Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Cómo los británicos manufacturaron el renacimiento del paganismo científico y el sacerdocio globalista para gestionar la humanidad de cara al Gran Reseteo

Este ejercicio del histoiador revisionista Matthew Ehret tiene el objetivo de ayudar a comprender cómo las antiguas religiones paganas de misterio fueron revividas por los británicos durante el siglo XX para preparar el terreno para el Gran Reinicio o Gran Reseteo del que todos hablan hoy atribuyéndolo a una entidad “ultraglobalista”. Ehret define la historia como un proceso vivo construido en base a ideas o paradigmas sobre el bien y el mal, y a decisiones y acciones tomadas de acuerdo con esas ideas, que muchas veces están corrompidas y no son lo que parecen. De ahí que cuando se permite que ideas falsas moldeen los estándares culturales de lo que se considera “normal” durante demasiado tiempo, se desencadena la decadencia en todos los espectros de la vida. La salud física, mental y espiritual de las personas decae lentamente a medida que no se logran los descubrimientos creativos necesarios para enfrentar los desafíos de la naturaleza, la escasez, el hambre, las guerras, la ignorancia, y estas crecen como un cáncer. En este artículo, Ehret se traslada a 1866, cuando chocaron dos paradigmas antagónicos sobre el bien y el mal, dando forma a una situación que persiste en el mundo actual. Por un lado el sistema americano independiente buscaba unir al mundo en torno a las aspiraciones universales de desarrollo, bondad moral y cooperación; por el otro lado el sistema inglés de los teósofos y fabianos del Imperio Británico estaba obsesionado con unir las culturas oriental y occidental en torno al arianismo, la eugenesia y el misticismo. El sistema inglés creó dos nuevas organizaciones: la Sociedad Fabiana (de barniz socialista) y la Mesa Redonda (de barniz conservador) para trabajar estrechamente durante todo el siglo XX e infiltrar naciones siguiendo una fórmula muy específica que fue utilizada por sistemas oligárquicos que se remontan a la antigua Babilonia. Ambas organizaciones estaban unidas en un compromiso con la eugenesia, el elitismo y la creación de un nuevo sacerdocio global para gestionar la humanidad. Si bien se ha escrito mucho sobre estas organizaciones y el mal que sus miembros llevaron a cabo durante los últimos 120 años, lo que es menos conocido es que ambas revivieron antiguos cultos misteriosos que supervisaron la transformación de Roma de una república a un imperio malvado 2000 años antes. Hoy, este paradigma de manufactura británica está enquistado en los Estados Unidos y prácticamente todo Occidente.

 

Por Matthew Ehret

La ciencia de la historia: momentos preñados versus cronologías lineales

El estudio de la historia puede abordarse desde varias direcciones y utilizando diversos supuestos… pero no todos son iguales y algunos son extremadamente destructivos.

Algunas personas creen que la historia consiste simplemente en asociar eventos en una línea de tiempo lineal y luego agregar escritura creativa para explicar las causas de esos eventos. Otros suponen que la historia se divide en “edades” y que las “causas” de cada evento se explican por la época en la que ocurren. Otros suponen que los acontecimientos a lo largo de las épocas son causados por una interminable lucha de clases entre ricos y pobres, mientras que otros suponen que no existe ninguna causalidad detrás de los acontecimientos en una línea de tiempo excepto el hambre, la codicia o la estupidez.

A lo largo de los años, he llegado a la conclusión de que la historia se entiende mejor como un proceso vivo moldeado por 1) ideas del bien y del mal, 2) decisiones de actuar de acuerdo con esas ideas, ya sean correctas o incorrectas, y 3) la libertad de abrazar error, corrupción y mentiras que muchas veces visten el ropaje de la verdad.

Cuando se permite que esas ideas falsas moldeen los estándares culturales de lo que se considera “normal” durante demasiado tiempo, se puede encontrar decadencia en todos los espectros de la vida.

La salud física, mental y espiritual de las personas decae lentamente a medida que no se logran los descubrimientos creativos necesarios para enfrentar los desafíos de la naturaleza, la escasez, el hambre, las guerras, la ignorancia, y estas crecen como un cáncer.

La tensión causada por esta decadencia y la mejor expresión de la naturaleza humana animada por la obediencia a la verdad, la moralidad y la razón creativa se manifiesta en forma de períodos de denso potencial, comparables a “momentos preñados” donde maduran los cambios sistémicos para bien o para mal.

 

1866: Un mundo atrapado entre dos paradigmas

Como escribí en el volumen uno de “El choque de las dos Américas”, los años posteriores a la Guerra Civil estadounidense (1861-1865) desataron un brillante ejemplo de cómo era un momento tan significativo.

Durante este tiempo, la humanidad se vio arrastrada por dos paradigmas muy diferentes.

Por un lado, un antiguo sistema de poder hereditario que aspiraba a esclavizar a las masas del mundo se estaba desmoronando.

Este antiguo sistema de explotación y represión se extendió demasiado a nivel mundial y, al igual que su encarnación anterior en el Imperio Romano, el Imperio Británico se estaba derrumbando bajo sus propias contradicciones internas.

El Imperio Británico había gastado enormes cantidades de energía y finanzas en fabricar guerras en todo el mundo para debilitar y destruir a todos sus rivales. Si bien estas manipulaciones causaron una gran destrucción en Rusia (durante la Guerra de Crimea), India (reprimiendo grandes rebeliones), China (durante dos Guerras del Opio) y mediante la orquestación de Londres de la Guerra Civil en Estados Unidos. A pesar del gran derramamiento de sangre, el mundo rápidamente estaba despertando a la maldad de este imperio y al falso cristianismo promovido bajo su bandera.

Por otro lado, el ejemplo positivo de los Estados Unidos de Abraham Lincoln, como nación fundada en la libertad, el consentimiento de los gobernados y la noción de igualdad de derechos para todos, se estaban extendiendo eléctricamente por todo el mundo después de la Guerra Civil.

En Rusia, el sistema nacional de economía política de Lincoln estaba transformando una servidumbre agraria en una nación industrial moderna con la aplicación del arancel protector, el crédito productivo y mejoras internas como canales, ferrocarriles, energía eléctrica y escuelas. El zar Alejandro II, el ministro de Finanzas Sergey Witte y el gran científico Dimitry Mendeleev encabezaron esta reforma.

En Francia, Alemania, Italia y en toda Asia este sistema se estaba extendiendo rápidamente centrado en la noción de que el progreso científico y las mejoras tecnológicas eran causados por una chispa divina de razón que se encontraba en todas las personas y elevaba a la humanidad por encima del estatus de simple ganado, esclavos o siervos feudales.

Muchos tenían todo el derecho a creer que una era de razón moral estaba en el horizonte a medida que las naciones se liberaban de los grilletes del colonialismo y la ignorancia… El carácter definitorio de este movimiento global se caracterizó por 1) el progreso tecnológico, 2) el salto sobre los límites al crecimiento fomentando nuevos descubrimientos y 3) reconociendo a todas las personas como criaturas hechas a imagen de un Creador viviente y razonable.

El principal asesor económico de Lincoln y gran estratega global, Henry C. Carey, describió este choque de paradigmas en su Armonía de intereses de 1852, donde dijo:

“Dos sistemas están ante el mundo…. Se mira hacia el pauperismo, la ignorancia, la despoblación y la barbarie; el otro, al aumento de la riqueza, la comodidad, la inteligencia, la combinación de acciones y la civilización. Se mira hacia la guerra universal; el otro hacia la paz universal. Uno es el sistema inglés; al otro podemos estar orgullosos de llamarlo sistema americano, porque es el único jamás ideado cuya tendencia era ELEVAR e IGUALAR la condición del hombre en todo el mundo”.

A diferencia de los teósofos y fabianos del Imperio Británico, obsesionados con unir las culturas oriental y occidental en torno al arianismo, la eugenesia y el misticismo, los principales estrategas del sistema estadounidense en torno a Carey buscaron unir al mundo en torno a las aspiraciones universales de desarrollo, bondad moral y cooperación.

“En Asia, una civilización que descansa sobre una base de remota antigüedad ha tenido, de hecho, una larga pausa, pero cierta civilización -aunque hasta ahora herméticamente cerrada a la influencia europea- ha seguido existiendo. El antiguo coloso asiático, en cierto sentido, sólo necesitaba ser despertado a una nueva vida, y la cultura europea encuentra allí una base sobre la cual construir futuras reformas”.

Contrastando su concepto de un cristianismo basado en hacer el mayor bien posible en oposición a la perversidad del cristianismo del Imperio Británico, Gilpin describió cómo estaba destinado a ser este nuevo estado de la civilización humana a medida que la “cooperación en la que todos ganan” reemplazaba las obsoletas doctrinas geopolíticas de “El poder hace el bien” y el pensamiento de suma cero que prevalece bajo el oligarquismo:

“Las armas de matanza mutua son desechadas; las pasiones sanguinarias encuentran un freno, se descubre que la mayoría de la familia humana acepta las enseñanzas esenciales del cristianismo EN LA PRÁCTICA… Se descubre espacio para la virtud industrial y el poder industrial. Las masas civilizadas del mundo se reúnen; se iluminan mutuamente y fraternizan para reconstituir las relaciones humanas en armonía con la naturaleza y con Dios. El mundo deja de ser un campo militar, incubado únicamente por los principios militares de fuerza arbitraria y sumisión abyecta. Un nuevo y grandioso orden en los asuntos humanos se inaugura a partir de estos inmensos descubrimientos y eventos simultáneos”

Estaba claro que los días del imperio estaban llegando a su fin.

Ante esta crisis de estados nacionales cooperantes que escapaban de las jaulas del imperio, se creó una serie de nuevos centros de pensamiento que sirvieron para reorganizar el moribundo Imperio Británico utilizando nuevas técnicas de guerra psicológica, manipulación científica y programación predictiva. Se necesitaba talento externo a las “linajes de élite” para descubrir cómo salvar los sistemas de poder hereditario.

Dos de los nuevos centros de pensamiento más importantes que recibieron el mandato de reorganizar el sistema imperial en ruinas fueron conocidos como 1) La Sociedad Fabiana y 2) La Organización de la Mesa Redonda.

 

La sociedad fabiana y la nueva religión mundial

La Sociedad Fabiana se autodenominaba socialista, preocupada por los trabajadores pobres, pero en realidad veía a las masas como herramientas útiles para ser manipuladas por un sacerdocio científico que las despreciaba y simplemente deseaba que el Estado creciera en poder no para defender al pueblo sino para controlarlo a través de la ciencia de la eugenesia, la esterilización y el asesinato de los no aptos.

La Sociedad Fabiana pronto creó su propia escuela llamada “Escuela de Economía de Londres” y en 1901 estableció un partido político denominado Partido Laborista.

El historiador Stephen O’Neil escribió lo siguiente sobre el principio rector de la teoría de la permeación de la Sociedad Fabiana:

“A pesar de su imagen política tradicional, los fabianos, bajo el impulso de Sidney Webb, pensaron que tenían un arma nueva y única en la política de permeación. Según Webb, fue mediante la utilización de esta táctica que los fabianos, siguiendo el espíritu de los troyanos y su caballo legendario, entrarían en las filas y las mentes de los políticamente influyentes proporcionándoles programas, ideas, opiniones e investigaciones profundamente documentadas con estadísticas que podrían incorporarse convenientemente a las políticas públicas”.

A pesar de estar dirigida por miembros que se autodenominaban “cristianos” o al menos “espirituales”, el desdén de la Sociedad Fabiana por el cristianismo se puede deducir del logotipo encargado por George Bernard Shaw en forma de un lobo con piel de oveja.

Este simbolismo era una referencia directa a la advertencia del apóstol Mateo en el Nuevo Testamento que decía: “Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces”.

La vidriera más grande en la que aparece el lobo Fabián también presenta una imagen grande de Sidney Webb y Shaw martillando el mundo con la frase: “Remodelarlo más cerca del deseo del corazón”. Debajo de estas imágenes, están los otros 12 líderes fabianos rezando a los textos socialistas como nuevos evangelios.

 

Sociedad fabiana: La versión moderna del imperio británico (¿quién está detrás de esta sociedad secreta?)

 

El gran estratega fabiano H.G. Wells (que aparece en el vitral junto a la líder teósofa Annie Besant), trabajó muy duro para esbozar la necesidad de una nueva religión para la nueva era, que describió así en su obra de 1928 “La conspiración abierta: plan para una Revolución Mundial”:

“…si la religión ha de desarrollar un poder unificador y directivo en la actual confusión de los asuntos humanos, debe adaptarse a esta mentalidad progresista y analizadora de la individualidad; debe despojarse de sus historias sagradas… El deseo de servicio, de subordinación, de efecto permanente, de escape de la angustiosa mezquindad y mortalidad de la vida individual, es el elemento imperecedero de todo sistema religioso.

Ha llegado el momento de reducir la religión a eso [servicio y subordinación es todo lo que Wells quiere conservar de la antigua reliquia de la religión]… La explicación de por qué son las cosas es un esfuerzo innecesario… El hecho esencial… es el deseo de religión y no cómo surgió… La primera oración en el credo moderno no debe ‘yo creo’, sino ‘me entrego’.” [énfasis añadido]

El objetivo de esta nueva religión y de la naturaleza humana remodelada fue esbozado con detalles espeluznantes por Wells en su Conspiración abierta, donde afirmó:

“Es el sistema de individualismo nacionalista el que tiene que desaparecer… Estamos viviendo en el fin de los estados soberanos… En la gran lucha por evocar un socialismo mundial occidentalizado, los gobiernos contemporáneos pueden desaparecer… Innumerables personas… odiarán el nuevo orden mundial… y morirán protestando contra él”.

Las observaciones de Wells tuvieron amplia aceptación entre los dirigentes del Imperio Británico y fueron expresadas por el primo de Charles Darwin, Sir Francis Galton, quien amplió la nueva teoría de Darwin que explica la evolución a los sistemas humanos cuando creó la nueva ciencia estadística de la eugenesia. En 1904, Galton dijo:

“[La eugenesia] debe introducirse en la conciencia nacional, como una nueva religión. De hecho, tiene fuertes pretensiones de convertirse en un principio religioso ortodoxo del futuro, ya que la eugenesia coopera con el funcionamiento de la naturaleza asegurando que la humanidad esté representada por las razas más aptas… No veo ninguna imposibilidad de que la eugenesia se convierta en un dogma religioso entre la humanidad”.

En 1911, Annie Besant, como líder de los teósofos, del Partido del Congreso Indio, eugenista y fabiana, habló de sus deseos de una nueva religión mundial que uniera a todos los pueblos bajo el Imperio Británico y declaró:

“Gran Bretaña está trabajando en la India; cómo está reaccionando la India ante Gran Bretaña; hasta que podáis ver formándose gradualmente, en medio del polvo y la agitación del presente, los contornos de un poderoso Imperio Mundial, con Oriente y Occidente juntos; poderosas Potencias Mundiales uniéndose y marchando lado a lado, hasta que la India ya no sea una amenaza constante, un peligro en el momento de debilidad de Gran Bretaña, sino un contrafuerte y una fortaleza; las ramas más antigua y más joven de la familia aria uniéndose en un poderoso Imperio que, mediante la paz que logrará, ofrecerá un campo adecuado para la difusión y la enseñanza de una Religión Mundial”.

Besant fue explícita en que esta religión mundial se basaría en un misticismo universal y ayudaría a liberar a la humanidad de todos los conceptos de bien o mal, que ella atribuyó a las causas de la guerra y el conflicto:

“La Religión Mundial del futuro mostrará nuevamente el camino a la vista de la gente, les mostrará cómo caminar; les conducirá al conocimiento de su propia Divinidad; místico en su enseñanza, de modo que la enseñanza pueda ser traducida por todas las religiones en los variados dogmas; científico con el conocimiento del Espíritu, para que los hombres aprendan a desarrollar las facultades espirituales y luego usarlas para el perfeccionamiento de su propia naturaleza; sin antagonistas, porque será universal; sin disputas en su interior, porque será todo-inclusivo. Esa poderosa Religión Mundial debe ser proclamada por el Maestro supremo, el Maestro de los Ángeles y de los Hombres”.

Esta religión mundial no enseñaría a sus seguidores a volverse humildes ante la voluntad de Dios, ni a encontrar lo divino interior a través de la obediencia a la voluntad de un dios razonable, sino que, más bien, el Instructor Mundial de Bessant ayudaría a todos los místicos del mundo a darse cuenta de que cada uno de nosotros, es literalmente, dios. Bessant afirma que esta futura religión mundial “transformará al hombre en Dios”.

 

La Sociedad Fabiana, la eugenesia y las fuerzas históricas que se esconden tras el colapso sistémico actual

 

 

La Iglesia del Imperio Británico de la Mesa Redonda

Al mismo tiempo que el Partido Laborista de la Sociedad Fabiana entraba en funcionamiento, también se estaba creando otra organización hermana denominada “Movimiento de la Mesa Redonda” con el mandato de crear una nueva forma organizada de caballería dedicada a gestionar “una iglesia del Imperio Británico”.

Operando a través de Oxford, esta organización procesaría jóvenes talentos de todo el imperio en forma de “Becarios de Rhodes” financiados por las fortunas del magnate imperial británico de los diamantes Cecil Rhodes en forma de Rhodes Trust. La rama estadounidense de la Mesa Redonda se formaría en 1921, tomando el nombre de “Consejo de Relaciones Exteriores”.

Estas poderosas organizaciones seguirían el mandato dejado por las vastas fortunas de Cecil Rhodes en su última voluntad y testamento de “formar una sociedad secreta con un solo objetivo: el avance del Imperio Británico y el sometimiento de todo el mundo incivilizado al dominio británico para la recuperación de los Estados Unidos por hacer de la raza anglosajona un solo Imperio”.

Rhodes buscó no sólo crear una organización para recuperar las colonias perdidas de América, sino también crear una clase de élite de caballeros templarios modernos, formados a partir de la estirpe más talentosa del Imperio e iniciados en una orden religiosa dedicada al Imperio Británico. Los fuegos de la guerra serían el caldero de iniciación que prepararía el liderazgo interno de esta sociedad, siendo la Guerra de los Bóers un proceso de iniciación antinatural para un grupo de jóvenes de Oxford que llegaron a ser conocidos como el “Kindergarten de Milner”.

Si bien mantuvieron una apariencia exterior con diferencias en la forma, las dos nuevas organizaciones (Sociedad Fabiana y Mesa Redonda) trabajaron estrechamente juntas durante todo el siglo XX, siguiendo una fórmula muy específica que fue utilizada por sistemas oligárquicos que se remontan a la antigua Babilonia (e incluso más temprano).

Mientras que un orden adquirió un barniz conservador, el otro un barniz socialista. Sin embargo, ambos estaban unidos en un compromiso con la eugenesia, el elitismo y la creación de un nuevo sacerdocio global para gestionar la humanidad que todos los miembros destacados llamaron “imperialismo social”.

 

Los orígenes del Estado Profundo en Norteamérica Parte 1: El movimiento de la Mesa Redonda

 

De hecho, siempre hubo fuertes superposiciones cuando Lord Alfred Milner se convirtió en miembro fundador del Coefficience Club de Beatrice y Sidney Webb desde 1902, donde se le unieron otros líderes de la Mesa Redonda como Leo Amery, Philip Kerr, Lord Arthur Balfour y Halford Mackinder. H.G. Wells, Shaw y Bertrand Russell también eran participantes frecuentes de este llamado “club de cena”, que fue nada menos que un centro neurálgico de planificación creativa para todo el Imperio Británico a principios del siglo XX. Mientras tanto, cinco becarios Rhodes fundaron la Sociedad Fabiana Canadiense en 1931, demostrando que las diferencias no eran superficiales.

Si bien se ha escrito mucho sobre estas entidades y el mal que sus miembros llevaron a cabo durante los últimos 120 años, lo que es menos conocido es que ambas organizaciones habían revivido directamente antiguos cultos misteriosos que habían supervisado la transformación de Roma de una república a un imperio malvado 2000 años antes.

En la próxima entrega exploraremos las antiguas raíces (ocultistas) de la Sociedad Fabiana del Imperio Británico, y una pequeña pero influyente serie de religiones paganas de misterio que han impregnado la sociedad desde los tiempos de Babilonia, Persia y Roma, pasando por las Cruzadas, los Templarios, los Franciscanos, la Inquisición, los Jesuitas y la Edad Moderna.

Este ejercicio nos ayudará a comprender mejor cómo las antiguas religiones paganas de misterio han sido revividas durante el siglo XX, los orígenes de la cultura de las drogas actual y la ceremonia de iniciación masiva que se está preparando bajo un nuevo Gran Reinicio (o Gran Reseteo).

Esta historia continuará en el próximo capítulo “Se revela la Mesa Redonda como los Caballeros del Grial de Mitra y un nuevo culto a Gaia de Cibeles”

 

El culto detrás de los cultos de la muerte: La Orden de San Juan de Jerusalén (Caballeros de Malta)

 

Fuente:

Matthew Ehret: The British Empire’s Gnostic Revival of Scientific Paganism and a New World Religion. 26 de diciembre de 2023.

Contenidos

Por Mente Alternativa En una nota publicada por EIR, Mark Bender hace eco de una investigación profunda de la Campaña Internacional para Abolir las...

Contenidos

Por Malek Dudakov El desafortunado Primer Ministro británico se encamina directamente hacia la derrota total en dos semanas. Pero hay buenas noticias para él....

Contenidos

Por Andrei Fursov Churchill, o más bien aquellos círculos anglo-estadounidenses a los que servía y cuyos intereses expresaba, no sólo no quería la paz...

Contenidos

Por Mente Alternativa El riesgo de que estalle la Tercera Guerra Mundial es ahora más alto que nunca desde la Crisis de los Misiles...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram