Connect with us

Hi, what are you looking for?

Contenidos

Siguen ocultando que banqueros angloamericanos organizaron la Segunda Guerra Mundial

Siguen ocultando que banqueros angloamericanos organizaron la Segunda Guerra Mundial. “La guerra no fue desatada por el frenético Fuhrer que gobernaba Alemania en ese momento. La Segunda Guerra Mundial es un proyecto creado por la oligarquía mundial o los “propietarios de dinero” angloamericanos. Utilizando instrumentos como el Sistema de la Reserva Federal de los Estados Unidos y el Banco de Inglaterra, comenzaron a prepararse para el próximo conflicto mundial de escala mundial justo después de la Primera Guerra Mundial. La URSS era el objetivo” (Fuente: Valentinin Katasonov, Anglo-American Money Owners Organized World War II, 2015). En el marco del aniversario 74 de la Victoria contra el nazismo, Moscú está respondiendo a los intentos de distorsionar la historia de la Segunda Guerra Mundial, y ha señalado que tiene que “sostener una conversación seria” con funcionarios de Estados Unidos, luego de la escandalosa “felicitación” de Washington a Londres por el Día de la Victoria en Europa, con la implicación de que Estados Unidos y Gran Bretaña ganaron la guerra solos; lo cual es una mentira total, pues el papel de Rusia para ganar la guerra fue fundamental, además que el economista ruso Valentinin Katasonov publicó en 2015 un estudio avalado por nuevos documentos que confirman que la Segunda Guerra Mundial fue planeada y organizada por una red de banqueros de los Estados Unidos y el Reino Unido. Esta información fue publicada en ese año por la prestigiosa Red Voltaire y por Strategic Culture Foundation. No es una casualidad que Gran Bretaña y sus halcones de guerra en los Estados Unidos ahora intentan engañar una vez más a la gente, haciéndoles creer que China es culpable del brote del coronavirus, cuando existe abundante evidencia (1, 2, 3), que indica que, el mismo imperio angloamericano que planeó la Segunda Guerra Mundial, ahora saca beneficio de la crisis del coronavirus no sólo usándola como cortina de humo y gatillo para acelerar el colapso de su sistema económico de casino y para instaurar regímenes totalitarios alrededor del mundo e impulsar su agenda eugenésica, sino también para impulsar su propaganda de guerra contra la integración euroasíatica y el desarrollo del Cinturón y Nueva Ruta de la Seda de China, que abrirían el mundo hacia un orden multipolar, acabando con la hegemonía del imperio angloamericano y su política de guerras eternas.

 

la segunda Guerra Mundial

Foto: Hjalmar Schacht (izquierda), ministro de finanzas de Hitler, con su amigo cercano Montagu Norman, gobernador del Banco de Inglaterra de 1920 a 1944. Según documentos revelados por el Banco de Inglaterra en 2012, el oro checoslovaco fue retenido en Londres en una sub-cuenta a nombre del Banco de Pagos Internacionales (BIS), “el banco central de bancos centrales”, ubicado en Basilea, Suiza. Cuando los nazis marcharon a Praga en marzo de 1939, inmediatamente enviaron soldados armados a las oficinas del Banco Nacional. Los directores checos recibieron la orden, bajo pena de muerte, de enviar dos solicitudes de transferencia. El primero ordenó al BIS que transfiriera 23.1 toneladas métricas de oro de la cuenta del BIS de Checoslovaquia, mantenida en el Banco de Inglaterra, a la cuenta del BIS del Reichsbank, también en Threadneedle Street. La segunda orden instruyó al Banco de Inglaterra para transferir casi 27 toneladas métricas de oro en el nombre del Banco Nacional de Checoslovaquia a la cuenta de oro del BIS en el Banco de Inglaterra.

 

por Valentin Katasonov

La guerra no fue desatada por el frenético Fuhrer que gobernaba Alemania en ese momento. La Segunda Guerra Mundial es un proyecto creado por la oligarquía mundial o los “propietarios de dinero” angloamericanos. Utilizando instrumentos como el Sistema de la Reserva Federal de los Estados Unidos y el Banco de Inglaterra, comenzaron a prepararse para el próximo conflicto mundial de escala mundial justo después de la Primera Guerra Mundial. La URSS era el objetivo.

Los Planes Dawes y Young, la creación del Banco de Pagos Internacionales (BIS), la suspensión de los pagos de reparaciones por parte de Alemania que tuvo que pagar de acuerdo con el Tratado de Paz de París y la aquiescencia de los antiguos aliados de Rusia en esta decisión, las inversiones extranjeras a gran escala para la economía del Tercer Reich, la militarización de la economía alemana y el incumplimiento de las disposiciones del Tratado de París: todos fueron hitos importantes en la forma de preparar la guerra.

Hubo figuras clave detrás de la trama: los Rockefeller, los Morgan, Lord Montagu Norman (el Gobernador del Banco de Inglaterra), Hjalmar Schacht (Presidente del Reichsbank y Ministro de Economía en el gobierno de Hitler). El plan estratégico de los Rockefellers y los Morgan debía subyugar a Europa económicamente, saturar a Alemania con inversiones y créditos extranjeros y hacer que asestara un golpe demoledor a la Rusia soviética para que volviera al sistema capitalista mundial como una colonia.

Montagu Norman (1871 – 1950) desempeñó un importante papel de intermediario para mantener un diálogo entre los círculos financieros estadounidenses y los líderes empresariales de Alemania. Hjalmar Schacht organizó el renacimiento del sector económico de defensa de Alemania. La operación realizada por “propietarios de dinero” fue encubierta por políticos como Franklin Roosevelt, Neville Chamberlain y Winston Churchill. En Alemania, los planes fueron llevados a cabo por Hitler y Hjalmar Schacht. Algunos historiadores dicen que Hjalmar Schacht jugó un papel más importante que Hitler. Schacht simplemente se mantuvo alejado de los reflectores.

El Plan Dawes fue un intento posterior a la Primera Guerra Mundial para que la Triple Entente comprometiera y cobrara deudas de reparaciones de guerra de Alemania. El Plan Dawes (como lo propuso el Comité Dawes, presidido por Charles G. Dawes) fue un intento en 1924 de resolver el problema de las reparaciones, que había afectado la política internacional después de la Primera Guerra Mundial y el Tratado de Versalles (Francia se mostró reacia a aceptar que obtuvo más del 50% de las reparaciones). En 1924-1929, Alemania recibió $ 2,5 mil millones de los Estados Unidos y $ 1,5 mil millones de Gran Bretaña, según el Plan Dawes. En los precios de hoy, la suma es enorme, es igual a $ 1 billón de dólares estadounidenses. Hjalmar Schacht desempeñó un papel activo en la implementación del Plan Dawes. En 1929 resumió los resultados, diciendo que en 5 años Alemania obtuvo más préstamos extranjeros que los Estados Unidos en los 40 años anteriores a la Primera Guerra Mundial. Como resultado, en 1929 Alemania se convirtió en la segunda nación industrial más grande del mundo dejando atrás a Gran Bretaña.

En la década de 1930 continuó el proceso de alimentar a Alemania con inversiones y créditos. El Plan Young fue un programa para saldar las deudas de reparaciones alemanas después de la Primera Guerra Mundial, escrito en 1929 y adoptado formalmente en 1930. Fue presentado por el comité encabezado (1929–30) por el industrial estadounidense Owen D. Young, creador y ex primer presidente de la Radio Corporation of America (RCA), quien, en ese momento, sirvió simultáneamente en el consejo de administración de la Fundación Rockefeller, y también había sido uno de los representantes involucrados en acuerdos previos de reestructuración de reparaciones de guerra – Plan Dawes de 1924. De acuerdo con el plan, El Banco de Pagos Internacionales (BIS) se creó en 1930 para hacer que Alemania pagara reparaciones a los vencedores. En realidad, los flujos de dinero fueron en una dirección bastante diferente: de Estados Unidos y Gran Bretaña a Alemania. La mayoría de las empresas alemanas estratégicamente importantes pertenecían al capital estadounidense o estaban en parte bajo su control. Algunos de ellos pertenecían a inversores británicos. Los sectores alemanes de la refinería de petróleo y la licuefacción de carbón de la economía pertenecían a Standard Oil (los Rockefeller). La principal industria de la industria química FarbenindustrieAG se movió bajo el control del Grupo Morgan. El 40% de la red telefónica y el 30% de las acciones de Focke Wulf pertenecían a American ITT. Radio y AEG, Siemens, Osram, los líderes de la industria eléctrica, se movieron bajo el control de American General Electric. ITT y General Electric eran parte del imperio de los Morgan. Al menos el 100% de las acciones de Volkswagen pertenecían a la Ford estadounidense. Cuando Hitler llegó al poder, el capital financiero de EE.UU. prácticamente controlaba todos los sectores estratégicamente importantes de la industria alemana: refinación de petróleo, producción de combustible sintético, química, construcción de automóviles, aviación, ingeniería eléctrica, industria de la radio y una gran parte de la construcción de máquinas (en total 278 empresas). Los principales bancos alemanes —Deutsche Bank, Dresdner Bank, Donat Bank y algunos otros— estaban bajo el control de los Estados Unidos.

***

El 30 de enero de 1933, Hitler fue nombrado canciller de Alemania. Antes de eso, su candidatura había sido estudiada a fondo por los banqueros estadounidenses. HjalmarSchacht fue a los Estados Unidos en el otoño de 1930 para discutir la nominación con colegas estadounidenses. El nombramiento de Hitler fue finalmente aprobado en una reunión secreta de financieros en los Estados Unidos. Pasó todo el año 1932 tratando de convencer a los banqueros alemanes de que Hitler era la persona adecuada para el puesto. Alcanzó el objetivo. A mediados de noviembre de 1932, 17 grandes banqueros e industriales alemanes enviaron una carta al presidente Hindenburg expresando su demanda de convertir a Hitler en canciller de Alemania. La última reunión de trabajo de los financieros alemanes antes de las elecciones se celebró el 4 de enero de 1933 en Kölnat, la casa del banquero Kurt von Schröder. Después de eso, el Partido Nacional Socialista llegó al poder. Como resultado, los lazos financieros y económicos de Alemania con los anglosajones se elevaron a un nivel superior.

Hitler inmediatamente anunció que se negaba a pagar reparaciones de la posguerra. Puso en duda la capacidad de Inglaterra y Francia para pagar las deudas de la Primera Guerra Mundial con los Estados Unidos. Washington no se opuso al anuncio de Hitler. En mayo de 1933, Hjalmar Schacht realizó otra visita a los Estados Unidos. Allí se reunió con el presidente Franklin Roosevelt y los grandes banqueros para llegar a un acuerdo de crédito de mil millones de dólares. En junio del mismo año, Hjalmar Schacht visitó Londres para mantener conversaciones con Montagu Norman. Todo transcurrió sin problemas. Los británicos acordaron otorgar un préstamo de $ 2 mil millones. Los británicos no ofrecieron objeciones relacionadas con la decisión de Alemania de suspender los pagos de la deuda.

Algunos historiadores dicen que los banqueros estadounidenses y británicos se mostraron flexibles porque en 1932 la Unión Soviética había cumplido el plan de desarrollo económico de 5 años para lograr que alcanzara nuevas alturas como potencia industrial. Se construyeron unos pocos miles de empresas, especialmente en el sector de la industria pesada. La dependencia de la URSS de la importación de producción de ingeniería ha disminuido considerablemente. Las posibilidades de estrangular económicamente a la Unión Soviética se redujeron prácticamente a cero. Decidieron confiar en la guerra y lanzaron la militarización desbocada de Alemania.

Fue fácil para Alemania obtener créditos estadounidenses. En general, Hitler llegó al poder en su país al mismo tiempo que Franklin Roosevelt asumió el cargo en los Estados Unidos. Los mismos banqueros que apoyaron a Hitler en 1931 apoyaron a Roosevelt en las elecciones presidenciales. El nuevo presidente electo no pudo sino respaldar grandes créditos a Alemania. Por cierto, muchos notaron que había una gran similitud entre la «Política del Nuevo Trato» de Roosevelt y la política económica del Tercer Reich alemán. No es de extrañar. Las mismas personas trabajaron y consultaron a ambos gobiernos en ese momento. Representaban principalmente círculos financieros de los Estados Unidos.

El New Deal de Roosevelt pronto comenzó a tropezar en el camino. En 1937, Estados Unidos se sumió en el atolladero de la crisis económica. En 1939, la economía estadounidense operaba al 33% de su capacidad industrial (era el 19% en plena crisis de 1929-1933).

Rexford G. Tugwell, un economista que se convirtió en parte del primer «Cerebro de Franklin Roosevelt», un grupo de académicos de la Universidad de Columbia que ayudó a desarrollar recomendaciones de políticas que condujeron al Nuevo Trato de Roosevelt, escribió que en 1939 el gobierno no logró ningún éxito. El día que Hitler invadió Polonia solo el poderoso viento de la guerra podría disipar la niebla. Cualquier otra medida que Roosevelt pudiera tomar estaba condenada al fracaso. [1] Solo la guerra mundial podría salvar al capitalismo estadounidense. En 1939, los propietarios del dinero usaron todo el apalancamiento a su disposición para presionar a Hitler y hacer que desatara una gran guerra en el este.

***

Advertisement. Scroll to continue reading.

El Banco de Pagos Internacionales (BIS) jugó un papel importante durante la Segunda Guerra Mundial. Fue creado como un puesto avanzado de intereses estadounidenses en Europa y un vínculo entre las empresas angloamericanas y alemanas, una especie de zona offshore para el capital cosmopolita que proporciona un refugio contra procesos políticos, guerras, sanciones y otras cosas. El Banco fue creado como una entidad comercial pública, su inmunidad ante la interferencia del gobierno y cosas como la recaudación de impuestos fue garantizada por un acuerdo internacional firmado en La Haya en 1930.

Los banqueros del Banco de la Reserva Federal de Nueva York, que eran cercanos a los Morgan, Montagu Norman, el Gobernador del Banco de Inglaterra, financieros alemanes: Hjalmar Schacht (Presidente del Reichsbank y Ministro de Economía del gobierno de Hitler), Walther Funk (quien más tarde reemplazó a Hjalmar Schacht como presidente del Reichsbank) y EmilPuhl, todos ellos jugaron un papel importante en los esfuerzos por establecer el Banco. Los bancos centrales de Gran Bretaña, Francia, Italia, Alemania, Bélgica y algunos bancos privados estuvieron entre los fundadores. El Banco Federal de Nueva York hizo todo lo posible para establecer el BIS, pero no figuraba como fundador. Estados Unidos estuvo representado por el primer banco nacional de Nueva York, J.P.Morgan and Company, el primer banco nacional de Chicago, todos partes del imperio de Morgan. Japón también estuvo representado por bancos privados. En 1931-1932, diecinueve bancos centrales europeos se unieron al Banco de Pagos Internacionales. Gates W. McGarrah, un banquero del clan Rockefeller, fue el primer presidente de la junta del Banco de Pagos Internacionales. Fue reemplazado por Leon Fraser, quien representaba al clan de los Morgan. El ciudadano estadounidense Thomas H. McKittrick fue presidente del Banco durante los años de guerra.

Ya se ha escrito mucho sobre las actividades del Banco de Pagos Internacionales al servicio de los intereses del Tercer Reich. El Banco participó en acuerdos con diferentes países, incluidos aquellos con los que Alemania estaba en guerra. Desde Pearl Harbor, el Banco de Pagos Internacionales ha sido un banco corresponsal del Banco de la Reserva Federal de Nueva York. Estuvo bajo control nazi durante los años de guerra, sin importar que el estadounidense Thomas Huntington McKittrick fuera el presidente del Banco. Los soldados morían en los campos de batalla mientras los líderes del Banco de Pagos Internacionales mantenían reuniones en Basilea con los banqueros de Alemania, Japón, Italia, Bélgica, Gran Bretaña y Estados Unidos. Allí, en la zona suiza de alta mar, todo era pacífico, y los representantes de los beligerantes trabajaron en silencio en la atmósfera de entendimiento mutuo.

Suiza se convirtió en el lugar donde se transportaba el oro incautado por Alemania en diferentes rincones de Europa para su almacenamiento. En marzo de 1938, cuando Hitler capturó Viena, parte del oro austriaco fue transferido a las bóvedas del Banco de Pagos Internacionales. Lo mismo sucedió con el oro del Banco Nacional Checo (48 millones de dólares). Cuando comenzó la guerra, los flujos de oro se vertieron en el Banco de Pagos Internacionales. Alemania lo obtuvo de los campos de concentración y como resultado del saqueo de la riqueza de los países ocupados (incluidos los pertenecientes a la población civil: joyas, coronas de oro, pitilleras, utensilios…). Se llamaba el oro nazi. El metal se procesó en lingotes para ser almacenado en el Banco de Pagos Internacionales, Suiza, o fuera de Europa. Charles Higham escribió en su “Trading With The Enemy: An Expose of the Nazi-American Money Plot 1933-1949” que durante la guerra los nazis transfirieron $ 378 millones a las cuentas del Banco de Pagos Internacionales.

Sobre el oro checo: Los detalles surgieron cuando los archivos del Banco de Inglaterra fueron desclasificados en 2012. [2] En marzo de 1939, Alemania capturó Praga. Los nazis exigieron $ 48 millones en reservas nacionales de oro. Les dijeron que la suma ya había sido transferida al Banco de Pagos Internacionales. Más tarde se supo que el oro fue transferido de Basilea a las bóvedas del Banco de Inglaterra. A la orden de Berlín, el oro fue transferido a la cuenta del ReichsbankBIS. Luego, el Banco de Inglaterra participó en transacciones realizadas por orden del Reichsbank entregadas al Banco de Pagos Internacionales. Los comandos fueron retransmitidos a Londres. Hubo una colusión entre el Reichsbank alemán, el Banco de Pagos Internacionales y el Banco de Inglaterra. En 1939 estalló un escándalo en Gran Bretaña porque el Banco de Inglaterra ejecutó las transacciones con oro checo a los comandos que venían de Berlín y Basilea, no del gobierno checo. Por ejemplo, en junio de 1939, tres meses antes de que comenzara la guerra entre Gran Bretaña y Alemania, el Banco de Inglaterra ayudó a los alemanes a ingresar en sus cuentas la cantidad de oro equivalente a 440 mil libras esterlinas y transferir algo de oro a Nueva York (Alemania estaba segura de que en caso de intervención alemana en Polonia, Estados Unidos no declararía la guerra).

Las transacciones ilegales con oro checo se implementaron con la aprobación tácita del gobierno de Gran Bretaña, que estaba al tanto de lo que estaba sucediendo. El primer ministro Neville Chamberlain, el canciller de Hacienda Sir John Simon y otros altos funcionarios hicieron todo lo posible para ocultar la verdad, incluidas mentiras descaradas (como que el oro fue devuelto al propietario legal o que nunca había sido transferido al Reichsbank). Los materiales recientemente desclasificados del Banco de Inglaterra revelan la verdad y muestran que los funcionarios del gobierno mintieron para encubrirse a sí mismos y a las actividades del Banco de Inglaterra y el Banco de Pagos Internacionales. Fue fácil coordinar las actividades criminales conjuntas porque Montagu Norman, el jefe del Banco de Inglaterra, se desempeñó como presidente de la junta del Banco de Pagos Internacionales. Nunca ocultó su simpatía por los fascistas.

La Conferencia de Bretton Woods, formalmente conocida como la Conferencia Monetaria y Financiera de las Naciones Unidas, fue la reunión de 730 delegados de las 44 naciones aliadas en el Hotel Mount Washington ubicado en Bretton Woods, New Hampshire, Estados Unidos, para regular el dinero internacional y orden financiero después de la conclusión de la Segunda Guerra Mundial. La conferencia se celebró del 1 al 22 de julio de 1944. De repente, el tema del Banco de Pagos Internacionales llegó a la agenda. Se informó que el banco colaboró con la Alemania fascista. Dejando a un lado muchos detalles, se mencionó que con gran dificultad los delegados habían llegado a un acuerdo para cerrar el Banco de Pagos Internacionales (aunque algunos delegados estadounidenses se opusieron a la moción). Sin embargo, la decisión de la conferencia internacional nunca se ha promulgado. Se clasificó toda la información desacreditable relacionada con las actividades de guerra del Banco de Pagos Internacionales, lo que hoy ayuda a seguir falsificando la historia de la Segunda Guerra Mundial.

Finalmente, algunas palabras sobre Hjalmar Schacht (1877-1970), quien se desempeñó como Presidente del Reichsbank y Ministro de Economía en el gobierno fascista de Alemania. Fue una figura clave que controlaba la máquina económica del Tercer Reich, un embajador extraordinario y plenipotenciario que representaba al capital angloamericano en Alemania. En 1945, Schacht fue juzgado en Nuremberg para ser absuelto el 1 de octubre de 1946. Se libró de ser ejecutado, de la misma manera que le sucedió a Hitler. Por algunas razones inexplicables, no estaba en la lista de criminales de guerra de 1945. Además, Schacht volvió a su profesión como si nada sucediera y fundó Schacht GmbH, en Düsseldorf. Este detalle puede pasar desapercibido, aunque sirve como otro testimonio del hecho de que los “propietarios de dinero” angloamericanos y sus representantes plenipotenciarios en Alemania prepararon y, en cierta medida, influyeron en el resultado de la Segunda Guerra Mundial. Los “dueños del dinero” quieren reescribir la historia de la guerra y cambiar sus resultados.

 

Notas

[1] P.Tugwell, The Democratic Roosevelt, A Biography of Franklin D. Roosevelt, New York, 1957, p 477.

[2] Bank Of England, documentos desclasificados que ya han sido removidos del portal de la institución.

Un Rothschild creó la izquierda y un Rockefeller financió a Hitler

Fuentes:

Valentin Katasonov / Red Voltaire — Anglo-American Money Owners Organized World War II.

Valentin Katasonov / Strategic Culture Foundation — Anglo-American Money Owners Organized World War II (I).

Valentin Katasonov / Strategic Culture Foundation — Anglo-American Money Owners Organized World War (II).

Mente Alternativa — Segunda Guerra Mundial fue provocada y organizada por banqueros de los EE.UU. y el Reino Unido.

LaRouche PAC — Moscú insiste en una “conversación seria” con EU, tras los intentos de sacar a Rusia de la historia de la Segunda Guerra Mundial.

Advertisement. Scroll to continue reading.
Advertisement que es lbry

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Girl in a jacket

Archivos

Facebook

Te puede interesar

Contenidos

  Durante meses, la pandemia mundial manufacturada de coronavirus o COVID-19 ha dominado los titulares de los medios corporativos mientras las políticas adoptadas por...

Contenidos

En este artículo, John W. Whitehead invita a los millenials que han vivido toda su vida en «estado de emergencia» desde los atentados del...

Contenidos

Las mentiras de los banqueros neoliberales y los geopolíticos británicos podrían causar una guerra nuclear. Executive Intelligence Review (EIR), la revista fundada en 1974...

Ciencia y Tecnología

CDC confirma tasa de mortalidad notablemente baja (.2%) por coronavirus en EEUU. Es más probable que la mayoría de las personas en los Estados...

Advertisement