Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Actores

Del Mediterráneo al Atlántico: El imperio anglo-veneciano de la nobleza negra

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



¿Cómo es que la histórica élite imperial anglo-veneciana de la nobleza negra sigue controlando los hilos que mueven el mundo? En una transmisión del programa Desde la Sombra, de RT, en 2013, el historiador del Instituto Schiller, Harley Schlanger, y el autor y ex agente de contrainteligencia ruso, Daniel Estulin, sintetizaron la empresa de larga duración de esta élite criminal. Tres años antes, John Hoefle, investigador de Economía para la revista Executive Intelligence Review, explicó el papel actual del grupo bancario Inter-alfa como instrumento de genocidio de la élite anglo-veneciana, el cual se formó “con el propósito explícito de destruir no sólo la existencia, sino el concepto mismo de la soberanía nacional —con los Estados Unidos como su principal objetivo— como una forma de reducir permanentemente la población del planeta.”

 

 

Daniel Estulin / Harley Schlanger: La Nobleza Negra de Venecia (2013)

 

 

John Hoefle: Asesinos de naciones por el genocidio imperial (2010)

“Lo que no cambió significativamente con ese desplazamiento del Mediterráneo al Atlántico, fue el papel esencial adquirido por Venecia. Venecia, una vez establecida como potencia, siguió siendo el centro de la organización del poder monetario, mientras que la cáscara exterior del poder monetario, el interés marítimo anglo-holandés, se convirtió en la capital política y militar del Imperio. Venecia nunca renunció a ese papel; simplemente transfirió algunas de sus funciones a la recién constituida sucursal de Londres, todo ello como parte del ajuste del cambio del Mediterráneo al campo de acción de liderazgo del Atlántico”. — Lyndon LaRouche, “The Economic Past Is Now Behind Us! Money or Credit?” EIR, Sept. 10, 2010. [1]

 

El Grupo Inter-alfa de Bancos es un instrumento de genocidio. Se formó con el propósito explícito de destruir no sólo la existencia, sino el concepto mismo de la soberanía nacional -con los Estados Unidos como objetivo principal- como una forma de reducir permanentemente la población del planeta. El Grupo Inter-alfa ha jugado un papel crucial en la destrucción de la base industrial de los Estados Unidos, y la subsiguiente transformación de nuestra economía en un casino gigantesco, y desesperadamente en bancarrota. Cuando ese casino implosionó en 2007, el Grupo Interalfa y las fuerzas que lo respaldaban se movilizaron para completar la tarea de destruir los Estados Unidos, organizando el mayor robo de dinero público de la historia, a través de esas operaciones aún en curso, inconstitucionales y descaradamente criminales, conocidas colectivamente como “el rescate”. El resultado es una nación que no sólo es incapaz de satisfacer las necesidades físicas de su pueblo, sino que también está destruyendo rápidamente su propia moneda a través de la hiperinflación.

En un sentido limitado, esta operación ha sido un éxito. El sistema monetario imperial, mediado por un sistema de bancos centrales, bancos privados, mercados financieros y cárteles globales, es la principal potencia del planeta. Pero en otro sentido muy real, ha sido un fracaso colosal, porque estos tontos realmente arrogantes, al destruir las naciones, también se han destruido a sí mismos, y han puesto al mundo en el camino hacia una nueva Edad Oscura. Su destino está sellado, porque sólo a través del aumento del dominio del hombre sobre el universo puede evitarse esta Edad Oscura, y al hacerlo, crearemos un mundo que ya no tolerará las prácticas medievales de estos parásitos imperiales.

Están acabados, de una forma u otra. La pregunta es, ¿el resto de nosotros caerá con ellos?

El propósito de este informe es poner en evidencia al Grupo Inter-alfa y a sus controladores, para que podamos derrotar sus malvadas maquinaciones. Usted, el lector, saldrá con una mejor comprensión de la naturaleza y la misión del Grupo, por qué esa misión debe ser derrotada, y cómo podemos hacerlo.

La solución comienza con el restablecimiento de la ley Glass-Steagall en los Estados Unidos, y la adopción del principio de Glass-Steagall por otras naciones, combinado con un retorno al sistema de Bretton Woods de tipos de cambio fijos. Estos dos pasos dejarán a Inter-Alpha fuera del negocio, pero deben ir acompañados de una tercera medida: la incautación por parte del gobierno de los Estados Unidos de todas las operaciones e instalaciones del Grupo Inter-Alpha dentro de las fronteras de los Estados Unidos. Estamos seguros de que una futura investigación al estilo de la Comisión Pecora encontrará los registros resultantes bastante esclarecedores. Al igual que un nuevo Tribunal de Nuremberg para crímenes contra la humanidad.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Preparando el escenario

Aunque el Grupo Interalfa no se fundó hasta 1971, la operación que lo lanzó comenzó en realidad en las últimas etapas de la Segunda Guerra Mundial. Una vez que el Imperio Británico se dio cuenta de que Hitler sería derrotado, dirigió su atención a restaurar su antigua e infame “gloria”. Hacerlo significaba destruir los Estados Unidos, que bajo el Presidente Franklin Roosevelt (1933-45), tenía la intención de romper el Imperio y liberar sus colonias. Como los EE.UU. eran demasiado fuertes para enfrentarlos directamente, el Imperio decidió atraerlos a cometer un suicidio económico y cultural.

Este informe trata principalmente del aspecto financiero de esta trampa, pero el lector debe ser consciente de que estos movimientos financieros formaban parte de un asalto coordinado al estado político, cultural, económico y psicológico de la nación, en el que se emplearon todas las habilidades que el Imperio había perfeccionado en siglos de subyugación de naciones y pueblos. El objetivo era atontarnos, matar nuestro sentido del optimismo, erradicar nuestro compromiso con la infraestructura y la industria, y hacernos olvidar nuestra herencia. Estos movimientos deben hacerse lentamente, década a década, generación a generación, para evitar desencadenar una revolución.

El actual Imperio Británico es la última encarnación de un sistema monetario marítimo que ha existido desde los días del culto a Apolo, y tiene sus orígenes inmediatos en una lucha de facciones en Venecia, a finales del siglo XVI, cuando la Serenísima República era una gran potencia mundial en su propio nombre. Los Giovani, o Nuevo Partido Veneciano, querían construir Inglaterra y los Países Bajos como potencias marítimas basadas en el modelo veneciano, mientras que los Vecchi, el Viejo Partido Veneciano, querían seguir con la base mediterránea existente.

Los Giovani comenzaron a moverse hacia el norte a lo largo del Rin hacia Alemania, los Países Bajos e Inglaterra, llevándose consigo un enorme poder financiero. Aunque a menudo adoptaban los nombres y costumbres de sus nuevos lugares, seguían siendo venecianos por el método y la intención. Crearon el Banco de Ámsterdam, la Compañía Holandesa de las Indias Orientales y la Compañía Británica de las Indias Orientales. Esta última finalmente se apoderó de Inglaterra para crear el Imperio Británico. Al igual que en Venecia antes, el Imperio Británico se basa en su capacidad para controlar los flujos monetarios, y manipular las monedas nacionales. Esa es la base de su poder, y de su asalto a los Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial.

Para lograr este objetivo, el Imperio primero construyó su aparato bancario en la Europa devastada por la guerra, como base de lo que parecería ser una nueva estructura financiera globalizada, pero que en realidad sería un retorno al modelo imperial que existía antes de la Revolución Estadounidense. La planificación de esta nueva Europa comenzó incluso antes de que cesaran los combates, y condujo a la creación de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero en 1951, y a la formación de la Comunidad Económica Europea en 1957, como los pasos iniciales hacia la actual Unión Europea y su moneda supranacional, el euro.

Con estos movimientos hacia la eliminación de la soberanía nacional, el Imperio comenzó el proceso de construcción de un sistema financiero europeo sin fronteras. En rápida sucesión vino el desarrollo de los mercados de eurobonos y eurodólares, y el consorcio de bancos. Estos bancos eran sindicatos o empresas conjuntas —en su mayoría con sede en Londres— que vinculaban a los bancos británicos con los bancos con sede en Europa, Asia y América. Estaban diseñados para burlar las regulaciones bancarias nacionales y, como tales, representaban el comienzo de la “globalización” (es decir, la imperialización) de las finanzas.

Las leyes bancarias nacionales no fueron el único obstáculo reglamentario para esta globalización. También existía el sistema internacional de tipos de cambio fijos que se había aplicado como parte del Tratado de Bretton Woods de 1944. Los tipos de cambio fijos fueron una parte crucial del plan de Roosevelt para poner fin a la era colonial, ya que éstos le quitaron al Imperio gran parte de su capacidad histórica de manipular las naciones mediante la manipulación de sus monedas. Por lo tanto, la derrota del sistema de Bretton Woods fue un paso necesario en la creación del nuevo orden global del Imperio.

Cuando el Presidente Nixon terminó con el sistema de Bretton Woods al quitar el dólar del patrón de reserva de oro en 1971, abrió la Caja de Pandora, y liberó a los manipuladores de dinero que habían sido cuidadosamente encajonados por Roosevelt.

 

El golpe de los venecianos

El Grupo Inter-alfa fue fundado como un mecanismo para aprovechar esta vulnerabilidad monetaria. El grupo surgió de seis bancos europeos relativamente pequeños que representaban las fortunas familiares —o fondi— del sistema veneciano. Cada uno de estos bancos tenía importantes brazos bancarios privados, siendo la banca privada un término para los bancos que se especializan en el manejo de dinero para los ricos. Cada uno de sus seis miembros fue elegido para representar a un banco en una de las principales naciones de la Comunidad Económica Europea: Kredietbank, de Bélgica; Nederlandsche Middenstandsbank de los Países Bajos; Credit Commercial de Francia; Banco Ambrosiano, de Italia; Williams & Glyn’s Bank (una unidad del Royal Bank of Scotland), en el Reino Unido; y BHF Bank, de Alemania. Un séptimo banco, Privatbanken, de Dinamarca, fue añadido en 1972.

Inter-Alpha tomó la forma de una alianza entre estos bancos; cada banco mantuvo su identidad separada, mientras que todos trabajaron juntos para avanzar en la misión del Grupo. El Grupo y los bancos que lo integraban se dedicaron a restaurar el dominio imperial.

La operación fue dirigida por Jacob Rothschild, inicialmente a partir de N.M. Rothschild en Londres. La red bancaria de Rothschild, desde su inicio en Frankfurt a finales de 1700, ha sido una operación veneciana. Uno de sus primeros patrocinadores fue la familia Thurn und Taxis de Baviera los controladores de la inteligencia veneciana y una de las principales familias del Imperio Austriaco de los Habsburgo. Esta conexión veneciana es la verdadera fuente de la legendaria red de inteligencia Rothschild, así como la fuente del poder financiero de la familia. Los Rothschild también están cerca de la Corona Británica, primus inter pares de las familias reales de Europa, y un poder considerable dentro del Imperio. Jacob Rothschild, por ejemplo, maneja los fondos del Príncipe Carlos, entre sus otros crímenes.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

rothschild windsor

Lord Jacob Rothschild y el Príncipe Carlos de Gales.

 

A pesar de la enorme riqueza que representaban estos bancos, no disponían por sí solos de los fondos necesarios para transformar el mundo según lo previsto. Proporcionarían el capital inicial y aprovecharían su poder mediante el control del dinero de otras personas, para crear los mercados e instituciones que en última instancia necesitarían para controlar el mundo. Este es el origen de la actual manada de fondos de cobertura, fondos de capital privado y fondos financieros conexos, muchos de los cuales forman parte del lado oculto del Grupo Interalpino.

Jacob Rothschild reveló explícitamente la misión del proyecto Inter-Alpha, en un discurso en 1983, cuando se jactó de que “dos amplios tipos de instituciones gigantescas, la compañía mundial de servicios financieros y el banco comercial internacional con competencia en el comercio mundial, pueden converger para formar el conglomerado financiero definitivo, todopoderoso y con muchas cabezas”. Para Rothschild, no era una predicción, sino una declaración de intenciones.

 

¿Quiénes forman parte de la nobleza negra?

 

Fascismo Corporativo

En la reunión del Grupo Bilderberg de 1968 en Mont Tremblant, Canadá, el Imperio inició una nueva fase de su guerra contra la soberanía nacional, lanzando una campaña para crear un sistema de cárteles corporativos destinados a sustituir a los estados-nación como organización política del planeta. El Grupo Bilderberg, llamado así por el Hotel de Bilderberg en Oosterbeek, Holanda, donde el grupo se reunió por primera vez en 1954, era una organización fascista, cuyo patrocinador, el Príncipe Bernhard de Holanda, había sido un nazi portador de tarjetas y miembro de las SS de Hitler. Bernhard también fundó, junto con el Príncipe Felipe del Reino Unido, el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) y el Club 1001. Los Bilderberg, como brazo político de élite del Imperio, representaban el mismo sistema oligárquico detrás del Grupo Inter-Alfa.

El nuevo esquema de cártel, apodado la “compañía mundial”, fue introducido por George W. Ball, un banquero de alto rango de Lehman Brothers, un miembro de alto rango del Establishment Anglo-Americano, y un miembro del comité directivo de Bilderberg. De acuerdo con Ball, la nueva compañía mundial reemplazaría la “arcaica estructura política de los estados-nación” por corporaciones, que son mucho mejores en “utilizar eficientemente los recursos”. Estos recursos, Ball dejó claro, pertenecen al Imperio, no a los campesinos que viven encima de ellos, y las naciones con demasiada frecuencia ponen sus propios intereses por delante de los del Imperio —una situación que el Imperio encuentra intolerable.

Para asegurarse de que su mensaje fuera claro, Ball elogió la integración de Europa como condición previa para el éxito de este proyecto de empresa mundial, y citó como modelo “las soberanías superpuestas de los gobiernos de Europa y la Casa de Rothschild”. (Si esta cita no le ofende, reflexione sobre el concepto de soberanía, y por qué es vital para la existencia de los estados-nación. Un país que “comparte” su soberanía con una casa bancaria, no es ni soberano, ni una nación, sino una colonia”.)

En el momento del discurso de Ball, la creación de estos cárteles corporativos ya había comenzado, con la formación de los primeros conglomerados, y este proceso se aceleraría en los próximos años. El cultivo de estos horrores se convertiría en una parte importante del trabajo de la vida del banquero Félix Rohatyn, y con el tiempo llegarían a dominar el paisaje económico.

El concepto de la compañía mundial, aunque se comercializa como un resultado natural del progreso humano, no es nada de eso. Lo que es, fundamentalmente, es un retorno al modelo oligárquico de la Compañía Británica de las Indias Orientales y sus predecesores, combinado con la moderna tecnología informática, y operando dentro de una estructura de mercado. En un estado corporativo, el poder del gobierno es usurpado por intereses financieros y corporativos privados, que utilizan el gobierno para mantener a la población en línea, mientras saquean sin piedad tanto al gobierno como al pueblo. Estos intereses privados son falsamente descritos como una consecuencia del nacionalismo, cuando en realidad, representan la corrupción de la nación por parte de un imperio.

El corporativismo es el resultado de la “superposición de soberanías” de George Ball entre las naciones y los banqueros imperiales, y es creación de los venecianos. Fueron los venecianos y los neovenecianos del Imperio Británico quienes crearon a Mussolini y a Hitler[https://www.mentealternativa.com/siguen-ocultando-que-banqueros-angloamericanos-organizaron-la-segunda-guerra-mundial/], y quienes organizaron movimientos fascistas en todo el mundo en los años 20 y 30, como parte de su guerra contra la soberanía. Esto incluye a los Estados Unidos, donde los banqueros anglófilos de Wall Street ayudaron a financiar y organizar sus propios movimientos fascistas, incluida la Liga de la Libertad Americana, e intentaron organizar un golpe contra Roosevelt.

Siguen ocultando que banqueros angloamericanos organizaron la Segunda Guerra Mundial

Esta agrupación promovió fuertemente a Mussolini en los Estados Unidos, poniéndolo en la portada de su revista Time ocho veces, entre 1923 y 1943, y elogiándolo fuertemente en sus otros medios de prensa. La gente de Wall Street hizo esto no porque estuviera enamorada de Mussolini personalmente, sino porque era un aliado, una herramienta del mismo imperio que los controlaba.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

La Italia de Mussolini, en gran medida la creación de los círculos alrededor del conde veneciano Volpi di Misurata, fue el banco de pruebas del modelo de estado corporativo que el Imperio planeaba imponer al mundo, el modelo del concepto de “empresa mundial” en el centro de la globalización. Era un estado dominado por los intereses financieros venecianos, y funcionaba para su beneficio. Las similitudes con los Estados Unidos de hoy no son accidentales.

Afortunadamente para el mundo, Adolf Hitler destruyó la ilusión cuidadosamente elaborada del fascismo como un movimiento benévolo, obligando a los banqueros a retirarse. Sin embargo, su compromiso de imponer el fascismo permaneció, así que buscaron nuevas formas de empaquetarlo. El nombre que eligieron para su “nuevo y mejorado” fascismo corporativo fue “globalización”. El mismo mal, pero en una nueva y brillante caja.

 

Fascismo, toma dos

El Grupo Inter-alfa fue creado como un instrumento de este nuevo fascismo, y es en sí mismo un nido de fascistas. Uno no tiene que escarbar profundamente para encontrar la prueba, como indican estos ejemplos:

Uno de los primeros actos del Grupo Inter-alfa después de su fundación, fue vincularse con la facción Harriman en los EE.UU., la misma familia Harriman que financió a Hitler, y en cuya “investigación” eugenista Hitler modeló sus políticas genocidas de “ciencia de la raza”. Los bancos del Grupo Inter-alfa lo hicieron comprando una participación combinada del 40% en Brown Harriman & International Banks, un banco de consorcio fundado en 1968 en Londres por Brown Brothers Harriman, el banco comercial/drogas londinense Robert Fleming & Co. y Suez de Francia.

El miembro fundador del Kredietbank, Fernand Collin, ayudó a los nazis a dirigir la economía belga durante la Segunda Guerra Mundial, y uno de sus bancos privados, Merck und Finck, se hizo famoso por ayudar a los nazis.

El Banco BHF, miembro fundador alemán del grupo que tiene sus raíces en el Banco Frankfurter fundado por Rothschild, fue dirigido en la década de 1920 por Otto Jeidels, que era un buen amigo del jefe del Reichsbank y ministro de economía nazi Hjalmar Schacht, y del jefe de finanzas de Hitler del Banco de Inglaterra, Montagu Norman. Jeidels fue enviado a los EE.UU. en 1939 al banco Synarchist (fascista francés) Lazard, para manejar el oro oligárquico que huía de Europa. Lazard, como hemos indicado anteriormente, ha jugado un papel particularmente desagradable en este complot fascista imperial, y es parte de lo que consideramos el lado oculto del Grupo Inter-Alfa.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Ricardo Espirito Santo Silva del Banco Espirito Silva -que se convirtió en el miembro portugués del Grupo Interalfa en 1988- hospedó en Lisboa al Duque de Windsor, simpatizante de los nazis, después de que éste abdicara del trono británico en 1936, y ha sido identificado como un enlace entre el Duque y Hitler, en el abortado complot para que el Duque recuperara el trono después de una conquista alemana de Gran Bretaña. (El Reino Unido tenía su propio movimiento fascista, y había mucha simpatía por el Duque dentro de la élite británica).

Los dos miembros españoles del grupo, el Banco de Bilbao (más tarde el Banco Bilbao Vizcaya, miembro desde 1986 a 1998) y el Banco Santander (miembro desde 1998), ambos tenían lazos con el dictador fascista Francisco Franco, que dirigió España desde 1936 hasta su muerte en 1975. El Banco Santander fue fundado por la familia del agente Rothschild en la ciudad de Santander.

Las conexiones fascistas fueron más flagrantes en el caso del Banco Ambrosiano, el banco italiano fundador del Grupo Inter-Alfa, que estaba estrechamente integrado en la Logia Masónica de Propaganda Due (P-2) en Italia. La Logia P-2 estaba dirigida por el ex “Camisa Negra” de Mussolini, Licio Gelli, y fue modelada en la anterior Logia “fascista universal” Propaganda Uno (P-1) de Giuseppe Mazzini. Las investigaciones de la policía italiana sobre las actividades de la P-2 encontraron que tanto la logia como su banco, el Banco Ambrosiano, estaban involucrados en el tráfico de armas y drogas, el terrorismo, los grupos de asesinatos neonazis y los grupos paramilitares fascistas de la Operación Gladio de la OTAN. El control sobre el P-2 se ejercía a través de la Logia Alpina de Suiza, la Logia de Monte Carlo, y en última instancia la “Logia Madre”, la Gran Logia Unida de Inglaterra, encabezada en ese momento por SAR el Príncipe Eduardo, Duque de Kent, de la familia real británica.

La Logia Alpina es interesante por derecho propio. Entre sus miembros se encontraban Gelli; el agente británico confeso y Secretario de Estado de los Estados Unidos Henry Kissinger; y el fundador del Club de Roma Aurelio Peccei. Aunque estaba en la nómina del Banco Ambrosiano, Peccei es con razón más infame como genocida que como banquero. Su Club de Roma proporcionó la base “intelectual” para el programa de genocidio del Imperio en todo el mundo, mediante la realización de propaganda masiva de la fraudulenta doctrina de los “límites al crecimiento”.

Peccei fue el principal iniciador del Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados (IIASA), con sede en Laxenburg (Austria), cuya misión era propagar el programa del Club de Roma con un barniz “científico”, proporcionado por el grupo de análisis de sistemas de Cambridge de Bertrand Russell. El IIASA se dirigió especialmente a envenenar el pensamiento estratégico en los Estados Unidos y Rusia, convirtiéndose en un importante canal de inteligencia anglo-veneciano hacia la Unión Soviética y la Rusia post-soviética. El legado del IIASA en la ex Unión Soviética es todo el conjunto de las desastrosas llamadas reformas de los años noventa, que el personal del IIASA redactó en Laxenburgo en 1985-91, así como la continua participación de Rusia en planes de saqueo financiero internacional como la operación Brasil-Rusia-India-China (BRIC) del Grupo Interalpha en la actualidad. (Un aspecto relacionado con la actividad del IIASA fue promover los modelos matemáticos de la era de la información en los que se basan hoy en día los mercados financieros basados en la especulación).

 

Objetivo: Los Estados Unidos

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Cuando el Gobierno de Nixon puso fin al sistema de Bretton Woods de tipos de cambio fijos en 1971 -una medida que a su vez fue resultado de una manipulación británica- el Imperio estaba listo para iniciar su asalto financiero a los Estados Unidos. Las termitas imperiales ya habían comenzado su ataque a los cimientos de la nación. Félix “el fascista” Rohatyn de Lazard estaba ocupado preparando el terreno para el ascenso de los comerciantes de Wall Street, y el proceso de “sicario económico” descrito por John Perkins[2] ya estaba en marcha. Mientras se producían estos cambios en los Estados Unidos, los británicos organizaban la guerra árabe-israelí de 1973, de la que surgió el mercado al contado del petróleo. El mercado al contado permitió a los manipuladores imperiales subir el precio del petróleo a voluntad, y lo hicieron, lo que dio lugar a una enorme y creciente reserva de “petrodólares” en los bancos europeos. Estos petrodólares, junto con las ganancias del comercio de drogas del Imperio, proporcionan un enorme suministro de “dinero de otras personas” para financiar la adquisición de la compañía mundial/globalización de los EE.UU. y el mundo.

A medida que los mercados crecían, los comerciantes asumieron un poder cada vez mayor en los bancos de inversión de Wall Street, y comenzaron a hacer a un lado a los banqueros de “zapato blanco” que anteriormente habían dominado el negocio. Wall Street se transformó lentamente de un club exclusivo de ladrones de la Ivy League a un mundo de perros comedores donde las ganancias contaban más que la crianza. Antiguamente, los banqueros de inversión estafaban a sus clientes de acuerdo con un código, y tenían cuidado de preservar sus mejores relaciones al no robar de forma demasiado descarada. Pero en la era del comercio, esa conexión comenzó a romperse, ya que el robo pasó de las relaciones directas con los clientes a los mercados más anónimos y despersonalizados. Wall Street se convirtió lentamente en un casino gigante, donde todo el mundo apostaba. Se recurrió a matemáticos y a magos de la informática para idear nuevas estrategias comerciales, y todo el mercado se convirtió en un gigantesco juego de ordenador, que causó un enorme daño antes de que finalmente explotara. A finales de los 70, la economía industrial estadounidense estaba contra las cuerdas. La subida de los tipos de interés por parte de la Reserva Federal bajo la dirección de Paul Volcker hizo casi imposible que las empresas industriales se expandieran, lo que dio la ventaja a los drogadictos y a los petrodólares de entrar y empezar a comprar a los Estados Unidos a céntimos de dólar.

Este asalto se aceleró durante la década de 1980. A instancias de los banqueros, el Congreso aprobó una ley tras otra desmantelando las protecciones reglamentarias establecidas por Roosevelt. Las S&L se abrieron para el saqueo; los chicos del dinero caliente se mudaron, y en pocos años, habían destruido la parte más estable del sistema bancario estadounidense.

Gran parte de los fondos para la toma de las S&L procedían del mercado de bonos basura, dominado por el Drexel Burnham Lambert vinculado a Rothschild-Morgan, que tenía acceso a un flujo constante de dinero de la droga. Los bonos basura también financiaron una ola de asaltantes corporativos, que no sólo se apoderaron de un número de grandes empresas, sino que enviaron a muchos de los demás a huir a los brazos de los bancos de inversión para “protegerse”. Los bancos de inversión -liderados por Lazard y sus pares- organizaron una orgía de fusiones, aprovechando su acceso al dinero caliente para crear corporaciones cada vez más grandes, y las industrias cada vez más concentradas que se requieren para ensamblar los cárteles globales. Entra en mi salón, dijo la araña a la mosca.

La caída de la bolsa de valores de 1987 fue un punto de inflexión. El nuevo presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, respondió lanzando la mayor burbuja de todos los tiempos, los mercados de derivados. A finales de la década, sólo los derivados, el fraude contable, y un deliberado ojo ciego de los reguladores evitaron que el sistema bancario de los EE.UU. se colapsara. Para el Grupo Inter-Alfa y sus controladores, todo estaba de acuerdo con el plan.

 

Crece el Inter-Alfa

En este entorno, el Grupo Inter-alfa comenzó a expandirse. Los miembros del grupo no habían cambiado desde 1973 hasta 1982, cuando el Banco Ambrosiano fracasó a raíz de las investigaciones italianas sobre sus conexiones con la Logia P-2. Un cambio menor ocurrió en 1985, cuando el Banco de Williams & Glyn fue absorbido por el Banco Real de Escocia, dando a la RBS la condición de miembro en su propio nombre. Pero la banca europea cambiaría dramáticamente en 1986, y el Inter-Alpha estaría justo en el medio.

La globalización dio un gran paso adelante en 1986, con la desregulación del “Big Bang” de los mercados financieros en la ciudad de Londres. Habiendo lanzado el casino en Nueva York durante los años 70, el Imperio decidió traerlo a Londres, y convertir la City en el nuevo centro del esquema global de derivados. Los bancos de Estados Unidos y Europa acudirían en masa a Londres, donde las reglas eran más flexibles y los reguladores más amigables. Incluso más que antes, Londres se convirtió en el centro financiero de Europa, y el centro de la globalización.

 

El segundo Imperio Británico: La verdad del dinero y la Ciudad Corporativa de Londres

 

El Grupo Inter-Alfa aprovechó al máximo los cambios, agregando cuatro bancos entre 1986 y 1989, y aún más en la década de 1990. San Paolo di Torino y el Banco de Bilbao se unieron en 1986, el primero llenando el hueco dejado por el Banco Ambrosiano, y el segundo convirtiéndose en el primer miembro español. Un par de años más tarde, en 1988, el grupo consiguió su primer miembro portugués, el Banco Espirito Santo. AIB (née Allied Irish Bank) se unió en 1989. El Banco Nacional de Grecia se unió en 1990, seguido por el Nordbanken de Suecia en 1995 y el Merita Bank de Finlandia en 1997. El Banco de Bilbao-por entonces Banco Bilbao Vizcaya-izquierda en 1998, y fue inmediatamente reemplazado por el Banco Santander.

Además, los bancos interalpinos se estaban expandiendo rápidamente en sus mercados nacionales, haciéndose más grandes mediante una serie de fusiones: Nederlandsche Middenstandsbank se convirtió en International Nederlanden Group (ING); Privatbanken, Nordbanken y Merita participaron en una serie de fusiones que dieron lugar a Nordea; Kreditbank se transformó en KBC Group; San Paolo di Torino se convirtió en Intesa Sanpaolo; y el Banco Santander se tragó a varios rivales españoles.

Tres bancos más se unieron en 2003: Erste Bank de Austria; Hypovereinsbank (HVB) de Alemania; y Société Générale de Francia. HVB reemplazó al miembro fundador BHF, que había sido comprado por ING, y Société Générale reemplazó al miembro fundador Crédit Commercial de France (CCF), que había sido adquirido por HSBC. HVB dejó el grupo en 2005, tras ser adquirido por UniCredit, y Commerzbank tomó su lugar como miembro alemán del grupo.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

La economía del casino

A medida que el proyecto de globalización del Imperio se fue expandiendo, los bancos medianos del Grupo Inter-alfa se convirtieron en actores globales, y algunos se convirtieron en gigantes. El Royal Bank of Scotland se convirtió en el mayor banco del mundo por activos, alcanzando un máximo de casi 3,5 billones de dólares antes de explotar en 2008. El Banco Santander, Société Générale, Intesa Sanpaolo e ING también se unieron a los gigantes mundiales, y el resto se convirtieron en potencias regionales y llenaron nichos especializados. Estos bancos expandieron sus tentáculos alrededor del mundo, hacia el este en Europa del Este, Rusia y Asia, y hacia el oeste en las Américas. Se transformaron de bancos locales en países particulares, en una vasta red de bancos globales, responsables no ante los pueblos de sus naciones de origen, sino ante el sistema monetario imperial.

Sin embargo, el verdadero poder del Grupo Interalfa no reside en los bancos individuales, sino en los cambios que la operación Interalfa ha realizado en la economía mundial. El proyecto Inter-Alfa convirtió el sistema financiero mundial en un casino gigante, un patio de recreo para los bancos de inversión, las armas especulativas de los bancos comerciales, los fondos de cobertura, y otros, para que pudieran jugar con su propio dinero y el de todos los demás. Este casino llegaría a controlar alrededor del 70% de los activos bancarios del mundo, directa o indirectamente.

En un sistema bancario sano y bien regulado, los bancos comerciales son mecanismos para ayudar a sus economías locales y regionales a crecer. Utilizan los depósitos de sus clientes para financiar préstamos que mejoran el funcionamiento de la región, haciendo más productivas sus manufacturas y su agricultura, elevando el nivel de vida y ayudando a las empresas locales a satisfacer las necesidades de la comunidad. El banco local crece a medida que crece la economía local, lo que le da un interés personal en apoyar y fomentar ese crecimiento.

El modelo oligárquico, como lo ejemplifica el Grupo Inter-alfa, funciona de manera opuesta. Su red de bancos se utiliza para sacar capital de las localidades y llevarlo a los mercados mundiales, donde puede utilizarse para especular, manipular y subyugar a los habitantes del planeta. Tales bancos no nutren su base de clientes, la saquean.

Este punto se hace obvio simplemente revisando lo que pasó. El Grupo Inter-Alfa y el Imperio que lo desplegó, crearon la mayor burbuja financiera de la historia. Se generaron enormes cantidades de deuda; luego, esa deuda se utilizó como base de activos para una burbuja de derivados multimillonaria. Esta enorme masa de valor ficticio generó una vasta expansión de los mercados financieros, que llegaron a dominar la economía mundial. El juego era tan rentable, es decir, que el dinero de todo el mundo fue aspirado y alimentado en la máquina de derivados, dejando muy poco para apoyar la economía real. El resto de la economía comenzó a cerrarse, con consecuencias previsiblemente horribles para la gente.

A través de todo esto, el auge del casino fue anunciado como prueba de que la economía estaba creciendo. Pero no fue así: El tumor estaba creciendo, y el paciente estaba muriendo.

El juego explotó en 2007. En cierto sentido, se ahogó en su propio éxito, el saqueo creció hasta el punto de que una economía en quiebra ya no podía soportarlo. Los banqueros trataron desesperadamente de pintar esto como una crisis “subprime” causada por propietarios morosos, y una crisis de “liquidez” causada por inversionistas innecesariamente asustados; pero lo que realmente fue, fue el colapso del esquema piramidal global liderado por derivados, dirigido por, y a través de, el Grupo Inter-Alfa.

Aunque los banqueros y los tontos como Sir Alan Greenspan han dicho a todos los que les escucharon que nadie podría haber visto venir esta crisis, era, de hecho, totalmente predecible. Lyndon LaRouche emitió repetidas advertencias de que la economía mundial estaba en vías de una catástrofe, y lanzó una campaña contra los derivados en 1993. Nuestras advertencias fueron recogidas por el entonces presidente del Comité Bancario de la Casa, Henry B. Gonzalez (D-Tex.), quien convocó a este autor a testificar ante su comité ese mismo año.

A pesar de esta oposición, el juego de los derivados no sólo continuó, sino que se aceleró. A finales de los 90, el presidente de la Comisión de Comercio de Futuros de Mercancías, Brooksley Born, volvió a plantear el asunto, sólo para ser abofeteado por Wall Street y sus compañeros “reguladores”. Wall Street insistió en que el mercado era tan sofisticado, que sus administradores eran tan expertos, que nada podía salir mal, y que cualquier intento de interferir en el mercado sólo perjudicaría a la economía. Ese argumento, respaldado por una enorme presión política y montañas de dinero, ganó el día.

Entonces todo estalló, y el mundo entró en un nuevo reino.

 

Fase dos

Mientras la mayor parte de Wall Street y Washington estaba en shock, el Imperio sonreía, y se preparaba para soltar la trampa que había tendido con tanto esfuerzo. La economía de los Estados Unidos estaba en ruinas, pero aún quedaba el potencial para un reflejo al estilo de Roosevelt, en el que el pueblo estadounidense se levantaría para defenderse a sí mismo y a su nación. Así que el Imperio se movió para completar su misión, a través del “rescate”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Para entender lo que pasó después, uno tiene que dejar de lado las nociones de instituciones individuales, y en su lugar, centrarse en el sistema que controla esas instituciones. La continuidad del Imperio depende de la preservación de su sistema monetario, no de la preservación de los bancos individuales, fondos de cobertura y otras instituciones. Tales instituciones son efímeras; no son el poder, sino herramientas del poder, para ser usadas y, cuando sea necesario, desechadas. El sistema es lo que importa.

Mientras los tontos de Wall Street y más allá clamaban que el gobierno y la Reserva Federal los salvaran con un rescate, sus titiriteros en el Imperio tenían un plan diferente. El Imperio no tenía intención de restaurar la burbuja. Su plan, tal como lo enunciaron el Príncipe Felipe de Gran Bretaña y otros, era y es reducir la población mundial en alrededor de dos tercios, y aplastar a los estados-nación en el proceso, como una forma de traer el mundo de vuelta bajo completo control imperial. Les darían a los tontos su rescate, pero en lugar de salvarlos, sería el último clavo en el ataúd de los Estados Unidos, al utilizar el rescate para destruir el valor del dólar.

Considere por un momento las diferencias entre un sistema financiero necesario para manejar una burbuja financiera multimillonaria, y el sistema financiero necesario para manejar un mundo de 2 mil millones de personas, el nivel de población mundial deseado por los genocidas imperiales. Dada la menor población, desde la perspectiva del Imperio, hay mucha capacidad innecesaria en el mundo financiero actual -demasiados bancos, demasiados banqueros, demasiadas compañías de seguros, fondos mutuos, fondos de cobertura, etc.- y se requerirá una drástica eliminación y consolidación de la manada.

La otra opción es el Plan LaRouche, que consiste en amortizar todo el capital ficticio, reorganizar todos los bancos bajo un estándar Glass-Steagall, volver a un sistema de tipo de cambio fijo y sustituir el sistema monetario imperial por sistemas de crédito soberano nacional. Esto también define un sistema financiero muy diferente, dominado por bancos comerciales altamente regulados y una orientación hacia la producción en lugar de la especulación.

Por lo tanto, si el Imperio tiene la intención de reducir su sistema (y nosotros del movimiento LaRouche planeamos eliminarlo), entonces, aparte de unos pocos tontos ilusos de Wall Street, que sólo quieren que su partido de dinero vuelva a subir, y toda la gente que estaba agarrando algo de ese flujo de dinero, ¿quién cree realmente en la tontería de la recuperación?

Por lo tanto, tienes que preguntarte: ¿Cuál es el verdadero propósito del rescate?

El propósito del rescate es llevar a la bancarrota a los Estados Unidos y a todas las demás naciones que llevan a cabo su propia operación de rescate, para que ya no tengan el poder de resistir los planes del Imperio de una dictadura financiera global fascista, dirigida desde arriba por el sistema monetario imperial a través de sus bancos y cárteles corporativos. Es el acto final de nuestro suicidio nacional, y la culminación del proyecto Inter-Alpha.

 

Hay que inhabilitarlos

La cuestión que tenemos ante nosotros debe quedar clara: sólo el retorno a la soberanía nacional de los Estados Unidos y la creación de una alianza de ese país soberano con otras naciones -Rusia, China y la India, para empezar- capaces de derrotar este antiguo mal, que hoy se conoce como el Imperio Británico, puede evitar esta catástrofe en curso.

Deberíamos comenzar con Glass-Steagall y las correcciones relacionadas propuestas por LaRouche, que llevarán inmediatamente a la bancarrota al Grupo Inter-Alfa y a sus pares, y pondrán fin a sus acciones depredadoras. También deberíamos incautar todas las cuentas, oficinas y registros de cualquier banco del Grupo Inter-Alfa dentro de los Estados Unidos, y revisarlos con un peine de dientes finos.

Estos son pasos necesarios, como el resto de las medidas del Plan LaRouche, pero no son, en sí mismos, todo lo que se necesita. También debemos dedicar una atención considerable a comprender y corregir los defectos que llevamos dentro, que permitieron al Grupo Inter-Alfa y a sus controladores anglo-venecianos tocarnos como un tambor, atrayéndonos a destruir la economía más productiva que el mundo había visto nunca, y a entregar nuestra nación a ese montón de parásitos locos y codiciosos de Wall Street.

Los estafadores entienden que no se puede engañar a un hombre honesto, así que buscan a gente desesperada, codiciosa, dispuesta a sucumbir al engaño de algo por nada. Te corrompen para que te unas a su plan, y sólo después de que termine te das cuenta de que tú eres el chivo expiatorio. Esto, en esencia, fue lo que nos hicieron. La estafa fue global, ayudada por todas las herramientas y trucos del Imperio, pero en su raíz, estábamos como nación, estafados.

Tendremos más que decir sobre el Grupo Inter-Alfa a medida que avancemos. Este informe no es más que una visión general, que por su naturaleza deja fuera muchos elementos significativos. Sin embargo, la naturaleza de esta empresa criminal, y de su misión anti-humana, ha sido revelada, y ese es el primer paso para limpiarla.

Este informe se basa en el trabajo de varios investigadores de la EIR, incluyendo a Dean Andromidas, Allen Douglas, Rachel Douglas, Roger Moore y Scott Thompson.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Notas

[1] Lyndon LaRouche, “The Economic Past Is Now Behind Us! Money or Credit?” EIR, Sept. 10, 2010.

[2] John Perkins, Confessions of an Economic Hit Man (San Francisco: Berrett-Koehler, 2004).

 

Cómo llegamos a esto: Guerras, colapso económico, Covid, Reseteo y Nuevo Tratado Verde

 

 

Fuentes:

Daniel Estulin / Harley Schlanger / RT — Desde la Sombra E20 La Nobleza Negra de Venecia.

John Hoefle / Executive Intelligence Review — Nation-Killers for Imperial Genocide; September 17, 2010.

Te puede interesar

Contenidos

  Fuente: Daniel Estulin, RT: Sociedad fabiana, en Desde la Sombra.  

Ciencia y Tecnología

En este vídeo documental de treinta minutos, el investigador Jorge Guerra hace un ejercicio de historia revisionista y criptopolítica para revelar cómo las élites...

Contenidos

En un vídeo titulado “Revisionismo Histórico”, el autor Daniel Estulin denuncia una serie de casos de eliminación y censura de contenidos por parte del...

Contenidos

Por Matthew Ehret With idle tales this fills our empty ears; The next reports what from the first he hears; The rolling fictions grow...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon