Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

Desarrolladores de la vacuna Oxford-AstraZeneca están vinculados al movimiento eugenista del Reino Unido

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes nos afecta mucho. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Jeremy Loffredo y Whitney Webb documentan la evidencia de cómo los desarrolladores de la vacuna Oxford-AstraZeneca tienen vínculos previamente no revelados con la rebautizada Sociedad Británica de Eugenesia así como con otras instituciones relacionadas con la Eugenesia como el Wellcome Trust británico.
En marzo de 2o20, los patriotas de American for Innovation también documentaron (1, 2) la abundante evidencia que vincula al coronavirus con la Pilgrims Society, El Instituto Pribright y el Wellcome Trust británicos. Ellos llaman la atención sobre el hecho de que a pesar de que la patente estadounidense No. 10.130.701 (de coronavirus) está registrada por el Instituto Pirbright (Reino Unido), que es dirigido a su vez por el Wellcome Trust, nadie en los medios de comunicación habla sobre este hecho evidente. Incluso los medios alternativos guardan silencio al respecto. American for Innovation cree que eso se debe a que los culpables están usando múltiples trucos de propaganda de su libro de jugadas para evitar cualquier señalamiento contra el Consejo Privado Británico (Privy Council) y la Reina. La versión en inglés del siguiente artículo puede leerse en Unimited Hangout. Esta es una traducción automatizada y sin enlaces ni fotografías.

 

 

Por Jeremy Loffredo y Whitney Webb

El 30 de abril, AstraZeneca y la Universidad de Oxford anunciaron un “acuerdo histórico” para el desarrollo de una vacuna COVID-19. El acuerdo implica que AstraZeneca supervise los aspectos del desarrollo así como la fabricación y distribución, mientras que la parte de Oxford, a través del Instituto Jenner y el Grupo de Vacunas de Oxford, investigó y desarrolló la vacuna. Menos de un mes después de que se alcanzara este acuerdo, la asociación Oxford-AstraZeneca obtuvo un contrato del gobierno de los EE.UU. como parte de la Operación Warp Speed, el esfuerzo público y privado de vacunación COVID-19 dominado por el ejército y la inteligencia de los EE.UU.

Aunque la asociación se anunció en abril, el Instituto Jenner de Oxford ya había empezado a desarrollar la vacuna COVID-19 meses antes, a mediados de enero. Según un reciente informe de la BBC, fue en enero cuando el Instituto Jenner se dio cuenta por primera vez de la gravedad de la pandemia, cuando el profesor Andrew Pollard, que trabaja tanto para el Instituto Jenner como para el Grupo de Vacunas de Oxford, “compartió un taxi con un modelista que trabajaba para el Grupo de Asesoramiento Científico de Emergencias del Reino Unido”. Durante el viaje en taxi, “el científico le dijo que los datos sugerían que iba a haber una pandemia no muy diferente a la gripe de 1918”. Debido a este único encuentro, se nos dice, el Instituto Jenner comenzó a invertir millones en el desarrollo temprano de una vacuna para COVID-19 mucho antes de que el alcance de la crisis fuera claro.

Durante gran parte de 2020, la vacuna Oxford-AstraZeneca fue tratada como una de las primeras en salir adelante, aunque su liderazgo se vería empañado más tarde por los escándalos relacionados con sus ensayos clínicos, entre ellos la muerte de los participantes, las pausas repentinas en los ensayos, el uso de un problemático “placebo” con sus propios efectos secundarios y la mala dosis “involuntaria” de algunos participantes que sesgó su tasa de eficacia autodeclarada.

Las importantes cuestiones que surgieron durante los ensayos han suscitado poca preocupación en los dos principales promotores de la vacuna, a pesar de la atención crítica que han prestado incluso los medios de comunicación principales a sus complicaciones. El principal desarrollador de la vacuna Oxford-AstraZeneca, Adrian Hill, dijo a la NBC el 9 de diciembre que la vacuna experimental debería ser aprobada y distribuida al público antes de la conclusión de los ensayos de seguridad, diciendo que “esperar el final del ensayo sería a mediados del próximo año”. Es demasiado tarde, esta vacuna es efectiva, disponible a gran escala y de fácil despliegue”.

Sarah Gilbert, la otra investigadora principal de la vacuna, parecía creer que la aprobación prematura de seguridad era probable, diciendo a la BBC el 13 de diciembre que las posibilidades de desplegar la vacuna para finales de año son “bastante altas”. Ahora, se espera que el Reino Unido apruebe la vacuna Oxford-AstraZeneca poco después de Navidad, y la India también aprobará la vacuna la próxima semana.

Si bien las controversias en torno a los ensayos de la vacuna socavaron en última instancia su anterior posición de vanguardia, la vacuna Oxford-AstraZeneca sigue siendo muy promocionada como la vacuna preferida por el mundo en desarrollo, ya que es más barata y tiene un requisito de almacenamiento mucho menos complicado que sus principales competidores, Pfizer y Moderna.

A principios de este mes, el Dr. Richard Horton, editor jefe de la revista médica Lancet, dijo a la CNBC que “la vacuna Oxford AstraZeneca es la vacuna que en este momento va a poder inmunizar al planeta con mayor eficacia y rapidez que cualquier otra vacuna que tengamos”, en gran parte porque es una “vacuna que puede llegar a los países de ingresos medios más bajos”. La CNBC también citó a Andrew Baum, jefe mundial de atención de la salud del Grupo Citi, diciendo que la vacuna Oxford-AstraZeneca “es realmente la única vacuna que va a suprimir o incluso erradicar el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, en los muchos millones de individuos del mundo en desarrollo”.

Además de las afirmaciones de larga data de que la vacuna Oxford-AstraZeneca será la vacuna elegida por el mundo en desarrollo, esta candidata a vacuna también ha sido tratada por varios medios de comunicación dominantes e incluso independientes como “buena para la gente, mala para las ganancias” debido a la “intención explícita de la asociación de suministrar [la vacuna] en todo el mundo sin fines de lucro, lo que significa que las naciones más pobres del planeta no tendrán que preocuparse por quedar excluidas de una cura por falta de fondos”.

Sin embargo, la investigación sobre los desarrolladores de la vacuna y las realidades de su “promesa sin fines de lucro” revela una historia muy diferente a la que ha sido hilvanada durante la mayor parte del año por los comunicados de prensa de las empresas, los expertos y los académicos vinculados a la vacuna y la prensa convencional.

Por ejemplo, los principales medios de comunicación han tenido poco o nada que decir sobre el papel de la empresa privada de desarrollo de vacunas – Vaccitech – en la asociación Oxford-AstraZeneca, una empresa cuyos principales inversores son ex altos ejecutivos del Deutsche Bank, el gigante de Silicon Valley Google y el gobierno del Reino Unido. Todos ellos se beneficiarán de la vacuna junto con los dos desarrolladores de la vacuna, Adrian Hill y Sarah Gilbert, que mantienen una participación estimada del 10% en la empresa. Otro punto que se ha pasado por alto es el plan para alterar drásticamente el actual modelo de ventas de la vacuna tras la oleada inicial de su administración, lo que haría que los beneficios se dispararan, especialmente si se hace realidad el impulso ahora obvio de hacer de la vacunación contra la COVID-19 un asunto anual en un futuro previsible.

Sin embargo, podría decirse que lo más preocupante de todo es el vínculo directo de los principales desarrolladores de la vacuna con el Wellcome Trust y, en el caso de Adrian Hill, el Instituto Galton, dos grupos con vínculos de larga data con el movimiento eugenista del Reino Unido. Esta última organización, que lleva el nombre del “padre de la eugenesia” Francis Galton, es la rebautizada Sociedad de Eugenesia del Reino Unido, un grupo conocido por su promoción de la pseudociencia racista y sus esfuerzos por “mejorar la raza” reduciendo la población de los considerados inferiores durante más de un siglo.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Los vínculos de Adrian Hill con el Instituto Galton deberían suscitar evidentes preocupaciones, dado el impulso para hacer de la vacuna Oxford-AstraZeneca que desarrolló con Gilbert la vacuna preferida por el mundo en desarrollo, en particular los países de América Latina, Asia meridional y sudoriental y África, las mismas zonas en las que los antiguos miembros del Instituto Galton han pedido que se reduzca el crecimiento demográfico.

En la última entrega de esta serie sobre la Operación Velocidad Warp, el esfuerzo de vacunación del gobierno de los Estados Unidos, y la carrera, se exploran en detalle los vínculos de la vacuna Oxford-AstraZeneca con las instituciones vinculadas a la eugenesia, el papel secreto de Vaccitech y el mito de que la venta de la vacuna es “sin ánimo de lucro” y está motivada de forma altruista.

 

GlaxoSmithKline y el Instituto Jenner

El Instituto Edward Jenner para la Investigación de Vacunas se estableció inicialmente en 1995 en Compton, Berkshire, como una asociación público-privada entre el gobierno del Reino Unido, a través del Consejo de Investigación Médica y el Departamento de Salud, y el gigante farmacéutico GlaxoSmithKline. Tras una “revisión por parte de los patrocinadores [del instituto]”, se relanzó en 2005 en Oxford bajo la dirección de Adrian Hill, quien -antes de ese nombramiento- ocupó un puesto de responsabilidad en el Centro de Genética Humana del Wellcome Trust. Hill, el principal desarrollador de la vacuna COVID-19 de Oxford-AstraZeneca, sigue dirigiendo un grupo de investigación en Wellcome cuyo objetivo es “comprender las bases genéticas de la susceptibilidad a diferentes enfermedades infecciosas, especialmente”. . . infecciones respiratorias graves”, que realiza la mayoría de sus estudios en África. El Consejo de Investigaciones Médicas del Reino Unido también se ha convertido en colaborador del Wellcome Trust, concretamente en iniciativas relacionadas con las vacunas. El Wellcome Trust, del que se habla con más detalle más adelante en este artículo, se creó originalmente con la financiación de Henry Wellcome, que fundó la empresa que más tarde se convirtió en GlaxoSmithKline.

La socia de Hill en el Instituto Jenner y la otra co-desarrolladora de la vacuna COVID-19 de Oxford es Sarah Gilbert. Gilbert también proviene del Wellcome Trust, donde fue “directora de programa”, y es una estudiante de Hill’s. Juntos, Gilbert y Hill han trabajado para posicionar al instituto como el centro de todos los futuros esfuerzos de vacunación emprendidos en respuesta a las pandemias mundiales.

El traslado del Instituto Jenner a Oxford fue facilitado en gran medida por el Consejo de Investigación Médica, que donó 1,25 millones de libras esterlinas entre 2005 y 2006, después de que se decidiera sustituir a los patrocinadores originales del instituto (GlaxoSmithKline, el Consejo de Investigación Médica, el Departamento de Salud) por la Universidad de Oxford y el Instituto de Salud Animal, ahora llamado Instituto Pirbright. La participación de Pirbright significó que el relanzado Instituto Jenner se convirtió en único en el desarrollo de vacunas tanto para humanos como para ganado.

El relanzado Instituto Jenner ha llegado a dominar el desarrollo de vacunas financiadas con fondos públicos en el Reino Unido, así como las pruebas de vacunas producidas por las mayores empresas farmacéuticas del mundo a través de ensayos clínicos, y ha supervisado destacados ensayos de seguridad para vacunas de gran interés para los medios de comunicación en los últimos años. Algunos de los ensayos realizados por el Instituto Jenner suscitan posteriormente controversias, como los realizados con niños sudafricanos en 2009, en los que murieron siete niños.

Una investigación realizada por el British Medical Journal reveló que el Instituto Jenner de Hill-led, en el caso de Sudáfrica, había engañado a sabiendas a los padres sobre los resultados negativos y los métodos cuestionables utilizados en los estudios con animales, y que se sabía que la vacuna era ineficaz. La vacuna en cuestión, una vacuna experimental contra la tuberculosis desarrollada conjuntamente por Emergent Biosolutions y el Instituto Jenner, fue desechada después de que el polémico estudio en bebés confirmara lo que ya se sabía, que la vacuna era ineficaz. El ensayo, financiado en gran parte por Oxford y el Wellcome Trust, fue posteriormente elogiado como “histórico” por la BBC. Hill, en el momento en que el estudio se llevó a cabo, tenía una participación financiera personal en la vacuna.

Casos similares de prácticas dudosas en los ensayos de eficacia y los efectos del aumento de las dosis han llevado a los expertos en vacunas a criticar la vacuna COVID-19 desarrollada por Hill y Gilbert. Hill y Gilbert tienen una considerable participación financiera en la vacuna COVID-19 de Oxford-AstraZeneca. Si bien se informa de que la vacuna tiene una eficacia superior al 90%, esas cifras -a menudo citadas en los informes principales- son comunicadas por los desarrolladores y fabricantes de la vacuna (es decir, el equipo de Oxford y AstraZeneca), lo que es significativo dado que a Hill y otros científicos del Instituto Jenner se les ha pillado anteriormente manipulando los resultados de los ensayos para beneficiar un producto de vacuna en el que habían invertido personalmente.

La prominencia del Instituto Jenner en el desarrollo y ensayo de vacunas se debe en gran medida a la función de liderazgo adicional de Hill en la Red de Vacunas del Reino Unido, que elige qué vacunas desarrollar, cómo desarrollarlas y qué empresas deberían recibir “inversiones selectivas” del Gobierno del Reino Unido. La Red de Vacunas también desempeña un papel clave en la identificación de “qué tecnologías de vacunas podrían desempeñar un papel importante en futuros brotes”. Dos de los principales patrocinadores de la Red de Vacunas del Reino Unido son el Wellcome Trust y GlaxoSmithKline.

No es sorprendente que Vaccines Network haya dirigido muchos millones de libras hacia el Hill-run Jenner Institute, con proyectos completados que incluyen una plataforma de partículas similares al virus “plug and display” para la vacunación de respuesta rápida. También financiados por la Red de Vacunas fueron los estudios iniciales del Instituto Jenner sobre nuevas vacunas de adenovirus de chimpancés para el coronavirus (en este caso, MERS), el mismo vector viral utilizado para la vacuna Oxford-AstraZeneca. Además de la Red de Vacunas, el Instituto Jenner también coordina los esfuerzos del equivalente de la Red de Vacunas de la UE, MultiMalVax.

El Instituto Jenner también tiene una estrecha relación con GlaxoSmithKline y la biotecnología italiana Okairos, que fue adquirida por GlaxoSmithKline en 2014. Poco después de su adquisición, Okairos, y su nuevo propietario GlaxoSmithKline, se convirtieron en actores clave en el impulso de la vacuna experimental contra el Ébola en 2014, un esfuerzo que refleja la actual prisa de desarrollo de la vacuna COVID-19 en muchos aspectos clave. Las pruebas de seguridad de esa vacuna fueron supervisadas por Adrian Hill y el Instituto Jenner y financiadas por el gobierno del Reino Unido y el Wellcome Trust. GlaxoSmithKline y Okairos son las únicas empresas representadas en el Consejo Asesor Científico del Instituto Jenner.

El Instituto Jenner, junto con GlaxoSmithKline-Okairos y una pequeña biotecnología francesa llamada Imaxio, han estado desarrollando una vacuna experimental contra la malaria desde 2015, con ensayos en humanos de esa vacuna anunciados el 12 de diciembre de 2020. Esos ensayos se llevarán a cabo en 4.800 niños en África en el curso del año 2021, en muchos de los mismos países donde el grupo de investigación de Hill’s en el Centro Wellcome de Genética Humana ha estado estudiando la susceptibilidad genética a varias enfermedades. “Este año morirán muchas más personas en África a causa de la malaria que las que morirán a causa de Covid”, dijo Hill recientemente con respecto a los ensayos que se iniciarán próximamente.

En la actualidad, el Instituto Jenner está financiado por la Fundación de Vacunas Jenner, pero los documentos de la fundación señalan en varias ocasiones una considerable afluencia de dinero de los Premios Estratégicos de Wellcome Trust. Un “panel de revisión especial” de la Wellcome Trust de hecho presionó al Instituto Jenner para que solicitara más “financiación básica estratégica” de la fundación después de visitar el instituto y evaluar su trabajo. El Instituto Jenner enmarca su financiación de Wellcome como la guía clave detrás de sus decisiones de desarrollo, las cuales se toman “en base al exitoso modelo de apoyo del Premio Estratégico del Wellcome Trust”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Sin embargo, la fundación del Instituto Jenner no es la única fuente de ingresos para sus investigadores principales. Hill y Gilbert han estado trabajando para comercializar muchas de las vacunas del instituto a través de su propia empresa privada, Vaccitech. Aunque los informes de los medios de comunicación suelen describir la vacuna como un esfuerzo conjunto entre AstraZeneca y la Universidad de Oxford, Vaccitech es una de las principales partes interesadas en esa asociación, dado que la vacuna candidata se basa en tecnología desarrollada por Hill y Gilbert y propiedad de Vaccitech. Una mirada más profunda a Vaccitech ofrece una pista de por qué el nombre de la empresa ha estado ausente en casi todos los informes de los medios de comunicación sobre la vacuna de Oxford-AstraZeneca, ya que echa por tierra la tan cacareada afirmación de que la vacuna es “sin fines de lucro” y se ofrece a bajo costo por razones de caridad.

 

Vaccitech: haciendo bien haciendo “bien”?

La razón oficial por la que Sarah Gilbert y Adrian Hill crearon Vaccitech en 2016 según The Times es porque “los investigadores de Oxford [se] animan a formar empresas para comercializar su trabajo”. Vaccitech, como otras empresas de investigación “comercializadas” de Oxford, fue creada por el Instituto Jenner a través de la rama de comercialización de la universidad, Oxford Science Innovations, que es actualmente el mayor interesado en Vaccitech con un 46%. Se informa que Hill y Gilbert mantienen una participación del 10% en la empresa.

El mayor inversor en Oxford Science Innovations, y por extensión uno de los mayores accionistas de Vaccitech, es Braavos Capital, la empresa de capital de riesgo fundada en 2019 por Andrew Crawford-Brunt, director mundial de comercio de valores del Deutsche Bank desde hace mucho tiempo en su sucursal de Londres. A través de su participación en Oxford Science Innovations, Braavos posee alrededor del 9 por ciento de Vaccitech.

Antes de COVID-19, el principal objetivo de Vaccitech, especialmente el año pasado, era el desarrollo de una vacuna universal para la gripe. Los esfuerzos de Vaccitech en este sentido fueron elogiados por Google, que también invierte en Vaccitech. Al mismo tiempo, la Fundación Bill y Melinda Gates estaba financiando la investigación para desarrollar una vacuna universal contra la gripe, según se informó, porque el campo de la vacunología contra la gripe todavía no era capaz de “diseñar una vacuna contra la gripe que protegiera ampliamente contra las cepas de la gripe que infectan a las personas cada invierno y las que en la naturaleza podrían surgir para desencadenar una pandemia disruptiva y mortal”, según un informe de STAT News del año pasado. El esfuerzo de la Fundación Gates se asoció originalmente con el cofundador de Google, Larry Page, y su esposa Lucy.

Para financiar completamente Hill and Gilbert’s Vaccitech, y específicamente su búsqueda para desarrollar una vacuna universal contra la gripe, Oxford Science Innovations buscó 600 millones de libras esterlinas de “inversores externos”, entre ellos el Wellcome Trust y el brazo de capital de riesgo de Google, Google Ventures. Esto significa que Google está listo para obtener beneficios de la vacuna Oxford-AstraZeneca en un momento en que su plataforma de vídeo YouTube ha decidido prohibir el contenido relacionado con la vacuna COVID-19 que arroja una luz negativa sobre las vacunas COVID-19, incluida la candidata Oxford-AstraZeneca. Otros inversores en Vaccitech incluyen la sucursal china de Sequoia Capital y la compañía farmacéutica china Fosun Pharma. Además, el gobierno del Reino Unido ha puesto unos 5 millones de libras esterlinas en la compañía y también se espera que haga un retorno de la vacuna Oxford-AstraZeneca.

La información sobre el motivo de lucro que subyace a la vacuna Oxford-AstraZeneca ha sido enturbiada debido a la amplia promoción en los medios de comunicación de la afirmación de que Hill y Gilbert no cobrarán regalías por la vacuna y que AstraZeneca no está obteniendo beneficios de la misma. Sin embargo, esto sólo es cierto hasta que se declare “oficialmente” que la pandemia ha terminado, y el virus sea etiquetado como una condición persistente o estacional que requerirá la administración masiva de las vacunas COVID-19 a intervalos regulares y posiblemente anualmente. Sky News informó que la determinación de cuándo la pandemia ha terminado “se basará en los puntos de vista de una serie de organismos independientes [sin especificar]”. En ese momento, tanto Vaccitech como Oxford obtendrán regalías de las ventas de la vacuna por parte de AstraZeneca.

Aquellos vinculados a la vacuna han estado en el centro de la promoción de la idea de que la vacuna COVID-19 pronto se convertirá en un asunto anual. Por ejemplo, a principios de mayo, John Bell-un profesor de medicina de Oxford y “arquitecto” de la asociación Oxford-AstraZeneca-dijo a NBC News, “Sospecho que podemos necesitar tener vacunaciones relativamente regulares contra los coronavirus en el futuro”, añadiendo que la vacuna probablemente se necesitaría cada año como la vacuna contra la gripe. NBC News no señaló que la vacuna Oxford-AstraZeneca en la que Bell está involucrado se beneficiará significativamente en términos financieros si eso llega a suceder.

Más recientemente, Bell dijo a The Week que, “si se demuestra que hay un mercado para las vacunas regulares contra el coronavirus en el futuro, ‘hay algo de dinero por hacer’”. Tales sentimientos han sido repetidos por Pascal Soriot, el CEO de AstraZeneca, quien dijo a Bloomberg el mes pasado que la compañía podría obtener un “beneficio razonable” una vez que la pandemia fuera declarada y COVID-19 fuera considerada una enfermedad estacional que requiriera vacunaciones regulares. En este asunto, el CEO de Vaccitech, Bill Enright, declaró que los inversores de Vaccitech recibirían “una gran parte de las regalías de una vacuna exitosa, así como pagos por ‘hitos’” si y cuando la pandemia se declare terminada y las vacunas de COVID-19 se conviertan en un evento estacional.

Vaccitech, en particular, parece bastante seguro de que esta posibilidad se convertirá en realidad. Para todas las iteraciones subsiguientes de la vacuna Oxford-AstraZeneca, Vaccitech readquirirá un porcentaje mucho mayor de derechos sobre la vacuna, derechos que actualmente está dividiendo con Oxford para la primera iteración. Sky News ha señalado que la tecnología que posee Vaccitech “podría impulsar la segunda generación de vacunas COVID-19” y que “ya ha recibido 2,3 millones de libras esterlinas de financiación pública para desarrollarla”.

Funcionarios del gobierno de EE.UU. como Anthony Fauci también han señalado que la vacuna COVID-19 requerirá inyecciones anuales. En particular, el gobierno, a través de BARDA de Salud y Servicios Humanos, ha invertido más de 1.000 millones de dólares en el desarrollo de la vacuna Oxford-AstraZeneca. Además de los funcionarios del gobierno, varios informes de los principales medios de comunicación publicados recientemente han afirmado que el consenso de los “expertos” “parece inclinarse hacia una vacuna anual como la vacuna contra la gripe” con respecto a la vacuna COVID-19. Por ejemplo, el Dr. Charles Chiu, profesor de enfermedades infecciosas de la Universidad de California-San Francisco, dijo recientemente a Salon, “Esto puede terminar siendo una vacuna que no es una cosa de una sola vez o incluso una cosa de dos veces . …puede terminar siendo lo que llamamos una vacuna estacional, o una vacuna que necesita ser administrada cada dos años.”

Tales insinuaciones sobre una vacuna COVID-19 anual a partir de 2021 se han convertido recientemente en algo común por parte de los propios fabricantes líderes de la vacuna COVID-19. Por ejemplo, el 13 de diciembre, el director general de Pfizer, Albert Bourla, fue citado por el Telegraph diciendo: “Cuánto dura esta protección [de la vacuna] es algo que no sabemos… Creo que es un escenario probable que se necesitarán vacunas periódicas”. Pfizer también emitió recientemente un comunicado en el que señaló que “no sabemos cómo cambiará el virus, y tampoco sabemos cuán duradero será el efecto protector de cualquier vacuna”, añadiendo que su vacuna sería adecuada “para su administración repetida como inyecciones de refuerzo” en caso de que la vacuna sólo induzca una respuesta inmunológica durante unos pocos meses.

Luego, el martes pasado, Moderna publicó información que sugería que la inmunidad de su vacuna COVID-19 sólo duraría varios meses, y Forbes escribió que “la duración de los anticuerpos neutralizantes de la vacuna de Moderna será relativamente corta, potencialmente menos de un año”, un resultado que favorecería el impulso de una vacuna anual de COVID-19. El desarrollador de la vacuna COVID-19 de Pfizer, Ugur Sahin de BioNTech, también declaró el martes que “El virus se quedará con nosotros durante los próximos 10 años… Tenemos que acostumbrarnos al hecho de que habrá más brotes”. Más tarde añadió que “si el virus se vuelve más eficiente… podríamos necesitar una mayor absorción de la vacuna para que la vida vuelva a la normalidad”, lo que implica que estos brotes regulares que prevé que ocurran en los próximos diez años estarían correlacionados con el aumento de la administración de la vacuna.

Las citas de los propios creadores de la vacuna Oxford-AstraZeneca también apuntan a un futuro dominado por la pandemia y al deseo de que la crisis se prolongue para que la vacuna pueda ser ampliamente distribuida. Gilbert dijo al UK Independent en agosto que cree que COVID-19 es sólo el comienzo y que las pandemias similares a la de COVID serán más frecuentes en un futuro próximo. El equipo de vacunación del Instituto Jenner parece tan decidido a crear la vacuna COVID que, en junio, Hill fue citado por el Washington Post en junio diciendo que quería que la pandemia se mantuviera, diciendo: “Estamos en la extraña posición de querer que COVID se quede, al menos por un tiempo. Pero los casos están disminuyendo”. También declaró que su equipo estaba en “una carrera contra la desaparición del virus”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Con los desarrolladores de la vacuna, los “expertos médicos”, los funcionarios del gobierno y los directores generales de los principales fabricantes de vacunas, todos de acuerdo en que una vacuna COVID-19 estacional es un resultado cada vez más probable, vale la pena considerar un posible motivo ulterior con respecto al modelo inicial “sin fines de lucro” que está siendo utilizado por el Instituto Jenner/Vaccitech y AstraZeneca para su vacuna conjunta COVID-19.

Habida cuenta de que la orientación sobre la vacuna en varios países establece que cada dosis de la vacuna COVID-19 de dosis múltiples debe ser producida por el mismo fabricante que las dosis anteriores, la implicación es que, en caso de necesidad de variantes periódicas de la vacuna COVID-19, los que recibieron inicialmente la vacuna Oxford-AstraZeneca probablemente tendrían que recibir esa misma “marca” de vacuna por temporadas. En otras palabras, los que inicialmente recibieron la vacuna Oxford-AstraZeneca probablemente se verían obligados, no sólo a recibir una segunda dosis de la misma “marca”, sino a seguir recibiendo esa misma “marca” de vacuna todos los años. Cabe destacar que aún no se han realizado estudios de interacción entre las vacunas COVID-19 y otros medicamentos, así como otras vacunas.

Si esto resultara ser así, sin duda convendría que el equipo de Oxford-Vaccitech-AstraZeneca quisiera que su vacuna fuera la más utilizada durante el primer año, a fin de garantizar el mayor mercado para las vacunas COVID-19 anuales subsiguientes. Esto podría ser un posible motivo detrás de los esfuerzos de la asociación Oxford-AstraZeneca “para suministrar al mundo entero la vacuna Oxford” y para suministrar la vacuna “a los grupos más vulnerables a COVID-19”. Esta vacuna ya ha sido comprada, incluso antes de la aprobación regulatoria, por gobiernos de todo el mundo, incluyendo Europa, América del Norte, Australia y la mayoría de los países de América Latina.

 

 

El Wellcome Trust

Adrian Hill ocupa actualmente un puesto de responsabilidad en el Centro de Genómica Humana del Wellcome Trust. El Wellcome Trust es una organización benéfica científica con sede en Londres, establecida en 1936 con fondos del magnate farmacéutico Henry Wellcome. Como se mencionó anteriormente, Wellcome fundó la compañía farmacéutica que con el tiempo se convirtió en el gigante de la industria GlaxoSmithKline. Hoy en día, el Wellcome Trust tiene una dotación de 25.900 millones de dólares y participa en actividades filantrópicas, incluida la financiación de ensayos clínicos e investigaciones.

Hill ha estado estrechamente ligado a Wellcome durante décadas. En 1994, participó en la fundación del Centro Wellcome de Genética Humana y al año siguiente se le concedió una beca de investigación principal de Wellcome Trust. Se convirtió en profesor de genética humana de Wellcome en 1996.

El sitio web del Centro Wellcome de Genética Humana presume de la cartografía genética a gran escala que ha realizado en África. El centro también publica documentos que exploran las disposiciones genéticas en relación con la fertilidad masculina y el “éxito reproductivo”. La encrucijada entre raza y genes es importante en la labor del centro, ya que todo un grupo de trabajo del centro, el Grupo Myers, se dedica a cartografiar los “impactos genéticos de los acontecimientos migratorios”. El centro también financió un documento que argumentaba que mientras la eugenesia no sea coercitiva es una iniciativa política aceptable. El documento pregunta, “¿Es el hecho de que una acción o política sea un caso de eugenesia necesariamente una razón para no hacerlo?” Según la página de Hill en el sitio web de Wellcome Trust, la raza y la genética han desempeñado durante mucho tiempo un papel central en su enfoque científico, y su grupo se centra actualmente en el papel que la genética desempeña en las poblaciones africanas con respecto a la susceptibilidad a enfermedades infecciosas específicas.

Lo que es aún más preocupante, el año pasado Science Mag informó de que Wellcome fue acusado tanto por un denunciante como por la Universidad de Ciudad del Cabo (Sudáfrica) de explotar ilegalmente a cientos de africanos al “comercializar un chip genético sin los acuerdos legales adecuados y sin el consentimiento de los cientos de africanos cuyo ADN donado se utilizó para desarrollar el chip”. Jantina de Vries, bioética de la Universidad de Ciudad del Cabo, Sudáfrica, dijo a la revista que era “claramente poco ético”. Desde la controversia, otras instituciones y pueblos africanos, como los indígenas nama de Namibia, han exigido a Wellcome que devuelva el ADN que ha recogido.

El Centro Wellcome cofinancia periódicamente la investigación y el desarrollo de vacunas y métodos de control de la natalidad con la Fundación Gates, una fundación que se dedica activa y decididamente al control demográfico y reproductivo en África y Asia meridional, entre otras cosas, dando prioridad a la distribución generalizada de anticonceptivos inyectables de acción prolongada y reversibles (LARC). El Wellcome Trust también ha financiado directamente estudios encaminados a elaborar métodos para “mejorar la absorción” de los LARC en lugares como las zonas rurales de Rwanda.

Como escribió el investigador Jacob Levich en la Enciclopedia Palgrave del Imperialismo y el Antiimperialismo, los LARC ofrecen a las mujeres del Sur Global “la menor opción posible, aparte de la esterilización propiamente dicha”. Algunos LARC pueden dejar a las mujeres estériles hasta por cinco años y, como argumenta Levich, “dejan mucho más control en manos de los proveedores, y menos en manos de las mujeres, que los condones, los anticonceptivos orales o los métodos tradicionales”.

Un ejemplo es Norplant, un implante anticonceptivo fabricado por Schering (ahora Bayer) que puede prevenir el embarazo hasta cinco años. Fue retirado del mercado estadounidense en 2002 después de que más de cincuenta mil mujeres presentaran demandas contra la empresa y los médicos que lo prescribieron. Setenta de esas demandas colectivas estaban relacionadas con efectos secundarios como depresión, náuseas extremas, pérdida de pelo en el cuero cabelludo, quistes en los ovarios, migrañas y sangrado excesivo.

Ligeramente modificada y rebautizada como Jadelle, la peligrosa droga fue promovida en África por la Fundación Gates en colaboración con la USAID y EngenderHealth. Denominada anteriormente Liga de Esterilización para el Mejoramiento Humano, la misión original de EngenderHealth, inspirada en la eugenesia racial, era “mejorar la reserva biológica de la raza humana”. Jadelle no está aprobado por la FDA para su uso en los Estados Unidos.

Otro LARC escandaloso es el Depo-Provera de Pfizer, un anticonceptivo inyectable utilizado en varios países de África y Asia. La Fundación Gates y la USAID han colaborado para financiar la distribución de este fármaco e introducirlo en los sistemas de atención de la salud de países como Uganda, Burkina Faso, Nigeria, Níger, Senegal, Bangladesh y la India.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Andrew Pollard, director del Grupo de Vacunas de Oxford, donde reside el Instituto Hill’s Jenner, está en contacto con la Fundación Gates. Su empleador, la Universidad de Oxford, ha recibido 11 millones de dólares para la investigación del desarrollo de vacunas de la fundación en los últimos tres años y 208 millones de dólares en subvenciones en el último decenio. En 2016, la Fundación Gates donó 36 millones de dólares a un equipo de investigadores encabezado por Pollard para el desarrollo de vacunas. Además, el laboratorio privado de Pollard está financiado por la Fundación Gates. Habida cuenta de ello, no debería sorprender que la Alianza Mundial para la Iniciativa de Vacunas (GAVI), una asociación público-privada fundada y actualmente financiada por la Fundación Bill y Melinda Gates, tenga previsto distribuir la vacuna Oxford-AstraZeneca COVID-19 a países de bajos ingresos, predominantemente africanos y asiáticos, una vez que sea aprobada.

 

 

El Instituto Galton: Eugenesia para el siglo XXI

Tanto el Wellcome Trust como Adrian Hill comparten una estrecha relación con la sociedad de eugenesia más infame de Europa, la Sociedad Británica de Eugenesia. La Sociedad de Eugenesia fue rebautizada como el Instituto Galton en 1989, nombre que rinde homenaje a Sir Francis Galton, el llamado padre de la eugenesia, un campo que a menudo describió como la “ciencia de la mejora de la raza”.

En el caso del Wellcome Trust, la biblioteca del Trust es la guardiana de los archivos históricos de la Sociedad de Eugenesia. Cuando el Wellcome Trust estableció por primera vez su Centro de Archivos Médicos Contemporáneos, el primer archivo organizacional que buscó adquirir fue el de la Sociedad de Eugenesia-Instituto Galton. En el sitio web de Wellcome se describe el propósito original de la Sociedad de Eugenesia como “aumentar la comprensión pública de la herencia e influir en la paternidad en Gran Bretaña, con el objetivo de mejorar biológicamente la nación y mitigar las cargas que se considera que imponen a la sociedad los genéticamente ‘no aptos’”. También establece que los intereses de los miembros de la sociedad “van desde la biología de la herencia, tema que se desarrolló rápidamente durante la primera mitad del siglo XX, hasta la provisión de métodos de control de la natalidad, la inseminación artificial, las estadísticas, la educación sexual y las prestaciones familiares”. Lesley Hall, archivista principal de Wellcome, se ha referido a Francis Galton, un eugenista racista, como un “eminente polimatemático de finales del siglo XIX” en su discusión sobre el archivo de la Sociedad de Eugenesia celebrado en Wellcome.

Entre los altos cargos de la antigua Sociedad Británica de Eugenesia, ahora el Instituto Galton, se encuentran personas que originalmente trabajaron en el Wellcome Trust, entre ellas el presidente del Instituto Galton, Turi King. La Dra. Elena Bochukova, actual miembro del Consejo de Galton y profesora de Galton, trabajó anteriormente bajo la dirección de Adrian Hill en el Centro de Genética Humana del Wellcome Trust. El investigador principal de genética del Instituto Galton, el Dr. Jess Buxton, fue previamente un “investigador de genética” en el Wellcome Trust y luego pasó a realizar investigaciones independientes financiadas por Wellcome. Su investigación, que está particularmente orientada a la raza, incluye la creación del primer mapa de secuencia genética de un nativo nigeriano. Además, el propio Adrian Hill habló en la Sociedad de Eugenesia-Instituto Galton en la celebración de su centenario en 2008.

El Instituto Galton publica lo que ahora llaman la Revista Galton, anteriormente titulada Revista de Eugenesia, donde varios miembros de la autoproclamada “sociedad científica” publican artículos centrados en cuestiones de población, genética, biología evolutiva y fertilidad.

Una mirada a los primeros números de la Revista de Eugenesia arroja luz sobre las ambiciones originales de Galton. En el número de 1955 titulado “La inmigración de la gente de color”, un autor se pregunta: “¿Qué será de nuestro carácter nacional, de la buena mano de obra, etc. en el curso de unas pocas décadas si esta inmigración de negros y negroides continúa sin control?” El artículo termina con un llamamiento a los lectores para que escriban a sus representantes parlamentarios y les insten a que, en vista del “mejoramiento o deterioro racial”, se debe hacer algo urgentemente para “controlar la actual afluencia de africanos y otros negros”.

Hoy en día, parece que el Instituto Galton sigue viendo la inmigración de minorías raciales a las ciudades europeas como una amenaza incontrolada. David Coleman, profesor de demografía de Oxford y becario del instituto dirige una organización antiinmigración y un grupo de defensa llamado MigrationWatch, cuya misión es preservar la cultura europea del Reino Unido presionando al gobierno para que ponga freno a la inmigración legal y publicando datos que supuestamente demuestran la amenaza biológica y cultural del aumento de la inmigración.

Un número de 1961 de la Revista de Eugenesia titulado “La crisis inminente” afirma que la función de la próxima conferencia del instituto es “honrar a Margaret Sanger” y describe la crisis demográfica como “cantidad que amenaza la calidad”.

Sanger, conocida como la “pionera del movimiento americano de control de la natalidad”, fue una defensora acérrima de la promoción del “mejoramiento racial” y la arquitecta clave del Proyecto Negro, que ella afirmó “fue establecido para el beneficio de la gente de color”. Pero como becaria de ética médica en la Escuela de Medicina de Harvard, Harriet Washington, argumenta en su libro “Apartheid Médico”, “El Proyecto Negro buscó encontrar la mejor manera de reducir la población negra promoviendo principios eugenésicos”. Sanger era un miembro americano de la Sociedad Británica de Eugenesia.

Otro de los primeros miembros del Instituto Galton fue John Harvey Kellogg, prominente hombre de negocios y eugenista. Kellogg fundó la Fundación para la Mejora de la Raza y argumentó que los inmigrantes y los no blancos dañarían el acervo genético estadounidense. Otro ejemplo es el de Charles Davenport, un científico conocido por sus esfuerzos de investigación en colaboración con los eugenistas de la Alemania nazi y sus contribuciones a las brutales políticas raciales de la Alemania nazi, que fue vicepresidente del Instituto Galton en 1931.

Otro miembro más reciente del Instituto Galton fue David Weatherall, por el que se nombra al Instituto Weatherall de Medicina Molecular de Oxford. Weatherall fue miembro del Instituto Galton cuando todavía se llamaba Sociedad de Eugenesia y siguió siendo miembro hasta su muerte en 2018. Weatherall, que fue nombrado caballero por el monarca británico en 1987 por sus contribuciones a la ciencia, se dirigió al Instituto Galton en numerosas ocasiones y dio una conferencia de alto nivel sobre genética en el instituto en 2014, de la que no se dispone de ninguna transcripción ni vídeo. Como profesor de Oxford, Weatherall fue el asesor doctoral de Adrian Hill y finalmente su jefe cuando Hill comenzó a trabajar en el Instituto Weatherall realizando investigaciones inmunogénicas en África. Un elemento clave del Instituto Weatherall de Medicina Molecular desde su fundación es Walter Bodmer, un ex presidente del Instituto Galton.

Aunque el Instituto Galton ha intentado distanciarse de su pasado de promoción de la eugenesia racial con esfuerzos de relaciones públicas a nivel de superficie, no ha impedido que los miembros de la familia del infame racista logren posiciones de liderazgo en el instituto. El profesor emérito de genética molecular del Instituto Galton y uno de sus oficiales no es otro que David. J Galton, cuyo trabajo incluye la eugenesia: El futuro de la vida humana en el siglo XXI. David Galton ha escrito que el Proyecto de Mapeo del Genoma Humano, originalmente ideado por el ex presidente de Galton, Walter Bodmer, había “aumentado enormemente… el alcance de la eugenesia… debido al desarrollo de una tecnología muy poderosa para la manipulación del ADN”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Esta nueva “definición más amplia de eugenesia”, ha dicho Galton, “cubriría los métodos de regulación de la población así como la mejora de la calidad del genoma mediante la inseminación artificial selectiva por donante, la terapia genética o la manipulación genética de las células de la línea germinal”. Al ampliar esta nueva definición, Galton es neutral en cuanto a “si algunos métodos deberían ser obligatorios para el Estado o dejarse totalmente a la elección personal del individuo”.

 

 

¿Quién recibe las vacunas más seguras?

Considerando el grado en que los actores e instituciones detrás de la vacuna de Oxford-AstraZeneca (incluyendo el desarrollador principal) están vinculados y conectados a instituciones que han sido fundamentales en el aumento y la perpetuación de la eugenesia racial, es preocupante que esta vacuna en particular esté siendo retratada por los científicos y los medios de comunicación como la vacuna COVID-19 para los pobres y el Sur Global.

La vacuna Oxford-AstraZeneca se vende a una fracción del costo de sus competidores de la vacuna COVID-19, entre 3 y 5 dólares por dosis. Moderna y Pfizer cuestan entre 25 y 37 dólares y 20 dólares por dosis, respectivamente. Como informó recientemente CNN, la vacuna Oxford-AstraZeneca “será mucho más fácil de transportar y distribuir en los países en desarrollo que sus rivales”, varios de los cuales requieren cadenas de suministro en frío complicadas y costosas. Cuando la Fundación Thomson Reuters preguntó a varios expertos cuál de las vacunas COVID-19 podría “llegar más pronto a los más pobres”, todos declararon su preferencia por la candidata Oxford-AstraZeneca.

También está el hecho añadido de que una serie de cuestiones de seguridad han llegado a rodear a la vacuna. Recientemente, el 21 de noviembre, un participante de cuarenta años en el ensayo clínico de AstraZeneca que vive en la India envió un aviso legal al Instituto del Suero de la India alegando que la vacuna le causó una neuroencefalopatía aguda, o daño cerebral. En el aviso, el participante dijo que “debe ser compensado, como mínimo, por todos los sufrimientos que él y su familia han padecido y es probable que padezcan en el futuro”.

En respuesta, el Serum Institute afirmó que las complicaciones médicas del participante no están relacionadas con el ensayo de la vacuna y dijo que tomaría “medidas legales” contra el participante con daños cerebrales por malignizar la reputación de la empresa, solicitando una indemnización por daños y perjuicios superior a 13 millones de dólares. “Esta es la primera vez que oigo que un patrocinador amenace a un participante en un ensayo”, dijo Amar Jesani, editor del Indian Journal of Medical Ethics, sobre el incidente. El Serum Institute ha recibido al menos 18,6 millones de dólares de la Fundación Bill y Melinda Gates y tiene un acuerdo con AstraZeneca para fabricar mil millones de dosis de la vacuna.

Otros fabricantes elegidos por Oxford-AstraZeneca para producir su vacuna tampoco son ajenos a la controversia. Por ejemplo, su socio fabricante en China, Shenzhen Kangtai Biological Products, ha estado en el centro de la controversia durante años, especialmente después de que 17 niños murieran a causa de su vacuna contra la Hepatitis B en 2013. El New York Times citó a Yanzhong Huang, un alto miembro para la salud global en el Consejo de Relaciones Exteriores, diciendo: “Imagina si un escándalo similar se reporta de nuevo en China… No sólo va a socavar la confianza de la compañía que fabrica la vacuna, sino que también va a dañar la reputación de AstraZeneca y su vacuna”.

En otro ejemplo, el socio fabricante elegido para producir la vacuna en los EE.UU. es la empresa escandalosa con vínculos a los ataques con ántrax de 2001, Emergent Biosolutions. Emergent Biosolutions, anteriormente conocida como BioPort, tiene un largo historial de venta y comercialización a sabiendas de productos que nunca fueron probados en cuanto a su seguridad y eficacia, incluyendo su vacuna contra el ántrax BioThrax y su producto de biodefensa Trobigard. El actual jefe de control de calidad de la principal planta de fabricación de Emergent Biosolutions en los Estados Unidos no tiene experiencia en la fabricación de productos farmacéuticos y es, en cambio, un ex funcionario de alto rango de la inteligencia militar que operó en Irak, Afganistán y más allá.

Las cuestiones planteadas por su decisión de asociarse con fabricantes con oscuros antecedentes de problemas de seguridad de los productos se ven agravadas por las reacciones adversas reportadas en los ensayos de Oxford-AstraZeneca, así como por las formas en que se han llevado a cabo esos ensayos. En septiembre, AstraZeneca se vio obligada a interrumpir su ensayo experimental de la vacuna COVID-19 después de que una mujer del Reino Unido desarrollara una “sospecha de reacción grave” que el New York Times informó que era consistente con la mielitis transversa. La TM es un trastorno neurológico caracterizado por la inflamación de la médula espinal, un elemento importante del sistema nervioso central. A menudo resulta en debilidad de las extremidades, problemas para vaciar la vejiga y parálisis. Los pacientes pueden quedar gravemente discapacitados, y actualmente no hay una cura efectiva.

La preocupación por una asociación entre la TM y las vacunas está bien establecida. Un examen de los estudios de casos publicados en 2009 documentó treinta y siete casos de TM asociados con diversas vacunas, entre ellas la de la hepatitis B, la del sarampión-paperas-rubéola, la de la difteria, la de la tos ferina y la del tétanos, entre otras, en lactantes, niños y adultos. Los investigadores en Israel señalaron: “Las asociaciones de diferentes vacunas con un único fenómeno autoinmune aluden a la idea de que un denominador común de estas vacunas, como un adyuvante, podría desencadenar este síndrome”. Incluso el artículo del New York Times sobre la pausa del ensayo de AstraZeneca señala la “especulación” pasada de que las vacunas podrían ser capaces de desencadenar la TM.

En julio, un participante en el ensayo de Oxford-AstraZeneca desarrolló síntomas de TM, y el ensayo de la vacuna se detuvo en ese momento. Un “panel independiente” llegó a la conclusión de que la enfermedad no estaba relacionada con la vacuna y el ensayo continuó. Sin embargo, como dijo Nikolai Petrovsky de la Universidad Flinders a la Corporación Australiana de Radiodifusión, estos paneles suelen estar compuestos por “bioestadísticos y también representantes médicos de la empresa farmacéutica patrocinadora que lleva a cabo el ensayo”. Luego, en octubre, un participante del ensayo en Brasil falleció, aunque en ese caso, AstraZeneca sugirió que la persona era parte del grupo de control y por lo tanto no había recibido la vacuna COVID-19.

Según Forbes, la vacuna de AstraZeneca fue ineficaz para detener la propagación del coronavirus en sus ensayos con animales. Los seis monos a los que se les inyectó la vacuna COVID-19 de AstraZeneca se infectaron con la enfermedad después de ser inoculados. Todos los monos murieron, lo que significa que se desconoce si esos monos habrían sufrido otros efectos adversos.

Otra preocupación es que los administradores del ensayo dieron al grupo de control del ensayo (tanto para los ensayos con humanos como con animales) Nimenrix de Pfizer, una vacuna contra la meningitis, en contraposición a una solución salina, que se considera el patrón oro de los controles porque los investigadores pueden estar seguros de que la solución salina no causará ninguna reacción adversa. El uso de la vacuna contra la meningitis de Pfizer como placebo de control permite a AstraZeneca restar importancia a cualquier reacción adversa en el grupo de la vacuna COVID-19, demostrando que el grupo de control también sufrió reacciones adversas. “La vacuna contra la meningitis en el ensayo de AstraZeneca es lo que yo llamaría un ‘fauxcebo’, un falso control cuyo verdadero propósito es disfrazar u ocultar la lesión en el grupo de la vacuna”, dijo Mary Holland, consejera general de Children’s Health Defense.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

 

La eugenesia bajo otro nombre

A pesar de estas preocupaciones de seguridad y los escándalos de los ensayos clínicos, cerca de 160 países han comprado la vacuna Oxford-AstraZeneca, y ahora los informes sugieren que es probable que la India, el país con la segunda población más grande de la Tierra, apruebe esta vacuna para la próxima semana.

Como se ha documentado aquí, aunque la vacuna puede ser anunciada como “vital para los países de bajos ingresos”, el proyecto Oxford-AstraZeneca no es una mera actividad filantrópica. No sólo hay un motivo de beneficio significativo detrás de la vacuna, sino que la conexión de su investigador principal con la Sociedad Británica de Eugenesia añade otro nivel de escrutinio justificado.

Para aquellos que se encuentran con historias de eugenistas, es común descartar tal actividad como la de las “teorías de la conspiración”. Sin embargo, es innegable que varias personas e instituciones prominentes que siguen activas hoy en día tienen claros lazos con el pensamiento eugenista, que no era tan tabú hace sólo unas décadas. Lamentablemente, esto se aplica a las personas e instituciones asociadas con la vacuna COVID de Oxford-AstraZeneca, que, como se demuestra en este artículo, se sumergen en los estudios de la ciencia de las razas y el control de la población, principalmente en África, al tiempo que trabajan en estrecha colaboración con instituciones que tienen vínculos directos y de larga data con lo peor del movimiento eugenista.

Como se ha demostrado en esta serie, hay muchas preocupaciones sobre los puntos en que se cruzan la raza y la campaña de vacunación COVID-19 en los Estados Unidos y en el extranjero, tanto en el ámbito público como en el privado. La primera parte de esta serie planteó preguntas sobre el papel de formulación de políticas del Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud, que sugirió que el gobierno de los EE.UU. pusiera las vacunas COVID-19 a disposición de las minorías étnicas y los discapacitados mentales primero. La Parte II explicó cómo para asignar las vacunas COVID-19 en los EE.UU., los organismos de salud están utilizando un programa creado por Palantir, una empresa con un historial de ayuda a los organismos estadounidenses que se dirigen a las minorías étnicas a través de la política de inmigración y la policía racista.

Además, existen planes para ejercer lo que podría describirse razonablemente como coacción económica para presionar a la gente a vacunarse “voluntariamente”. Tal coerción será obviamente más efectiva en las comunidades pobres y trabajadoras, lo que significa que las comunidades de color también se verán afectadas desproporcionadamente.

Teniendo en cuenta estos hechos, y el caso para examinar la seguridad de la opción de la vacuna “asequible” de Oxford-AstraZeneca mencionado anteriormente, es probable que cualquier daño causado por la política de asignación de la vacuna en los Estados Unidos y más allá afecte de manera desproporcionada a las comunidades pobres, especialmente a las comunidades de color.

Por ello, el público debe tomar toda política de despliegue de vacunas con un grano de sal, incluso cuando vienen envueltas en un lenguaje de inclusión, justicia racial y preservación de la salud pública. Como dijo el cofundador de la Sociedad Americana de Eugenesia (posteriormente rebautizada como “Sociedad para el Estudio de la Biología Social”), Frederick Osborn, en 1968, “Los objetivos eugenésicos tienen más probabilidades de ser alcanzados bajo un nombre distinto al de eugenesia”.

 

Fuente:

Unlimited Hangout — Developers of Oxford-AstraZeneca Vaccine Tied to UK Eugenics Movement.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

The Pulse ya se ha puesto en contacto con la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los Estados Unidos para solicitar información sobre...

Contenidos

AUKUS, y la Nueva Guerra Fría contra China de la que surge la alianza, tiene sus raíces en un deseo cada vez más profundo...

Ciencia y Tecnología

Más allá de “distracciones” como la crisis sanitaria manufacturada del Covid-19, todo indica que sera climática la encrucijada geoestratégica que definirá el futuro de...

Contenidos

Mike Robinson, editor de UK Column, Plymouth (Reino Unido), expone la superestructura que se esconde tras la política geopolítica recientemente anunciada como AUKUS (Australia...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon