Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Colapso Económico

A la ‘buena’ o a fuerzas: Reflexiones sobre el libro ‘Covid-19: El Gran Reseteo’, del Foro Económico Mundial

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



El libro “Covid-19: El gran reseteo”, co-escrito por dos dirigentes del Foro Económico Mundial (FEM) y publicado semanas después de que el FEM y el Príncipe de Gales anunciaran la iniciativa del Gran Reseteo, reconoce abiertamente cómo el Covid-19 ha servido de catalizador para acelerar la Agenda 2030 de las Naciones Unidas. Los autores, además, concluyen que sin lugar a dudas el mundo “nunca podrá volver a la normalidad”… O más bien, que no se le permitirá volver a la normalidad. De hecho, ellos contemplan un mundo post-Covid que será “menos abierto y menos cooperativo que antes de la pandemia”, y perfilan dos escenarios posibles:

1. Se instaura el “Gran reseteo” (léase como el Nuevo Orden Mundial) con la aceptación por parte de las naciones de los objetivos que impulsan los planificadores mundiales (léase como la nobleza negra y los oligarcas de Silicon Valley); o

2. Se impondrá el reseteo de una forma aún más perturbadora y perjudicial, mediante “choques violentos como conflictos e incluso revoluciones” en los países que no aborden los “males profundamente arraigados de las economías y las sociedades” (léase como a través de guerras proxy, híbridas o directas contra las naciones soberanas que se opongan a la iniciativa del imperio angloamericano).

En síntesis, para los de Davos, la mecánica para imponer su Gran Reseteo de bandera falsa vuelve a ser la misma que usaron para imponer al mundo su guerra contra el terrorismo (financiado por ellos mismos) tras los auto-atentados del 11 de septiembre 2001, tónica que se resumió en palabras de George W. Bush bajo el lema de: “Están con nosotros o están en nuestra contra.” Por si esto no fuera suficiente, en un artículo paralelo a la publicación del libro, los autores afirman que “no sólo muchas cosas cambiarán para siempre”, sino que “lo peor de la pandemia está por venir”, o mejor dicho…lo mejor del plan.

 

Por Steven Guinness

Unas semanas después de que el Foro Económico Mundial (FEM) anunciara su iniciativa del “Gran Reseteo”, fue lanzado un nuevo libro titulado “Covid-19: El gran reseteo”, co-escrito por el presidente ejecutivo del FEM, Klaus Schwab, junto con el director superior de la Red de Riesgo Global de la institución, Thierry Malleret.

Después de leer libro, quiero compartir con ustedes algunas reflexiones iniciales sobre el significado potencial de la publicación.

Como mencioné en mi último artículo, hay 5 tablas en el Gran Reseteo —económicas, sociales, geopolíticas, ambientales y tecnológicas— que el libro cubre en detalle. Pero aquí quiero centrarme sobre todo en la conclusión, ya que es ahí donde están mejor definidas las motivaciones del autor y la justificación para defender un Gran Reseteo en la estela de la Covid-19.

Schwab y Malleret caracterizan la futura dirección del mundo como “La era post pandémica”, una frase que se repite hasta la saciedad. En lugar de definirla a un resultado en particular, los autores optan por preguntarse si esta nueva era se caracterizará por una mayor o menor cooperación entre las naciones. ¿Los países se volverán hacia adentro dando como resultado el crecimiento del nacionalismo y el proteccionismo, o sacrificarán sus propios intereses por una mayor interdependencia?

No se hace ninguna predicción firme en ambos sentidos, pero he logrado obtener un grado de comprensión de la forma de pensar de los autores cuando discuten lo que llaman “la dirección de la tendencia”. Escriben que la preocupación por el medio ambiente (principalmente a través del prisma del cambio climático) y el avance de la tecnología (parte integral de la Cuarta Revolución Industrial) eran omnipresentes mucho antes de que Covid-19 entrara en escena. Con las implicaciones económicas y sanitarias de los cierres ahora arraigadas en la sociedad, Schwab y Malleret sostienen que las preocupaciones de larga data entre los ciudadanos “han sido puestas al descubierto para que todos las vean” y han sido “amplificadas” debido a la pandemia. En otras palabras, si las mentes no estaban concentradas en los problemas y amenazas que el mundo enfrentó antes de Covid-19, entonces ahora ciertamente lo están.

 

Evidencia documentada: El Covid es producto de la manipulación humana

 

Y mientras que la dirección de estas tendencias sobre el medio ambiente y la tecnología puede no haber cambiado, con el inicio de Covid-19 “se aceleró”. Es por eso que Schwab y Malleret creen que estos dos temas en particular “forzarán su camino en la agenda política” debido a la creciente presión pública. Un movimiento como la Rebelión de la Extinción es un ejemplo. Otro es el rápido crecimiento de la comunidad de Fintech que lleva a la gente a cuestionar lo que constituye el dinero “en la era digital”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

En cuanto a dónde piensan que marchan las cosas en el futuro, la sugerencia es que las tendencias actuales apuntan a un mundo que será “menos abierto y menos cooperativo que antes de la pandemia”.

En efecto, el Foro Económico Mundial ha presentado al mundo dos posibles resultados. El primero es que el Gran Reseteo puede lograrse de forma relativamente pacífica con la aceptación de las naciones de los objetivos que impulsan los planificadores mundiales. El segundo resultado, advierten, sería mucho más perturbador y perjudicial. Se produciría a través de los países que no aborden los “males profundamente arraigados de las economías y las sociedades”, que podrían ver un reseteo “impuesto por choques violentos como conflictos e incluso revoluciones”.

Y, aparentemente, no tenemos mucho tiempo para decidir nuestro destino. Lo que tenemos ahora, según los autores, es “una rara y estrecha ventana de oportunidad para reflexionar, reimaginar y reajustar nuestro mundo”. Si un “reseteo adecuado” se va a realizar, sólo puede ocurrir a través de un mayor nivel de colaboración y cooperación entre las naciones. Como lo ven Schwab y Malleret, la alternativa es un mundo atrincherado en una crisis perpetua que eventualmente llevaría a la desintegración del “orden global basado en reglas” posterior a la Segunda Guerra Mundial y a un vacío de poder global.

Por lo tanto, existe un riesgo muy real de que el mundo se vuelva “más dividido, nacionalista y propenso a los conflictos de lo que es hoy en día”.

Algo que los autores escriben desde una posición de claridad es que el mundo nunca podrá volver a la normalidad. O más bien, que no se le permitirá volver a la normalidad. Su opinión es que antes de que Covid-19 se afianzara, un “sentido roto de normalidad prevaleció”. La situación ahora es que el virus “marca un punto de inflexión fundamental en nuestra trayectoria global”. En un espacio de tiempo muy corto “amplificó las líneas de falla que acosan a nuestras economías y sociedades”.

Si no era ya obvio, los autores confirman en las últimas páginas del libro que el programa de desarrollo sostenible de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas está entrelazado con el Gran Reseteo. Esto es evidente cuando se estudia la unidad de Inteligencia Estratégica del FEM. El Desarrollo Sostenible y el Gran Reseteo van de la mano.

Para que la Agenda 2030 se aplique con éxito, Schwab y Malleret ofrecen una alternativa a la posibilidad de que los países no se reúnan. Como es de esperar, gira en torno a la colaboración y la cooperación. A sus ojos no se puede hacer ningún progreso de otra manera. El Covid-19 ofrece la oportunidad de “integrar una mayor igualdad y sostenibilidad de la sociedad en la recuperación”. Algo crucial, pues “aceleraría en vez de retrasar el progreso hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible de 2030.

Pero la iniciativa no termina simplemente con la plena aplicación de la Agenda 2030. Schwab y Malleret quieren ir más lejos. Su objetivo es que la exposición abierta de las debilidades dentro de la infraestructura mundial existente “puede obligarnos a actuar más rápidamente reemplazando las instituciones, procesos y reglas fallidas por otras nuevas que se adapten mejor a las necesidades actuales y futuras”. Para transmitir la importancia de esta declaración, los autores afirman que esto solo es “la esencia del Gran Reseteo”. Lo que parecen buscar es una transformación global en la que los sistemas y la edad del algoritmo tengan prioridad sobre las instituciones políticas. Ya estamos comenzando a ver los movimientos de las principales instituciones mundiales como la Comisión Trilateral, la Organización Mundial del Comercio y la Unión Europea para “reformar” y “rejuvenecer” tanto su trabajo como a sus miembros. El Covid-19 sin duda ha enderezado la mano de los planificadores mundiales y su búsqueda de reformas.

Cuando el libro “Covid-19: El Gran Reseteo” fue publicado, se acompañó con un artículo escrito por Schwab y Malleret, titulado, “El legado del COVID-19: Es así como se logra el Gran Reseteo”, en el que los autores afirmaban claramente que no sólo muchas cosas cambiarán para siempre, sino que “lo peor de la pandemia está por venir”:

“Estaremos lidiando con sus consecuencias durante años, y muchas cosas cambiarán para siempre. Ha provocado (y seguirá haciéndolo) una perturbación económica de proporciones monumentales.”

 

De hecho, ninguna industria o empresa podrá evitar el impacto de los cambios que se avecinan. O se adaptan para encajar en la agenda del Gran Reseteo (suponiendo que tengan los recursos para hacerlo), o no sobrevivirán. Según Schwab y Malleret, “millones de empresas corren el riesgo de desaparecer”, mientras que sólo “unas pocas”, por ejemplo, los monolitos corporativos, serán lo suficientemente fuertes para soportar la interrupción. Son sus empresas más pequeñas y los negocios independientes los que se enfrentan a la ruina, abriendo la puerta a una nueva era de fusiones y adquisiciones que erosionarán aún más la elección del consumidor y la competencia.

Schwab y Malleret nos dicen que lo peor de la pandemia está por venir, y desde el punto de vista económico no dudaría de ellos. Pero veamos el aspecto de la salud por un momento. La cobertura mediática mundial del Covid-19 lo ha caracterizado como un virus mortal que mata con impunidad, y sin el antídoto de una vacuna podría devorar comunidades enteras.

Tal vez sorprendentemente, los autores ofrecen un poco de lógica basada en hechos. Admiten que el Covid-19 es “una de las pandemias menos mortales de los últimos 2000 años”, y salvo que se produzca algún imprevisto “las consecuencias del virus serán leves comparadas con las de pandemias anteriores”. En el momento de la publicación del libro, se informó que el 0,006% de la población mundial había muerto a causa del Covid-19. Pero incluso esta baja cifra no es del todo exacta.

En el Reino Unido, por ejemplo, la forma en que se ha calculado la tasa de mortalidad ha significado que las personas a las que se les ha diagnosticado el virus y que luego sucumbieron a un accidente dentro de los 28 días de haberse hecho la prueba, tendrán su causa de muerte marcada como Covid-19.

Citando al profesor Yoon Loke, de la Universidad de East Anglia, y al profesor Carl Heneghan, de la Universidad de Oxford:

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

“Cualquiera que haya dado positivo en el test de COVID pero que haya muerto posteriormente por cualquier causa será incluido en las cifras de mortalidad de PHE COVID.”

Schwab y Malleret no podrían ser más claros cuando escriben que Covid-19 “no constituye una amenaza existencial o un choque que dejará su huella en la población mundial durante décadas”. En la actualidad, la gripe española y el VIH/SIDA tienen una mayor tasa de mortalidad.

No fue una propagación incontrolable del Covid-19 la que provocó que los gobiernos de todo el mundo cerraran sus economías nacionales, sino la modelización de datos de tecnócratas irresponsables como Neil Ferguson, del Imperial College de Londres, quien predijo que cientos de miles de personas corrían un riesgo inmediato de morir sin la imposición de restricciones sociales, lo que ahora sabemos que es una combinación de medidas de distanciamiento y bloqueo social.

 

Charlatanes del Imperial ‎College controlan las políticas que aplican EEUU, Reino Unido y la UE con respecto al COVID-19

 

Cuando Schwab y Malleret hablan de que el Covid-19 ha dejado su huella en el mundo, la verdad es que son las medidas impuestas en nombre del Covid-19 las que han causado una destrucción económica generalizada, no el virus en sí mismo. Esa distinción es una con la que los principales medios de comunicación en particular se niegan a participar.

En resumen, si tomamos la palabra a los autores, veremos un aumento del nacionalismo y el proteccionismo a espaldas de Covid-19 en detrimento de la búsqueda de un Gran Reseteo. Los tan codiciados Objetivos de Desarrollo Sostenible podrían incluso estar en riesgo si las naciones se vuelven hacia sí mismas. El Director Gerente del FMI ha dicho que el mundo puede elegir entre el Gran Reseteo o el Gran Cambio de Rumbo (el Gran Cambio de Rumbo es “más pobreza, más fragmentación y menos comercio”).

En el libro, Schwab y Malleret describen cómo en un mundo interdependiente, que es precisamente el tipo de mundo que los planificadores globales han estado defendiendo desde al menos el final de la Segunda Guerra Mundial, “los riesgos se mezclan entre sí, amplificando sus efectos recíprocos y magnificando sus consecuencias”. Cuando las naciones son interdependientes, “la conectividad sistémica entre los riesgos, problemas y desafíos determina el futuro”. Es el viejo cliché de la caída del dominó. Una vez que uno se tambalea, se desencadena una reacción en cadena, que se evidenció en 2008 cuando Lehman Brothers se derrumbó.

La escala del cambio que los globalistas están pidiendo a través del vehículo de un Gran Reseteo, que por definición es de naturaleza global, requerirá, en mi opinión, la implosión del orden mundial actual para sentar las bases de un nuevo orden mundial. Lo viejo debe dar paso a lo nuevo. Y el único método para lograr eso es a través de un mayor retroceso contra la interdependencia. Las crisis sostenidas ofrecen muchas oportunidades para los planificadores globales. El potencial para una elección disputada en los Estados Unidos, un próximo Brexit “sin acuerdo” y las advertencias de “nacionalismo de la vacuna” son tres eventualidades que si se llevan a cabo podrían ser explotadas y utilizadas para avanzar en la causa de un Gran Reseteo. Diría que cuanto más lejos aparezca el mundo de la colaboración y la cooperación, más gente pedirá esas mismas cosas si se vuelve cada vez más desesperada.

Los autores dicen que sólo hay una estrecha ventana de oportunidad para el Gran Reseteo. Sin embargo, tengamos en cuenta que hasta ahora sólo las instituciones mundiales como el FEM son las que están promoviendo la iniciativa, no las administraciones nacionales. Cuando empieza a impregnar la política es cuando sabes que la agenda está avanzando. Pero, ¿cuáles serán exactamente las condiciones económicas y sociales cuando el Gran Reseteo se convierta en parte de la conversación global? ¿Lo que hemos visto hasta ahora ha sido suficiente para obligar a la gente a pedir un cambio a escala mundial? ¿Ha habido suficiente degradación y cambio material en los niveles de vida para que los ciudadanos imploren a las instituciones mundiales que tomen medidas? Yo diría que no.

Ya se han propuesto “soluciones” como el ingreso básico universal. Pero hasta ahora no hay un clamor generalizado por el cambio. Pero ese momento está llegando. Ya sea en nombre de la Agenda 2030 (también conocida como Desarrollo Sostenible), el Nuevo Tratado Verde o el Gran Reseteo, se trataría en gran medida del mismo resultado: el sometimiento de una vez por todas de la soberanía nacional, en la que el Estado nación está subordinado a la gobernanza mundial.

 

Las raíz genocida del ‘Gran Tratado Verde’, y la Nueva Ruta de la Seda como alternativa

 

Fuente:

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Steven Guinness — Thoughts on Covid-19: The Great Reset, by Klaus Schwab and Thierry Malleret.

Te puede interesar

Colapso Económico

  Como se puede ver en el vídeo de arriba, Randy Hillier, el representante independiente de la legislatura por Lanark-Frontenac-Kingston, fue censurado al formular...

Contenidos

  El autor ruso y doctor en contrainteligencia conceptual, Daniel Estulin, habló sobre la inminente vacunación infantil, las medidas de gobiernos como Canadá y...

Contenidos

  El Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo condenó las medidas de Conte, y reafirmó la plena vigencia de la Declaración Universal de...

Ciencia y Tecnología

La Dra. María José Martínez Albarracín, de Médicos por la Verdad, detalla la campaña vigente de propaganda para la vacunación contra la gripe, y...

Publicidad comprar oro
Publicidad Que es LBRY

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad servicio de VPN

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon

© Mente Alternativa · Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.