Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Tecnocracia globalista vs. pluralismo nacional: Dos visiones irreconciliables del ‘reseteo’

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



Por definición, “reseteo” significa volver a como eran las cosas antes, no sólo recientemente, sino incluso más atrás. Otra perspectiva que circuló en los medios de oposición mucho antes de la pandemia, promovía el “reseteo” como una utopía antiglobalista liberadora cuya definición es literalmente contraria a lo que Boris Johnson, el Príncipe de Gales y el Foro económico Mundial han promulgado públicamente después de la pandemia. El concepto de “reseteo” es en sí mismo engañoso. Hoy sabemos que el término “reseteo” tomó forma a través de una extraordinaria planificación, con la intención de persuadir [manipular] al público desde diferentes perspectivas ideológicas. Simultáneamente, el término se sitúa a caballo entre dos concepciones únicas y antitéticas que están siendo sintetizadas y cuyos matices y complejidad están siendo reducidos junto con la posibilidad de razonar la génesis y la continuidad del concepto mismo. ¿Entonces, en interés de quién se está llevando a cabo el “Gran Reseteo”? ¿Y cómo es que ahora el premier británico Boris Johnson habla públicamente de un “gran reseteo” que cumple con todas las características del Nuevo Orden Mundial, mientras que hace apenas unos meses era la oposición la que hablaba del reseteo como una forma de liberarse de la oligarquía globalista?

 

Por Joaquin Flores

Desde el surgimiento y la caída del fascismo hace 75 años, la gente que vive en el mundo occidental no se había encontrado en un momento más crítico que el actual en la lucha por defender el futuro de las formas de gobierno pluralistas y republicanas. Hace 75 años, la sociedad tuvo que ser construida a partir de una guerra. La guerra de hoy ha sido una guerra económica de los oligarcas contra la república, y cada vez es más evidente que la pandemia del coronavirus se está utilizando, en el plano político, como un golpe masivo contra la sociedad pluralista. Nos enfrentamos a un “Gran Reseteo” que definirá la construcción del mundo de la posguerra en base a la austeridad. Pero durante toda una generación la gente ya ha estado viviendo bajo un régimen de austeridad cada vez mayor. Este régimen sólo puede explicarse como una combinación tóxica de las inevitabilidades sistémicas de una sociedad de consumo basada en la obsolescencia planificada, y en la interminable codicia y lujuria por el poder que define a los diferentes sectores de la oligarquía sociópata.

Recientemente vimos al Primer Ministro del Reino Unido, Boris Johnson, hablar de “reconstruir mejor” el mundo y de la necesidad de un “Gran Reseteo”. “Reconstruir mejor” es el lema de la campaña de Joe Biden. Pero, ¿hasta qué punto los manejadores que dirigen a Joe Biden y los que dirigen a Boris Johnson trabajan para impulsar el mismo guión?

La pregunta más pertinente es: ¿en interés de quién se está llevando a cabo este “Gran Reseteo”?

Lo que Johnson llama el “Gran Reseteo”, Biden lo llama el “Plan Biden para una Revolución de Energía Limpia y Justicia Ambiental”. Ciertamente, la economía venidera no puede dejarse en manos de Boris Johnson o Joe Biden.

 

 

En un artículo reciente publicado en RT, Neil Clark se pregunta ¿cómo es que ahora Boris Johnson habla públicamente de un “gran reseteo”, mientras que hace apenas unos meses era la oposición la que hablaba del reseteo como una forma de liberarse de la oligarquía mientras era censurada por los medios corporativos atlantistas por usar un concepto de naturaleza conspirativa?

Todos hemos leído ya numerosos artículos en la prensa oficial hablando de cómo la vida económica después del coronavirus nunca será la misma que antes. Sin embargo, han dejado de lado cualquier debate de fondo sobre lo que existe en lugar de la globalización, y sobre cómo será la economía en diversas partes del mundo si no se globaliza. Hemos hablado constantemente de la multipolaridad, un término que en décadas pasadas se utilizaba con frecuencia en los vectores occidentales, en la esfera de la geopolítica y las relaciones internacionales. Ahora hay una extraña prohibición del término, y por lo tanto ahora estamos privados de un lenguaje con el cual tener una discusión honesta sobre el paradigma post-globalización.

 

¿Tecnocracia o pluralismo? Una lucha contra el lenguaje periodístico

Hasta ahora, sólo se nos ha dado una dieta constante de distanciamiento, de provisiones de encierro, cuarentena, seguimiento y localización, y nos hemos olvidado por completo del hecho de que todo esto sólo se suponía que era un ejercicio de dos o tres semanas de duración para aplanar la curva. Sin embargo, ahora se sabe que lo que realmente se busca con la excusa de la pandemia es una nueva propuesta sistémica disfrazada de “Gran Reseteo”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Uno de los grandes problemas al discutir el “Gran Reseteo” es que ha surgido una falsa dicotomía a su alrededor. O bien se quiere que las cosas sean como eran antes y sin cambios en el status quo, o se promueve este “Gran Reseteo”. Desafortunadamente, Clark en su artículo de RT, Neil Clark cae en esta falsa dicotomía, y tal vez sólo por conveniencia al discutir algún otro punto, no desafía los problemas inherentes a “cómo eran las cosas antes”. En realidad, nos sorprendería que Clark no apreciara lo que vamos a proponer.

Lo que proponemos es que debemos oponernos a su “nueva normalidad” y “Gran Reseteo”, mientras que también comprendemos los problemas inherentes de lo que había sido normalizado hasta que llegó el Covid.

La forma en que estaban las cosas antes también era tremendamente problemática, y sin embargo ahora nos parece mejor en comparación con las disposiciones de carácter policial que han sido impuestas en el espectro de esta “pandemia” política.

 

Foro de Davos fue clave en cierre de economía mundial; ahora dice que la abundancia es una ‘amenaza’

 

Curiosamente esta politización se basa en casos positivos (y no en hospitalizaciones) relacionados con el nuevo coronavirus. Extrañamente, se nos dice que “escuchemos a la ciencia del consenso”, incluso cuando las instituciones que escupen la “ciencia del consenso” consisten en imposiciones políticas. La ciencia no se trata de consenso, sino de supuestos desafiantes, repetibilidad y un animado debate entre científicos en desacuerdo con calificaciones relativamente iguales. Como explica Kuhn en La estructura de las revoluciones científicas, la ciencia siempre está evolucionando y, por definición, puede invertir los paradigmas de consenso. Pero no ha habido debate científico, y este hecho por sí mismo representa un cáncer antiliberal que crece en una sociedad pluralista ya defectuosa, que irónicamente ondea la bandera del liberalismo.

Las decisiones que una sociedad decide tomar deben ser impulsadas por la razón, la prudencia y la justicia. Lo que es o no científico juega un papel, pero no puede ser el factor decisivo. La ciencia dice claramente que podemos eliminar las lesiones en el cruce de peatones prohibiendo el cruce de calles o prohibiendo la conducción, pero al decidir cómo reducir o eliminar esas lesiones lo que deben hacer los responsables políticos es tener en cuenta la necesidad de incluir tanto a los coches como al cruce de calles. La ciencia es sólo una parte de esta ecuación.

¿No es la economía también una ciencia? ¿No es la sociología una ciencia también? ¿Qué dicen la psicología y la psiquiatría sobre los efectos conocidos del aislamiento social y, por ejemplo, la prevención del suicidio? ¿Qué pasa con la vivienda y la planificación urbana? El gran sociólogo Emile Durkheim explica cómo estas son ciencias adoptan y aplican el método científico en su trabajo. Las universidades llevan un siglo o más concediendo títulos de doctorado en estas ciencias, ¿acaso no cuentan estas opiniones de expertos a la hora de gestionar una catástrofe pública?

Es, y siempre ha sido, una posición política y politizada escuchar a algunos científicos y no a otros.

¿Y qué hay del concepto de “reseteo”? De hecho, es en sí mismo engañoso, y propondríamos que lo es intencionadamente si entendemos la crítica de Orwell sobre el uso del lenguaje —de las noticias— en las oligarquías tecnocráticas.

Un “reseteo” se refiere textualmente a volver a algo que una vez se conoció, borrando los defectos o contradicciones que surgieron a lo largo del camino, lo que conlleva lo familiar, y algo que todos habíamos acordado previamente. Por definición, “reseteo” significa volver a como eran las cosas antes, no sólo recientemente, sino incluso más atrás. Su definición es literalmente contraria a lo que Boris Johnson promulgó en su impactante declaración pública a principios de octubre.

El término “reseteo” llegó por lo tanto con una extraordinaria planificación y reflexión, con la intención de persuadir [manipular] al público. Simultáneamente, se sitúa a caballo entre dos conceptos únicos, y los agrupa a la vez en un solo término de una manera que reduce los matices y la complejidad y, por tanto, también reduce el pensamiento. Lo hace apelando a la noción implícita del término que se relaciona con un acuerdo de consenso pasado.

Si se entiende tal como se nos dice que lo entendamos, debemos sostener dos nociones mutuamente contradictorias al mismo tiempo: se nos dice incongruentemente que este restablecimiento debe devolver efectivamente a la sociedad a como estaba en algún momento antes porque las cosas nunca pueden ser como eran en ningún momento anterior. Sólo dentro del paradigma de este vicioso discurso periodístico puede haber algo que haga pensar al público que tal construcción textual tiene algún sentido.

¿Cuáles son nuestras opciones reales? ¿De quién es el reseteo?

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Quienes entienden que este “reseteo” no es un reseteo sino una propuesta completamente nueva sobre la organización de la sociedad, pero que se hace a través de métodos oligárquicos y sin el tipo de mandato que se requiere en una sociedad regida por leyes y no por hombres, son —como hemos dicho— reacios a admitir que un gran cambio es realmente necesario.

Más bien debemos entender que los mecanismos económicos catastróficos subyacentes que están forzando este gran cambio existen independientemente del coronavirus, y existen independientemente de los cambios particulares que los oligarcas que promueven su versión de un “reseteo” desearían ver.

El pueblo y los oligarcas están encerrados juntos en un solo sistema. A largo plazo, parece como si los oligarcas estuvieran buscando soluciones para cambiar ese hecho, y llevar a cabo una solución final que les conceda una civilización totalmente disociada. Pero en este momento, ese no es el caso. Sin embargo, este sistema no puede seguir adelante como hasta ahora, y el Coronavirus presenta una razón a la vez misteriosa en su momento y también profunda en sus implicaciones, para impulsar una nueva propuesta.

Creemos que la tecnología está llegando rápidamente a un punto en el que la gran mayoría de los seres humanos se considerarán redundantes. Si la tecnocracia quiere crear una civilización amurallada, y dejar al resto de la humanidad que gestione su propia vida según un modo de producción agrario y medieval, puede que haya beneficios para los que viven según el modelo agrario. Pero basándonos en lo que sabemos sobre la psicopatía, y la tendencia de ésta entre los que gobiernan, es probable que tal solución amistosa no esté en sus cartas.

Por eso es que son tan importantes las protestas contra el bloqueo. Esto se debe precisamente a que las medidas de bloqueo se utilizan para prohibir las manifestaciones públicas masivas, lo que constituye una parte fundamental para impulsar la política pública en dirección a los intereses del público en general. Toda una parte de la izquierda ha sido comprometida y se ha desplegado para luchar contra los fascistas imaginarios, forma en que se refieren a cualquiera con puntos de vista sociales convencionales anteriores a mayo de 1968. Mientras tanto, los plutócratas actuales desatan un nuevo sistema de control oligárquico que, para la mayoría, no ha sido contemplado hasta ahora excepto por políticos, futuristas y autores de ciencia ficción relativamente oscuros.

Ciertamente, el sistema económico consumista (a veces llamado “capitalismo” por la izquierda), que se basa tanto en las cadenas de suministro globalizadas como en la obsolescencia planificada, ya no es factible. En realidad, esto dependía de que el tercer mundo fuera una fuente tanto de materias primas como de mano de obra más barata. La ventaja aquí es que este “mundo en desarrollo” se ha desarrollado en gran medida ahora. Pero eso significa que necesitarán sus propias materias primas, y sus propias clases medias han aumentado su propio costo de mano de obra. La globalización se basó en algún mundo antes del desarrollo, donde la dinámica real se explica mejor como imperialismo, y por lo tanto tiene sentido que este sistema sea una reliquia del pasado, y de hecho debería serlo.

Cada vez más parece que la “pandemia del virus de la Corona”, fue secundaria a la crisis económica prevista que se nos dijo que la acompañaba. Más bien, parece que la primera surgió para explicar la segunda.

 

Evidencia: La crisis financiera inició en agosto de 2019, y no después del COVID-19

 

Otro mundo es posible, pero es uno por el que los ciudadanos luchan. En los Estados Unidos, Inglaterra, Escocia, Irlanda y Alemania, ya ha habido grandes manifestaciones contra el cierre. Éstas, como hemos explicado, no sólo están en contra del bloqueo, sino que están impulsando positivamente la afirmación del derecho a la asociación pública y política, a la expresión pública y política, y a la reparación de agravios. Este es un derecho fundamental para los ciudadanos en cualquier república donde haya algún tipo de control sobre la oligarquía.

En uno artículo de abril de 2020 titulado: “Coronavirus Shutdown: The End of Globalization and Planned Obsolescence – Enter Multipolarity”, hemos hablado sobre lo que es posible, y cuáles eran los problemas del sistema pre-corona, en términos económicos más que políticos. También discutimos los problemas de la seguridad de la cadena de suministro basada en la globalización en un mundo multipolar, y el problema más grande de la obsolescencia planificada, especialmente a la luz de la impresión en 3D, la automatización, y el Internet de las cosas.

Planteamos la cuestión filosófica de si está justificado tener un sistema de producción de bienes basado tanto en la reventa garantizada del mismo tipo de bienes debido a la obsolescencia planificada como en las “garantías de trabajo” que lo acompañan. En resumen, ¿vivimos para trabajar o trabajamos para vivir? Y con la cuarta revolución industrial en ciernes, nos planteamos la pregunta de qué pasará cuando los trabajadores humanos ya no sean necesarios.

La sociedad pluralista es el resultado de un alto al fuego en la guerra de clases entre la oligarquía y las otras clases que comprometen al pueblo en general. Las ideas ampliamente idealizadas y románticas que forman la base de la ideología liberal-democrática (así como el fascismo clásico) se utilizan para explicar cómo es que la oligarquía está tan comprometida con ese arreglo de pluralismo, y que este mismo arreglo es el producto de su benevolencia, y no la verdad: que fue la lucha que dio la gente común para luchar por un futuro más justo. Sin duda ha habido oligarcas benévolos que han creído realmente en la ideología liberal, de la cual el fascismo es uno de sus productos más radicales. Pero la opinión de que la lucha de clases puede ser aculturada o legislar hasta su inexistencia es similar a creer que la ley de la gravedad puede ser declarada ilegal en un tribunal.

Tal vez hemos olvidado lo que se necesita, y tal vez las cosas no se han puesto lo suficientemente mal. La disminución de los niveles de testosterona en la población puede llevar a un momento peligroso en el que el desafío vigoroso a la injusticia es mucho menos posible. Ahora lo crucial es evitar cualquier medio artificial creado para sugestionarnos y hacernos ver una irrealidad conveniente para la oligarquía. Sólo con una evaluación clara de la situación real se puede forjar la estrategia necesaria.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

La gran crisis política actual es que se está utilizando una pandemia para justificar el fin de nuestros derechos constitucionales, el fin de la sociedad pluralista, por lo que el el mecanismo que el público en general podría utilizar para luchar por defender su propia versión del “reseteo” está a punto de desaparecer. Esto significa, en muchos sentidos, que ha llegado la última oportunidad de preguntarnos: ¿de quién es el reseteo, nuestro o de ellos?

 

A la ‘buena’ o a fuerzas: Reflexiones sobre el libro ‘Covid-19: El Gran Reseteo’, del Foro Económico Mundial

 

Fuente:

Joaquin Flores — Whose Great Reset? The Fight for Our Future – Technocracy vs. the Republic.

Te puede interesar

Contenidos

Por Anthony Torres y Alex Lantier El martes, el gobierno del presidente Emmanuel Macron presentó su proyecto de ley de “seguridad global” a la...

Contenidos

La última iniciativa del Instituto Schiller, por Helga Zepp-LaRouche. Setenta y cinco años después del final de la Segunda Guerra Mundial, el mundo está...

Contenidos

La aceptación voluntaria del público en general de las restricciones draconianas impuestas a la movilidad y la libertad de reunión debido al coronavirus fue...

Contenidos

  Informe semanal de Executive Intelligence Review   Fuentes: EIR Español — A revertir el fraude electoral en EU y derrotar a la dictadura...

Publicidad comprar oro
Publicidad Que es LBRY

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad servicio de VPN

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon

© Mente Alternativa · Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.