Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

El objetivo de los bancos centrales

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



El propósito de todos los Bancos Centrales es la manipulación de las materias primas. Toda la economía de un país podría ser controlada por un Banco Central. ¿Cómo? Controlando la oferta de dinero y crédito, y regulando la demanda de productos básicos. El control de la oferta de dinero y crédito es bastante obvio y arbitrario. El dinero puede imprimirse o acuñarse, o no. El crédito se puede conceder o no, y la demanda de crédito se puede ahogar con tipos de interés punitivos. Jerome Powell y la Junta de la Reserva Federal de los Estados Unidos (Banco Central) acaban de demostrarlo al añadir tres cuartos de uno por ciento más al “Tipo de Interés Preferencial”, que es la usura que otros bancos tienen que pagar al Banco Central cuando “toman prestado” dinero del Banco Central para prestarlo a sus clientes. Ahora, proponen venderte no sólo Dinero del Monopolio, sino Dinero del Monopolio que puede ser creado o borrado por una pulsación de tecla en una “cartera digital” imaginaria, y por supuesto, tendrán el control absoluto sobre quién tiene acceso a estas preciosas pulsaciones, quién es rico en pulsaciones y quién es pobre, quién consigue comprar cosas usando “sus” pulsaciones y quién es eliminado de “su” mercado y dejado morir de hambre. Algunas personas han confundido el Banco de Pagos Internacionales como el Banco Central de los Bancos Centrales, pero el BIS no tiene el acceso a las reservas de monedas necesarias para cumplir esa función, más bien el BIS es una cámara de compensación similar a la llamada Depository Trust Corporation donde todos los fideicomisos falsos “certificados” que crearon “para” nosotros han sido almacenados como activos colaterales bajo control extranjero y están siendo administrados para el beneficio de intereses extranjeros desde la década de 1930. Ha llegado el momento de despertar, o volvernos locos y ser esclavizados por nuestros delirios.

 

Por Anna Von Reitz

La gente está confundida sobre el propósito de los bancos centrales. Dado que uno de mis antepasados creó el primer “Banco Central” del mundo para el Reino de Prusia durante la Guerra de los Siete Años, es quizás extrañamente apropiado que sea yo quien lo diga:

El propósito de todos los Bancos Centrales es la manipulación de las materias primas.

El primer Banco Central se creó para restringir la cantidad de café que se importaba a Prusia. En aquella época, el café era una importación exótica y costosa. Al igual que el champán, que apareció en los mercados internacionales más o menos al mismo tiempo, la gente no sabía muy bien para qué servía, o si servía para algo.

El rey Federico el Grande no veía con buenos ojos que el oro prusiano se agotara en la economía de su país para comprar granos de café, por lo que necesitaba un medio para restringir las importaciones. Estableció el primer Banco Central de la historia del mundo para realizar esta sencilla tarea: restringir la importación de granos de café a Prusia.

Ah, y obtener un beneficio al hacerlo.

No le llamaban “el Grande” por nada, pero fue mi modesto antepasado quien ideó las tuercas y los tornillos y la burocracia institucional para poner en práctica estos objetivos: un Banco Central para controlar los productos básicos, todos los productos básicos, no sólo el café.

Toda la economía de un país podría ser controlada por un Banco Central.

Este descubrimiento iba a tener consecuencias en todo el mundo. Por un lado, significó la muerte de los mercados libres y el surgimiento de las “monedas reguladas”, porque las mercancías más importantes de todas, el dinero y el crédito, podían ser controladas por un Banco Central, junto con los vientres de las cerdas y el café.

¿Cómo lo hace un Banco Central? Controlando la oferta de dinero y crédito, y regulando la demanda de productos básicos.

El control de la oferta de dinero y crédito es bastante obvio y arbitrario. El dinero puede imprimirse o acuñarse, o no. El crédito se puede conceder o no, y la demanda de crédito se puede ahogar con tipos de interés punitivos.

Así es como empezó, de todos modos, y hasta cierto punto, todavía lo es, como Jerome Powell y la Junta de la Reserva Federal (Banco Central) acaban de demostrar al añadir tres cuartos de uno por ciento más al “Tipo de Interés Preferencial”, que es la usura que otros bancos tienen que pagar al Banco Central cuando “toman prestado” dinero del Banco Central para prestarlo a sus clientes.

Gracias al sistema de los Bancos Centrales, ninguno de los otros bancos puede hacer dinero de la nada; tienen que pedirlo prestado al Banco Central y pagar intereses por el privilegio, un coste que trasladan a sus clientes.

El proceso por el cual los Bancos Centrales estafaron al público y a los otros bancos para que les dieran el control es una historia en sí misma, pero la transición de la necesidad de acuñar monedas de oro a la impresión de certificados de oro y plata fue seguida por una transición de impresión de pagarés para reemplazar los certificados de oro y plata y de ahí fue un paso corto para emitir “fichas digitales” – meras pulsaciones en un libro de contabilidad digital, para representar cualquier cosa que el Banco Central quiera representar.

Ahora, proponen venderte no sólo Dinero del Monopolio, sino Dinero del Monopolio que puede ser creado o borrado por una pulsación de tecla en una “cartera digital” imaginaria, y por supuesto, tendrán el control absoluto sobre quién tiene acceso a estas preciosas pulsaciones, quién es rico en pulsaciones y quién es pobre, quién consigue comprar cosas usando “sus” pulsaciones y quién es eliminado de “su” mercado y dejado morir de hambre.

Ha llegado el momento de despertar o volvernos locos, y ser esclavizados por nuestros delirios.

Hablé largo y tendido con uno de los miembros del Comité de Reajuste de Divisas y admitió abiertamente que los mercados de divisas han estado amañados durante tanto tiempo y que los tipos de cambio entre las monedas son tan arbitrarios que nadie sabe cuál sería el valor de mercado.

Es decir, es totalmente arbitrario que se necesiten trece dólares nigerianos para comprar un billete de la Reserva Federal. Nadie sabe por qué existe un tipo de cambio tan desigual. Simplemente se ha desarrollado a lo largo del tiempo y nadie que tenga el poder de cambiarlo se ha visto obligado a considerar hacerlo.

Dado que la función de un Banco Central es amañar la oferta y la demanda de prácticamente todo, pero sobre todo del dinero y el crédito, ha sido inevitable que las personas y los gobiernos cómplices de esta actividad descaradamente ilegal (y a menudo inmoral) trataran de establecer un Banco Central de Bancos Centrales “para mantener a todos honrados” (?????).

Este Banco Central de Bancos Centrales no se llama “banco”. Eso sería demasiado simple. En su lugar, se llama Fondo de Estabilización Económica en Europa y Fondo de Seguridad Económica en EE.UU., pero un chanchullo de control de productos básicos con cualquier otro nombre olería igual de bien.

Aquí, los banqueros centrales han acumulado grandes cantidades de todas las monedas de la Tierra, desde el yen japonés hasta la libra esterlina, que pueden utilizar para manipular tanto la oferta de la moneda de una nación como su valor.

El Presidente de los Estados Unidos (que representa a los militares del mundo) y el Secretario del Tesoro de los Estados Unidos (que representa a todos los demás) quedan a cargo de este Fondo de Granza Definitivo, y también, por lo tanto, pueden dictar el precio de un par de zapatos en Zimbabwe.

El Comité de Reajuste de la Moneda se quedó con la tarea completamente poco envidiable de llevar todas las monedas del mundo a la paridad con el billete de la Reserva Federal de EE.UU., con el fin de crear un campo de juego nivelado – o así lo imaginan.

Por muy útil que sea tener un mecanismo para evitar que sus electores gasten sus pagares en granos de café o cualquier otra cosa, la función principal de un Banco Central es la manipulación de productos básicos y la manipulación de productos básicos es ilegal.

Esta constatación puede hacer que todo el mundo se detenga y se pregunte: si es ilegal, ¿por qué no se detiene?

Al igual que todo lo que es extremadamente ilegal pero que, sin embargo, sigue existiendo, los bancos centrales han sido autorizados y “legalizados”.

La “licencia” es proporcionada por las corporaciones de servicios gubernamentales que actualmente se hacen pasar por nuestros gobiernos. La Reserva Federal y, en Europa, el FMI, tienen que pagarles sobornos: “tasas reguladoras” e “impuestos” por cada transacción.

La “legalización” -es decir, el recurso publicado que tienen que proporcionar cada vez que hacen algo descaradamente ilegal- se encuentra en la Sección 15 de la Ley de la Reserva Federal, donde básicamente prometen “redimir”, es decir, devolver cualquier deuda que resulte de su acción.

Al igual que todas las demás legalizaciones de este tipo que hemos descubierto, no se proporciona ningún acceso práctico al recurso. Ninguna oficina o funcionario está

identificado como la parte responsable y no se estipula ningún proceso por el que los individuos puedan aplicar el remedio publicado.

Cuando el acceso al remedio está obstruido y ofuscado para impedir el acceso al remedio, no existe ningún remedio. Al utilizar una jerga legal arcaica y no proporcionar instrucciones claras sobre cómo las personas pueden obtener un remedio, la naturaleza criminal de la Reserva Federal y sus actividades sigue sin disminuir.

Algunas personas han confundido el Banco de Pagos Internacionales como el Banco Central de los Bancos Centrales, pero el BIS no tiene el acceso a las reservas de monedas necesarias para cumplir esa función, más bien el BIS es una cámara de compensación similar a la llamada Depository Trust Corporation donde todos los fideicomisos falsos “certificados” que crearon “para” nosotros han sido almacenados como activos colaterales bajo control extranjero y siendo administrados para el beneficio de intereses extranjeros desde la década de 1930.

Después de la Segunda Guerra Mundial hubo tanto desplazamiento de población que tuvieron que establecer qué gobiernos tenían interés en los activos físicos y laborales de la gente representados por estos Activos Certificados.

Esto, también, es una actividad groseramente ilegal, que es la razón por la que se mantiene en casi completo secreto. Si la gente de este planeta descubriera alguna vez que ellos y sus activos estaban siendo comprados y vendidos y negociados como certificados de acciones pertenecientes a estas “corporaciones de servicios gubernamentales”, se indignarían y exigirían que se pusiera fin a ello.

Pero, esperen, se acaban de enterar, ¿no es así?

Tal vez, en un pasado lejano, el establecimiento de estos sistemas de “seguimiento de activos” tenía cierta lógica, ya que los gobiernos reales aceptaban la responsabilidad de defender los intereses de su pueblo en cualquier lugar del mundo. Esto suponía un “interés público” en la defensa de los derechos y la protección de las garantías debidas a cada estadounidense y a todos los intereses estadounidenses, por ejemplo.

Por desgracia, como tantas otras cosas, la naturaleza de ese “interés público” se ha redefinido como un interés comercial oculto en la propiedad privada y en las personas privadas. Esto, a su vez, ha llevado a la esclavitud legalizada por contrato, y al despliegue y la proliferación de contratos de adhesión ocultos, representados de forma infame por el registro de bebés y la emisión de “certificados de nacimiento”.

Todo esto tiene que parar o ninguna nación podrá estar segura sobre la faz de la Tierra.

Aunque los males de la esclavitud y el colonialismo son bien conocidos y admitidos, es evidente que los que se beneficiaron de estos males han tratado de continuarlos ante la condena casi universal.

Las “colonias” de la Commonwealth británica se redefinieron hábilmente como territorios británicos y se convirtieron en protectorados militares gobernados por su propia versión del Raj en la India. De este modo, aunque la palabra “colonia” con todas sus feas asociaciones desapareció, el hecho permaneció y las condiciones empeoraron de la mano de ignorantes botas de goma enviadas a esquilmar a la población y a llevarse los recursos de estas “antiguas” colonias, sin la delicadeza de tener que obedecer las constituciones y los tratados que se debían a las víctimas de esta grotesca estafa internacional y del abuso de confianza.

Estados Unidos, la Tierra de la Libertad, fue igualmente engañada para ser el último gran bastión de la esclavitud. A pesar de las valientes y sencillas palabras de la Decimotercera Enmienda, que abolía la esclavitud y parecía repudiar la esclavitud en todas sus formas, ésta fue seguida inmediatamente por la Decimocuarta Enmienda, que definía a los criminales como esclavos y también a los ciudadanos municipales de los Estados Unidos como criminales.

De este modo, el Protectorado Territorial Británico no autorizado que se estableció aquí tras la Guerra Civil se proveyó de una población lista tanto de esclavos como de criminales para saquear, y preservó la esclavitud en nuestras costas.

Hoy en día, el Imperio del Mal de los Bancos Centrales ha alcanzado nuevas cotas de control coercitivo sobre nuestro dinero y nuestras vidas, y gran parte del mundo ha sido esclavizado secretamente bajo los tacones de las botas de los “protectorados” militares que, estrictamente hablando, no son militares y tampoco protectorados.

De estas y otras maneras, los esclavistas y mentirosos del Parlamento Británico y la Curia Romana han tratado de emplumar sus propios nidos defraudando a naciones enteras y evadiendo sus tratados y obligaciones contractuales.

Ahora mismo están intentando evitar las garantías y requisitos de las Declaraciones de Derechos Humanos buscando redefinir a las personas que recibieron las inyecciones de ARNm como Organismos Genéticamente Modificados – una nueva subespecie patentada que es menos que humana, y por lo tanto no se les debe ninguna protección contra su criminalidad, crueldad, avaricia y codicia.

Como demuestra esta breve exposición, hay que hacer algo con estos “corporativistas” y con los gobiernos y burócratas que han diseñado todo esto. Sugiero que todos despertemos y nos pongamos manos a la obra y que no nos distraigamos con los espectáculos de los partidos políticos, porque ambos partidos han dado los mismos resultados.

 

Banco de Pagos Internacionales: Torre de Préstamos y Consejo de Impuestos

Fuente:

Anna Von Reitz, en Lincoln County Watch: The Purpose of Central Banks.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Los las monedas digitales de la banca central (CBDCs) significan la muerte total de cualquier libertad económica que le quede al público, y los...

Ciencia y Tecnología

Años atrás advertimos cómo el esquema de criptomonedas podría llegar a ser utilizado por las propias élites globalistas como chivo expiatorio a través de...

Ciencia y Tecnología

En un artículo reciente titulado “Sobre bancos y oleoductos: SWIFT y Standard Oil y QFS”, la juez patriota estadounidense Anna von Reitz explica cómo...

Contenidos

Hay una Corporación de la Corona Británica “Deutschland, Inc”, y una Corporación Municipal haciendo negocios como “DEUTSCHLAND, INC.” y ambos son dirigidos por los...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY