Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La aprobación de la ‘Ley de Concienciación sobre el Antisemitismo’ en la Cámara Baja es un ataque atroz a la democracia y la Primera Enmienda

Por Andrew Korybko

Endiosar a Israel y a todos los judíos criminalizando potencialmente cualquier crítica contra ellos, por legítima que sea, como las políticas del primero hacia los palestinos y preguntándose si la desproporcionada pertenencia del segundo a la Administración Biden influye en sus políticas, es antiamericano.

La aprobación en la Cámara de Representantes de la «Ley de Concienciación sobre el Antisemitismo» es un hecho asombrosamente antidemocrático. El proyecto de ley obliga al gobierno federal a utilizar la definición de antisemitismo de la «Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto», que Matt Walsh, de The Daily Wire, señaló correctamente que podría criminalizar las críticas a Israel. Su jefe, Ben Shapiro, es uno de los principales sionistas de Estados Unidos, por lo que está arriesgando literalmente su medio de vida al condenar este audaz ataque contra la Primera Enmienda.

No hay nada «antisemita» en calificar de racista el trato de Israel a los palestinos ni en llamar la atención sobre cómo la formación de ese Estado condujo a la limpieza étnica de muchos árabes musulmanes. Del mismo modo, acusarlo de explotar el Holocausto en beneficio sociopolítico tampoco es antisemita. Lo mismo vale para señalar el número desproporcionado de judíos en la Administración Biden y preguntarse si esto influye en la política de su equipo hacia la región.

Los judíos no son el único blanco de la intolerancia en el mundo, y su genocidio durante la Segunda Guerra Mundial no los coloca en la cima de una jerarquía imaginaria de victimismo con todos los privilegios especiales que ello conlleva en la sociedad. El Estado de Israel, que se fundó en su nombre como santuario para ellos, no está por encima de la crítica legítima. Endiosarlo a él y a su pueblo es una elección personal que nunca debería convertirse en una obligación legal en Estados Unidos. Sin embargo, el mero hecho de que pueda llegar a serlo alimenta inadvertidamente el antisemitismo.

Después de todo, criminalizar potencialmente las críticas a Israel y negar a los judíos los privilegios especiales que algunos de ellos creen que la sociedad debe concederles para siempre como resultado del Holocausto da falso crédito a las teorías conspirativas de que controlan el Gobierno de Estados Unidos. Sin embargo, la especulación mencionada se desacredita fácilmente al observar que el propio Israel no ha sancionado a Rusia ni ha armado a Ucrania, entre otros ejemplos como el respaldo de Biden a la petición de Schumer de un cambio de régimen contra Bibi, y sin embargo muchos siguen creyéndolo.

Será muy difícil para los auténticos activistas contra la intolerancia argumentar en contra de esa teoría de la conspiración si la «Ley de Concienciación sobre el Antisemitismo» entra en vigor. Quienes la desafíen también podrían convertirse en mártires de la libertad de expresión si son castigados, incluidos los antisemitas reales que vomitan un discurso de odio indiscutible contra los judíos, lo que daría lugar a alianzas impías entre los grupos dispares que se oponen a esta legislación. Esa coalición también podría organizar protestas en todo el país que podrían desembocar en disturbios similares a los del verano de 2020.

Además, los adversarios extranjeros de Estados Unidos podrían señalar la «Ley de Concienciación sobre el Antisemitismo» como prueba del doble rasero del país respecto a la libertad de expresión, lo que perjudicaría sus intereses nacionales objetivos incluso más de lo que ya lo ha hecho su doble rasero respecto a una serie de otras cuestiones. El pretexto para aprobar esta ley son las protestas por Palestina en los campus universitarios, pero el problema que muchos tienen con ellas son sus tácticas agresivas, no que ejerzan su libertad de expresión para gritar diversos eslóganes.

Por muy enfadados que estén algunos por lo que dicen esos estudiantes, no deben dejar que sus emociones sean manipuladas para apoyar el audaz ataque del Congreso contra la Primera Enmienda. Endiosar a Israel y a todos los judíos criminalizando potencialmente cualquier crítica contra ellos, por legítima que sea, como las políticas del primero hacia los palestinos y preguntarse si la desproporcionada pertenencia del segundo a la Administración Biden influye en sus políticas, es antiestadounidense.

 

Información Prohibida: ¿Quiénes son realmente los judíos?

 

Fuente:

Andrew Korybko: The “Antisemitism Awareness Act” Is An Audacious Attack Against The First Amendment. 2 de marzo de 2024.

Contenidos

Por Mente Alternativa En las últimas 48-72 horas previas al trágico accidente de helicóptero en el que murió el presidente iraní Ibrahim Raisi, Irán...

Contenidos

Por Mente Alternativa Después de que el fiscal jefe de la Corte Penal Internacional (CPI) solicitó una orden de arresto contra el primer ministro...

Contenidos

Por Mente Alternativa El 20 de mayo, el fiscal jefe de la Corte Penal Internacional (CPI), Karim Khan, solicitó órdenes de detención contra el...

Contenidos

El historiador revisionista Michael Hoffman analiza la ley de negación del genocidio aplicada sólo a un pueblo, el engaño de la «Ley Noájida» y...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram