Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Revisión independiente de datos del Ministerio de Sanidad israelí indica que la vacuna Pfizer mató 40 veces más ancianos que el Covid

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



Una revisión independiiente de los datos publicados por el Ministerio de Sanidad israelí concluyó que durante un periodo de vacunación reciente de cinco semanas la vacuna COVID de Pfizer mató “unas 40 veces más personas (de edad avanzada) de las que habría matado la propia enfermedad”, y 260 veces más personas jóvenes de las que habrían muerto por el virus.

 

Por Patrick Delaney

Mientras que en enero un grupo de médicos independientes concluyó que las vacunas experimentales contra el COVID-19 “no son más seguras” que el propio virus, un nuevo análisis de las tasas de mortalidad relacionadas con las vacunas en Israel demuestra que esto puede ser así hasta niveles dramáticos.

Una revisión de los datos publicados por el Ministerio de Sanidad israelí, realizada por el Dr. Hervé Seligmann, miembro de la facultad de Medicina de Enfermedades Infecciosas y Tropicales Emergentes de la Universidad de Aix-Marsella, y el ingeniero Haim Yativ revelan, en resumen, que la vacuna experimental de ARNm de Pfizer mató “unas 40 veces más personas (de edad avanzada) de las que habría matado la propia enfermedad” durante un reciente periodo de vacunación de cinco semanas. Entre los más jóvenes, estas cifras se agravan hasta alcanzar una tasa de mortalidad 260 veces superior a la que habría provocado el virus COVID-19 en el periodo de tiempo indicado.

Aunque el análisis matemático completo puede encontrarse en el propio artículo, los autores demuestran cómo entre “los vacunados y mayores de 65 años, el 0,2%… murió durante el período de tres semanas entre las dosis, es decir, unos 200 entre 100.000 vacunados”. Esto debe compararse con los 4,91 muertos entre 100.000 que murieron de COVID-19 sin vacunación”.

“Este panorama aterrador se extiende también a los menores de 65 años”, prosiguen los investigadores. Durante el proceso de vacunación de cinco semanas, “el 0,05%, es decir, 50 entre 100.000, murieron. Esto debe compararse con el 0,19 por cada 100.000 que mueren de COVID-19 (que) no están vacunados … Por lo tanto, la tasa de mortalidad de este grupo de edad aumentó en 260 (veces) durante este período de cinco semanas del proceso de vacunación, en comparación con su tasa de mortalidad natural de COVID-19.”

Como informa IsraelNationalNews (INN), Seligmann es de nacionalidad israelí-luxemburguesa, tiene una licenciatura en biología por la Universidad Hebrea de Jerusalén y ha escrito más de 100 publicaciones científicas. INN informa de que los investigadores “no tienen ningún conflicto o interés más allá de tener hijos en Israel”.

Yativ y Seligmann estipulan que incluso estas “cifras estimadas de muertes por la vacuna son probablemente mucho más bajas que las cifras reales, ya que sólo tiene en cuenta las definidas como muertes por COVID-19 para ese corto período de tiempo y no incluye los eventos AVC y cardíacos (y otros) resultantes de las reacciones inflamatorias”.

Tampoco estas cifras “tienen en cuenta las complicaciones a largo plazo”, escriben.

Además, dentro de varios meses esperan que “los efectos adversos a medio y largo plazo de la vacunación a medida que el ADE (aumento dependiente de los anticuerpos)” empiece a manifestarse en quienes han recibido la vacuna experimental de Pfizer.

Como explica America’s Frontline Doctors (AFLDS), el ADE “se produce cuando los anticuerpos anti-COVID, creados por una vacuna, en lugar de proteger a la persona, provocan una enfermedad más grave o letal cuando ésta se expone posteriormente al SARS-CoV-2 en la naturaleza. La vacuna amplifica la infección en lugar de prevenir los daños”.

AFLDS pone como ejemplo una vacuna producida para combatir el Dengue, que provocó la muerte de 600 niños en Filipinas por ADE, y la presentación de cargos penales contra los responsables en 2019.

Por estas y otras razones, la AFLDS y muchos otros médicos desaconsejan enérgicamente el uso de estas vacunas experimentales para la mayoría de las personas, mientras que solo reconocen que puede ser plausible para los mayores de 70 años, aunque reconocen que estas inyecciones son “un riesgo mayor que el tratamiento temprano o profiláctico con medicamentos establecidos”.

Teniendo en cuenta estas tasas de mortalidad, Yativ y Seligmann también critican duramente la fuerte presión que las autoridades israelíes imponen a la población para que reciba estas inyecciones. Según la INN, los investigadores llaman a estos esfuerzos draconianos “un nuevo Holocausto”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

En las últimas semanas, el gobierno de Israel fue noticia al adoptar un sistema de “pase verde”, que permite a las personas que han sido inyectadas recibir un código verde, que les permite entrar en lugares como los de ocio y entretenimiento.

Con la reapertura del país tras dos meses de bloqueo, el pase verde sólo se concederá a quienes se hayan inyectado, y no a las personas que hayan dado negativo en las pruebas del virus. Los beneficios propuestos incluyen el acceso a los negocios “no esenciales”, así como no tener que autoaislarse si se identifica como contacto cercano de un caso confirmado de COVID-19, y no tener que autoaislarse después de regresar de lo que el gobierno llama un “lugar rojo”.

A pesar de que no hay pruebas de que estas vacunas experimentales prevengan realmente la transmisión del virus, el ministro de Sanidad de Israel, Yuli Edelstein, dijo al publicar el “pasaporte” de vacunas que “vacunarse es un deber moral. Forma parte de nuestra responsabilidad mutua”. Y fue más allá, declarando: “Quien no se vacune se quedará atrás”.

El pase verde debe renovarse cada seis meses y, a pesar de tenerlo, el individuo debe seguir cumpliendo las normas de enmascaramiento y distanciamiento físico. El Jerusalem Post también informó de que se está estudiando una legislación para conceder a los empresarios el derecho a negar la entrada al lugar de trabajo a las personas no vacunadas.

Estas medidas llevaron a Business Insider a describir el país como “una guerra contra los no vacunados”. Mientras tanto, el Dr. Anthony Fauci, principal asesor médico del presidente Joe Biden, ha calificado la respuesta de vacunación de Israel como “extraordinariamente buena”.

 

Los médicos relacionan las vacunas de Pfizer y Moderna con un trastorno sanguíneo potencialmente mortal

 

 

Fuente:

Patrick Delaney / Life Site — Israeli Health Ministry: Pfizer Vaccine Killed ‘About 40 Times More Elderly Than the Disease Itself Would Have Killed’.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

En apariencia, esta tecnología luce como una herramienta de diagnóstico bastante asombrosa. Sin embargo, al ver quiénes están detrás de ella, así como la...

Ciencia y Tecnología

Por Red Voltaire Cuba, país con muy alto nivel en el terreno de la investigación médica, está desarrollando ‎‎5 proyectos diferentes de vacunas contra...

Contenidos

Dinamarca ha prohibido de manera permanente la vacuna COVID-19 de AstraZeneca tras una revisión de seguridad, mientras que Estados Unidos suspenderá temporalmente el uso...

Contenidos

El golpe de Estado abortado en Jordania no tiene nada que ver con una rivalidad ‎interna en el seno de la familia real, aunque...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon