El controversial y censurado historiador revisionista Michael Hoffman lo tiene muy claro: “Los católicos encapuchados son inconscientes de la Revelación del Método: Fue en el 1er Concilio Vaticano que se cumplieron los mandatos ocultos para la sumisión a un papa masónico ‘infalible.’ De este modo se instauró la ‘Magia y la Cábala’ papal renacentista.” En su libro “La iglesia renacentista oculta de Roma” (The Occult Renaissance Church of Rome), el doctor Hoffman explica que el Concilio Vaticano II y los Papas Pablo VI, Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco son simplemente las manifestaciones públicas posmodernas de la Revelación del Método de la teología del infierno previamente oculta, que comenzó a gobernar Roma después de 1450; esa regla avanzó exponencialmente a través de la exculpación y bendición de Alejandro VI sobre Giovanni Pico della Mirandola, que era una especie de virus teológico papista en un solo hombre. De todas las personalidades sobresalientes del Renacimiento, desde Miguel Ángel hasta el Papa Pío V, desde Lutero y Calvino hasta la Reina Isabel I, ningún individuo de la era se acerca a la influencia de Pico. El historiador Frances Yates observó que: “El profundo significado de Pico della Mirandola en la historia de la humanidad difícilmente puede ser sobreestimado. Él fue quien primero formuló audazmente una nueva posición para el hombre europeo, el hombre como Magus, utilizando la Magia y la Cábala para actuar sobre el mundo, para controlar su destino por medio de la ciencia. Y en Pico, el vínculo orgánico con la religión de la aparición del Mago se puede estudiar en su origen.” A continuación, traducimos la precuela a la citada obra del doctor Michael Hoffman, publicada por cortesía del autor en la revista Historia Revisionista. Hoffman también ha ofrecido acceso sin costo a la introducción y el primer capítulo de su libro en Amazon.

 

“Desde el Renacimiento ha habido una tendencia a trabajar más, y de manera apasionada, por la llegada del Reino de las Ciencias y del Robot social.” — Louis-Ferdinand Céline

“Ustedes saben que entre los paganos, los gobernantes los dominan y sus grandes hombres hacen sentir su autoridad. Esto no va a pasar entre ustedes.” — Mateo 20: 25-26.

De las figuras “católicas” arquetípicas en la era moderna que encarnaban el mandato neoplatónico-hermético y cabalístico del papado en el Renacimiento, entre los más destacados se encuentran dos franceses, Alphonse Louis Constant (1810-1875), que escribió bajo el seudónimo Éliphas Lévi y el cardenal Henri de Lubac del Papa Juan Pablo II. Tenemos un estudio del esoterismo de De Lubac en el libro.

Con respecto a Lévi, él realmente fue una encarnación moderna y espectacular de la depravación oculta del papado que derrocó a la Iglesia Católica a partir del siglo XV. Fue ordenado diácono de la Iglesia de Roma, difundiendo su contagio desde sus corredores, bajo el papa Pío IX. Sigue siendo el centro de interés y estudio intenso de los ocultistas del siglo XXI, incluidos los “católicos tradicionales.” Lo que quizás sea lo más revelador de la vida de Lévi es que, a pesar de sus herejías públicas de sincretismo y demonismo, nunca fue disciplinado por Roma. Fue considerado un “católico siempre fiel”, como lo llamó un portavoz principal del movimiento “católico tradicional” en la década de 1990.

El registro muestra que Lévi fue patrocinado por la jerarquía y nunca obstruido por ninguna autoridad formal de la Iglesia. Fue así que este cabalista hermético tuvo una navegación suave dentro de la Iglesia de Roma. Esto repite un patrón desde el Renacimiento, cuando los papistas-cabalistas, los hermetistas y los neoplatónicos se escaparon de un grave interdicto, y en muchos casos fueron promovidos por los papas, siempre que representaran firmemente el papado y no desafiaran la soberanía de los pontífices.

Los papistas ocultistas a menudo iban a extremos para demostrar su lealtad (la adulación es una herramienta efectiva de subversión). El aumento del orgullo por los sacerdotes y la megalomanía en los papas es un medio diabólico para pervertir y subvertir a los hombres que ocupan esos cargos. Con respecto a los sacerdotes, Lévi escribió: “Al representar la autoridad moral y al realizarla mediante la autoridad moral de su ministerio, el sacerdocio es tan santo e infalible como la humanidad está sujeta al vicio y al error. El sacerdote, como sacerdote, es siempre el representante de Dios.” Esta imagen inflada es un incentivo al pecado del orgullo de los sacerdotes, y una marca del clericalismo en la derecha católica.

Sobre el papa demoníaco Alejandro VI, Lévi escribió: “Cuando Alejandro VI consagró a sus obispos, no fue el envenenador quien les impuso las manos, fue el papa.” En otras palabras, aunque Alejandro se hizo de la vista gorda (o cooperó con) los crímenes asesinos de su descendencia Borgia, Lévi insinúa que el Papa mismo no hizo daño a la Fe. Lévi repite la historia estándar de la disculpa de Roma sobre los ‘levantafaldas’ como el Papa de Borgia Alexander, es decir, que de todas sus transgresiones, ninguna de ellas subvirtió el dogma de la Iglesia. Para que esta estructura tenga plausibilidad, solo se toma en cuenta lo que el Papa pronunció y escribió, y poco o nada de lo que perpetró e institucionalizó. La línea de la historia, tal como la repite Lévi dice que: “El papa Alejandro VI nunca corrompió ni falsificó los dogmas que lo condenaron, ni los sacramentos que en sus manos salvaron a otros, y no lo justificaron.” Esta es una apología de un diabolista y es la misma exculpación del Papa Alexander, que muchos católicos ‘leídos’ y sinceros evocan en su defensa y la de otros pontífices concupiscentes como él.

Sin embargo, se trata de una ilusión basada en la ignorancia de la historia. El Papa Alejandro impulsó el ocultismo neoplatónico-hermético dentro de la Iglesia. ¿Se puede decir que este acto de Judas no fue una corrupción del dogma católico? Dado que la regla de la oración es la regla de la creencia (“Lex orandi, lex credendi”), no es difícil discernir lo que el Papa Alejandro creyó cuando nos enteramos de que estableció un templo pagano en su propio departamento papal, presidido por un anfitrión de magníficas obras de arte, pero dominadas por dos imágenes: Isis, la diosa de la magia negra, y Hermes Trismegisto, la encarnación de la brujería egipcia. Estos dos ídolos ocultos eran los espíritus guías del papa Alejandro VI, “siempre ortodoxos”, en cuya presencia inició a miembros de la jerarquía eclesiástica dentro de la Ciudad del Vaticano, profesores universitarios católicos, banqueros, y miembros de la realeza. Hermes fue el símbolo y la imagen unificadores del ocultismo católico en todo el Renacimiento. Sin embargo, mientras condenan las lujurias y la violencia del pontífice de Borgia, los católicos sostienen que “conservó la fe intacta.” O dicho de otro modo, los “católicos tradicionales”, que a menudo se exageran con los mosquitos teológicos, se tragaron así un camello.

El Concilio Vaticano II y los Papas Pablo VI, Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco son simplemente las manifestaciones públicas de la Revelación del Método en nuestra era posmodernista, de la teología del infierno previamente oculta, que comenzó a gobernar Roma después de 1450. Y esa regla avanzó exponencialmente a través de la exculpación y bendición de Alejandro VI sobre Giovanni Pico della Mirandola, que era una especie de virus teológico papista de un solo hombre.

De todas las personalidades sobresalientes del Renacimiento, desde Miguel Ángel hasta el Papa Pío V, desde Lutero y Calvino hasta la Reina Isabel I, ningún individuo de esa era puede comenzar a acercarse a la influencia de Pico. El historiador Frances Yates observó: “El profundo significado de Pico della Mirandola en la historia de la humanidad difícilmente puede ser sobreestimado. Él fue quien primero formuló audazmente una nueva posición para el hombre europeo, el hombre como Magus, utilizando la Magia y Cábala para actuar sobre el mundo, para controlar su destino por medio de la ciencia. Y en Pico, el vínculo orgánico con la religión de la aparición del Mago se puede estudiar en su origen.”

Pico fue, más que cualquier otra figura en esta era, responsable de forjar una tradición mágica en la Europa moderna temprana que fomentó el crecimiento de la ciencia mecánica. Hay trampas para los incautos en la historia de la Iglesia que han obstruido nuestra capacidad de percibir estos misterios. El propósito de mi trabajo es expandir los horizontes, a fin de comprender cuán limitado ha sido nuestro reconocimiento de la ilusión y la mala dirección. Plethon, Ficino, Pico, Reuchlin y los papas, cardenales, obispos y banqueros que los asistieron y los protegieron, impulsaron, primero en la clandestinidad eclesiástica, los movimientos que se convertirían en el cientificismo del hombre-dios, Rosacrucismo y Francmasonería.

El reinado futurista de las máquinas, de la “materia muerta” sobre la vida humana, fue inculcado por el culto papista que lo consagró, comenzando en Medici Florence con el texto de Asclepio atribuido a Hermes Trismegisto y la Oratio de hominis dignitate de Pico della Mirandola, más adelante. Planeado por el Astrólogo Protestante Real, Dr. John Dee. Es una de las ironías más profundas en la historia de las sociedades secretas occidentales, que la inteligencia artificial artificial en el siglo XXI se originó con el concepto hermético y cabalístico del “ensouling” (animismo) de las estatuas, una doctrina alimentada por la tradición mágica renacentista del papado.

En el caso del manipulador judaico de Pico, Flavius ​​Mithridates, esto se logró a través de la protección y promoción otorgadas a Flavius ​​por el Papa Inocencio VIII. Con respecto a Pico, el Papa Alejandro VI lo exoneró de todas las imputaciones de herejía, en el Resumen del Papa del 18 de junio de 1493. Es en esta coyuntura histórica trascendental que ha sido invisible para los escritores aprobados de las “historias católicas clásicas”, que se desató un espíritu malévolo en el mundo católico casi tres siglos antes de Rousseau y Kant, emergiendo descaradamente en los documentos del Concilio Vaticano II. Nadie menos que el más venerado cardenal-teólogo del Papa Juan Pablo II fue testigo de este hecho asombroso en un libro publicado en Francia, que fue influyente entre la jerarquía, pero que por lo demás languideció en la oscuridad, descuidado por quienes insisten en que no existe tal fenómeno. Un papado oculto del Renacimiento. El libro nunca fue traducido al inglés por ningún investigador emprendedor en todos los anales de la erudición católica “conservadora” y “tradicional”, ni por ningún detective protestante, hasta que encargamos la traducción de este texto clave para su exposición en la Iglesia Ocultista Renacentista de Roma. Un escritor merece el honorable título de historiador solo si dedica el trabajo de su vida a no dejar piedra sin remover.

Además, los “conservadores” y los “católicos tradicionales” se prepararon para el 500 aniversario de la Reforma en octubre, al intentar destruir a Lutero. Rómpwlo en pedazos si crees que se lo merece, y si tu ataque es verdadero, entonces está bien. Pero cuidado: la operación de error de Roma ha generado más ilusiones de las que muchas personas pueden imaginar. Los datos apuntan fuertemente a que el papado provocó secretamente que Lutero se separara. El registro muestra que no comenzó su camino de reforma como rebelde. Al principio fue un escandalizado monje agustino que buscaba respuestas sobre el tráfico de reliquias falsas y la venta de indulgencias. En algunos aspectos, casi se volvió loco de dolor por la usurera glotona del dinero en la Iglesia, sin embargo, algunos católicos se han atrevido a imponer la cola de la codicia por el dinero al burro luterano, que es un fraude indignante.

La venta de indulgencias estaba íntimamente ligada a una verdad histórica de la que pocos católicos están conscientes: el mayor banco de usura en el mundo occidental estaba detrás de la estafa de indulgencia; ese hecho hirió al luterano agustino en su núcleo. Antes de que supuestamente haya colocado sus 95 tesis en la puerta de la iglesia de Wittenberg, le rogó al Papa y a la jerarquía que desistieran de ese pecado del amor con dinero, que es la raíz de todo mal. Le respondieron con el equivalente de saliva en su cara. Uno no necesita ser luterano para reconocer este dato del registro documental. Aquellos que se están volviendo locos hoy acusando a Lutero del aumento de la codicia en Occidente son víctimas de un engaño papal:

“… el particular ‘escándalo de indulgencia’ … involucró mucho más que la cruda predicación de Johannes Tetzel … Más bien, las actividades de Tetzel se convirtieron en una serie de prácticas fundamentales que financiaron a la Iglesia. El dinero recaudado por el predicador debía ir a Roma para pagar la reconstrucción de San Pedro. De hecho, la mitad iba directamente a la familia bancaria Fugger en Augsburgo, los capitalistas mercantiles más ricos de la época, a quienes el (arzobispo) Albrecht de Maguncia debía dinero. El hijo menor de una poderosa familia principesca, Albrecht se había convertido en arzobispo de Magdeburgo a la edad de veintitrés años. Pero luego hubo una vacante inesperada en el arzobispado de Maguncia, el más rico de los alemanes. Esta no fue una oportunidad para perderse … (para obtener su cargo) Albrecht … acordó pagar una contribución de 21,000 ducados para apoyar la construcción de San Pedro; dinero que no tenia.

“Así que tomó prestado de los Fuggers, a pesar de que su participación en el capitalismo monopolista se consideraba una usura … Luego se movió para desviar dinero, como el recaudado por Tetzel, para pagar la deuda. Las tesis de Lutero, en otras palabras, no solo atacaron el poder papal, sino también … una de las personas más poderosas de Alemania y la casa financiera más rica de Europa.” (Lyndal Roper, Martin Luther, Random House, 2016, pág. 5).

El comienzo de la Reforma marcó el comienzo de la guerra de Lutero contra el poder del dinero. ¿Por qué algunos católicos creen que deben huir de este hecho radical, o lo que es peor, dar falso testimonio y acusar a Lutero del pecado de la avaricia de la que fue culpable la Roma papal? La banca de la casa de Fugger no era judaica. No era protestante. Fue concienzuda y celosamente papista. En algunas regiones de Alemania, los agentes de los Fuggers en realidad eran los custodios de la indulgencia, transportando los cofres de dinero mientras que los ladrones como Tetzel iban de ciudad en ciudad recogiendo el botín que alimentaba el motor de usura del Papa. Pero, oh sí, ¡es el luteranismo el culpable del auge de la avaricia en Europa! Esto es algo infantil, y es trágico observar que tantas personas finas lo regurgitan, porque no han hecho su tarea histórica, y desean creer solo lo que su prejuicio preconcebido les permite creer. ¿En qué se diferencia esta inteligencia mental de cómo los rabinos se aproximan al conocimiento? Las personas que a sabiendas rechazan la verdad están rechazando al autor de la verdad (Dios). Llegarán al mismo mal final que muchos rabinos.

Regresando al siglo XIX y Éliphas Lévi, notamos que predicó su religión sincrética “católica” de ocultismo pagano en toda Francia, bajo la nariz del Papa Pío IX, el célebre autor, en 1864, de la encíclica Quanta Cura y su Syllabuss de Errores. Mientras tanto, los programas ocultos de Lévi estaban circulando libremente por toda la Iglesia. Pero claro, el Papa y toda la jerarquía de la Iglesia en Francia y todos sus agentes e informantes ignoraban los compromisos de Lévi, ¿no es cierto? ¡Ingenuo el que así lo crea!

papismo

Papismo demoníaco derivado de los diabolistas papistas: Ficino, Pico y Reuchlin; protegidos por los cardenales Viterbo y Ricci.

El hecho es que el diácono ordenado, el Rev. Sr. Lévi, fue un iniciado de la conspiración neoplatónica-hermética y cabalística dentro de la Iglesia de Roma. Fue protegido por miembros poderosos de la jerarquía durante el pontificado “maravillosamente conservador” y “ortodoxo” de Pío IX, de quien los “católicos tradicionales” dicen: “Si tan solo tuviéramos un papa como él hoy, la conspiración sería aplastada.”

Aquí están las palabras del arca-conspirador de derecha Éliphas Lévi, quien floreció en el pontificado de Pío IX y fue famoso por su execración del protestantismo. Comenzamos con la carne roja que arrojó a los católicos ultra montanos y al papado:

“Sustituir el arbitramento humano por el despotismo legítimo de la ley, poner, en otras palabras, tiranía en lugar de autoridad, es el trabajo de todo el protestantismo y de todas las democracias. Lo que los hombres llaman libertad es la sanción de la autoridad ilegítima o, más bien, la ficción del poder no sancionada por la autoridad…”

“Entonces, los protestantes, esos reguladores eternos de la anarquía, que han destruido el dogma, y ​​están siempre tratando de llenar el vacío con razonamientos, como el tamiz de los Danaides; estos tejedores de fantasía religiosa, todas cuyas innovaciones son negativas … aquellos hombres que desean realizar la salvación solo por la fe, porque la caridad se les escapa, y que ya no pueden realizarla, incluso sobre la tierra, porque sus simulados sacramentos no son ya nada más que momias alegóricas; ya no dan gracia; ya no hacen ver y tocar a Dios; en una palabra, ya no son los signos del poder todopoderoso de la fe, sino los testigos de la eterna impotencia de la duda. — Éliphas Lévi, La Llave de los Misterios.” (Londres: Rider, 1959; reproducido en 2013: Martino Publishing, pp. 67 y 71).

Lo anterior es la configuración que intenta confirmar ante los ojos de los católicos de la derecha que Lévi era uno de los suyos. Que realmente creyó lo que escribió sobre el protestantismo, no dudamos. Como se señaló, hasta el siglo XX, la gran mayoría de los diabolistas ocultos de Roma demostraron ser campeones de la autoridad papal absoluta y el principio de Bonifacio VIII en 1302, en su Bull Una Sanctam, “Declaramos, proclamamos, definimos, definimos que es absolutamente necesario para la salvación que toda criatura humana esté sujeta al Romano Pontífice.”

Otra declaración del mismo libro de Éliphas Lévi que contenía su desprecio por los protestantes dice:

“El católico, es decir, el dogma universal, merece ese nombre magnífico al armonizar en una, todas las aspiraciones religiosas del mundo; con Moisés y Mahoma afirma la unidad de Dios; con Zoroastro, Hermes y Platón, reconoce en Él la infinita trinidad de su propia regeneración; reconcilia los números vivos de Pitágoras con la palabra monádica de San Juan; tanto, la ciencia y la razón estarán de acuerdo. Es entonces, a los ojos de la razón y de la ciencia en sí mismos, el más perfecto, es decir, el dogma más completo que se haya producido en el mundo.” (The Key of the Mysteries, p. 66).

Este es un curioso crisol para ser adoptado por un súper católico ultra-montano que siente aberración por los protestantes: “con Moisés y Mahoma”; y “con Zoroastro, Hermes y Platón.”

Zoroastro, Hermes y Platón ocupan un lugar destacado en la Iglesia Oculta Renacentista de Roma. Son las deidades tutelares de la conspiración papalolatrous que sustituyó a una Iglesia ladrona por la Iglesia de Jesucristo. Esta Trinidad infernal ha sido la estrella esotérica de papas, cardenales y obispos durante cinco siglos. (El papel de Lévi en inspirar el feminismo satánico se estudia en el boletín Revisionist History® n. 94).

Michael Hoffman es un destacado estudioso de las sociedades secretas occidentales y de la historia de la ideología en la Europa moderna y británica. Es el autor de Usury in Christendom: El pecado mortal que era y ahora no es, y el editor de la publicación, Revisionist History®.

 

Mapa del Culto de Baal: El poderoso culto que ha dominado la Tierra durante la historia humana bajo registro

Fuente:

Michael Hoffman / Revisionist History — A Prequel to The Occult Renaissance Church of Rome.

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion