Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Documentos filtrados revelan la manipulación de los servicios de inteligencia británicos contra los palestinos con fines de contrainsurgencia

Archivos filtrados por MintPress News revelan que los servicios de inteligencia británicos y entidades financiadas por el Ministerio de Asuntos Exteriores han vigilado, infiltrado y manipulado a los palestinos con fines geoestratégicos, explica el periodista Kit Klarenberg. Desde 2009, la empresa ARK, dirigida por un operario del MI6, ha operado en campos de refugiados palestinos en Líbano, espiando e influyendo en los residentes. Aunque estas iniciativas mejoran ocasionalmente las condiciones de vida, su objetivo es crear activistas anti-gubernamentales al servicio de la inteligencia británica. Durante el conflicto en Siria, los británicos llevaron a cabo programas de guerra psicológica para desestabilizar al gobierno de Bashar Assad y promover al Ejército Sirio Libre como una alternativa legítima, inundando los medios con propaganda pro-oposición. Innovative Communications & Strategies (InCoStrat), fundada por exmiembros del Ministerio de Defensa y MI6, desempeñó un papel crucial en estas operaciones, gestionando redes locales y recolectando inteligencia para el Reino Unido y sus aliados.

 

 

Por Kit Klarenberg

Los archivos filtrados obtenidos por MintPress News detallan el intenso interés mostrado por los palestinos, tanto dentro como fuera del país, por parte de los agentes de inteligencia británicos y los recortes dirigidos y financiados por el Ministerio de Asuntos Exteriores durante muchos años. En conjunto, el material deja poco lugar a dudas de que el gobierno británico ha buscado durante mucho tiempo vigilar, infiltrar y manipular encubiertamente a los palestinos con fines malignos mientras explota su sufrimiento para servir a los objetivos geopolíticos de Londres.

Durante todo el conflicto sirio, la inteligencia británica llevó a cabo amplios programas de guerra psicológica, dirigidos a la población local y a los ciudadanos occidentales. El objetivo era desestabilizar el gobierno de Bashar Assad y convencer a audiencias nacionales y extranjeras, incluidos gobiernos extranjeros y organismos internacionales, de que el Ejército Sirio Libre, respaldado por Occidente, era una alternativa moderada y legítima e inundar los medios de comunicación a nivel mundial con propaganda pro-oposición. Una constelación corrupta de contratistas privados compuesta por veteranos militares británicos y “ex” espías llevó a cabo estas campañas clandestinas.

Innovative Communications & Strategies (InCoStrat) fue un participante particularmente prolífico en este esfuerzo. La firma fue fundada por Paul Tilley, ex jefe de comunicaciones del Ministerio de Defensa de Gran Bretaña para Asia Occidental, y Emma Winberg, una antigua oficial del MI6 , que posteriormente se casó con el ahora fallecido fundador de los Cascos Blancos, James Lemesurier. Los documentos filtrados revelan que en Siria se le encomendó la “gestión y desarrollo” de una “red local de interlocutores, líderes clave y coordinadores locales”:

[Esta red es] capaz de ayudar en el desarrollo de mensajes e influencia a través del boca a boca, en áreas de difícil acceso. El conocimiento adquirido a través de estas interacciones generará la comprensión contextual que proporciona la base para nuestras campañas de comunicación, nuestra capacidad para evaluar su efecto y proporcionar informes atmosféricos detallados que informen al HMG sobre la situación en desarrollo en Siria”.

Winberg es descrito como el “líder de Gran Bretaña en el compromiso con la oposición armada siria en Estambul” mientras se desempeñaba como “oficial político-militar” del Ministerio de Relaciones Exteriores en Turquía desde 2013 en adelante. Cultivó “una amplia gama de contactos en el norte y el este de Siria”, lo que significa que “las figuras dirigentes de la oposición moderada confiaban en ella y la respetaban”. Esto puede explicar por qué InCoStrat abiertamente “mantuvo un historial perfecto de seguridad para su personal” en el país, incluso cuando la compañía operaba en secreto en “áreas bajo control de ISIS”.

Winberg recopiló tanta información crucial en este papel que sus conocimientos resultantes representaron una “contribución fundamental” a la comprensión y evaluación británica, europea y estadounidense de los grupos armados en Siria. Curiosamente, fue trasladada a Estambul directamente desde el consulado británico en Jerusalén, una base regional vital de operaciones para el MI6 . Mientras estuvo allí, informó sobre “organizaciones extremistas violentas” activas en Gaza, “incluso durante la Operación Pilar de la Nube” en noviembre de 2012 , por lo que fue “elogiada internamente”.

En Cloud Pillar, las Fuerzas de Ocupación israelíes masacraron a casi 200 civiles palestinos después de asesinar al comandante de alto rango de Hamas, Ahmed Jabari. Esto estaba en consonancia con la estrategia del MI6 de “degradar las capacidades” de los “rechazadores” de la prosionista Autoridad Palestina. La visión cercana de Winberg de estos acontecimientos la convirtió en una candidata convincente para supervisar la contribución de Londres a la guerra por poderes desde la perspectiva de sus empleadores en la inteligencia británica. Además, ella no estaba sola entre los agentes de InCoStrat que vigilaban en secreto y de primera mano la resistencia palestina.

Un empleado de la empresa administró un “programa de pequeñas subvenciones” de 25 millones de dólares para apoyar directamente la estabilización comunitaria, involucrar a los jóvenes y a los actores moderados en los Territorios Palestinos para la agencia de inteligencia estadounidense USAID, 2005-2007. Esto los colocó en la primera línea de la vergonzosa derrota de la entidad sionista. por Hezbollah del Líbano en el verano de 2006 y una “incursión militar” simultánea en Gaza.

En el camino, “informaron sobre la situación política, económica y de seguridad” localmente, “incluidos informes extensos durante la inestabilidad interna en Gaza”. Mientras tanto, el currículum de otro agente de InCoStrat se jacta de que “viajaron y estudiaron en Israel y Palestina, centrándose en los movimientos políticos religiosos”, y luego “estudiaron a los refugiados palestinos en Siria antes del levantamiento”. Después de eso, “trabajaron y capacitaron a activistas sirios en varias organizaciones diferentes”.

 

‘CONDICIONES MEJORADAS’

Es una característica sumamente sorprendente que múltiples agentes de InCoStrat pasaron directamente de “estudiar” intensamente a los refugiados palestinos y a los grupos armados a una gestión encubierta de la oposición siria “moderada”. En este contexto, ¿qué debemos hacer con el hecho de que los recortes de inteligencia británicos hayan estado, durante muchos años, muy activos en los campos de refugiados palestinos del Líbano? Alrededor de 300.000 refugiados palestinos habitan en el Líbano, aproximadamente la mitad de ellos en campos administrados por la Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas (UNRWA).

Las condiciones de vida son espantosas, con hacinamiento, pobreza y desempleo rampante. La discriminación hacia los refugiados palestinos tanto a nivel público como estatal es un lugar común. Esto se intensificó significativamente debido a un número incalculable de personas desplazadas –entre ellas muchos palestinos– que llegaron al Líbano desde la vecina Siria como resultado de la agotadora guerra de poder occidental contra Damasco que ya lleva 11 años. Un entorno así produce inevitablemente una amplia gama de agravios entre los refugiados, que pueden ser malignamente explotados por la inteligencia británica.

Desde 2009, ARK, contratista del Ministerio de Asuntos Exteriores, fundado y dirigido por el agente del MI6 Alistair Harris, ha operado en los 12 campos de refugiados palestinos del Líbano. En archivos filtrados, la empresa se jacta de su “comprensión granular” de las dinámicas políticas, económicas, ideológicas, religiosas y cotidianas internas de los campos. Los voluminosos “contactos locales” de ARK tienen “acceso a todos los campamentos y reuniones”. Esto significa que las discusiones y actividades a nivel comunitario de todos los residentes pueden ser influenciadas y espiadas, según sea necesario.

Esta visión cotidiana y de la vida real se ve reforzada por el “monitoreo diario de los grupos de WhatsApp a nivel de vecindario”. Mientras tanto, la interacción local con una plataforma de redes sociales creada por ARK, Nastopia , está fuertemente monitoreada. La página, dirigida por un equipo de 24 “reporteros jóvenes” capacitados por ARK, tiene como objetivo aumentar la demanda de “participación comunitaria y mejores condiciones” entre los residentes del campamento. Promueve proyectos financiados de forma encubierta por el Ministerio de Asuntos Exteriores en los campos como “historias de éxito” al mismo tiempo que sirve “como foro para la discusión en línea y fuera de línea sobre las injusticias sociales [y] un espacio virtual para hablar sobre temas considerados tabú en los campos”.

ARK ha encabezado varias iniciativas comunitarias en otros lugares del ámbito “fuera de línea”. Estos incluyen reparar y restaurar calles y cementerios, reciclar, promover pequeñas empresas, brindar asistencia social a residentes desfavorecidos y discapacitados, administrar guarderías y guarderías e incluso abrir una cafetería local. Los archivos filtrados describen esto como “un lugar popular para que los jóvenes se reúnan y promuevan el compromiso cívico en su comunidad y una identidad palestina compartida que supere las diferencias entre facciones”. ‘

 

POLÍTICA CONTENCIOSA

Dejando a un lado los insidiosos componentes de vigilancia y manipulación de estos proyectos, se podría argumentar razonablemente que, dados los duros entornos internos de los campos de refugiados palestinos en el Líbano, cualquier esfuerzo por regenerar y mejorar las condiciones de los residentes de todas las edades y crear un sentido de comunidad es netamente positivo. Sin embargo, el objetivo final de estos proyectos es crear un ejército secreto de activistas antigubernamentales, que pueden activarse para provocar problemas cuando la inteligencia británica lo desee.

Por supuesto, los documentos filtrados no enmarcan ese objetivo en tales términos. Un archivo se refiere al valor de resaltar “historias de éxito” en los campamentos como “mejorar la confianza de la audiencia en su propia capacidad para contribuir al cambio social”. En otras palabras, alentar a los refugiados palestinos a tomar el asunto en sus propias manos. Esta intención se articula de manera mucho más enfática en un estudio filtrado de marzo de 2019 realizado por ARK.

El documento identificó un segmento de la diversa población de Beirut que podría unirse en oposición al gobierno del Líbano y, por lo tanto, movilizarse para “lograr un cambio social positivo” por iniciativa propia. El grupo objetivo ideal estaba compuesto por individuos que repudiaban la violencia pero no “otras formas de política contenciosa” y podían ser “influidos” para adoptar ciertos “comportamientos”, como protestas, campañas de distribución de folletos y otras iniciativas comunitarias. El análisis caracterizó explícitamente a los refugiados palestinos como una “parte importante” de tal esfuerzo.

Por lo tanto, ARK se comprometió a promover, tanto encubierta como abiertamente, el mensaje de que “el cambio es posible y los ciudadanos comunes y corrientes tienen un papel que desempeñar para lograr el cambio” a través de campañas de propaganda e iniciativas de la sociedad civil. Estos “destacarían dónde se ha logrado el cambio o dónde se han contrarrestado las amenazas a la estabilidad del Líbano”. A su vez, la población en general del Líbano estaría bien educada sobre cómo se pueden superar las “barreras” a la reforma mediante la acción popular directa.

Siete meses después de que ARK elaborara este estudio, protestas a gran escala invadieron las calles de Beirut. Los medios occidentales hablaron inmediatamente de “revolución” en el país. Pocos medios reconocieron que los disturbios habían comenzado en julio de ese año, cuando miles de refugiados que habitaban varios campos comenzaron manifestaciones masivas , exigiendo reformas a las leyes laborales locales que les prohibían ejercer numerosas profesiones.

Casualmente, en un documento filtrado, ARK se jacta de cómo la empresa “se enorgullece” de garantizar que los refugiados reclutados para sus planes ilícitos reciban “vacaciones anuales, licencia por enfermedad y seguro médico”, a pesar de que esto no es “legalmente necesario” debido a la legislación local. “discriminar a los palestinos”.

 

EEUU y el Reino Unido utilizan a Netanyahu y al Hamas para posicionar a la Hermandad Musulmana de cara a una segunda ‘primavera árabe’ —una hipótesis de Thierry Meyssan

 

‘LA FUTURA SIRIA DE TRANSICIÓN’

El Líbano era un núcleo organizador crítico para la oposición siria, que ARK dirigió y en la que se incorporó antes de que comenzara la “revolución”. Un documento que circuló entre elementos anti-Assad en Beirut en mayo de 2011, interceptado en secreto por los servicios de seguridad sirios, establecía un plan de acción para los acontecimientos del levantamiento hasta la fecha y precisamente lo que sucedería posteriormente en Damasco.

La oposición propuso convocar manifestaciones masivas en todas las ciudades importantes de Siria para que las fuerzas de seguridad “perdieran el control de todas las regiones”, “fueran tomadas por sorpresa” y quedaran “agotadas y distraídas”. Esto, junto con la incorporación de “oficiales y soldados honestos” a “las filas de la revolución”, haría que “derrocar el régimen” fuera sencillo. Se pronosticaba que cualquier represión de estas protestas precipitaría un “ataque militar” occidental, como en Libia. La oposición preveía que los principales medios de comunicación desempeñarían un papel importante:

Todos deberían estar seguros de que con la continuación de las manifestaciones de hoy, los canales de medios no tendrán más opción que cubrir los eventos… Al Jazeera llegará tarde debido a consideraciones de intereses mutuos. Pero tenemos a Al Arabiya y los canales de medios occidentales que se presentarán y todos veremos el cambio de tono en la cobertura de los eventos y las manifestaciones se transmitirán en todos los canales y tendrán una amplia cobertura”.

El gobierno de Assad decidió no hacer público este expediente explosivo por razones poco claras. Sólo estuvo disponible públicamente –y traducido al inglés– gracias al trabajo de la Comisión para la Justicia y la Responsabilidad Internacionales (CIJA). La organización se separó de ARK en mayo de 2011 para procesar a funcionarios sirios por crímenes de guerra. Su primer acto fue capacitar encubiertamente a activistas de la oposición “en derecho internacional penal y humanitario básico” al servicio de un “proceso de justicia interna en una futura Siria de transición”.

A medida que la crisis fomentada desde el extranjero escalaba hasta convertirse en una guerra total por poderes, CIJA comenzó a emplear grupos extremistas para sacar de contrabando documentación confidencial de edificios gubernamentales abandonados en áreas de Siria ocupadas por la oposición, pagando a estas facciones –incluidos el Frente al-Nusra y el ISIS– enormes sumas de dinero. sumas por sus servicios. Si bien generó una enorme cantidad de cobertura mediática aduladora, la Comisión condenó sólo a dos funcionarios sirios por crímenes de guerra, y sólo después de que ambos desertaran voluntariamente e hicieran numerosas declaraciones incriminatorias a sus responsables occidentales.

Este fracaso es, por supuesto, atribuible al colapso del proyecto de cambio de régimen británico y estadounidense en Siria. De hecho, el éxito del modelo de negocios de CIJA dependía totalmente del derrocamiento violento de Assad y su gobierno. El hecho de que la Comisión se fundara antes de que el Ejército Árabe Sirio fuera incluso formalmente desplegado en Damasco demuestra ampliamente que CIJA y ARK tenían bases sustanciales para creer que se produciría una intervención occidental decisiva en las primeras etapas de la “revolución pacífica”.

Según el documento interceptado, también lo hicieron los activistas de la oposición en el Líbano en mayo de 2011 (el mismo mes en que se fundó la CIJA), lo que, por supuesto, hacía referencia a los ataques aéreos en curso de la OTAN contra Libia. Si bien dicha intervención no llegó como se esperaba, rápidamente comenzaron a fluir armas y combatientes desde Trípoli a Siria, en coordinación directa con el MI6. Muchos insurgentes eran ex miembros del Grupo Islámico de Combate Libio (LIFG), que fueron liberados de prisión cuatro años antes por Muammar Gaddafi después de una intervención de uno de los fundadores del grupo, Noman Benotman.

Benotman afirmó haber rechazado la violencia política, abrazado el pacifismo y la democracia y prometido desradicalizar a los combatientes del LIFG encarcelados a cambio de su liberación. En 2010, se convirtió en presidente de la Fundación Quilliam, financiada por el gobierno del Reino Unido, el primer grupo de expertos sobre “contraextremismo” del mundo. En este puesto, jugó un papel decisivo a la hora de conseguir deserciones de alto nivel del gobierno de Gadafi durante la guerra civil. La contribución declarada de la organización al esfuerzo de la OTAN intensificó las sospechas existentes sobre los intereses espectrales a los que podría estar sirviendo.

Después del cierre de Quilliam en abril de 2021, el veterano periodista Ian Cobain hizo una revelación sorprendente . La Fundación había sido establecida en secreto por la Oficina de Seguridad y Contraterrorismo (OSCT), una oscura agencia de inteligencia británica. Los espías de Londres habían planeado inicialmente financiar la empresa de forma encubierta, “con dinero que parecía proceder de un benefactor de Oriente Medio, pero canalizado por el MI6”. En cambio, se concedió abiertamente financiación gubernamental, una medida que “finalmente se consideró en Whitehall que había sido un error”. Una fuente de OSCT se lamentó:

Debería haberlo ejecutado desde dentro de las agencias. Hacen este tipo de cosas todo el tiempo. Y nunca lo descubres”.

Las organizaciones e iniciativas de la sociedad civil centradas en Palestina con frecuencia son construidas por la inteligencia británica sin que los participantes o las poblaciones locales en general conozcan los verdaderos patrocinadores y los propósitos a los que sirven. Ahora que Israel planea abiertamente reconstruir una Gaza post-genocidio políticamente “moderada” y libre de Hamás, corresponde reflexionar sobre cómo cualquier líder de reemplazo propuesto será casi inevitablemente, de una forma u otra, “graduados” de programas patrocinados por el MI6 y, por lo tanto, , activos británicos, ya sea a sabiendas o no.

 

Cables de WikiLeaks muestran interés de Israel en potenciar a Hamás como ‘contrainsurgencia útil’ para acabar con la primera Intifada

 

Fuente:

Kit Klarenberg, en Mint Press: Leaked Docs Reveal British Intelligence’s Secret Exploitation Of Palestinian Refugees. 15 de mayo de 2024.

Contenidos

Por Claudio Celani El papel de los británicos en los asesinatos de Enrico Mattei y Aldo Moro salió ayer a la luz en el...

Contenidos

Por Mente Alternativa La Asamblea General de la ONU votó el viernes por un amplio margen a favor de conceder nuevos «derechos y privilegios»...

Contenidos

Para los que quieran entender la obsesión de los cruzados modernos por la reinstauración de un Reino de Jerusalén. La siguiente es la Parte...

Contenidos

Para los que quieran entender la obsesión de los cruzados modernos por la reinstauración de un Reino de Jerusalén. La siguiente es la Parte...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram