Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

De la retórica antigua a la operación psicológica moderna — cómo los magos están destruyendo la República

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



En el siguiente ensayo originalmente publicado en The Canadian Patriot Review, el poeta, traductor y lingüista David Gosselin rastrea las raíces de la ingeniería social moderna, la programación neurolingüística y el transhumanismo hasta los antiguos días de la escuela de peripatética de Aristóteles y el veneno de la sofistería que llevó a la autodestrucción de la antigua Atenas. Como reconoció Platón, todos los libros de hechizos, los magos y los charlatanes del mundo no serían rivales para ningún verdadero rey filósofo, sabio o pueblo dedicado al amor por la sabiduría, ya que siempre serían capaces de nombrar e identificar las falacias y la naturaleza artificial de las historias y sombras tejidas por los magos.

 

Por David Gosselin

La retórica, la propaganda y las cualidades “mágicas” del lenguaje se han utilizado como medio para controlar la opinión de las masas durante miles de años. Codificado por primera vez por Aristóteles en su Retórica, el arte de utilizar el lenguaje como medio de persuasión y de aumentar la sugestión ha estado en el centro de la lucha por el poder político desde los primeros tiempos de la civilización occidental.

Volviendo a la Retórica de Aristóteles, ya encontramos los trucos del oficio de aquellos “habladores suaves” diligentemente expuestos y formalizados. Eran los sofistas y retóricos que parecían saber siempre qué decir, cómo decirlo y cuándo decirlo para provocar y guiar las respuestas emocionales deseadas de sus audiencias. Dependiendo de si el orador quería influir en sus oyentes por medio de la ira, la empatía o la compasión, se consideraba que un conjunto diferente de imágenes y temas era adecuado para el trabajo. El arte de la retórica consistía en saber qué temas y asuntos elegir, y utilizar la secuencia adecuada de pensamientos e imágenes para inducir el estado emocional deseado. En el caso de un orador que buscaba inducir la compasión en su audiencia, Aristóteles escribió

“Ahora expondremos qué cosas y personas excitan la piedad, y el estado de ánimo de los que la sienten. Sea, pues, la piedad una especie de dolor excitado por la vista de un mal, mortal o doloroso, que le sobreviene a quien no lo merece; un mal que uno puede esperar que le sobrevenga a sí mismo o a uno de sus amigos, y cuando parece cercano.” – La Retórica, Libro II, Parte VIII – Aristóteles.

Así que hoy en día nos bombardean regularmente con nuevas “secuencias”, que a menudo comienzan con imágenes de mujeres y niños indefensos o de civiles que sufren a manos de algún dictador cruel o de una nación considerada una “amenaza extranjera”, seguidas de obviedades y tópicos, es decir, declaraciones generales sobre “libertad”, “derechos humanos” y “democracia”, y luego nuevas “sugerencias”.

Entonces, al igual que hoy, la retórica carecía a menudo de contenido real, de una visión genuina o de una sabiduría significativa -aunque se presentara con arte y pasión-, pero era subversiva y poderosa precisamente porque sus practicantes eran capaces de modelar eficazmente las formas y estrategias lingüísticas externas utilizadas por los narradores, poetas y comunicadores más convincentes. Entre ellas, la capacidad del poeta para utilizar imágenes y contar historias que dieran forma y color a la imaginación del público.

En términos modernos, los poderosos efectos de esta retórica y narración pueden entenderse mejor como el acto de inducir “estados alterados” en los que las imágenes y las narraciones se utilizan de forma sutil y artística para alterar la disposición emocional de un individuo o grupo. Estos estados emocionales exacerbados se utilizan para sugerir nuevas ideas y, en última instancia, llevar a individuos o a audiencias enteras a una nueva catexis o perspectiva.

En realidad, al público se le presentaba lo que equivalía a trenes de imágenes cuidadosamente enmarcadas, elegantes silogismos y la cantidad justa de obviedades y tópicos necesarios para crear un aire de acuerdo y las condiciones emocionales elevadas necesarias para el cambio de comportamiento o la transformación ideológica.

En contraste con el tipo de retórica y elocuencia codificada por Aristóteles, lo que conocemos como el método dialéctico de Platón sólo puede entenderse como una respuesta estratégica directa a la sofistería y la retórica utilizadas por las clases políticas y los agentes extranjeros que infestaban las instituciones de la antigua República ateniense, la cuna de la civilización occidental. El propósito del método dialéctico era eliminar los sofismas y las ideas subversivas que a menudo se presentaban o “enmarcaban” (en el lenguaje moderno de la Programación Neurolingüística (PNL)) utilizando formas emocionalmente convincentes y modelos lingüísticos y patrones de lenguaje técnicamente sofisticados. El propósito de Platón era introducir un medio por el cual uno pudiera evaluar no sólo las formas externas y los sentimientos provocados por un mensaje cuidadosamente enmarcado o un conjunto de imágenes, sino identificar precisamente cómo estaban compuestos estos mensajes o historias, y los axiomas o supuestos subyacentes que alguien estaría asimilando a través de la exposición a estas narrativas. Además, la razón por la que Platón consideraba esto tan importante era que reconocía que ninguna república podría sobrevivir a la tiranía de la opinión pública y a las perversiones del gobierno oligárquico a menos que un amor más profundo a la sabiduría -el amor a la verdad en sí misma-, en lugar de las agradables imitaciones y formas externas, se convirtiera en el principal objeto de deseo de un pueblo, y se cultivara en su grado más alto en sus líderes.

Así escribió Platón en su séptima carta:

“Aunque al principio había estado lleno de un fuerte impulso hacia la vida política, al observar el curso de los asuntos y ver que eran arrastrados en todas direcciones por corrientes contendientes, mi cabeza finalmente comenzó a nadar; y, aunque no dejé de mirar para ver si había alguna probabilidad de mejora en estos síntomas y en el curso general de la vida pública, pospuse la acción hasta que se presentara una oportunidad adecuada.

Finalmente, me quedó claro, con respecto a todas las comunidades existentes, que todas y cada una estaban mal gobernadas. Porque sus leyes han llegado a un estado que es casi incurable, excepto por alguna reforma extraordinaria con buena suerte para apoyarla. Y me vi obligado a decir, al elogiar la verdadera filosofía, que gracias a ella los hombres pueden ver lo que es realmente la justicia en la vida pública y privada. Por lo tanto, dije, no cesarán los males para los hijos de los hombres, hasta que, o bien los que persiguen una filosofía justa y verdadera reciban el poder soberano en los Estados, o bien los que están en el poder en los Estados por alguna dispensa de la providencia se conviertan en verdaderos filósofos.” – Carta de Platón VII.

Desgraciadamente, demasiados académicos -llamados “eruditos alimentados con pan” por el poeta e historiador Friedrich Schiller- se han contentado con tratar el método dialéctico como una especie de filosofía de brazo independiente, como si Platón viviera en un mundo de pura abstracción, pasando por alto las situaciones políticas reales de la época que le llevaron a reconocer que los problemas y la destrucción de las civilizaciones no eran simplemente el resultado de la ruptura de los sistemas, o de un destino cíclico querido por Dios o de un suceso natural, sino que tenían sus raíces en algo fundamentalmente más profundo, situado en el interior de los corazones defectuosos y las almas corrompidas de las personas que simplemente podían contentarse o satisfacerse con las formas externas. El resultado era siempre el mismo: una vacilación entre el gobierno tiránico de unos pocos y el totalitarismo “democrático” jacobino de las turbas.

Así que la filosofía surgió no como una práctica pedante, sino a partir del mayor reconocimiento de que era lo único que realmente podía salvar a las sociedades y civilizaciones de los ciclos constantes de opulencia, caos, decadencia y corrupción que, de otro modo, siempre volverían a arrastrarse cuando un pueblo se volviera demasiado cómodo, complaciente, y renunciara al cultivo de las facultades superiores necesarias para conceptualizar la supervivencia a largo plazo de una civilización, sus instituciones y tradiciones.

Mentes menos brillantes que Platón han llegado a creer que estos ciclos son el estado natural de las cosas, simplemente porque han ocurrido muchas veces antes. Sin embargo, decir que algo ha sucedido tantas veces antes y que, por tanto, debe ser natural y, al mismo tiempo, no comprender nunca las raíces más profundas de por qué suceden esas cosas en primer lugar, no es, como demostró Platón una y otra vez, un gran estándar para la Verdad, o para cómo debería o podría ser una sociedad realmente buena. Estas últimas consideraciones pertenecen a un ámbito totalmente diferente que va mucho más allá de la mera observación empírica y la inducción general a partir de un conjunto de “hechos”. En una palabra: requiere filosofía, es decir, el amor a la verdadera sabiduría, en lugar de descripciones estadísticas y la modelización inteligente de “patrones”, nada de lo cual nos dice realmente si algo es bueno, o pertenece a alguna Verdad esencial sobre el universo y la naturaleza de la Bondad.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Por ello, Platón en su República utilizó el ejemplo de los trágicos que representaban profundos sufrimientos y crisis que conmovían a la gente de forma emocionalmente convincente. Pero, como observó Platón en el Libro X de su República, el hecho de que ciertas experiencias se consideraran convincentes y que la gente pudiera relacionarse con ellas y tener una experiencia catártica, estas cosas en sí mismas no tenían ninguna relación real con la Verdad, el Bien o la forma en que se podría buscar.

La dialéctica de Platón se convirtió en el medio que permitía a los oyentes desenterrar los axiomas subyacentes incrustados en las “estructuras profundas” de una historia, discurso o eslogan, de modo que uno podía empezar a distinguir entre la mera imitación de las cosas y lo real, es decir, la sabiduría y la Verdad reales, en lugar de simples relatos descriptivos convincentes o experiencias familiares presentadas como la Verdad esencial simplemente en virtud de su recurrencia y su naturaleza común.

Así, Platón, en el libro X de La República, escribe

“Por lo tanto, Glaucón, dije, siempre que te encuentres con alguno de los elogiadores de Homero declarando que ha sido el educador de la Hélade, y que es provechoso para la educación y para el ordenamiento de las cosas humanas, y que deberías retomarlo y conocerlo y regular toda tu vida de acuerdo con él, podemos amar y honrar a los que dicen estas cosas: son personas excelentes, hasta donde llegan sus luces; y estamos dispuestos a reconocer que Homero es el más grande de los poetas y el primero de los escritores de tragedias; pero debemos mantenernos firmes en nuestra convicción de que los himnos a los dioses y las alabanzas a los hombres famosos son la única poesía que debe admitirse en nuestro Estado. Porque si se va más allá y se permite la entrada de la musa melosa, ya sea en verso épico o lírico, no la ley y la razón de la humanidad, que de común acuerdo se han considerado siempre las mejores, sino el placer y el dolor serán los gobernantes en nuestro Estado.”

Luego Platón dice algo aún más provocador:

“Y ya que hemos vuelto al tema de la poesía, sirva esta defensa para mostrar lo razonable de nuestro juicio anterior al expulsar de nuestro Estado un arte que tiene las tendencias que hemos descrito; pues la razón nos obligaba. Pero para que no nos impute dureza o falta de cortesía, digámosle que existe una antigua disputa entre la filosofía y la poesía, de la que hay muchas pruebas, como el dicho de “el sabueso que aúlla a su señor”, o de uno “poderoso en la vana charla de los tontos”, y “la turba de sabios que burla a Zeus”, y los “pensadores sutiles que son mendigos después de todo”; y hay innumerables otros signos de antigua enemistad entre ellos.

A pesar de esto, asegurémosle a nuestra dulce amiga y a las artes hermanas de la imitación, que si sólo demuestra su título para existir en un Estado bien ordenado, estaremos encantados de recibirla; somos muy conscientes de sus encantos; pero no podemos por ello traicionar la verdad.”

La cantidad de tonterías histéricas y sin sentido que se han vertido sobre estos pasajes por parte de comentaristas e intelectuales de todo tipo es asombrosa, no sólo por su número, sino también por la evitación aparentemente intencionada y sistemática de la paradoja real planteada por Platón. En su lugar, Platón ha sido tratado a menudo como una especie de puro literalista, como si no hubiera matices o ironías en sus diálogos, sino sólo prosa.

En efecto, la naturaleza de la paradoja presentada por Platón es verdaderamente profunda, en el sentido más profundo de la palabra. Quienes tratan sus palabras como efusiones puramente literales o retóricas no sólo evitan la naturaleza esencial de la cuestión que se plantea, sino que pierden la oportunidad de apreciar los ricos frutos que tales indagaciones producen. Irónicamente, los numerosos comentaristas de Platón no tendrían tantos problemas con los pasajes si reconocieran que el desafío de Platón sobre “permitir que los poetas entren en nuestra República” era en esencia Platón siendo un poeta, sólo que disfrazando su poesía usando la prosa y fingiendo un argumento con el fin de sacar algo más profundo sobre la naturaleza del lenguaje y la verdad, y el papel que el arte realmente juega en una sociedad comprometida con la Belleza, la Verdad y la Bondad. Se puede trazar un fuerte contraste entre estos fines y una cultura de señalización de la virtud, la búsqueda incesante de la novedad y el “arte por el arte”, este último a menudo enmarcado como una cuestión de pura “libertad de expresión”, pero que en realidad suele estar desprovisto de cualquier debate significativo sobre la calidad del contenido o el valor sustantivo de una idea artística representada o una concepción poética.

Como resultado de estas falacias, la idea de la libertad real y los medios necesarios para protegerla se reducen a menudo a tópicos vacíos, o a la decadencia de simplemente hacer alarde de las convenciones y escandalizar/ofender a la gente por su propio bien. En los tiempos modernos, esta obsesión por la novedad y por escandalizar al público se ha presentado a menudo como una gran virtud y el símbolo definitivo de una sociedad “libre”, incluso cuando toda la sociedad y las almas que la habitan se vuelven cada vez más putrefactas, feas y decadentes, tal y como la retrató Dante en su Divina Comedia.

Desgraciadamente, el propósito de Platón era saber si las ideas que se encontraban en el corazón de cualquier historia, argumento o narración pertenecían realmente a algo de la Verdad esencial, o eran simplemente imitaciones, algo que podía sonar bien o parecer correcto, familiar o agradable, pero que en realidad no era “lo real”.

¿Qué sería de una sociedad que ya no pudiera hacer tales distinciones?

En una palabra: el objetivo último de Platón era desarrollar la capacidad de distinguir entre lo real -la verdad real- de manera que la gente pudiera aprender a amar lo real, y buscar lo real, en lugar de imitaciones y representaciones ingeniosamente modeladas (que a menudo eran ideológicamente subversivas). E incluso invitó a los poetas a demostrar cómo el arte y la poesía podían hacer precisamente eso, declarando juguetonamente:

“A pesar de esto, asegurémosle a nuestra dulce amiga y a las artes hermanas de la imitación, que si sólo demuestra su título para existir en un Estado bien ordenado, estaremos encantados de recibirla”.

Por encima de todo, se entendía que el verdadero rey filósofo o sabio responsable de supervisar una república soberana tendría que ser necesariamente aquel que no pudiera dejarse engañar simplemente por el “arte de la imitación” -la mímesis-, tipificado por los poetas y los trágicos -los “creadores de imágenes”-, que podían despertar y dirigir las emociones de su público creando escenas desgarradoras e imágenes catárticas que dejaran a la gente, de forma natural, en estados de mayor emoción y sugestión.

Sin tales reyes filósofos o un liderazgo sabio para contrarrestar la saturación de la sociedad con la retórica y la “mímesis”, Platón entendió que ninguna república podría sobrevivir, ya que la imitación de situaciones y eventos reales por parte de los poetas y artistas no era en sí misma una prueba de su validez o verdad, y por lo tanto nunca podría ser una norma para juzgar cuál debería ser el futuro o la dirección de una república soberana.

Y aquí es donde nuestra historia sobre el lenguaje da un giro.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.
La opinión pública

Si avanzamos hasta principios del siglo XX, encontramos libros como La opinión pública, de Walter Lippman, Psicología de las masas, de Freud, y obras posteriores como La batalla por la mente: A Physiology of Conversion and Brain-Washing-How Evangelists, Psychiatrists, Politicians, and Medicine Men Can Change Your Beliefs and Behavior y The Structure of Magic I & II – todos los cuales exploran la relación entre el pensamiento, el lenguaje y las imágenes, y las diversas y aparentemente “mágicas” formas en que el medio del lenguaje puede moldear las creencias y los comportamientos de un grupo o de una masa entera de individuos aparentemente independientes.

En Opinión pública, de Lippman, el autor examina el control de las poblaciones masivas mediante la manipulación de las “imágenes dentro de las cabezas de los seres humanos”:

“Las imágenes dentro de las cabezas de los seres humanos, las imágenes de sí mismos, de los demás, de sus necesidades y propósitos, y de las relaciones, son sus opiniones públicas. Esas imágenes sobre las que actúan grupos de personas, o individuos que actúan en nombre de grupos, son la Opinión Pública, con mayúsculas”. — Walter Lippman: Opinión Pública (1923).

En este sentido, mientras que la mayoría de los académicos tienden a tratar la famosa paradoja de Platón de “¿debemos permitir a los poetas en nuestra República?” como los desvaríos de un aspirante a Kim Jon Un decidido a prohibir a cualquiera que no se ajuste a la línea del Estado, en realidad, Platón estaba identificando precisamente el problema de la “Opinión Pública”, con el reconocimiento de que los poetas, narradores y “creadores de mitos” eran los que tenían el poder y la habilidad de dar forma a las “imágenes dentro de la cabeza de los seres humanos”.

Pero para apreciar plenamente cómo la sabiduría clásica ha sido usurpada y subvertida por los “magos” del lenguaje y la persuasión una y otra vez -especialmente hoy- debemos considerar nuestra propia matriz narrativa occidental. De forma velada, adopta la forma de sombras proyectadas por “los magos” -los psicólogos sociales, los científicos del comportamiento y los “expertos” en relaciones públicas- que trabajan para dar forma y determinar “las imágenes dentro de las cabezas de los seres humanos”.

En la actualidad, estas imágenes adoptan la forma de modelos lingüísticos cuidadosamente elaborados que se presentan en forma de eslóganes pegadizos que se transmiten en bucles de retroalimentación en los medios de comunicación de masas, mensajes aumentados con nudging conductual y programación neurolingüística (PNL), sin las florituras ni los adornos de antaño, sino que se reducen a lo esencial del “cambio de comportamiento”. Estos son los eslóganes y los tópicos aparentemente vacíos que de alguna manera -casi mágicamente- parecen dejar a tantos individuos “hechizados” y escindidos en múltiples personalidades, ciudadanos orgullosos que defienden con confianza y mantienen simultáneamente ideas mutuamente contradictorias, sirviendo como imágenes parlantes andantes o el famoso “doble lenguaje” de Orwell.

Al llamar la atención sobre la función del lenguaje y sobre aquellos que lo utilizan como medio para subvertir ideológicamente las mentes de la población, Platón estaba identificando una de las paradojas cruciales a las que se enfrenta cualquier individuo que se plantee seriamente la cuestión del oficio de Estado y la posibilidad de forjar una república que pueda capear tanto las tormentas de la opinión pública como la tiranía del gobierno oligárquico.

Entonces, como hoy, levantar el velo y revelar las “estructuras mágicas” más profundas de los muchos eslóganes y “hechizos” utilizados por los magos del lenguaje y los magos de la psicoterapia sigue siendo el centro de la batalla por la mente.

Como comprendió Platón, el destino de las repúblicas depende de ello.

 

Levantando el velo

A principios del siglo XX, el interés por el uso del lenguaje y la psicología como medio para manipular el comportamiento y la percepción alcanzó nuevas cotas. El ímpetu de este cambio fue provocado en muchos sentidos por el éxito de repúblicas aún jóvenes como la de Estados Unidos, y la rápida aparición del industrialismo y la suplantación de la supremacía marítima del Imperio Británico por nuevos y vastos sistemas de desarrollo ferroviario e interno, tipificados por el ferrocarril transcontinental de Lincoln y el liderazgo de las naciones europeas que luchaban por liberarse de las “sangres azules” aristocráticas de mentalidad feudal de la City de Londres y su red de colonias de “libre comercio”, incluida la Confederación del sur de Estados Unidos. La aparición de nuevas resistencias contra estas antiguas formas imperiales dominadas por la mano de obra esclava -su encarnación más moderna era el Imperio Británico colonial de la época- convirtió la importancia de una transformación estratégica del control imperial en una cuestión existencial. Desgraciadamente, el debilitamiento de los métodos del siglo XVIII y los experimentos fallidos del fascismo y el nazismo europeos dejaron claro a las clases dominantes hereditarias situadas en los antiguos centros financieros de Europa que la fuerza pura y dura y las tiranías al estilo de las botas en el suelo no eran un medio viable de control a largo plazo. Como dijo Aldous Huxley, “es necesaria alguna forma de consentimiento”.

Así que justo en la época en que Freud publicó por primera vez su Psicología de las Masas, Walter Lippman escribió sobre la importancia de la “Opinión Pública” y fue muy sincero acerca de quién la controlaba, describiendo una:

“Conjunto social urbano poderoso, socialmente superior, exitoso y rico [que] es fundamentalmente internacional en todo el hemisferio occidental y, en muchos sentidos, Londres es su centro. Cuenta entre sus miembros con las personas más influyentes del mundo, conteniendo los conjuntos diplomáticos, las altas finanzas, los círculos superiores del ejército y la marina, algunos príncipes de la iglesia, los grandes propietarios de periódicos, sus esposas, madres e hijas que manejan el cetro de la invitación. Es a la vez un gran círculo de conversación y un verdadero conjunto social”.

Para apreciar las dimensiones psicológicas de esta revolución y de la nueva era de operaciones psicológicas (psyops) que se libraría sobre la civilización occidental moderna, considere las palabras de Lord Bertrand Russell -descendiente de una de las más antiguas familias de “sangre azul” hereditaria de Europa. Al describir el cambio de enfoque de las clases dominantes hereditarias, que se alejaron de las formas tradicionales de gobierno colonial en el período de posguerra, Russell escribió

“Creo que el tema que tendrá más importancia política es la psicología de masas. La psicología de masas es, científicamente hablando, un estudio no muy avanzado, y hasta ahora sus profesores no han estado en las universidades: han sido publicistas, políticos y, sobre todo, dictadores. Este estudio es inmensamente útil para los hombres prácticos, ya sea que deseen enriquecerse o adquirir el gobierno. Por supuesto, como ciencia, se basa en la psicología individual, pero hasta ahora ha empleado métodos de regla que se basaban en una especie de sentido común intuitivo. Su importancia ha aumentado enormemente con el desarrollo de los métodos modernos de propaganda. De ellos, el más influyente es el que se llama “educación”. La religión desempeña un papel, aunque cada vez menor; la prensa, el cine y la radio desempeñan un papel cada vez mayor.” — Bertrand Russell: El impacto de la ciencia en la sociedad (1951).

Sin embargo, Russell declaró explícitamente que no se permitiría al pueblo conocer cómo se generaban sus convicciones:

“Aunque esta ciencia será estudiada con diligencia, estará rígidamente confinada a la clase gobernante. No se permitirá que el pueblo sepa cómo se generaron sus convicciones. Cuando la técnica se haya perfeccionado, todo gobierno que haya estado a cargo de la educación durante una generación podrá controlar a sus súbditos con seguridad sin necesidad de ejércitos ni policías.” — Bertrand Russell: El impacto de la ciencia en la sociedad (1951).

Estos métodos y sus formas más avanzadas surgieron por primera vez a través del estudio de la hipnosis, la terapia de grupo, la “dinámica de grupo” y el trauma en las víctimas de los bombardeos por parte de los psiquiatras militares británicos y los especialistas en guerra psicológica de la Clínica Tavistock y los nodos de guerra psicológica angloamericanos relacionados[1].

Hasta el día de hoy, Tavistock sigue viéndose involucrada en “investigaciones” cuestionables, incluyendo el reciente escándalo relacionado con la alarmante tasa de niños pequeños que se precipitan a la “transición”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Sin embargo, para nuestros propósitos, el caso del Dr. William Sargant sigue siendo uno de los ejemplos históricos más ilustrativos con respecto al desarrollo de la guerra psicológica moderna y su génesis temprana durante la Segunda Guerra Mundial y el período de posguerra. Sargant escribió dos libros notables, The Battle for the Mind: How Evangelists, Psychiatrists, Politicians, and Medicine Men Can Change Your Beliefs and Behavior (1959) y The Mind Possessed: A Physiology of Possession, Mysticism and Faith Healing (1971).

En The Mind Possessed: A Physiology of Possession, Mysticism and Faith Healing (1971), Sargant cuenta:

“El origen de este libro se remonta a la Segunda Guerra Mundial y al tratamiento de las neurosis de guerra -trastornos psicológicos derivados de experiencias bélicas horribles y mentalmente abrumadoras-. Los soldados que se habían derrumbado, en combate o después, a veces quedaban totalmente preocupados por sus recuerdos de lo que les había ocurrido. En otros casos, estos recuerdos habían sido reprimidos en el subconsciente pero provocaban sentimientos de depresión, fatiga, irritabilidad, miedos irracionales o pesadillas”. (p. 3)

Las víctimas de la conmoción se convirtieron en un recurso primordial para experimentar y estudiar los efectos aparentemente “mágicos” que experimentaban las personas que se encontraban en diversos estados emocionales inducidos por el trauma o elevados, es decir, “estados alterados”.

Los primeros psiquiatras y psicólogos militares de Tavistock descubrieron que los “estados alterados” podían inducirse por diversos medios. También descubrieron que los acontecimientos o las situaciones no tenían por qué ser reales para inducir dichos estados: las imágenes o los recuerdos, reales o irreales, podían tener el mismo efecto de inducir estados alterados en los oyentes. Las investigaciones y los experimentos demostraron que los estados alterados podían inducirse, controlarse y dirigirse cada vez más con el uso de drogas, alcohol e incluso el propio lenguaje.

Sobre la cuestión explícita de la hipnosis y su relación con la orientación de los estados alterados, Sargant describió la hipnosis de la siguiente manera

“Un estado de mayor sugestionabilidad, una intensa sensibilidad al entorno y una disposición a obedecer órdenes incluso cuando van en contra de la corriente, es una de las características más llamativas del comportamiento hipnotizado, y la hipnosis ha dado su nombre a la fase “hipnoide” de la actividad cerebral. […] esta fase puede ser provocada por el estrés y crea un estado de sugestionabilidad muy aumentado en el que el ser humano adopta acríticamente ideas a las que normalmente no estaría abierto. Breuer se interesó por este fenómeno a finales del siglo pasado y sus conclusiones, recogidas en un capítulo magistral que aportó a un libro conjunto con Freud, se confirmaron repetidamente en nuestra experiencia con las abreacciones a las drogas durante la guerra. Breuer comienza citando a Moebius, que dijo en 1890 La condición necesaria para el funcionamiento (patógeno) de las ideas es, por un lado, una disposición innata -es decir, histérica- y, por otro, un estado de ánimo especial… Debe parecerse a un estado de hipnosis: debe corresponder a una especie de conciencia en la que una idea emergente no encuentra resistencia por parte de ninguna otra, en la que, por así decirlo, el campo está despejado para el primero que llega. Sabemos que un estado de este tipo puede ser provocado no sólo por el hipnotismo, sino también por un choque emocional (lucha, ira, etc.) y por factores agotadores (insomnio, hambre, etc.)”. (Id., p. 32)

Con respecto a la inducción de diversos estados de sugestionabilidad, Sargant reconoció los paralelismos entre los predicadores fundamentalistas que podían invocar imágenes del fuego del infierno y la ira de Dios como medio para inducir cambios radicales en la estructura de creencias, los antiguos rituales dionisíacos llenos de vino y danzas orgiásticas, y los rituales tribales de vudú llenos de tambores rítmicos y danzas frenéticas, todos los cuales podían utilizarse para inducir eventos catárticos que dejaban a los participantes “mágicamente” curados de sus aparentes dolencias, “demonios” o estrés. Las cualidades transformadoras “mágicas” del lenguaje y sus efectos hipnóticos desempeñaban un poderoso papel en estos rituales debido a la naturaleza de las imágenes y el lenguaje cargados. El lenguaje también se consideraba uno de los medios más encubiertos para inducir y guiar los “estados alterados”, en contraste con el uso de drogas, antorchas u otras formas extremas de recompensa y castigo que, por su naturaleza, son mucho más difíciles de imponer contra la voluntad de la gente, especialmente a escala masiva.

Como hemos demostrado anteriormente y seguiremos explorando, los mismos nodos esenciales de la guerra psicológica siguen estando muy activos hasta el día de hoy, aunque algunos bajo diferentes nombres y formas, y discretamente entretejidos a través del sistema de los “Cinco Ojos” con nombres aparentemente benignos como el Behavioral Insights Team (BIT) alias “the Nudge Unit” o detrás de la fachada de instituciones educativas de “élite” como el London Imperial College o East Anglia. Estas instituciones son responsables de “empujar” y “reencuadrar” la forma en que las poblaciones piensan sobre la atención sanitaria y la ética médica, la educación, la gestión de la “escasez”, el medio ambiente, la asignación de recursos, la libre circulación de la información y, en última instancia, el control de la población y la “ingeniería genética”.

 

La estructura de la “magia”

Tras la publicación del trabajo de Sargant, se publicó La estructura de la magia I y II de Richard Bandler y John Grinder. Su objetivo era utilizar la lingüística como medio para “modelar” con precisión cómo se producían las transformaciones emocionales y los cambios ideológicos en los individuos mediante patrones de lenguaje e imágenes, lo que se conoció como Programación Neurolingüística (PNL). El lenguaje y los “modelos lingüísticos” que las personas utilizaban como mapas de la realidad se convirtieron en el centro de atención principal, lo que condujo al desarrollo de una panoplia de trucos y técnicas hipnóticas, como las “visualizaciones”, los “anclajes”, el “reencuadre”, la “calibración” y un cuidadoso estudio de las “submodalidades” del lenguaje, es decir, la postura, el tono de voz y los gestos de las manos.

La PNL sirvió para modelar sistemáticamente los distintos modelos lingüísticos y patrones de lenguaje más eficaces para inducir “estados alterados” y desencadenar transformaciones en los pensamientos y sentimientos fundamentales de los pacientes. Combinando la lingüística y el modelado de individuos de alto rendimiento, especialmente terapeutas eficaces que parecían decir instintivamente las cosas correctas para efectuar transformaciones fundamentales en sus clientes, la PNL surgió como una forma sorprendentemente similar de modelar el uso eficaz del lenguaje por parte de Aristóteles en su Retórica, aunque sin la necesidad de la elocuencia antigua, en su lugar dirigida y destilada en las estrategias y estructuras simples necesarias para inducir y guiar “estados alterados” y nuevos sistemas de creencias.

Bandler llamaba “magos” a los terapeutas que utilizaban instintivamente los métodos que él modelaba, debido a las transformaciones aparentemente mágicas que eran capaces de efectuar en sus clientes.

En pocas palabras, la idea de la PNL era que muchas personas operaban con mapas lingüísticos empobrecidos que moldeaban la forma en que las personas navegaban en el mundo real. Los modelos lingüísticos limitados reducían las opciones y capacidades de los individuos para operar en el mundo real. Las soluciones se veían como una cuestión de transformar, ampliar o enriquecer estos mapas lingüísticos utilizando una serie de técnicas diferentes.

En particular, Bandler fue alumno del colaborador de Aldous Huxley y psicólogo del MK-Ultra, Gregory Bateson. Bateson estuvo muy involucrado en experimentos financiados por la CIA en los que se utilizaban drogas e hipnosis en víctimas de traumas en un Hospital de Veteranos de California; también siguió el trabajo de Bandler sobre la hipnosis y visitó sesiones con sus pacientes. Bandler, en particular, estudió el trabajo del hipnotizador Milton Erickson, y describió útilmente el lenguaje hipnótico ericksoniano como “ingeniosamente vago, pero sistémicamente”. Ya que, el lenguaje “artísticamente vago” permitía utilizar la ambigüedad, las “lagunas” en las descripciones y el poder general de la sugestión hipnótica para crear la apariencia de que los oyentes proporcionaban libremente su propio significado y rellenaban de forma natural las lagunas: la “ilusión de elección”. Estas técnicas tienen el efecto de solidificar las creencias en las “estructuras profundas” de la psique. La sensibilidad y la sugestionabilidad a estos elementos era entonces algo que podía aumentarse incrementando la tensión emocional y la intensidad de las imágenes traumáticas o los pensamientos emotivos, especialmente cuando se inducían en entornos de grupo donde se podía recrear un aire de empatía y la aceptación cálida y maternal de un hogar afectuoso -funcionando como un sistema familiar artificial- con el efecto de desarmar emocionalmente a los individuos.

Como ya se ha comentado, tuvimos un interesante ejemplo de toda la panoplia de dispositivos hipnóticos utilizados para inducir el trance y los estados alterados en el espacio de sólo unas pocas declaraciones en el reciente discurso del 6 de enero de 2022 pronunciado por el presidente Joe Biden:

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

“La Biblia nos dice que conoceremos la verdad y la verdad nos hará libres. Conoceremos la verdad. Cierren los ojos. Vuelvan a ese día. ¿Qué ven?

Manifestantes alborotando, ondeando por primera vez dentro de este Capitolio, la bandera confederada que simbolizaba la causa para destruir América, para destrozarnos. Incluso durante la Guerra Civil, eso nunca, nunca sucedió. Pero ocurrió aquí en 2021.

¿Qué más ves? Una turba, rompiendo ventanas, pateando puertas, irrumpiendo en el Capitolio, banderas americanas en postes siendo usadas como armas como lanzas, extintores siendo lanzados a las cabezas de los oficiales de policía. Una multitud que profesa su amor por las fuerzas del orden agredió a esos policías, los arrastró, los roció, los pisoteó”. — Presidente Joe Biden: 6 de enero de 2022.

Antes de indicar a los espectadores que “cierren los ojos”, las frases anteriores utilizaban las palabras “la Biblia” y “la verdad”. La palabra “verdad” se repitió tres veces en poco tiempo. De este modo se aseguraba que “la Biblia” y “la verdad” ocuparan un lugar destacado en la psique del oyente justo antes de que comenzara el encantamiento. A continuación, se indicaba a los oyentes que “cerraran los ojos. ¿Qué ves?”. Las instrucciones iban seguidas de una visualización guiada en la que se pedía a la gente que se imaginara a los “alborotadores arrasando”, a la “bandera confederada”, a una “Guerra Civil” y a Estados Unidos desgarrándose.

Las preguntas “¿Qué ves?” y “¿Qué más ves?” también sirvieron como lo que los hipnotizadores llaman “órdenes incrustadas” (escritas en negrita). Además, “¿qué más ves?” funciona como una “atadura”. Porque nunca se cuestionan las imágenes de la insurrección, sino cuántas. Esto crea la “ilusión de elección”, una táctica común utilizada en todas las narrativas de los HSH.

La visualización guiada incluía una buena cantidad de “marcos” e imágenes sugestivas, incluyendo turbas rompiendo ventanas, “banderas americanas en postes siendo usadas como armas”, “extintores siendo lanzados a las cabezas de los oficiales de policía” y ostensibles partidarios de Trump pisoteando las cabezas de los mismos oficiales de la ley que supuestamente apoyaban.

Así, a los oyentes se les presentaba una “secuencia” particular en la que se les “cebaba” con las palabras “verdad” y “la Biblia”, y luego se les invitaba a participar en una “visualización” en la que se les “anclaba” a un conjunto de imágenes violentas. En esencia, el enunciado intentaba inculcar lo que el hipnotizador y cocreador de la PNL Richard Bandler llama “falsos recuerdos”. Estas imágenes podrían ser utilizadas para sugerir que otros eventos podrían ser también “insurrecciones” similares, sirviendo como un disparador automático o “cue”. No es de extrañar que se utilizara el mismo lenguaje para sugerir que las protestas de los camioneros canadienses compartían paralelismos con la supuesta “insurrección” del 6 de enero.

Un concepto clave identificado por Bandler fue la cuestión de la secuencia. Las imágenes o visualizaciones de apertura que se presentan a los clientes sirven como inicio de una “inducción al trance”. Al abrir con el conjunto de imágenes viscerales, se crea el estado emocional elevado. A este paso inicial le sigue una serie de obviedades y tópicos con los que cualquier oyente puede identificarse o estar de acuerdo, y entonces -y sólo entonces- una vez que se ha establecido con éxito un estado emocional elevado, se introducen nuevas sugestiones.

Si avanzamos hasta 2022, las imágenes de calles y ciudades destrozadas por la guerra o de mujeres y niños asustados se utilizan habitualmente como medio para inducir el tipo de estados emocionales necesarios para que se produzcan “sugerencias”. Así, encontramos incluso medios de propaganda que generan imágenes de cómo podrían ser otras ciudades si fueran bombardeadas, con el efecto de conseguir que la audiencia se “imagine” en la misma situación, sintiendo las mismas emociones de miedo, impotencia, empatía.

En el caso de la propaganda y de los mensajes de los medios de comunicación, el poder de la sugestión hipnótica y de los métodos relacionados depende de que la estructura y las intenciones subyacentes de los oradores o de los mensajes permanezcan ocultas, siendo sólo visible para la población en general lo que la PNL denomina la “estructura de superficie”. Por otro lado, el propósito de una dialéctica sólida es desenterrar las “estructuras profundas” de cualquier mensaje o idea y convertirlo en objeto de atención consciente. La consecuencia de no tener una dialéctica sólida es que el público se ve inducido a creer que las historias y la realidad son simplemente lo que parecen en la superficie, sin tener en cuenta cómo las “estructuras profundas” incrustadas en esas historias les hacen pensar y comportarse realmente, o qué políticas apoyan.

 

Los aprendices de brujo

Después de 100 años de psicología social aplicada y de investigación en ciencias del comportamiento, encontramos las máximas anteriormente citadas de Lord Russell cristalizadas con el establecimiento del Behavioural Insights Team (BIT) y de las “Nudge Units” incrustadas en los gobiernos occidentales y en los organismos supranacionales como las Naciones Unidas y el Foro Económico Mundial (WEF). Allí encontramos desarrolladas en sus formas más vanguardistas de psicología de masas y ciencia del comportamiento cosas como el “nudging conductual” y la Programación Neurolingüística (PNL), utilizadas metódicamente para inducir “estados alterados”, crear una nueva “Gran Narrativa” y guiar el proceso de toma de decisiones de las personas sin necesidad de “procesos reflexivos”. Los científicos del comportamiento y los psicólogos sociales se refieren a esto como la focalización de las “motivaciones automáticas”, es decir, la mente inconsciente.

En el documento MindSpace (2010) del BIT, encontramos una elaboración sistemática del marco conceptual que se utilizará para dirigir específicamente las “motivaciones automáticas” de la población.

En la página 14 de la sección “Introducción” se incluye un cuadro en el que se exponen las diferencias características entre ambos sistemas:

operacion psicologica

En la página 18 de la sección “Guía del usuario” se presenta una lista de verificación de las influencias en nuestro comportamiento:

En la página 18 de la sección "Guía del usuario" se presenta una lista de verificación de las influencias en nuestro comportamiento:

Un enfoque clave es la práctica del “framing” de la PNL. Por ejemplo, el informe Behavioural Government (2018) del BIT describe el uso de técnicas de “framing” en relación con la presentación de las decisiones políticas en términos de muertes, en lugar de vidas salvadas, y el profundo impacto que puede tener en los responsables de la toma de decisiones:

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

“Los efectos del encuadre se refieren a cómo la presentación de un tema, y no su contenido sustantivo, puede determinar si se nota y cómo se interpreta. Por ejemplo, el gráfico siguiente muestra que los políticos y los funcionarios eran más propensos a elegir una opción política arriesgada cuando se presentaba en términos de cuántas muertes podría evitar (en lugar de cuántas vidas podría salvar).

psyops

Por ejemplo, la mayoría de los medios de comunicación de la corriente principal ahora enmarcan regularmente los titulares utilizando frases como “según la investigación”, “los científicos dicen” y “los estudios sugieren”. A pesar de llevar un velo científico, no se trata de afirmaciones científicas, sino de apelaciones al pensamiento de grupo, es decir, a la “prueba social”; las afirmaciones están diseñadas para aprovechar nuestra percepción de autoridad y hacer que nuestra mente tome un “atajo” mental. La investigación sobre este trabajo fue realizada por Michael Cialdini, el autor de Influencia. Cialdini explicó cómo la percepción de la autoridad puede ser una poderosa influencia en el comportamiento porque la autoridad suele percibirse como un “atajo mental” para las personas.

Por ejemplo, vamos al médico y seguimos sus consejos porque ha estudiado medicina y ha recibido años de instrucción formal. Así que, según la investigación de Cialdini, hacer que los fisioterapeutas coloquen todos sus títulos, premios y diplomas en las paredes de su consulta aumentó el cumplimiento de los pacientes con los regímenes de ejercicio recomendados en un 30%. Así pues, aprovechar la apariencia de autoridad a los ojos de la población se convierte en un factor clave para “empujarlos” a tomar “atajos” mentales cuando se enfrentan a problemas complejos y multifacéticos.

Sin embargo, la mente inconsciente toma toda una serie de “atajos” y tiene muchos “predeterminados”. La segunda influencia de la lista de control de MindSpace son los “incentivos”. La lista de comprobación describe los incentivos de la siguiente manera “nuestras respuestas a los incentivos están moldeadas por atajos mentales predecibles, como evitar fuertemente las pérdidas”.

En la página 20 de MindSpace, los autores describen esta poderosa influencia conductual – “las pérdidas son más importantes que las ganancias”- de la siguiente manera:

“Nos disgustan más las pérdidas que las ganancias de una cantidad equivalente. La mayoría de los planes de incentivos actuales ofrecen recompensas a los participantes, pero una revisión reciente de los ensayos de tratamientos para la obesidad que incluyen el uso de incentivos financieros no encontró ningún efecto significativo en la pérdida o el mantenimiento del peso a largo plazo. Una alternativa puede ser enmarcar los incentivos como un cargo que se impondrá si la gente no hace algo”.

Con el lenguaje aumentado por el empuje conductual y el “modelado” lingüístico de la PNL, se hace posible elaborar mensajes en los que una “estructura superficial” se redacta de una manera particular, lo que lleva a un conjunto definido de sugerencias y estado emocional, mientras que la “estructura profunda”, es decir, la parte silenciosa, está incrustada con axiomas y suposiciones que hacen que los individuos se comporten de maneras que de otro modo podrían parecer contrarias a sus creencias, y que no se indican en la “estructura superficial”.

Aquí es donde la relevancia de la dialéctica de Platón se hace más evidente. Mientras que la retórica y los mensajes propagandísticos tratan de ocultar las “estructuras profundas” del lenguaje curado, una verdadera dialéctica sirve como medio para ir por debajo de la presentación de la estructura superficial de cualquier mensaje con el fin de desenterrar sus “estructuras profundas” y someterlas a un proceso riguroso de prueba e investigación. Esto suele adoptar la forma de experimentos de pensamiento y diálogo -el método socrático- que sirven como un proceso riguroso de comprobación de hipótesis, imaginando cómo sería un mundo organizado en torno a esos supuestos, cómo se comportarían las personas que sostuvieran x, y, z, axiomas en diversos escenarios. De este modo, podemos desenterrar las estructuras subyacentes de los enunciados imaginando cómo podrían aplicarse en situaciones más difíciles o matizadas, exponiendo así las limitaciones o el carácter cerrado de los modelos lingüísticos predeterminados incrustados en las narrativas modernas.

En este sentido, la dialéctica es la esencia del pensamiento y la experimentación científicos, mientras que la retórica es simplemente el modelado exterior de las habilidades de comunicación y los modelos lingüísticos persuasivos y eficaces.

La principal diferencia entre las primeras formas de retórica antigua, la posterior imaginería sutil utilizada por gente como Edward Bernays y los entusiastas de la psicología freudiana, y la moderna PNL y los mensajes y “empujones” infundidos por la ciencia del comportamiento radica en la copiosa cantidad de trabajo que se ha dedicado a perfeccionar estas técnicas y a desarrollar nuevos niveles de precisión de vanguardia, tal y como prescribía Lord Russell:

“Los psicólogos sociales del futuro dispondrán de varias clases de escolares en las que probarán diferentes métodos para producir una convicción inquebrantable de que la nieve es negra. Pronto se llegará a varios resultados. Primero, que la influencia del hogar es obstructiva. Segundo, que no se puede hacer mucho a menos que el adoctrinamiento comience antes de los diez años. Tercero, que los versos musicalizados y entonados repetidamente son muy efectivos. Cuarto, que la opinión de que la nieve es blanca debe ser sostenida para mostrar un gusto morboso por la excentricidad. Pero me anticipo. Corresponde a los futuros científicos precisar estas máximas y descubrir exactamente cuánto cuesta por cabeza hacer creer a los niños que la nieve es negra, y cuánto menos costaría hacerles creer que es gris oscuro.” — Bertrand Russell: El impacto de la ciencia en la sociedad (1951).

No sólo esto, sino que con la adición de toda una serie de otros dispositivos hipnóticos destinados a dirigir las “motivaciones automáticas” de las personas, los magos de la psicoterapia de hoy en día han desarrollado esencialmente la capacidad de dirigir estos “estados alterados” en tiempo real, utilizando la ayuda adicional de las “pistas”, el “cebado”, los “anclajes” y otros dispositivos relacionados de la PNL. Junto con una simple comprensión de las estructuras superficiales y profundas y de la naturaleza de la sugestión hipnótica, uno puede imaginar fácilmente los poderosos y muy peligrosos efectos que tienen estas técnicas.

 

Conclusión

La apreciación de las sutilezas de la verdad y del lenguaje, en lugar de las imitaciones y los eslóganes “en los que se han purgado todas las ambigüedades y matices”, sigue siendo el núcleo de la supervivencia de cualquier república. Mientras que el propósito de la filosofía y el amor a la sabiduría es comprender lo que subyace a nuestra experiencia y percepción del mundo, de manera que pueda surgir una sociedad verdaderamente buena, la retórica y el lenguaje de los “magos” y de los “spin-doctors” de la matriz narrativa moderna están diseñados para atar a la gente a sistemas predeterminados de pensamiento y sentimiento utilizando modelos lingüísticos cuidadosamente curados, enmarcando en última instancia la realidad de manera que beneficie a los poderes políticos y financieros reinantes.

Incluso en la época de Platón, éste observó cómo las diversas instituciones de Atenas habían sido gobernadas por sofismas y retóricos astutos, de manera que las instituciones de su época estaban completamente podridas. Comprendió que a menos que una población fuera capaz de ser gobernada por verdaderos filósofos, o que los que ocuparan puestos de poder se dedicaran a la filosofía y pudieran así discernir la naturaleza más profunda de las cosas y las leyes naturales que rigen todos y cada uno de los sistemas, las leyes del Estado y su gobierno seguirían siendo incurables.

Platón comprendió que sin un pueblo y un liderazgo dedicados al amor por la sabiduría por encima de sus propios intereses personales y de sus mezquinas presunciones, los magos y hechiceros del lenguaje y de la psicología seguirían siendo capaces de crear nuevas ilusiones y sombras para que las masas las persigan y las llamen suyas, mientras siguen esclavizadas e ignorantes.

Como reconoció Platón, todos los libros de hechizos, los magos y los charlatanes del mundo no serían rivales para ningún verdadero rey filósofo, sabio o pueblo dedicado al amor por la sabiduría, ya que siempre serían capaces de nombrar e identificar las falacias y la naturaleza artificial de las historias y sombras tejidas por los magos.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Entonces, como hoy, el destino de las repúblicas depende de ello.

 

Dominación del mundo por unas pocas familias a través de Mindspace y el control mental: Intervención del ex agente de inteligencia Alex Thomson en la 2ª Sesión Del Gran Jurado del Tribunal de la opinión pública para la investigación del Coronavirus

 

Notas a pie de página

[1] Este cambio hacia el control psicológico de las masas también fue acompañado por una modernización del control imperial, con la antigua forma colonial de imperialismo que ahora se transforma en el molde de limo financiero que el galardonado cineasta Michael Oswald apodó “La Tela de Araña” -Wall Street es la extensión norteamericana de este sistema.

 

Sobre el autor

David B. Gosselin es un poeta, traductor y lingüista residente en Montreal. Es el fundador del sitio web de poesía The Chained Muse y del Podcast New Lyre. Su nueva colección de poemas se titula Modern Dreams.

 

Fuente:

David Gosselin, en The Canadian Patriot: Lifting the Veil: From Ancient Rhetoric to Modern Psyops — How the Magicians Are Destroying the Republic. 14 de junio de 2022.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Mientras que el sumo sacerdote transhumanista Yuval Noah Harari aboga por gestionar a los “comedores inútiles” bajo un nuevo orden feudal tecnocrático global, otras...

Contenidos

Desde la lógica de la criptopolítica, China no es una entidad homogénea adscrita a las élites occidentales —como las agencias de inteligencia quieren hacerle...

Ciencia y Tecnología

En el siglo XVII, en Gran Bretaña y Francia, un grupo de cultistas rosacruces asociados con la masonería británica introdujeron un anti-renacentismo anticiéntico basado...

Ciencia y Tecnología

[Nota del editor: Blake Lemoine, quien fue suspendido por Google por violar su política de confidencialidad al revelar información sobre el funcionamiento del sistema...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY