Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

Cómo el Club X creó la revista Nature para sabotear la verdadera ciencia e impulsar la estrategia imperial británica global

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



En 1865, con el mandato de reformar la estrategia imperial británica global, se creó el “Club X”, un grupo de 12 científicos bajo el liderazgo del darwinista Thomas Huxley, Matthew Arnold, Joseph Hooker y Herbert Spencer (fundador del darwinismo social). En 1869, ellos fundaron la revista se llamaba Nature para promover su propaganda, tal y como se expone en un informe de 2013 titulado “Hideous Revolution: The X Club’s Malthusian Revolution in Science”, orientado a la redefinición de todas las ramas de la ciencia en torno a una interpretación estadística-empirista del universo que negaba la existencia de la razón creativa en la humanidad o la naturaleza. A lo largo del siglo XX, la revista Nature se ganó una pésima reputación como defensora de modelos de pensamiento deductivo/inductivo que han destruido las carreras y las vidas de muchos científicos creativos.

[Nota del editor: El estudio de la historia enseña que en todo momento de crisis, caos y confusión, hay que mirar hacia atrás en el tiempo para recoger las raíces y las analogías necesarias para analizar el presente con mayor precisión. El siguiente ejercicio de revisionismo histórico, realizado por Mathhew Ehret, resulta de gran ayuda para entender por qué hasta nuestros días la revista Nature sigue siendo un aparato político que el establishment occidental usa, por ejemplo, para refutar la teoría de que el Covid-19 fue manipulado en laboratorio —teoría que defienden muchos científicos de élite, incluso premios nobel que están siendo censurados y desprestigiados, así como un genetista ruso candidato al Premio Nobel de 2021 que murió recientemente en condiciones “inusuales”. Y es que, como hemos venido documentando desde el inicio de la crisis sanitaria actual: todos los hilos de la trama del Covid conducen hacia las redes del imperio anglo-estadounidense neoliberal en bancarrota, que busca detener desesperadamente y a cualquier costo el desarrollo del eje asiático que obligaría a la megalómana élite anglo-veneciana a aceptar vivir en un orden mundial multipolar —y por lo tanto— compartir la hegemonía con otras naciones como China, a la que ha decidido responsabilizar de la crisis actual para reforzar todo el aparato de propaganda que necesita para preparar una guerra total contra el país asiático.]

“Al universalizar a Malthus sobre toda la creación viviente, el Club X ocultó la diferencia cualitativa entre los seres humanos y los monos, lo cual era ventajoso para un imperio que sólo puede controlar a los seres humanos cuando éstos adoptan la ley de la selva como normas de práctica moral y de formación de la identidad, en lugar de cualquier cosa realmente moral.”

 

 

Por Matthew Ehret

En medio de la tormenta de controversia suscitada por la teoría del origen en laboratorio del COVID-19, ensalzada por figuras como el virólogo Luc Montagnier, ganador del premio Nobel, la investigadora Judy Mikovits, el experto en armas biológicas Francis Boyle, y a la que ahora se han sumado destacados científicos del propio CDC de China, también se emprendió un proyecto bajo el timón nominal de la revista NATURE con el fin de refutar la afirmación. Este informe de investigación, que ha sido citado miles de veces, se titula “El origen próximo del SARS-CoV-2”.

 

Creador de la genética cuántica dice lo que realmente es el Covid y muere nominado al Nobel en ‘el momento más crucial y precario de la historia de la medicina’

 

Este proyecto fue dirigido por un equipo de virólogos evolucionistas que utilizó una línea de razonamiento según la cual “la mutación aleatoria puede explicar cualquier cosa” y fue repetidamente repetida por Fauci, los funcionarios de la OMS y Bill Gates con el fin de cerrar toda discusión incómoda sobre los posibles orígenes de laboratorio del COVID-19, al mismo tiempo que se impulsaba la campaña mundial de vacunación que está en marcha.

Creo que en este momento, plagado de argumentos especulativos, de confusión y de datos poco definidos, es útil apartarse del presente y buscar puntos de referencia más elevados desde los que podamos reevaluar los acontecimientos que se están produciendo en el escenario mundial.

Para ello, empecemos por plantear una nueva serie de preguntas:

¿Qué es exactamente la revista Nature? ¿Es realmente una plataforma “objetiva” de investigación científica pura, no contaminada por la suciedad de las agendas políticas? ¿Es esta abanderada del “método adecuado”, que puede hacer o deshacer la carrera de cualquier científico, realmente la revista científica que dice ser o hay algo más oscuro por descubrir?

Como ya presenté una parte de esta historia en mi anterior entrega de esta serie “El auge de la biofísica óptica y el choque de las dos ciencias”, se ha librado una batalla muy antigua en torno a los sistemas políticos, pero también sobre qué tipo de paradigmas científicos conformarán nuestro futuro.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Un poco de contexto histórico

En 1865, con el mandato de reformar la estrategia imperial británica global, se creó el “Club X”, un grupo de 12 científicos bajo el liderazgo de Thomas Huxley, Matthew Arnold, Joseph Hooker y Herbert Spencer (fundador del darwinismo social).

 

Club X

 

En el momento de la formación de este grupo, el frente de Lincoln estaba en la cúspide de sofocar la rebelión secesionista que el establishment de la Inteligencia británica había impulsado durante décadas a través de operativos anglo-americanos en los propios Estados Unidos, como lo hizo también a través de operaciones en el Canadá británico.

Después de haberse excedido demasiado en la segunda guerra del opio en China (1856-1860), la guerra de Crimea (1853-1856), la represión de las revueltas indias (1857-1858) y el patrocinio de la Confederación del Sur (1861-1865), el Imperio Británico sabía que estaba al borde del colapso. El mundo se estaba dando cuenta rápidamente de su naturaleza malvada, y un nuevo paradigma de cooperación en el que todos ganan estaba siendo exportado desde la América de Lincoln a las naciones de todo el mundo (la americana era una nación muy diferente del gigante anglo-americano mudo que el mundo ha conocido desde el asesinato de JFK en 1963 -MEK).

El sistema de Lincoln había sido conocido como ‘Sistema Americano de Economía Nacional’, un nombre creado por Friedrich List, el padre del Zollverein alemán años antes. A diferencia del libre comercio británico, este “Sistema Americano” se basaba en el proteccionismo, la banca nacional, la infraestructura a largo plazo y, lo que es más importante, situaba la fuente de valor en la capacidad de la mente humana para hacer descubrimientos e invenciones, tal y como se recoge en el discurso de Lincoln de 1858 con el mismo nombre. En este sistema, el concepto constitucional de Bienestar General no era mera tinta sobre un pergamino, sino el principio rector del valor monetario y la política nacional.

El principal asesor económico de Lincoln y coordinador de la exportación del sistema estadounidense a nivel internacional tras la Guerra Civil se llamaba Henry C. Carey. Ya en 1851, Carey escribió su Armonía de Intereses en el que afirmaba:

“Dos sistemas están ante el mundo; el uno busca aumentar la proporción de personas y de capital dedicados al comercio y al transporte, y por lo tanto disminuir la proporción dedicada a la producción de productos básicos con los que comerciar, con un rendimiento necesariamente disminuido para el trabajo de todos; mientras que el otro busca aumentar la proporción dedicada al trabajo de producción, y disminuir la dedicada al comercio y al transporte, con un mayor rendimiento para todos, dando al trabajador buenos salarios, y al propietario del capital buenas ganancias… Uno busca el pauperismo, la ignorancia, la despoblación y la barbarie; el otro el aumento de la riqueza, la comodidad, la inteligencia, la combinación de acciones y la civilización. Uno mira hacia la guerra universal; el otro hacia la paz universal. Uno es el sistema inglés; el otro podemos enorgullecernos de llamarlo el sistema americano, pues es el único que se ha concebido con la tendencia de elevar e igualar la condición del hombre en todo el mundo.”

 

En Alemania, el sistema estadounidense inspirado en el Zollverein (unión de costumbres) no sólo había unificado una nación dividida, sino que la había elevado a un nivel de poder productivo y soberanía que había superado el poder de monopolio de la Compañía Británica de las Indias Orientales. En Japón, los ingenieros estadounidenses ayudaron a montar trenes financiados por un sistema bancario nacional y un arancel protector durante la Restauración Meiji.

En Rusia, Sergei Witte, seguidor del sistema estadounidense, ministro de transportes y estrecho asesor del zar Alejandro III, revolucionó la economía rusa con los trenes de fabricación estadounidense que rodaron por el ferrocarril transiberiano. Ni siquiera el Imperio Otomano permaneció ajeno a la inspiración del progreso, ya que el ferrocarril de Berlín a Bagdad se inició con la intención de desencadenar un audaz programa de modernización del sudoeste asiático.

La construcción de ferrocarriles continentales y las potencias industriales de las naciones a nivel internacional hacían que el concepto de puente terrestre mundial elaborado por primera vez por el gobernador de Colorado, William Gilpin, se hiciera realidad rápidamente. Para los que no lo sepan, Gilpin (que también fue guardaespaldas de Lincoln y el más ruidoso defensor del ferrocarril transcontinental de Estados Unidos) pasó décadas defendiendo el sistema internacional de cooperación en el que todos salían ganando, que esbozó en su Cosmopolitan Railroad de 1890 afirmando:

“Las armas de la matanza mutua son arrojadas; las pasiones sanguinarias encuentran un freno, se encuentra una mayoría de la familia humana que acepta las enseñanzas esenciales del cristianismo EN LA PRÁCTICA… Se descubre espacio para la virtud industrial y el poder industrial. Las masas civilizadas del mundo se reúnen; se iluminan mutuamente, y fraternizan para reconstituir las relaciones humanas en armonía con la naturaleza y con Dios. El mundo deja de ser un campo militar, incubado únicamente por los principios militares de la fuerza arbitraria y la sumisión abyecta. Un nuevo y grandioso orden en los asuntos humanos se inaugura a partir de estos inmensos descubrimientos y acontecimientos concurrentes”.

 

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Reorganizar o perecer

El Imperio Británico sabía que este nuevo paradigma emergente convertiría en obsoleto tanto su control marítimo del comercio internacional como su programa internacional de usura y cultivo de dinero.

Estaba claro que algo tenía que cambiar drásticamente, ya que si el imperio no podía adaptarse en respuesta a este nuevo paradigma, seguramente perecería pronto. La tarea de reconfigurar la política imperial, pasando de un enfoque de control de “fuerza material” a otro de “fuerza mental”, fue asignada a T. H. Huxley y al Club X. Este grupo estableció los principios científicos rectores del imperio que pronto fueron puestos en práctica por dos nuevos grupos de reflexión conocidos como la Sociedad Fabiana y el Rhodes Scholar Trust, que describí en mi serie de 3 partes titulada “Orígenes del Estado Profundo en Norteamérica“.

Huxley, también conocido como “el bulldog de Darwin” por promover implacablemente la teoría de la Selección Natural de Darwin (una teoría en cuyos méritos científicos ni siquiera creía) pronto decidió que el grupo debía establecer una revista para promover su propaganda.

Fundada en 1869, la revista se llamaba Nature y contenía artículos de Huxley y de varios miembros del Club X. El propósito más profundo del Club X y de su revista, tal y como se expone en un informe de 2013 titulado “Hideous Revolution: The X Club’s Malthusian Revolution in Science”, estaba orientado a la redefinición de todas las ramas de la ciencia en torno a una interpretación estadística-empirista del universo que negaba la existencia de la razón creativa en la humanidad o la naturaleza. Así, la ciencia pasó de ser el estudio ilimitado y la perfectibilidad de la verdad a una “ciencia de los límites” sellada matemáticamente.

 

 

Darwin, Malthus y el uso político de una ‘ciencia de los límites’

La ciencia de los “límites” se convirtió en el fundamento de una ciencia económica oligárquica para la élite y, naturalmente, debía mantenerse oculta a la población en general, ya que seguía el principio matemático de Thomas Malthus sobre el crecimiento de la población. El “principio” de población de Malthus suponía que los seres humanos irreflexivos se reproducen geométricamente mientras que la generosidad de la naturaleza sólo crece aritméticamente y, como tal, los colapsos periódicos de la población eran una ley inevitable de la naturaleza que, en el mejor de los casos, podía ser gestionada por un sacerdocio científico oligárquico que estaba obligado a sacrificar periódicamente la manada.

Malthus y los líderes del Club X creían que la naturaleza otorgaba a la clase dominante ciertas herramientas para llevar a cabo esta importante tarea (a saber, la guerra, el hambre y la enfermedad) y Malthus lo afirmó con sangre fría en su Ensayo sobre la población de 1799:

“Deberíamos facilitar, en lugar de esforzarnos tonta y vanamente en impedir, las operaciones de la naturaleza en la producción de esta mortalidad; y si tememos la visita demasiado frecuente de la horrible forma de la hambruna, deberíamos fomentar seductoramente las otras formas de destrucción, que obligamos a la naturaleza a utilizar. En nuestras ciudades deberíamos hacer las calles más estrechas, amontonar más gente en las casas y cortejar el regreso de la peste.”

 

El apoyo del X Club a la teoría darwiniana de la Selección Natural fue menos una decisión científica en este sentido y más una decisión política, ya que Darwin admitió más tarde en su autobiografía que su propia teoría surgió directamente de su estudio de Malthus:

“En octubre de 1838, quince meses después de haber comenzado mi investigación sistemática, leí por diversión a Malthus sobre la Población, y estando preparado para apreciar la lucha por la existencia que tiene lugar en todas partes, a partir de la observación prolongada de los hábitos de los animales y las plantas, me pareció de inmediato que en estas circunstancias las variaciones favorables tenderían a ser preservadas, y las desfavorables a ser destruidas. El resultado sería la formación de una nueva especie. Así pues, tenía por fin una teoría con la que trabajar”.

 

Al universalizar a Malthus sobre toda la creación viviente, el Club X ocultó la diferencia cualitativa entre los seres humanos y los monos, lo cual era ventajoso para un imperio que sólo puede controlar a los seres humanos cuando éstos adoptan la ley de la selva como normas de práctica moral y de formación de la identidad, en lugar de cualquier cosa realmente moral.

Por lo tanto, no fue casualidad que Henry C. Carey atacara implacablemente al darwinismo, a Malthus y al Club X en su Unity of Law: An Exhibition on the Relations of Physical, Social, Mental and Moral Science (1872). En este importante libro, Carey atacó todos los sistemas fundados en las relaciones entre amo y esclavo diciendo:

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

“De ahí que haya surgido la doctrina e de la superpoblación, que es sencillamente la de la esclavitud, la anarquía y la ruina societaria, como condición última de la humanidad; eso, además, como consecuencia de las leyes emanadas de un Ser omnisciente y omnipotente que podría, si quisiera, haber instituido leyes en virtud de las cuales la libertad, el orden, la paz y la felicidad hubieran sido la suerte del hombre. Que estas últimas han sido instituidas, que el esquema de la creación no es un fracaso, que no está viciado por errores como los asumidos por el Sr. Malthus, lo prueban todos los hechos presentados para su consideración por las comunidades que avanzan en el mundo: el hábito de la paz, tanto entre los individuos como entre las naciones, crece con el crecimiento del número y el aumento del poder de autodirección.”

 

Acusaciones de Trump y Biden contra China por ‘genocidio uigur’ se basan en información manipulada por un ideólogo de extrema derecha

 

Enfoques antidarwinistas de la evolución

Aunque hoy en día se nos dice con demasiada frecuencia que nunca ha existido un sistema alternativo a la teoría de la evolución de Darwin, un examen más detallado de la historia de la ciencia durante el siglo XIX demuestra que eso está lejos de ser cierto.

Durante este periodo, floreció una revolución científica antidarwiniana en las ciencias de la vida bajo el liderazgo de figuras como James Dwight Dana, Jean-Baptiste Lamarck, Alexander von Humboldt, Georges Cuvier, Karl-Ernst von Baer y Benjamin Silliman. Estos científicos no sólo empezaron a cuestionar la teoría estática de la naturaleza derivada de una lectura literal de la Biblia, sino que dieron pasos de gigante en la comprensión de los mecanismos causales superiores que definen el flujo de la evolución. Este proceso fue esbozado en una conferencia pronunciada en 2010 por el autor de este informe, titulada “El asunto sobre la mente perdida de Darwin”.

A diferencia de muchos de nuestros científicos modernos, estas figuras nunca vieron una dicotomía que separara la ciencia de la religión, ya que la “ciencia” se entendía nada menos que como la investigación y la participación en la Creación de Dios, y como tal, la biosfera y todas las “unidades” dentro de ella se definían implícitamente como algo más que la suma de sus partes y todas las teorías de la evolución que se acercaban rápidamente a la intención, la armonía y la direccionalidad.

Esta perspectiva fue expuesta brillantemente por el gran naturalista y embriólogo Karl Ernst von Baer, quien escribió en su obra Sobre el propósito de la naturaleza (1876):

“Las interconexiones recíprocas de los organismos entre sí y su relación con los materiales universales que les ofrecen los medios para sostener la vida, es lo que se ha llamado la armonía de la naturaleza, es decir, una relación de regulación mutua. Al igual que los tonos sólo dan lugar a una armonía cuando están unidos de acuerdo con ciertas reglas, los procesos individuales en la totalidad de la naturaleza sólo pueden existir y perdurar si se mantienen en ciertas relaciones entre sí. El azar es incapaz de crear nada duradero, sino que sólo es capaz de destruir”.

 

Por otra parte, Huxley y los darwinianos promovieron una interpretación opuesta de la evolución “de abajo arriba”, partiendo de las imaginadas “mutaciones aleatorias” en lo inconmensurablemente pequeño, que supuestamente se sumaban a la suma colectiva de todas las especies y la biosfera. Esta biosfera se definía así como poco más que la suma de sus partes.

La escuela imperial del Club X de Huxley negaba no sólo la existencia de la creatividad desde este punto de vista metafísico superior, sino también el hecho de que la humanidad pudiera traducir de forma única los frutos de esos descubrimientos creativos en nuevas formas de progreso científico y tecnológico que tuvieran el efecto de aumentar la capacidad de nuestra especie para trascender nuestros “límites de crecimiento” (o como los neomaltusianos modernos han denominado nuestra “capacidad de carga”).

 

 

La revista Nature aún persiste con su pésimo legado

A lo largo del siglo XX, la revista Nature se ha ganado una pésima reputación como defensora de modelos de pensamiento deductivo/inductivo que han destruido las carreras y las vidas de muchos científicos creativos.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Uno de estos científicos fue el preeminente inmunólogo Jacques Benveniste (1935-2004), que sufrió una caza de brujas de 15 años dirigida por la revista Nature como castigo por sus descubrimientos sobre “la memoria del agua y la vida” (es decir, cómo las moléculas orgánicas configuran la geometría de las moléculas de H2O e imprimen su “información” en dicha agua).

Esta campaña de difamación comenzó en 1988, cuando la revista Nature llevó a cabo un intento “oficial” de duplicar los resultados de los descubrimientos de Benveniste sobre el poder del agua para retener la información de las sustancias alergénicas dentro de su estructura, que seguían causando reacciones alérgicas en los tejidos y órganos vivos mucho después de que se filtraran todos los rastros de las sustancias de varias soluciones.

Tal y como se recoge en el documental de 2014 Water Memory, la revista Nature llegó a contratar a un mago de teatro llamado James Randy para que codirigiera un equipo de investigación que intencionadamente estropeó los resultados de Benveniste, mintió sobre los datos y condenó a Benveniste como un estafador. Esta operación arruinó la reputación del científico, secó su financiación y mantuvo a la biología encerrada en la jaula materialista durante otras tres décadas. Las campañas de difamación de la revista Nature fueron descritas por Benveniste como una “burla” que utilizó “métodos similares a los de McCarthy y campañas de difamación pública” para aplastarlo.

 

 

La lucha actual por una ciencia de las causas

Independientemente de que el COVID-19 haya surgido de forma natural, como atestigua la revista Nature, o de que haya surgido en un laboratorio, como han llegado a creer el Dr. Luc Montagnier y los funcionarios chinos del CDC, lo cierto es que la ciencia puede retrasarse temporalmente, pero su curso de evolución no puede detenerse para siempre.

Hoy en día, el legado de Alexander von Humboldt, Karl Erst von Baer y Cuvier, Dana, Vernadsky y Benveniste está vivo y en plena forma con el Dr. Montagnier y los equipos de investigadores internacionales que han llevado el trabajo teórico, experimental y clínico sobre la memoria del agua a un nuevo nivel revolucionario con la apertura de una nueva escuela de biofísica óptica cuántica, tal y como he esbozado en mi reciente artículo Big Pharma Beware: El Dr. Montagnier arroja nueva luz sobre COVID-19 y el futuro de la medicina.

Describiendo las próximas revoluciones en biología, Montagnier dijo:

“El día que admitamos que las señales pueden tener efectos tangibles, las utilizaremos. A partir de ese momento podremos tratar a los pacientes con ondas. Por tanto, es un nuevo dominio de la medicina que la gente teme, por supuesto. Sobre todo la industria farmacéutica… un día podremos tratar los cánceres con ondas de frecuencia”.

 

Con el audaz llamamiento de Montagnier a un programa científico internacional de choque sobre la terapia de ondas armónicas para tratar el COVID-19, y con la nueva alineación de los sistemas nacionalistas en medio de la alianza multipolar liderada por Rusia y China, existe una seria posibilidad de que el nuevo paradigma de cooperación en el que todos ganan, defendido por Henry C. Carey, Lincoln y otros patriotas internacionales tras la Guerra Civil de Estados Unidos, pueda estar floreciendo de nuevo.

 

Creador de la genética cuántica dice lo que realmente es el Covid y muere nominado al Nobel en ‘el momento más crucial y precario de la historia de la medicina’

 

Fuente:

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Matthew Ehret — How Huxley’s X-Club Created Nature Magazine and Sabotaged Science for 150 Years.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

En este vídeo documental de treinta minutos, el investigador Jorge Guerra hace un ejercicio de historia revisionista y criptopolítica para revelar cómo las élites...

Contenidos

Por Matthew Ehret A mediados de los años 90, una serie de reportajes publicados en el Independent y otros medios sacaron a la luz...

Ciencia y Tecnología

Mientras que en el Sur Global se prescriben los antibióticos en exceso, en Occidente se atiborra a los animales de granja con ellos, y...

Contenidos

En un vídeo titulado “Revisionismo Histórico”, el autor Daniel Estulin denuncia una serie de casos de eliminación y censura de contenidos por parte del...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon