Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Secretaria del Tesoro de EE.UU. anuncia la dictadura de los banqueros del mundo

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Como todo lo que viene de Washington estos días, el propio discurso de Yellen fue peligrosa y grandiosamente delirante. Se pasó la mayor parte del mismo alabando la “cooperación” que cree haber logrado en la guerra financiera que dirige contra Rusia, mientras amenazaba a cualquier nación que se negara a cooperar, como si fuera un jefe de la mafia menor.

 

Por Barbara Boyd

El 13 de abril, la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, pronunció un discurso en el Atlantic Council de Washington. En el discurso, “On the Way Forward for the Global Economy”, Yellen esbozó de forma escalofriante el nuevo “orden globalista” que fantasea que surgirá de la guerra provocada por la Administración Biden contra Rusia en Ucrania, mientras se presenta literalmente como “el mundo”. Fue un preludio de las reuniones del Fondo Monetario Internacional y de los ministros de finanzas y banqueros centrales del Grupo de los 20 esta próxima semana en Washington e Indonesia, en las que el cártel financiero globalista espera avanzar en su plan para una dictadura financiera verde mundial.

Como todo lo que viene de Washington estos días, el propio discurso de Yellen fue peligrosa y grandiosamente delirante. Se pasó la mayor parte del mismo alabando la “cooperación” que cree haber logrado en la guerra financiera que dirige contra Rusia, mientras amenazaba a cualquier nación que se negara a cooperar, como si fuera un jefe de la mafia menor.

Pero la campaña de odio que Estados Unidos y los británicos creen haber ejecutado de forma tan excepcional contra Putin con el objetivo de lograr un cambio de régimen, sólo ha dado como resultado un aumento de los índices de aprobación de Vladimir Putin en Rusia. Además, la gran mayoría de la población mundial -que vive en Rusia, India, China, Hungría, Eurasia, Oriente Medio, la mayor parte de América Latina y África- se ha negado a participar en la propuesta de destrucción económica del Estado ruso. En gran medida, las mismas naciones se han negado a cooperar con el Green New Deal y el Great Reset de los banqueros centrales, mientras que hablan de boquilla de los objetivos de descarbonización. En la Conferencia de las Partes 26 (COP 26) de Glasgow de 2021, Rusia, China e India se negaron a cometer el suicidio económico exigido. Desde entonces no han dado marcha atrás.

Las señales de que incluso los europeos, normalmente dóciles, han comenzado a rebelarse se demostraron en la primera ronda de las elecciones francesas, cuando Marine Le Pen estuvo muy cerca de vencer a Emmanuel Macron, desatando el pánico en Washington y Londres. Le Pen ha dicho que retirará las fuerzas francesas del mando de la OTAN, como De Gaulle, y reafirmará la soberanía francesa. Se ha opuesto a inundar Ucrania de armas con las que librar una larga guerra por poderes con Rusia.

A pesar de su estridencia, los pronunciamientos de Yellen no funcionarán. Cada vez más personas reconocen que la actual vía de la OTAN provocará el sacrificio humano de miles de ucranianos, la continua inflación de los precios de las materias primas y los activos en todo el mundo, y la escasez de alimentos y las hambrunas. Llevados a su conclusión lógica, colapsarán el dólar, desencadenando una depresión mundial. También hacen que la conflagración nuclear de la raza humana sea una posibilidad muy real.

 

El trasfondo bancario de las amenazas del malvado Yoda

A muchos les parece que la arrogancia desenfrenada desvelada en el discurso de Yellen deja “boquiabiertos”. La Casa del Árbol de los Conservadores, por ejemplo, se preguntó en voz alta sobre la arrogancia de Yellen al parecer dividir el mundo en una especie de nuevo acuerdo de la Guerra Fría, mientras amenaza con la extinción de las naciones que se niegan a descarbonizarse, todo ello mientras ejerce como burócrata no elegida de Washington.

El discurso establece dicha división, que podría describirse mejor como “la OTAN contra todos los demás”.

Está claro que su sorpresa no aprecia del todo el historial de banca central de Janet Yellen. Como vicepresidenta de una Reserva Federal satánica durante los primeros años de la Administración Obama, era conocida como la ejecutora de Ben Bernanke mientras éste creaba el “muro de dinero” de la “flexibilización cuantitativa” que rescató a los megabancos del mundo a costa de los trabajadores estadounidenses y de las naciones empobrecidas del sector en desarrollo. Durante el rescate, Larry Fink, de BlackRock, fue contratado por la Fed de Yellen para dirigir grandes partes del programa, lo que supuso un gran crecimiento para la empresa de gestión de activos de Fink. Yellen continuó con estas políticas como presidenta de la Fed bajo el mandato de Obama, creando lo que ahora se ha convertido en la mayor burbuja financiera de la historia de la humanidad.

Es la inminente caída de esa burbuja lo que está determinando las acciones de la oligarquía globalista ahora, por encima de todo. A raíz del COVID, se están moviendo para controlar las materias primas del mundo, la tierra y los productos básicos físicos, mientras continúan reduciendo los estados nacionales existentes y las poblaciones con el fin de asegurar la supervivencia de la oligarquía y el poder continuo. Rusia, con sus vastas reservas de minerales y otras materias primas, es un gran premio en su cálculo. Esperan volver a saquearla, como ya hicieron en la década de 1990. El nombre de esta política es el “Gran Reajuste” del Foro Económico Mundial, en el que Janet Yellen y los banqueros centrales del mundo son los protagonistas, mientras que los funcionarios políticos instalados, como el senil presidente de Estados Unidos, son relegados a la lectura de guiones.

El libro de Christopher Leonard, The Lords of Easy Money, documenta que la Fed sabía, desde 2008-2009 en adelante, que estaba saqueando la economía real para rescatar al eje financiero especulativo de Wall Street/Londres/Bruselas, y que sus políticas crearían las disparidades masivas de riqueza, la desinversión en la economía real y su desintegración, la pobreza generalizada y las muertes por desesperación y pesimismo, que esta nación ha experimentado desde entonces. Cuando Donald Trump se negó a volver a nombrar a Yellen en la Fed, ella hizo un Hillary Clinton, haciéndose asquerosamente rica y mostrando sus verdaderas lealtades mientras daba discursos privados por enormes honorarios a los banqueros de Wall Street y Londres.

En agosto de 2019, en la confabulación anual de la Fed en Jackson Hole, el entonces presidente del Banco de Inglaterra, Mark Carney, y BlackRock, de Larry Fink, se combinaron para proponer un “cambio de régimen” en las finanzas. Admitieron que la caída de su sistema en 2008 no había respondido a los billones de fondos de rescate que le habían lanzado. Carney culpó a la incapacidad de los bancos centrales de inflar suficientemente el dólar como causa de este mal. Para remediarlo, pidió el fin del dólar como moneda de reserva mundial. Carney propuso sustituirlo por una moneda digital virtual controlada por los bancos centrales. La llamó “moneda hegemónica sintética”, que permitiría a los bancos centrales ampliar continuamente el crédito. Este dinero helicóptero se utilizaría para seguir rescatando la burbuja, junto con la creación de nuevos boondoggles de rollover como el esquema de financiación verde que Carney comenzó a promover con 24 bancos centrales en 2017.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

La otra parte del “cambio de régimen” propuesto por BlackRock en Jackson Hole, era que la Reserva Federal y otros bancos centrales asumieran la política de gasto de los gobiernos nacionales. Se imprimiría nueva moneda con fines de gasto según ellos y un “comité de expertos” no elegido lo consideraran oportuno. Este plan fue propuesto por los veteranos gobernadores de la Reserva Federal, el Banco de Francia y el Banco de Canadá, todos los cuales eran empleados o asesores de BlackRock en ese momento.

La reunión de Jackson Hole fue seguida por una discusión similar sobre el cambio de régimen financiero el 22 de septiembre de 2019, en la ciudad de Nueva York, durante los preparativos para la Cumbre de Acción Climática de las Naciones Unidas. Mientras 130 bancos globales, liderados por los 30 más grandes, firmaban un pacto llamado “Principios de la Banca Responsable”, Carney decretó que el mundo haría la transición de la energía marrón a la energía verde y, para hacerla cumplir, los bancos centrales del mundo se alinearon, junto con los megabancos del mundo y los financieros privados, las agencias de calificación y las compañías de seguros, para negar el crédito a cualquiera que se resista. En sus palabras, “las empresas que adapten sus modelos de negocio a la transición hacia un mundo con cero emisiones netas de carbono serán recompensadas con creces. Las que no se adapten dejarán de existir”.

Al mismo tiempo, Janet Yellen y Mark Carney comenzaron a trabajar juntos en la implementación de este “cambio de régimen” financiero al presidir la redacción de un informe titulado “Mainstreaming the Transition to A Net Zero Economy” para el Grupo de los 30. Se publicó en octubre de 2020, justo antes de las elecciones amañadas de Estados Unidos.

El manifiesto de Yellen/Carney pide a todos los gobiernos que exijan la divulgación de los “riesgos climáticos” a todas las empresas que operan en sus países, lo que permitiría al “sistema financiero” identificar a los “líderes y rezagados climáticos” y dirigir los flujos de capital hacia las tecnologías sostenibles, así como fijar precios punitivos a los bienes o materiales producidos por los “rezagados”. Esta política está siendo aplicada por la Comisión de Valores de Joe Biden.

El mismo manifiesto pide a los gobiernos que eliminen por completo las subvenciones a los combustibles fósiles y que penalicen, mediante sanciones de “precios del carbono”, el aumento de la producción de combustibles fósiles. La equidad se logrará tomando parte de los beneficios de la tarificación del carbono para apoyar a los hogares de bajos ingresos, para complementar los déficits presupuestarios causados por la respuesta COVID y para apoyar el desarrollo de tecnologías verdes. Todo el gasto público debe estar alineado con los objetivos del Acuerdo de París y con la I+D dedicada principalmente a las tecnologías necesarias para el Net Zero. Esta política está plasmada en todo el esquema del Green New Deal de Biden.

Además, los países que lideren la eliminación del carbono deben recibir beneficios comerciales en virtud de las normas de la Organización Mundial del Comercio, mientras que los rezagados pueden ser castigados con fuertes impuestos a sus exportaciones.

Asombrosamente, (y esto es lo que ha llegado a los titulares), el impulso público hacia el Net Zero debería adoptar el modelo “independiente” de la Reserva Federal y otros bancos centrales: los gobiernos deben delegar sus estrategias de financiación y sus decisiones de gasto en “consejos de carbono” privados.

Los “expertos” de BlackRock dominaron el informe de Yellen/Carney, y BlackRock ha proporcionado los principales asesores económicos de la Administración Biden. Yellen, obviamente, reina en el Tesoro.

 

El discurso

Aquí están los puntos clave del discurso de Yellen contrapuestos con la verdad real de cada uno de sus puntos:

Yellen: “Estados Unidos, junto con más de 30 países, que representan más de la mitad de la economía mundial, ha impuesto un conjunto de sanciones financieras y controles de exportación sin precedentes a Rusia… degradando su capacidad de proseguir esta guerra y de proyectar poder en los años venideros…”. Para dirigir, supervisar y hacer cumplir las sanciones, he convocado, junto con el Fiscal General Garland, un novedoso grupo de trabajo formado por responsables de las fuerzas del orden y de los ministerios de finanzas de los países del G7 y de los países asociados, para hacer avanzar nuestros esfuerzos…. Cuando Rusia tomó la decisión de invadir Ucrania, predestinó una salida del sistema financiero mundial”.

Comentario: Los 30 países están formados por los países de la UE, Nueva Zelanda, Australia y Gran Bretaña, lo que ha llevado a algunos a llamarlo “el bloque neoliberal totalmente blanco”. También están incluidos Japón y Taiwán. Hasta ahora, Alemania se ha negado a comprometerse a un cierre inmediato de las importaciones de petróleo y gas ruso, y los tipos de sanciones en la UE varían mucho. El “conjunto de sanciones” se preparó por completo en noviembre de 2021, y ha estado en discusión desde un estudio de la Rand Corporation de 2019, “Overextending and Unbalancing Russia”. Ese estudio situaba el “suministro de armas letales a Ucrania” como la vulnerabilidad de seguridad más profunda de Rusia, y un régimen completo de sanciones contra las exportaciones rusas como la estrategia más exitosa para paralizar al Estado ruso. Añádase a esto el hecho de que Estados Unidos y Gran Bretaña provocaron este conflicto, y se empieza a tener la imagen real.

Además, Joe Biden ha sido un entusiasta de la guerra actual que se remonta a los discursos en el Consejo Atlántico en 2014.

El “novedoso” grupo de trabajo de Yellen para la aplicación de la ley tiene como misión principal asegurarse de que Estados Unidos se quede con todos los activos que ha incautado a Rusia, tal y como anunció el consejero de Seguridad Nacional Jake Sullivan la semana pasada. Se trata de un acto de franca piratería que el derecho internacional no admite en ninguna parte. Utilizar la moneda de reserva del mundo como arma de guerra podría muy bien destruir el dólar, como desean Mark Carney y otros tontos. Pero eso, a su vez, sólo creará una depresión mundial.

Yellen: “Los líderes rusos sabían que impondríamos sanciones severas, aunque subestimaron la amplitud, la profundidad y la coordinación de las acciones que tomarían Estados Unidos y sus aliados. Ahora estamos viendo un aumento de los precios de las materias primas que se ha sumado a las presiones inflacionistas mundiales y está planteando amenazas a la seguridad energética y alimentaria, a los flujos comerciales y a los equilibrios externos en muchos países . . con más de 275 millones de personas que se enfrentan a una inseguridad alimentaria aguda, estoy profundamente preocupada por el impacto de la guerra de Rusia en los precios y el suministro de alimentos, en particular en las poblaciones pobres . . . .” (En esencia, esto lo hizo Putin, no nosotros).

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Comentario: Al igual que la Fed en el rescate, Yellen y sus colegas de la banca central sabían lo que pasaría si provocaban una guerra en Ucrania e imponían el “conjunto de sanciones” que se han impuesto, además de la inflación que ya está en marcha por la impresión de dinero de la Fed, las medidas de recuperación de la COVID, y la guerra contra la energía que se está llevando a cabo bajo los auspicios del Green New Deal. Como dijo la secretaria de Energía, Jennifer Granholm, todo el objetivo es cambiar los comportamientos populares, eliminando progresivamente todos los modos de consumo de gas y petróleo. Condicionar a la población para que acepte el severo régimen de austeridad y el estado de vigilancia necesarios para que la actual oligarquía continúe en el poder es ahora mismo el nombre del juego, un juego que se intensificó hasta la guerra cuando el pueblo estadounidense, junto con Rusia, China e India, se negó a respaldar el Great Reset y el Green New Deal.

Yellen: “Permítanme ahora decir unas palabras a los países que actualmente están sentados en la valla. . . Está en juego el futuro de nuestro orden internacional, tanto para la seguridad pacífica como para la prosperidad económica. . . Y, seamos claros, la coalición unificada de países sancionadores no será indiferente a las acciones que socaven las sanciones que hemos establecido. . . China no puede esperar que la comunidad mundial respete sus llamamientos a los principios de soberanía e integridad territorial en el futuro, si no respeta estos principios ahora cuando es necesario. . . . En el futuro, será cada vez más difícil separar las cuestiones económicas de consideraciones más amplias de interés nacional, incluida la seguridad nacional. La actitud del mundo hacia China y su disposición a aceptar una mayor integración económica bien puede verse afectada por la reacción de China a nuestro llamamiento a una acción decidida sobre Rusia.”

Comentario: A quien no le acompañe, es el siguiente.

Yellen: “Tenemos que modernizar el enfoque multilateral que hemos utilizado para construir la integración comercial. Nuestro objetivo debe ser lograr un comercio libre pero seguro. No podemos permitir que los países utilicen su posición en el mercado de materias primas, tecnologías o productos clave para tener el poder de perturbar nuestra economía o ejercer una influencia geopolítica no deseada. Aprovechemos y profundicemos la integración económica y las eficiencias que conlleva… y hagámoslo con los países con los que sabemos que podemos contar. Favorecer el “friend-shoring” de las cadenas de suministro a un gran número de países de confianza, para que podamos seguir ampliando de forma segura el acceso al mercado, reducirá el riesgo para nuestra economía así como para nuestros socios comerciales de confianza.”

Comentario: No tenemos intención de reindustrializar Estados Unidos. De hecho, sabemos que nuestras políticas están destruyendo ese potencial para siempre. Pretendemos un nuevo régimen colonial en el que los países súbditos que están de acuerdo con nosotros proporcionen nuestros productos. Esto se llama “friend-shoring” en lugar de “off-shoring”.

El resto del discurso de Yellen está dedicado al simple hecho de que los globalistas han fracasado por completo a la hora de movilizar al vasto sector en desarrollo del mundo detrás de su rescate, su austeridad y su fantoche climático asesino de la población. El nuevo colonialismo que proponen requiere que al menos algunos de estos países beban el Kool-Aid. Así pues, admite lo obvio: que la crisis financiera de 2008-2009 infligió un “daño permanente” que los regímenes de austeridad del FMI no hicieron más que empeorar. Promete una renovación “equitativa”, solicitando capital privado para construir infraestructuras y un desarrollo “sostenible” (en realidad primitivo), al tiempo que refuerza la infraestructura sanitaria mundial contra futuras pandemias. En realidad, ésta es la respuesta “aliada” a la infraestructura de China y a otras iniciativas de desarrollo, una respuesta que los actuales aliados no tienen ni la intención ni la capacidad económica física de dar.

Hay una solución a esta locura. Consiste en poner fin a esta guerra lunática ahora mismo. Consiste en abolir la Reserva Federal y todos los vínculos del gobierno estadounidense con la oligarquía financiera globalista, y establecer un Tercer Banco Nacional de Estados Unidos para financiar un renacimiento industrial y científico aquí. Implica que nuestros militares apunten a las organizaciones terroristas que son los cárteles de la droga, en lugar de a los “autócratas” debidamente elegidos. Implica rescatar el futuro de nuestros hijos, apoyando el crecimiento de la población y las familias estables mientras se educa a nuestros hijos en las ideas profundas de la cultura clásica y las tradiciones científicas que fluyen y provocan nuestra creatividad humana única. Implica ganar las elecciones de 2022 y 2024 con estos imperativos en primer plano.

 

Los cortesanos Mario Draghi y Úrsula Von der Leyen lideraron el plan para congelar las reservas del Banco Central de Rusia

 

Fuente:

Barbara Boyd, en LaRouche PAC: Yoda’s Evil Deluded Twin, Janet Yellen, Declares World Bankers’ Dictatorship.

Te puede interesar

Contenidos

Por Red Voltaire Mientras que los jefes de Estado y/o de gobierno de los países de la OTAN se reúnen en Madrid y ‎se...

Contenidos

Por Red Voltaire El presidente Joe Biden proclamó públicamente que “no habrá botas estadounidenses ‎en Ucrania” y sus repetidores de la OTAN nos remachan...

Contenidos

El ex piloto de aviones caza, planificador de la OTAN y profesor de guerra aérea, Teniente Coronel retirado Ulrich Scholz, argumenta por qué no...

Ciencia y Tecnología

Mientras que el sumo sacerdote transhumanista Yuval Noah Harari aboga por gestionar a los “comedores inútiles” bajo un nuevo orden feudal tecnocrático global, otras...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY