Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Para comprender el vínculo del certificado de nacimiento y el fideicomiso Cestui Que Vie

En este artículo, la patriota estadounidense Anna Maria Riezinger (aka Ana von Reitz) explica que, como parte de la misión general de la Iglesia y de su obligación con el sistema de la Commonwealth (que recibe del gobierno exenciones de tierras e impuestos y otros favores a cambio de atender a los desvalidos), los gastos de asistencia social de los ciudadanos municipales han sido financiados en gran parte por la Iglesia, pero la asistencia ha sido prestada por los gobiernos nacionales durante las últimas décadas. Esos gobiernos nacionales, a su vez, nos han cobrado impuestos para devolver a la Iglesia los pagos del “bono de asistencia social” que debemos individualmente al Papa y para hacerse cargo de aquellos que nunca han contribuido ni un céntimo y, sin embargo, necesitan asistencia. Estos mismos gobiernos, comprensiblemente, han empujado a todo el mundo a aceptar la ciudadanía municipal para que todo el mundo esté cubierto por este paraguas. La Iglesia dice que esto “es un regalo” y argumenta que no ha exigido la devolución de esta inversión y que la ciudadanía municipal es voluntaria, etc., lo cual contrasta radicalmente con el relativo secreto con el que se han impuesto las obligaciones ciudadanas municipales y la falta de notificación pública y comprensión real de los participantes en el plan de bienestar social, y también en desacuerdo con las tácticas draconianas de aplicación del IRS, que en más de un sentido pueden entenderse mejor bajo la lógica histórica de robarle a Pedro para pagarle a Pablo, o la locura de “matar por Jesús”.

 

Comprendiendo el vínculo del certificado de nacimiento y el fideicomiso Cestui Que Vie

 

Por Anna von Reitz

Para cada ciudadano municipal, el Gobierno de la Iglesia reserva una cantidad de oro igual a su peso al nacer para financiar el Fideicomiso Cestui Que Vie como un Fideicomiso de Seguro adjunto a SU NOMBRE.

Esto se convierte en una deuda que usted tiene con el Papa: un vínculo representado por el Bono del Certificado de Nacimiento.

A menos que se devuelva esto, con intereses, se le considera deudor del Papa y ciudadano municipal.

Las personas que no entienden esto piensan que el bono es para ellos una fuente de riqueza en lugar de una deuda de seguro.

Este seguro es lo que respalda lo que la mayoría de nosotros consideramos “seguro social” y lo que pagamos cuando pagamos impuestos FICA y otros impuestos que respaldan la Asistencia Pública y el Seguro Social, etc.

La mayoría de nosotros nunca contribuimos lo suficiente a través de estos impuestos para liquidar el bono y muchos contribuyen mucho menos de lo que reciben en términos de pagos por atención médica, pagos de pensiones de vejez, etc.

Y, por supuesto, el valor de este bono que se basa en el valor del oro sube y baja con el tiempo, dependiendo de las condiciones del mercado y del valor del oro.

Todos estos impuestos que pagamos por cosas como el Seguro de Desempleo y la Seguridad Social son “nuestra parte” para pagar el costo de estos y programas similares que son financiados inicial y fundamentalmente por la Iglesia y/o nos permiten pagar nuestras necesidades sin usar el El vínculo de la Iglesia.

De todos modos, este vínculo es el fundamento que asegura la decencia social básica para los más jóvenes y los mayores en las sociedades occidentales. Esta es la fuente básica del dinero utilizado para pagar las facturas médicas y de atención de los indigentes y abandonados, los huérfanos y los ancianos.

La necesidad de esto viene impuesta por nuestro ciclo de vida, que requiere que durante varios años seamos indefensos y dependientes como bebés y niños al comienzo de nuestra vida, y que a su vez requiere varios años de actividad y productividad decrecientes al final de la vida.

No todo el mundo tiene la suerte de tener padres buenos y estables que estén dispuestos y sean capaces de apoyarnos. No todo el mundo llega a la vejez con suficiente dinero para vivir su vida con cierto grado de comodidad.

Entonces, como parte de la misión general de la Iglesia y su obligación con el sistema de la Commonwealth (recibir exenciones de tierras y de impuestos y otros favores del gobierno a cambio de cuidar a los indefensos), los costos de atención social de los ciudadanos municipales han sido financiados en gran medida por el Iglesia, pero la asistencia ha sido brindada por los gobiernos nacionales durante las últimas décadas.

Esos gobiernos nacionales, a su vez, nos han impuesto impuestos para pagar a la Iglesia el “bono de asistencia social” que individualmente le debemos al Papa y para cubrir el relevo de aquellos que nunca contribuyen con un centavo y, sin embargo, necesitan ayuda. Es comprensible que estos mismos gobiernos hayan presionado a todos para que acepten la ciudadanía municipal para que todos estén cubiertos por este paraguas.

El oro para esto ha sido ganado durante siglos por la Iglesia a través de su Commonwealth y otras actividades de inversión laboral, y donado por católicos ricos para el bien común, pero mantenido como un fideicomiso por la Iglesia para que, con suerte, el capital del fideicomiso podría mantenerse y el valor del fideicomiso podría mantenerse a la altura de las demandas del creciente crecimiento demográfico.

Estos beneficios no se restringieron a los católicos, sino que se extendieron a cualquiera que aceptara la ciudadanía municipal y sus responsabilidades.

Cuando se revisa la historia de la Iglesia Católica Romana y el sistema de la Commonwealth que surgió entre la Iglesia y las Monarquías europeas y todo el esfuerzo hacia la “justicia social” y la “decencia común” durante los últimos cientos de años, es evidente que la Iglesia y los gobiernos trabajaron juntos para crear este sistema de “seguro social” y lo utilizaron para construir hospitales y programas de seguro social que son mucho más humanos que los asilos y orfanatos que los precedieron.

También es evidente que se ha abusado de estos programas y que su administración por parte de gobiernos seculares ha sido a menudo corrupta, absurda y derrochadora; de hecho, para demasiadas personas, el bienestar social se ha convertido en una forma de vida. Como resultado, los impuestos para pagar el bono se han vuelto cada vez más opresivos, de modo que literalmente tenemos una situación de “robar a Pedro para pagarle a Pablo” en la que las personas que al menos están tratando de hacer su propio esfuerzo se ven acosadas por recaudadores de impuestos y confiscar sus propiedades para pagar a personas que se autodestruyen (adictos) y estafan (mamás de asistencia social) y, de otro modo, desvían fondos y otros recursos.

Al mismo tiempo, muchos delitos y abusos contra niños y ancianos han comenzado a infiltrarse en la infraestructura del sistema de bienestar social como resultado de toda esta soborno y corrupción y la falta de motivación por parte de los gobiernos para administrarlos y supervisarl correctamente los acuerdos de asociación privada.

Hay pruebas de que huérfanos y niños abandonados que quedaron a la deriva en el sistema de cuidados de crianza fueron vendidos como esclavos en diversos tipos en los mercados negros, y también pruebas más que adecuadas de abusos contra personas mayores. El reciente “ejercicio” de la pandemia de gripe provocó el asesinato en masa de pacientes de residencias de ancianos en todo el mundo occidental.

Todos nos quedamos con la desagradable realidad de que, a pesar de las buenas intenciones, la programación del bienestar social no está funcionando y, encima de todo, nos encontramos con que una gran cantidad de personas han sido sometidas a obligaciones de ciudadanía extranjera desmedidas y no consentidas a cambio de estos beneficios; y, cuando las personas se han resistido a las presunciones vinculadas a esta ciudadanía Municipal desmedida, han sido atacadas por recaudadores de impuestos privados (IRS) y han sido degradadas como defraudadores fiscales, encarceladas y se les han confiscado sus bienes.

Al pedirle cuentas, la Iglesia ha respondido “pero esto es un regalo” y ha argumentado que no ha exigido la devolución de esta inversión y que la ciudadanía municipal es voluntaria, etc., y que la Iglesia sólo “desea” personas a contribuir voluntariamente al bien social, etc., lo cual contrasta radicalmente con el relativo secreto con el que se han impuesto las obligaciones ciudadanas municipales y la falta de notificación pública y comprensión real de los participantes en el plan de bienestar social, y también en desacuerdo con las tácticas draconianas de aplicación del IRS.

Uno recuerda no sólo el robo a Pedro para pagarle a Pablo, sino la locura de “matar por Jesús”.

Los gobiernos nacionales han eludido cualquier responsabilidad de divulgación y se han aprovechado de la generosidad de la Iglesia, y juntos, consciente o inconscientemente, los miembros del CONGRESO de EE.UU. y sus homólogos de la UE, han llevado a cabo el mayor plan de peonaje de la historia, todo en nombre de “el Bien Mayor”, lo que ha significado gastar dinero en problemas sociales que requieren mucha más supervisión, comprensión y verdadera compasión.

 

Deconstrucción del Gran Fraude para la Corte Internacional de Justicia: Cómo la Iglesia Católica Romana y la Corona Británica siguen gobernando EEUU

 

 

Fuente:

Anna von Reitz, en Lincoln County Watch: Understanding the Birth Certificate Bond. 26 de septiembre de 2023.

Contenidos

Por Mente Alternativa El analista Malek Dudakov llamó la atención sobre un informe publicado el 9 de julio por el centro de pensamiento de...

Contenidos

Por Mente Alternativa Al ser cuestionado en la Conferencia Episcopal Italiana sobre si se debería permitir a los hombres homosexuales prepararse para el sacerdocio...

Contenidos

Por Carl Osgood Chatham House (el Real Instituto Británico de Asuntos Internacionales) ha publicado un ensayo en el que argumenta que los 61.000 millones...

Contenidos

Uno de los mayores engaños de relaciones públicas perpetrados por la Corona británica es que el apoyo a los nazis por parte de Eduardo...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram