Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

El conde Coudenhove-Kalergi y su cruzada moderna por Pan-Europa

Por Mente Alternativa

La guerra de Israel contra Gaza como manifestación de un “choque de civilizaciones” que utiliza a agentes sionistas armados y financiados por señores de Londres y Washington para restablecer el Templo de Jerusalén en una ubicación vitalmente estratégica del sudeste de Asia, es la continuación inequívoca del patrón imperial marítimo-veneciano que la aristocracia negra lanzó hace casi un milenio como una serie de “cruzadas por la Tierra Santa”, utilizando a hordas de mercenarios cruzados cristianos bajo la tutela de órdenes militares ocultistas como los Caballeros Templarios y la Orden de Malta.

La cuarta de estas cruzadas, por ejemplo, supuso un auténtico golpe de estado de los oligarcas venecianos, que se hicieron con el control de las vastas rutas comerciales marítimas de la Constantinopla cristiana, los estados estratégicos y la ciudad de Creta, lo que en perspectiva histórica podría verse como un asalto imperial proto-globalista a través de una versión embrionaria del concepto de pan-Europa, que siglos más tarde, desde principios de la década de 1920, sería promovida por el Príncipe Junio Valerio Borghese como la “Europa unida”, a través de su compañero oligarca, el conde Richard Coudenhove-Kalergi.

Hoy, el cristal de la semilla de esa “Europa unida” se ha convertido en la Unión Europea generada por el Tratado de Maastricht y su Banco Central Europeo. La misma visión de una Europa unida inspiró también a Hjalmar Schacht, el arquitecto financiero del régimen de Hitler, quien consideraba que la conquista de Europa por parte de Hitler era el camino para conseguirlo. La “Europa unida” también fue la visión para la que la sinarquía desplegara a uno de sus agentes más notorios del siglo XX, Alexander Helphand Parvus, quien financió la Revolución Bolchevique y luego, tras su victoria, se convirtió en el más feroz “antibolchevique”, proclamando que sólo una “Europa unida” podría detener la amenaza rusa.

¿Acaso no parece todo esto muy parecido a la situación del mundo actual?

Y es que la historia no sólo enseña por identidad, sino sobre todo por analogía, como muestra la historiadora revisionista Cynthia Chung al documentar las andanzas transatlánticas del conde Richard Coudenhove-Kalergi y su papel central en el desarrollo geoestratégico de la pan-Europa en una trilogía de artículos titulada “Una cruzada moderna por la Tierra Santa”, que en realidad es una transcripción del segundo capítulo de su libro “El imperio en el que nunca se puso el Sol Negro” (The Empire on Which the Black Sun Never Set).

 

Una cruzada moderna por la Tierra Santa (Parte I)

Una cruzada moderna por la Tierra Santa (Parte II)

Una cruzada moderna por la Tierra Santa (Parte III)

 

La trilogía es densa y extensa, por lo que transcribimos a continuación algunos fragmentos y citas analizadas por la autora, para dar una idea general del contenido al lector que no disponga de tiempo para revisar los textos completos.

 

Una cruzada moderna por la Tierra Santa (Parte I)

El conde Richard von Coundenhove-Kalergi (1894-1972) fue un político y filósofo austro-japonés que fue presidente fundador de la Unión Paneuropea (1923-presente) y es el padre espiritual de la Unión Europea, fundada en Noviembre de 1993.

Este ejercicio también nos ayudará a apreciar cómo Kalergi veía la misión de su vida de unir Europa, a la que se referiría en sus propias palabras como su “Cruzada por Pan-Europa”.

El padre de Kalergi fue Heinrich von Coundenhove-Kalergi (1859-1906), de formación jesuita. [2]

Heinrich, que creció como antisemita, comenzó un tratado sobre antisemitismo que, según cuenta la historia, esperaba que reconfirmara y solidificara sus puntos de vista. En cambio, tuvo una especie de epifanía que lo llevó a convertirse en partidario del sionismo y del establecimiento de una patria para el pueblo judío. Su obra Das Wesen des Antisemitismus (La esencia del antisemitismo), publicada en 1901, tuvo una gran influencia en el pensamiento de Richard, quien publicó una versión editada con sus añadidos en 1935.

Richard fue enviado a la Academia Theresianum de Viena, que describió con las siguientes observaciones: “El Theresianum era para el antiguo imperio austríaco lo que Eton es para Gran Bretaña… tenía un solo objetivo: perpetuar entre sus alumnos los ideales tradicionales de la monarquía austriaca. Muchos estadistas destacados se habían formado aquí; en mi época, casi todos los estudiantes eran miembros de la nobleza…”[8]

La Academia Theresianum fue fundada por los jesuitas en 1746.

En su autobiografía de 1943, el Conde Richard von Coudenhove-Kalergi describe así la historia del linaje familiar Coudenhove: [10]

“El linaje Coudenhove se remonta al siglo XI, cuando dos hermanos Coudenhove se unieron a la primera Cruzada en 1099, cuando Jerusalén fue conquistada por primera vez por los ejércitos unidos de los caballeros cristianos de Europa. Habían pertenecido a la nobleza más antigua de Brabante Septentrional, ahora parte de los Países Bajos. A finales del siglo XVIII los Coudenhove habían sido nombrados condes del Sacro Imperio Romano.”

 

La Liga de las Naciones como una nueva ‘Santa Alianza’

Después de la Primera Guerra Mundial, Europa pasó de ser una región gobernada durante siglos por un imperio a una región de repúblicas. Kalergi escribe: [22]

“Por la mañana llegaron noticias del inminente armisticio; Más tarde ese mismo día, un manifiesto imperial nos dijo que el emperador de Austria había renunciado a sus derechos en la dirección del Estado y había disuelto el gobierno imperial. Así nació la república austríaca, bajo la presidencia del popular líder sindical Karl Seitz.
En los días anteriores se habían producido acontecimientos trascendentales: el káiser alemán había huido a Holanda; El general Ludendorff, ídolo y símbolo del militarismo alemán, a Suecia. Alemania se había transformado en una república democrática con Fritz Ebert, un socialista, como presidente. También Checoslovaquia y Hungría se habían transformado en repúblicas democráticas, mientras que Turquía y Bulgaria se habían rendido ante los aliados victoriosos. Austria había sido desmembrada y algunos días antes había concluido su armisticio con Italia.
…El imperio austro-húngaro estaba muerto – la guerra había terminado… Los tres imperios europeos de los Romanov, los Habsburgo y los Hohenzollern se habían desmoronado y ahora fueron reemplazados por repúblicas… En la última semana, dos docenas de tronos europeos, algunos de ellos de mil años de antiguedad, se había derrumbado.
…Se entendía comúnmente que desde el fin de las guerras religiosas, la rivalidad dinástica y la opresión nacional habían provocado la mayoría de las guerras de los últimos siglos. Estas dos fuentes principales de guerras parecían ahora definitivamente eliminadas con la caída de las dinastías y la liberación de las naciones. Por fin parecía posible un largo período de paz, seguridad y colaboración europeas. Se iba a crear una nueva Santa Alianza. Pero esta nueva Santa Alianza contra las guerras iba a ser una liga de naciones y no de reyes; una liga para el progreso y la democracia y no para la opresión y la reacción. El profeta de esta Liga de Naciones fue el gran Presidente de los Estados Unidos, Woodrow Wilson.”

Como ya se mencionó en el capítulo anterior, la Liga de Naciones fue responsable de la Declaración Balfour que pedía un hogar nacional para los judíos. También quedó demostrado que el líder de la Unión Británica de Fascistas, Oswald Mosley, era también un destacado representante de la Sociedad de Naciones. Mosley también promovería en la era posterior a la Segunda Guerra Mundial el concepto de una Pan-Europa, una Europa unida. Dentro de esta concepción de una Europa unida, era esencial una Europa-África unida, siendo esta última más parecida a una gran plantación de esclavos con el fin de satisfacer las necesidades de Europa.

En el próximo capítulo veremos cómo la Sociedad de Naciones era, de hecho, una visión imperialista, que sentaría a los anglo estadounidenses al timón de este nuevo orden mundial.

Kalergi continúa diciendo en su Cruzada por la Paneuropa que su mayor deseo es que algún día los Estados Unidos de Europa se conviertan en realidad y que la Sociedad de Naciones es el primer borrador hacia este objetivo. Kalergi vio su Pan-Europa también como un paso hacia la consecución de la Liga de Naciones. Kalergi redactó un memorando a la Sociedad de Naciones, sugiriendo su reorganización “en un espíritu de regionalismo, como un paso inevitable hacia el universalismo”. [26] Kalergi redactó un plan para el reconocimiento de seis unidades regionales y autónomas dentro de la Liga: la Commonwealth británica, la Unión Soviética, la Unión Panamericana, una Unión Paneuropea, China y Japón. [27] Nótese que Arabia y África no se mencionan entre estas regiones autónomas.

Kalergi continúa escribiendo [28]:

“Si las ilusiones hubieran influido en mi programa, ciertamente debería haber sugerido una Unión Europea bajo liderazgo británico, con el rey de Inglaterra actuando como presidente hereditario de los Estados Unidos de Europa. Pero, desgraciadamente, el problema era mucho más complicado de lo que parecía. De hecho, la cuestión británica era el más difícil y delicado de todos los complicados problemas que enfrentaba Pan-Europa. Esta dificultad radicaba en el hecho de que, aunque Gran Bretaña era una potencia europea, el Imperio Británico no era en modo alguno europeo, sino intercontinental”.

Espero que le resulte evidente al lector que este llamado mundo de democracias independientes y el supuesto fin del imperialismo no son exactamente lo que imaginaban Kalergi y la visión de la Liga de Naciones para un Nuevo Orden Mundial, y que, de hecho, El imperio y la monarquía continuarían desempeñando un papel dominante.

La descripción que hace Kalergi de que la religión católica es inherentemente fascista no pretendía ser una crítica, como resultará evidente. Kalergi, que se crió en la fe católica romana probablemente instruido [al igual que su padre] por la Orden de los Jesuitas, consideraba que el fascismo era más adecuado para lograr los objetivos del paneuropeismo, siendo la democracia en última instancia una estructura organizativa demasiado débil para tener éxito en este esfuerzo.

 

Una cruzada moderna por la Tierra Santa (Parte II)

“La idea sionista en sí misma sigue siendo correcta y consistente, pero la elección de Palestina como nuevo hogar fue dictada por el romance más que por por razon. Existe el peligro de que el éxodo judío a Palestina comparta algún día el destino de sus predecesores cristianos, a saber, los cruzados. Existe el peligro de que la fuerza del mundo árabe en suelo sirio resulte mucho más fuerte que todos los planes del mundo occidental. Estratégicamente es difícil defender Palestina contra cualquier ataque por tierra. La idea panárabe va en aumento y nunca renunciará voluntariamente a esta costa y a Jerusalén, que también para los mahometanos es una ciudad santa. Amenaza un choque entre las ideas sionistas y panárabes”. (5)

Lo que también resulta inquietante de la cita anterior de Richard es que reconoce claramente que la movilización de millones de judíos hacia Palestina claramente no les caerá bien a los árabes de esta región. Richard califica de problemática la “idea panárabe que va en aumento”. Recordemos que Richard nunca habló de panarabismo o panafricanismo en sus seis zonas regionales bajo la Liga de Naciones; formada por la Commonwealth británica, Panamérica, la Unión Europea, la Unión Soviética, China y Japón. Por lo tanto, Richard, que habla como si tuviera el máximo respeto por el Islam, claramente ve que éste no desempeña ningún papel en la nueva Santa Alianza. De hecho, parece más bien que este choque muy predecible entre los judíos sionistas “no reformados” y Pan-Arabia es exactamente lo que se querría provocar, ¿tal vez para dejar que ellos mismos reduzcan el rebaño? [7] ¿Acaso la lección de las Cruzadas fue que uno debe dejar que otros luchen por uno?

Kalergi no se limitó a reclutar fascistas europeos para su causa paneuropea, sino que también conoció a numerosos espíritus afines de la Alemania nazi, Estados Unidos y Gran Bretaña.

Pasemos a las escapadas de Kalergi en Gran Bretaña. El primer inglés que conoció Kalergi y que estaba “seriamente interesado en Pan-Europa” fue Henry Wickham Steed, ex editor jefe de The Times, con sede en Londres. Lord Northcliffe [24] había comprado The Times en 1908. En 1914, bajo la dirección de Lord Northcliffe, Steed había instado al Imperio Británico a entrar en la Primera Guerra Mundial. Steed era un conocido antisemita y en 1920, en un editorial para The Times, respaldó una falsificación antisemita titulada ‘Los Protocolos de los Sabios de Sión’, [25] en la cual culpaba a los judíos por la Primera Guerra Mundial y al régimen bolchevique por tratarse de un complot de “financieros judíos internacionales” que eran la mayor amenaza para el Imperio Británico.[26]

Fue a este hombre a quien Kalergi agradecería que le abriera puertas en Gran Bretaña para su causa paneuropea.

Kalergi escribe: [27]

“El primer inglés que estuvo seriamente interesado en Pan-Europa fue Henry Wickham Steed, ex editor en jefe del London Times, que había desempeñado un papel decisivo durante la última guerra. Conocía bien los problemas de Europa; de hecho, mejor que casi cualquier persona en Gran Bretaña. En los años anteriores a la guerra había vivido en Viena, donde conocía socialmente a mi madre y a otros miembros de mi familia. Lo conocí cuando era estudiante en la Academia Theresianum. Su aspecto recordaba más al de un empleado de correos del siglo XVII que a un inglés moderno. La ropa del siglo XX nunca pareció estar en consonancia con su dignidad y estilo internos.
… Su ayuda fue invaluable durante mi estadía en Londres. Me puso en contacto con hombres como Ramsay MacDonald, Lord Robert Cecil, Lord Reading, Lord Balfour… George Bernard Shaw, HG Wells, Philip Kerr (el futuro Lord Lothian) y Lionel Curtis. [28] Muchos de estos hombres simpatizaban con la idea de una unión europea”.

Una característica notable de cada uno de estos individuos es su papel como miembros destacados del Movimiento de la Mesa Redonda Cecil Rhodes-Milner y de la Sociedad Fabiana. Bajo la dirección de Milner, Amery y Curtis, el Movimiento de la Mesa Redonda jugó un papel decisivo en un golpe suave en Gran Bretaña durante el invierno de 1916 [29] que derrocó al gobierno laborista de Herbert Asquith e instaló un gobierno controlado por la Mesa Redonda de Lloyd George que a partir de entonces estaría en buena posición para dar forma a los términos del orden de posguerra y de la Sociedad de Naciones (ver Apéndice I).

Kalergi continúa: [30]

“Sólo un inglés estaba entonces dispuesto a aceptar las consecuencias de la unión europea y a apoyar mi plan de todo corazón y eficazmente: el Secretario de Estado para los Dominios y las Colonias, LS Amery.
Amery es uno de esos hombres cuyas admirables cualidades de carácter y mente hicieron posible que Gran Bretaña se convirtiera en la nación líder del mundo en el siglo XIX. Representa la tradición de los grandes constructores del imperio y debe ser considerado como un sucesor legítimo de Disraeli y Joseph Chamberlain… después de la caída de Noruega, fue él quien tomó la iniciativa en el Parlamento para derrocar a Neville Chamberlain y poner a Churchill en su lugar como primer ministro. Desde entonces ha ocupado uno de los puestos más difíciles e importantes del gabinete británico: la Oficina de la India.
… Estuvo de acuerdo conmigo en que el Imperio Británico era un continente político único, tan separado de Paneuropa como de Panamérica. Nuestras ideas sobre la organización mundial, el pacifismo, la Sociedad de Naciones y la defensa de la civilización occidental eran casi idénticas. Y defendió la causa de Pan-Europa de manera muy eficaz. Se debió principalmente a él que en Inglaterra no surgiera desconfianza hacia Pan-Europa y que nadie interpretara el movimiento como un intento de separar a Gran Bretaña del continente. Durante los años siguientes siguió siendo mi amigo y asesor británico más cercano en todos los asuntos de la Unión Europea”.

Recordemos que Leo Amery también fue uno de los autores de la Declaración Balfour.

Kalergi continúa: [31]

“…a pesar de todos los artículos y entrevistas sobre Pan-Europa, el público estadounidense permaneció sólo vagamente informado de nuestros objetivos. Por lo tanto, decidí que ayudaría a la causa si lo defendiera personalmente. Sin embargo, el plan no habría madurado tan rápidamente sin los buenos oficios de mi amigo Max Warburg… Max Warburg había sido uno de los primeros prosélitos paneuropeos. Tenía dos hermanos que vivían en Estados Unidos, Paul, el economista, y Felix, el filántropo. Por sugerencia suya, la Asociación Estadounidense de Política Exterior, dirigida por James MacDonald, me invitó a pronunciar una serie de discursos durante cenas en todo Estados Unidos.”

Max Warburg era descendiente de la rica familia Warburg con sede en Hamburgo, Alemania, y fue director de MM Warburg & Co. de 1910 a 1938, coincidiendo con la Alemania nazi. Formó parte de la junta directiva del Reichsbank alemán bajo la dirección del gobernador Hjalmar Schacht para la Alemania nazi y luego emigró a los Estados Unidos en 1938.

Paul Warburg fue el segundo vicepresidente de la Reserva Federal de 1916 a 1918, arquitecto jefe de la Junta de la Reserva Federal de los Estados Unidos. Felix Warburg, yerno de Jacob Schiff y socio del banco Kuhn, Loeb & Co. [32], fue fundador y primer presidente de los Amigos Americanos de la Universidad Hebrea, que apoyó a la Universidad Hebrea de Jerusalén durante el mandato británico sobre Palestina en 1925. Paul y Felix estarían en el Comité Cooperativo Americano de la Unión Paneuropea.

Según Kalergi, su conocimiento de Max Warburg se produjo en 1924 a través del barón Louis Rothschild. Warburg hizo inmediatamente una donación de sesenta mil marcos de oro para ayudar al movimiento durante sus primeros tres años. Kalergi propuso que la donación se dividiera en partes iguales entre Alemania y Austria. “Acordamos el nombramiento de dos administradores: Geheimrat Fritsch del Dresdner Bank para el tramo alemán y el vicepresidente Brosche del Kreditanstalt para el tramo austriaco”. [33]

En 1925, tras su visita a Gran Bretaña, Kalergi zarpó hacia los Estados Unidos. “Para calmar las preocupaciones estadounidenses, Max Warburg, con su habitual actitud amistosa, se ofreció a hacer todos los preparativos necesarios para nuestro viaje”. [37] Kalergi escribe: [38]

“En aquella época, Estados Unidos estaba dividido políticamente entre aislacionistas, que se oponían a una política de apoyo a la Sociedad de Naciones, e internacionalistas, que favorecían dicha política. Para mi sorpresa, descubrí que ambos grupos se inclinaban favorablemente hacia Pan-Europa: los aislacionistas consideraban la federación europea como una salvaguardia eficaz contra el riesgo de verse envueltos en una nueva guerra europea. Los internacionalistas eran conscientes de que la creación de Pan-Europa facilitaría y aceleraría su entrada en una Liga organizada regionalmente.
… Entre los muchos estadounidenses con quienes hablé de Pan-Europa en ese momento estaban Herbert Hoover, el Secretario de Estado Frank Kellogg, Owen D. Young, Bernard Baruch, Walter Lippmann, el Coronel House, el General Tasker Bliss, Hamilton Fish Armstrong, Thomas Lamont, El juez Hughes…”

Es de increíble importancia que el mismo grupo que Kalergi adora y con el que colabora en los Estados Unidos sean los mismos agentes que han trabajado consistentemente para destruir la viabilidad de los propios Estados Unidos desde dentro durante décadas, mientras apoyaban políticas imperiales de gobiernos mundiales en el exterior, como el Tratado de Versalles y la Sociedad de Naciones. [[53] ]Incluso Kalergi admite que el éxito de Hitler fue posible en gran medida gracias al Tratado de Versalles redactado por sus propios aliados clave en Gran Bretaña y Estados Unidos. En la página 180 de su autobiografía de 1954 “Una idea conquista el mundo”, escribe: “no hay duda de que la popularidad de Hitler se basó principalmente en la lucha fanática que libró contra el Tratado de Versalles”.

Según Churchill, habrá seis regiones previstas bajo la Liga de las Naciones; sin embargo, Gran Bretaña es la única que está contenida dentro de cada una de estas regiones y es una gran potencia en cada una de estas regiones y espera seguir siéndolo. Debería ser cada vez más evidente que la visión de una Liga de Naciones compuesta por la Commonwealth británica, Pan-Europa, Pan-América, la Unión Soviética, Japón y China no tiene nada que ver con la soberanía de los estados, ni siquiera con la soberanía. de regiones, sino que deben considerarse regiones tributarias o vasallas del Imperio Británico. Las libertades que se le concederán dependerán de cómo sirvan al Imperio Británico y, por lo tanto, con esa visión, Gran Bretaña tiene mucho que ganar con la “prosperidad” de cualquiera de estas regiones.

En su libro Las ideas conquistan el mundo Kalergi escribe que pidió a Churchill que enviara a su quinto Congreso Paneuropeo un mensaje de buena voluntad en una próxima emisión. Por primera vez desde que asumió la dirección del Gobierno de Su Majestad, Churchill hizo un llamamiento público a una Europa unida como uno de los principales objetivos de la política británica de posguerra. En su discurso dijo:[67]

“…Espero que no dejemos de lado todo el inmenso trabajo realizado con la creación de la Sociedad de Naciones. Ciertamente debemos tomar como base la elevada concepción de la libertad, el derecho y la moralidad que fue el espíritu de la Liga… debemos tratar de hacer del Consejo de Europa… con todas las fuerzas más poderosas involucradas entretejidas en su textura; con un tribunal superior para resolver las disputas y con fuerzas, fuerzas armadas, nacionales o internacionales o ambas, preparadas para hacer cumplir estas decisiones e impedir nuevas agresiones y la preparación de guerras futuras”.

En otras palabras, Churchill estaba pidiendo un tribunal global, una policía global y un ejército global para prevenir guerras futuras y asegurar la paz mundial… Kalergi escribe: “Las palabras de Churchill proporcionaron el escenario de estadista en el que nuestro quinto Congreso Paneuropeo abrió una unos días después”[68].

Curiosamente, a pesar de este pronunciamiento histórico de Churchill, al que Kalergi describe como haber generado con éxito una gran cantidad de conversaciones y apoyo para la idea paneuropea en los Estados Unidos, Roosevelt se negó a reunirse con Kalergi para discutir su visión paneuropea. Kalergi escribe:[69]

“Esta insinuación fue el golpe político más duro que habían recibido mis ideas. Todos los planes y esperanzas que tenía basados en Roosevelt colapsaron abruptamente. Por suerte para nosotros, pocas personas conocían la actitud del presidente”.

 

Una cruzada moderna por la Tierra Santa (Parte III)

La frustración de Kalergi por Roosevelt duraría poco.

Los debates de San Francisco sobre el regionalismo dieron lugar al ahora famoso Artículo 52 de la Carta de las Naciones Unidas, que permitió el establecimiento de grupos regionales en el marco de la ONU.

El Artículo 52 salvó la visión de una Pan-Europa y efectivamente secuestró la visión de Roosevelt de una estrategia de posguerra de los Cuatro Grandes de las Naciones Unidas para convertirla en una Liga de Naciones reiniciada. Por supuesto, nada de esto habría sido posible si el presidente Roosevelt hubiera estado todavía vivo para supervisar la primera conferencia de las Naciones Unidas que determinaría qué visión del mundo presidiría. Con este advenimiento, se abrieron las compuertas para una orientación de la Liga de Naciones dentro de los Estados Unidos.

 

Entre el Templo y la Logia: La llave oculta del imperio marítimo maltusiano que perdura hasta nuestros días

Contenidos

Por Mente Alternativa En las últimas 48-72 horas previas al trágico accidente de helicóptero en el que murió el presidente iraní Ibrahim Raisi, Irán...

Contenidos

Por Mente Alternativa Después de que el fiscal jefe de la Corte Penal Internacional (CPI) solicitó una orden de arresto contra el primer ministro...

Contenidos

Por Mente Alternativa La historia enseña por identidad, pero sobre todo por analogía. Por ello, presentamos una selección de textos de revisionismo histórico, criptopolítica...

Contenidos

Para los que quieran entender la obsesión de los cruzados modernos por la reinstauración de un Reino de Jerusalén. La siguiente es la Parte...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram