Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Cómo nos manipulan los verdaderos enemigos de Estados Unidos y el mundo

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes nos afecta mucho. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



El historiador y portavoz de LaRouche PAC, Harley Schlanger, explica cómo los que amañaron las elecciones del 3 de noviembre son los mismos que dirigieron la falsa narrativa del Russiagate y que ahora culpan a China de todo lo que ellos mismos están haciendo. Ellos han estado manipulando a los estadounidenses a través de las noticias falsas, a través del neomaltusianismo y el ambientalismo de bandera falsa que operan detrás de la narrativa pseudocientífica del “Calentamiento Global Hecho por el Hombre”, y promoviendo la creencia de que los humanos son animales luchando contra otros animales en una guerra para determinar la supervivencia del más apto, en en vez de hacer algo para contribuir al progreso de la humanidad en su conjunto. Así es como los maltusianos se salen con la suya enviando a nuestros hijos a guerras que benefician los intereses corporativos pero que no nos ofrecen ninguna seguridad, entregando trillones de dólares a los estafadores más ricos mientras cierran las industrias, granjas y pequeños negocios estadounidenses y preparan la Gran Estafa del Reseteo, que no es más que el Sistema Imperial Británico de origen veneciano, el enemigo histórico de la humanidad, muy bien conocido y documentado por grandes pensadores como William Shakespeare y Lyndon LaRouche.

 

¿Qué es lo que realmente quieren los enemigos de los Estados Unidos?

Obviamente quieren poder, control y dinero. ¿Y qué hacen para lograrlo? Reducir a los seres humanos al estatus de animales. Ellos buscan conseguir que pensemos en nosotros mismos no como el pináculo de la creación, sino como un animal más que lucha por la supervivencia en una jungla de supervivencia del más apto —uno contra todos—, es decir, la idea de Thomas Hobbes de que es necesario tener algún poder por encima del hombre para mantener al hombre en su lugar, mientras a ellos les permite seguir actuando en beneficio de su interés egoísta básico y de su impulso por la supervivencia.

¿Cómo se manifiesta todo esto?

Con la idea de una defensa de la territorialidad, la geopolítica, que opera según la lógica del más bajo común denominador que hay entre los humanos. Esto es lo mismo que la política de identidad, la religión racial, la etnia, la identidad tribal, la familia. Consiste en reducir las cosas al elemento más pequeño posible para que no haya un sentido de un propósito universal para la vida. El miedo al “extraño” es un componente muy importante a tener en cuenta para comprender cómo se reduce a una población para aceptar las condiciones que tenemos actualmente con disputas en todo el mundo por el control de un trozo cada vez más pequeño de un pastel. Esa es la característica central de este modelo, la creencia en la visión maltusiana del hombre que es la de que ante una situación de recursos limitados, o recursos escasos, hay que luchar con alguien más para obtener tu parte.

Que el mundo está sobrepoblado es parte de esta visión, y que la sobrepoblación no la generan ellos mismos, sino el “otro”. Esta visión también se basa en el rechazo de la ciencia y la razón, en la manipulación de las emociones, en el uso de herramientas como las redes sociales para definir lo que es importante, en obtener muchos “me gusta” y “re-tuits” en vez de hacer algo para contribuir al progreso de la humanidad en su conjunto. Y finalmente se basa también en la necesidad de conseguir que la gente acepte o rechace la idea de que todos los hombres y mujeres son creados a imagen y semejanza de Dios, que todos poseemos ciertas capacidades para ser creativos y para añadir a los objetivos comunes de la humanidad.

Si consigues que la gente acepte eso, que estamos en una batalla de supervivencia de los más aptos, entonces puedes manipularlos mediante el uso de imágenes enemigas.

Por el contrario cuando se aplica el verdadero sistema constitucional estadounidense, las cosas funcionan de otro modo, porque este está esencialmente basado en la idea del Libro del Génesis (ser fructífero y multiplicarse, reabastecer la Tierra y someter a la naturaleza). El hombre debería usar su capacidad creativa para averiguar cómo permitir un aumento de la población junto con en el aumento de los niveles de vida. Esa es la idea de Lyndon LaRouche sobre la densidad de población potencial relativa, la idea en la que el desarrollo creativo de cada individuo añade algo a tus capacidades, y no les resta.

Los maltusianos de hoy en día son ecologistas de bandera falsa. Han creado una teoría anticientífica tras otra —sobre el agua limpia, el aire limpio, el calentamiento global— para tratar de conseguir un consenso y obligarte a conformarte a él. Lo que realmente está debajo de esto es que la gente que promueve esa agenda en realidad es anti-humana. Poseen una visión satánica del hombre, porque si ves a todo el mundo como un competidor, entonces, en lugar de actuar por amor a la humanidad terminarán actuando por avaricia y amor propio, por egoísmo, protegiéndote a ti mismo, protegiendo a tu familia como una leona que tiene miedo de que una hiena venga a por sus cachorros.

¿Cuál es el origen de esta visión maltusiana anti-humana?

Thomas Malthus fue un operativo británico. Trabajó para la Compañía Británica de la India Oriental y fue parte de la agrupación que se opuso a la revolución estadounidense. El punto de vista de Malthus era que el gobierno no debía hacer nada para mejorar las condiciones del hombre porque hay demasiada gente, y, por lo tanto, debía permitir que la gente simplemente muriera por causas naturales.

 

Cómo nos manipulan los verdaderos enemigos de Estados Unidos y el mundo

Thomas Malthus

 

El imperio británico que promovió esto tomó como modelo el antiguo imperio romano y el imperio veneciano, y trató de adaptarlos —sin cambiar el modelo— para desarrollar mejores capacidades para manipular mejor a la gente usando los métodos de “dividir para conquistar”.

William Shakespeare entendió esto muy bien. Él escribió varias obras sobre Venecia, como “El mercader de Venecia” y “Otelo”. Y lo que muestra en estas obras no son las debilidades humanas de los llamados héroes trágicos individuales, sino que toda la sociedad está podrida y que se basa en una competencia entre los egos, en la necesidad individual, en el deseo, y en cómo se puede manipular a la gente para controlarlos mejor. ¿Y por qué Shakespeare se preocupaba por todo esto? Porque él estaba preocupado de que este modelo veneciano se implantara en Inglaterra, ¡y finalmente así fue! El imperio anglo-holandés trajo este modelo a Inglaterra. Y las advertencias de Shakespeare, aunque eran muy poderosas y tenían cierto efecto en la gente, con el tiempo desaparecieron y en su lugar la gente se quedó con la esencia del imperio anglo-holandés que todavía tenemos hasta hoy.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Del Mediterráneo al Atlántico: El imperio anglo-veneciano de la nobleza negra

 

Es precisamente contra ese modelo que estamos luchando en el caso del fraude electoral en los Estados Unidos. Y el propio Trump llamó la atención a los legisladores, jueces, y a la Corte Suprema, al decir: “veamos si tienen el coraje de hacer lo que todos en el país saben que es correcto”.

Pero hay un esfuerzo desviado para hacer creer a los partidarios de Trump que el enemigo es China. Esto es una distracción. Los chinos no tienen la capacidad de manipular las elecciones de EE.UU., ni tampoco los rusos. Así como nos decían que Rusia tenía la culpa de todo, ahora nos dicen que China la tiene. ¿Pero de quién es que están tratando de desviar la atención? De quienes sí tienen la capacidad de manipular las elecciones, es decir: los británicos, la City de Londres y el sistema bancario en la sombra —incluyendo a Wall Street—, que sí cuentan con la habilidad de controlar las cosas a través de los medios de comunicación y las redes sociales, a través de la gran tecnología, y de los hackeos PR del complejo militar industrial que sabe muy bien que, para justificar casi un billón de dólares en presupuestos de defensa y seguridad y para tener un estado de vigilancia, necesita tener una imagen enemiga para convencer a la gente de que “unos escurridizos están tratando de subvertir nuestro sistema desde algún lugar muy lejano”. Entonces, quienes realmente están tratando de subvertir nuestro sistema son los que dicen “mira, voltea hacia allá, son los chinos”, y mientras tú miras al otro lado los británicos se roban las elecciones, dirigen el Rusiagate, el Ucraniagate, y se dedican a dar golpes de cambio de régimen en todo el mundo, y a robar y rescatar bancos, todo mientras tú buscas al enemigo en Rusia o China.

Por eso es importante ganar esta pelea de la manera correcta. (…) Todavía hay mucho que hacer en esta lucha. No ha terminado, pero tenemos que asegurarnos de apuntar contra el enemigo correcto, que es la gente realmente cuenta con la capacidad, los medios y la motivación para hacer todo esto, y que se trata de la gente ligada al gobierno en la sombra, los globalistas, las fuerzas supranacionales centradas en la City de Londres y Wall Street.

 

Russiagate 2.0

Ahora circula una nueva historia que está saliendo a la luz, la llamada historia de SolarWinds, que es un proveedor de servicios de IT a un gran número de empresas. Dicen que fueron hackeadas, y ahora el New York Times y el Washington Post dicen que tienen fuentes anónimas que les dijeron que fueron los rusos los que las hackearon. Una de las fuentes que sostienen esta farsa es también el cofundador de CrowdStrike, Dimitri Alperovich, quien apoya al Consejo Atlántico anti-ruso. Así ue podemos ver que esta historia se va a usar para proporcionar una nueva trama anti-rusa para dirigir la política exterior durante los próximos cuatro años. Por eso es tan importante que haya una divulgación completa ya.

 

La crisis económica que se avecina a través del ‘Invierno oscuro’ y el Reseteo global

La segunda historia que quiero cubrir es la crisis económica que se avecina, y puede que no tenga tiempo de analizarla en profundidad, pero quiero al menos evaluar inicialmente lo que se avecina. Tenemos problemas continuos con el desempleo, la posibilidad de un segundo cierre en los Estados Unidos, y una próxima ola de desalojos y embargos. Hay que recordar que, por razones políticas, Nancy Pelosi detuvo un segundo proyecto de ley de alivio del coronavirus y además admitió que lo hizo para derrotar a Trump. Lo más grave es que ahora van a utilizar esta crisis para delegar aún más poder a los bancos centrales, la Reserva Federal y los otros bancos centrales, que son bancos privados que ahora se encargarán de la política de gastos, así como de la política de crédito que son parte del Gran Reseteo.

Y podemos ver venir el impulso de esto con lo que Joe Biden llama el “invierno oscuro”, que no es más que un pretexto para transformar la economía en una completa ruina post-industrial.

Esto acaba de ser confirmado en un discurso de Mario Draghi, quien hasta hace poco era el jefe del Banco Central Europeo. Al inicio de su discurso —y esto está en una publicación del Grupo de los 30, que es un grupo de ex funcionarios económicos del banco central y otros— dijo que “la economía mundial está al borde del precipicio”. Lo que no reconoce es que él mismo es una de las personas que lo llevó al borde del precipicio, ya que en lugar de optar por la re-regulación bancaria a través de la aplicación transatlántica de la Ley Glass-Steagal para acabar con los rescates de los especuladores, hicieron que la liquidez total estuviera disponible para los especuladores mientras cerraban el crédito a la economía real. Esa fue la política de Draghi, proteger primero a los bancos. Esa fue la política de Obama. Esa fue la política de Bush-Paulson que luego fue puesta en esteroides por Obama y Joe Biden. Nos dijeron que la liquidez era el problema, así que ellos tenían que obtener tanta liquidez como fuera posible. Y, ahora, Draghi admite que la liquidez no es el mayor problema sino la solvencia. Por lo que quiere que se rescate a las empresas insolventes. Pero eso no las hará solventes, sino únicamente líquidas, y podrán así encontrar chupadores para comprar y vender sus bonos y sus acciones pero eso no significa que sean viables. Y así tenemos algunas estimaciones de que más del 40 por ciento de los bonos corporativos de los últimos dos años están cerca o al nivel de bonos basura.

Eso es asombroso porque todavía siguen dando más dinero para estos bonos corporativos y la federación sigue con su política de compra de bonos del gobierno. Draghi dijo que ahora “es necesario pasar de un amplio apoyo a la economía en general, a medidas más específicas”. Dijo que “la intervención del gobierno debería centrarse en controlar el ritmo de la destrucción creativa”. La destrucción creativa es un término que viene de Joseph Schumpeter, quien básicamente dijo que es natural que algunas compañías colapsen y otras se eleven y que los gobiernos no deberían hacer nada para proteger a las compañías que ya no son viables.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Lo cierto es que algunas de esas empresas serían viables si tuvieran crédito, pero la idea de elegir qué empresas sobrevivirán y cuáles se estrellarán es de lo que Draghi y otros están hablando ahora. Draghi dice que “los responsables políticos tendrán que decidir entre preservar el status quo y los puestos de trabajo existentes o permitir o fomentar el proceso de destrucción creativa en el que las empresas fracasan permitiendo que los puestos de trabajo y los recursos fluyan de las empresas que no han tenido éxito a las que son más adecuadas para la nueva economía”. ¿Y quién va a determinar cuáles son las más adecuadas?

Algunos dirán que eso lo resuelve el mercado. Pero si hay empresas que son necesarias en los Estados Unidos —por ejemplo, compañías farmacéuticas—, el mercado optó por que fueran subcontratadas y en la última década hemos necesitado que produzcan en los Estados Unidos. El mercado dijo que se subcontratara la producción de equipos pesados, la producción de máquinas y de herramienta. Entonces, ¿quién es el mercado? El mercado son los cárteles corporativos que son las corporaciones de la fabricación en combinación con los banqueros que deciden quién obtiene el crédito y quién no. Y ellos decidieron que si se mudan al extranjero obtienen crédito, y si se quedan en los Estados Unidos se quedan sin crédito.

Así que cuando Draghi dice que “los políticos decidirán”, la pregunta es ¿quiénes son los políticos? Y de eso se trata el Gran Reseteo: entregar la política no a los gobiernos elegidos sino a los funcionarios técnicos elegidos por los bancos para permitir el beneficio de los bancos, el rescate de los bancos, mientras la economía física colapsa. Hay muchas compañías que con una inyección de crédito podrían reorganizarse, podrían mejorar su base de productividad. Pero si no consiguen crédito colapsarán. Y el crédito irá a las corporaciones que pueden encontrar mano de obra más barata y materia prima más barata. De eso se trata la globalización, y eso es lo que favorecería una Administración Biden.

Mientras tanto, Mark Carney —que es parte de este Cabal de banqueros resetistas— dijo en una nota a la junta de estabilidad financiera: “Debemos pasar de la divulgación voluntaria del clima a la obligatoria en la determinación de la política de crédito”. Así que van a dictar por el uso del crédito qué compañías sobreviven y a cuáles someten. Y tú no tendrás capacidad de elegir. Así que si te preocupa que te hayan robado el voto en las elecciones presidenciales, debes saber que el fraude también va a entregar el poder a burócratas no electos. De eso es de lo que se trata el Gran Reseteo que un puñado de “hombres sabios” que representan a compañías con intereses globales y no nacionales determinarán quién obtiene el crédito y quién no, quién sobrevive y quién se derrumba. Ese es el Gran Reajuste. Por eso es importante que el pueblo estadounidense y el mundo occidental en general empiecen a estudiar la economía de Lyndon Larouche para entender lo que significa tener un estado-nación soberano que determine el crédito y la determinación del gasto basándose en las necesidades reales del pueblo en oposición a las codiciosas demandas de las corporaciones internacionales depredadoras del imperio.

 

Las raíz genocida del ‘Gran Tratado Verde’, y la Nueva Ruta de la Seda como alternativa

 

Fuentes:

Harley Schlanger / LaRouche PAC — How Are We Manipulated By the Enemies of the American System?

Harley Schlanger / LaRouche PAC — ill You Be a Victim of the Global Re-Set?

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Más allá de “distracciones” como la crisis sanitaria manufacturada del Covid-19, todo indica que sera climática la encrucijada geoestratégica que definirá el futuro de...

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa La Real Academia Española define la biometría como el “estudio mensurativo o estadístico de los fenómenos o procesos biológicos.” En ese...

Ciencia y Tecnología

Por Harley Schlanger El aumento de los precios de la energía, el abandono de las fuentes seguras, limpias y fiables de producción de electricidad...

Contenidos

La nueva “asociación estratégica” anunciada la semana pasada entre Estados Unidos, Gran Bretaña y Australia representa una reafirmación de la geopolítica británica, en la...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon