Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Los guardianes del periodismo de Bill Gates

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes nos afecta mucho. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Una investigación de Columbia Journalism Review revela que “de la misma manera que los medios de comunicación le han dado a Bill Gates una voz de gran influencia durante la pandemia, durante mucho tiempo su fundación ha utilizado las donaciones caritativas para dar forma al discurso público en todos los ámbitos, desde la salud mundial hasta la educación y la agricultura, moldeando así un nivel de influencia mediática que ha llevado a Bill Gates a la lista de las personas más poderosas del mundo de la revista Forbes”. La fundación Bill & Melinda Gates no está obligada a informar públicamente sobre todo el dinero que regala al periodismo. Pero el estímulo económico de Gates a la cuarta rama del estado a lo largo de las décadas ha ayudado a moldear una narrativa mediática favorable sobre su trabajo. Lo alarmante es que esta influencia mediática, que no proviene del análisis periodístico crítico sino de estímulos económicos, está creando la percepción entre las masas de que existe una generación de maravillosos multimillonarios de la tecnología convertidos en filántropos, incluyendo a Jeff Bezos, Elon Musk y Mark Zuckerberg, lo cual es absolutamente falso; pues si el periodismo se dedicara a escudriñar las contradicciones de la riqueza y el poder, seguramente todos estos miembros de la “docena oligárquica” del big tech dejarían de ser tan admirados y se convertirían en las personas más investigadas de este planeta.

 

por Tim Schwab

Recientemente examiné cerca de 20.000 donaciones de caridad que la Fundación Gates había hecho hasta finales de junio y encontré más de 250 millones de dólares destinados al periodismo. Entre los receptores se encontraban operaciones de noticias como la BBC, NBC, Al Jazeera, ProPublica, National Journal, The Guardian, Univision, Medium, Financial Times, The Atlantic, Texas Tribune, Gannett, Washington Monthly, Le Monde, y el Center for Investigative Reporting; organizaciones caritativas afiliadas a medios de comunicación, como BBC Media Action y el New York Times Neediest Cases Fund; empresas de medios de comunicación como Participant, cuyo documental Waiting for “Superman” apoya el programa de Gates sobre las escuelas subvencionadas; organizaciones periodísticas como el Pulitzer Center on Crisis Reporting, la National Press Foundation y el International Center for Journalists; y una variedad de otros grupos que crean contenidos de noticias o trabajan en periodismo, como la Leo Burnett Company, una agencia publicitaria a la que Gates encargó la creación de un “sitio de noticias” para promover el éxito de los grupos de ayuda. En algunos casos, los beneficiarios dicen que distribuyeron parte de la financiación como subvenciones a otras organizaciones periodísticas, lo que dificulta ver el cuadro completo de la financiación de Gates a la cuarta rama del gobierno.

La fundación incluso ayudó a financiar un informe de 2016 (img) del Instituto de Prensa de los Estados Unidos que se utilizó para elaborar directrices sobre la forma en que las salas de redacción pueden mantener la independencia editorial de los financiadores filantrópicos.

Un hallazgo de alto nivel es que: “Hay poca evidencia de que los financiadores insistan o tengan alguna revisión editorial”. En particular, los datos de la encuesta subyacente del estudio mostraron que casi un tercio de los financiadores informaron de que habían visto al menos algún contenido que financiaron antes de ser publicado.

 

los-guardianes-del-periodismo-de-bill-gates

 

La generosidad de Gates parece haber ayudado a fomentar un entorno mediático cada vez más amistoso con la organización benéfica más visible del mundo. Hace veinte años, los periodistas analizaron la incursión inicial de Bill Gates en la filantropía como vehículo para enriquecer su compañía de software, o un ejercicio de relaciones públicas para salvar su maltrecha reputación después de la contundente batalla antimonopolio de Microsoft con el Departamento de Justicia. Hoy en día, la fundación es más a menudo objeto de perfiles suaves y brillantes editoriales que describen sus buenas obras.

Durante la pandemia, los medios de comunicación han considerado ampliamente a Bill Gates como un experto en salud pública en materia de Covid, a pesar de que Gates no tiene formación médica y no es un funcionario público. PolitiFact y USA Today (dirigidos por el Instituto Poynter y Gannett, respectivamente -ambos han recibido fondos de la Fundación Gates) han utilizado incluso sus plataformas de verificación de hechos para defender a Gates de “falsas teorías de conspiración” y “desinformación”, como la idea de que la fundación tiene inversiones financieras en empresas que desarrollan vacunas y terapias contra el Covid. Sin embargo, el sitio web de la fundación y los formularios de impuestos más recientes muestran claramente las inversiones en tales compañías, incluyendo Gilead y CureVac.

>De la misma manera que los medios de comunicación le han dado a Gates una voz de gran influencia durante la pandemia, la fundación ha utilizado durante mucho tiempo sus donaciones caritativas para dar forma al discurso público en todo, desde la salud mundial hasta la educación y la agricultura, un nivel de influencia que ha llevado a Bill Gates a la lista de Forbes de las personas más poderosas del mundo.

La Fundación Gates puede señalar importantes logros caritativos en las últimas dos décadas, como ayudar a reducir la polio y destinar nuevos fondos a la lucha contra el paludismo, pero incluso estos esfuerzos han atraído a detractores expertos que dicen que Gates está usando esas causas para atentar contra la salud o para distraernos de proyectos de salud pública más importantes que sí salvan vidas.

En prácticamente cualquiera de las buenas acciones de Gates, los reporteros también pueden encontrar problemas con el poder desmesurado de la fundación, si deciden mirar. Pero no lo hacen y por lo tanto los lectores no pueden escuchar voces críticas sobre Bill y Melinda en las noticias tan a menudo. Las noticias sobre Gates en estos días suelen filtrarse a través de las perspectivas de los muchos académicos, organizaciones sin ánimo de lucro y think tanks que Gates financia. A veces se entrega a los lectores por las salas de redacción con lazos financieros con la fundación.

La Fundación Gates rechazó múltiples solicitudes de entrevistas para cubrir esta investigación, y no dio cuenta de cuánto dinero ha destinado al periodismo.

En respuesta a las preguntas enviadas por correo electrónico, un portavoz de la fundación dijo que un “principio rector” de su financiación del periodismo es “asegurar la independencia creativa y editorial”. El portavoz también señaló que, debido a las presiones financieras del periodismo, muchos de los temas en los que trabaja la fundación “no obtienen la cobertura mediática exhaustiva y coherente que alguna vez tuvieron… Cuando los medios de comunicación bien respetados tienen la oportunidad de producir cobertura de temas poco investigados y poco difundidos, tienen el poder de educar al público y fomentar la adopción y aplicación de políticas basadas en pruebas tanto en el sector público como en el privado”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Mientras Columbia Journalism Review finalizaba su verificación de hechos para este artículo, la Fundación Gates ofreció una respuesta más puntual: “Los receptores de las becas de periodismo de la fundación han sido y siguen siendo algunos de los medios de comunicación más respetados del mundo… La línea de cuestionamiento de esta historia implica que estas organizaciones han comprometido su integridad e independencia al informar sobre la salud, el desarrollo y la educación mundiales con fondos de la fundación. Discutimos fuertemente esta noción”.

La respuesta de la fundación también ofreció voluntariamente otros vínculos que tiene con los medios de comunicación, entre ellos “la participación en docenas de conferencias, como el Festival de Periodismo de Perugia, la Red Mundial de Editores o la Conferencia Mundial de Periodismo Científico”, así como “la ayuda para la creación de capacidad a través de fondos como el Fondo de Reportaje sobre Innovación en el Desarrollo”.

El alcance total de las donaciones de Gates a los medios de comunicación sigue siendo desconocido porque la fundación sólo divulga públicamente el dinero concedido a través de subvenciones de caridad, no a través de contratos. En respuesta a las preguntas, Gates sólo reveló un contrato, el de Vox, pero describió cómo se gasta parte de este dinero del contrato: produciendo contenido patrocinado, y ocasionalmente financiando “entidades sin ánimo de lucro no mediáticas para apoyar esfuerzos como entrenamientos de periodistas, convocatorias de medios y asistencia a eventos”.

A lo largo de los años, los reporteros han investigado los aparentes puntos ciegos en la forma en que los medios de comunicación cubren la Fundación Gates, aunque esa información reflexiva ha disminuido en los últimos años. En 2015, Vox publicó un artículo en el que examinaba la amplia cobertura periodística no crítica que rodea a la cobertura de la fundación, que llega incluso cuando muchos expertos y académicos levantan banderas rojas. Vox no citó las donaciones caritativas de Gates a las salas de redacción como factor contribuyente, ni tampoco abordó el período de un mes de Bill Gates como editor invitado de The Verge, una subsidiaria de Vox, a principios de ese año. Aún así, el medio de comunicación planteó preguntas críticas sobre la tendencia de los periodistas a cubrir la Fundación Gates como una caridad desapasionada en lugar de una estructura de poder.

Cinco años antes, en 2010, Columbia Journalism Review publicó una serie en dos partes que examinaba, en parte, los millones de dólares destinados a PBS NewsHour, que según descubrió, evitaban de forma fiable la información crítica sobre Gates.

En 2011, el Seattle Times detalló las preocupaciones sobre la forma en que la financiación de la Fundación Gates podría obstaculizar la información independiente:

“Para llamar la atención sobre los temas que le preocupan, la fundación ha invertido millones en programas de formación para periodistas. Financia investigaciones sobre las formas más efectivas de elaborar mensajes para los medios. Los grupos de expertos apoyados por Gates producen hojas de datos de los medios y artículos de opinión de los periódicos. Las revistas y periódicos científicos le dan dinero a Gates para publicar investigaciones y artículos. Expertos entrenados en programas financiados por Gates escriben columnas que aparecen en medios de comunicación desde The New York Times a The Huffington Post, mientras que los portales digitales desdibujan la línea entre el periodismo y el giro.”

Dos años después de que apareciera la historia, el Seattle Times aceptó una importante financiación de la Fundación Gates para un proyecto de reportaje educativo.

Estas historias ofrecían pruebas convincentes de la influencia editorial de Gates, pero no intentaban investigar el alcance total del alcance financiero de la fundación en el cuarto estado. (En perspectiva, 250 millones de dólares es la misma cantidad que Jeff Bezos pagó por el Washington Post.)

Cuando Gates da dinero a las salas de redacción, restringe la forma en que se utiliza el dinero —a menudo para temas como la salud mundial y la educación, en los que trabaja la fundación—, lo que puede ayudar a elevar su agenda en los medios de comunicación.

Por ejemplo, en 2015 Gates dio 383.000 dólares al Poynter Institute, una autoridad ampliamente citada en materia de ética periodística (y socio ocasional de la CJR), destinando los fondos “a mejorar la exactitud en los medios de comunicación de todo el mundo de las afirmaciones relacionadas con la salud y el desarrollo mundiales”.

La vicepresidenta principal de Poynter, Kelly McBride, dijo que el dinero de Gates se transfirió a los sitios de verificación de hechos de los medios de comunicación, incluido Africa Check, y señaló que está “absolutamente segura” de que no hubo sesgos o puntos ciegos en el trabajo, aunque reconoció que no lo ha revisado ella misma.

Encontré dieciséis ejemplos de Africa Check que examinaban las afirmaciones de los medios de comunicación relacionadas con Gates. Esta obra parece apoyar o defender abrumadoramente a Bill y Melinda Gates y su fundación, que ha gastado miles de millones de dólares en actividades de desarrollo en África. El único ejemplo que encontré de Africa Check que desafiaba remotamente a su patrocinador fue cuando un empleado de la fundación tweeteó una estadística incorrecta: que un niño muere de malaria cada 60 segundos, en lugar de cada 108.

Leer la investigación completa en Columbia Journalism Review.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

La ‘Docena Oligárquica’ de EE.UU. ya posee más de un billón de dólares (más que el PIB de Bélgica y Austria juntos)

 

Fuente:

Columbia Journalism Review — Journalism’s Gates keepers.

Te puede interesar

Actores

    Por Mente Alternativa La respuesta criptopolítica a la pregunta de “¿por qué la Fundación Bill & Melinda Gates financia al regulador de...

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa La Organización Mundial de la Salud publicó el 27 de agosto un documento guía (1) para un certificado digital de vacunas...

Contenidos

El corresponsal de Behind The Headlines, Dan Cohen, explica cómo los principales reporteros de política exterior están vinculados al gobierno de Estados Unidos, a...

Ciencia y Tecnología

Nota del Editor: Una investigación ha revelado que la Fundación Bill y Melinda Gates es la principal financiadora de la Agencia Reguladora de Medicamentos...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon