Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

China hará que sus empresas se adapten a las necesidades nacionales

Los académicos del Instituto Schiller afirman que la ascensión de China no se basa en la visión del Nuevo Orden Mundial globalista, ni en la revolución cultural de Mao Zedong, ni el el comunismo marxista, sino en el industrialismo nacionalista que Sun Yat-Sen impulsó a imagen del modelo industrialista que Estados Unidos también siguió antes de ser reconquistado por los británicos. Asimismo, la prestigiosa Red Voltaire ha hecho eco de un documento que pone en evidencia el «patriotismo económico» chino que Occidente suele interpretar como un “desatino comunista” con el objetivo de crear un enemigo imaginario en la psique colectiva que les permita seguir fomentando su geopolítica de guerras perpetuas. Los verdaderos enemigos de Occidente no están en Rusia, ni en China, ni en Irán, sino en los epicentros del poder occidental.

La República Popular China adoptó poco a poco el sistema capitalista. El Partido Comunista, ‎gobernante en ese país, fue modificando su ideología, separándose del colectivismo para ‎concentrarse en el desarrollo económico y la defensa de los intereses nacionales. ‎

En su documento «Opinión sobre el fortalecimiento del trabajo del Frente Unido sobre la economía ‎privada en una nueva época», el presidente chino Xi Jinping se esfuerza por vincular ambos ‎objetivos. Dando continuidad a lo que ya había planteado en el 19º Congreso del Partido –‎en 2017–, un nuevo organismo, denominado Frente Unido, recibió la tarea de garantizar que la ‎búsqueda de ganancias no entre en contradicción con los intereses nacionales. Para alcanzar ese ‎objetivo, se decidió incorporar un delegado del partido al consejo de administración de cada ‎empresa. ‎

Esta medida, que en Occidente se interpreta como un desatino comunista, es sólo la versión china ‎de lo que los occidentales llaman «patriotismo económico». ‎

La economía china está empezando a enfrentar un proceso de deslocalización de sus empresas ‎hacia Vietnam, la India y otros países asiáticos –fenómeno que Karl Marx había anticipado y que ‎ha afectado gravemente las clases medias en los países occidentales durante los últimos 30 años–‎‎, pero el Partido Comunista China no tiene intenciones de dejar que se pierdan los enormes ‎progresos económicos alcanzados por su país en las últimas décadas.

 

Instituto Schiller: China no es parte del globalismo occidental, sino un proyecto nacionalista alternativo con impacto global

 

Fuente:

Red Voltaire — China hará que sus empresas se adapten a las necesidades nacionales.

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa Un informe de 66 páginas escrito y publicado en 1997 en la Revista Fidelio por el editor de la Revista Executive...

Contenidos

Por Bill Jones China ha reaccionado enérgicamente al discurso inaugural del 20 de mayo del nuevo presidente de Taiwán, Lai Ching-te, ya que indicaba...

Contenidos

Por Dean Andromidas La Armada y la Fuerza Aérea chinas llevaron a cabo hoy ataques simulados contra Taiwán, durante un ejercicio militar que rodeó...

Contenidos

Por Mente Alternativa El 16 de mayo, durante su visita a China, el presidente ruso Vladimir Putin y el presidente chino Xi Jinping emitieron...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram