Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Lágrimas para Ucrania, sanciones para Rusia, bostezos para Yemen, armas para los saudíes: La grotesca doble moral de Occidente

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



La rapidez de las represalias occidentales por la invasión rusa de Ucrania ha hecho que los yemeníes, que han soportado una implacable campaña de bombardeos y un mortífero bloqueo aéreo, terrestre y marítimo durante 2.520 días consecutivos, se sorprendan. La versión original de este artículo en inglés y con enlaces puede consultarse en Mint Press News[https://www.mintpressnews.com/tears-ukraine-russia-yawns-yemen-saudia-arabia-double-standard/279837/].

 

 

Por Ahmed Abdulkareem

HAJJAH, YEMEN – “Nos bombardean brutalmente todos los días. Entonces, ¿por qué el mundo occidental no se preocupa como lo hace con Ucrania?… ¿Es porque no tenemos el pelo rubio y los ojos azules como los ucranianos?” preguntó Ahmed Tamri, un yemení padre de cuatro hijos, con las cejas fruncidas, sobre la avalancha de apoyo internacional y la cobertura mediática de la invasión rusa de Ucrania y la falta de una reacción semejante a la guerra en Yemen.

El fin de semana, un miembro de la familia de Tamri murió y nueve parientes resultaron heridos cuando la casa de su familia fue blanco de un ataque aéreo de la Coalición liderada por Arabia Saudí en la remota zona de al-Saqf, en la provincia de Hajjah. Tamri afirma que Al Saqf ha sido objeto de una brutal campaña de bombardeos saudíes durante los últimos siete años, más que toda Ucrania, según él, desde que fue invadida por Rusia.

A pesar de la horrible campaña de bombardeos contra la población civil yemení, las violaciones de los derechos humanos y los crímenes de guerra de Arabia Saudí no han recibido ni de lejos el nivel de cobertura y simpatía que los principales medios de comunicación occidentales han concedido con razón a Ucrania. “Derraman lágrimas por los ucranianos e ignoran nuestras tragedias… ¡Qué hipocresía y racismo!” dijo Tamri a MintPress News.

 

 

Los yemeníes preguntan lo obvio

Mientras la invasión rusa de Ucrania se prolonga hasta el sexto día, en todo el mundo occidental se sigue observando una avalancha de apoyo a los ucranianos. Estados Unidos, Europa, Australia y Occidente en general han impuesto severas sanciones contra Rusia, en medio de una oleada de conversaciones de emergencia en el Consejo de Seguridad de la ONU. La rapidez de las represalias occidentales -que incluyen la prohibición de Rusia de la red bancaria internacional SWIFT (Sociedad para las Telecomunicaciones Financieras Interbancarias Mundiales) y los llamamientos a tratar a los rusos como parias internacionales en los deportes, la cultura e incluso la ciencia- ha levantado ampollas entre los yemeníes que han soportado una implacable campaña de bombardeos y un mortífero bloqueo aéreo, terrestre y marítimo durante 2.520 días consecutivos.

Desde el jueves, cuando las fuerzas rusas comenzaron su amplio asalto a Ucrania, la coalición liderada por Arabia Saudí, con el apoyo de Estados Unidos, ha lanzado más ataques aéreos en Yemen que Rusia en Ucrania. En Hajjah, una provincia rodeada de artillería pesada saudí, los aviones de guerra de la coalición liderada por Arabia Saudí lanzaron más de 150 ataques aéreos contra las ciudades de Haradh, Heiraan, Abbs y Mustab, matando a decenas de civiles, entre ellos un padre de seis hijos que murió el fin de semana por un dron saudí que apuntó a su coche cuando viajaba entre Shafar y el mercado de Khamis Al-Wahat.

Desde que comenzó la incursión rusa en Ucrania, decenas de civiles, entre ellos varios migrantes africanos, han muerto y cientos han resultado heridos por la artillería y los ataques aéreos saudíes en la provincia de Saada, densamente poblada, declarada zona militar por Arabia Saudí al inicio de su campaña militar en marzo de 2015.

Mientras las cámaras de noticias y las protestas de solidaridad daban la tan necesaria simpatía a los civiles ucranianos, en Saná, Yemen -que se ha convertido en una gran prisión para los más de cuatro millones de residentes y refugiados de la ciudad, gracias a un paralizante bloqueo saudí- los aviones de guerra bombardearon varias zonas densamente pobladas, incluido el aeropuerto. Otros 160 ataques aéreos se lanzaron sobre las provincias de Marib, al-Jawf, al-Baydha, Taiz, Najran y Hodeida, el principal punto de entrada de bienes comerciales y ayuda en un país que se enfrenta a la peor hambruna provocada por el hombre en el siglo XXI.

De hecho, parece que el régimen saudí está aprovechando la distracción de los medios de comunicación para intensificar los ataques contra una serie de objetivos sensibles a lo largo de la frontera entre Yemen y Arabia Saudí y reforzar su control sobre la provincia de Al-Mahra. Los Emiratos Árabes Unidos, la otra gran monarquía petrolera respaldada por Occidente que ocupa Yemen, también está sacando provecho, acelerando su proyecto de cambiar la demografía en la preciada isla de Socotra, desplazando a los lugareños en favor de colonos más alineados con las políticas de los EAU. Y mientras Estados Unidos prepara envíos masivos de armas y ayuda militar a los “luchadores por la libertad” ucranianos que se defienden de una invasión rusa, los “rebeldes” yemeníes derribaron un avión no tripulado MQ9-1 de fabricación estadounidense pilotado por EAU en al-Jawf y dos Boeing Insitu ScanEagles de fabricación estadounidense en Marib y Hajjah.

Mientras los países que han pasado las últimas décadas construyendo muros literales y figurados para mantener fuera a los desesperados refugiados marrones y negros que huyen de la violencia y la invasión extranjera en sus propias tierras abren sus brazos, hogares y corazones a los refugiados ucranianos que huyen, Arabia Saudí desató una fuerza de mercenarios yemeníes en su tierra natal con la promesa de una tarjeta verde saudí y seguridad para sus familias si se vuelven contra sus compatriotas. Con el irónico nombre de “Fuerzas del Yemen Feliz”, la unidad se ultimó a finales de 2021, según documentos militares filtrados, con el mandato de asegurar la frontera de Arabia Saudí con Yemen y garantizar la seguridad saudí a cambio de una tarjeta verde y el acceso a los servicios sociales saudíes que conlleva.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Si tenemos que comparar

En términos de coste de vidas humanas, la tragedia de Yemen ha sido mucho más mortífera que la de Ucrania, donde 325 ucranianos, entre ellos 14 niños, han perdido trágicamente la vida según las autoridades ucranianas. Es cierto que la guerra en Yemen lleva más de seis años sin tregua, pero comparativamente las cifras son asombrosas. Desde 2015, se calcula que el número de muertos asciende a 400.000 personas, incluidos 3.900 niños.

Esas muertes han incluido ataques contra civiles tan atroces que sí han merecido una fugaz atención de los medios de comunicación pero, inevitablemente, ninguna sanción, poca condena internacional, ni siquiera el cese de la ayuda y el apoyo militar a los autores. Las escuelas bombardeadas, los funerales, los salones de bodas, los campos de refugiados, incluso un autobús escolar lleno de niños atacados por el armamento más avanzado de Estados Unidos no han sido suficientes para provocar la reacción que Ucrania ha cosechado en menos de una semana.

Desde 2015, los aviones de guerra de la Coalición liderada por Arabia Saudí han golpeado Yemen con más de 266.000 ataques aéreos, según la Sala de Operaciones del Ejército de Yemen, que registra los ataques aéreos contra objetivos civiles y militares. El 70% de esos ataques han alcanzado objetivos civiles. El humo creciente, los escombros y las llamas que se ven ahora en Ucrania han sido el statu quo en Yemen durante años, y los medios de comunicación occidentales a menudo consideran que las imágenes que aparecen en las emisoras de televisión locales de Yemen, de padres sacando trozos de sus hijos de los escombros de sus casas o escuelas, son demasiado gráficas para mostrarlas.

Miles de instalaciones económicamente vitales de Yemen, como fábricas, almacenes de alimentos, barcos de pesca, mercados de alimentos y camiones cisterna de combustible, han sido bombardeados por la coalición saudí respaldada por Occidente. Infraestructuras críticas -como aeropuertos, puertos marítimos, estaciones eléctricas, depósitos de agua, carreteras y puentes e innumerables escuelas, campos agrícolas y lugares de culto- han sido destruidas o dañadas. El bloqueo saudí y los ataques aéreos a los hospitales han paralizado el sistema sanitario de Yemen, dejándolo incapaz de atender incluso las necesidades más básicas de salud pública y dejando a los 300 centros que quedan en todo el país funcionando a duras penas mientras el COVID-19 se extiende como un reguero de pólvora.

Mientras continúan las muestras de condena de la invasión rusa, los gobiernos occidentales han enviado paquetes de ayuda masiva a Ucrania y las campañas en las redes sociales llenan los vacíos, mientras que en Yemen las Naciones Unidas anunciaron que para marzo probablemente cortarían la ayuda a 8 millones de personas en un país que, según ellas, alberga la peor crisis humanitaria del planeta. La inseguridad alimentaria en los hogares de Yemen supera el 80%. Casi un tercio de la población no tiene suficientes alimentos para satisfacer incluso las necesidades nutricionales básicas. Los niños con bajo peso y retraso en el crecimiento se han convertido en algo habitual y lo peor está por llegar, ya que la invasión rusa ha provocado un aumento de los precios de los combustibles y los alimentos, y la financiación humanitaria se está agotando, según el Programa Mundial de Alimentos de la ONU.

 

 

Elegir qué invasión condenar

En marzo de 2015, más de 17 países liderados por la monarquía petrolera de Arabia Saudí lanzaron una invasión militar de Yemen, un Estado soberano y miembro de las Naciones Unidas. Ostensiblemente, la guerra se inició para restaurar en el poder al presidente Abdrabbuh Mansur Hadi, destituido tras las protestas populares en el marco de la Primavera Árabe.

El 26 de marzo de ese año, la coalición liderada por Arabia Saudí, respaldada militar y diplomáticamente por Estados Unidos, comenzó una campaña de bombardeos que ha matado, mutilado y destruido indiscriminadamente durante siete años. Arabia Saudí, posiblemente la dictadura más represiva del mundo, no sólo ha obligado a Hadi a volver al poder con el pretexto de proteger la democracia, sino que también ha ocupado enormes franjas del sur de Yemen, desde Al Mahara hasta el estrecho de Bab al Mandab.

Los periodistas, activistas y políticos yemeníes se preguntan por qué los gobiernos occidentales -en particular, la administración Biden- condenan a Rusia por invadir Ucrania con el pretexto de la seguridad nacional mientras defienden el “derecho legítimo” del régimen saudí a invadir Yemen con el mismo pretexto.

A pesar de las terribles violaciones de los derechos humanos cometidas por Arabia Saudí en Yemen, los países occidentales, y Estados Unidos en particular, no sólo han proporcionado armas letales, entrenamiento, mantenimiento, inteligencia y cobertura política y diplomática a la monarquía, sino que han impuesto restricciones a los medios de comunicación para que cubran los abusos de los derechos humanos del régimen saudí en Yemen, presionando a las empresas de tecnología y de medios sociales para que eliminen la plataforma y prohíban directamente a los activistas yemeníes y a los medios de comunicación críticos con la guerra.

Mientras los principales medios de comunicación occidentales dan una brillante cobertura a los ucranianos que resisten a sus invasores y ocupantes extranjeros -con líderes occidentales que aplauden la firmeza y la resistencia de los ucranianos y les envían ayuda, armas y apoyo moral-, tachan de terroristas a los yemeníes que se alzan en armas y los atacan con bombas inteligentes de fabricación estadounidense y con aviones no tripulados. Los yemeníes que se levantan en armas contra las fuerzas invasoras saudíes y emiratíes son sancionados y tachados de apoderados de Irán por las instituciones mediáticas liberales que dicen estar en contra de la guerra.

El lunes, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas amplió el embargo de armas y la prohibición de viajar a las fuerzas yemeníes. La resolución condenó enérgicamente lo que denominó ataques transfronterizos de los “Houthis”, un término despectivo utilizado para referirse a Ansar Allalh, la mayor fuerza que desafía la invasión y ocupación saudíes. También condenó los “ataques a Arabia Saudí y a los Emiratos Árabes Unidos”, refiriéndose a los ataques con misiles y drones de Ansar Allah contra aeropuertos e instalaciones de almacenamiento de petróleo de la coalición liderada por Arabia Saudí.

Al comentar la resolución -que se produjo mientras los Emiratos Árabes Unidos se negaban a condenar públicamente a Rusia por su invasión de Ucrania, con la esperanza de obtener el respaldo ruso para su propia invasión de Yemen-, el líder de Ansar Allah, Mohammed al-Houthi, hizo una simple petición: que los ataques deliberados de Arabia Saudí contra civiles en Yemen conduzcan a una prohibición de las armas saudíes. Esencialmente, al-Houthi pidió que se eliminara el doble rasero, una petición aparentemente imposible en el clima político actual.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Ya te hemos contado en qué consistiría realmente este enfrentamiento bélico, y cómo se puede alejar al mundo de la autodestrucción

 

 

Fuente:

Ahmed Abdulkareem, en Mint Press News: Tears for Ukraine, Sanctions for Russia, Yawns for Yemen, Arms for Saudis: The West’s Grotesque Double Standard.

Te puede interesar

Contenidos

Stepan Bandera fue agente de la Gestapo y sólo dejó el recuerdo –que algunos creen ‎positivo– de las masacres que organizó. Pero Dimitro Dontsov...

Contenidos

En un artículo previo, Kit Klarenberg documentó las actividades antidemocráticas del célebre periodista Paul Mason, asociado con la inteligencia británica, para atacar a los...

Contenidos

En este vídeo, grabado el 13 de junio de 2022 y extraído de la conferencia del Instituto Schiller del 18 y 19 de junio,...

Contenidos

Por Red Voltaire Decae el apoyo de Occidente a Ucrania Doyle McManus, editorialista del diario estadounidense Los Angeles Times, estima que el rápido ‎‎empeoramiento...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY