China rompe el dominio mundial del sistema occidental de deuda (por Peter Koenig)

China rompe el dominio mundial del sistema occidental de deuda. Desde su posición en el Banco Mundial, Peter Koenig vio muchas cosas, como “esquemas de bombeo y descarga” por los cuales prácticamente nadie fue procesado. La estafa típica es enterrar a un país endeudado con préstamos que se destinan a proyectos de “desarrollo”, que la élite gobernante saquea y cuyas ganancias transfiere después fuera del país. La diferencia entre Oriente y Occidente es muy marcada, explica Koenig. Cualquier país que no esté de acuerdo con el dictado y la doctrina de los EE.UU. (testaferro del Imperio Británico y el Vaticano) corre el riesgo de ser bombardeado y de vivir un cambio de régimen. China —en cambio— no impone su nueva Ruta de la Seda (BRI) a ningún país. China invita, respetando la soberanía nacional. Quien quiera unirse es bienvenido. Eso se aplica tanto al Sur Global como a Europa. Es así que la política, la filosofía y la diplomacia de no agresión de China y Rusia podrían salvar al mundo de la extinción, incluida la del pueblo de los Estados Unidos de América.

 

 

China rompe el dominio mundial del sistema occidental de deuda

Occidente ha colonizado, explotado, devastado y asesinado a la gente del Sur Global durante cientos de años.

Hasta mediados del siglo XX, Europa ocupó África y gran parte de Asia.

En América Latina, aunque gran parte del subcontinente fue “liberado” de España y Portugal en el siglo XIX bajo la llamada Doctrina Monroe, pronto llegó un nuevo modelo de colonización seguido por el nuevo Imperio de los Estados Unidos (Imperio Romano-Británico 2.0), que lleva el nombre del presidente James Monroe (1817-1825), y que prohíbe a los europeos interferir en cualquier “territorio estadounidense”. Desde entonces, América Latina ha sido y sigue siendo considerada como “el patio trasero de Washington”.

En los últimos diez años más o menos, Washington lanzó la Doctrina Monroe 2.0. Esta vez expandiendo la política de interferencia más allá de Europa, y hacia todo el mundo. Los gobiernos soberanos democráticos en América Latina que podrían elegir libremente sus alianzas políticas y económicas en el mundo ya no son tolerados. China, al firmar acuerdos de asociación con países latinoamericanos, buscados vívidamente por estos último, ha sido condenada por Estados Unidos y Occidente, especialmente Europa.

Por lo tanto, los gobiernos de centro izquierda elegidos democráticamente tuvieron que ser “cambiados de régimen”: Honduras, Argentina, Chile, Ecuador, Brasil, Perú, Paraguay. Asimismo, esos intentos hasta ahora fracasaron en Venezuela, Cuba, Nicaragua, y tal vez México.

Venezuela y Cuba están siendo estranguladas económicamente hasta el agotamiento. Pero se mantienen firmes como pilares en la defensa del continente latinoamericano, con asistencia económica y asesoramiento militar de China y Rusia.

 

América Latina está despertando

En América Latina, las protestas callejeras contra la trampa de la deuda impuesta por los Estados Unidos / FMI y los consecuentes programas de austeridad que han hecho más ricos a los ricos más ricos y más pobres a los pobres, están en su apogeo en Honduras, Nicaragua, Ecuador, Chile, Argentina e incluso en Brasil. En Argentina, en una elección democrática el pasado fin de semana (27 de octubre) el pueblo depuso al presidente neoliberal Macri. Washington lo colocó en la Presidencia a través de elecciones “amañadas” en 2015. Macri arruinó el país próspero en su reinado de 4 años. Privatizó los servicios públicos y la infraestructura, la educación, la salud, el transporte y más, lo que provocó fuertes aumentos de tarifas, despidos de trabajadores, desempleo y pobreza. La pobreza, de alrededor del 15% en 2015, cuando Macri asumió el cargo, se elevó a más del 40% en octubre de 2019.

En 2018, Macri contrató el mayor préstamo del FMI de $ 57,2 mil millones de dólares, una trampa de deuda, si es que alguna vez existió tal. El nuevo y recién elegido Gobierno de centroizquierda Fernández-Fernández tendrá que idear programas para contrarrestar el impacto de esta deuda masiva.

En toda América Latina, la gente ha tenido suficiente de la austeridad impuesta por los Estados Unidos / Occidente y la explotación simultánea de sus recursos naturales. Quieren cambio. Buscan separarse del dominio económico y financiero de Occidente. Buscan a China y Rusia como nuevos socios en los contratos comerciales y financieros.

 

El caso de África

Lo mismo ha ocurrido en África. El neocolonialismo de Occidente, principalmente de Francia y el Reino Unido, a través de la opresión financiera, los acuerdos comerciales injustos y líderes despóticos y corruptos impuestos por Occidente y protegidos militarmente, ha mantenido a África pobre y desolada después de más de 50 años de la llamada independencia. Podría decirse que África sigue siendo el continente con la mayor cantidad de recursos naturales que el oeste codicia y necesita para conservar su estilo de vida de lujo y armamento continuo.

Las personas que no se conforman, especialmente los políticos y economistas más jóvenes, que protestan y hablan, porque ven claramente a través de los delitos económicos impuestos por Occidente cometidos a diario, simplemente son asesinados o silenciados.

Aquí también, los africanos buscan silenciosamente salir de las garras del oeste, buscando nuevas relaciones con China y Rusia. La reciente cumbre ruso-africana en Sochi fue un vívido ejemplo.

 

Rusia cancela más de $ 20 mil millones de deuda africana

 

Se invita a China a construir infraestructura, trenes rápidos, carreteras, puertos y parques industriales, y la Iniciativa del Cinturón y Nueva Ruta de la Seda (BRI) es más que bienvenida en África, ya que proyecta un desarrollo común e igualitario para que todos se beneficien. BRI es el epítome para construir una comunidad con un futuro compartido para la humanidad. China también ofrece una liberación gradual de las garras de deuda en dólares dominadas por Estados Unidos / Occidente. Liberar a un país de la economía basada en el dólar lo libera de la vulnerabilidad de las sanciones impuestas por Estados Unidos / Occidente. Este es un alivio enorme que literalmente todos los países del Sur Global, y posiblemente incluso Europa, esperan.

 

Países de todo el mundo están eligiendo asociarse con China por su libre albedrío

Sin embargo, como era de esperarse, EE.UU. está atacando a China de tratar de usar la trampa de la deuda como arma diplomática, que es exactamente lo contrario de lo que realmente está sucediendo.

La verdad es que países de todo el mundo, ya sea en África, Asia, el Pacífico Sur y América Latina, están eligiendo asociarse con China por su libre albedrío. Según una declaración de un político africano de alto nivel:

“China no nos obliga ni presiona para llegar a un acuerdo, somos libres de elegir y negociar una situación en la que todos salgan ganando”.

Eso lo dice todo. La diferencia entre Oriente y Occidente es muy marcada. Cualquier país que no esté de acuerdo con el dictado y la doctrina de los EE.UU. (testaferro del Imperio Británico y el Vaticano) corre el riesgo de ser bombardeado y de vivir un cambio de régimen. China —en cambio— no impone su nueva Ruta de la Seda (BRI) a ningún país. China invita, respetando la soberanía nacional. Quien quiera unirse es bienvenido. Eso se aplica tanto al Sur Global como a Europa.

 

La Iniciativa del Cinturón y Nueva Ruta de la Seda (BRI)

El presidente de China, Xi Jinping, lanzó el BRI en 2013. En 2014, el Sr. Xi visitó a Madame Merkel en Alemania, ofreciéndole ser en ese momento el vínculo más occidental con el BRI. Merkel declinó, bajo el hechizo de Washington. El presidente Xi regresó y China continuó trabajando en silencio en este fabuloso proyecto de desarrollo económico mundial. El BRI, la empresa económica del siglo XXI, es tan grande que se incorporó en 2017 a la Constitución china.

 

Cómo China y la Nueva Ruta de la Seda redibujan el mapa de la ciencia mundial

 

Sin embargo, a Occidente le tomó seis años reconocer esta nueva versión de la Ruta de la Seda de más de 2000 años. Solo en 2019, los principales medios de comunicación occidentales comenzaron a informar sobre el BRI, y siempre negativamente, por supuesto. La predicación fue y sigue siendo:

“Ten cuidado con el Dragón Chino, te dominarán a ti y a todo lo que posees con su socialismo”.

 

Este tipo de pensamiento es típicamente occidental. La agresión parece estar en los genes de las sociedades occidentales, de la cultura occidental, como lo demuestran los cientos de años de colonización y explotación violentas y despóticas, y en curso. ¿Tienen algo que ver las doctrinas monoteístas occidentales? (Un artículo que revisa las crónicas del filósofo Leibniz sobre la integración euroasiática saboteada por los jesuitas, va mucho más allá de la especulación, pues estamos hablando de una de las mentes más brillantes de Europa en el siglo XVII-XVIII).

 

Leibniz y la raíz de la 1ª integración euroasiática saboteada por el Vaticano jesuita

Además, los registros de verdad son múltiples. Primero, China no tiene un perfil histórico de invasor. China busca un desarrollo pacífico e igualitario del comercio, la ciencia y el bienestar humano como lo más importante, con una tradición taoista de no agresión. En segundo lugar, a pesar de las “advertencias” del trono del imperio en caída, unos cien países ya se han suscrito para participar en BRI, y eso voluntariamente. Y tercero, China y Rusia y, junto con ellos, la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS) están en una sólida alianza económica y de defensa que abarca cerca de la mitad de la población mundial y aproximadamente un tercio de la producción económica total del planeta.

 

China rompe el dominio mundial y la hegemonía del dólar

Por lo tanto, los miembros de la OCS están, o pueden llegar a estar, si así lo desean, separados en gran medida de la hegemonía del dólar. Ellos ya no necesitan el sistema de transferencia monetaria occidental controlado por Wall Street (SWIFT). Operan en monedas locales y / o a través del Sistema de Pago Interbancario Chino (CIPS).

No es ningún secreto que el imperio, con sede en Washington, la City de Londres y el Vaticano, está decayendo gradualmente, tanto económica como militarmente. Es solo cuestión de tiempo. Cuánto tiempo es difícil de adivinar. Pero el comportamiento cotidiano de Washington de imponer sanciones de izquierda a derecha, interrumpir las transacciones monetarias internacionales, confiscar y robar los activos de otros países en todo el mundo, pone cada vez más clavos en el ataúd del Imperio. Al hacer esto, Estados Unidos está cometiendo suicidio económico y monetario. ¿Quién quiere pertenecer a un sistema monetario que pueda actuar involuntariamente en detrimento de un condado? No hay necesidad de ayuda externa para que caiga este sistema monetario fiduciario piramidal patrocinado por Estados Unidos. Es un castillo de naipes que ya se está desmoronando por su propio peso.

Hace unos 20-25 años, el dólar estadounidense todavía representaba el 90% de la moneda de reserva dominante en el mundo. Hoy esa proporción ha disminuido a menos del 60%, y sigue disminuyendo. Está siendo reemplazado principalmente por el yuan chino como la nueva moneda de reserva.

De esto se trata la guerra comercial iniciada por Estados Unidos: desacreditar el yuan, una moneda sólida, basada en la economía de China, y en el oro. Se supone que “sancionar” a la economía china con aranceles estadounidenses perjudicará al yuan, para reducir su competencia con el dólar como moneda de reserva mundial. En vano. El yuan es una moneda sólida reconocida mundialmente, la moneda de la segunda economía más grande. Según algunos estándares, como el PPP (Paridad del poder adquisitivo), el indicador socioeconómico más importante para la humanidad, China es desde 2017 la economía número uno del mundo.

Este, y otros ataques constantes de Washington, son parte del típico gesto desesperado de una bestia moribunda: golpea salvajemente a izquierda y derecha y arriba y abajo alrededor de sí misma para derribar a la mayor cantidad de adversarios percibidos como sea posible. Por supuesto, existe un claro peligro de que esta lucha por la supervivencia del imperio pueda terminar en una guerra nuclear. ¡Ojalá y no sea así!

La política, la filosofía y la diplomacia de no agresión de China y Rusia podrían salvar al mundo de la extinción, incluida la del pueblo de los Estados Unidos de América.

 

Guerra nuclear vs. Iniciativa del Cinturón y Ruta de la Seda: por qué China prevalecerá

Fuente:

Peter Koenig / New Eastern Outlook — China Breaks the Western Debt Stranglehold on the World.

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion