Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

El martirio de Palestina: El 75 aniversario de la fundación del Estado sionista israelí y los crímenes olvidados contra la humanidad

En 2023 se cumple el 75 aniversario de la colonización sionista de Palestina en 1948. El primer primer ministro israelí, David Ben Gurion, escribió que “debemos expulsar a los árabes y ocupar su lugar”. Como documenta el historiador revisionista Dr. Michael Hoffman en este artículo: Si bien es cierto que un refugio seguro para el pueblo judío contra la persecución es una causa digna y noble tras siglos de victimización, también es una catástrofe que un Estado nacido de una ideología arraigada en el racismo, el derramamiento de sangre y el odio, gobierne victimizando a los nativos de la tierra que han expropiado.

 

Por Michael Hoffman

En 2023 se cumple el 75 aniversario de la colonización sionista de Palestina en 1948. Si bien es cierto que, tras siglos de victimización, un refugio seguro para el pueblo judío contra la persecución es una causa digna y noble, es una catástrofe que un Estado nacido de una ideología arraigada en el racismo, el derramamiento de sangre y el odio, gobierne victimizando a los nativos de la tierra que han expropiado. El primer primer ministro israelí, David Ben Gurion, escribió que “debemos expulsar a los árabes y ocupar su lugar”.

“Los autores de la limpieza étnica de 1948 fueron los colonos sionistas que llegaron a Palestina antes de la Segunda Guerra Mundial, como el polaco Shimon Peres. Negaron la existencia de los nativos que encontraron, que habían vivido allí durante cientos de años, si no más. Los sionistas no poseían entonces el poder necesario para resolver la disonancia cognitiva que experimentaban: su convicción de que la tierra carecía de gente, a pesar de la presencia de tantos palestinos nativos que vivían allí. Casi resolvieron la disonancia cuando expulsaron a todos los palestinos que pudieron en 1948, y se quedaron sólo con una minoría de palestinos dentro del “Estado judío”.” -El historiador israelí Ilan Pappe

Los fundadores del sucedáneo de Israel eran principalmente ateos, estalinistas e izquierdistas doctrinarios, así como una minoría de rabinos ortodoxos que en aquella época se identificaban como sionistas. En consonancia con la ética situacional de su teología, estos líderes religiosos abandonaron el viejo dogma rabínico de que sólo el mesías podía devolver “los judíos a Israel” y, en su lugar, empezaron a seguir la lógica del culto a uno mismo hasta su conclusión: el propio pueblo es su propio mesías.

Existe un apoyo de principios a los derechos humanos de los palestinos entre los izquierdistas, incluidos valientes liberales judaicos dentro y fuera del Estado israelí. Sin embargo, esas personas casi siempre evitan abordar el tema de la raíz del racismo que ha sido la base del Estado sionista. Los partidarios humanitarios de los derechos humanos para los palestinos recurren a diversas categorías de la dialéctica izquierdista para explicar cómo y por qué los israelíes dominan a los palestinos de forma tan completa y despiadada. El fundamento talmúdico hiperracista de esa dominación es el elefante en la habitación, pero se ha hecho invisible.

En Estados Unidos, los racistas demócratas del Congreso, nada menos que Donald Trump, Mike Pence y Ron DeSantis, hablan repetidamente de “preocupaciones israelíes por la seguridad” y casi nunca de la seguridad palestina. Consignan a los palestinos a una categoría humana inferior, tal como exige la praxis talmúdica.

 

Los primeros ministros terroristas

Desde 1948 hasta 2023, los crímenes de guerra y las atrocidades cometidas contra los civiles palestinos han sido como siempre. No restan valor a la estima en que el gobierno y los medios estadounidenses tienen al estado israelí, a pesar del hecho de que los primeros ministros israelíes Begin, Shamir y Sharon, financiados por los contribuyentes estadounidenses, fueron terroristas notorios culpables de masacres y asesinatos. En el asunto del actual Primer Ministro, Binyamin Netanyahu, es culpable de flagrantes crímenes de guerra, actos de terror y asesinatos en el transcurso de su largo gobierno.

El bombardeo del hotel King David en julio de 1946 fue perpetrado por terroristas del movimiento Irgun encabezado por el futuro primer ministro Menachem Begin. Mataron a 63 personas e hirieron a 45.

El 9 de abril de 1948, la pandilla Irgun de Begin asesinó a más de 100 civiles palestinos en la aldea de Deir Yassin. Algunas de las víctimas fueron hechas prisioneras, paseadas por Jerusalén y luego transportadas a una cantera de piedra donde fueron asesinadas a tiros. La masacre de Deir Yassin marcó el comienzo de la expulsión de los palestinos de 400 aldeas y el exilio de más de 700.000 de su tierra natal. Hoy, en el sitio de Deir Yassin, no hay letreros ni monumentos para conmemorar el crimen. Justo al norte del sitio de la masacre se encuentra el museo del holocausto Yad Vashem.

El 5 de agosto de 1953, Ariel Sharon fue puesto al mando de la Unidad militar 101, encargada de aterrorizar a los civiles árabes para que huyeran de Palestina. El 14 de octubre de ese año, tropas de la Unidad 101 de Sharon bombardearon y dispararon contra la aldea palestina de Qibya. Al menos sesenta hombres, mujeres y niños palestinos fueron masacrados. No hubo bajas israelíes. El historiador israelí Benny Morris escribe:

“Sharon y las FDI (fuerzas armadas israelíes) afirmaron posteriormente que los aldeanos se habían escondido en vendedores y áticos, y las tropas no se dieron cuenta de esto cuando volaron los edificios. Pero, en verdad, las tropas se habían movido de casa en casa, disparando a través de ventanas y puertas, y los patólogos jordanos informaron que la mayoría de los muertos habían sido asesinados por balas y metralla en lugar de caídas de mampostería o explosiones. En cualquier caso, las órdenes operativas del comando central del CO (israelí) a las unidades involucradas, fechadas el 13 de octubre, habían ordenado explícitamente “destrucción y matanza máxima”.

“…El 19 de octubre Ben Gurion salió al aire con un relato totalmente ficticio de lo que había sucedido… ‘hemos llevado a cabo una investigación minuciosa, y está claro sin lugar a dudas que ni una sola unidad del ejército estuvo ausente de su base esa noche del ataque a Qibya’. Pero todos entendieron que los militares eran los responsables y que la operación había sido autorizada por el gobierno”. (Benny Morris, Righteous Victims: A History of the Zionist-Arab conflict, 1881–1999 [Nueva York, 1999], págs. 278-279).

Amos Harel, reportero de asuntos militares del periódico israelí Haaretz, declaró que el 26 de febrero pasado, colonos israelíes llevaron a cabo una masacre en un municipio palestino que mató a un civil palestino y destruyó decenas de tiendas y automóviles, “recordando al Ku Klux Klan aterrorizando a los negros en el sur……fue un pogrom. Lo hicieron docenas, si no cientos, de colonos (israelíes), que incendiaron tiendas y casas en todo el pueblo de Huwara…” (Cf. video de YouTube, “La espiral de seguridad de Cisjordania”).

Una mayoría en el estado israelí aprobó el pogromo de los colonos contra la aldea palestina de Huwara porque los palestinos son considerados “animales” y el robo de sus tierras se considera legítimo. Por ejemplo, apenas unos días después del pogromo de los colonos, el ministro de Finanzas israelí, Bezalel Smotrich, declaró: “La aldea de Hawara debe ser aniquilada”. Como si no fuera más que un niño travieso, Smotrich fue reprendido por el Departamento de Estado de EE. UU. por su defensa de los asesinatos en masa. Permanece en el poder en la cúspide del gobierno israelí. No se le han impuesto sanciones y la notoriedad de su espantosa declaración está cayendo en el olvido.

 

Dispensacionalismo: El secreto sucio del iglesianismo “evangélico”

En los Estados Unidos, uno de los grupos de presión más poderosos en apoyo del despojo y la deshumanización israelí de los palestinos se organiza en torno a la teología del “dispensacionalismo” fundamentalista protestante. Robin Phillips escribe:

“El dispensacionalismo se originó en la década de 1820… a partir de las enseñanzas de John Nelson Darby, quien fundó la Hermandad de Plymouth. A medida que su movimiento (británico) se expandía, Darby visitó los Estados Unidos y Canadá siete veces entre 1859 y 1874. Su… desarrollo sistemático de eventos proféticos, pronto conocido como dispensacionalismo, tuvo un impacto duradero. Muchos líderes evangélicos de finales del siglo XIX se subieron al carro dispensacionalista, incluidos Dwight Moody y A. J. Gordon. A partir de ahí, el dispensacionalismo despegó a través de cuatro vías principales: el movimiento de conferencias bíblicas, los colegios bíblicos, la Biblia de referencia Scofield (publicada en 1909) y el Seminario Teológico de Dallas (fundado en 1924). El dispensacionalismo finalmente se combinó con el premilenialismo, de modo que ahora los dos normalmente van juntos, como en The Late Great Planet Earth de Hal Lindsey y en los populares libros Left Behind de Tim LaHaye y Jerry B. Jenkins.

La teología dispensacionalista es inherentemente etnocéntrica e insinúa que los judíos son salvados por su raza. En Coeur d’Alene, Idaho, una “iglesia bíblica” dispensacionalista “conservadora”, con más de mil miembros, dona a los colonos israelíes que desprecian a Cristo y asesinan a los palestinos y ocupan sus tierras. La ironía perversa de esto es que algunas de estas iglesias son centros de resistencia a la ideología del despertar, apoyan el movimiento antiaborto pro-vida y la agenda de “valores familiares”. Abren sus grandes iglesias a reuniones de patriotas de derecha que pasan junto a una bandera israelí en su camino hacia el santuario. Este escritor hizo que un astuto erudito bíblico protestante y líder de la iglesia nos informara que el pastor de la más grande de estas iglesias dispensacionalistas locales “llegará al cielo antes que yo”.

Esta es la doble mente que prevalece en todo el movimiento “cristiano” para “restaurar América”. Uno se pregunta cómo restaurarán nuestra nación cuando con sus palabras y hechos son cómplices de los asesinatos de palestinos por parte de los colonos talmúdicos. Los palestinos son humanos de alma inferior a los ojos de estos “cristianos”. Esto está en consonancia con el dogma talmúdico que sostiene que los palestinos son deficientes en nefesh.

La teología de San Pablo es radical e irreconciliablemente contraria a esta noción protestante de raza superior. Con Pablo, la etnicidad, el elemento que es tan esencial para el talmudismo fariseo, desaparece. Enseñó que los que están en Cristo están en el pacto, y entre los elegidos. En la nueva humanidad, la etnicidad, tan esencial para la identidad farisea, no tiene nada que ver con el pacto de uno con Dios. El Israel cristiano desplaza la autocomprensión del pacto del Israel talmúdico, una comunidad formada por descendencia genealógica y erección de límites sectarios.

La teología farisaica y posfarisaica (Mishnaica) es virulentamente antagónica hacia un Jesús-evangelio en el que los gentiles se convierten en miembros del pueblo de Dios sin convertirse en prosélitos del judaísmo o someterse a la afiliación de Noahide.

El reemplazo del racismo talmúdico por la verdad del Nuevo Testamento es difamado en la hermenéutica posmodernista con una mala palabra, “supersesionismo”. En muchas universidades, ser acusado de ello es una sentencia de muerte para la carrera de un académico.

Según Pablo, el antiguo pacto no puede ser efectivo para la salvación. En este punto nos encontramos con la eclesiología de la tercera raza del apóstol: San Pablo consideraba a los cristianos reunidos en los pueblos que visitaba como una tercera raza, ni judía ni gentil. Eran en cambio una nueva entidad escatológica, no porque fuera judío y griego, sino porque no era ni judío ni griego. “En la mente de Pablo… Dios ha hecho algo nuevo en Cristo; esta cosa nueva salva y no está disponible en el judaísmo”. (Cf. Michael Bird, “Paul’s Messianic Eschatology and Supercessionism”, en God’s Israel and the Israel of God, 2023).

La noción de que las personas que poseen genes judíos son salvadas por su raza fue adoptada por el Papa “San Juan Pablo el Grande”. Durante su pontificado, en repetidas ocasiones caracterizó al pueblo judío en general como “Nuestros hermanos mayores en la fe”. ¿Qué fe puede ser esa, Santo Padre? La fe de la que habló Jesús no se ajusta al caballito de batalla del pontífice. Les dijo a los fariseos: “El reino os será quitado, y será dado a un pueblo que produzca el fruto de él” (Mateo 21:43).

Los judíos (y cualquier otra persona) que rechazan la fe en Jesús no tienen salvación. Como N. T. Wright observa en Pauline Perspectives: “En Romanos 5-8, Pablo argumenta que todos los privilegios de Israel ahora han sido transferidos, a través del Mesías, al pueblo mundial de Dios, la verdadera familia de Abraham”. Cualquiera que crea en la muerte y resurrección salvadoras de Jesucristo es un Ioudaios (judío).

El dispensacionalismo, por otro lado, apoya la obsesión talmúdica con el ego y el orgullo racial. Según el “rabino judío mesiánico” David J. Rudolph, cuando se predica el cristianismo del Nuevo Testamento libre del racismo farisaico-talmúdico:

“Los judíos que confiesan el Mesías no pueden afirmar su identidad judía sin que alguien de origen no judío diga: ‘¡Todos somos judíos, en la casa del Señor!’… creando así un entorno en el que los seguidores judíos de Jesús están excluidos de una situación única. identidad del pacto en la iglesia.” (Cf. “Una respuesta judía mesiánica”, en El Israel de Dios y el Israel de Dios, [2023], pág. 114.

¿Por qué esta fijación compulsiva en la necesidad de que la Iglesia valide el chovinismo etnocéntrico, es decir, esta “identidad única”? Cada miembro del cuerpo de Cristo es libre de celebrar los dones de su propia herencia, ya sean africanos, suecos, árabes, asiáticos, italianos, alemanes, brasileños o estadounidenses, pero nada de eso tiene nada que ver con su salvación y relación con Jesús.

La insistencia perenne en que se debe hacer acomodación para una etnia favorecida es parte del particularismo racial de la ley oral (Torah sheBeal peh), repudiada por Jesús en Marcos 7 y Mateo 15. No tiene cabida en el verdadero Israel de los verdaderos Iglesia, pero sirve para inculcar el apoyo a la colonización de Palestina, basado en la insistencia en la supuesta “identidad de pacto única” de los colonizadores.

Este narcisismo institucionalizado, que es letal para la espiritualidad del pueblo judío, es la piedra angular tanto del cristianismo “evangélico” como del papalismo ocultista posterior al Renacimiento (en gran parte confinado durante siglos a la jerarquía del Vaticano hasta la década de 1960, cuando los feligreses fueron juzgados adecuadamente procesados). para aceptarlo).

El dispensacionalismo pro-sionista continúa idolatrando al falso Israel como poseedor de una relación de pacto con Dios, a pesar del hecho de que muchos “judíos” que imaginan que son descendientes de israelitas, no lo son.

 

La doble mente del sionismo “cristiano”

Además, el falso Israel tiene como libro más sagrado no la Biblia, sino el Talmud de Babilonia, repleto de repugnantes imprecaciones contra Jesús y María, el patriarca Noé, el profeta Isaías y las mujeres gentiles. Estos últimos son designados por el desagradable acrónimo NShGZ—Niddah, Shifchah, Goyyah, Zonah (“escoria menstrual, esclavas, paganas, rameras”), derivado del Talmud de Babilonia, Sanedrín 82a:

 

imagen

 

No hemos visto esta indignante intolerancia analizada o protestada en grado notable por parte de predicadores y sacerdotes que nunca se cansan de despotricar una y otra vez sobre los errores del Islam.

El Talmud de Babilonia tiene su origen en la Mishná de los fariseos del siglo I d.C., de la que surgió la Guemará. Juntos, esos libros representan el recrudecimiento del credo de los fariseos y constituyen la autoridad suprema en el judaísmo ortodoxo. Con respecto a este sistema espiritual, Jesús dijo que era responsable de “la sangre justa que se ha derramado sobre la tierra, desde la sangre del justo Abel hasta la sangre de Zacarías hijo de Berequías…”

Esas graves palabras de Jesús parecen no tener impacto en las iglesias protestantes que son dispensacionalistas. Mientras que sería impensable que los calvinistas conservadores consideraran a los católicos como cristianos con los que tendrían comunión, hemos escuchado muchos sermones y leído una gran cantidad de textos, todos de destacados líderes calvinistas conservadores contemporáneos que no están de acuerdo con la teología del dispensacionalismo en sí, pero que, sin embargo, recomiendan y alabar a las iglesias dispensacionalistas como casas de culto donde se reúnen “los santos”, y con quienes los calvinistas pueden tener comunión fácilmente, NShGZ y las mujeres y los niños palestinos muertos sean condenados.

Hay un enorme aparato de derecha en las iglesias “conservadoras”, en Fox News, en Newsmax y en los programas de radio, que exhibe una comprensión aparentemente impresionante, pero en última instancia superficial, de la historia, el Nuevo Testamento y de lo que se necesita para proteger y promover los valores familiares. y la realeza de Jesucristo. El aparato es un revoltijo de síntomas y apariencias al frente de instituciones bien financiadas. Son una fuente de autocensura, desorientación y confusión, ahuecados por la falta de una enseñanza sistemática sobre la naturaleza de la Criptocracia.

Muchas de las casas de culto del cristianismo de derecha están construidas sobre la arena de la esquizofrenia, no muy lejos del movimiento “conservador” que propugnaba la ilusión de que el miembro de la sociedad secreta Skull and Bones, George W. Bush, era un cristiano devoto. Sus seguidores republicanos “conservadores” apoyaron firmemente las sanciones y los bombardeos que Bonesman impuso a los civiles de Irak, incluidos muchos cientos de mujeres iraquíes embarazadas que las fuerzas estadounidenses mataron de hambre o mataron. El presidente Bush obtuvo parte de su apoyo más incondicional del movimiento antiaborto “pro-vida”, que no valoró lo suficiente la vida de las madres iraquíes y sus bebés por nacer como para exigir que Bush ponga fin a sus inconcebibles sanciones y bombardeos. Un comportamiento bipolar como ese siembra semillas de impotencia y desconcierto que son explotadas por malos actores. ¿Dios bendice tal movimiento?

Además, el Talmudismo, tal como se enseñaba y creía antes del siglo XX, prohibía la fundación de un estado de Israel. En el Talmud, Ketubot 111a alega que Dios impuso “Tres Juramentos” a la nación judía: 1. Israel no debe regresar a la Tierra juntos, por la fuerza; 2. Israel no debe rebelarse contra las naciones no judías, y 3. Las naciones gentiles no deben subyugar a Israel con demasiada dureza. El Satmar Gran Rebe Yoel Teitelbaum escribió en Va-Yoel Moshe, que estos juramentos prohíben el establecimiento del renegado “Estado sionista de Israel”.

La teología del rabino Teitelbaum, que fue representativa de lo que creía la mayoría de los seguidores del judaísmo durante más de mil quinientos años, es ahora una opinión minoritaria, confinada principalmente a las facciones jasídicas que son extremadamente hostiles al sionismo y su ejército. Se sabe que estos Hasids piden una alianza con los palestinos. En un incidente reciente en el distrito Mea Shearim de Jerusalén, colgaron la efigie de un soldado israelí. A su vez, son severamente perseguidos en el estado israelí y detestados y maltratados por la policía y las tropas israelíes, que los golpean y encarcelan. La carpeta sobre que el “Estado de Israel” es un refugio para los judíos debe modificarse para que diga “un refugio para los judíos a quienes el estado aprueba”.

 

Crímenes olvidados contra la humanidad

“Israel ha estado humillando, torturando y matando palestinos en los territorios ocupados desde 1967”. —Profesor de la Universidad de Chicago John J. Mearsheimer

Lo que sigue es una excursión al registro de crímenes de guerra perpetrados contra palestinos y libaneses (e incluso marineros estadounidenses), que han sido arrojados al agujero de la memoria de Occidente.

1967: El USS Liberty, un buque de recopilación de inteligencia de la Marina de los EE. UU., es atacado deliberadamente por la fuerza aérea israelí mientras el barco monitoreaba las comunicaciones durante la Guerra de los Seis Días. 34 marineros estadounidenses mueren y 170 resultan heridos. El almirante Thomas Moorer, ex presidente del Estado Mayor Conjunto, emitió un informe sobre la masacre que ofrece evidencia de que el ataque israelí fue intencional.

1982: Bombardeo israelí en alfombra de escuelas, hospitales y edificios de apartamentos en Beirut, Líbano, durante todo el verano, que culminó con oleadas masivas de bombardeos terroristas de la Fuerza Aérea israelí en agosto. Se estima que 20.000 civiles libaneses mueren. Manzanas enteras de la ciudad quedan reducidas a escombros.

1994: el colono israelí Baruch Goldstein masacra a 40 palestinos mientras rezan en su mezquita de Hebrón. Como muchos miembros actuales del régimen israelí, Goldstein era seguidor del rabino Meir Kahane, quien buscaba el genocidio de los palestinos y se refería a los árabes como “perros”. Hasta hace poco, el ministro del gabinete israelí, Itamar Ben-Gvir, mantuvo un retrato del asesino en serie Goldstein en un lugar de honor en su casa.

1996: Bombardeo israelí de un refugio de la ONU en Qana en el Líbano, que mató a más de cien refugiados. (Qana es la Caná bíblica donde Jesús convirtió el agua en vino). El informe de la ONU sobre la masacre concluyó que fue deliberada.

2002: Más de 200 palestinos son masacrados entre el 6 y el 16 de marzo por el ejército israelí. 40 palestinos son asesinados solo el 8 de marzo. Las fuerzas israelíes bombardean una escuela árabe para ciegos. En Ramallah, el 29 de marzo, cinco policías palestinos recibieron disparos en la nuca a quemarropa, estilo ejecución, en el tercer piso del banco Cairo-Amman, por parte de soldados israelíes que merodeaban. Los policías palestinos protegían el banco contra los saqueadores militares israelíes.

El baño de sangre en el campo de refugiados de Jenin y Cisjordania generalmente comenzó en abril de 2002. Más de mil palestinos mueren; miles de heridos más. Los investigadores de crímenes de guerra de la ONU no pueden investigar. Durante el ataque de Ariel Sharon a Cisjordania, los israelíes atacaron repetidamente las ambulancias de la ONU. El comisionado general de UNRWA declaró que los israelíes atacaron deliberadamente las ambulancias. En este enlace se encuentra el texto principal sobre los crímenes de guerra israelíes en este período de tiempo.

2006: Durante la invasión israelí del Líbano en 2006, el ejército israelí bombardeó un puesto de observación de la ONU bien señalizado y bien conocido, matando al personal de la ONU. “Israel” ofreció un irónico encogimiento de hombros: ocurren accidentes, mueren personas inocentes, qué tragedia. La ONU determinó que el bombardeo israelí fue intencional.

2006: Amnistía Internacional informa que los israelíes matan a cientos de niños en el Líbano.

2009: dos rabinos israelíes, Yitzhak Shapira y Yosef Elitzur, publican un manual de asesinatos, Torat HaMelech: Dinei Nefashot Bein Yisrael Le’Amim (“La Torá del Rey: Leyes de vida y muerte entre los judíos y las naciones”). El libro que circula entre el personal militar israelí, recibió el respaldo del rabino principal Dov Lior de Kiryat Arba-Hebron, el rabino Ya’acov Yosef y el rabino Yitzhak Ginzberg de Chabad-Lubavich. En el capítulo cinco leemos: “Hay una razón para matar a los bebés enemigos”. incluso si no han transgredido las siete Leyes de Noahide, por el peligro futuro que pueden presentar, ya que se supone que crecerán siendo malos como sus padres”.

2009: Operación Plomo Fundido: los israelíes llevan a Gaza al borde del desastre

2009: Con despreciable franqueza, el columnista del New York Times, Thomas Friedman, afirma que los civiles desarmados son un objetivo “lógico” para el ejército israelí. Insta a que Hamás sea “educado” “infligiendo un gran dolor a la población de Gaza”. Glenn Greenwald informa: “Explica que la invasión y el bombardeo israelí del Líbano en 2006 fue, contrariamente a la sabiduría convencional, un éxito. Para defender este caso, Friedman reconoce que la muerte de civiles libaneses inocentes no fue un resultado desafortunado e indeseable de esa guerra, sino un aspecto vital de la estrategia israelí: la pieza central, en realidad, para enseñar a los civiles libaneses una lección que no olvidaría pronto:

“La contraestrategia de Israel fue usar su Fuerza Aérea para aplastar a Hezbolá y, sin apuntar directamente a los civiles libaneses con los que Hezbolá estaba entrelazado, infligir daños materiales sustanciales y bajas colaterales en el Líbano en general. No era bonito, pero era lógico. Israel básicamente dijo que cuando se trata de un actor no estatal, Hezbollah, anidado entre los civiles, la única fuente de disuasión a largo plazo era imponer suficiente dolor a los civiles, las familias y los empleadores de los militantes, para contener a Hezbollah en el futuro”. —Thomas Friedman.

2014: Los bombardeos israelíes matan al menos a 20 personas e hieren a decenas mientras dormían en la escuela convertida en refugio de la Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas (UNRWA) en el campo de refugiados de Jabalya. Tres proyectiles de artillería israelí alcanzaron la escuela donde se habían refugiado 3.300 personas. Muchos cientos de libaneses mueren en los bombardeos israelíes en julio.

2014: Masacres israelíes en Gaza. Un informe de Human Rights Watch cita datos de las Naciones Unidas que muestran que, a partir del 14 de julio, más de las tres cuartas partes de los palestinos asesinados por las bombas y proyectiles de tanques israelíes en Gaza eran civiles. Los israelíes matan al menos a 36 niños. Aproximadamente 7.500 palestinos están desplazados. Los israelíes bombardean 1.255 casas en Gaza, destruyendo la mayoría de ellas. Ver aquí [https://revisionistreview.blogspot.com/2006/07/israeli-terrorists-turning-lebanon.html] y aquí [https://revisionistreview.blogspot.com/2014/07/human-rights-watch-issues-interim.html].

1.139 palestinos (“la mayoría de ellos civiles” — New York Times, 27 de julio) fueron asesinados en Gaza por israelíes el 26 de julio de 2014. Si los israelíes hubieran sacrificado tantos animales en el zoológico de San Diego como mataron a civiles palestinos en julio y agosto, los estadounidenses se habrían levantado en armas en protesta.

2018: Las protestas palestinas en Gaza contra el muro del apartheid israelí resultan en 940 niños palestinos menores de 18 años baleados por las fuerzas israelíes. 35 son asesinados. El resto están heridos o lisiados. Se dispara a 6.000 adultos palestinos y se mata a más de 150. 39 reporteros son fusilados; 2 son asesinados. Documentación en este enlace.

2022: la periodista católica Shireen Abu Akleh es atacada y asesinada por un francotirador del ejército israelí. En su discurso en el Día Mundial de la Libertad de Prensa en mayo de 2023, el editor del New York Times A.G Sulzberger excluyó a la periodista palestina asesinada Shireen Abu Akleh de su lista de reporteros asesinados. Dijo en una conferencia de las Naciones Unidas, “el clima para la libertad de prensa solo se ha vuelto más oscuro… al mismo tiempo, es imposible no… sentirse obligado a continuar con el trabajo de personas como Jamal Khashoggi, Daphne Caruana Galizia, Anna Politkovskaya”. Si bien omitió a Julian Assange, Sulzberger se centró especialmente en un periodista: “Quiero llamar la atención sobre mi excolega del Times, Evan Gershkovich, ahora reportero de The Wall Street Journal, quien permanece bajo custodia rusa por cargos falsos y debería ser liberado…”

Al menos 20 periodistas han sido asesinados por el ejército israelí en los últimos 20 años. Nadie ha sido responsabilizado.

2023: El 26 de febrero, se produjo un pogromo israelí en la aldea de Huwara. Casa tras casa palestina es destruida, escaparates incendiados, decenas de coches en llamas. Un civil palestino es asesinado a tiros.

2023: 4 de abril: la policía israelí ataca a los fieles palestinos dentro de la mezquita de Al Aqsa, el tercer santuario más sagrado del Islam, golpeándolos brutalmente con garrotes y culatas de rifles. Las fuerzas israelíes impiden que los médicos lleguen a los heridos.

2023: En la madrugada del 9 de mayo, los israelíes bombardean la Franja de Gaza y matan a 13 palestinos, incluidos tres funcionarios de la Yihad Islámica. 10 de las 13 víctimas son civiles, incluidas cuatro mujeres y tres niños. Tareq Izzeldeen, miembro de la Jihad Islámica y sus dos hijos, Ali y Miar, estaban entre los muertos en el ataque. También murieron en el bombardeo Khalil Bahtini, un comandante de la yihad y su hija de cinco años, Hajar. Leila Bahtini, miembro de su familia, también fue asesinada; también lo fueron Jihad Ghanam y su esposa Wafaa. El Dr. Jamal Khaswan, presidente de la junta del Hospital Al-Wafa fue asesinado, junto con su esposa Mirfat y su hijo Yousef. Los nombres de otras dos víctimas son Dania Adas y su hermana Iman. Otras 20 personas resultaron heridas en el bombardeo israelí, incluidas mujeres y niños. Haaretz, 9 de mayo de 2023.

Desde 2008, los israelíes han matado a 1.105 niños palestinos no combatientes en Gaza.

No hay un solo museo dedicado a los crímenes del ejército de ocupación y las fuerzas aéreas israelíes, ni películas de Hollywood. Lo que tenemos en el 75 aniversario de la fundación del estado de Israel es Bret Stephens en el New York Times:

“Israel no es un país que se define a sí mismo en términos de contra lo que está, lo que no es o quién le ha hecho qué. También hay una visión afirmativa de la identidad israelí, centrada en el ideal de una civilización judía renovada y renovada dentro de la cual sus ciudadanos pueden encontrar prosperidad, un sentido de propósito y relativa seguridad… La tasa de fertilidad de Israel, alrededor de tres nacimientos por mujer, es significativamente más alto que el de India (2,05), Estados Unidos (1,7) y Corea del Sur (0,8). La alta tasa de natalidad de Israel se correlaciona con un fuerte crecimiento económico. El año pasado, la economía de Israel creció un 6,5 por ciento, en comparación con un promedio entre los países desarrollados de 2,8 por ciento. Israel ahora tiene un PIB más alto. per cápita que Alemania y atrae más inversión extranjera directa que Gran Bretaña”.

Elliot Kaufman en el Wall Street Journal: “El mayor logro de Israel… es que existe. Los judíos ya no pueden ser, por capricho, oprimidos y humillados, golpeados y asesinados, sin capacidad para defenderse y sin lugar a donde correr. Este es un cambio extraordinario, que revierte dos milenios de precariedad… Los palestinos todavía eluden la dolorosa pregunta: ¿Qué ha hecho por ellos, después de todos estos años, rechazar y resistir un Estado judío?”.

Uno busca en vano algo que se acerque a una historia completa y auténtica de los crímenes de guerra israelíes contra los palestinos deshumanizados, que ha sido financiada en gran parte por los contribuyentes estadounidenses y que llenaría volúmenes.

Siempre tenemos el inconfundible estribillo talmúdico: “¡La seguridad de Israel debe estar garantizada!” Casi nunca hay un énfasis humanitario recíproco en garantizar la seguridad de los palestinos. La idea misma se ríe de la contención. La vida del pueblo palestino, su humanidad, que es igualmente preciosa a los ojos de Dios, no se registra. Las mojigatas campañas contra el racismo de Occidente se limitan a categorías aprobadas de personas oprimidas. Los palestinos no están en la lista.

Los criminales de guerra impenitentes y los fanáticos que odian a los árabes dominan no solo la cultura política israelí. Están en ascenso sobre la Casa Blanca, el Congreso y las iglesias evangélicas de “valores familiares” de la derecha estadounidense.

“Había un padre de familia que plantó una viña y la cercó con un cerco y cavó en ella un lagar y edificó una torre y la arrendó a unos labradores y se fue a otro país. Cuando se acercó la temporada de la fruta, envió a sus sirvientes a los labradores a buscar su fruta. Y los labradores tomaron a sus sirvientes y golpearon a uno, mataron a otro y apedrearon a otro. Volvió a enviar otros sirvientes, más que los primeros. Y ellos hicieron lo mismo con ellos. Finalmente les envió a su hijo, diciendo: ‘Respetarán a mi hijo’. Pero cuando los labradores vieron al hijo, se dijeron a sí mismos: ‘Este es el heredero. Venid, matémosle y tengamos su heredad. Y lo tomaron y lo echaron fuera de la viña y lo mataron… Cuando los principales sacerdotes y los fariseos oyeron la parábola de Jesús, entendieron que hablaba de ellos”. —Mateo 21:33-39; 45.

 

Satanás en la Kabbalah: Los hechos documentados (por Michael Hoffman)

 

Fuente:

Michael Hoffman: Palestine’s Martyrdom: The 75th Anniversary of the Founding of the Zionist Israeli State. 18 de mayo de 2023.

Contenidos

Por Mente Alternativa A pesar de pregonar su apoyo a una solución de dos Estados entre Israel y Palestina, la Casa Blanca presionó discretamente...

Contenidos

Por Mente Alternativa Benjamín Netanyahu y sus colegas políticos han demostrado reiteradamente su incapacidad para tomar estas decisiones, y años de políticas desastrosas están...

Contenidos

Por Mente Alternativa Estados Unidos vetó la resolución del Consejo de Seguridad que recomienda conceder al Estado observador de Palestina la condición de miembro...

Contenidos

Según un informe del jueves del periódico catarí The New Arab, citado por The Jerusalem Post, Estados Unidos aprobó una potencial operación israelí en...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram