Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La oscuridad ya es visible en Estados Unidos: La ‘fealdad de todo’ toma el mando en medio de un innombrable cultismo a la muerte

Por Michael Hoffman

Un calabozo horrible, por todos lados,
como un gran horno ardiendo; pero de esas llamas
Ninguna luz, sino más bien oscuridad visible.
— John Milton, El Paraíso Perdido

En la edición del 26 de abril del Wall Street Journal, Peggy Noonan escribió: «Quiero protestar contra la fealdad actual. Lo veo como una tendencia continua, la fealdad de todo».

Y procede a detallarla brevemente:

«Recuerdan la película de 1999 “El talentoso Sr. Ripley”, de la novela de Patricia Highsmith. Era fabulosa: misterios, asesinatos, un sociópata intrigando entre expatriados de clase alta en la Riviera italiana. El glamour relajado de Jude Law, el estilo a lo Grace Kelly de Gwyneth Paltrow, que parece una portada de la revista Vogue decidida a pasear por las calles de la Venecia de los años cincuenta…

«Hay una nueva versión, una serie en streaming de Netflix, que se llama “Ripley”. Me acerqué a ella con impaciencia y la vi con perplejidad. Es fea a más no poder. Tétrica, sombría, lúgubre. Tom Ripley ya no tiene encanto, es una babosa pálida y vigilante que se desliza por habitaciones antiguas. No es brillante, ansioso, entrañable, sólo depredador. ¡Nadie querría conocerlo! Lo que hace que la historia no tenga sentido. …En la película original, Philip Seymour Hoffman tiene un papel inolvidable como esnob amante del jazz, con educación pija. En esta versión, ese personaje carece de gracia, de género, está oculto. Nadie querría conocerle tampoco…

«La fealdad parecía una decisión artística deliberada, al igual que el aire de amenaza constante, como si todos supiéramos que la vida nunca es agradable.

«Esta semana voy al programa número 1 de Netflix, “Baby Reindeer”. La gente habla muy bien de él. Trata de un acosador y se basa en una historia real… Vuelve a ser desolador sin paliativos. La vida es deprimente… Nadie es simpático o amable; toda conversación humana es opaca y vacilante; los compañeros de trabajo son crueles y ruidosos. Todo el mundo es emocionalmente incapaz y tonto. Nadie se ríe, excepto el acosador obeso mórbido, que ríe a carcajadas. La única persona atractiva es la novia transexual…

«Voy a la página web del Daily Mail… parece que ha dado un giro y trata más del crimen, la suciedad, la tristeza y la degradación humanas -abuso de niños, madres que ahogan a sus bebés, “Hombre asesina a su familia, y se suicida”.

«Voy al nuevo “Cabaret”. ¿A quién no le gusta ‘Cabaret’? Es oscura, ingeniosa, dolorosa, glamurosa. La música y la letra han resistido el paso del tiempo. El telón de fondo de la historia: La suave decadencia de Weimar es sustituida por la dura decadencia del nazismo.

«Es la obra maestra de Kander y Ebb, revivida una y otra vez. Y este renacimiento es horrible. Es fea, extraña, nada artística… También obscena, pero de una manera sin propósito, sin sentido… Todo el mundo grita… Casi todo el mundo en el escenario está extrañamente encorvado, como una gárgola, todo el mundo sobreactúa, y todo ello carece de arte…».

«No es fácil hacer que el admiradísimo Eddie Redmayne no resulte atractivo, pero por Dios que lo han conseguido. Como es productor, supongo que también estuvo a cargo de ello. Sale a escena como maestro de ceremonias con una falda de cuero morada y un pequeño cono verde en la cabeza, y más adelante aparece como un payaso con una metralleta y un extraño demonio gótico… En un momento dado, el Sr. Redmayne baila con un desatascador de váter, y se introduce y saca una barra de pan italiano de su cavidad anal. Se lo comenté a mi amigo, que me preguntó si había visto al bailarín de la esquina masturbándose con un ejemplar de lo que parecía ser Mein Kampf…No se traduce ninguna inocencia porque no existe ninguna inocencia.

«…La fealdad está aumentando y extendiéndose como modelo de actitud artística, y eso no puede ser bueno para nosotros. Porque eso habla de odio a uno mismo, y de una sociedad que se odia a sí misma, y odia la vida… (Fin de la cita)

 

Corridos tumbados: Cómo la industria neoliberal de la decadencia criminaliza a la sociedad mexicana

 

La recitación de Noonan puede parecer a algunos un lugar común. Declive y caída: demasiado familiar y repetitivo. No nos escandaliza. Nuestra pérdida de inocencia comenzó con un adormecimiento. Procede a la apatía, que profundiza la malignidad. De ahí se pasa a una pérdida de los cimientos de nuestra humanidad -lo que los estoicos griegos denominaban prosoché-, la erosión de la atención alerta. Después, el asalto a la propia búsqueda de la verdad.

En marzo, la antigua ejecutiva de Wikipedia Katherine Maher fue nombrada consejera delegada de la Radio Pública Nacional (NPR). En una charla que dio en 2022 en la conferencia TED de Richard Saul Wurman, que programa a ejecutivos más profundamente en la órbita woke, Maher declaró:

«Para nuestros desacuerdos más peliagudos, buscar la verdad y tratar de convencer a los demás de la verdad puede no ser el lugar adecuado para empezar. De hecho, nuestra reverencia por la verdad podría ser una distracción que se interpone en el camino de encontrar un terreno común y hacer las cosas».

Hace tan sólo unas décadas, ningún intelectual que aspirara a un puesto directivo en el mundo empresarial podría haber escrito: «la verdad puede ser una distracción que se interpone en el camino para encontrar un terreno común», y seguir siendo candidato a un alto cargo en la empresa.

Habría sido demasiado claramente maquiavélico o, para ser más específicos, demasiado indicativo de la praxis ocultista de las sociedades secretas occidentales derivadas de los Illuminati de Pletón y el Thelema de Rabelais. Una revelación como la de Maher -que la verdad es una obstrucción- requiere una audiencia especialmente preparada y procesada para aceptar su mefistofélico dictamen sin protestar.

En el siglo 21 la búsqueda de la verdad es una distracción de la búsqueda del poder, la Izquierda decidida a vencer a la «Extrema Derecha» a toda costa. La pregunta de derecho natural que hay que plantear: Si no trabajas por la verdad, ¿qué se supone que me recomienda tu ideología? La respuesta emana de una caverna: golpeamos al adversario en la cabeza y lo dominamos. Usted comparte el botín acumulado a medida que nuestra ideología gana batallas y, finalmente, la guerra de ideas. ¿Pero qué ideas? La muerte a plazos.

El culto estadounidense a la muerte, tal y como lo presentan los medios de comunicación, está repleto de historias sobre hospicios. Casi nada aparece con regularidad sobre comadronas, partos en casa o avances en obstetricia natural.

 

El culto detrás de los cultos de la muerte: La Orden de San Juan de Jerusalén (Caballeros de Malta)

 

Para señalar tu condición de hipster posa con tu cónyuge o pareja y un par de perros que rescataste del refugio de animales. Así exhibes con orgullo tus credenciales cool: la infertilidad permanente como respuesta al cambio climático. (La adopción de niños de casas de acogida está tan pasada de moda).

Los que odian a los bebés no tienen futuro. Quieren que todos nos adhiramos a su distopía. Un medio para lograrlo ha sido el asalto a la verdad central declarada por Dios en el Libro del Génesis, y por el Hijo de Dios en el Nuevo Testamento: el matrimonio es entre un hombre y una mujer.

El derrocamiento de una realidad integrada en la Creación, y en su lugar la entronización de la esterilidad mal llamada matrimonio, conduce a la derogación de los seres humanos no nacidos y a su eliminación: la sociedad de consumo de usar y tirar en su manifestación más extrema. Todo se pudre en presencia de este desperdicio de potencial.

Se espera que creamos que los bebés se convierten mágicamente en humanos sólo cuando salen de sus madres. En ese momento, se les confieren todos los derechos humanos. Una hora antes, si todavía están en el útero, se les puede matar legalmente, porque se ha determinado que no son humanos. ¡Qué diferencia hay entre una hora y otra!

 

Guerra cultural: Cómo el fabianismo inspirador del marxismo cultural de la Escuela de Frankfurt pudrió la percepción de la realidad de nuestra sociedad

 

Cuando detestas a tu propia progenie y matas a cientos de miles de ellos cada año con el aborto, fenómenos como la fealdad de nuestra sociedad que Noonan deplora, aumentarán como hongos malévolos.

Todo está conectado, y toda esa sangre y todos esos pequeños sacrificados, persiguen a nuestra sociedad del cementerio a pesar de nuestros furiosos esfuerzos por autocomplacernos como personas amables y compasivas que nunca dejarían que se practicara la eutanasia a un perro en la perrera. ¿Niños no nacidos? Bueno, así es la fregona.

Los niños discapacitados con síndrome de Down son abortados a un ritmo cercano al 100% en Dinamarca e Islandia; 90% en Gran Bretaña, 68% en Francia.

¿Qué puede ser más nazi? ¿Indignación? No en el agujero de la memoria.

Muchos de los hombres playboy de clase media y mujeres feministas que abortan son los mismos que practican yoga, hablan del karma y afirman desear la defensa de toda vida, con la excepción de la vida humana no nacida, que ha sido considerada no humana o incluso infrahumana.

Estos estadounidenses, en sus afiliaciones budistas e hindúes de segunda mano y en su cultura pop, han sido instruidos en el hecho ineludible de que uno cosecha lo que siembra. Sin embargo, niegan que matar a los propios hijos genere un vendaval que está destrozando nuestra nación, a pesar de las apariencias superficiales de afluencia y calma en las comunidades cerradas y los enclaves de los ricos y famosos.

 

El movimiento de Nueva Era, sus códigos y sus consecuencias hasta la actualidad

 

La vida es barata en Estados Unidos. Lo sabemos en el subsuelo de nuestra mente y nuestros espíritus se descomponen ante ello. Cada semana en EE.UU. un padre se carga a su familia con una pistola o un cuchillo y luego a sí mismo. A menudo, familiares y amigos dicen que no había ninguna razón discernible para lo que hizo. «Simplemente enloqueció».

No se puede eludir la verdad de que el asesinato sin sentido de los nacidos en muchos casos es consecuencia de la deshumanización de los no nacidos, los más vulnerables e inocentes y, a la inversa, los menos protegidos. Una visión verdaderamente integral discerniría que la marginación de los seres humanos en el vientre materno conduce inevitablemente a la marginación de las personas ya nacidas. Es una verdad prohibida.

A los negros se les negó su humanidad bajo el comercio transatlántico de esclavos. Si se hubiera reconocido su humanidad, la trata no habría prosperado. En Estados Unidos, se niega la humanidad de los seres humanos no nacidos y el aborto es una industria multimillonaria.

Estados Unidos finge ignorar este horror despierto, ajeno; sin embargo, eso no es posible. El derramamiento de sangre es una presencia tácita pero masiva en nuestras psiques.

Los espeluznantes procedimientos utilizados para destruir bebés en el quinto, sexto, séptimo, octavo y noveno mes de embarazo no pueden describirse en detalle, ni fotografiarse, grabarse en vídeo o difundirse. El horror está fuertemente censurado. El encubrimiento no es un problema. El mundo empresarial ha decidido que bajo ninguna circunstancia se publiquen imágenes o vídeos de abortos, con la esperanza de que nos dediquemos a comprar y vender, a ver deportes y a jugar a videojuegos sin remordimientos de conciencia.

No hay forma de escapar a las consecuencias de matar a los jóvenes a escala industrial. Los estadounidenses lo sienten de alguna manera. Sabemos que los niños preciosos se convierten a diario en manchas de carnicería que se tiran a la basura; que la vida humana, a pesar de todas las protestas en sentido contrario, de todas las ostentosas muestras de filantropía liberal y de «cuidado», se reduce a cero cuando un bebé nonato se interpone en el camino de la realización de nuestro ego.

 

Los orígenes del movimiento contracultural: Una reunión de anarquistas, ocultistas y psicoanalistas para una Nueva Era

 

Los jóvenes conformistas se ven obligados a seguir el ejemplo de Greta Thunberg y Lady Gaga, que predican la falta de hijos y el aborto como una virtud. En medio de la extirpación de los bebés, rodeados por el abandono voluntario de la verdad, el rebaño se rebela contra el Orden de la Creación y se atraen a sí mismos la muerte psíquica.

Los que desprecian a los hijos de su propio pueblo serán capaces de cualquier cosa: cualquier degradación, crimen o perversión.

Sus almas se están pudriendo fuera de sus cuerpos tonificados por el gimnasio y el amor a sí mismos que se ha promovido como el último objetivo personal de la cadera, elegante y de élite no es nada de eso. Peggy Noonan:

«La fealdad está aumentando… habla de odio a uno mismo, y de una sociedad que se odia a sí misma, y odia la vida».

Los que odian la vida humana imaginan que ocultar las operaciones de las cámaras abortistas y tratar cualquier informe que se filtre como pornografía peligrosa, otorgará a la sociedad inmunidad frente a las consecuencias de la destrucción masiva perpetrada. Es una vana presunción.

En el siglo 21, el Paraíso Perdido consiste en una caldera «irremediablemente fea» oculta en las profundidades del paisaje estadounidense. Arde con los cuerpos de los niños, señalando un horror ineludible.

En el ardiente infierno que Estados Unidos trata de ocultar vislumbramos la oscuridad visible. Está matando las mentes de todos los implicados en el holocausto contra el futuro de la raza humana.

 

Matthew Ehret: La operación psicológica OVNI y el control mental basado en el trauma

 

Fuente:

Michael Hoffman: Darkness Visible Over America. 2 de mayo de 2024.

Contenidos

Por Mente Alternativa El 20 de mayo, el fiscal jefe de la Corte Penal Internacional (CPI), Karim Khan, solicitó órdenes de detención contra el...

Contenidos

El historiador revisionista Michael Hoffman analiza la ley de negación del genocidio aplicada sólo a un pueblo, el engaño de la «Ley Noájida» y...

Contenidos

Por Mente Alternativa En un informe publicado a finales de febrero por el centro de pensamiento estadounidense RAND Corporation, titulado “Teorías militares estadounidenses sobre...

Contenidos

Por Andrei Fursov He dado clases en diversas ocasiones en Estados Unidos y en Europa. Y puedo ver que tanto los jóvenes rusos como...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram