Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

La asociación entre el Wellcome Trust británico, DARPA y Silicon Valley como ‘salto hacia la destrucción de la humanidad’

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



La fundación de investigación médica más rica del mundo, el Wellcome Trust británico, se ha asociado con un par de antiguos directores de DARPA que construyeron las fábricas de chatarra de Silicon Valley para dar paso a una era de vigilancia de pesadilla, incluso para bebés de tan solo tres meses. Su agenda sólo puede avanzar si lo permitimos. La versión original de este artículo, en inglés y con enlaces, puede consultarse en Unlimited Hangout.

 

Por Whitney Webb

Una organización británica sin ánimo de lucro vinculada a la corrupción mundial durante la crisis del COVID-19, así como con vínculos históricos y actuales con el movimiento eugenésico del Reino Unido, lanzó el año pasado un equivalente de DARPA centrado en la salud mundial. La medida pasó prácticamente desapercibida tanto para los medios de comunicación convencionales como para los independientes.

El Wellcome Trust, que podría decirse que ha sido el segundo en influir en los acontecimientos durante la crisis del COVID-19 y la campaña de vacunación, lanzó su propio equivalente global de la agencia de investigación secreta del Pentágono el año pasado, oficialmente para combatir los “desafíos de salud más apremiantes de nuestro tiempo.” Aunque se concibió por primera vez en 2018, esta iniciativa particular de Wellcome Trust se escindió de la fundación el pasado mes de mayo con 300 millones de dólares de financiación inicial. Rápidamente atrajo a dos antiguos ejecutivos de DARPA, que anteriormente habían servido en las altas esferas de Silicon Valley, para gestionar y planificar su cartera de proyectos.

Este DARPA de la salud global, conocido como Wellcome Leap, pretende conseguir “soluciones científicas y tecnológicas rompedoras” para 2030 o antes, centrándose en “complejos retos sanitarios globales”. El Wellcome Trust se muestra abierto sobre cómo Wellcome Leap aplicará los enfoques de Silicon Valley y las empresas de capital riesgo al sector de la salud y las ciencias de la vida. Como es lógico, sus tres programas actuales están preparados para desarrollar tecnologías médicas increíblemente invasivas y, en algunos casos, abiertamente transhumanistas, incluido un programa centrado exclusivamente en el uso de inteligencia artificial (IA), sensores móviles y tecnología de mapeo cerebral portátil para niños de tres años o menos.

Esta investigación de Unlimited Hangout explora no sólo los cuatro programas actuales de Wellcome Leap, sino también las personas que están detrás. La imagen resultante es la de un proyecto increíblemente siniestro que supone no sólo una gran amenaza para la sociedad actual, sino para el futuro de la propia humanidad. Una próxima investigación de Unlimited Hangout examinará la historia del Wellcome Trust junto con su papel en los acontecimientos recientes y actuales.

 

El liderazgo de Leap: Fusión de hombre y máquina para el ejército y Silicon Valley
Discurso de Regina Dugan en el F8 2017 de Facebook. Fuente: YouTube.

Discurso de Regina Dugan en el F8 2017 de Facebook. Fuente: YouTube.

Las ambiciones del Wellcome Leap quedan claras por la mujer elegida para dirigirlo, la ex directora de DARPA del Pentágono, Regina Dugan. Dugan comenzó su carrera en DARPA en 1996; dirigió un grupo de trabajo antiterrorista en 1999 antes de dejar DARPA un año después. Tras dejar DARPA, cofundó su propia empresa de capital riesgo, Dugan Ventures, y luego se convirtió en asesora especial del vicejefe del Estado Mayor del Ejército de Estados Unidos de 2001 a 2003, lo que coincidió con las invasiones de Afganistán e Irak. En 2005, creó una empresa de tecnología centrada en la defensa llamada RedXDefense, que contrata con el ejército y específicamente para DARPA.

En 2009, bajo la administración Obama, Dugan fue nombrada directora de DARPA por el Secretario de Defensa Robert Gates. Se habló mucho de que era la primera mujer directora de la agencia, pero se la recuerda mejor en la agencia por su enfoque de la innovación denominado “Fuerzas Especiales”. Durante su mandato, creó la ya desaparecida Oficina de Tecnología de Convergencia Transformacional de DARPA, que se centraba en las redes sociales, la biología sintética y la inteligencia artificial. Muchos de los temas gestionados anteriormente por esa oficina son ahora supervisados por la Oficina de Tecnologías Biológicas de DARPA, que fue creada en 2014 y se centra en todo, “desde los microbios programables hasta la simbiosis hombre-máquina.” La Oficina de Tecnologías Biológicas, al igual que Wellcome Leap, persigue una mezcla de programas de biotecnología “centrados en la salud” y esfuerzos transhumanistas.

Justo antes de dejar el cargo más alto en DARPA, Dugan dio luz verde a las inversiones iniciales de la agencia en la tecnología de vacunas de ARNm, lo que llevó a las inversiones de DARPA en Pfizer y Moderna poco después. El científico de DARPA que presionó a Dugan para que respaldara el programa, Dan Wattendorf, trabaja ahora como director de Soluciones Tecnológicas Innovadoras en la Fundación Bill y Melinda Gates.

Aunque los esfuerzos de Dugan en DARPA son recordados con cariño por quienes se dedican a la seguridad nacional, y también por los de Silicon Valley, Dugan fue investigada por conflictos de intereses durante su etapa como directora de DARPA, ya que su empresa RedXDefense adquirió millones en contratos del Departamento de Defensa durante su mandato. Aunque se había recusado de cualquier papel formal en la empresa mientras dirigía DARPA, siguió teniendo una importante participación financiera en la compañía, y una investigación militar descubrió más tarde que había violado las normas éticas en un grado significativo.

En lugar de rendir cuentas de alguna manera, Dugan pasó a ser una alta ejecutiva de Google, donde fue contratada para dirigir el Grupo de Tecnología y Productos Avanzados (ATAP) de Google, que se había escindido de Motorola Mobility tras la adquisición de esa empresa por parte de Google en 2012. El ATAP de Google siguió el modelo de DARPA y empleó a otros ex funcionarios de DARPA además de Dugan.

En Google, Dugan supervisó varios proyectos, incluido lo que ahora es la base del negocio de “realidad aumentada” de Google, entonces conocido como Proyecto Tango, así como ropa “inteligente” en la que se tejían sensores multitáctiles en los tejidos. Otro proyecto que dirigió Dugan consistió en el uso de un “tatuaje digital” para desbloquear los teléfonos inteligentes. Quizá lo más polémico sea que Dugan también estuvo detrás de la creación de una “píldora de autentificación digital”. Según Dugan, cuando se ingiere la píldora, “todo tu cuerpo se convierte en tu token de autentificación”. Dugan enmarcó la píldora y muchos de sus otros esfuerzos en Google como un trabajo para arreglar “el desajuste mecánico entre los seres humanos y la electrónica” mediante la producción de tecnología que fusiona el cuerpo humano con las máquinas en diversos grados. Mientras ejercía este cargo en Google, Dugan presidió un panel en la Iniciativa Global Clinton de 2013 llamado “Game-Changers in Technology” y asistió a la reunión de Bilderberg de 2015, donde la IA fue uno de los principales temas de debate.

En 2016, Dugan dejó Google para irse a Facebook, donde fue elegida para ser la primera directora de la agencia de investigación equivalente a DARPA de Facebook, entonces conocida como Building 8. Los vínculos de DARPA con los orígenes de Facebook se analizaron en un reciente informe de Unlimited Hangout. Bajo la dirección de Dugan, Building 8 invirtió fuertemente en la tecnología de interfaz cerebro-máquina, que desde entonces ha producido las pulseras “neural wearable” de la compañía, que afirman ser capaces de anticipar los movimientos de la mano y los dedos sólo a partir de señales cerebrales. Facebook mostró prototipos del proyecto a principios de este año.

Dugan dejó Facebook apenas dieciocho meses después de incorporarse a Building 8, anunciando sus planes de “centrarse en la construcción y el liderazgo de una nueva empresa”, lo que aparentemente era una referencia a Wellcome Leap. Más tarde, Dugan dijo que era como si se hubiera estado entrenando para su papel en Wellcome Leap desde que entró en la fuerza de trabajo, enmarcándolo como el pináculo de su carrera. Cuando se le preguntó en una entrevista a principios de este año quiénes son los clientes de Wellcome Leap, Dugan dio una respuesta larga pero esencialmente respondió que el proyecto sirve a las industrias biotecnológica y farmacéutica, a organizaciones internacionales como la ONU y a asociaciones público-privadas.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Además de su papel en Wellcome, Dugan también es miembro del grupo de trabajo patrocinado por el Consejo de Relaciones Exteriores sobre la política de tecnología e innovación de Estados Unidos, que se formó en 2019. Otros miembros son Reid Hoffman, de LinkedIn, James Manyika, presidente mundial del Instituto McKinsey, Eric Schmidt, exdirector de Google, y Eric Lander, el polémico asesor científico principal del presidente Biden.

El otro ejecutivo de Wellcome Leap, el director de operaciones Ken Gabriel, tiene una trayectoria muy ligada a la de Dugan. Gabriel, al igual que Dugan, fue director de programas en DARPA, donde dirigió la investigación de sistemas microelectromecánicos (MEMS) de la agencia entre 1992 y 1996. Fue director adjunto de DARPA de 1995 a 1996 y se convirtió en director de la Oficina de Tecnología Electrónica de 1996 a 1997, donde al parecer era responsable de aproximadamente la mitad de todas las inversiones federales en tecnología electrónica. En DARPA, Gabriel trabajó estrechamente con el FBI y la CIA.

Ken Gabriel – COO of Wellcome Leap. Source: Wellcome Leap.

Ken Gabriel – COO of Wellcome Leap. Source: Wellcome Leap.

Gabriel dejó la DARPA por la Universidad Carnegie Mellon, donde estuvo a cargo de la Oficina de Tecnologías de Seguridad tras el 11 de septiembre de 2001. Esa oficina se creó después del 11-S específicamente para ayudar a satisfacer las necesidades de seguridad nacional del gobierno federal, según el anuncio del programa de Carnegie Mellon. Por esa misma época, Gabriel pasó a ser considerado “el arquitecto de la industria de los MEMS” gracias a su anterior trabajo en DARPA y a la fundación de la empresa de semiconductores Akustica, centrada en los MEMS, en 2002. Fue presidente y director de tecnología de Akustica hasta 2009, momento en el que volvió a trabajar en DARPA, donde ejerció de subdirector de la agencia, trabajando directamente bajo las órdenes de Regina Dugan.

En 2012, Gabriel siguió a Dugan hasta el Grupo de Tecnología y Productos Avanzados de Google, del que fue responsable de su creación. Según Gabriel, los cofundadores de Google, Larry Page y Sergey Brin, encargaron a Gabriel que creara “un modelo de DARPA del sector privado” a partir de Motorola Mobility. Regina Dugan fue puesta al frente, y Gabriel volvió a ser su adjunto. En 2013, Dugan y Gabriel escribieron conjuntamente un artículo para la Harvard Business Review sobre cómo el enfoque de innovación de las “Fuerzas Especiales” de DARPA podría revolucionar los sectores público y privado si se aplicara más ampliamente. Gabriel dejó Google en 2014, mucho antes que Dugan, para ser presidente y director general de Charles Stark Draper Laboratories, más conocido como Draper Labs, que desarrolla “soluciones tecnológicas innovadoras” para la comunidad de seguridad nacional, con un enfoque en sistemas biomédicos, energía y tecnología espacial. Gabriel ocupó ese puesto hasta que renunció abruptamente en 2020 para codirigir Wellcome Leap con Dugan.

Además de su papel en Wellcome, Gabriel también es un “pionero de la tecnología” del Foro Económico Mundial y forma parte del consejo de administración de Galvani Bioelectronics, una empresa conjunta de GlaxoSmithKline, íntimamente ligada a Wellcome Trust, y la filial de Google Verily. Galvani se centra en el desarrollo de “medicamentos bioelectrónicos” que implican la “modulación de las señales neuronales mediante implantes”, en un impulso abierto de la industria farmacéutica y Silicon Valley para normalizar los “medicamentos” transhumanistas. El antiguo presidente del consejo de administración de Galvani, en el que participa Gabriel, fue Moncef Slaoui, que dirigió el programa de desarrollo y distribución de la vacuna estadounidense COVID-19 Operación Warp Speed. Slaoui fue relevado de su cargo en Galvani el pasado mes de marzo por unas denuncias de acoso sexual bien fundamentadas.

 

La conexión entre el coronavirus y el monopolio angloamericano de la guerra, el comercio y la cultura

 

Jeremy Farrar, director de narrativa de Pandemia

Mientras que Dugan y Gabriel dirigen ostensiblemente el equipo, Wellcome Leap es una idea de Jeremy Farrar y Mike Ferguson, que son sus directores. Farrar es el director del propio Wellcome Trust, y Ferguson es vicepresidente de la junta de gobernadores del Trust. Farrar es director del Wellcome Trust desde 2013 y ha participado activamente en la toma de decisiones críticas al más alto nivel mundial desde el inicio de la crisis de la COVID. También es un colaborador de la agenda del Foro Económico Mundial y copresidió la reunión de África del FEM en 2019.

El Wellcome Trust de Farrar también es un socio estratégico del FEM y cofundó la Plataforma de Acción COVID con el FEM. Más recientemente, Farrar estuvo detrás de la creación de la iniciativa COVID-Zero de Wellcome, que también está vinculada al FEM. Farrar ha enmarcado esa iniciativa como “una oportunidad para que las empresas avancen en la ciencia que acabará reduciendo la disrupción empresarial”. Hasta ahora ha convencido a titanes de las finanzas, como Mastercard y Citadel, para que inviertan millones en investigación y desarrollo en organizaciones favorecidas por el Wellcome Trust.

El director del Wellcome Trust, Jeremy Farrar, con el copresidente del NTI, Sam Nunn, que dirigió el ejercicio "Dark Winter" de 2001. Fuente: NTI.com.

El director del Wellcome Trust, Jeremy Farrar, con el copresidente del NTI, Sam Nunn, que dirigió el ejercicio “Dark Winter” de 2001. Fuente: NTI.com.

Algunos de los controvertidos proyectos de investigación médica de Wellcome en África, así como sus vínculos con el movimiento eugenésico del Reino Unido, fueron explorados en un artículo publicado en diciembre en Unlimited Hangout. Ese informe también explora las íntimas conexiones de Wellcome con la vacuna COVID-19 de Oxford-AstraZeneca, cuyo uso ha sido restringido o prohibido en varios países. Como se menciona en la introducción, el propio Wellcome Trust es objeto de una próxima investigación de Hangout ilimitado (Parte 2).

Jeremy Farrar, nacido en Singapur en 1961, había sido anteriormente director de la Unidad de Investigación Clínica de la Universidad de Oxford en Ciudad Ho Chi Minh, a partir de 1998. Durante ese tiempo, fue autor de numerosos trabajos de investigación epidemiológica. En un artículo del Financial Times de 2014 afirmaba que su decisión de trasladarse a Vietnam se debía a su desprecio por las salas de conferencias llenas de hombres blancos. El sudeste asiático era, obviamente, un entorno mucho menos regulado para alguien de la industria de la investigación médica que quisiera dedicarse a la investigación innovadora. Aunque estaba basado en Vietnam, Farrar fue enviado por Oxford a varios lugares del mundo para estudiar epidemias que se producían en tiempo real. En 2009, cuando la gripe porcina causaba estragos en México, Farrar se subió a un avión para meterse de lleno en la acción, algo que también hizo en los posteriores brotes mundiales de ébola, MERS y gripe aviar.

En el último año han surgido muchas preguntas sobre el poder exacto que Farrar ejerce sobre la política de salud pública mundial. Recientemente, el principal asesor médico del presidente estadounidense, Anthony Fauci, se vio obligado a hacer públicos sus correos electrónicos y su correspondencia de marzo y abril de 2020 a petición del Washington Post. Los correos electrónicos divulgados revelan lo que parece ser una conspiración de alto nivel por parte de algunas de las principales autoridades médicas de los Estados Unidos para afirmar falsamente que el COVID-19 sólo podía tener un origen zoonótico, a pesar de los indicios de lo contrario. Los correos electrónicos estaban fuertemente redactados, como suelen serlo los correos electrónicos de este tipo, supuestamente para proteger la información de las personas implicadas, pero las redacciones “(b)(6)” también protegen gran parte de la aportación de Jeremy Farrar a estas discusiones. Chris Martenson, investigador económico y estudiante de post-doctorado de neurotoxicología y fundador de Peak Prosperity, ha tenido algunos comentarios perspicaces sobre el asunto, incluyendo la pregunta de por qué se ha ofrecido tal protección a Farrar dado que es el director de un “fideicomiso de caridad.” Martenson llegó a cuestionar por qué el Wellcome Trust estaba involucrado en absoluto en estas discusiones de alto nivel.

Un correo electrónico de Fauci, fechado el 25 de febrero de 2020 y enviado por Amelie Rioux de la OMS, afirmaba que el papel oficial de Jeremy Farrar en ese momento era “actuar como punto focal de la junta sobre el brote de COVID-19, para representar y asesorar a la junta sobre la ciencia del brote y la financiación de la respuesta.” Farrar había presidido anteriormente el Consejo Asesor Científico de la OMS. Los correos electrónicos también muestran la preparación, en un periodo de diez días, del artículo sobre los “orígenes” del SARS-CoV-2, que se tituló “El origen próximo del SARS-CoV-2” y fue aceptado para su publicación por Nature Medicine el 17 de marzo de 2020. El artículo afirmaba que el virus del SRAS-CoV-2 sólo podía tener un origen natural, en contraposición a la investigación de ganancia de función, una afirmación que antes se consideraba un evangelio en la corriente principal, pero que ha sido objeto de un considerable escrutinio en las últimas semanas.

 

Científicos británicos de alto nivel encubrieron investigación de armas biológicas para imponer la teoría del origen natural del COVID-19

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Dar forma a la presentación de la historia del origen de un virus de importancia mundial es algo en lo que Farrar ya ha participado. En 2004-5, se informó de que Farrar y su colega vietnamita Tran Tinh Hien, vicedirector del Hospital de Enfermedades Tropicales, fueron los primeros en identificar la reaparición de la gripe aviar (H5N1) en humanos. Farrar ha relatado la historia del origen en muchas ocasiones, declarando: “Fue una niña pequeña. Se contagió de un pato mascota que había muerto y que ella había desenterrado y vuelto a enterrar. Sobrevivió”. Según Farrar, esta experiencia le impulsó a fundar una red mundial en colaboración con la Organización Mundial de la Salud para “mejorar las respuestas locales a los brotes de enfermedades”.

Un artículo publicado por el Journal of Experimental Medicine de la Rockefeller University Press en 2009 se titula dramáticamente “Jeremy Farrar: When Disaster Strikes”. Farrar, al referirse a la historia del origen del H5N1 declaró “La gente de la OMS -y esto no es una crítica- decidió que era poco probable que el niño tuviera SARS o gripe aviar. Se fueron, pero el profesor Hien se quedó para hablar con la niña y su madre. La niña admitió que había estado bastante triste en los días anteriores con la muerte de su pato mascota. La niña y su hermano se habían peleado por enterrar el pato y, a causa de esta discusión, ella había vuelto, desenterrado el pato y lo había vuelto a enterrar, probablemente para que su hermano no supiera dónde estaba enterrado. Con estos antecedentes, el profesor Hien me llamó a casa y me dijo que estaba preocupado por el niño. Tomó algunas muestras de la nariz y la garganta del niño y las llevó al hospital. Esa noche el laboratorio hizo pruebas con las muestras y dieron positivo para la gripe A”.

Ahora que Farrar se ha revelado como parte instrumental del equipo que elaboró la historia oficial sobre los orígenes del SARS-CoV-2, sus anteriores afirmaciones sobre el origen de epidemias pasadas deberían ser examinadas.

Como director de una “fundación benéfica”, Jeremy Farrar es casi completamente irresponsable de su participación en la elaboración de narrativas controvertidas relacionadas con la crisis del COVID. Sigue estando a la vanguardia de la respuesta global al COVID, en parte lanzando el Fondo Wellcome Leap para “proyectos no convencionales, financiados a escala” como un intento manifiesto de crear una versión global y “benéfica” de DARPA. De hecho, Farrar, al concebir Wellcome Leap, se ha posicionado para ser tan decisivo, si no más, en la construcción de los cimientos de la era post-COVID como lo fue en la construcción de los cimientos de la propia crisis de COVID. Esto es significativo, ya que la directora general de Wellcome Leap, Regina Dugan, ha calificado la COVID-19 como el “momento Sputnik” de esta generación, que lanzará una nueva era de “innovación sanitaria”, de forma similar al lanzamiento del Sputnik, que inició una “era espacial” tecnológica global. Wellcome Leap tiene la firme intención de liderar el grupo.

 

Los “gobernantes” de la industria de la secuenciación genética

En contraste con las conexiones manifiestas con DARPA, Silicon Valley y Wellcome de los demás, el presidente del consejo de administración de Wellcome Leap, Jay Flatley, tiene un historial diferente. Flatley fue durante mucho tiempo director de Illumina, un gigante de hardware y software de secuenciación genética con sede en California que se cree que domina actualmente el campo de la genómica. Aunque abandonó el consejo de administración de Illumina en 2016, ha seguido ejerciendo como presidente ejecutivo de su consejo de administración. Flatley fue el primero en ser elegido para un puesto de liderazgo en Wellcome Leap, y fue el responsable de sugerir a Regina Dugan como directora general de la organización, según una entrevista reciente concedida por Dugan.

Illumina Campus. Source: Glassdoor.

Illumina Campus. Source: Glassdoor.

Como señala un perfil de Illumina en la revista de negocios Fast Company, Illumina “opera entre bastidores, vendiendo hardware y servicios a empresas e instituciones de investigación”, entre ellas 23andMe. La consejera delegada de 23andMe, Anne Wojcicki, hermana de la consejera delegada de YouTube, Susan Wojcicki, y esposa del cofundador de Google, Sergey Brin, declaró a Fast Company: “Es una locura. Illumina es como el gobernante de todo este universo y nadie lo sabe”. El informe señala que 23andMe, como la mayoría de las empresas que ofrecen secuenciación y análisis de ADN a los consumidores, utiliza máquinas producidas por Illumina.

En 2016, Illumina lanzó un “agresivo” plan de cinco años para “sacar la genómica de los laboratorios de investigación y llevarla a los consultorios médicos.” Dado el estado actual de las cosas, en particular el impulso mundial hacia las vacunas y terapias centradas en los genes, ese plan, que concluye este año, no podría haber sido más oportuno. El actual director general de Illumina, Francis DeSouza, ocupó anteriormente puestos clave en Microsoft y Symantec. También en 2016, los equipos ejecutivos de Illumina pronosticaron un futuro en el que los seres humanos se someten a pruebas genéticas desde el nacimiento hasta la tumba, tanto con fines sanitarios como comerciales.

Mientras que la mayoría de las empresas han pasado apuros financieros durante la pandemia de coronavirus, algunas han experimentado un enorme aumento de beneficios. Illumina ha visto duplicarse el precio de sus acciones desde el inicio de la crisis del COVID. Los más de mil millones de dólares de beneficios de la empresa durante el último ejercicio fiscal se vieron obviamente favorecidos por la rápida aprobación de las máquinas NovaSEQ 6000, que pueden analizar un gran número de muestras de COVID más rápidamente que otros dispositivos. Una máquina individual tiene un precio elevado de casi un millón de dólares, por lo que se encuentran principalmente en instalaciones de élite, laboratorios privados y universidades de primer nivel.

Además de su larga función de liderazgo en Illumina, Jay Flatley es también un “miembro digital” del Foro Económico Mundial, así como el principal director independiente de Zymergen, una empresa “pionera en tecnología” del FEM que está “repensando la biología y reimaginando el mundo”. Flatley, que también ha asistido a varias reuniones de Davos, se ha dirigido al FEM para hablar de la “promesa de la medicina de precisión [es decir, de genes específicos]”. En otra reunión del FEM, Flatley, junto con el Secretario de Sanidad del Reino Unido, Matt Hancock, promovió la idea de convertir en norma la secuenciación genómica de los bebés al nacer, afirmando que tenía “el potencial de cambiar el sistema sanitario de reactivo a preventivo”. Algunos de los presentes en el panel pidieron que la secuenciación genómica de los bebés acabe siendo obligatoria.

Además de Flatley como persona, Illumina como empresa es socia del FEM y desempeña un papel clave en su plataforma sobre el futuro de la atención sanitaria. Un alto ejecutivo de Illumina también forma parte del Consejo Global del Futuro de la Biotecnología del FEM.

Jay Flatley, presidente ejecutivo de Illumina, hablando en el Foro Económico Mundial de Davos 2018. Fuente: FEM.

Jay Flatley, presidente ejecutivo de Illumina, hablando en el Foro Económico Mundial de Davos 2018. Fuente: FEM.

 

HOPE

Wellcome Leap tiene actualmente cuatro programas: Multi-Stage Psych, Delta Tissue, 1KD y HOPE. HOPE fue el primer programa anunciado por Wellcome Leap y significa Órganos Humanos, Fisiología e Ingeniería. Según la descripción completa del programa, HOPE pretende “aprovechar el poder de la bioingeniería para avanzar en las células madre, los organoides y los sistemas y conexiones de órganos completos que recapitulan la fisiología humana in vitro y restauran las funciones vitales in vivo”.

Fuente: Wellcome Leap, https://wellcomeleap.org/hope/

Fuente: Wellcome Leap, https://wellcomeleap.org/hope/

HOPE consta de dos objetivos principales del programa. En primer lugar, pretende “crear una plataforma multiorgánica que recree las respuestas inmunológicas humanas con la suficiente fidelidad como para duplicar el valor predictivo de un ensayo preclínico con respecto a la eficacia, la toxicidad y la inmunogenicidad de las intervenciones terapéuticas”. En otras palabras, esta plataforma de bioingeniería que imita los órganos humanos se utilizaría para probar los efectos de los productos farmacéuticos, incluidas las vacunas, lo que podría crear una situación en la que los ensayos con animales se sustituyan por ensayos con órganos editados genéticamente y cultivados. Aunque este avance sería ciertamente útil en el sentido de reducir la experimentación animal, a menudo poco ética, confiar en un sistema tan novedoso para permitir que los tratamientos médicos pasen directamente a la fase de prueba en humanos también requeriría confiar en las instituciones que desarrollan ese sistema y en sus financiadores.

En la actualidad, el Wellcome Trust tiene demasiados lazos con actores corruptos de la industria farmacéutica, ya que comenzó siendo la rama “filantrópica” del gigante farmacéutico británico GlaxoSmithKline, como para que alguien confíe en lo que están produciendo sin una confirmación independiente real, dado el historial de algunos de sus socios en el falseamiento de datos de ensayos clínicos en animales y humanos para vacunas y otros productos.

El segundo objetivo de HOPE es abrir el uso de órganos híbridos máquina-humano para el trasplante en seres humanos. Este objetivo se centra en restaurar “las funciones de los órganos utilizando órganos cultivados o sistemas híbridos biológicos/sintéticos” con el objetivo posterior de crear un órgano humano totalmente transplantable al cabo de varios años.

Sin embargo, más adelante en la descripción del programa, el interés por fusionar lo sintético y lo biológico queda más claro cuando afirma “Ha llegado el momento de fomentar las sinergias entre los organoides, la bioingeniería y las tecnologías de inmunoingeniería, y de avanzar en el estado del arte de la biología humana in vitro . . construyendo sistemas controlables, accesibles y escalables”. El documento de descripción del programa también señala el interés de Wellcome en los enfoques de ingeniería genética para la “mejora de las propiedades deseadas y la inserción de marcadores rastreables” y la ambición de Wellcome de reproducir los bloques de construcción del sistema inmunológico humano y los sistemas de órganos humanos a través de medios tecnológicos.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.
¿Pequeños transhumanistas?

El segundo programa que llevará a cabo Wellcome Leap se llama “Los primeros 1000 días: Promoting Healthy Brain Networks”, que la organización abrevia como 1KD. Podría decirse que es el programa más inquietante porque pretende utilizar como sujetos de prueba a niños pequeños, concretamente a bebés de tres meses a niños de tres años. El programa está supervisado por Holly Baines, que anteriormente fue directora de desarrollo de estrategias para Wellcome Trust antes de incorporarse a Wellcome Leap como directora del programa 1KD.

Fuente: Wellcome Leap, https://wellcomeleap.org/1kd/

Fuente: Wellcome Leap, https://wellcomeleap.org/1kd/

1KD se centra en el desarrollo de “formas objetivas y escalables de evaluar la salud cognitiva de los niños” mediante el seguimiento del desarrollo y la función del cerebro de bebés y niños pequeños, lo que permite a los profesionales “estratificar el riesgo de los niños” y “predecir las respuestas a las intervenciones” en los cerebros en desarrollo.

El documento de descripción del programa señala que, hasta este momento, “nuestra principal ventana al cerebro en desarrollo han sido las técnicas de neuroimagen y los modelos animales, que pueden ayudar a identificar biomarcadores cuantitativos de la salud de la red [neuronal] y caracterizar las diferencias de la red que subyacen a los comportamientos”. A continuación, afirma que los avances tecnológicos “están abriendo posibilidades adicionales en los niños pequeños”.

La descripción del programa continúa diciendo que las redes neuronales artificiales, una forma de IA, “han demostrado la viabilidad de modelar el proceso de poda de la red y la adquisición de comportamientos complejos de forma muy similar a la de un cerebro en desarrollo”, mientras que las mejoras en el aprendizaje automático, otro subconjunto de la IA, pueden utilizarse ahora para extraer “señales significativas” del cerebro de bebés y niños pequeños. Estos algoritmos pueden utilizarse para desarrollar “intervenciones” para niños pequeños que, según otros algoritmos, corren el riesgo de tener una función cerebral subdesarrollada.

El documento continúa señalando la promesa de “los sensores móviles de bajo coste, los wearables y los sistemas domésticos” para “proporcionar una nueva oportunidad de evaluar la influencia y la dependencia del desarrollo del cerebro en las interacciones físicas y sociales naturales”. En otras palabras, este programa pretende utilizar “grabaciones visuales y sonoras continuas en el hogar”, así como dispositivos vestibles en los niños para recoger millones y millones de puntos de datos. Wellcome Leap describe estos wearables como “insignias electrónicas relativamente discretas y escalables que recogen datos visuales, auditivos y de movimiento, así como características interactivas (como la toma de turnos, el ritmo y los tiempos de reacción)”. En otra parte del documento se pide que se desarrollen “sensores portátiles que evalúen medidas fisiológicas predictivas de la salud cerebral (por ejemplo, actividad electrodérmica, frecuencia respiratoria y ritmo cardíaco) y tecnología inalámbrica de EEG o de seguimiento ocular” para su uso en bebés y niños de tres años o menos.

Al igual que otros programas de Wellcome Leap, esta tecnología se está desarrollando con la intención de que se convierta en la corriente principal de la ciencia médica en los próximos cinco o diez años, lo que significa que este sistema -aunque enmarcado como una forma de monitorizar el funcionamiento del cerebro de los niños para mejorar los resultados cognitivos- es una receta para la vigilancia total de los bebés y los niños muy pequeños, así como un medio para alterar su funcionamiento cerebral según los algoritmos y los programadores de Leap lo consideren oportuno.

El programa 1DK tiene dos objetivos principales. El primero es “desarrollar un modelo totalmente integrado y herramientas de medición cuantitativa del desarrollo de la red en los primeros 1000 días [de vida], suficiente para predecir la formación de la EF [función ejecutiva] antes de que el niño cumpla un año”. Este modelo, se lee en la descripción, “debería predecir las contribuciones de la nutrición, el microbioma y el genoma” en la formación del cerebro, así como los efectos de “las interacciones sensoriales y sociales [o la falta de ellas] en los procesos de poda de la red” y los resultados de la EF. El segundo objetivo deja claro que la adopción generalizada de estas tecnologías de monitorización neurológica en niños pequeños y bebés es el objetivo final del 1DK. En él se afirma que el programa planea “crear métodos escalables para optimizar la promoción, la prevención, la detección y las intervenciones terapéuticas para mejorar la EF en al menos un 20% en el 80% de los niños antes de los 3 años”.

Fiel a los lazos eugenistas del Wellcome Trust (que se analizarán más a fondo en la segunda parte), el 1DK de Wellcome Leap señala que “lo que interesa son las mejoras de la EF subdesarrollada a la normativa o de la EF normativa a la bien desarrollada en toda la población para lograr el mayor impacto”. Así pues, uno de los objetivos del 1DK no es tratar una enfermedad ni abordar un “reto público de salud global”, sino experimentar con el aumento cognitivo de los niños utilizando medios desarrollados por algoritmos de IA y tecnología invasiva basada en la vigilancia.

 

Desarrolladores de la vacuna Oxford-AstraZeneca están vinculados al movimiento eugenista del Reino Unido

 

Otro aspecto inquietante del programa es su plan para “desarrollar un asembloide cerebral en 3D in vitro que reproduzca la formación temporal” de un cerebro en desarrollo que se asemeje a los modelos desarrollados mediante el seguimiento del desarrollo cerebral de bebés y niños. Más adelante, la descripción del programa llama a esto un modelo “in-silico” del cerebro de un niño, algo de obvio interés para los transhumanistas que ven tal desarrollo como un presagio de la llamada singularidad. Más allá de eso, parece que este modelo in-silico, y por tanto sintético, del cerebro está planeado para ser utilizado como el “modelo” al que se adaptan los cerebros de los bebés y los niños mediante las “intervenciones terapéuticas” mencionadas en otra parte de la descripción del programa.

Debería quedar claro lo siniestro que es que una organización que reúne los peores impulsos de “científico loco” tanto del mundo de las ONG como del de la investigación militar esté planeando abiertamente llevar a cabo tales experimentos en los cerebros de bebés y niños pequeños, considerándolos como conjuntos de datos y sus cerebros como algo que debe ser “podado” por la “inteligencia” de las máquinas. Permitir que un programa de este tipo avance sin obstáculos y sin que el público se oponga significaría permitir que un programa peligroso dirigido a los miembros más jóvenes y vulnerables de la sociedad avance potencialmente hasta un punto en el que sea difícil de detener.

 

Una “máquina del tiempo de los tejidos”

El tercer programa, y el segundo más reciente, que se une a la línea de Wellcome Leap se llama Delta Tissue, abreviado por la organización como ΔT. Delta Tissue pretende crear una plataforma que monitorice los cambios en la función y las interacciones de los tejidos humanos en tiempo real, aparentemente para “explicar el estado de una enfermedad en cada persona y predecir mejor cómo progresaría esa enfermedad”. Refiriéndose a esta plataforma como una “máquina del tiempo de los tejidos”, Wellcome Leap considera que Delta Tissue puede predecir la aparición de enfermedades antes de que se produzcan, a la vez que permite realizar intervenciones médicas “adaptadas al individuo”.

Fuente: Wellcome Leap, https://wellcomeleap.org/delta-tissue/

Fuente: Wellcome Leap, https://wellcomeleap.org/delta-tissue/

Mucho antes de la era COVID, la medicina de precisión o la medicina “dirigida o adaptada al individuo” ha sido una frase clave para los tratamientos basados en los datos genéticos de los pacientes y/o para los tratamientos que alteran la función de los ácidos nucleicos (por ejemplo, el ADN y el ARN) en sí mismos. Por ejemplo, el gobierno estadounidense define la “medicina de precisión” como “un enfoque emergente para el tratamiento y la prevención de enfermedades que tiene en cuenta la variabilidad individual de los genes, el entorno y el estilo de vida de cada persona.” Del mismo modo, un artículo de 2018 publicado en Technology señala que, en oncología, “la medicina de precisión y personalizada… fomenta el desarrollo de tratamientos especializados para cada subtipo específico de cáncer, basados en la medición y manipulación de datos genéticos y ómicos clave del paciente (transcriptómica, metabolómica, proteómica, etc.).”

Antes de COVID-19 y de la puesta en marcha de la vacuna, la tecnología de la vacuna de ARNm utilizada por las empresas Moderna y Pfizer, financiadas por DARPA, se comercializaba como tratamiento de medicina de precisión y se denominaba en gran medida “terapia génica” en los informes de los medios de comunicación. También se promocionaron mucho como un método revolucionario para tratar el cáncer, por lo que no es de extrañar que el programa Delta Tissue de Wellcome Leap utilice una justificación similar para desarrollar un programa que pretende ofrecer terapias génicas a medida a las personas antes de la aparición de una enfermedad.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Esta plataforma Delta Tissue trabaja para combinar “las últimas tecnologías de perfilado de células y tejidos con los recientes avances en el aprendizaje automático”, es decir, la IA. Dadas las conexiones de Wellcome Leap con el ejército estadounidense, cabe destacar que el Pentágono y Google, ambos antiguos empleadores de la directora general de Wellcome Leap, Regina Dugan, y del director de operaciones, Ken Gabriel, llevan trabajando juntos desde el pasado mes de septiembre en el uso de la IA para predecir enfermedades en humanos, centrándose primero en el cáncer antes de expandirse a la COVID-19 y a todas las enfermedades intermedias. El programa Delta Tissue parece tener ambiciones afines, ya que su descripción del programa deja claro que, en última instancia, pretende utilizar su plataforma para una serie de cánceres y enfermedades infecciosas.

El objetivo final de este programa de Wellcome Leap es “erradicar las enfermedades obstinadas que causan tanto sufrimiento en todo el mundo”. Sin embargo, planea hacerlo a través de algoritmos de IA, cuya capacidad de predicción nunca es cien por cien precisa, y con tratamientos de edición genética, casi todos ellos novedosos y que no han sido bien probados. Este último punto es importante dado que uno de los principales métodos para la edición de genes en humanos, el CRISPR, se ha encontrado en numerosos estudios que causa un daño considerable al ADN, daño que es en gran medida irreparable (ver aquí, aquí y aquí). Parece plausible que una persona sometida a un tratamiento médico de alta tecnología de este tipo siga necesitando una serie interminable de tratamientos de edición genética y quizás otros tratamientos invasivos de alta tecnología para mitigar y gestionar los efectos del torpe empalme de genes.

 

Vigilancia total para tratar la “depresión”

El programa más reciente de Wellcome Leap, lanzado esta misma semana, se llama “Multi-Channel Psych: Revealing Mechanisms of Anhedonia” y se centra oficialmente en la creación de tratamientos “complejos y biológicos” para la depresión.

Fuente: Wellcome Leap, https://wellcomeleap.org/mcpsych/

Fuente: Wellcome Leap, https://wellcomeleap.org/mcpsych/

Los impulsores de Wellcome Leap enmarcan el problema que pretenden abordar con este programa de la siguiente manera:

“We understand that synaptic connections serve as the currency of neural communication, and that strengthening or weakening these connections can facilitate learning new behavioral strategies and ways of looking at the world. Through studies in both animal models and humans, we have discovered that emotional states are encoded in complex neural network activity patterns, and that directly changing these patterns via brain stimulation can shift mood. We also know that disruption of these delicately balanced networks can lead to neuropsychiatric illness.”

Añaden que los “tratamientos de base biológica” para la depresión “no se ajustan a la biología de los seres humanos en los que se utilizan” y, por tanto, los tratamientos para la depresión deben adaptarse “a la biología específica” de cada paciente. Afirman claramente que lo que hay que abordar para hacer esas modificaciones personales del tratamiento es conseguir “un fácil acceso al sustrato biológico de la depresión, es decir, el cerebro”.

La descripción del programa de Wellcome Leap señala que este esfuerzo se centrará específicamente en la anhedonia, que define como “una alteración del sistema de recompensa basado en el esfuerzo” y como un “síntoma clave de la depresión y otras enfermedades neuropsiquiátricas”. En particular, en la letra pequeña del documento, Wellcome Leap afirma:

“Aunque hay muchas definiciones de anhedonia, nos interesa menos la investigación de la reducción del placer consumatorio, la experiencia general del placer o la incapacidad de experimentar placer. Más bien, según la descripción anterior, daremos prioridad a las investigaciones de la anhedonia en lo que respecta a las deficiencias en el sistema de recompensa basado en el esfuerzo, por ejemplo, la reducción de la motivación para completar las tareas y la disminución de la capacidad de aplicar el esfuerzo para lograr un objetivo.”

En otras palabras, Wellcome Leap sólo está interesado en tratar los aspectos de la depresión que interfieren con la capacidad de trabajo de un individuo, no en mejorar la calidad o el disfrute de la vida de un individuo.

Leap señala, al hablar de sus objetivos, que pretende desarrollar modelos sobre cómo responden los pacientes a los tratamientos que incluyen “opciones novedosas o existentes de modificación de la conducta, psicoterapia, medicación y neuroestimulación”, al tiempo que capta el “genoma, el fenoma [la suma de los rasgos fenotípicos de un individuo], la conectividad de la red [neuronal], el metaboloma [la suma de los rasgos metabólicos de un individuo], el microbioma y los niveles de plasticidad del procesamiento de la recompensa” de un individuo, entre otros. En última instancia, pretende predecir la relación entre el genoma de un individuo y el funcionamiento del “procesamiento de la recompensa” en el cerebro. Implica que los datos utilizados para crear este modelo deben implicar el uso de wearables, afirmando que los investigadores “deben tratar de aprovechar las mediciones de alta frecuencia llevadas por el paciente o en el hogar, además de las obtenidas en la clínica, el hospital o el laboratorio”.

Una de las principales áreas de investigación incluidas en el programa busca “desarrollar nuevas herramientas de medición escalables para la cuantificación fiable y de alta densidad del estado de ánimo (tanto informado subjetivamente como cuantificado objetivamente a través de la biometría como la voz, la expresión facial, etc.), el sueño, el movimiento, el funcionamiento del sistema de recompensa, los niveles de esfuerzo/motivación/energía, la interacción social, la ingesta de calorías y la salida del eje HPA en situaciones del mundo real”. El eje HPA (hipotálamo-hipófisis-suprarrenal) se menciona en todo el documento, y esto es significativo ya que es un sistema de retroalimentación tanto negativa como positiva que regula los mecanismos de las reacciones al estrés, la inmunidad y también la fertilidad en el cuerpo humano. Esto último es especialmente importante dados los vínculos del Wellcome Trust con el movimiento eugenésico del Reino Unido. También cabe destacar que algunos wearables disponibles en el mercado, como el Halo de Amazon, ya cuantifican el estado de ánimo, el sueño y el movimiento.

Los autores del programa van incluso más allá de lo anterior en cuanto a lo que desean monitorizar en tiempo real, afirmando: “Fomentamos específicamente el desarrollo de tecnología no invasiva para interrogar directamente el estado del cerebro humano”. Los ejemplos incluyen “un equivalente a una punción lumbar no invasiva”, “sondas de comportamiento o biomarcadores de la plasticidad neuronal” y “capacidades de monitorización neuronal en una sola sesión que definan un estado cerebral predictivo del tratamiento”.

En otras palabras, este programa Wellcome Leap y sus autores pretenden desarrollar una tecnología “no invasiva” y, probablemente, vestible, capaz de monitorizar el estado de ánimo, las expresiones faciales, las interacciones sociales, el esfuerzo y la motivación de un individuo y, potencialmente, incluso sus pensamientos con el fin de “interrogar directamente el estado del cerebro humano.” Pensar que un dispositivo de este tipo se quedaría sólo en el ámbito de la investigación es ingenuo, sobre todo teniendo en cuenta que las luminarias del FEM han hablado abiertamente en las reuniones de Davos sobre cómo los gobiernos planean utilizar esta tecnología de forma generalizada en sus poblaciones como medio para atacar preventivamente a los posibles disidentes y dar paso a una era de “dictaduras digitales”.

El hecho de centrarse en el tratamiento de sólo los aspectos de la depresión que interfieren con el trabajo de una persona sugiere además que dicha tecnología, una vez desarrollada, se utilizaría para garantizar un comportamiento de “trabajador perfecto” en industrias en las que los trabajadores humanos están siendo rápidamente sustituidos por IA y máquinas, lo que significa que los gobernantes pueden ser más selectivos sobre qué personas continúan siendo empleadas y cuáles no. Al igual que otros programas de Wellcome Leap, si se completan, los frutos del programa Multi-Channel Psych probablemente se utilizarán para garantizar una población de dóciles autómatas cuyos movimientos y pensamientos estén fuertemente vigilados y monitorizados.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.
El último salto para una vieja agenda

Wellcome Leap no es una empresa pequeña, y sus directores cuentan con la financiación, la influencia y las conexiones necesarias para hacer realidad sus sueños. La dirección de la organización incluye a la fuerza clave detrás del impulso de Silicon Valley para comercializar la tecnología transhumanista (Regina Dugan), el “arquitecto” de la industria de los MEMS (Ken Gabriel) y el “gobernante” de la floreciente industria de la secuenciación genética (Jay Flatley). También se beneficia de la financiación de la mayor fundación de investigación médica del mundo, el Wellcome Trust, que es también una de las principales fuerzas que influyen en la investigación genética y biotecnológica, así como en la política sanitaria mundial.

Una investigación del Sunday Times de 1994 sobre el Trust señalaba que “a través de las subvenciones y patrocinios [del Wellcome Trust], los organismos gubernamentales, las universidades, los hospitales y los científicos están influenciados en todo el mundo. El trust distribuye más dinero a las instituciones que incluso el Consejo de Investigación Médica del gobierno británico”.

A continuación, señala:

“En los despachos de la primera planta del edificio se toman decisiones que afectan a la vida y la salud a escalas comparables a las de guerras menores. En la sala de conferencias, en lo alto de la calle, y en la sala de reuniones, en el sótano, se dictan sentencias en materia de biotecnología y genética que ayudarán a dar forma a la raza humana.”

Poco ha cambiado la influencia de la Fundación desde que se publicó ese artículo. En todo caso, su influencia en las vías de investigación y las decisiones que “darán forma a la raza humana” no ha hecho más que aumentar. Sus ex funcionarios de la DARPA, que han pasado sus carreras promoviendo la tecnología transhumanista tanto en el sector público como en el privado, tienen objetivos que se solapan con los de Wellcome Leap. Los proyectos comerciales de Dugan y Gabriel en Silicon Valley revelan que Leap está dirigido por aquellos que llevan mucho tiempo buscando el avance de la misma tecnología con fines de lucro y de vigilancia. Esto debilita drásticamente la pretensión de Wellcome Leap de perseguir ahora esas tecnologías para mejorar únicamente la “salud global”.

Discurso de Regina Dugan en el F8 2017 de Facebook. Fuente: YouTube.

Discurso de Regina Dugan en el F8 2017 de Facebook. Fuente: YouTube.

De hecho, como se ha demostrado en este informe, la mayoría de estas tecnologías darían paso a una era profundamente perturbadora de vigilancia masiva sobre las actividades externas e internas de los seres humanos, incluidos los niños pequeños y los bebés, al tiempo que crearían una nueva era de la medicina basada en gran medida en las terapias de edición de genes, cuyos riesgos son considerables y también son sistemáticamente minimizados por sus promotores.

Cuando se entiende el íntimo vínculo que ha existido durante mucho tiempo entre la eugenesia y el transhumanismo, Wellcome Leap y sus ambiciones tienen mucho sentido. En un reciente artículo escrito por John Klyczek para Unlimited Hangout, se señalaba que el primer director general de la UNESCO y antiguo presidente de la Sociedad de Eugenesia del Reino Unido fue Julian Huxley, que acuñó el término “transhumanismo” en su libro de 1957 New Bottles for New Wine. Como escribió Klyczek, Huxley sostenía que “los objetivos eugenésicos de la ingeniería biológica de la evolución humana deberían perfeccionarse a través de las tecnologías transhumanistas, que combinan los métodos eugenésicos de la ingeniería genética con la neurotecnología que fusiona a los humanos y las máquinas en un nuevo organismo”.

 

Eugenesia, cuarta revolución industrial y el choque de dos sistemas

 

Anteriormente, en 1946, Huxley señaló en su visión para la UNESCO que era esencial que “el problema eugenésico se examinara con el mayor cuidado y que se informara a la mente del público de las cuestiones en juego para que mucho de lo que ahora es impensable pueda al menos llegar a ser pensable”, una afirmación asombrosa para hacerla tan pronto después del final de la Segunda Guerra Mundial. Gracias en gran parte al Wellcome Trust y a su influencia tanto en la política como en la investigación médica a lo largo de varias décadas, el sueño de Huxley de rehabilitar la ciencia con tintes eugenésicos en la era posterior a la Segunda Guerra Mundial podría hacerse pronto realidad. No es de extrañar que el Wellcome Trust albergue el archivo de la antigua Sociedad Eugénica dirigida por Huxley y que siga manteniendo estrechos vínculos con su organización sucesora, el Instituto Galton.

La pregunta principal es: ¿Nos dejaremos manipular para permitir que el transhumanismo y la eugenesia se persigan y normalicen abiertamente, incluso a través de iniciativas como las de Wellcome Leap, que pretenden utilizar a bebés y niños pequeños como sujetos de prueba para avanzar en su visión de pesadilla de la humanidad? Si los eslóganes publicitarios bien elaborados y las campañas de los medios de comunicación que pintan visiones de utopía como “un mundo sin enfermedades” son todo lo que se necesita para convencernos de que entreguemos nuestro futuro y el de nuestros hijos a los operativos militares, los ejecutivos de las empresas y los eugenistas, entonces queda poco de nuestra humanidad a la que rendirnos.

 

En 2013 DARPA financió a Moderna Therapeutics para desarrollar plataforma terapéutica de ARNm contra ‘amenazas de bioingeniería’

 

Fuente:

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Whitney Webb, en Unlimited Hangout: A “Leap” toward Humanity’s Destruction.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Por Bill Sardi Así que, ahora está vacunado contra el COVID-19. Le han inyectado 40 billones de paquetes de ARN que inducen cambios irreversibles...

Actores

  Por Mente Alternativa Circula en las redes sociales una imagen que muestra la línea genealógica del amigo del Príncipe Carlos de Gales y...

Ciencia y Tecnología

El enfoque miope de los medios de comunicación sobre el programa espía israelí Pegasus y las amenazas que plantea significa que otras empresas, como...

Contenidos

[Nota del editor: En esta nota, Zero Hedge advierte que los filántropos de bandera falsa, George Soros y Bill Gates, quieren impulsar los programas...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon