Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

El fin de la geopolítica de sistemas cerrados y el auge del desarrollo de sistemas abiertos: la ley de Vernadsky para el siglo XXI

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes nos afecta mucho. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Por Matthew Ehret

Hoy en día se ha hecho popular entre la comunidad científica proclamar como un hecho que el universo se rige en última instancia por la muerte y la decadencia a gran escala y el azar a microescala.

Aunque es raro que esta escalofriante teoría popular se enuncie explícitamente en términos tan directos como los que expongo, la propia idea de la Cosmología del Big Bang, tan extendida entre los científicos modernos, exige que la muerte sea la característica dominante de la realidad. Esta teoría postula que, puesto que hay mucha más materia no viva en el universo que materia viva, y puesto que todo esto sólo surgió de un frío océano infinito de la nada hace 13.700 millones de años, que volveremos de nuevo a ese estado “natural” de equilibrio en algún momento del futuro lejano. No sólo esto, sino que la teoría del Big Bang también nos obliga a presumir otros absurdos como incuestionables… como la creencia de que el propio universo al estar acotado en el tiempo, también debe estarlo en el espacio con límites físicos externos fuera de los cuales la nada nos abraza por todos lados. Si esto fuera cierto, ¿cómo podría la nada crear algo, y mucho menos contener “algo”?

 

Un modelo típico del universo

Un modelo típico del universo

 

Al imponer tales límites en el espacio y el tiempo al universo e implicar que toda la energía que existe actualmente en el universo fue creada ex nihilo en un “momento” inicial, entonces también significa que estamos destinados a una muerte por calor definitiva mientras el sistema cerrado llamado “el universo” se va sumiendo en estados de creciente aburrimiento, predictibilidad estadística, caos y, finalmente… la muerte.

Bien, tratemos esta cuestión con una pregunta más elevada: ¿Quién ha demostrado que la entropía y la 2ª ley de la termodinámica es algo que se puede aplicar a todo el universo? ¿Quién ha demostrado que las mutaciones genéticas aleatorias en lo más pequeño provocan la aparición de macrocambios en el tiempo evolutivo?

Cuando empezamos a ver conceptos trascendentales como la VIDA, la MENTE o la MORALIDAD contenidos en la obra científica y la vida del gran biogeoquímico ruso Vladimir Ivanovich Vernadsky, solemos encontrar que la entropía se rompe de la manera más devastadora.

 

 

 

La biosfera como estado de antientropía

Empecemos con el enfoque de Vernadsky sobre la vida.

En lugar de ver cualquier evidencia de que la materia viva comenzó con una baja entropía en un sistema cerrado dentro de la época pre-cámbrica hace 500 millones de años y se movió a través de mutaciones aleatorias hacia estados de creciente muerte por calor/alta entropía (aka: disminución de los potenciales de cambio)… vemos que es justo lo contrario.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

marine fossil diversity

 

Las observaciones nos muestran que la vida ha evolucionado desde organismos unicelulares relativamente aburridos hasta sistemas de autoorganización cada vez más diferenciados y complejos que crean y consumen estados de energía cada vez más altos para realizar su trabajo. No sólo eso, sino que uno de los aspectos más vergonzosos del esfuerzo darwiniano por interpretar la evolución de la vida en términos graduales lentos, es que la teoría simplemente no puede dar cuenta de los estados obvios de saltos no lineales de estados inferiores a estados superiores de vida que surgen de la no vida, y de la vida inconsciente a la vida consciente y de la vida consciente a la vida pensante autoconsciente. Y mientras los cínicos se limitan a observar las periódicas extinciones masivas esparcidas por los registros fósiles, en las que sistemas enteros de vida fueron aniquilados, el verdadero científico observa que está en juego un proceso superior de creación de nuevos sistemas que siempre avanza hacia la expresión de grados cada vez mayores de libertad de acción y complejidad hacia la expresión de la vida humana.

El gran biogeoquímico ruso Vladimir Vernadsky (1863-1945) señaló en su famoso libro de 1926 La biosfera que la biosfera (la delgada envoltura sobre la faz del globo que conforma y es conformada por la materia viva) no era un sistema cerrado definido por la entropía como suponían los darwinianos, sino un sistema abierto conformado por la intersección de la radiación cósmica y las radiaciones internas que emanan del interior de la tierra afirmando:

“La biosfera puede considerarse como una región de transformadores que convierten las radiaciones cósmicas en energía activa en forma eléctrica, química, mecánica, térmica y otras. Las radiaciones de todos los astros entran en la biosfera, pero sólo captamos y percibimos una parte insignificante del total. No se puede dudar de la existencia de radiaciones originadas en las regiones más lejanas del cosmos. Las estrellas y las nebulosas emiten constantemente radiaciones específicas, y todo indica que la radiación penetrante descubierta en las regiones superiores de la atmósfera por Hess se origina más allá de los límites del sistema solar, tal vez en la Vía Láctea, en las nebulosas o en las estrellas … La importancia de esto no estará clara durante algún tiempo, pero esta radiación cósmica penetrante determina el carácter y el mecanismo de la biosfera.”

 

En un ensayo posterior titulado La evolución de las especies y de la materia viva (1928), Vernadsky demuestra que la biosfera no es sólo de naturaleza cósmica, sino un proceso singular dirigido por flujos de desequilibrio creativo hacia estados cada vez más elevados de antientropía y creación… y no de muerte, homogeneización o decadencia. Vernadsky escribe “la creación resultante de la evolución de nuevas formas vivas, se adapta a nuevas formas de existencia, aumenta la ubicuidad de la vida y amplía su dominio. La vida penetra así en regiones de la biosfera a las que antes no tenía acceso”.

Centrándose en el mecanismo que impulsa este crecimiento, que describió detalladamente como el aumento de la migración biogénica de los átomos a través de la biosfera, Vernadsky afirmó “vemos cómo, en el curso de las épocas geológicas, aparecen nuevas formas de vida. Su aparición conduce… a una aceleración de la corriente atómica a través de la materia viva, y también provoca, dentro de los átomos, nuevas manifestaciones, desconocidas hasta ahora, junto con la aparición de nuevos modos de desplazamiento”.

Este aumento de la corriente/flujo de la materia a través del sistema de la biosfera se consagra como el segundo principio biogeoquímico de Vernadsky, que también define la creación de nuevos ecosistemas estables con mayor poder de transmisión de átomos que los anteriores sistemas extinguidos:

“Este principio biogeoquímico que llamaré segundo principio biogeoquímico puede formularse así: La evolución de las especies, que conduce a la creación de nuevas formas vivas estables, debe ir en el sentido de un aumento de la migración biogénica de átomos en la biosfera…”

 

Para quien esté confundido por esta idea, basta con considerar los diferentes patrones metabólicos de los reptiles en comparación con las nuevas formas de vida caracterizadas por los mamíferos. Mientras que los mamíferos requieren más alimento para su supervivencia, su poder corporal de convertir los alimentos en energía es mucho mayor que el de los reptiles más primitivos, mientras que los mamíferos también tienen mayor libertad de movilidad, regulación del calor e incluso expresión emocional en comparación con sus hermanos de sangre fría.

Vernadksy se atreve a atacar la teoría de la mutación aleatoria de la evolución darwiniana al afirmar que la evidencia de la direccionalidad en el flujo de la materia viva hacia grados cada vez mayores de complejidad implica una ley superior de naturaleza creativa.

“[Este segundo principio biogeoquímico] indica, en mi opinión, con una lógica infalible, la existencia de una dirección determinada, en el sentido de cómo deben desarrollarse necesariamente los procesos de la evolución…. Todas las teorías de la evolución deben tener en cuenta la existencia de esta dirección determinada del proceso de evolución, que, con los desarrollos posteriores de la ciencia, podrá ser evaluada numéricamente. Me parece imposible, por varias razones, hablar de teorías evolutivas sin tener en cuenta la cuestión fundamental de la existencia de una dirección determinada, invariable en los procesos de evolución, en el curso de todas las épocas geológicas. En conjunto, los anales de la paleontología no muestran el carácter de una agitación caótica, a veces en una dirección, a veces en otra, sino de fenómenos cuyo desarrollo se realiza de manera determinada, siempre en la misma dirección, en la del aumento de la conciencia, del pensamiento y de la creación de formas que aumentan la acción de la vida sobre el medio ambiente.”

 

Cuando la humanidad apareció en escena, un nuevo fenómeno comenzó a expresarse en una forma que el gran académico ruso Vladimir Vernadsky (1863-1945) describió como la Noosfera (por oposición a la litosfera y la biosfera). Vernadsky entendió que esta nueva fuerza geológica estaba impulsada por la razón creativa humana, y dedicó su vida a enseñar al mundo que la ley de la humanidad debe concordar con la ley de la naturaleza afirmando:

“La noosfera es un nuevo fenómeno geológico en nuestro planeta. En ella, por primera vez, el hombre se convierte en una fuerza geológica a gran escala. Puede, y debe, reconstruir la provincia de su vida con su trabajo y su pensamiento, reconstruirla radicalmente en comparación con el pasado. Ante él se abren posibilidades creativas más amplias y más grandes. Puede que la generación de nuestros nietos se acerque a su florecimiento”[1].

 

En la mente de Vernadsky, ni la noosfera ni la biosfera obedecían a una ley de equilibrio matemático o estadística, sino que se regían por una armonía asimétrica y un progreso de estados de organización inferiores a superiores. Sólo al llegar a comprender los principios de la naturaleza, la humanidad se hizo moral e intelectualmente apta para mejorar la naturaleza haciendo verdes los desiertos, aprovechando el poder del átomo o aplicando el progreso científico a la salud y la agricultura. Algunas de sus ideas más importantes se publicaron en su obra El pensamiento científico como fenómeno planetario (1938), La evolución de las especies y la materia viva (1928) Algunas palabras sobre la noosfera (1943) y La transición de la biosfera a la noosfera (1938)[2].

A pesar de las duraderas contribuciones de Vernadsky al conocimiento humano, aquí estamos, 76 años después del final de la Segunda Guerra Mundial, tolerando una política anticientífica de descarbonización masiva que amenaza con socavar radicalmente la civilización para innumerables generaciones.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

marine fossile diversity

 

En un momento determinado de la historia evolutiva, apareció un nuevo fenómeno que alteró para siempre estos mecanismos biosféricos: El poder creativo y de razonamiento de la humanidad. Vernadsky lo describió como “la noosfera” por la palabra griega para “mente” y lo comparó con una fuerza cosmológica diciendo: “La noosfera es la última de las muchas etapas de la evolución de la biosfera en la historia geológica. El curso de esta evolución sólo comienza a aclararse para nosotros a través del estudio de algunos de los aspectos del pasado geológico de la biosfera”.

Tras introducir este fenómeno, no como un proceso insignificante fuera de la naturaleza, sino como parte integrante de la naturaleza y del universo, Vernadsky plantea una paradoja: “Aquí ha surgido ante nosotros un nuevo enigma. El pensamiento no es una forma de energía. ¿Cómo puede entonces modificar los procesos materiales?”.

Sin responder directamente a esta paradoja filosófica, Vernadksy describe el efecto de una flexión del espacio-tiempo físico que está en función de la aplicación del pensamiento creativo al progreso científico y tecnológico diciendo

“En cuanto a la llegada de la noosfera, vemos a nuestro alrededor a cada paso los resultados empíricos de ese proceso “incomprensible”. Esa rareza mineralógica, el hierro nativo, se produce ahora por miles de millones de toneladas. El aluminio nativo, que nunca había existido en nuestro planeta, se produce ahora en cualquier cantidad. Lo mismo ocurre con el incontable número de combinaciones químicas artificiales (minerales biogénicos “culturales”) recién creados en nuestro planeta. El número de estos minerales artificiales aumenta constantemente. Todas las materias primas estratégicas pertenecen a esta categoría. Químicamente, la faz de nuestro planeta, la biosfera, está siendo cambiada bruscamente por el hombre, conscientemente, y aún más, inconscientemente. La envoltura aérea de la tierra, así como todas sus aguas naturales, son modificadas física y químicamente por el hombre”.

 

 

 

No hay límites al crecimiento en un universo antientrópico

 

Fuente:

Matthew Ehret: The End of Closed System Geopolitics and the Rise of Open System Development- Vernadsky’s Law for the 21st Century.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Por Matthew Ehret (10 de septiembre de 2021). Las líneas de batalla para el futuro de la humanidad quedaron explícitamente claras durante el Foro...

Ciencia y Tecnología

El sistema oligárquico que ha funcionado durante demasiadas épocas para mantener a nuestra especie sometida a la ignorancia, la división y la guerra está...

Contenidos

El llamado “Gran Reajuste” o “Gran Reseteo”, impulsado por Mark Carney, las élites de Davos, la aristocracia británica, el Vaticano y las élites de...

Ciencia y Tecnología

Por Matthew Ehret Mucha gente se sorprendería al descubrir que Gottfried Leibniz (1646-1716), un polímata y lógico alemán más conocido por su descubrimiento del...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon