Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Actores

Los Caballeros de Malta y el factor veneciano añoran el mundo feudal que existía antes del surgimiento de los Estados-nación soberanos

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Lo sola mención de la Orden Militar de Malta (SMOM), inspira temor y horro en las mentes de altos funcionarios del gobierno, banqueros centrales, altos dirigentes militares y empresariales, y altos ejecutivos diplomáticos y de inteligencia. Al investigar a la Logia P2, a la “nobleza negra”, el terrorismo internacional o la Internacional Nazi, uno siempre se encuentra con la SMOM. Algunos de sus miembros añoran el mundo ultramontano que existía antes del surgimiento de los Estados-nación soberanos durante el Renacimiento, lo que supuso una pérdida de poder y privilegio de sus familias.

Extracto del artículo original de Allen Douglas, publicado en Executive Intelligence Review en 4 de febrero de 2005.

 

La Soberana Orden Militar de Malta

Dondequiera que uno se dirija para investigar la Logia P2, Gladio, la “aristocracia negra”, el terrorismo internacional o la Internacional Nazi, uno se encuentra con la SMOM: la Soberana Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, de Rodas y de Malta, conocida como “los Caballeros de San Juan” o los “Caballeros de Malta”.

Estuvieron omnipresentes en el establecimiento de la infraestructura financiera y humana del terrorismo internacional moderno ya durante la Segunda Guerra Mundial, e inmediatamente después. El miembro del SMOM, el barón Luigi Parilli, un industrial con conexiones de alto nivel tanto con las SS y el SD de Hitler en Italia, como con los servicios de inteligencia de Mussolini, fue el principal enlace entre el general de las SS Karl Wolff y Allen Dulles en Berna.

La SMOM concedió uno de sus más altos galardones, la Gran Croce Al Merito Con Placca, al embajador de Estados Unidos en Italia, Ellery Stone, que había salvado al Príncipe Borghese, y que se convirtió en vicepresidente de la corporación ITT después de la guerra, que ayudó a organizar el derrocamiento del presidente chileno Salvador Allende el 11 de septiembre de 1973 y la instalación del dictador general Augusto Pinochet. La SMOM concedió su Croce Al Merito Seconda Classe al jefe de la OSS italiana, James Jesus Angleton, en 1946, más o menos cuando honró a su jefe, Allen Dulles. Al año siguiente, concedió la Gran Croce al Merito con Placca al jefe de inteligencia del Frente Oriental de Hitler, Reinhard Gehlen, uno de los únicos cuatro galardonados con este premio en aquella época. El hermano de Gehlen era el secretario de Thun Hohenstein, uno de los cinco miembros del Consejo Soberano de la orden. Como jefe del Instituto de Emigraciones Asociadas, Hohenstein imprimió unos 2.000 pasaportes, que se utilizaron para reubicar a destacados nazis en escondites seguros de todo el mundo.

Otros destacados Caballeros fueron los jefes de la CIA Allen Dulles, John McCone y William Casey. La figura internacional nazi Otto Skorzeny era un Caballero, al igual que el empresario J. Peter Grace, que utilizó la inmunidad diplomática del SMOM como tapadera para las actividades de Irán-Contra.

Numerosos dirigentes de la organización de inteligencia militar de Italia fueron miembros tanto del SMOM como de la P2, entre ellos el general Giuseppe Santovito (antiguo jefe del SISMI, que sustituyó al SID después de 1977), el almirante Giovanni Torrisi, jefe del Estado Mayor del Ejército, y el general Giovanni Allavena, jefe del SIFAR. Otro miembro clave de la P2 que era un Caballero era el Conde Umberto Ortolani, miembro del consejo interno del SMOM y veterano del servicio de contraespionaje de Mussolini. Algunos dicen que fue el verdadero cerebro de la P2, y que patrocinó la entrada del jefe de la P2, Licio Gelli, en el SMOM. Ortolani era un financiero que, entre otras cosas, poseía el segundo banco más grande de Uruguay, donde tenía una enorme influencia; el fascista Gelli había estado exiliado en Iberoamérica hasta que los poderes superiores lo trajeron de vuelta a Italia a principios de los años 60 para crear lo que se convirtió en la logia P2.

Como en cualquier organización, no todos sus miembros son culpables, y a veces ni siquiera son conscientes de los crímenes de la organización. En este caso, sin embargo, dada la naturaleza de la bestia, eso sería relativamente raro. Además de la repetida aparición de miembros del SMOM en actividades relacionadas con el terrorismo cerca del final de la Segunda Guerra Mundial, una de sus operaciones más recientes ilustra la naturaleza esencial de la organización.

En 1978, tras los asesinatos de Jürgen Ponto, jefe del Dresdner Bank, del industrial alemán Hanns-Martin Schleyer y de Aldo Moro, los Caballeros de Malta fueron sorprendidos in fraganti coordinando una operación de asesinato contra Lyndon H. LaRouche, Jr. LaRouche fue el autor intelectual de la cumbre de Bremen de ese año, en la que el presidente francés Valéry Giscard d’Estaing, el canciller de Alemania Occidental Helmut Schmidt y el primer ministro británico James Callaghan (este último bajo coacción) firmaron el Comunicado de Bremen, que anunciaba la formación del Sistema Monetario Europeo. El SME, en palabras de un funcionario de Alemania Occidental, pretendía ser “el cristal inicial de un nuevo sistema monetario mundial”. Bremen golpeó con horror los corazones de la oligarquía mundial. Un alto funcionario de la Banque Bruxelles-Lambert, propiedad de los Rothschild belgas, dijo: “Se reconoce que fue el programa de LaRouche el que salió adelante en Bremen. Si se aprueba ahora, algunos centros financieros importantes van a perder su poder. A mucha gente no le va a gustar eso”. El director de un instituto dirigido por los Caballeros en Bélgica fue más conciso: “LaRouche es el primer enemigo del grupo de Londres”. En Nueva York, el Caballero Henry S. Bloch, director del banco de inversiones Warburg, Pincus, en cuyas manos los investigadores descubrieron que estaban muchos de los hilos del complot, proclamó que LaRouche era “muy peligroso”, y lo comparó de forma directa con Malcolm X, asesinado en 1965.

En sus investigaciones sobre el SMOM, los asociados de LaRouche “descubrieron para su sorpresa que la mera mención de su nombre inspiraba temor y terror en las mentes de altos funcionarios del gobierno, banqueros centrales, altos dirigentes militares y empresariales, y altos ejecutivos diplomáticos y de inteligencia”, según consta en un panfleto publicado por la organización de LaRouche en ese momento, “El complot terrorista de asesinato de la ‘Internacional Negra’ para matar a Lyndon H. LaRouche, Jr.”. El panfleto informaba además: “El poder que la Orden concentra es principalmente financiero, a través del control directo de la mayoría de las principales casas de inversión del mundo occidental” y mucho, mucho más. El panfleto también señalaba: “Una segunda fuente de poder es una capacidad de inteligencia absolutamente inigualable”. Es decir, el SMOM es un brazo organizativo principal de la Sinarquía, que reúne a los principales aristócratas, financieros y, sobre todo, militares y funcionarios de inteligencia del mundo. Sus miembros añoran el mundo ultramontano que existía antes del surgimiento de los Estados-nación soberanos durante el Renacimiento, lo que supuso una pérdida de poder y privilegio de sus familias. Para ellos, ese mundo desaparecido es como si fuera ayer. De hecho, no ha desaparecido del todo, sino que sigue vivo, centrado, como los propios Caballeros, en los “bancos centrales independientes” de ascendencia veneciana de prácticamente todas las naciones del mundo, como ha subrayado LaRouche.

Los Caballeros de San Juan fueron fundados a finales del siglo XI y adquirieron importancia en la Primera Cruzada de 1095. En 1120, el Papa Urbano II los reconoció oficialmente como una orden religiosa militar, y durante siglos siguieron siendo una de las fuerzas militares más poderosas de la cristiandad, primero desde su cuartel general en la isla de Rodas, y luego en Malta, de donde fueron finalmente expulsados por Napoleón a finales del siglo XVIII. Los Caballeros fueron reconocidos como estado soberano por un emperador Habsburgo en el siglo XVI. Siguen siendo un estado soberano, dirigido desde su sede en el número 68 de la Via Condotti de Roma. Mantienen su propia flota de aviones, tienen relaciones diplomáticas con 92 naciones, así como con las Naciones Unidas y la Santa Sede, y gozan de inmunidad diplomática. La orden es totalmente católica, y sus rangos superiores deben documentar un linaje aristocrático y un escudo de armas de al menos tres siglos. El Gran Maestre de la orden es tanto un príncipe secular como un cardenal de la Iglesia. Como reflejo de su historia, sus miembros siguen estando compuestos en gran medida por individuos con antecedentes militares o de inteligencia. El Papa Pío XII ordenó una investigación de esta organización nominalmente católica en la década de 1950. La Comisión Papal acusó, entre otras cosas, que la Orden no debía tener la soberanía de un Estado, y ordenó modificaciones del SMOM “para ponerlas en conformidad con las decisiones de la Santa Sede”. Sin embargo, Pío XII falleció antes de que la Orden pudiera ser totalmente controlada.

Además de la SMOM católica, existen cuatro órdenes protestantes de los Caballeros, todas ellas fundadas en los últimos 150 años aproximadamente, y todas dirigidas por casas gobernantes de Europa. Las órdenes católica y protestante se fusionaron efectivamente el 26 de noviembre de 1963, cuatro días después del asesinato de John F. Kennedy. El Jefe Soberano de los Caballeros Británicos es la Reina Isabel, mientras que los Caballeros Holandeses fueron dirigidos hasta su muerte por el antiguo oficial de las SS, el Príncipe Bernhard de los Países Bajos, consorte de la Reina Juliana.

En 1927, la SMOM, con sede en Roma, autorizó la creación de un capítulo americano, cuyos miembros no tenían que demostrar su linaje aristocrático. Su tesorero e interventor laico era John J. Raskob, el amargado jefe del Comité Nacional Demócrata, que en 1934 ayudó a financiar un intento de golpe de Estado contra Roosevelt. Su Gran Protector y Consejero Espiritual era el Cardenal Francis Spellman de Nueva York, uno de cuyos más estrechos colaboradores en la Guerra Fría era el editor de Time/Life y cofundador del Congreso para la Libertad Cultural, Henry Luce.

Otro Caballero, que desempeñó un profundo papel en la historia financiera, económica y política de Italia en la posguerra, fue el príncipe Massimo Spada, el principal financiero laico del Instituto Vaticano para las Obras Religiosas, comúnmente llamado “Banco Vaticano”. Spada le dio al lavador de heroína relacionado con la mafia y más tarde financiero de la P2, Michele Sindona, su entrada en las finanzas del Vaticano, que, dado el estatus soberano y protegido de impuestos de la Iglesia dentro de Italia (tal y como se negoció en el Concordato de 1929 entre Mussolini y la Santa Sede), era inestimable para dirigir todo tipo de operaciones sucias.

Sin embargo, al examinar el Vaticano, siempre hay que tener cuidado de preguntar: “¿El Vaticano de quién? ¿El de todos los papas modernos? ¿O el de la aristocracia negra?” Y para desentrañar realmente esa pregunta, en la medida en que se entrecruzan Ortolani, Gelli, Calvi, Spada y sus asociados “conectados con el Vaticano”, y la infraestructura más profunda y “permanente” del terror en Italia, hay que profundizar en la historia, en particular en la de Venecia, para comprender el enorme poder que aún ejercen aquellos a quienes el Papa Juan Pablo I, llamaba “los antiguos”, durante el tiempo en que fue Patriarca de Venecia. Después de todo, como ha subrayado LaRouche, esos “antiguos” de Venecia nos han dado el moderno sistema parlamentario anglo-holandés, con sus bancos centrales controlados por el sector privado, y el actual impulso de la Sinarquía para el dominio mundial. Bajo la dirección angloamericana, esos “antiguos” venecianos también llevaron a Mussolini al poder en primer lugar, y luego organizaron el mundo financiero del Vaticano, en el que se insertaron Ortolani, Gelli, Calvi y otros.

 

El legado de la historia: El factor veneciano

En 1582, las cerca de 40 familias que controlaban las vastas fortunas y las amplias capacidades de inteligencia de Venecia, se dividieron en dos facciones: los nuovi (las casas o familias “nuevas”) y los vecchi (las casas “viejas”). A primera vista, los apelativos parecían referirse a las familias ennoblecidas desde la serrata, la clausura del Gran Consejo en 1297, que se llamaban los nuovi; mientras que los que ya tenían títulos de nobleza, eran los vecchi. De hecho, la agitación fue el resultado de la creación de estados-nación soberanos por primera vez en la historia, como consecuencia del Renacimiento. La ciudad-estado de Venecia, que nunca llegó a tener más de 200.000 habitantes, no pudo hacer frente a las nuevas potencias que estaban naciendo, fundadas para promover el Bien Común de sus ciudadanos; la cantidad, la ciencia y la tecnología, el poder militar, eran demasiado incluso para los poderosos y taimados amos de La Serenissima (como se conoce a Venecia).

Los nuovi se dieron cuenta de que, a pesar de la sangrienta guerra religiosa que Venecia había desatado en Europa tras el fracaso de la Liga de Cambrai para derrotar a Venecia en 1511, sus días estaban finalmente contados. Tomaron varias medidas estratégicas. En primer lugar, bajo el liderazgo de Paolo Sarpi, crearon la filosofía del empirismo, como un fraude basado en la certeza de los sentidos cuyo propósito era destruir el método creativo de la hipótesis platónica. En segundo lugar, también bajo el liderazgo de Sarpi, lanzaron una guerra feroz contra el Vaticano, presentándose como el bastión de la Europa “ilustrada” contra la Roma oscurantista. En tercer lugar, introdujeron a las nuevas potencias protestantes, Inglaterra y Holanda (cuyo ascenso se produjo en gran medida gracias a la propia Venecia), en lo que siempre había sido la piedra angular de la fortuna de Venecia: su comercio con las Indias Orientales. Los venecianos fundaron la Compañía Británica de las Indias Orientales en 1600 (a partir de la fusión de la Compañía de Venecia con sede en Inglaterra y la Compañía de Turquía) y la Compañía Holandesa de las Indias Orientales en 1602, y la riqueza derivada de este comercio ayudó a crear o a enriquecer a varias grandes familias aristocráticas en ambos países, siguiendo el modelo veneciano. Y, como LaRouche ha subrayado a menudo, la Compañía Británica de las Indias Orientales se convirtió en la primera potencia del mundo en 1763, a raíz de la Guerra de los Siete Años, organizada por los británicos entre las potencias europeas contendientes, según el clásico método veneciano de “divide y vencerás”. En cuarto lugar, trasladaron gran parte de sus fortunas (e incluso algunas de sus familias) al norte, primero a Holanda y luego a Inglaterra, donde crearon lo que se conocería en el siglo XVIII como “el Partido Veneciano”. Como parte de esto, establecieron el famoso Wisselbank (Banco de Intercambio) de Ámsterdam en 1609 -el banco más poderoso del mundo- modelado a partir de sus propios bancos privados, controlados por los patricios, seguido por el Banco de Inglaterra en 1694, sirviendo ambos como modelos sobre los que se han establecido todos los bancos centrales desde entonces.

En parte debido a estos repliegues, el poder financiero de Venecia siguió siendo enorme hasta bien entrado el siglo XVIII, al igual que su legendario sistema de espionaje, brillantemente descrito por Friedrich Schiller en su novela Der Geisterseher (El vidente fantasma), y por el agente de inteligencia estadounidense James Fenimore Cooper en su novela The Bravo[8] El Barings Bank de Inglaterra, el banco de la Compañía Británica de las Indias Orientales, por ejemplo, era el vehículo de los fondos venecianos en Gran Bretaña, y estaba en el centro del “Partido Veneciano”, junto con el Banco de Inglaterra.

Napoleón Bonaparte había sido parcialmente patrocinado y financiado por familias venecianas y genovesas: La princesa genovesa Pallavicini de aquella época hizo el famoso juego de palabras de que su familia era dueña de “la buona parte” – “la mejor parte”- de él. Su familia corsa había sido criada por la nobleza genovesa y veneciana durante siglos; y, como ya se ha dicho, su hermana favorita se casó con un Borghese. Cuando terminaron los estragos de Napoleón, el conde Giovanni Capodistria, un noble veneciano que actuaba como ministro del gobierno de Rusia, redactó casi en solitario los documentos esenciales del Congreso de Viena de 1814-15, que estableció la ultrarreaccionaria Santa Alianza. Capodistria también impulsó la nación moderna de Suiza, en parte como depósito de fondos familiares venecianos (fondi), que también se utilizaron para fundar varias compañías de seguros a finales del siglo XVIII. Entre ellas, la Riunione Adriatica di Sicurtà (RAS) y la Assicurazioni Generali di Venezia e Trieste[9].

A principios del siglo XX, los “antiguos” de Venecia, aunque disminuidos, seguían teniendo un importante poder financiero y de inteligencia, tanto en su propio nombre como porque se desplegaban como parte del mundo dominado por los británicos (y posteriormente por los angloamericanos) que habían creado sus antepasados. Tras la escisión/redespliegue de 1582, se clonaron a sí mismos y a sus instituciones y métodos para dominar la Europa protestante del norte, a menudo masónica, mientras seguían manteniendo su poder en sus sedes históricas de control en las partes del sur de Europa, antes gobernadas por los Habsburgo, más católicas, en particular en Italia y España, y en la Iglesia de Roma. Desempeñaron un papel crucial en la organización de las Guerras de los Balcanes, que sentaron las bases inmediatas de la Primera Guerra Mundial, para la que el rey británico Eduardo VII había planeado durante décadas. A principios del siglo XX, un grupo de patricios financieros venecianos, encabezados por el conde Piero Foscari, de una antigua familia de dux venecianos, estableció una serie de empresas y bancos. Entre estos últimos, destaca la Banca Commerciale Italiana (BCI), y en particular su sucursal de Venecia[10].

Aunque Foscari era el líder indiscutible de este grupo veneciano, su figura pública más activa era Giuseppe Volpi, más tarde conocido como el conde Giuseppe Volpi di Misurata, después de que a principios de la década de 1920 gobernara la Libia ocupada por Italia en nombre de Mussolini. Actuando como hombre clave para un sindicato financiero internacional que incluía al Banco de Inglaterra, a los Mellon y a la Casa de Morgan, Volpi organizó el ascenso de Mussolini al poder, precisamente como Schacht hizo más tarde para esas mismas fuerzas en la instalación de Hitler en Alemania. Volpi fue ministro de Finanzas de Mussolini desde 1925 hasta julio de 1928, tras lo cual se convirtió en miembro del Gran Consejo del Fascismo y, en 1934, en presidente de la Asociación de Industriales. Diseñó la doctrina económica del corporativismo de Mussolini siguiendo el modelo establecido originalmente por Alexandre Saint-Yves d’Alveydre (1842-1909), fundador del movimiento de la Sinarquía del Imperio, e inspirador de las logias masónicas martinistas a través de las cuales se organizó la Sinarquía moderna. Nominalmente un pacto tripartito entre las corporaciones, el Estado y el trabajo, era básicamente gobernado por las corporaciones, es decir, los financieros privados.

En 1929, Volpi supervisó el famoso Concordato entre Italia y el Vaticano, en el que, entre otras cosas, Italia reconocía al Vaticano como Estado soberano y pagaba una compensación económica por los Estados Pontificios del centro de Italia de los que se había apoderado en la segunda mitad del siglo XIX. La compensación fue de 1.550 millones de liras, una suma considerable en aquella época. Un tal Bernardino Nogara fue elegido, aparentemente “de la nada”, para administrar esta fortuna. El destacado diplomático estadounidense George Kennan escribió en sus Memorias: 1925-1950 sobre el extraordinario poder que tenía Nogara: “Un llamado ‘hombre misterioso’, un banquero italiano llamado Bernardino Nogara, había recibido el control exclusivo del papado sobre toda la fortuna de 92,1 millones de dólares que la iglesia había recibido del tratado de Letrán. . . . A ningún funcionario del Vaticano, ni siquiera al propio Papa, se le permitió vetar la decisión de Nogara. El banquero tampoco permitiría que ninguna política religiosa o doctrinal de la iglesia se interpusiera en su camino. . . . Nunca antes en la historia moderna de la Iglesia se había concedido a nadie una autoridad tan amplia por parte de la Iglesia, ni siquiera a los propios papas, con toda su supuesta infalibilidad, y mucho menos a un laico, y no católico (judío), como en el caso de Nogara”. Su impacto en la Iglesia también puede juzgarse por el epitafio pronunciado a su muerte en 1958 por el jefe del SMOM en América, el cardenal Spellman de Nueva York: “Junto a Jesucristo, lo más grande que le ha ocurrido a la Iglesia católica es Bernardino Nogara”.

Fuera o no judío, el “hombre misterioso” no era ningún misterio. Nogara había sido director general de una empresa veneciana dirigida por Foscari, Volpi y otros en el Imperio Otomano ya en 1901. Como reflejo de sus vínculos venecianos, Nogara se convirtió en el representante de Italia en el Consejo de la Deuda Otomana, una especie de FMI para el Imperio Otomano, cuyo propósito era desangrarlo y trocearlo. Los británicos patrocinaron logias masónicas en Salónica, desde las que se organizaron los “Jóvenes Turcos” para derrocar al sultán. El masón Volpi estuvo íntimamente implicado en el golpe, como, sin duda, lo estuvo Nogara. Nogara era el jefe de la sucursal de la BCI en Estambul, y fue el principal agente de inteligencia de Volpi en el Imperio Otomano hasta que ese imperio desapareció en la Primera Guerra Mundial que Volpi y sus amigos tanto habían ayudado a organizar, a través de las logias masónicas y de los antiguos vínculos financieros y familiares de Venecia en los Balcanes.

Después de que Nogara fuera elegido Delegado de la Administración Especial (más tarde conocida como Administración del Patrimonio de la Santa Sede) para supervisar la inversión de las riquezas procedentes del Concordato, se convirtió en vicepresidente de la BCI, en cuyos locales de posguerra se fundaría la logia P2. Nogara estableció íntimas relaciones financieras con la flor y nata de la Sinarquía, incluidos los Rothschild de París y Londres, el Crédit Suisse, el Banco Hambros de Londres, el Banco J.P. Morgan y la Bankers Trust Company de Nueva York, y el Banco de París y de los Pagos Básicos (Paribas), centrado en París, un baluarte de la Sinarquía en Francia en los años de entreguerras y posguerra. También promovió un cuadro de uomini di fiducia, “hombres de confianza”, financieros católicos laicos del Vaticano o incluso no católicos, que supervisarían las enormes nuevas posesiones del Vaticano. Nogara compró participaciones importantes o de control en docenas de grandes bancos, empresas de servicios públicos, compañías de seguros y corporaciones industriales, a la vez que reorganizaba las participaciones anteriores del Vaticano, como los “bancos católicos”, que generalmente eran de propiedad católica y hacían negocios con la Iglesia y sus funcionarios, en contraposición a los bancos “seculares”.

El más importante de estos “hombres de confianza” era el príncipe Massimo Spada (un título del Vaticano), que había sido inducido como Caballero de Malta en 1944. Spada presidía o formaba parte del consejo de administración de una asombrosa serie de participaciones que Nogara adquirió. A finales de la década de 1960, sólo se mencionan algunas de las más importantes (y su capital): Fue vicepresidente del Banco di Roma (uno de los mayores bancos de Italia, históricamente asociado a la nobleza negra de Roma), y se sentó en el consejo de su filial suiza; la mayor compañía nacional de gas de Italia, Società Italiana per il Gas (37.412 millones de liras); presidente de la compañía de seguros Riunione Adriatica di Sicurtà, con sede en Trieste (4. 320.000 millones de liras); vicepresidente y director general de L’Assicuratrice Italiana; vicepresidente de la Unione Subalpina di Assicurazioni y de Lavoro e Sicurtà (750 millones de liras); Shell Italiana, la filial italiana de Royal Dutch Shell (129.000 millones de liras invertidos en Italia); vicepresidente del Istituto Bancario Italiano (10.000 millones de liras) y del Credito Commerciale di Cremona (2.000 millones de liras); consejero de la Banca Privata Finanzaria; consejero de los grandes holdings financieros Società Meridionale Finanziaria (122.000 millones de liras) y del Istituto Centrale Finanziario (150 millones de liras) vicepresidente de la Finanzaria Industriale e Commerciale; presidente de la Banca Cattolica del Veneto (3.000 millones de liras); consejo de administración de FINSIDER, sociedad de cartera controlada por el Estado (195.000 millones de liras), que forma parte del IRI, el Istituto per la Ricostruzione Industriale, formado durante el régimen fascista, que constituía el mayor cártel del país y controlaba los mayores astilleros; la naviera Italia; la compañía aérea Alitalia; Alfa Romeo; y todo el sistema telefónico. FINSIDER producía entonces más del 90% del acero italiano y era la columna vertebral del IRI. Spada fue también miembro del consejo de administración o ejecutivo de docenas de bancos, seguros y empresas industriales. En 1963 fue nombrado Chambelán Privado de Espada y Capa, uno de los títulos más altos del Vaticano, que también ostentaba su hermano Filippo[11].

Con todo este enorme poder, y a pesar de su posición de liderazgo en la Iglesia Católica, Spada patrocinó el ascenso de Michele Sindona como uno de los “hombres de confianza” del Vaticano. Su elección fue de lo más peculiar, no sólo porque Sindona había sido fascista durante la guerra, sino porque durante ese tiempo había establecido conexiones (a través del mafioso estadounidense Vito Genovese, relacionado con la OSS) con las familias del crimen Inzerillo y Gambino, para las que blanqueaba el dinero de la heroína.

Repasando el cuadro esbozado más arriba, nos encontramos con que una intrincada red financiera tejida originalmente por el conde Giuseppe Volpi di Misurata y sus amigos y socios aristocráticos venecianos, como Bernardino Nogara, había crecido en 1960 hasta incluir a Michele Sindona, que financiaba uno de los activos más importantes del Gladio, el “Príncipe Negro” Borghese. Sindona también “fue uno de los canales, tal vez uno de los más importantes, para respaldar” los intentos de golpe de Estado de 1970-74, como dicen Greene y Massignani. Más tarde, Sindona patrocinó el ascenso de Roberto Calvi, del Banco Ambrosiano, el financiero de la P2 que fue encontrado colgado bajo el puente de Blackfriars en Londres en 1982, en un asesinato masónico ritual. Y, cuando estallaron los escándalos financieros de la P2, uno de los detenidos como figura clave en ellos, fue Massimo Spada, el protegido del amigo de Volpi, Nogara.

La membresía de la SMOM centrada en Roma, ostensiblemente católica -y por lo tanto ostensiblemente antifranquista-, se solapaba con la logia masónica P2, presuntamente “anticlerical”; eran los “gemelos” de la oligarquía italiana centrada en Venecia.

El sistema monetario internacional de gestión privada está ahora colapsando, y la desesperada oligarquía financiera está tratando de consolidar un nuevo fascismo mundial, impulsado por nuevas olas de terror, como el 11 de septiembre y los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid. En este contexto, gran parte de la superestructura del Gladio está siendo expuesta finalmente por quienes se oponen a este nuevo fascismo. Esas revelaciones son esenciales. Pero, debemos ir aún más profundo, para levantar el velo de “los antiguos”, y a través de ellos de la Sinarquía a la que han dado nacimiento, de la que siguen siendo un componente crucial.

 

El líder propuesto para reformar la Orden de Malta fallece inesperadamente

 

Notas a pie de página

[8] El extraordinario poder financiero que Venecia aún tenía en el siglo XVIII fue documentado por el noble veneciano Carlo Antonio Marin, el historiador de Venecia Frederick Lane y otros. Su sistema de guerra cultural y espionaje en toda Europa también seguía siendo muy eficaz, como lo demuestra la campaña internacional del abad veneciano Antonio Conti, con sede en París, para intentar destruir la reputación del gran científico Gottfried Wilhelm Leibniz. El conde Cagliostro (Joseph Balsamo), agente del Consejo de los Diez de Venecia, organizó en 1785 el “asunto del collar de la reina”, el escándalo que, como observó Napoleón, fue el acto inaugural de la Revolución Francesa, un acontecimiento financiado y dirigido desde Gran Bretaña. Otro notorio espía veneciano de la misma época fue Casanova, que informaba directamente al trío interno del Consejo de los Diez, encapuchado y vestido de negro. El jefe de los Tres, con túnica escarlata, era conocido como el Inquisidor, y en Venecia se entendía que “Los Diez te enviarán a la cámara de tortura, pero los Tres te enviarán a la tumba”.

Schiller eligió situar su magistral retrato de los métodos del servicio de inteligencia veneciano, así como su alcance en toda Europa, en el siglo XVIII; está claro que no estaba escribiendo un asunto meramente “histórico”, como tampoco lo estaba el patriótico agente de inteligencia estadounidense James Fenimore Cooper, en su retrato escrito varias décadas después, aunque Cooper situó su relato siglos antes. Durante la Revolución Americana, Venecia puso su todavía considerable flota al servicio de los británicos.

[Uno de los notables financieros de Napoleón, el suegro de Borghese, fue el veneciano Salomón Morpurgo, que más tarde fundó la Assicurazioni Generali di Venezia e Trieste (Compañía General de Seguros de Venecia y Trieste). Desde entonces, Generali está dirigida por una especie de comité central de la oligarquía financiera y aristocrática europea. En el consejo de administración de Generali y de su compañía de seguros hermana, Riunione Adriatica di Sicurtà (RAS), en las últimas décadas, se encuentran nombres como Giustiniani, Orsini, Luzzatto (una antigua familia veneciana), Rothschild, el duque de Alba (cuyo antepasado asoló los Países Bajos para Felipe II de España) y Doria (financieros genoveses de los Habsburgo). El presidente de la RAS fue en un momento dado el padrino de Sindona, el príncipe Massimo Spada, mientras que el conde Giuseppe Volpi di Misurata presidió la Generali entre 1938 y 1943. Si el golpe de 1964 hubiera tenido éxito, los conspiradores planeaban instalar a Cesare Merzagora, presidente de Generali de 1968 a 1979. El actual presidente de Generali es Antoine Bernheim, socio principal de Lazard Frères, y miembro de una de las cuatro familias que controlan Lazard, pilar de la Sinarquía internacional. La hija de Bernheim se casó con el príncipe Orsini.

Generali y RAS no son más que dos hilos importantes de un entramado mucho más amplio de familias y finanzas, pero ilustran las direcciones en las que hay que mirar para descubrir el “puerto” que se esconde detrás de la “Autoridad Portuaria” custodiada por el jefe de P2, Licio Gelli, como dijo perspicazmente el senador Pellegrino.

[10] Las actividades de Foscari, Volpi y otros, como producto de las operaciones venecianas durante siglos en el Imperio Otomano, se elaboran en The Roots of the Trust, de Allen y Rachel Douglas (ms. inédito, 688 páginas, 1997).

[11] La lista parcial de las oficinas corporativas de Spada está tomada de Conrado Pallenberg, The Vatican Finances, (Londres: Peter Owen, 1971).

 

Fuente:

Allen Douglas, en Executive Intelligence Review: Italy’s Black Prince: Terror War Against the Nation-State. 4 de febrero de 2005.

Te puede interesar

Contenidos

Objetivamente, estamos tanto al borde de la Tercera Guerra Mundial, como también a punto de iniciar un sistema completamente nuevo. Qué camino se tomará,...

COVID-19

En la visión del historiador ruso Andrey Fursov, el conflicto actual en Ucrania y otros muchos acontecimientos que se desarrollan simultáneamente y aparentemente sin...

Ciencia y Tecnología

Mojib Latif, Presidente de la Sección Alemana del maltusiano Club de Roma, pidió una “Coalición de Voluntarios” para aislar a China, rechazando cualquier tipo...

Contenidos

¿Quién conoce la historia de los nacionalistas integristas ucranianos, que Moscú designa ‎como “nazis”? Esa historia comienza durante la Primera Guerra Mundial, se extiende...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY