Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

COVID-19

Andrey Fursov: Crisis del capitalismo, bio-tecnofascismo, operaciones especiales y transición al orden multipolar basado en macrozonas

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



En la visión del historiador ruso Andrey Fursov, el conflicto actual en Ucrania y otros muchos acontecimientos que se desarrollan simultáneamente y aparentemente sin relación entre sí, tienen un denominador común. Son elementos de una crisis global que puede analizarse desde al menos tres ángulos que confluyen entre sí: la lucha histórica-existencial entre Rusia (la civilización y la tradición) e Inglaterra (el utilitarismo neopagano); la crisis del capitalismo y la imposición del “bio-tecnofascismo” transhumanista; y la sustitución de la ultraglobalización unipolar por una globalización multipolar basada en macrozonas cerradas. “En tal situación no nos queda más remedio que resolver el problema de la eliminación del orden mundial, que finalmente tomó forma con la aparición de la hegemonía anglosajona a principios del siglo XIX”, afirma Fursov después de rastrear el origen del antagonismo de Rusia con los anglosajones en un magistral ejercicio de revisionismo histórico.
Respecto a la nueva globalización 2.0, advierte Fursov, las potencias están luchando entre sí por la creación de sus propias macrozonas: China y EE.UU. ya tienen teóricamente las suyas; India tiene el potencial de crear su propia macrozona, y la Unión Europea tiene serios problemas con esto. “En cuanto a los británicos, el potencial creado por su imperio financiero invisible no es suficiente para formar una macrozona, sobre todo porque no pueden contar con el sur de China, su tradicional zona de contacto, bajo el actual régimen de la RPC. Por lo tanto, están haciendo todo lo posible para tratar de adjudicarse partes de zonas que en su día fueron de interés para la Rusia histórica o partes de la Unión Soviética. Los británicos están trabajando a lo largo de todo el perímetro de nuestras fronteras en este sentido.”

 

Andrey Fursov

Andrey Fursov.

 

Por Andrey Fursov e Ilya Titov

Ilya Titov: Andrey Ilich, en los últimos meses se han llevado a cabo una gran cantidad de acontecimientos a gran escala. Esto incluye una operación militar especial del ejército ruso en Ucrania y, por así decirlo, la reducción de la pandemia y los juegos de los propietarios de las plataformas de información social y la histeria anti-rusa, en la que los británicos marcaron la pauta. y mucho más. Me gustaría hablar de eso.

Andrei Fursov: Todos los acontecimientos que ha nombrado, y otros muchos que se desarrollan simultáneamente y aparentemente sin relación entre sí, tienen un denominador común. Son elementos de una crisis global, una crisis sistémica del sistema capitalista mundial. Esta crisis no tiene análogos en la historia no sólo del sistema capitalista (en el mejor de los casos, hay analogías más o menos externas con las crisis estructurales de los años 1790-1810, 1910-1930). Hace quince años la llamé “crisis de la matrioska” y le dediqué varios trabajos, además de expresar la necesidad de desarrollar un complejo de investigación llamado “crisisología”.

En resumen, la crisis actual, que puede contarse claramente desde 1989-1991, a partir de la destrucción del anticapitalismo sistémico, combina los rasgos de las tres macrocrisis de la historia de la humanidad: la del Paleolítico Superior (ecología y demografía), la de la Antigüedad Tardía (crisis de civilización), El Paleolítico superior (ecología y demografía) y la Antigüedad tardía (crisis de civilización, migración masiva de los pueblos, barbarización de gran parte de la oikumene), el feudalismo (desmantelamiento del antiguo sistema por los terratenientes y la propia corona y creación de un sistema fundamentalmente nuevo basado en la apropiación del trabajo materializado y no de los factores naturales de producción).

Todo esto lo tenemos hoy, y una crisis se mete dentro de otra según el principio de la matrioska: modernidad – capitalismo – civilización europea – sistema mundial (ya que el capitalismo es un fenómeno mundial) – Homo sapiens. Subrayo esto último especialmente, porque la realización de las relaciones de producción de explotación y privación de ese orden concebidas por los ultramundialistas, su “nueva normalidad” (Alexander Lezhava -recomiendo sus obras para su lectura- la llamó acertadamente “Nueva Suabia”), requiere, según sus planes, un cambio en la naturaleza biológica del hombre.

Por eso la crisis actual no tiene análogos, esto lo tenía muy claro hace una década y media, y ahora lo entienden muchos. Ante nuestros ojos, la línea divisoria entre los años 90s y 2010 terminó con la pandemia y el conflicto militar en Ucrania (2022) y en el turno de 2010-2020 entramos en la sombría mañana del verdadero siglo XXI histórico, no cronológico, cuyas batallas determinarán si el futuro se nos corta.

Y, como ha dicho una obra, no será una lucha fácil, sino una batalla cuesta arriba. Más allá de la pandemia (“peste”) y del conflicto militar (“guerra”) ya se nos promete un “tercer jinete”: la hambruna. Todos estos “jinetes” son el medio para destruir lo viejo y crear un nuevo orden – post-capitalista y al mismo tiempo post-humano. En este sentido, considero que los libros de Klaus Schwab “La cuarta revolución industrial” y “Covid-19” son un documento más aterrador que el “Mein Kampf” de Hitler.

La hambruna que pronostican los ultramundialistas está relacionada con el conflicto militar en Ucrania. Una cosa me viene a la mente. Ahora, cuando se habla de una pandemia, muchos hablan del ejercicio masivo realizado por Gates y compañía en octubre de 2019: el Evento 201, un ensayo general de una pandemia de coronavirus. Pero de alguna manera se olvidó del ejercicio igualmente a gran escala de 2015: Romper la cadena alimentaria. Simuló una hambruna en Europa. De hecho, la pandemia debía crear uno de los resultados. Sin embargo, saltar de la “plaga” a la “hambruna” obviando la guerra no funcionó, y ahora tenemos un conflicto provocado por los postoccidentales, que siguen fomentando añadiendo palos y gasolina, es decir, suministrando armas a los ucranazis, al régimen de Ukro-Banderov, proporcionándole apoyo de inteligencia y propaganda.

 

Ilya Titov: ¿Contra quién lucha nuestro ejército en Ucrania?

Andrei Fursov: En primer lugar, contra el régimen nazi ucraniano creado por el postoccidente como trampolín y al mismo tiempo ariete contra Rusia. Desde el principio, la actitud del Mando Supremo ruso fue la siguiente: nuestro enemigo son los Batallones Nacionales, el Ejército Ucraniano (AFU) no es nuestro enemigo, e inicialmente el Ejército ruso actuó de acuerdo con esta actitud. Pero el ejército ucraniano, al igual que los Batallones Nacionales, resultó ser un enemigo, protege al régimen ucranazi, porque el tratamiento psicoinformativo de las AFU durante muchos años ha acercado a sus oficiales y soldados a los Batallones Nacionales en términos ideológicos. Por no hablar del hecho de que hoy en día las Fuerzas de Seguridad Nacional están integradas en las AFU, forman parte de ellas y es difícil distinguirlas; los crímenes contra los prisioneros de guerra y los civiles son cometidos por ambas. Por lo tanto, se les trata de acuerdo con las leyes de la guerra y las normas de conducta en el frente: sin sentimientos ni falsa piedad.

Al mismo tiempo, Rusia en Ucrania está en guerra no sólo con los ucranazis, sino también con el postoccidente. Esta última no sólo participa directamente en los acontecimientos, sino que es el cerebro, los ojos y los oídos de las AFU y de las Fuerzas de Seguridad Nacional. Planificar operaciones, transmitir inteligencia por satélite, proporcionar comunicaciones y mucho más es el trabajo de la OTAN. Ni siquiera hablo de los instructores.

En la película estadounidense “La Cosa” (1982), protagonizada por Kurt Russell, una cierta entidad hostil a todos los seres vivos penetraba en un hombre o en una bestia, y éstos renacían y se convertían en una forma externa, una cáscara, el cuerpo de un ser extraterrestre. Hoy en día, las AFU y las Fuerzas de Seguridad Nacional son un cuerpo, una cáscara del Postoccidente, que libra una guerra con Rusia con este “cuerpo”. Antes, durante décadas, los ucranianos estaban preparados para ser convertidos en una biomasa descerebrada y brutalmente agresiva, en orcos, listos para ser infiltrados por la “materia fina” alienígena. Así que no se hagan ilusiones: estamos en guerra en Ucrania con los ucronazis y con sus amos en guerra con ellos, que están planeando la solución final de la cuestión rusa como programa máximo, y el medio de solución ya no es el liberalismo, sino el neonazismo, aderezado con neopaganismo y satanismo. Es decir, lo que no hizo Hitler, lo intentan hacer hoy los anglosajones (estadounidenses y británicos) y la Unión Europea, sucesora de Hitler en línea recta. Lo llaman “cambio de régimen”, creyendo ingenuamente que no entendemos que estamos hablando de la destrucción de Rusia como tipo histórico y sociocultural. En tal situación no nos queda más remedio que resolver el problema de la eliminación del orden mundial, que finalmente tomó forma con la aparición de la hegemonía anglosajona a principios del siglo XIX. Por boca de Serguéi Lavrov, lo llamamos deseo de acabar con la hegemonía de Estados Unidos, aunque está claro que no se trata de Estados Unidos. Ni nosotros ni los ultramundialistas tenemos dónde refugiarnos. Para ellos, lo que está en juego es la dominación mundial, el fascismo global, con el que sólo pueden mantener sus privilegios y su poder; para nosotros, lo que está en juego es la preservación física y metafísica en la Historia como personas y como rusos. Es decir, la situación es como en 1941, sólo que entonces estaba Hitler, el Tercer Reich y los nazis, y hoy los herederos de Hitler, Globoreich y una mezcla de nazismo y trotskismo (esa es la esencia del ultraglobalismo). Un enemigo mortal está ante nosotros y nos encontramos con él en el Puente de la Historia de Kalinin.

 

Ilya Titov: Pero la situación actual -el conflicto, la desestabilización resultante, los refugiados, la amenaza de una crisis energética y alimentaria- está golpeando a los países de la posguerra, especialmente a la Unión Europea. ¿No lo entienden los europeos?

Andrei Fursov: Cuando hablamos de los europeos, tenemos que distinguir entre, en primer lugar, el grueso de la población y las clases altas; en segundo lugar, los grupos atlantistas que bailan al son de los anglosajones/ultraglobalistas, y los grupos de poder muy débiles y pequeños de orientación nacional. Por cierto, uno de los objetivos adicionales de la provocación anglosajona en Ucrania, que obligó a Rusia a lanzar una operación militar especial, es un golpe a la Unión Europea. Como se dice, “dos bolas en un agujero”. Los estadounidenses necesitan que el capital huya de Europa hacia ellos en una situación de caos creciente.

 

Ilya Titov: ¿Quiere decir que están golpeando a un competidor?

Andrei Fursov: En el competidor perdedor. Si antes la UE era un pigmeo político, pero un gigante económico número dos, en 2021 sigue siendo un pigmeo político, pero ha pasado a la tercera posición, con un PIB de 17,1 billones de dólares frente a los 17,7 billones de China. Y más adelante, sobre todo si la “agenda verde” realmente funciona, la brecha no hará más que aumentar. Así que los estadounidenses están actuando según el principio de “un codazo que cae”. Será difícil para los europeos establecer su macrozona en la nueva globalización (2.0) que está sustituyendo a la antigua y tardía capitalista. Los británicos no huyeron de la UE por nada.

 

Ilya Titov: ¿Tendrán éxito los británicos?

Andrei Fursov: Volveremos sobre esta cuestión un poco más adelante. Ahora me gustaría hablar de otra cosa. Los golpes que los anglosajones, sobre todo los estadounidenses, están infligiendo a la UE no son sólo de competencia, de lucha por un lugar bajo el sol poscapitalista. Hay una razón más profunda. Si Rusia, los rusos, son para los anglosajones un rival existencial o incluso un enemigo, algo ajeno, entonces la civilización europea, con su base romano-germánica, no es más que un oponente, algo ajeno, que los anglosajones combaten desde el siglo XVI como rival y como ajeno.

 

Ilya Titov: ¿Pero no son Gran Bretaña y Estados Unidos parte de la civilización europea?

Andrei Fursov: Formalmente, solo en parte; en esencia, la cuestión es mucho más complicada. Históricamente, las grandes civilizaciones surgieron sobre la base de la agricultura y la industria en las zonas ricas en recursos (desde suelos fértiles hasta depósitos de minerales). Los pueblos comerciantes no crean civilizaciones por sí mismos; existen, como escribió K. Marx, “en los poros” de las sociedades productoras y actúan como intermediarios entre estas sociedades (este es el papel de, por ejemplo, Fenicia, Cartago, Venecia y algunos sultanatos de las islas Sunda). Inglaterra siempre ha sido una pobre periferia europea, una pálida versión de la civilización romano-germánica, y en la que el feudalismo ha estado lejos de triturar y someter del todo los inicios bárbaros tardíos. A finales de los siglos XV y XVI, tras la derrota en la Guerra de los Cien Años y las Guerras de las Rosas Escarlata y Blanca, que acabaron con hasta un tercio de la nobleza inglesa, Inglaterra se encontraba en una situación desesperada: los recursos internos eran escasos y no había suficiente poder para extraer recursos externos. Y de repente, en esta época, con los esfuerzos de España y en parte de Portugal, empezaba a tomar forma un sistema comercial del Atlántico Norte, la forma inicial de un futuro mercado mundial. El país periférico, situado en la franja pobre del Atlántico Norte de Eurasia (no en la franja más rica del Pacífico/China o del Océano Índico), tuvo una oportunidad. Pero para llevarlo a cabo, era necesario que, en primer lugar, Inglaterra sobre sus débiles recursos y “patas de pollo” se volcara en el Atlántico, en el mar, y “volviera” a Europa; en segundo lugar, que apostara por el comercio y la flota, compensando la debilidad del ejército; y en tercer lugar, que estuviera dispuesta a compensar la debilidad de la producción con el canibalismo social – el robo. Este saqueo fue triple:

a) el robo en el mar (piratería) – sólo la incursión de F. Drake en la costa occidental de América del Sur aportó 600 mil libras y permitió a Isabel pagar todas las deudas extranjeras de Inglaterra e invertir 42 mil en la Compañía de Levante, de cuyos ingresos se hizo más tarde el capital de la Compañía de las Indias Orientales; no hablo del saqueo sistemático de los galeones españoles por los ingleses;

b) robo social – esgrima; la nobleza inglesa expulsó por la fuerza a los campesinos de las tierras necesarias para la cría de ovejas para el comercio de lana: “las ovejas se comieron a los hombres”; los pobres indigentes que se contaban por decenas de miles fueron simplemente ahorcados por los “buenos” señores ingleses;

c) el saqueo político-religioso: el robo y el pogromo de la Iglesia católica por parte de Enrique VIII bajo la bandera del protestantismo; de ahí el enfrentamiento con el Papa, la transformación del rey inglés en cabeza de la Iglesia en Inglaterra y el feudo con España.

En resumen: la Inglaterra moderna se formó originalmente como una entidad del Atlántico Norte, oponiéndose a Europa con su civilización católica romano-germánica como un tipo sociocultural especial, aunque descendiente de la civilización europea, pero siendo su mutante marítima y comercial. La clase dirigente inglesa era muy consciente de esta distinción, tal y como la articula F. Bacon en Nueva Atlántida, y lo cultivó. La Inglaterra moderna fue concebida originalmente como algo no sólo fuera de lo inglés, sino también fuera del marco europeo, como algo supranacional. No es de extrañar que las fuerzas supranacionales desempeñaran un enorme papel para darle esta forma: los capitales veneciano y judío, que reformularon la clase dirigente inglesa y crearon una Inglaterra atlántica (con colonias norteamericanas ya en el siglo XVII) como una “Nueva Atlántida”. A diferencia del imperio de Carlos V de Habsburgo con sus posesiones americanas, que seguía siendo una potencia continental europea, la Inglaterra moderna (es decir, desde el siglo XVI) se constituyó inicialmente como un nuevo tipo de potencia: marítima, comercial, con un alcance global, no europeo. Además, la clase dominante de Inglaterra también estaba creando una nueva civilización, una civilización atlántica, que se alejaba cada vez más de la civilización europea en su versión romano-germánica y que divergía significativamente de ella incluso antes de que comenzara la industrialización intensiva.

 

Del Mediterráneo al Atlántico: El nuevo imperio anglo-veneciano de la nobleza negra

 

Ilya Titov. ¿No es ese el objetivo de las diferencias entre los sistemas europeos y atlánticos?

Andrei Fursov: Por supuesto que no. Permítame nombrar dos más. El primero. Como sabe, la génesis, es decir, el modo de surgimiento, determina el funcionamiento posterior de un sistema. Entienda el génesis y entenderá si no todo, sí gran parte de su esencia. Inglaterra como sistema surgió sobre la base de la violencia total y multilateral, tanto interna como externa, y esto está grabado para siempre en el código sociocultural y psicohistórico de su clase dirigente, que en el siglo XIX se convirtió en una clase (por cierto, la aristocracia británica es la única que se convirtió en una clase, burguesa y atlantista; las aristocracias europeas siguieron siendo una clase). Además, la formación de Inglaterra en la época isabelina es el resultado de un cúmulo de conspiraciones, nacionales e internacionales. Isabel y su régimen lograron sobrevivir en gran medida gracias a la excelente y organizada labor de los servicios secretos. Estos últimos ocuparon desde el principio una posición especial en el sistema inglés de poder y nobleza. El Estado formal era, en varios aspectos, como si estuviera bajo los servicios secretos y las estructuras clandestinas. Este rasgo se vio amplificado por el bajo nivel de institucionalización del Estado en formación, la relativa autonomía del estrato dirigente (clase) con respecto a él y el gran papel de las estructuras informales: logias y clubes masónicos; en relación con el periodo de 1820-1850, los historiadores hablan incluso de “gobiernos de clubes”. Así, la peculiaridad de la organización del poder de Inglaterra como “Nueva Atlántida” era el enorme papel de las estructuras que estaban por encima del Estado y al mismo tiempo en su profundidad y tenían más dimensiones que el Estado. Este último era a menudo el órgano funcional de este poder, cuyo poder debía ser multiplicado por el poder supranacional de la Ciudad (¡ya en el siglo XII!).

El segundo punto es América, los Estados Unidos. Surgido de la colusión transatlántica de varios segmentos -británicos y estadounidenses- del estrato dominante imperial a lo largo de la línea masónica, Estados Unidos fue una entidad artificial y, por tanto, superatlántica desde el principio. Todos los rasgos “neoatlánticos” de Gran Bretaña en Estados Unidos se hipertrofiaron incluso en la fase de génesis. Y no importa que haya habido una lucha entre británicos y estadounidenses durante todo el siglo XIX y el período de 1920-1950, fue intraespecífica, más que interespecífica – dentro de la Nueva Atlántida, cuyo desarrollo posterior se convirtió en los Estados Unidos. Aunque como estructuras de poder (estados en política exterior) Gran Bretaña y Estados Unidos se opusieron durante casi un siglo y medio (con una pausa), ambos trabajaron por la consolidación del sistema atlántico. El principal oponente de este sistema eran las potencias continentales de la civilización europea.

 

Ilya Titov: Y el primero fue España.

Andrei Fursov: Sí. Primero España, luego la Francia de Luis XIV en el siglo XVII, sus dos descendientes en el siglo XVIII, Napoleón en el siglo XIX, y Alemania en el siglo XX. Y los anglosajones se ocuparon consecuentemente de cada enemigo continental, desplazándose hacia el este y después de las guerras napoleónicas se encontraron con Rusia – “La amarga pena anduvo por el mundo. Y nos llegó sin querer”. Nota: Los anglosajones derrotaron a sus rivales continentales, empezando por Napoleón, con la ayuda de Rusia; no tenían otra posibilidad de ganar.

 

Ilya Titov: ¿Significa esto que Rusia actuó en interés de los anglosajones?

Andrei Fursov: No, no es así. Sin duda, Rusia no era una criptocolonia de Gran Bretaña al menos antes de 1991, pero en la década de 1990, los años de Yeltsin, fue una semicolonia sin lo de “cripto”, y tenemos que salir de esta trampa histórica, incluso con dificultades y sangre, incluso por medios militares. Y el hecho de que Rusia y Gran Bretaña hayan actuado juntas contra el continente europeo se debe a una coincidencia de intereses. El historiador y geopolítico alemán Ludwig Dehillo ha descrito a Gran Bretaña y Rusia como dos Estados europeos de flanco igualmente desinteresados en unir y fortalecer el centro europeo. Otra cosa es que los anglosajones se hayan beneficiado más política y económicamente de las victorias, pero esto es una consecuencia natural de su posición como hegemón del sistema capitalista mundial. Al rechazar la invasión de Napoleón, Rusia estaba resolviendo sus propios problemas y, sí, al resolverlos, estaba eliminando un competidor de los británicos. Por ello, M.I. Kutuzov, que sabía muy bien quién era el principal enemigo potencial, aconsejó al zar que se detuviera en la frontera del imperio y que, limitándose a expulsar a Bonaparte de Rusia, no organizara una campaña en el extranjero y dejara que los franceses y los británicos se “amasaran”. El zar, motivado por un rencor personal mortal (la respuesta de Napoleón a él en relación con la ejecución del duque de Enghien – Bonaparte acusó a Alejandro de, al menos, complicidad en el asesinato de Pablo I) no escuchó, y ya en la década de 1820 Albión comenzó a preparar un golpe contra Rusia. Sin embargo, al derrotar a Napoleón, Rusia solucionó y resolvió sus problemas, sobre todo porque nuestras acciones fueron una respuesta a la agresión.

La situación es similar a la de la Segunda Guerra Mundial, cuya mecha fue encendida por los británicos. El principal beneficiario de la guerra fue Estados Unidos. Al derrotar a Hitler, contribuimos a ello. ¿Pero puede decirse que la Unión Soviética fue un peón en el juego de los estadounidenses y los británicos contra Hitler? Por supuesto que no. Luchamos por nosotros mismos. Y salimos de la Segunda Guerra Mundial como una superpotencia. Y lo que estaba en juego en nuestra guerra era mucho más importante que lo que estaba en juego en la de los anglosajones y los alemanes. Ellos luchaban por la hegemonía del sistema capitalista, mientras que nosotros luchamos para sobrevivir en la Historia, física y metafísicamente. Hitler, a diferencia de los anteriores enemigos de Rusia, tenía la tarea no sólo de una victoria militar, sino de borrar a los rusos de la historia. Aparentemente, la misma tarea se proponen hoy sus sucesores, los ultramundialistas de ambos lados del océano, incluso su terminología es similar: un nuevo orden, pero ahora ya mundial. Entonces se trataba del Tercer Reich, y hoy su agenda es global.

Quizá la Primera Guerra Mundial sea el único ejemplo serio de Rusia entrando en el juego por intereses ajenos. Pero también en ese caso sólo estábamos respondiendo: en una situación confusa (de nuevo, británica), Alemania declaró la guerra a Rusia, que se vio obligada a iniciarla sin haberse movilizado del todo. Otra cosa es que toda la política de Nicolás II llevó a Rusia a la dependencia del capital extranjero y, por tanto, a la Entente con todas sus consecuencias. Rusia no fue un peón incluso en esa guerra, sino una figura importante, pero, por desgracia, todavía jugó el juego de otros. En la guerra con Napoleón y en la Gran Guerra Patria, la propia Rusia histórica fue protagonista. En los tres casos nos enfrentamos a un doble juego y a la traición de los anglosajones, que trataron de ir a nuestras espaldas. Quizá sólo en la guerra de Crimea y hoy, en Ucrania, nos enfrentamos a ellos de frente; el enemigo está declarado.

 

Ilya Titov: ¿Hasta dónde pueden rastrearse nuestras relaciones con los anglosajones, sobre todo con Albión?

Andrei Fursov: Hasta la época de Iván el Terrible. Por cierto, fue entonces cuando los anglosajones se propusieron por primera vez establecer el control sobre Rusia. John Dee – astrólogo, matemático y espía de Isabel I, que firmaba sus informes con el código “007”, formuló el concepto de “imperio verde”. Se trataba de que Inglaterra, la Corona inglesa, controlara América del Norte y el norte de Eurasia, es decir, Rusia. Después de los Tiempos Difíciles, los ingleses (junto con los holandeses) estuvieron a cargo del comercio de Rusia hasta que fueron expulsados del país por Alexei Mikhailovich en 1649. A los ancianos de los comerciantes ingleses se les comunicó un decreto imperial que decía: “Los ingleses hicieron una gran maldad por toda la Tierra, mataron a su soberano, Carlus el rey, por tal maldad no tuvisteis oportunidad de estar en el estado de Moscú”. Pero después de las guerras napoleónicas, los anglosajones empezaron a pensar seriamente en el vencedor de Napoleón (y después de 1945 repitieron lo mismo con el vencedor de Hitler), lanzando el proyecto de la “rusofobia” – preparación psicohistórica de la guerra totalmente occidental, es decir, supramoderna, contra Rusia, que históricamente fue la guerra de Crimea (oriental). Esta guerra fue preparada por una entidad histórica triple o, si se quiere, tricéfala (agente) con “residencia” británica.

Fue después de las guerras napoleónicas cuando Europa formó la entidad de poder que, con algunas variaciones, sigue existiendo en la actualidad. Esta es su composición:

  • el estado hegemónico anglosajón (en el siglo XIX – Gran Bretaña, después de la Segunda Guerra Mundial – los EE.UU.),
  • el capital financiero (en el siglo XIX principalmente los Rothschild como máximos responsables de media docena de familias),
  • y las estructuras supranacionales cerradas de coordinación y gestión mundial (en el siglo XIX era la masonería).

 

Daniel Estulin: La organización criminal de la masonería a partir de sus documentos

 

Rusia era el enemigo de esta “Serpiente Gorynych” en su conjunto y de cada “cabeza” individualmente. Para Gran Bretaña, era un peligroso competidor en Oriente Medio y Asia. En el Congreso de Viena de 1814, los financieros que representaban los intereses de los Rothschild y de varias otras familias trataron de promover planes para algo parecido a un gobierno mundial con un sesgo financiero (la idea se expresó en 1773 en una reunión de 13 banqueros que había reunido el antecesor de la dinastía Rothschild). Alejandro I rompió estos planes, descartó la idea de una estructura supranacional e implementó la Santa Alianza interestatal, y el rey ruso y los Romanov en general se convirtieron en enemigos de los Rothschild, sus aliados y clientela, y esta hostilidad sólo creció en el curso del siglo XIX. Finalmente, con la prohibición de las logias masónicas en Rusia en los años 1820, Rusia y sus gobernantes se convirtieron en enemigos de la masonería y de los “revolucionarios” de Londres, títeres del “zoológico de Palmerston” (Rusia y la Revolución – así formuló este problema F.I. Tyutchev).

La guerra de Crimea no dio a los británicos los resultados que habían planeado, ni tampoco el Gran Juego en Asia Central. Es cierto que posteriormente participaron en el derrocamiento de la autocracia en Rusia. Los británicos organizaron dos veces guerras mundiales, enfrentando a Alemania con Rusia, pero esto no les ayudó a preservar su imperio: la “araña” mundial más poderosa, Estados Unidos, hizo todo lo posible para debilitarlo y destruirlo. La URSS también desempeñó un papel activo en esto. El golpe final a la Pax Britannica lo dieron los estadounidenses y los rusos en 1956 durante la crisis de Suez, y el Adagio de Albinoni resonó en la Albión imperial.

Desde los años 60, los británicos han comenzado a recrear su imperio en forma de imperio financiero invisible, apoyándose en el sur de China y en la zona del Golfo Arábigo (“Anglo-Arabia”). En estas dos regiones hay familias y clanes enteros que han estado vinculados a clanes y familias británicas durante generaciones, desde los años 1830 y 1840. La creación de un imperio británico invisible era imposible sin un papel definido para la URSS en los años sesenta y setenta, de ahí el dramático calentamiento de las relaciones durante este periodo y el ascenso a la prominencia en el establishment soviético de aquellas fuerzas que apostaron su entrada en Occidente no por la línea estadounidense sino por la británica. Pero A.E. Vandam (Yedrichin) advirtió que sólo puede haber una cosa peor que la enemistad con un anglosajón: la amistad con él. Una vez superados los retos de la primera fase de reconstrucción del imperio a finales de la década de los 70 bajo el plan de Lord Mountbatten, los británicos pasaron a la segunda. Coincidió con el curso neoliberal en la economía, la activación de los dos “primos” anglosajones en China e hizo que la URSS no sólo fuera innecesaria para los planes ulteriores de los británicos, sino también un obstáculo, ocupando el lugar en el sistema mundial que ellos y los estadounidenses habían planeado para China como su “taller”. Fueron los británicos (junto con China e Israel) los principales partidarios no sólo de debilitar a la URSS al máximo, como habían planeado los estadounidenses, sino de destruirla. En algún momento, los anglosajones empezaron a dirigir en su beneficio los procesos de transformación de la nomenclatura en la URSS en una cuasi-clase que aspiraba a la integración con el mundo occidental, los fenómenos de crisis principalmente en el sistema de gestión, y la crisis de ideas, que condujo a la situación de 1989-1991.

 

Ilya Titov: Sin embargo, a juzgar por las acciones de los británicos en el perímetro de nuestras fronteras, no se han vuelto complacientes.

Andrei Fursov: De todos modos, no se pacificarán hasta que no se pacifiquen. Pero en la última década, se han visto espoleados por cambios radicales en el desarrollo del sistema mundial, el capitalismo. El capitalismo ha cumplido su función y los ultramundialistas están preparando un nuevo orden mundial postcapitalista para sustituirlo. Es mucho más violento que el capitalismo, y ya está invadiendo la naturaleza biológica del hombre. Yo lo llamo bio-tecnofascismo. La globalización, que comenzó a finales de los años ochenta y noventa y terminó, agrietada, a principios de los años 2010 y con el conflicto de Ucrania, fue esencialmente la agonía del viejo mundo. Una nueva globalización despega ante nuestros ojos.

Una de las características de la neoglobalización es la formación de macrozonas, es decir, complejos espaciales de producción e intercambio con una población de al menos 300 millones de habitantes (esto es así con el orden tecnológico actual, pero con un orden más desarrollado esta cifra se reduciría mucho). Algunos creen que el colapso de la antigua globalización es el colapso de la globalización en general y su sustitución por el mundo de las macrozonas. Creo que este no es el caso. Con la antigua globalización, el fin del capitalismo, las macrozonas no eran compatibles. Pero ahora su formación va de la mano de la formación de un nuevo sistema mundial que se “agudiza” para ellos y para el que ellos mismos se “agudizan”. Además, esta globalización 2.0 requiere exactamente macrozonas como unidades básicas, y esto es fundamentalmente diferente de la anterior, en comparación con la cual será socialmente más limitada (movimiento en el espacio de un número mucho menor de personas que antes, la presencia de zonas cerradas, etc.). Del mismo modo, la génesis del capitalismo y la formación del mercado mundial en el “largo siglo XVI” (1453-1648) requirieron el rápido desarrollo de los principales imperios de la época: Carlos V de Habsburgo, el poder de Iván el Terrible, los otomanos, los safávidas en Irán, los mogoles en la India, los Qing en China.

La lucha por el siglo XXI, por un lugar bajo el “sol negro” del mundo postcapitalista, es una carrera por crear sus propias macrozonas. Así, China y EE.UU. ya tienen teóricamente esas macrozonas; puede haber reconfiguraciones internas (por ejemplo, en el caso de que EE.UU. y China se dividan en Norte y Sur), pero en general el trabajo está hecho. India tiene el potencial de crear su propia macrozona, aunque con muchas complicaciones, pero la UE tiene serios problemas con esto, su vector es África, pero eso tampoco es del todo sencillo. En cuanto a los británicos, el potencial creado por su imperio financiero invisible no es suficiente para formar una macrozona, sobre todo porque no pueden contar con el sur de China, su tradicional zona de contacto, bajo el actual régimen de la RPC. Por lo tanto, están haciendo todo lo posible para tratar de adjudicarse partes de zonas que en su día fueron de interés para la Rusia histórica o partes de la Unión Soviética. Los británicos están trabajando a lo largo de todo el perímetro de nuestras fronteras en este sentido. Un proyecto en esta dirección es la nueva Rzeczpospolita que comprende Polonia, Lituania, Ucrania y Bielorrusia. Sin embargo, tras el fallido golpe de Estado en Minsk en el verano de 2020, este proyecto no es posible: no funciona sin Bielorrusia. El nuevo proyecto, UKPOLUK (Reino Unido, Polonia, Ucrania), también es irrealizable tras los acontecimientos de Ucrania. El sur de Ucrania es, en general, problemático para los británicos; tanto las estructuras supranacionales como Israel, así como otros, están interesados en esta región al mismo tiempo.

 

Alexander Dugin: Principios y estrategia de Rusia para liberarse de la hegemonía occidental, y el papel de LATAM en la transición hacia la multipolaridad

Fuente:

Andrey Fursov, Ilya Titov, en Zavtra: En el cambio de era. Sobre las operaciones especiales, la UE y la influencia anglosajona. 28 de abril de 2022.

Te puede interesar

Contenidos

Objetivamente, estamos tanto al borde de la Tercera Guerra Mundial, como también a punto de iniciar un sistema completamente nuevo. Qué camino se tomará,...

Ciencia y Tecnología

Estados Unidos financió actividades de laboratorio de ántrax en un laboratorio biológico ucraniano en 2018, según registros de la Agencia de Reducción de Amenazas...

Contenidos

Para evitar que el nuevo sistema emergente se convierta en una mera versión multipolar del actual orden mundial unipolar, un conjunto multipolar de bloques...

Contenidos

En la Cumbre del G20, Volodímir Zelenski, pidió que se excluyese a Rusia del ‎‎«G19» (sic). No le hicieron caso. Todos ‎los participantes de...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY