Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

Saber vs. Creer: Cómo las élites ocultistas de Occidente han subvertido la ciencia y la espiritualidad para crear una dimensión falsa de la realidad

En nuestro mundo hay una poderosa tendencia a creer que el reino de la “ciencia” es un dominio puro de descubrimiento objetivo separado del corrupto mundo de la política. Por desgracia, esta creencia, aunque popular, no tiene ningún peso, como muestra el historiador revisionista Matthew Ehret en este ensayo. A lo largo de los últimos 130 años, la epistemología de la ciencia, que engloba a todas las ramas de la ciencia, se ha visto socavada por un juego de manos limitado, pero a menudo ignorado, que ha separado nuestra comprensión de la razón creativa del universo objetivo en el que nacimos, con el objetivo de destruir cualquier sentido de la razón humana, unido a la moralidad en todas las culturas de la Tierra. Este objetivo de crear una filosofía perenne fundada en estados espiritualizados de éxtasis, trances, excesos y la desactivación de la razón creativa es un tema común que se extiende a través del tiempo y el espacio como un tema unificador de la historia universal.

 

 

Por Matthew Ehret

Desde la publicación del libro “Ciencia sin grilletes: Restaurar la causalidad en un mundo de caos” (Science Unshackled: Restoring Causality in a World of Chaos) hace unos meses, algunas personas se han ofendido con la idea de que eso que hemos dado en llamar “ciencia occidental” no sólo está muy comprometida con axiomas falsos, sino que en realidad está diseñada para generar imágenes falsas de la realidad.

En nuestro mundo hay una gran tendencia de personas que realmente desean creer que el reino de la “ciencia” es un dominio puro de descubrimiento objetivo separado del corrupto mundo de la política. Por desgracia, esta creencia, aunque popular, no tiene ningún peso y me gustaría demostrarlo en el transcurso del siguiente ensayo.

Antes de empezar, permítanme afirmar de entrada que NO quiero decir que alguna rama concreta de la ciencia moderna (ciencias de la salud, climatología, inmunología, física, química, biología, etc.) se haya corrompido, y no estoy diciendo que la razón de la corrupción en la ciencia sea reducible a motivos de lucro.

Lo que digo es que la idea general de ciencia, que engloba a todas las ramas de la ciencia, se ha visto socavada por un juego de manos limitado, pero a menudo ignorado, que ha separado nuestra comprensión de la razón creativa (una propiedad subjetiva, ya que está teñida por nuestras emociones, esperanzas, identidades, valores, etc.) del universo objetivo en el que nacimos.

Esta trágica división de la mente y el universo está estrechamente relacionada con la pérdida del poder de preguntar “por qué son las cosas”, que se ha convertido en algo prohibido en las “mejores prácticas” descriptivas modernas. Se nos ha dicho repetidamente que a los “científicos responsables” sólo se les permite preguntar “CÓMO” son las cosas… pero nunca “por qué”.

Este juego de manos ha dado lugar a una sociedad occidental desprovista de los recursos necesarios para cumplir la condición previa más elemental para la soberanía: Comprendernos a nosotros mismos, qué es nuestra mente, por qué lo es y cómo funciona. Y no, esto no ha ocurrido por accidente.

Permítanme tratar de ilustrar lo que quiero decir cuando digo que la oligarquía está tratando de destruir nuestra capacidad de entender lo que nuestra mente es, por qué es, y cómo funciona de la mejor manera posible. Es importante explicitarlo antes de entrar en el meollo de mi mensaje, ya que esto nos lleva al centro neurálgico de toda la historia universal.

 

La Historia Universal como Ciencia: El caso de Schiller

Cuando digo “Historia Universal” utilizo la definición y el método de análisis desarrollados por Friedrich Schiller en su conferencia de Jena de 1789 “Qué es y con qué fin estudiamos la Historia Universal”.

En esta conferencia de 1789, Schiller contrasta las dos escuelas opuestas de la “ciencia”, caracterizando a una como encarnada por “el erudito de pan” frente a la escuela superior caracterizada por “la verdadera mente filosófica”. Schiller afirma:

“Donde el erudito de pan corta, la mente filosófica une. Pronto se convenció de que todo está entrelazado tanto en el campo del entendimiento como en el mundo material, y su celoso afán de armonía no puede contentarse con fragmentos del todo. Todos sus esfuerzos se dirigen hacia la perfección de su conocimiento; su noble impaciencia no puede descansar hasta que todas sus concepciones se hayan ordenado en un todo orgánico, hasta que se sitúe en el centro de su arte, de su ciencia, y hasta que desde esta posición hacia fuera contemple su extensión con una mirada satisfecha. Los nuevos descubrimientos en la esfera de sus actividades, que desaniman al erudito, deleitan a la mente filosófica. Tal vez llenan una laguna que aún había desfigurado el conjunto creciente de sus concepciones, o colocan la piedra que aún faltaba en el edificio de sus ideas, que entonces lo completa. Incluso si estos nuevos descubrimientos lo dejasen en ruinas, una nueva cadena de pensamientos, un nuevo fenómeno natural, una ley recién descubierta en el mundo material derrumbaran todo el edificio de su ciencia, no importa: Siempre ha amado más la verdad que su sistema, y cambiará con gusto la forma antigua e insuficiente por otra nueva, más bella. En efecto, si ningún golpe del exterior hace añicos su edificio de ideas, él mismo será el primero en derribarlo, descontento, para restablecerlo más perfeccionado. A través de formas de pensamiento siempre nuevas y más bellas, la mente filosófica avanza hacia una excelencia superior, mientras que el erudito alimentado con pan, en un eterno estancamiento mental, vigila la estéril monotonía de sus concepciones escolares.”

Si tuviera que usar mis propias palabras, lo definiría como “estudiar la historia desde el punto de vista de los esfuerzos por despertar a la humanidad a nuestro verdadero propósito como seres hechos a imagen y semejanza de un creador vivo, amoroso y razonable- y las técnicas de aquellos oligarcas que a lo largo de milenios se han dedicado a aniquilar dicho orden natural”.

Si alguien me preguntara cómo puedo saber que alguien como el astrofísico Johannes Kepler (y no los alquimistas o numerólogos de la Royal Society) descubrió el principio que hemos dado en llamar “gravitación universal”, podría dar una respuesta utilizando la razón.

¿Cómo podría hacerlo?

Puedo estudiar los escritos originales de Kepler (desde su Mysterium Cosmographicum, su Copo de Nieve de Seis Siete, Óptica, Nueva Astronomía, Harmonice Mundi, o correspondencias) y seguir cómo guía mi mente en su viaje de descubrimiento.

 

El caso de la mente de Kepler

Haciendo esto, puedo ver cuáles fueron sus falsos supuestos que impidieron sus descubrimientos, puedo encontrar los datos anómalos que encontró y que hicieron fracasar las teorías/modelos explicativos dominantes de su época, puedo seguir esas hipótesis fallidas que generó en sus múltiples intentos de resolver las paradojas y puedo seguir sus potentes hipótesis finales que resolvieron las paradojas con éxito generando conceptos de solución probados. Puedo leer a Kepler contándome cómo y por qué hizo lo que hizo a lo largo de sus obras.

Incluso puedo enfocar la cuestión desde el ángulo de un historiador y evaluar el mundo en el que vivió Kepler, y repasar las batallas que estaban teniendo lugar en su época, mientras Alemania se deslizaba hacia la Guerra de los 30 Años, y de la que él formó parte. Puedo analizar qué efectos tuvo sobre generales (como Wallenstein, a quien asesoró), príncipes e incluso otros científicos de su época. Puedo estudiar cómo combatió a los seguidores ocultistas de Francisco Zorzi como Robert Fludd (así como a los baconianos, hobbesianos y aristotélicos que intentaban crear una falsa oposición con los ocultistas redefiniendo “Mente y razón” como limitadas a nuestras percepciones sensoriales mezcladas con lógica computacional (véase: aristotélica).

Edgar Allen Poe (seguidor de Schiller) abordó estas falsas escuelas de pensamiento en su casi olvidado ensayo de 1848 “Eureka: Un poema en prosa” y definió cada uno de los falsos métodos como las escuelas del razonamiento “rastrero” (deductivo) frente al “rastrero” (inductivo).

En su ensayo, Poe señala que estas dos escuelas sirven como jaulas invisibles para las almas que anhelan volar, y cita los descubrimientos de Johannes Kepler como punto de contraste.

Poe escribe:

“Kepler era esencialmente un teórico; pero este título, ahora de tanta santidad, era, en aquellos antiguos días, una designación de supremo desprecio. Sólo ahora los hombres comienzan a apreciar a ese divino anciano, a simpatizar con la rapsodia profética y poética de sus siempre memorables palabras”. Por mi parte”, continúa el desconocido corresponsal, “resplandezco con un fuego sagrado cuando pienso en ellas, y siento que nunca me cansaré de repetirlas: al concluir esta carta, permítanme tener el verdadero placer de transcribirlas una vez más: “No me importa si mi obra es leída ahora o por la posteridad. Puedo permitirme esperar un siglo a los lectores, cuando Dios mismo ha esperado seis mil años a un observador. Triunfé. He robado el secreto dorado de los egipcios. Daré rienda suelta a mi furia sagrada”. ”

Durante su corta pero potente vida, Johannes Kepler luchó simultáneamente contra los dos falsos extremos e hizo enormes descubrimientos universales mientras sus oponentes no lograban hacer ningún descubrimiento.

Donde Kepler hizo transparente el proceso de razonamiento de su mente para que las generaciones futuras lo reexperimentaran por sí mismas… sus oponentes sólo generaron especulaciones indemostrables siempre inmunes al escrutinio de la indagación razonable, y modelos descriptivos carentes de sustancia.

Puedo hacer el mismo ejercicio con el seguidor de Kepler, Gottfried Leibniz (1646-1716), cuya mente es extremadamente transparente en todas sus obras originales, y que también está luchando contra los mismos ocultistas/materialistas que Kepler combatió 50 años después de su muerte en 1630.

 

El caso de Gottfried Leibniz

Al igual que Kepler, puedo seguir el método de pensamiento y las líneas de razonamiento de Leibniz leyendo sus obras originales, ya sean sus Discursos sobre Metafísica, Specimen Dynamica, Nuevos Ensayos sobre el Entendimiento, Debates con Samuel Clark, o su revista científica Acta Eruditorum, donde él (y otros grandes científicos continentales como los hermanos Bernoulli, Christian Huygens, etc.) hace que sus experimentos, hipótesis y descubrimientos sean transparentes para que cualquiera pueda explorarlos. Esto es algo que nunca hace la colmena ocultista rosacruz británica que dirige Isaac Newton desde Cambridge y la Royal Society.

Sus escritos originales están llenos de fórmulas descriptivas, oscurantismo, lógica estadística, pero nunca, en ningún caso, encontramos un proceso claro de razón creativa transparente para cualquiera que desee saber CÓMO alguien como Newton descubrió la gravedad o el cálculo.

La realidad de este método délfico me fue dada a conocer personalmente por primera vez por la figura de Lyndon LaRouche (1923-1919), cuya tesis del choque de las dos tradiciones científicas opuestas, había encontrado por primera vez en 2006. Las reflexiones de LaRouche sobre este tema son profundas, y fueron tan alucinantes que me dediqué durante años a estudiar textos originales para comprobar si lo que decía era cierto.

Después de casi 18 años de investigar obsesivamente esta tesis, me he convencido firmemente de que es cierto.

En pocas palabras, la técnica funciona de la siguiente manera:

  1. Intentar impedir los descubrimientos a toda costa.
  2. Si tales esfuerzos fracasan, y la gente hace descubrimientos contra todo pronóstico, entonces robar sus descubrimientos, y cooptarlos.
  3. Una vez conseguido esto, esculpir la sustancia dejando sólo la cáscara de fórmulas descriptivas y mitos de semidioses heroicos que sólo necesitan que les caiga fruta en la cabeza para que se produzcan descubrimientos… o que, como Descartes, sólo necesitan dormir ellos mismos para descubrir en estados de trance tumbados en la cama.

Luego, como en el caso anterior de Kepler, puedo cambiar de marcha y analizar la vida de Leibniz desde el punto de vista de un historiador y examinar las batallas políticas que configuraron el mundo en el que Leibniz vivió y que Leibniz, a su vez, configuró. Puedo repasar el trabajo de Leibniz con el Zar Pedro el Grande, su labor fundando academias científicas en Alemania y Rusia y sus esfuerzos diplomáticos para crear una cooperación beneficiosa para todos entre todas las naciones de Europa e incluso una cooperación económica con China.

Puedo repasar los esfuerzos de Leibniz por construir naciones industriales soberanas liberadas de feudalismos y puedo repasar sus esfuerzos por casi convertirse en Primer Ministro de Inglaterra a través de su alumna electa Sofía de Hannover, a quien aseguró que sería la siguiente en la línea de sucesión después de la Reina Ana (la prematura muerte de la Reina Ana en 1714, seguida de la muerte de Sofía poco después, tristemente puso fin a este plan).

Puedo investigar cómo Leibniz desempeñó un papel directo con Jonathan Swift y los principales científicos-republicanos de América para crear las bases de la revolución americana, y puedo repasar sus batallas con ocultistas y materialistas que aparecen en todas sus obras (incluidos sus diálogos platónicos como los Nuevos ensayos sobre el entendimiento humano que derrocan todo el paradigma imperial aristotélico de John Locke).

Desde este punto de vista, puedo volver a visitar obras “autorizadas” “sobre” Kepler y Leibniz leyendo obras de “autoridades” como Arthur Koestler (Los sonámbulos), Dame Frances Yates (La Ilustración Rosacruz), Alexandre Koyre (La revolución astronómica) o Thomas Kuhn (La estructura de las revoluciones científicas)… y al hacerlo, puedo ver claramente cómo difunden falsedades sobre los métodos de pensamiento de Kepler, Leibniz y otros grandes científicos de la época.

Puesto que se trata de autoridades modernas que profesan haber leído las obras de aquellas figuras a las que comentan, significa o que estas autoridades son incompetentes o que mienten intencionadamente para oscurecer verdades peligrosas que los oligarquistas que intentan manejar la humanidad desean que se mantengan oscurecidas.

 

Obscureciendo a Platón

Recientemente, el grupo de estudio semanal de la Fundación Marea Creciente terminó de leer La verdad sobre Platón, de Charles Tate, que ilustra las líneas de batalla geopolíticas antes, durante y después de la vida de Platón que configuraron el mundo de Platón y que él, a su vez, configuró tanto a través de sus diálogos como a través de su vasta red internacional de colaboradores EN OPOSICIÓN a los sacerdocios ocultos que estaban en el corazón de todo el mal que operaba en el antiguo mundo occidental (como lo seguían estando en la época de Kepler y en la nuestra). Así podremos apreciar las obras originales de Platón y su uso de las ironías mucho más claramente de lo que podríamos hacerlo si utilizáramos el método popular erróneo avalado por los académicos que ignora lo que Platón está diciendo realmente, cómo lo está diciendo y por qué está diciendo/haciendo lo que está diciendo/haciendo en el contexto de la historia universal.

Platón, Kepler, Leibniz y este estudio de la historia universal me han enseñado a confiar en los poderes de discernimiento de mi mente usando la razón moral, de tal manera que SI digo algo de importancia sobre cualquier tema, hago lo posible por declarar 1) si estoy hipotetizando o 2) si tengo conocimiento de aquello de lo que hablo porque realmente lo he examinado en profundidad antes de pronunciarlo.

Y si alguien me rebate en algo de lo que expongo, porque tiene una opinión diferente, estoy dispuesto a 1) defender mi postura utilizando la razón, y si se me presenta una línea de razonamiento mejor que no había considerado, estoy dispuesto a 2) abandonar mi falsa hipótesis.

En cualquier caso, espero poder justificar mis convicciones y juicios sobre cualquier tema basándome en razones que no se limiten a montañas de conjeturas ni se remitan a autoridades.

 

El persistente problema del ocultismo

Para reafirmar el tema de este post en palabras ligeramente diferentes: Nuestra sociedad ha sido inducida a la locura por diseño al aceptar la normalización del razonamiento deshonesto/perezoso que promueve creencias en el “conocimiento” totalmente desprovistas de descubrimientos creativos.

En lugar del tipo de cultivo natural de vidas mentales maduras y sanas y de las identidades sanas asociadas que corresponden a una sociedad verdaderamente humana, nuestra sociedad oligárquica dirigida por un sacerdocio ocultista de semidioses autoproclamados nos ha engañado con falsas opciones y falsos dualismos creyendo que la mente está o bien 1) limitada a la lógica de estilo informático en un extremo o 2) gobernada por el misticismo ocultista irracionalista disfrazado de Espiritualidad en el otro extremo.

Como vemos en una investigación de la historia universal, los pensadores empiristas empedernidos que conforman un bando son a menudo también ocultistas ocultos del bando “espiritualista” al que profesan oponerse. Tome una lista de miembros de la Real Sociedad Británica de los últimos tres siglos y cuente a los ocultistas rosacruces, hermetistas, teósofos y gnósticos que operan a través del Colegio Invisible de Harry Potter. Luego cuente a los lógicos y “científicos empiristas” que han sido miembros de la Sociedad Británica para la Investigación Psíquica persiguiendo fantasmas.

La lista es larga.

Las simples verdades universales de por qué somos, qué es nuestra mente y por qué es nuestra mente, accesibles mediante el uso de un genuino razonamiento platónico impulsado por descubrimientos reales, han sido prohibidas-verboten en todo el mundo moderno. En realidad no debería decir “mundo moderno”, ya que la doble trampa de la lógica materialista frente al misticismo/ocultismo que interactúa con fuerzas sobrenaturales ha estado en el centro de toda la historia del mundo.

La investigación de cómo funciona la mente en un estado saludable de descubrimiento está al alcance de cualquiera, independientemente de su casta, religión, raza o entorno temporal, simplemente trabajando (es decir, reexperimentando a través del trabajo mental y la enseñanza) los escritos originales de aquellos que probadamente hicieron descubrimientos y estaban sintonizados con este sentido inmortal superior del Ser, del que Platón, Kepler y Leibniz son figuras ejemplares.

Mientras nos acerquemos a estas y otras grandes mentes potentes maduras similares desde sus propios escritos, y sus acciones que participaron en la historia universal, entonces este ejercicio siempre dará buenos frutos.

 

Dr. Abdullah As-Sueid: Cómo el ocultismo influye en Occidente

 

“Nuevas Verdades”… Liberadas de la Razón

“La mente es la asesina de lo real… que los discípulos maten a la asesina”. -Helena Blavatsky

“Todo lo que llamamos real está hecho de cosas que no pueden considerarse reales” -Niels Bohr

En conclusión: En la actualidad, existen muchas interpretaciones de “autoridades académicas” (véase: “porteros modernos”) que hacen afirmaciones sobre la gnosis ocultista de figuras como Platón, o Kepler o Leibniz, etc., proyectando sobre ellos las características de los místicos rosacruces de la Royal Society británica.

La lógica utilizada por estos grupos tiende a ser algo similar a esto:

“SI los grandes gigantes de la ciencia a los que debemos rendir pleitesía (como Sir Francis Bacon, Sir Isaac Newton, Nicolai Tesla, el mentor de Tesla Sir William Crookes, Niels Bohr, etc) eran ocultistas, y puesto que la lógica lineal no funciona cuando se intenta trazar un universo no lineal- y puesto que ‘lógica lineal=razón’, ENTONCES todos los descubridores de cualquier cosa deben haber sido místicos que “caminaron dormidos” hacia sus descubrimientos, posiblemente con la ayuda de drogas alucinógenas, entrando en trances, canalizando ‘espíritus/maestros ascendidos'”.

Los que se dejan engañar por este tipo de trucos ilusionistas se encuentran con vallas eléctricas que se construyen lentamente (¿o rápidamente?) dentro de sus cabezas, impidiéndoles aprender cómo sus propias mentes fueron diseñadas para ser utilizadas, lo que resulta en una incapacidad para cumplir el mandato de Sócrates de “conócete a ti mismo”, o construir una espiritualidad sustancial (que no está separada del desarrollo de la razón, como algunos quieren creer).

Aquellos que se encuentran seducidos por estas mentiras populares tienden a no molestarse por el hecho de que no sólo están desprovistas de cualquier posibilidad de inspección razonable, sino que son, con toda probabilidad, el efecto directo de falsos mitos que han sido hilados para esclavizarnos mientras dan a los titiriteros de las sombras un mayor control sobre la humanidad.

Un claro caso de estudio de esta escuela deshonesta se encuentra entre los teósofos que fueron establecidos por una princesa mística rusa llamada Helena Blavatsky.

Los cultos teósofos dieron origen a cada uno de los movimientos fascistas del siglo XX (convirtiéndose incluso en la fuente de la esvástica utilizada por los nazis y la cosmología de la Sociedad Thule), pero también a una miríada de cultos OVNI después de la Segunda Guerra Mundial que a menudo adoptaron proclividades extremadamente luciferinas.

Esta lista incluye, pero no se limita a, cultos OVNI como los creados por George Adamski, el miembro de la OTO L. Ron Hubbard, la Hermandad de Saturno de la OTO (rama de la Logia Pansófica), el “Colegio Invisible” de J. Allen Hynek de ocultistas dedicados a revivir una nueva espiritualidad gnóstica impulsada por los OVNIs, David Icke (cuya cosmología está totalmente arraigada en la Teosofía), y la Hermandad de Saturno de la OTO. Allen Hynek, el “Colegio Invisible” de ocultistas dedicados a revivir una nueva espiritualidad gnóstica impulsada por los ovnis, David Icke (cuya cosmología está totalmente arraigada en la teosofía), la Fundación Nueva Atlántida de Dimitrije Mitrinovic, los Realianos de Claude Vorilhon (cuyo símbolo consistía en una esvástica fusionada con una estrella de David), el Falun Gong de Li Hongxi, y muchos muchos más.

Un tema importante de todos y cada uno de los cultos teosóficos implica a líderes que proclaman tener el poder de canalizar mensajes de varios tipos de maestros ascendidos, entidades espirituales desencarnadas, ángeles, etc… y que testifican que han alcanzado la “gnosis” (es decir: formas de conocimiento desprovistas del uso de la razón) a través de ritos de iniciación en ‘misterios’, dándoles poderes para leer los registros Akáshicos, proyectarse astralmente, leer las mentes de sus seguidores, y “ver” clarividentemente vidas pasadas y futuras.

Como nota al margen, el teósofo Walter Evans-Wentz tradujo la primera edición inglesa del Libro Tibetano de los Muertos en 1927, y que fue la única traducción inglesa disponible durante varias décadas hasta los años 70 – que fue un texto sagrado tanto para los ocultistas nazis Thule como para los hedonistas de la contracultura de la Nueva Era de Esalen después de la Segunda Guerra Mundial.

Además del hecho de que Evens-Wentz, que nunca aprendió a hablar ni a escribir tibetano, fue sorprendido inventando interpretaciones enteras del libro a partir de su propia imaginación (expuesto por John Myrdhin Reynolds en Autoliberación: Through Seeing with Naked Awareness), en el propio libro aparecía el mismo símbolo de la Esvástica-Estrella de David popularizado más tarde por los raelianos.

Es una maravilla cómo y por qué tantos movimientos de “historia alternativa”, e incluso ideas dominantes, se dejan influenciar por la ideología teosófica, considerando el hecho de que se ha descubierto en múltiples ocasiones que Mme Blavatsky era un fraude, al igual que tantos canalizadores.

Además, Blavatsky era parte directa de operaciones de inteligencia masónicas de alto nivel conectadas directamente con Giuseppe Mazzini, y agencias masónicas en los EE.UU., Martinistas rusos y ocultistas franceses que eran todos demostrablemente parte del programa para revivir las antiguas escuelas de misterio paganas bajo una nueva era lucifariana.

Todos los intentos de estos grupos por moldear la visión que la sociedad tiene de la “ciencia” y la “espiritualidad” a lo largo de los últimos 130 años están diseñados de forma bastante explícita para destruir cualquier sentido de la razón humana, unido a la moralidad en todas las culturas de la Tierra. Este objetivo de crear una filosofía perenne fundada en estados espiritualizados de éxtasis, trances, uso de drogas y la desactivación de la razón creativa es un tema común que encontramos promovido por los oligarquistas que se extiende a través del tiempo y el espacio como un tema unificador de la historia universal.

En el siglo XXI, esta obsesión por un renacimiento pagano se ha nutrido de fuertes dosis de transhumanismo, adoración a Gaia, idolatría por el fenómeno “extraterrestre” (demonios gnósticos rebautizados), y el gusto por comer bichos.

Todo lo que digo puedo demostrarlo con razones si se me cuestiona. También espero eso de los demás.

 

El empirismo británico aristotélico impuesto por cultistas rosacruces es el origen de la crisis epistemológica de la ciencia y el mal al que nos enfrentamos hoy en día

 

Fuente:

Matthew Ehret, en Knowing vs Believing: Navigating out of the Cave. 19 de febrero de 2024.

Contenidos

Este ejercicio del histoiador revisionista Matthew Ehret tiene el objetivo de ayudar a comprender cómo las antiguas religiones paganas de misterio fueron revividas por...

Ciencia y Tecnología

En esta presentación reciente para el Comité de Investigación Internacional de Crímenes contra la Humanidad (ICIC), el historiador revisionista Matthew Ehret explica por qué...

Ciencia y Tecnología

Nota del editor: La historia enseña por identidad, pero sobre todo por analogía. En este artículo, el historiador Matthew Ehret identifica los patrones y...

Contenidos

El historiador Matthew Ehret afirma que es innegable que África está en movimiento y finalmente está surgiendo la búsqueda de la independencia económica, negada...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram