Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La guerra actual entre Israel y Gaza no fue provocada por las poblaciones locales, sino por potencias externas que han interferido durante décadas, impidiendo la paz

Hoy presentamos el texto de “La Historia contradice la narración sobre el 7 de octubre”, una conferencia impartida el 4 de mayo en la ciudad francesa de Boulogne-sur-mer. Thierry Meyssan explica que el conflicto actual en Palestina no es imputable a las poblaciones árabes ni a los judíos, sino que fue organizado, desde 1915, por la potencia colonial británica para garantizar que el Estado o los Estados que surgiesen en Palestina nunca llegaran estar en condiciones de poder garantizar su seguridad por sí mismos. Sin tener conciencia de ello, durante la operación del 7 de octubre y la actual guerra de Israel contra la población de Gaza, palestinos e israelíes se ven arrastrados por aquella política. Y si los anglosajones “no logran” detener la limpieza étnica contra la población de Gaza es porque ven las masacres como simples variables de ajuste.

 

 

Por Thierry Meyssan

Aunque las masacres en Sudán y en el Congo están siendo mucho más mortíferas que en Palestina, hoy vengo a hablar a ustedes de estas últimas. En efecto, es la primera vez que vemos una limpieza étnica, en vivo, en nuestros teléfonos celulares. Quisiera mencionar diversas informaciones que ya he abordado en diferentes artículos, pero que, evidentemente, ciertos medios no quieren integrar a sus análisis.

Quisiera decir que no existe la fatalidad comunitaria. Este conflicto no ha sido provocado por las poblaciones de Palestina –sean judías, cristianas o musulmanas– sino por potencias externas que desde hace un siglo han actuado para que [esas poblaciones] nunca conozcan la paz.

 

LOS BRITÁNICOS CREARON EL ESTADO DE ISRAEL

En aras de facilitar la comprensión, hablaré en primer lugar del Reino Unido.

Ustedes vieron la coronación del rey Carlos III. Seguramente recuerdan que, en medio de la ceremonia, se despojó de sus ricas vestiduras y le pusieron una bata de lino. Sus pajes lo ocultaron instalando a su alrededor tres pantallas bordadas para que los asistentes a la ceremonia no quedaran deslumbrados. Cuando quitaron las pantallas, ya se había convertido en rey. Le entregaron entonces los símbolos de su poder: el cetro y el orbe. ¿Qué sucedió durante los instantes que estuvo fuera de la vista del público? El príncipe de Gales vio a Dios, como Moisés ante la zarza ardiente [1].

Ustedes probablemente piensan que esta explicación es absurda y están preguntándose cómo pueden sus súbditos creerse ese cuento de hadas. En realidad, desde el rey Jacobo VI, en el siglo XVI, los soberanos británicos se declaran reyes de Israel [2]. Fue en contra de su concepción del derecho divino que Oliver Cromwell derrocó al hijo de Jacobo VI, Carlos, y proclamó la Commonwealth [la Mancomunidad Británica]. Sin embargo, el Lord Protector también era un iluminado que afirmaba que había que reunir a todos los judíos en Palestina y reconstruir allí el Templo de Salomón [3]. En definitiva, las dinastías [británicas] posteriores retomaron todas ese mito, adoptaron diversos ritos e impusieron algunos a sus súbditos, como la circuncisión judía, que se practicaba [por defecto] en las salas de maternidad del Reino Unido para todos los niños varones. en el momento de su nacimiento, durante el siglo XIX.

Dos años antes de la Declaración Balfour (1917), que anunció la creación de un hogar nacional judío en Palestina, un diplomático judío y futuro ministro de Exteriores, Lord Herbert Samuel, había redactado un memorándum sobre El Futuro de Palestina (1915). El memorándum aconsejaba la creación de un Estado judío que permitiría poner toda la diáspora al servicio del Imperio. Un poco despues, [Lord Herbert Samuel] precisó que el nuevo Estado nunca debería poder garantizar su seguridad por sí solo, para que fuese eternamente dependiente de la Corona de Inglaterra. Eso es exactamente lo que estamos viendo hoy en día. Esa es la maldición que persigue a la población de Palestina.

Después de la declaración de Lord Arthur Balfour vinieron los 14 puntos del presidente estadounidense Woodrow Wilson. [En esos 14 puntos, Woodrow Wilson] describe los objetivos que su pais había alcanzado durante la Primera Guerra Mundial. El punto 12 está redactado de una manera extraña, pero en la Conferencia de París, que redactó el Tratado de Versalles, [Woodrow Wilson] precisó por escrito cómo había que comprender [aquel punto 12]: la creación del Estado de Israel en Palestina (y del Kurdistán en Turquía). La Guerra Mundial había provocado un cambio en la correlación de fuerzas, de manera que, desde aquel momento, Washington trabajaba junto a Londres en la defensa de intereses comunes.

Durante el periodo que separó las dos Guerras Mundiales, la inmigración judía hacia la Palestina bajo mandato británico transcurrió bien. Los árabes propietarios de tierras vendieron sin problemas parte de sus tierras a los judíos. Pero, a partir de 1920, terroristas árabes asesinaron judíos. Uno de aquellos asesinos, Mohamed Amin al-Husseini fue condenado por los británicos a 10 años de cárcel, pero nunca hicieron aplicar la sentencia. Todo lo contrario, Lord Herbert Samuel –el mismo que había escrito que nunca debía existir seguridad en Palestina– lo indultó y lo nombró Gran Muftí de Jerusalén, supuestamente para mantener un equilibrio entre las dos grandes familias locales.

Apareció un salafista –o sea, un musulmán deseoso de vivir como vivían los compañeros del Profeta en el siglo XVII–, Izz al-Din al-Qassam, quien ya había organizado una revuelta contra los franceses en Siria, se convirtió en imam en Haifa y decidió declarar la yihad, pero no contra el ocupante británico sino contra los inmigrantes judíos. Hubo entonces atentados y pogromos contra los judíos. Para mantener la paz civil, los británicos mataron a al-Qassam, cuyo nombre llevan hoy las Brigadas al-Qassam del Hamas.

La muerte de al-Qassam no resolvió absolutamente nada. Los británicos, fieles a su técnica colonial de “dividir para reinar”, siempre desarrollaron con una mano lo que combatían con la otra. En 1936, Lord William Peel, al frente de una comisión oficial, aseguró que sólo se podría restablecer la paz separando las poblaciones árabe y judía en dos Estados diferentes. Eso es lo que hoy se designa como la “solución de los dos Estados”.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el Gran Muftí de Jerusalén se convirtió en aliado del canciller Adolf Hitler, levantó a los musulmanes de los Balcanes para enrolarlos en las SS y apoyó la “solución final de la cuestión judía”. Por su parte, los fascistas judíos –los “sionistas revisionistas”– del ucraniano Vladimir [Zeev] Jabotinsky, lucharon, junto a las potencias del Eje, contra los británicos. Mientras tanto, los sionistas lucharon junto a los Aliados, aunque se oponían a los límites que los británicos imponían teóricamente a la inmigración judía, límites que eran sólo teóricos.

En mayo de 1942, los sionistas se reunieron en el hotel Baltimore, en Nueva York, bajo la presidencia de David Ben Gurion. Allí fijaron los principios del futuro Estado de Israel. Hasta ahora nos habían asegurado que Ben Gurion era un hombre de buena voluntad. Pero en el periodo entre las dos Guerras Mundiales Ben Gurion había sido compañero de Jabotinsky y se había pronunciado por la limpieza étnica en Palestina. Un libro publicado en hebreo en Israel, hace dos semanas, por una gran casa editorial, asegura que [Ben Gurion] era mantenido al corriente de las negociaciones del húngaro Rezso Kasztner con [los nazis] Heinrich Himmler y Adolf Eichmann, [negociaciones] que duraron hasta la caída del Reich. Kasztner decía que compraba la huida de un millón de judíos húngaros. En realidad, sólo salvó a su familia y a sus amigos. Lo peor es que obtuvo 8,5 millones de francos suizos –una suma colosal en aquella época– haciendo creer a familias judías ricas de Hungría en la posibilidad de una fuga [4]. Si los documentos citados en ese libro son ciertos, quedaría demostrado que David Ben Gurion también era un estafador que engañó a su pueblo.

Las Naciones Unidas propusieron:

  • no dividir Palestina –o sea, ignoraron la “solución de los dos Estados” que proponía Lord Peel;
  • instaurar [en Palestina] un régimen republicano, democrático y representativo;
  • garantizar las culturas de las diferentes minorías;
  • garantizar la libertad religiosa de judíos, cristianos y musulmanes.

Conferencias y negociaciones se sucedieron vanamente. El 29 de noviembre de 1947, la Asamblea General de las Naciones Unidas –que sólo contaba entonces 56 Estados miembros– aprobó el plan de partición elaborado por una comisión especial [5]. Ese plan fue inmediatamente rechazado por todos los países árabes.

El 14 de mayo de 1948 –o sea, 2 meses y medio antes del fin del mandato británico [en Palestina], David Ben Gurion ignora las discusiones y proclama unilateralmente la independencia del Estado de Israel. Al día siguiente de aquel acto de fuerza, mientras los 100 000 soldados británicos comenzaban a retirarse, Egipto, Jordania, Irak, Siria, Líbano, Arabia Saudita y Yemen del Norte envían sus tropas para defender a los árabes de Palestina. La cofradía egipcia que se hace llamar la Hermandad Musulmana también envía un grupo de combatientes, bajo el mando de Said Ramadan –yerno del fundador [de la Hermandad Musulmana] Hasan al-Banna y padre de Tariq Ramadan. En aquella época, aquellos países no disponían de ejércitos dignos de ese nombre y fueron rápidamente derrotados. Así nace el mito de la invencibilidad de Tsahal [las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI)].

Pero, como señala mi amigo libanés Hassan Hamade, esa narración es falsa. En realidad, los jefes de Estado árabes ya estaban en contubernio con Israel y los judíos no eran más valientes que los árabes. Por ejemplo, el emir Majid Arslan, ministro de Defensa libanés, encabezó sus tropas, sin encontrar mucha resistencia, hasta Belén y liberó la ciudad. El presidente libanés, Bechara el-Khoury, le ordenó inmediatamente abandonar el campo de batalla. Cuando el ministro se negó a cumplir aquella orden, el presidente lo destituyó, pero Arslan continuó la guerra como simple oficial. En definitiva, sus tropas [libanesas] no fueron vencidas por los judíos sino por el ejército “jordano”, dirigido por un general británico, John Bagot Glubb, más conocido como “Glubb Pacha”, y por un centenar de oficiales también británicos. En realidad, Jordania no tenía allí ningún soldado sino que desde el primer día de la guerra la Legión Árabe, que se componía de británicos durante la Segunda Guerra Mundial, había cambiado su nombre por “ejército jordano”, conservando sus oficiales británicos. Fueron los ingleses y los jordanos quienes salvaron a Israel desde el momento de su creación, como acaban de hacerlo nuevamente cuando Irán atacó [Israel] el mes pasado. Aquella guerra no era un intento de aplastar Israel sino la primera manifestación del sionismo árabe.

Las Naciones Unidas, inquietas ante aquellos acontecimientos, mandaron un enviado especial, el sueco Folke Bernadotte, para recuperar el control de la situación después de la acción de fuerza israelí y la guerra israelo-árabe. Desde que llegó, [Folke Bernadotte] entendió que la Comisión Especial que había elaborado el plan de partición ignoraba las realidades demográficas: los israelíes reclaman un territorio exageradamente extenso en relación con la cantidad de israelíes y gozan del apoyo de gobiernos árabes sionistas que inicialmente habían fingido apostar por la diplomacia y después por la guerra.

El 17 de septiembre de 1948, los “sionistas revisionistas” –o sea, los fascistas judíos– asesinan a[l enviado de la ONU] Folke Bernadotte y al jefe de los observadores de la ONU, el coronel francés André Serot. Mi abuelo por parte de madre, Pierre Gaisset, se hallaba en otro automóvil, no fue herido y asumió las funciones del coronel Serot. El asesino, Yehoshua Cohen, no fue perseguido y 2 años después se convirtió en guardaespaldas personal del primer ministro David Ben Gurion. El jefe de los “sionistas revisionistas”, Yitzhak Shamir, fue nombrado inmediatamente a la cabeza de un departamento del Mosad. Así realizó acciones secretas, por cuenta del Reino Unido y de Estados Unidos, durante toda la guerra fría, desde Guatemala hasta el Congo, y finalmente se convirtió en primer ministro de Israel (1983-1984 y 1986-1992).

El 29 de noviembre de 1948, el gobierno de Ben Gurion, que finge estar buscando a los asesinos de Folke Bernadotte y de André Serot, presenta un pedido de admisión en las Naciones Unidas, acompañando el pedido de una carta donde declara que «el Estado de Israel acepta por la presente, sin reserva alguna, las obligaciones que impone la Carta de las Naciones Unidas y se compromete a observarlas desde el día en que se convierta en Miembro de las Naciones Unidas». Convencida, el 11 de mayo de 1949, la Asamblea General de las Naciones Unidas acepta [6]. Actualmente, varios Estados están pidiendo que, ante el no respeto sistemático del compromiso que Israel había contraído, su adhesión sea “suspendida”.

 

LA OPERACIÓN “DILUVIO DE AL-AQSA”

Regresemos a la actualidad. El 7 de octubre de 2022, la resistencia palestina, por iniciativa del Hamas, lanzó una amplia operación contra una base militar israelí e igualmente contra civiles. A la luz del derecho internacional, los árabes de Palestina son una «población bajo ocupación», según las Convenciones de Ginebra tienen, por consiguiente, derecho a atacar Israel. Pero pueden atacar sólo objetivos militares, no kibutz, ni raves. El objetivo de la operación era tomar prisioneros militares y, eventualmente, rehenes civiles para negociar la liberación de los rehenes palestinos retenidos en Israel, o sea los “prisioneros administrativos”. Se desconoce el número de prisioneros y de rehenes aprehendidos [durante la operación palestina] y la proporción de civiles y militares. Según el Hamas, más de 30 oficiales [israelíes] están retenidos.

Esta operación, “Diluvio de al-Aqsa”, se preparó durante los 3 últimos años, a la vista de todos [7]. Se construyeron cientos de kilómetros de túneles con el uso de equipamiento especializado que sólo pudo entrar en Gaza con aprobación de las aduanas israelíes. Al menos 1 millón de metros cúbicos de tierra y grava tuvieron que ser desplazados a la vista de los servicios de seguridad israelíes. Varios campos de entrenamiento fueron construidos y se hicieron entrenamientos en el uso de deltaplanos [o ala delta]. Los servicios de inteligencia de Israel no fueron los únicos que observaron todo eso. También lo observaron los de otras potencias, como Egipto y Estados Unidos. Numerosos informes fueron enviados al primer ministro Benyamin Netanyahu, quien, sin embargo, no reaccionó. Peor aún, en agosto de 2023 [Netanyahu] destituyó a su ministro de Defensa, el general Yoav Gallant, porque este último se quejaba ante el consejo de ministros de su ausencia de reacción. Sin embargo, teniendo en cuenta la reacción del público, [Netanyahu] prefirió reintegrar [al ministro] para no tener que explicar por qué lo había destituido.

El Hamas despertó a las diferentes facciones palestinas –la Yihad Islámica, el Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP) y la Iniciativa Nacional–, a las 4 y media de la mañana para que participaran en una operación que comenzaría a las 06:30 horas –o sea, antes de que saliera el sol. La operación comenzó con la destrucción de todos los autómatas de vigilancia del Muro de Separación. Por consiguiente, la alarma se dio desde las 06:30 horas. A las 08:00 horas, las agencias de prensa del mundo entero comenzaban a divulgar imágenes del ataque [8]. Pero las fuerzas de seguridad israelíes no intervinieron antes de las 09:45 horas.

Desde el inicio de su intervención, las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) aplicaron la “directiva Hannibal”, una instrucción que les ordena matar a sus propios militares antes que verlos convertidos en prisioneros del adversario. Las cifras de víctimas israelíes divulgadas por el gobierno israelí no distinguen entre las víctimas imputables a los atacantes y las víctimas imputables a los defensores. Idénticamente, el gobierno israelí denunció exacciones que los atacantes en principio ni siquiera tuvieron tiempo de perpetrar en el marco de un ataque por sorpresa. Pramila Patten, de Islas Mauricio, relatora especial de las Naciones Unidas sobre las violencias sexuales, audicionó a las víctimas y los testigos de la operación Diluvio de al-Aqsa y concluyó que pudieron haber sido cometidas algunas exacciones sexuales pero que las acusaciones más graves –como la castración de soldados– no eran creíbles [9]. Los informes sobre decapitaciones de bebés fueron retirados después de una investigación de Al-Jazeera.

La oposición israelí se niega por ahora a abordar la cuestión del posible papel del primer ministro en la organización de esa operación. Pero esa cuestión debe ser planteada: Benyamin Netanyahu es hijo del fascista Benzion Netanyahu, quien fue secretario particular de Vladimir [Zeev] Jabotinsky, el aliado [judío] de Benito Mussolini –fallecido al principio de la Segunda Guerra Mundial–, y siempre ha expresado su admiración hacia esos dos personajes.

Benyamin Netanyahu siempre apoyó al Hamas, considerándolo un aliado táctico que permitía combatir al movimiento al-Fatah de Yaser Arafat. Sin embargo, hasta 2017, el Hamas se presentaba como la «rama palestina de la Hermandad Musulmana». Esta última fue restructurada en 1949 por los servicios secretos británicos siguiendo el modelo de la Gran Logia Unida de Inglaterra [10].

En 1950, la Hermandad Musulmana fue integrada al dispositivo anglosajón de la guerra fría. Fue en ese momento cuando Sayyed Qutob, el teórico de la yihad, se convirtió en la vedette de la Hermandad Musulmana. Por supuesto, en 2017 los habitantes de Gaza deseosos de defender su país se convirtieron en seguidores, pero exigieron que el Hamas rompiera con la Hermandad Musulmana y con los británicos.

En definitiva, las dos corrientes han coexistido dentro del Hamas [11]. El 19 de octubre de 2022, el presidente sirio, Bachar al-Assad, recibió a Khalil Hayya, líder de la corriente revolucionaria del Hamas. En cambio, Assad se negó a recibir a Ismail Haniyeh y a Khaled Mechaal, líderes de la corriente del Hamas que se mantiene vinculada a la Hermandad Musulmana [12]. O sea, desde el punto de vista árabe no hay un solo Hamas sino dos. En efecto, durante toda la guerra contra Siria el Hamas luchó del lado de Al-Nusra (la rama siria de al-Qaeda), del ejército de Israel y de las fuerzas especiales de la OTAN, contra la República Árabe Siria. El 9 de diciembre de 2012, elementos del Hamas iniciaron en Yarmouk –en las afueras de Damasco– una operación de eliminación física contra líderes del Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), entre los que se hallaba uno de mis amigos [13].

No sólo es una falsedad atribuir el ataque del 7 de octubre únicamente al Hamas, sino que es igualmente falso ignorar que hay dos Hamas. Esas mentiras permiten presentar la operación “Diluvio de al-Aqsa” como un gran pogromo antisemita, según palabras del presidente [francés] Emmanuel Macron, cuando en realidad se trata de un acto de resistencia, como lo ha subrayado Francesca Albanese, la relatora de la ONU para los derechos humanos en el territorio palestino ocupado.

 

LA MASACRE CONTRA LA POBLACIÓN DE GAZA, CON LA COMPLICIDAD DE LOS ANGLOSAJONES

Estamos siendo testigos de una masacre que ya ha costado la vida a 35 000 personas, testigos de la desaparición de 13 000 otras bajo los escombros [que dejan los bombardeos israelíes], de las heridas físicas infligidas a otras 120 000 personas. Toda persona dotada de sentimientos humanos sólo puede sentir horror ante esos actos. Esto no tiene nada que ver con la identidad de las víctimas, es sólo una cuestión de humanidad.

Según el primer ministro Benyamin Netanyahu, se trata sólo de una operación de policía para arrestar a los atacantes del 7 de octubre. Pero todo el mundo ha entendido que no existe ninguna relación entre aquel ataque y la operación israelí actual. Esta última tiene como único objetivo hacer insoportable la vida de los habitantes de Gaza hasta que se vayan por sí mismos. Ese era el programa de Vladimir [Zeev] Jabotinsky y de su secretario, Benzion Netanyahu. Y recibió el aval de quien negoció con los nazis y después se convirtió en fundador de Israel, David Ben Gurion.

A lo largo de toda esta masacre y todavía hoy, los anglosajones suministran a Israel el armamento para perpetrarla.

Sin embargo, ahora que comienzan a surgir manifestaciones en universidades estadounidenses contra todo este derramamiento de sangre, ahora que esas manifestaciones se extienden por Estados Unidos y llegan a Francia, la administración Biden se planteó la posibilidad de derrocar a Benyamin Netanyahu para sustituirlo por el general Benny Gantz. Por supuesto, a la luz del derecho, [Biden] no tiene derecho a decidir tal cosa, pero Washington tiene un largo historial de golpes de Estado y “revoluciones” de colores. El secretario de Estado, Antony Blinken, invitó [a Gantz] a “conversar sobre la situación”. Benny Gantz aceptó, organizando a la vez un encuentro con el gobierno [del primer ministro británico Rishi] Sunak durante su viaje de regreso.

Pero las cosas no salieron bien [14]. Benny Gantz entendió perfectamente que Washington le pedía que parara la masacre, lo cual él aprobaba, pero también informó a sus interlocutores sobre su propia voluntad de proteger el país destruyendo el Hamas. Sus interlocutores, sorprendidos, entendieron que no se estaba hablando de «un hijo de puta sino de nuestro hijo de puta», según la expresión del presidente [estadounidense] Franklin D. Roosevelt, y avisaron inmediatamente al primer ministro británico, Rishi Sunak. Cuando Benny Gantz llegó a Londres, para reunirse con el consejero especial de seguridad, Sunak apareció en la reunión y trató de explicarle a Benny Gantz, siendo entonces Gantz el sorprendido, que no debía tocar a los «hijos de puta» del Hamas porque algunos son «nuestros hijos de puta». Así que los anglosajones no derrocaron a Benyamin Netanyahu.

Visto desde Londres y desde Washington, las masacres de civiles son deplorables, pero en definitiva son sólo variables de ajuste. En el actual estado de cosas, Israel es un Estado indispensable. Si fuese pacífico y se hiciese normal, ya no les serviría para nada. Como la República de los Corsarios, en el siglo XVIII, Israel les permite realizar las mayores operaciones de lavado de dinero y sirve de refugio a algunos de los mayores criminales del planeta.

Un responsable de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) me contó que trabajó en el bar del hotel King David, en Jerusalén. Un día fue testigo de la llegada de varios comerciantes de diamantes, que no habían pasado por la aduana y venían en vehículos bajo escolta militar. Aquellos hombres y algunos clientes procedieron a intercambiar diamantes y dinero en efectivo, y luego se fueron de incognito. Ese tipo de deal no podría realizarse en ningún otro Estado.

 

EEUU y el Reino Unido utilizan a Netanyahu y al Hamas para posicionar a la Hermandad Musulmana de cara a una segunda ‘primavera árabe’ —una hipótesis de Thierry Meyssan

 

Notas a pie de página

[1] «El 6 de mayo en Londres y el 9 de mayo en Moscú, imágenes de dos mundos», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 9 de mayo de 2023.

[2] «Stratégies de gouvernance britanniques: sectes religieuses», [En español, “Estrategias británicas de gobierno: sectas religiosas”], por Leonid Savin, Geopolitika, 10 de abril de 2024.

[3] «¿Quién es el enemigo?», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 4 de agosto de 2014.

[4] «Resurge en Israel el “Caso Kastner”», Red Voltaire, 6 de mayo de 2024.

[5] «Plan de partage de la Palestine», ONU (Asamblea General), Réseau Voltaire, 29 de noviembre de 1947.

[6] «Admission d’Israël à l’Organisation des Nations Unies», Réseau Voltaire, 11 de mayo de 1949.

[7] «Lo que se esconde tras las mentiras de Netanyahu y las fintas del Hamas», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 28 de noviembre de 2023.

[8] “Response from The New York Times to the Office of the Consulate General of Israel Regarding Yousef Masoud”, The New York Times, 24 de febrero de 2024.

[9] “Mission report. Official visit of the Office of the SRSG-SVC to Israel and the occupied West Bank. 29 January – 14 February 2024”, Office of the special representative of the secretary general on sexual violence in conflicts.

[10] Yo presenté una historia internacional de la Hermandad Musulmana en uno de mis libros, Sous nos yeux. Ese texto está disponible gratuitamente en internet, publicado en 6 partes en el sitio web de Red Voltaire.

[11] A Document of Genéral Principles and Policies, Hamas, mayo de 2017.

[12] «Cómo Netanyahu falsifica la actualidad», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 21 de noviembre de 2023.

[13] «Agentes del Mossad en la fuerza de al-Qaeda que atacó el campamento palestino de Yarmuk», Red Voltaire, 1ro de enero de 2013.

[14] «Washington, Londres y Tel Aviv, atascados en Palestina», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 19 de marzo de 2024.

 

Fuente:

Thierry Meyssan, en Red Voltaire: La Historia contradice la narración sobre el 7 de octubre. 7 de mayo de 2024.

Contenidos

Por Mente Alternativa En las últimas 48-72 horas previas al trágico accidente de helicóptero en el que murió el presidente iraní Ibrahim Raisi, Irán...

Contenidos

Por Mente Alternativa Después de que el fiscal jefe de la Corte Penal Internacional (CPI) solicitó una orden de arresto contra el primer ministro...

Contenidos

Por Mente Alternativa En un artículo publicado por Strategic Culture Foundation, Steven Sahiounie advierte la conexión entre el arresto del Dr. Waleed al-Tabtabai y...

Contenidos

En un artículo publicado con motivo del 80 aniversario de la Gran Victoria contra el nazismo, el Vicepresidente del Consejo de Seguridad de la...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram