Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Cómo sobrevivir a la terrible tormenta del siglo XXI con ominosa superioridad intelectual

El final de la crisis global del capitalismo (especialmente en las condiciones de las promesas de los geólogos para la segunda mitad del siglo XXI de una mayor actividad geológica, el probable cambio en la inclinación del eje de la Tierra, el inicio de una nueva edad de hielo, etc.) podría resultar en una batalla entre el Homo y la Biosfera, advierte el historiador Andrei Fursov. Esta crisis no tiene análogos en la historia y, al parecer, barrerá no sólo al capitalismo con sus partidarios y opositores, sino a toda la civilización posneolítica. Si la humanidad logra sobrevivir, aunque se reduzca en número a 0,5-1,0 mil millones, lo más probable es que la nueva sociedad se diferencie de la Civilización no menos de lo que se diferenciaba del Paleolítico. Algunos contornos del mundo posterior a la transición ya son visibles, pero éste es un tema aparte. La verdadera tarea del ser humano es superar esta crisis con las mínimas pérdidas y lo más rápidamente posible, no dejando que se extienda durante más de un siglo y medio o dos siglos. Para super esta crisis, es necesaria una filosofía fundamentalmente nueva de las relaciones con la Naturaleza; debemos des-pensar, y no sólo repensar la geocultura de la Ilustración, sino también el cristianismo y la teología medieval juntos, y la filosofía antigua en un camino intelectual diferente —teniendo en cuenta todos o casi todos los errores intelectuales y políticos cometidos en el flujo subjetivo del desarrollo histórico de los últimos 25 siglos. La nueva filosofía debería ser europea-alternativa, pero europea, y no un préstamo del budismo, el hinduismo o el confucianismo. La creación de nuevos conocimientos, es decir, la formación de una “siniestra superioridad intelectual” sobre el enemigo es lo que constituye la primera línea en la lucha por una salida de la crisis para el mayor número de personas en el menor tiempo posible, por un mundo más igualitario y justo que el capitalista o cualquier nueva edición de neoesclavismo o neofeudalismo de alta tecnología en forma de sistema de castas globofascista santificado por el el ocultismo o el neojudaísmo —que es una síntesis, o incluso sólo una mezcla de protestantismo, judaísmo e ideas masónicas.

 

 

Por Andrei Fursov

El final de la crisis global del capitalismo (especialmente en las condiciones de las promesas de los geólogos para la segunda mitad del siglo XXI de una mayor actividad geológica, probable cambio en la inclinación del eje de la Tierra, el inicio de una nueva edad de hielo, pero ahora no pequeña, etc.) puede resultar ser una batalla entre el Homo y la Biosfera sobre el principio de “quién – quién”. Y el Homo pierde en cualquier desenlace.

Para superar la crisis, necesitamos una filosofía fundamentalmente nueva de las relaciones con la Naturaleza; debemos repensar, no sólo repensar (des-pensar, no repensar) no sólo la geocultura de la Ilustración, sino también el cristianismo y la teología medieval juntos, y la filosofía antigua, empezando por sus padres fundadores en un camino intelectual diferente -teniendo en cuenta todos o casi todos los errores intelectuales y políticos cometidos en el flujo subjetivo del desarrollo histórico de los últimos 25 siglos. La nueva filosofía debería ser europea-alternativa, pero europea, y no un préstamo del budismo, el hinduismo o el confucianismo: “El descanso eterno es para las pirámides grises”, mientras que nosotros necesitamos el espíritu prometeico-faustiano de la combustión – en eso nos basamos y no podemos hacer otra cosa.

El mundo se arrastra poco a poco hacia la muñeca de la crisis-matrioska, que no tiene análogos y que, al parecer, barrerá no sólo al capitalismo con sus partidarios y opositores, sino a toda la civilización posneolítica. Y si la humanidad logra sobrevivir a ella, aunque se reduzca en número a 0,5-1,0 mil millones, lo más probable es que la nueva sociedad se diferencie de la Civilización no menos de lo que se diferenciaba del Paleolítico. Algunos contornos del mundo posterior a la transición ya son visibles, pero éste es un tema aparte.

La crisis en la que se ha arrastrado el mundo capitalista tardío es objetiva y natural (para nosotros, como para los paganos que sufrían las plagas del cristianismo, esta crisis capitalista tardía comenzó con el colapso del anticapitalismo soviético). La verdadera tarea es superarla con las mínimas pérdidas y lo más rápidamente posible, no dejando que se extienda durante milenios, sino reduciéndola a siglo y medio o dos siglos.

Me viene a la mente la “Academia” (“Fundación”) de Asimov, donde, según el matemático Seldon, el colapso del imperio galáctico, debido a su naturaleza objetiva, no podía evitarse, pero era posible reducir la crisis “edad oscura” de treinta mil años a uno. Por supuesto, la ficción es ficción, y la realidad es realidad, pero en nuestras vidas están estrechamente entrelazadas, y cuanto más avanzamos, más.

Una condición suficiente para superar la crisis es la voluntad de poder de una élite global fundamentalmente nueva (al menos una élite de país para empezar, pero con un alcance global en lugar de provincial y local), “agudizada” precisamente para la superación colectiva de la crisis. Algunos dirán que el surgimiento de tal élite es una fantasía. Pero ¿acaso el surgimiento de la élite estalinista en los años 30 como único medio de supervivencia soberana de Rusia y los rusos en el mundo de los depredadores del siglo XX no es una fantasía en sí?

 

Andrei Fursov: La crisis sistémica del capitalismo como punto de inflexión global sin precedentes en la Historia de la humanidad

 

Sin embargo, además de la condición suficiente -la voluntad- existe otra necesaria -la razón, el conocimiento. Necesitamos un contenido fundamentalmente nuevo y un nuevo conocimiento organizado del mundo moderno en su conjunto y como conjunto de elementos (incluida Rusia). Necesitamos conocimientos sobre las cimas y los fondos del mundo moderno, sobre la economía global esencialmente criminal, sobre las formas de manipulación del proceso histórico, y mucho más. La moderna ciencia occidental de la sociedad, la desdichada tríada “economía – sociología – ciencia política”, que refleja las realidades del mundo que pasa y es incapaz no sólo de explicar, sino incluso de describir adecuadamente el mundo que gira, es tan impotente como lo era el istmat soviético, y quizá incluso peor. No estoy diciendo que no exista un conocimiento neutral, que la ciencia actual de la sociedad (como los medios de comunicación, el cine, etc.) refleje los intereses de la corporatocracia.

La salida de la crisis presupone la creación de nuevos conocimientos, fundamentalmente nuevas disciplinas (o programas epistemológicos), con nuevas metodologías y nuevos temas de investigación. En un corto período de tiempo (el tiempo es esencial) tenemos que desarrollar una teoría adecuada del capitalismo como un caso especial de la teoría de los sistemas sociales, metodológicamente construida sobre la negación del legado del siglo XIX burgués – la tríada de “economía – sociología – ciencia política”; este es el camino de la crítica de la economía política que Marx tomó en su obra sobre El Capital, que nunca completó, y que los marxistas, con las más raras e insignificantes excepciones, abandonaron por completo.

A partir de esta teoría, tendremos que replantearnos muchas cosas sobre la relación entre el sujeto y el sistema, entre lo “consciente del proyecto” y lo “natural” en la historia, especialmente en sus épocas críticas, cuando el proyecto y las decisiones de un pequeño grupo “pesan” no menos que un impulso de masas. Habrá que revisar toda la geocultura de la Ilustración y muchas ideas cristianas, especialmente todo lo que concierne a la biología, a la “naturaleza natural” del hombre en sus diversas dimensiones y a su relación con la socialidad. Para ello, será necesario indagar seriamente también en la filosofía antigua. Por supuesto, todo esto es más fácil decirlo que hacerlo, pero no hay otra salida.

La creación de nuevos conocimientos, es decir, la formación de una “siniestra superioridad intelectual” (K. Polanyi) sobre el enemigo es lo que constituye la primera línea en la lucha por una salida de la crisis para el mayor número de personas en el menor tiempo posible, por un mundo más igualitario y justo que el capitalista o cualquier nueva edición de neoesclavismo o neofeudalismo en forma de sistema de castas globofascista santificado por el neojudaísmo (una síntesis, o incluso sólo una mezcla de protestantismo, judaísmo e ideas masónicas) o el ocultismo.

Y, naturalmente, para la preservación de Rusia y la rusidad en el mundo posterior a la transición como, al parecer, el principal teatro de operaciones militares (guerra económica, social y de información) de nuevo puede convertirse en Rusia. Sólo que esta vez no es necesario sacarle las castañas del fuego al tío ajeno. Es necesario darse cuenta muy claramente de los propios intereses en la época crítica y luchar por ellos como por la propia verdad histórica. En este caso, todo sucederá como dijo la mayor figura de nuestra historia del siglo XX:

“Nuestra causa es justa. El enemigo será derrotado. La victoria será nuestra.”

 

El fin del ‘proyecto bíblico’: Cómo morirá la civilización occidental

 

Fuente:

Andrei Fursov: La ominosa superioridad intelectual. Cómo sobrevivir a la terrible tormenta del siglo XXI.

Contenidos

Por Andrei Fursov En la década de 1990 hablé sobre la necesidad de estudiar la experiencia bizantina en Rusia. El Imperio Romano, que no...

Contenidos

Por Andrei Fursov Si para los romano-germanos somos extraños, para los anglosajones somos enemigos existenciales. Es por eso que Leonid Vladimirovich Shebarshin, teniente general...

Contenidos

Por Andrei Fursov Quiero presentarles una pequeña selección de principios para afrontar la realidad: el principio de Sidonio Apolinar y el principio del capitán...

Ciencia y Tecnología

Por Andrei Fursov Nick Bostrom (en sueco, Niklas Boström), un filósofo sueco ultraglobalista de la Universidad de Oxford, que asesora al gobierno británico, escribe...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram