien o para mal, King nunca fue su propio hombre, sino que, al final, fue un místico dominado por su madre que nunca pudo cortar sus afiliaciones ideológicas con la Monarquía. Puede que fuera un hombre con profundas convicciones personales en una causa superior… pero como el pobre príncipe veneciano en “El vidente fantasma” de Schiller, sus convicciones nunca fueron propias. Tras la muerte de Skelton en 1940, la inseguridad neurótica de King se expresaría en su alivio al verse liberado de la influencia dominante de Skelton: “A menudo me he visto desviado de mi propio juicio y sabiduría en estos asuntos por la presión de Skelton y el personal, por lo que decidí que en adelante no cedería a nada por el estilo” (25). En otra entrada del diario, un año más tarde, King escribió: “Uno de los efectos del fallecimiento de Skelton será hacer que exprese mis propios puntos de vista con mucha más fuerza”. (26)

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Las inclinaciones pro-monárquicas de King escindieron permanentemente su modus operandi de aquellas influencias que, por lo demás, respetaba, lo que se evidencia en las siguientes anotaciones del diario sobre Skelton y King durante dos Conferencias Imperiales: “Yo defiendo la independencia definitiva, a la que él [King] se opone”, mientras que después de otra conferencia, King escribió más tarde: “[Skelton] está en el fondo en contra del Imperio Británico, cosa que yo no. Creo en un todo más amplio, con una completa independencia de las partes unidas por la cooperación en todos los fines comunes”. (27)

 

 

Chatham House llega a Canadá

La rama canadiense de la RIIA (también conocida como “Chatham House”) se creó en 1928 (al mismo tiempo que su homóloga australiana), en gran medida como respuesta a las tendencias anti-Round Table de los liberales de Laurier sobre King. El primer presidente de la CIIA fue nada menos que el ex primer ministro canadiense y masón Orangeman Sir Robert Borden. Su segundo presidente fue Newton Rowell, que más tarde se convirtió en presidente del Colegio de Abogados de Canadá, y presidió la fallida Comisión Real Rowell-Sirois de 1935-1937 (28). Sir Joseph Flavelle y Vincent Massey fueron vicepresidentes y George Parkin de T. Glazebrook fue secretario honorario. Otros miembros fundadores fueron el financiero y posteriormente funcionario del gabinete del Partido Conservador 7-a-CIIA J.M. Macdonnell, el fideicomisario de la Fundación Carnegie N.A.M. Mackenzie, el presidente de la UCC William Grant, el becario de Rhodes George Raleigh Parkin, el financiero Edgar Tarr, el periodista J.W. Dafoe y Henry Angus. Raleigh Parkin, Grant y Macdonnell también tuvieron la distinción de ser cuñados de Vincent Massey, y yernos de George Parkin. En 1933, gracias a una donación de la Fundación Massey (que sirvió como un mini clon de la Fundación Rockefeller), el CIIA contrató a su primer secretario permanente, llamado Escott Reid. Reid era un becario de Rhodes que se regía fanáticamente por un compromiso con el gobierno mundial a través de la Sociedad de Naciones, expresado en sus siguientes comentarios:

“Sería más fácil y más respetuoso de sí mismo para Canadá ceder a un organismo internacional en el que estuviera representado, la decisión sobre qué debe ir a la guerra que transferir el derecho a tomar esa decisión del gobierno de Ottawa al gobierno de Washington…”. Parece, pues, probable que una cooperación militar efectiva entre Canadá y Estados Unidos sólo sea posible en el marco de un orden mundial efectivo del que tanto Canadá como Estados Unidos sean miembros leales.” (29)

Los cinco años siguientes a la creación del CIIA, se fundó una organización afiliada llamada Instituto Canadiense de Asuntos Públicos (CIPA) por redes similares asociadas al CIIA, con el fin de dar forma a la política interna nacional mientras el CIIA se centraba en la política exterior de Canadá. Los oradores originales fueron Norman Mackenzie, del CIIA, y el líder eugenista del recién creado Partido CCF, J.S. Woodsworth. Pasarían otros 20 años antes de que ambas organizaciones comenzaran a organizar conjuntamente conferencias. Hoy en día, el CIPA existe en forma de las Conferencias Couchiching y sus seminarios regulares de lavado de cerebro se han transmitido a través de la Canadian Broadcasting Corporation (CBC) durante más de 70 años.

La CIPA estaba afiliada a la YMCA, que a su vez era un importante activo de adoctrinamiento dirigido por los británicos, ya que se dedicaba a difundir su ideología en conferencias y talleres por todo el mundo. Fue a través de esta red que un joven Maurice Strong fue reclutado y ascendió a las más altas esferas de la gestión de los asuntos de la oligarquía en años posteriores.

 

 

1932-1935: El New Deal estadounidense aplasta a la Sociedad de Naciones

Antes de que FDR llegara al poder en 1932, Estados Unidos estaba de rodillas tras cuatro años de Gran Depresión inducida a su vez por el estallido de una burbuja inmobiliaria construida artificialmente por agentes británicos de Wall Street, como el secretario del Tesoro estadounidense Andrew Mellon. Fue durante esta época de miedo y necesidad cuando la población estadounidense se mostró más crédula, aceptando en gran medida la propaganda de que la inmigración y los malos genes eran la causa de la criminalidad desenfrenada en estos dolorosos años. La gran mayoría de las leyes de esterilización aprobadas y la simpatía fascista cultivada se produjeron durante esta época de miedo.

Mientras Franklin Roosevelt aglutinaba a la población tras el grito de guerra “no hay nada que temer, sino el propio miedo, y echaba a los prestamistas del templo mediante la implantación de la Glass-Steagall y la activación del crédito público emitido a través de la Corporación Financiera de Reconstrucción. Las RIIA que dirigen sus redes en Canadá y sobre todo en Estados Unidos tuvieron que reajustar sus programas. La renovada fe en los poderes del gobierno soberano para llevar a cabo un cambio progresivo mediante la activación de los principios del Sistema Americano estaba evaporando la creencia de que el gobierno mundial era la única opción para asegurar la paz. Sin embargo, el cambio para un imperio no siempre es fácil, y después de décadas de invertir energía en su reconquista de Estados Unidos, los británicos hicieron un violento intento de aplastar a FDR.

Una sorprendente revelación recorrió la prensa en 1933 con el desvelamiento público por parte del general Smedley Butler del intento, respaldado por Wall Street, de dar un golpe de Estado contra Roosevelt utilizando 500.000 legionarios (30). La revelación del plan del general Butler para instalarse como dictador títere fue relatada en el famoso libro de Butler “War is a Racket” (31). Este intento de golpe de estado ocurrió pocos meses después del frustrado complot masónico para asesinar a FDR, que resultó en el asesinato del alcalde Cermak de Chicago.

Como informó Pierre Beaudry en su estudio sobre la Sinarquía: “No fue una mera coincidencia que, al mismo tiempo que los británicos promovían a los nazis en Europa, en 1934, los intereses financieros sinarquistas de Lazard Freres y J.P. Morgan en Estados Unidos estuvieran organizando un golpe dictatorial fascista similar contra Franklin D. Roosevelt, utilizando las mismas agrupaciones de Veteranos de Guerras Extranjeras descontentos con operativos de la Croix de Feu francesa desplegados en Estados Unidos. Al final no lograron capturar el liderazgo del general Smedley Butler, que puso fin al complot estadounidense denunciando públicamente la conspiración como el golpe fascista que era”. (32)

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Tras haber fracasado estrepitosamente en la aplicación del fascismo agresivo en Estados Unidos, como se estaba haciendo en Europa como “solución” a los males económicos de la depresión orquestada por los agentes del Imperio Británico en Wall Street, las redes de Rhodes decidieron que la única posibilidad de derrotar a FDR era mediante el viejo método fabiano de infiltración y cooptación. Se hizo todo lo posible para infiltrarse en las instituciones del New Deal a toda costa, de modo que su cooptación total pudiera producirse relativamente sin problemas a la primera oportunidad de la caída de Roosevelt del poder. Para ello, se utilizaron las teorías del eugenista John Maynard Keynes, líder de la Sociedad Fabiana, para imitar primero la forma exterior del programa de Roosevelt sin nada de su sustancia.

 

 

1932: La colmena de Rhodes Trust en Canadá cambia de marcha

Justo cuando Roosevelt llegaba al poder en Estados Unidos en 1932, las redes del Rhodes Trust de Canadá centradas en Escott Reid, Frank Underhill, Eugene Forsey, F.R. Scott y David Lewis fundaron un autodenominado “think tank de modelo fabiano” personalizado para Canadá conocido como la Liga para la Reconstrucción Social (LSR). Reid, Forsey, Scott y Lewis eran todos becarios de Rhodes, mientras que Underhill era un fabiano formado en Oxford que había sido tutelado por Harold Laski y G.B. Shaw en el Balliol College. La intención declarada del grupo era instituir un sistema de “gestión científica de la sociedad” bajo los preceptos fabianos y se expresó en la selección por parte del grupo de J.S. Woodsworth, otro fabiano formado en Oxford, para dirigir la nueva Federación Cooperativa de la Commonwealth (CCF) como una consecuencia de la LSR. La CCF pidió la destrucción total del capitalismo en su Manifiesto de Regina de 1933. Woodsworth, un eugenista declarado, apoyó enérgicamente la aprobación de las leyes de esterilización de Alberta de 1927 para eliminar a los no aptos (32). Siguiendo el evangelio de sus mentores fabianos H.G. Wells y G.B. Shaw, Woodsworth incluso abogó por la abolición de la propiedad personal. En el fondo, el CCF no era el típico “socialismo”, sino simplemente el fascismo con un rostro socialista “científico”.

Sabiendo que una multitud temerosa tiende a caer en los extremos, la creación por parte de la CIIA de una nueva izquierda y derecha polarizadas no produjo el resultado que debería haber producido. Según la lógica del imperio, el abismal fracaso del partido conservador de “derecha” del primer ministro R.B. Bennett (1930-1935), debería haber creado las condiciones para un giro radical a la izquierda en el momento en que se había formado el CCF. El desempleo superaba el 25%, las políticas de restricción monetaria estaban ahogando la poca producción que aún existía y la postura típicamente tory antiamericana de Bennett estaba bloqueando cualquier posibilidad de aumentar el comercio con Estados Unidos.

Pero algo no estaba funcionando para la agenda del Imperio. Aunque las semillas políticas de un gobierno mundial “socialista científico” se estaban plantando a ritmo en Canadá, el miedo y la desesperación culturales necesarios para que tales programas arraigaran de buen grado por elección de las masas ya no existían. De hecho, la población canadiense estaba tan inspirada por las charlas semanales de Roosevelt transmitidas al otro lado de la frontera, salpicadas de informes periodísticos sobre los inspiradores proyectos del Nuevo Trato, que la esperanza de un gobierno mundial socialista estaba en marcha en Canadá.

proyectos del New Deal, que la esperanza de un futuro mejor y una solución nacional al caos de la Gran Depresión estaba tan cerca 7-a-RB Bennettenough que no podía producirse una gran polarización. Así, se evitó la aceptación ciega de una dictadura científica de Woodsworth-CCF dirigida por agentes de la pesadilla de Rhodes.

El poder de FDR en las mentes de la población canadiense obligó incluso al gobierno radical antiamericano de los conservadores azules de R.B. Bennett a adaptarse finalmente al lenguaje del New Deal intentando copiar el programa estadounidense en un último esfuerzo por salvar las elecciones de 1935. Este programa délfico fue conocido como la plataforma “New Deal para Canadá” de Bennett. La plataforma fue un fracaso, ya que el programa presentado por Bennett tenía dos graves errores:

1) Promover una amplia gama de propuestas de bienestar social (es decir, salario mínimo, seguro de salud, seguro de desempleo, plan de pensiones ampliado, horas mínimas para la semana laboral), pero carecer de cualquier medida de construcción nacional a gran escala que definiera el éxito estadounidense y diera sentido a las medidas de bienestar, la imitación de Bennett simplemente copió la forma sin nada del fondo del verdadero New Deal. La aproximación más cercana a los programas de infraestructuras incluía “campos de trabajo” impulsados por la mano de obra esclava que pagaba 25 centavos al día y que utilizaba y abusaba de jóvenes desesperados para que se pudieran construir carreteras y parches de forma fragmentaria y sin ninguna misión nacional (33).

2) El sistema de crédito nacional empleado por Roosevelt a través de su comprensión de los pensadores del sistema americano como Alexander Hamilton y Abraham Lincoln estaba totalmente ausente de la mente de Bennett y sus funcionarios. Mientras que la creación del Banco de Canadá, modelado en el sistema privatizado del Banco Central de Inglaterra, se estableció en 1935 después de una extensa Comisión Real dirigida por Lord Macmillan (iniciada en 1933), su mandato constitucional y estructural fue diseñado simplemente para centralizar el control para la gestión de la riqueza ya existente bajo el control de los principios monetaristas/contables… no la creación de nueva riqueza. Esta institución fue diseñada como intrínsecamente monetarista/keynesiana, NO rooseveltiana. Sin un sistema de crédito adecuado al estilo americano, que vinculara el crédito al aumento de la capacidad productiva del trabajo, cualquier gran inversión, incluso las superficiales propuestas por el New Deal de Bennett, estaba condenada al fracaso. Tras la diezma del Partido Conservador en 1935 a manos de los liberales, Bennett no tardó en retirarse definitivamente a Gran Bretaña, aceptando un título nobiliario como vizconde.

Con el resurgimiento del sistema estadounidense bajo Roosevelt, podemos ver por qué la cultura canadiense no fue inducida a caer en la tela de araña establecida por Londres. Sin embargo, todavía tenemos que explicar cómo se impidió que las redes de la CIIA/Rhodes Trust asumieran plenamente el control de la política exterior de Canadá durante el resto de la década de 1930.

 

 

Los liberales de Laurier vuelven a ascender 1935-1940

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

En octubre de 1935, los liberales, todavía bajo el liderazgo de Mackenzie King, volvieron al poder en la política canadiense intentando ganar un punto de apoyo entre los dos extremos controlados por los británicos, el CCF de izquierdas y los conservadores de derechas. En ese momento, Vincent Massey dejó su cargo de tres años como presidente del Partido Liberal para ocupar su nuevo puesto de Alto Comisionado en Gran Bretaña, incorporando a su personal a protegidos de Oxford como Lester B. Pearson como secretario personal, así como a los becarios de Rhodes George Ignatieff y Escott Reid. Aunque la mayoría de los historiadores modernos (a menudo afiliados al CIIA, como John English y Jack Granatstein (34) ) han sostenido que la afluencia de hombres de Oxford al Departamento de Asuntos Exteriores (DEA) fue catalizada por O.D. Skelton, las pruebas demuestran que nada menos que el propio Vincent Massey y las redes del CIIA fueron los verdaderos líderes de este proceso en contra de la mejor intención de O.D. Skelton. La tesis popular cocinada por Granastein y los suyos, no ha sido más que una mitología mantenida para ocultar a las generaciones actuales la verdadera herencia de construcción nacional de Canadá, como demostrarán las siguientes pruebas.

Mientras que el CIIA había creado un gran conjunto de intelectuales de alto nivel que se habían instalado con éxito en los nodos de control de todas las principales universidades de Canadá, a diferencia de sus homólogos en Estados Unidos o Gran Bretaña, el CIIA no había tenido éxito en impregnar el Departamento de Asuntos Exteriores (DEA). Esto se debió en gran medida al regreso de Oscar Skelton como subsecretario del DEA, que trabajaba junto al ministro de Asuntos Exteriores Mackenzie King. King fue el único Primer Ministro que ocupó ambos puestos simultáneamente en la historia de Canadá. El historiador Adam Chapnick describe las sospechas de King y Skelton ante la infiltración de la CIIA en los siguientes términos

“Compartía las sospechas de su primer ministro sobre el liderazgo político de Gran Bretaña y nunca había olvidado que seguir ciegamente a los británicos en la batalla de 1914 había estado a punto de destruir su país… Skelton se convirtió en el líder de “la intelligentsia aislacionista” en el Bloque Este”(35). Esta desconfianza quedó demostrada en las palabras del Primer Ministro, que se dirigió a la población canadiense tras la Conferencia Imperial de 1937 diciendo “Aquellos que esperaban que la conferencia concibiera y formulara una política imperial conjunta en materia de asuntos exteriores, defensa o comercio, no encontrarán nada que satisfaga sus expectativas” (36).

A medida que el caos empezaba a extenderse y se oían los ecos de la guerra, empezaron a aparecer grietas en la política de Skelton de evitar que el nido de la CIIA se hiciera cargo de la política exterior canadiense. En una entrada del diario del 20 de mayo de 1938, Skelton escribió las siguientes palabras ominosas:

“Los británicos están haciendo todo lo posible para que los checos se sacrifiquen en el altar de la paz europea… aparentemente los franceses están ablandando su resistencia. El Primer Ministro dijo en el consejo que parecía haber un reconocimiento casi unánime de (la) imposibilidad de que nos mantengamos fuera si Gran Bretaña entra: mi esfuerzo de 14 años aquí es un desperdicio” (37).

Chapnick describe la ironía del éxito de la RIIA a la hora de coordinar la planificación de la posguerra a través del Ministerio de Asuntos Exteriores británico ya en 1939, y sin embargo fue incapaz de avanzar en una planificación similar en su rama canadiense:

“Mientras Mackenzie King preparaba a su país para la posibilidad de una guerra, el grupo preparatorio del orden mundial de la RIIA celebró su primera reunión en Chatham House el 17 de julio de 1939. El debate hizo hincapié en la importancia de mantener el estado de derecho en las relaciones internacionales. A diferencia de la CIIA, que luchó por ser escuchada en Ottawa durante gran parte de 1941, la RIIA ya había establecido estrechos vínculos con el gobierno en Londres. Su impacto fue evidente en octubre de 1939, cuando Lord Lothian [alias: Philip Kerr], el embajador británico en Washington, aludió públicamente a una futura federación mundial. Sus comentarios preveían un orden internacional en el que las organizaciones regionales vigilarían el mundo bajo el paraguas de un organismo ejecutivo unificador”. (38)

El historiador Denis Stairs relata la frustración de Philip Kerr por la influencia de Skelton sobre Mackenzie King cuando escribió que “Kerr observó una vez de forma muy directa a Vincent Massey que “sería mejor que Skelton no considerara la cooperación con nadie como una confesión de inferioridad”. Massey informó más tarde en sus memorias que estaba de acuerdo con la evaluación”. (39) Massey, enemigo de Skelton desde la Conferencia Imperial de 1923, se refería a Skelton en sus diarios como “Herr Doktor Skelton”.

Tras la misteriosa muerte de O.D. Skelton y Ernest Lapointe en 1941 (40), las puertas que contenían las hordas de la CIIA comenzaron a levantarse cuando el joven recluta de Massey, Norman Robertson (un becario de Rhodes), fue rápidamente instalado como sustituto de Skelton como Subsecretario de Asuntos Exteriores. Con este verdadero golpe, las cosas cambiaron rápidamente para el papel del CIIA en la configuración de la política exterior de Canadá. Chapnick describe la situación en los siguientes términos

“Irónicamente, justo cuando la CIIA abandonó su fe en el gobierno canadiense, Norman Robertson comenzó finalmente a movilizar al Departamento de Asuntos Exteriores. Como las restricciones de la guerra le impedían contratar el personal adicional necesario para llevar a cabo una agenda internacionalista de la forma tradicional, buscó la ayuda temporal de sus antiguos colegas académicos. Graduado por la Universidad de Columbia Británica, Robertson pidió primero al profesor de ciencias políticas y economía Henry Angus que se trasladara a Ottawa y asumiera el cargo de “asistente especial” del departamento. Angus era miembro del CIIA y había estudiado a fondo el acuerdo de Versalles.

Se esperaba que contribuyera de forma constructiva a las discusiones de posguerra. George Glazebrook, conocido de Pearson por el Departamento de Historia de la Universidad de Toronto, pronto se unió a él. Glazebrook había formado parte del comité de investigación del CIIA al que se le había encomendado la tarea de estudiar la configuración del mundo de la posguerra. En total, unos veinte profesores universitarios acabaron trabajando para Asuntos Exteriores durante la guerra, casi todos ellos con vínculos directos o al menos indirectos con el CIIA. La contratación de estos académicos creó una infraestructura de planificación dentro de la administración pública canadiense que era similar a las ya establecidas en Gran Bretaña y Estados Unidos. Dos años después de que se iniciara el proceso angloamericano de planificación del orden de posguerra, Canadá daba por fin su primer pequeño paso adelante”. (41)

Con la toma de posesión del aparato de elaboración de la política exterior de Canadá en el Departamento de Asuntos Exteriores por parte de la CIIA, el nuevo programa canadiense de la “Tercera Vía” fue puesto en marcha por personas como Escott Reid, Lester Pearson y, más tarde, Pierre Elliot Trudeau. Según este programa, el papel de Canadá en el mundo de la posguerra serviría de contrapeso a la dinámica bipolar de la Guerra Fría de Aniquilación Mutua Asegurada. Siempre que fuera posible, Canadá perturbaría a Estados Unidos haciéndose amigo de los países comunistas, mientras que la política exterior británica de Delfos se convirtió en una imitación de Estados Unidos. La Tercera Vía fue descrita más tarde por Pierre Trudeau cuando se le preguntó por su enfoque de política exterior como “la creación de contrapesos”. Todo esto se hizo no en interés de Canadá, una nación cuyo nacimiento había sido trágicamente abortado, sino al servicio del Imperio Británico.

 

Maurice Strong y las raíces maltusianas del Gran Reseteo

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Notas finales

(1) Robert D. Ainsworth, The American System in Canada, The Canadian Patriot, edición especial, 2012, p.32

(2) Isaac Buchanan, Relations of the Industry of Canada with the Mother Country and the United States, 1864, p.22

(3) Robert D. Ainsworth, The End of an Era: Laurier and the Election of 1911, University of Ottawa, 2009

(4) O.D. Skelton, The Life of Sir Wilfrid Laurier, p. 510

(5) Milner a J.S. Sanders, 2 de enero de 1909 citado en “The Round Table Movement and Imperial Union” de John Kendle, University of Toronto Press, 1975, p.55

(6) Carroll Quigley, The Anglo-American Establishment, Nueva York, Books in Focus, 1981 www.archive.org/details/TheAnglo-americanEstablishment

(7) Carroll Quigley, The Anglo American Establishment, p. 5

(8) George Parkin, Imperial Federation: The Problem of National Unity, Macmillan and Co., Londres, 1892, prefacio VIII

(9) Ibid, p.7

(10) Tras tomar posesión de su cargo de gobernador de Sudáfrica, Milner escribió a Parkin: “Mi vida ha estado muy influenciada por sus ideas y en mi nuevo puesto sentiré más que nunca la necesidad de su entusiasmo y su amplia visión esperanzadora del futuro imperial”, Milner a Parkin, 28 de abril, Headlam, The Milner Papers, I, 42,

(11) W.T.Stead por E.T Cook, The Contemporary Review, junio de 1912, reimpreso en Frederick Whyte, The Life of W.T. Stead, Londres, 1925, vol. 2, p.353-356.

(12) Quigley, Anglo American Establishment, p. 32

(13) Rotberg, The Founder, pp. 101, 102. & Niall Ferguson, The House of Rothschild: The World’s Banker, 1848-1998, Penguin Books, 2000

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

(14) Quigley, ibid, p.31

(15) Coeficientes notables que también fueron fabianos: Lord Alfred Milner, Sir Arthur Balfour, Lord Robert Cecil, Lord Bertrand Russell, H.G. Wells (protegido de Thomas Huxley), Leo .S Amery y Sir Edward Grey

(16) Mientras que Oxford y la LSE han tendido a producir los “hacedores”, los hombres de “ideas” de más alto nivel del Imperio han tendido a ser condicionados en Cambridge

(17) La primera encarnación de la “oligarquía local” de Canadá, cuyas corrientes aún se sienten a través de las estructuras oligárquicas de Canadá, se denominó “Pacto de Familia”, formado oficialmente durante la Guerra de 1812 por camarillas de leales que salieron de América, leales preexistentes de la Guerra de 1776 y aristócratas británicos recién desembarcados en Canadá. Su legado supuso la creación de instrumentos para el adoctrinamiento imperial de las jóvenes élites, como el King’s College (f.1827) y el Upper Canada College (f.1829), junto con el Banco del Alto Canadá, todos ellos dirigidos por el líder del Pacto y obispo de la Iglesia de Inglaterra en Canadá, John Strachan. La UCC fue diseñada explícitamente para ser una “escuela de alimentación” del King’s College (que asumiría el control total de la UCC en 1837 y que más tarde pasaría a llamarse “Universidad de Toronto”. El Pacto se vería obligado a reorganizarse tras las rebeliones de 1837 del Alto y Bajo Canadá, dirigidas por William Lyon Mackenzie, y Louis-Joseph Papineau. El nieto de Mackenzie fue el Primer Ministro William Lyon Mackenzie King. La reorganización del Pacto de Familia daría lugar a la fraudulenta Unión del Alto y Bajo Canadá en 1840 y a la promoción de la creencia servil en el “Gobierno Responsable” en lugar de la verdadera independencia. De esta corriente surgiría George Parkin.

(18) Carrol Quigley, Roundtable Group in Canada, Canadian Historical Review sept 1962, p.213

(19) Rockefeller, Carnegie y Canadá: American Philanthropy and the Arts and Letters in Canada, 2005, de Jeffrey Brison, demuestra con detalle el irónico papel que desempeñaron las fundaciones filantrópicas “americanas” en el cultivo de una identidad mayoritariamente antiamericana para los canadienses. La responsabilidad de financiar las artes y las humanidades cayó plenamente bajo la autoridad del Gobierno canadiense en 1957 con la creación del Consejo de Canadá, un centro de control cultural centralizado catalizado por la Comisión Real para el Desarrollo Nacional de las Artes, las Letras y las Ciencias (1949-1951), presidida por Vincent Massey. La primera comisión dirigida por el CIIA fue la Comisión Real Newton-Sirois de 1935-1937, dirigida por el presidente del CIIA, Newton, y fue un completo fracaso.

(20) Es de notar que este marco de tiempo también está marcado por la muerte del último Presidente del Sistema Americano y seguidor de Lincoln, William McKinley, y la llegada al poder del Sistema Americano y seguidor de Lincoln, Franklin Delano Roosevelt. En las tres décadas intermedias, se demostró que todos los presidentes, salvo el presidente Harding, que murió bajo un misterioso caso de intoxicación alimentaria en el cargo, eran títeres anglófilos del Imperio Británico.

(21) Sir Edward Grigg a Hitchens, 15 de diciembre de 1931, citado en The Round Table Movement and Imperial Union, de Kendle, p. 284

(22) Citado en Canada and the British World, por Philip Buckner, UBC Press, 2007, p.266

(23) El propio William Mackenzie King siempre ha sido un personaje paradójico en la historia de Canadá. Viviendo bajo la sombra dominante de su madre (incluso mucho después de su muerte), King estaba literalmente poseído por el impulso de devolver el honor a su familia después de que su abuelo, William Lyon Mackenzie, hubiera liderado la frustrada Rebelión del Alto Canadá de 1838. King tenía la admirable cualidad de ser un hombre dotado de una voluntad de principios y un sentido de misión divina en la tierra, pero tristemente una tendencia irracional a hablar con sus amigos y familiares mucho tiempo después de que hubieran muerto. Fue este perfil irracionalmente místico el que se capitalizó mientras King había vivido en Londres, visitando las prolíficas operaciones de parapsicología y los médiums afiliados dirigidos por líderes de la Mesa Redonda como W.T. Stead. La inclinación de King por el mal juicio se manifestó a lo largo de su vida, especialmente cuando fue contratado por la Fundación Rockefeller entre 1914 y 1918 para ayudar a John D. Rockefeller Jr. a resolver los problemas con los mineros en huelga en Estados Unidos. Fue a través de la mediación de King que se creó la farsa de la política del “Sindicato de Empresa”. La frustración particular de Skelton con el carácter escamoso de King se evidenció en una carta a su esposa durante la Conferencia Imperial de 1926 cuando Skelton escribió: “el hecho de que ciertas otras personas [King] den todo su tiempo a cenar y hablar con ‘Lord’ esto o ‘Lady’ aquello y a escribir el diario y 5 minutos al día para preparar los asuntos de la conferencia hace que todo sea bastante difícil”, [cita de Lapointe and Quebec’s Influence on Canada’s Foreign Policy, p. 57].

(24) W. Grant a Sir Maurice Hankey, octubre de 1925, archivos de W.L. Grant, vol.5, Cita de Claude Bissel, The Imperial Canadian vol 1. William Grant fue también presidente del Upper Canada College y director de la Fundación Massey.

(25) Diario de King de junio de 1940, citado en Ernest Lapointe and Quebec’s Influence on Canadian Foreign Policy por John MacFarlane, University of Toronto Press, 1999, p.124

(26) Diario de King, 6 de febrero de 1941 citado en Ernest Lapointe and Quebec’s Influence, p.124

(27) Cita de Skelton de los papeles de Skelton, vol 11, archivo 1197, diario, 22 de octubre de 1923. Cita de King del Diario de King del 11 de septiembre de 1929. Ambos citados en Ernest Lapointe and Quebec’s Influence, p.55

(28) La Comisión Rowell-Sirois intentó centralizar gran parte del fragmentado sistema canadiense, modelado en términos efectivamente socialistas. La federalización de las deudas y obligaciones provinciales fue una de las diversas propuestas que intentaron imitar la forma exterior de las políticas del sistema estadounidense de FDR, pero sin nada de su sustancia. Debido en gran medida a la resistencia de Quebec, Alberta y B.C., esta comisión fracasó completamente en la consecución de su programa.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

(29) Cita de la biografía de Reid

(30) General Smedly Darlington Butler, War is a Racket, Roundtable Press Inc., 1935

(31) “Comparecí ante el Comité del Congreso, la más alta representación del pueblo estadounidense, bajo citación para contar lo que sabía sobre las actividades que creo que podrían conducir a un intento de establecer una dictadura fascista… el resultado de todo el asunto era que yo iba a plantear dirigir una organización de 500.000 hombres que sería capaz de asumir las funciones del gobierno” -Gen. Smedley Butler, noviembre de 1933. El extracto del vídeo se puede ver en http://www.larouchepac.com/1932

(32) Pierre Beaudry, Movimiento Sinárquico del Imperio Libro II, p.50

(33) Poco conocida hoy en día, Alberta fue la primera provincia canadiense en aprobar leyes de esterilización en 1927 (la otra fue la Columbia Británica que hizo lo mismo en 1932). Estas provincias siguieron a los 32 Estados americanos que habían hecho lo mismo empezando por Indiana en 1909.La promoción de su aprobación, la financiación de la ciencia basada en estadísticas que las promovía fue financiada por las dos mayores organizaciones “filantrópicas” del mundo: La Fundación Carnegie y la Corporación Rockefeller. Sin embargo, ninguna de las dos organizaciones era verdaderamente estadounidense y se limitaban a cumplir las órdenes de sus amos londinenses. Más tarde, otro fabiano formado en la LSE llamado Tommy Douglas sustituyó a Woodsworth como líder del CCF. Tommy Douglas, el padre de la sanidad universal canadiense, era un eugenista devoto, que escribió su tesis de maestría en 1933 sobre “Problemas de la familia subnormal” mientras estudiaba en la London School of Economics, dirigida por los fabianos. La mayoría de los defensores de Douglas le aplauden por haber abandonado su filosofía pro-eugenesia después de visitar la Alemania nazi en 1936 y por el hecho de que el primer ministro Douglas no aplicó las leyes de esterilización propuestas en 1944 en Saskatchewan cuando se presentó la oportunidad. Esta defensa es infundada, ya que la eugenesia ya se consideraba demasiado caliente para impulsarla públicamente, lo que se evidencia en el proyecto pro-eugenesia que el documento fundacional de la UNESCO de Julian Huxley de 1946 expone [véase la página 39 para el extracto]. La reforma de la Sanidad Universal llevada a cabo por Douglas tiene una intención mucho más oscura que debe ser reevaluada bajo esta nueva luz. Se puede encontrar más información sobre este tema en A Race of our Own: Eugenics and Canada 1894-1946 y en el apéndice de este informe.

(34) Véase The Ugly Truth of General McNaughton de Rick Sander para más información sobre los campos de trabajo esclavo canadienses en The Canadian Patriot #5, 2013

(35) Jack Granatstein es miembro residente Rowell Jackman del CIIA, mientras que John English fue vicepresidente del CIIA de 1988 a 1990 y presidente de 1990 a 1992. W.L. Morton, otra gran autoridad en este segmento de la historia, es un becario de Rhodes cuyos trabajos han sido publicados por el CIIA. Irónicamente (pero legalmente) la carrera del historiador tory antiamericano Donald Creighton fue financiada en gran parte directamente por continuas subvenciones de la Fundación Rockefeller hasta que esa carga fue aliviada por el Consejo de Canadá, de modelo británico, de Vincent Massey, en 1957.

(36) Adam Chapnick, The Middle Power Project: Canada and the Founding of the United Nations, UBC Press, 2005, p.9

(37) Bruce Hutchison, The Incredible Canadian, Hunter Rose ltd., Toronto, 1959, pg.229

(38) Archivo de O.D. Skelton, entrada del diario, viernes 20 de mayo de 1938, vol. 13, MG30D33

(39) Chapnick, Ibid. p.9

(40) Denis Stairs, The Menace of General Ideas in the Making and Conduct of Canadian Foreign Policy

(41) Skelton murió en un accidente de coche en enero de 1941, mientras que Ernest Lapointe murió en noviembre de 1941. Ambos hombres ejercieron una profunda influencia sobre King, y se resistieron a la pronta participación de Canadá en la guerra, ya que ambos la entendían como otro caso de intrigas británicas que salían mal.

(42) Chapnick, ibid. p. 19

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Fuente:

Matthew Ehret: The Origins of the Deep State in North America Part 1: The Round Table Movement; en The Canadian Patriot.

Te puede interesar

Contenidos

Como documenta Caitlin Johnstone en este artículo, hoy en día, la colaboración de la CIA se produce a la vista de todos, y la...

Contenidos

Por Michael Hoffman El 15 de abril se produjo otra masacre por arma de fuego, en este caso en Indianápolis, Indiana. Esto sigue a...

Geopolítica

 ‘A la buena, o a fuerzas’ El libro “Covid-19: El Gran Reseteo”, co-escrito por dos dirigentes del Foro Económico Mundial (Klaus Schwab y Thierry...

Contenidos

Casi el 40% de los 123.000 marines que han tenido la oportunidad de recibir la vacuna contra la enfermedad causada por el coronavirus la...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon