Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La Teoría de un Mundo Multipolar: Una política exterior tradicionalista y un antídoto para el ‘Nuevo Orden Mundial’

Si bien todos los órdenes sociales son autoritarios, el problema con el liberalismo es que oculta el ejercicio de la soberanía bajo el velo de la llamada “democracia” y la “soberanía popular”, así como capas de burocracia, que ocultan el ejercicio del poder y permiten así a las fuerzas del capital usurpar sus resortes bajo una máscara de “libertaria”. La Teoría de un Mundo Multipolar, de Alexander Dugin, desecha el sistema westfaliano de estados-nación en favor de un orden mundial en el que las civilizaciones, en lugar de las naciones, son los principales actores, pues los estados pequeños no pueden enfrentarse solos a las grandes potencias, pero el “gran espacio” de los bloques civilizacionales sí. De hecho, uno de los fundamentos de Dugin es que las civilizaciones deben ser capaces de proyectar una soberanía real dentro de los parámetros de sus espacios civilizacionales.

 

 

Por The Heartland Traditionalist

El 11 de septiembre de 1990, durante la desintegración en curso de la Unión Soviética, el entonces presidente estadounidense George Herbert Walker Bush anunció la llegada de un “Nuevo Orden Mundial”. Se ha derramado mucha tinta y se han hecho muchos vídeos sobre esta frase por parte de aquellos cuyo sombrero de papel de aluminio está abrochado alrededor de sus cabezas quizás un poco demasiado fuerte, y por lo tanto han malinterpretado en gran medida las implicaciones de esta frase, envueltos por conspiranoicos hiperbólicos y distraídos por visiones distópicas de órdenes satánicas y un estado policial global.

Esto no quiere decir que el orden global estandarizado organizado por el imperio comercial de Estados Unidos y sus diversos bancos, fundaciones, aliados e instituciones de la “sociedad civil” no sea distópico y fundamentalmente una rebelión contra la naturaleza, sino que estos tipos conceptualizan este problema dentro del paradigma del liberalismo -la mayoría de las veces clásico- (generalmente servido con una saludable dosis de evangelismo protestante) que sirve para distorsionar todo el panorama.

El problema no es el “autoritarismo”, todos los órdenes sociales son autoritarios en el sentido de que siempre existe un individuo (monarca o dictador) o un grupo de individuos (aristocracia, oligarquía o plutocracia) que ejerce la soberanía, que como define Carl Schmitt, es aquel (o aquellos) que determinan el caso excepcional, o deciden la excepción en circunstancias extraordinarias, tales excepciones se hacen en momentos en que el código legal existente es insuficiente o es nulo de facto debido a un conjunto de circunstancias u otro (es decir, en un estado de emergencia).

El problema con el liberalismo de todos los sabores es que oculta el ejercicio de la soberanía bajo el velo de la llamada “democracia” y la “soberanía popular”, -una contradicción en los términos-, así como capas de burocracia, que ocultan el ejercicio del poder y permiten así a las fuerzas del capital usurpar lentamente los resortes del poder bajo el velo de una “libertad” de estilo libertario que libera al capital de la subordinación a cualquier interés superior, permitiéndole así hacerse con el control de los políticos, los movimientos sociales, los medios de comunicación, el mundo académico, en definitiva toda institución que proyecte tanto el poder duro como el blando en un orden social.

Esta es la esencia del actual sistema internacional o del “Nuevo Orden Mundial” que fue aclamado triunfalmente tras la caída de la Unión Soviética al final de la Guerra Fría. Con los soviéticos fuera del camino, las élites estadounidenses creyeron que la puerta estaba abierta para la extensión de este paradigma -la soberanía del capital occidental- a todos los rincones del mundo, y por ello actuaron en consecuencia. El surgimiento del actual sistema internacional y de la soberanía del capital global es una historia larga y complicada, demasiado para relatarla sucintamente aquí, pero tiene sus raíces en el imperio comercial británico como potencia mundial dominante de finales del siglo XIX y principios del XX, que se trasladó a Estados Unidos cuando el Imperio Británico ya no pudo sostenerse al final de la Segunda Guerra Mundial.

Desde la caída de la URSS y la proclamación del “Fin de la Historia” por el triunfalista e ideólogo liberal Francis Fukuyama, las élites estadounidenses -embriagadas de su propio sentido de autoimportancia- se han embarcado en una misión mesiánica para reconstruir el orden mundial a su propia imagen, como un espacio abierto y desenfrenado para el capital occidental, desprovisto de cualquier vínculo auténtico con la Tradición, siendo el único ideal permitido por la hegemonía cultural estadounidense una abstracta y desintegradora “libertad”, centrada en los “derechos humanos”, y la “sociedad civil”.

Todas estas palabras de moda, por supuesto, son sólo eso, tópicos vacíos que Estados Unidos utiliza para proyectar sus intereses en el extranjero. A través de una narrativa inteligente que proyecta a Estados Unidos como una “ciudad brillante en la colina”, los Estados Unidos durante el siglo XX fueron capaces de posicionarse como el estándar con el que todas las demás naciones deberían medirse. De este modo, las élites estadounidenses pudieron utilizar sus fundaciones para proyectar sus intereses en el extranjero. La llamada “sociedad civil” se compone de ONGs estadounidenses financiadas por multimillonarios y empresas estadounidenses. Los llamados “derechos humanos” no son más que un tópico utilizado por las élites estadounidenses contra los rivales que no se pliegan suficientemente a la hegemonía de Estados Unidos o que incluso podrían suponer una amenaza para esa hegemonía, y la llamada “libertad” significa simplemente la libertad del capital y las empresas estadounidenses para saquear con impunidad, y toda la degradación cultural que conlleva.

Dado que el sistema internacional estadounidense es, al igual que su predecesor el Imperio Británico, un imperio comercial marítimo, busca mercados y beneficios, lo que crea la necesidad de estandarización. Por lo tanto, la misión mesiánica estadounidense es reducir o eliminar todas las particularidades culturales regionales. Quiere un mundo de centros comerciales, un páramo culturalmente vacío lleno de nada más que grandes tiendas y cadenas corporativas, donde cada pueblo, ciudad y nación esté homogeneizado y estandarizado, donde la vista de los emblemas de las corporaciones estadounidenses se expanda en el horizonte hasta donde alcanza la vista. Es un mundo en el que la verdadera cultura y la Tradición están completamente borradas de la faz del planeta, o al menos relegadas de forma segura al museo donde tales cosas no interfieren con la estandarización de la humanidad, el establecimiento de la hegemonía cultural o la adquisición de nuevos mercados, todas ellas meras expresiones de poder.

Este es el verdadero impulso de la promoción de la inmigración masiva, el multiculturalismo, el antirracismo y los derechos de los homosexuales en el extranjero. No es que estas cuestiones importen por sí mismas, pero el americanismo no puede prosperar en nada que se parezca al mundo de la Tradición, donde la diferencia y la particularidad reinan en forma de costumbres ancestrales, únicas en el contexto cultural de cada civilización individual. Su imperio comercial no sería óptimamente eficiente -y probablemente ni siquiera funcionaría- en un mundo en el que existen distinciones únicas y mutuamente excluyentes entre los distintos pueblos y culturas. Por lo tanto, la única solución es socavarlas en forma de su anticultura comercial global. Verás, no puede comercializar su basura comercial anticultural, producida en masa y adormecedora, a personas que están impregnadas de sus auténticas Tradiciones y culturas, y si no pueden hacer eso, entonces no pueden proyectarse como la virtuosa “ciudad brillante en la colina”, y si no pueden proyectarse como la virtuosa “ciudad brillante en la colina”, entonces no pueden posicionarse como el centro moral del orden internacional, y si no pueden posicionarse como el centro moral del orden internacional, no pueden ocultar su búsqueda desnuda de poder por su propio bien, y si no pueden ocultar su búsqueda desnuda de poder por su propio bien, no pueden convencer al mundo de que siga su agenda bajo el pretexto de la moralidad, y por lo tanto demonizar a sus rivales por perseguir sus propios intereses basados en la política del poder se convierte en una pesadilla, si no imposible.

Así que, como ven, el imperialismo anticultural de Estados Unidos, o podríamos decir “colonización” para usar la jerga de la época, es de suma importancia. Es la proyección práctica de su poder. La hegemonía cultural es una parte de su estrategia de hegemonía global. Se trata de prolongar indefinidamente el momento unipolar del mundo.

Mientras que el estatus autoproclamado de Estados Unidos como la “ciudad brillante en la colina” ha recibido una paliza en los últimos veinte años, debido a sus aventuras en Oriente Medio, por un lado, y la narrativa frenética e hiperbólica de los medios de comunicación que rodea a la presidencia de Trump, por otro, enmarcando la competencia geoestratégica -entre Estados Unidos y sus aliados, por un lado, y Rusia y China, por el otro- como “democracia contra autocracia”, los hilanderos narrativos están tratando de rehabilitar la imagen global de Estados Unidos a través de una campaña de relaciones públicas y propaganda. Es el equivalente estatal de un cambio de imagen corporativa. Sigue siendo la misma salsa terrible, pero con una etiqueta ligeramente actualizada.

Por lo tanto, se hace cada vez más necesario que quienes se oponen a la maligna influencia cultural de Estados Unidos a nivel mundial se opongan también a su agenda geopolítica, y viceversa, quienes se oponen a las ambiciones geopolíticas de Estados Unidos tienen que oponerse a su hegemonía cultural, lo que incluye todas las apelaciones a los conceptos occidentales de “derechos humanos” y “democracia”.

Para ello, uno de los primeros pasos es crear el discurso teórico y moral para oponerse a la hegemonía estadounidense y presentar un contraargumento a su presunción de superioridad moral a través de los valores liberales y el llamado “orden internacional liberal basado en reglas”.

Entre Alexander Dugin.

Es popular en estos días referirse a tal o cual figura pública como “el más peligroso”, sin embargo, con Dugin llamarlo el filósofo más peligroso del mundo podría no ser una exageración. Alexander Dugin tiene prohibida la entrada en Norteamérica y Europa por su intransigente declaración de guerra contra los títeres de Washington en Ucrania, por la que fue condenado rotundamente y que no sólo le supuso la prohibición de entrar en los continentes mencionados, sino también el despido de su puesto en la Universidad de Moscú.

Dugin tiene influencia en el Kremlin y ha ido al extranjero en misiones diplomáticas para Moscú. También es un experimentado activista callejero y fue un disidente intelectual en la Unión Soviética.

Sin embargo, a pesar de todas sus actividades extracurriculares, es su trabajo intelectual el más conocido.

En la última traducción al inglés del autor ruso, publicada por Arktos Media, La teoría de un mundo multipolar, Dugin retoma la misma línea de investigación intelectual que inició con su célebre libro La cuarta teoría política, pero esta vez aplicando el mismo modelo al campo de las relaciones internacionales (RI). En este libro, Dugin disecciona hábilmente las teorías existentes sobre las relaciones internacionales para reconstruir los contornos de su Teoría de un Mundo Multipolar (TMW).

La Teoría de un Mundo Multipolar desecha el sistema westfaliano de estados-nación en favor de un orden mundial en el que las civilizaciones, en lugar de las naciones, son los principales actores. El sistema de Westfalia queda decisivamente demostrado que es una ficción jurídica obsoleta, que en realidad no ha sido funcional durante mucho tiempo. Esto se debe al hecho de que sólo una potencia, Estados Unidos, ha tenido durante los últimos treinta años la capacidad práctica de proyectar poder. El modelo westfaliano plantea un mundo en el que la soberanía nacional es sagrada y en el que ningún Estado tiene derecho a intervenir en los asuntos de otro, esto es algo que simplemente no ha funcionado en la práctica. Esto se debe a que los estados pequeños no pueden enfrentarse solos a las grandes potencias, pero el “gran espacio” de los bloques civilizacionales sí podría estar a la altura, si nos fijamos en China y Rusia como ejemplos, ambas potencias emergentes que -según el modelo presentado- representan no sólo estados nacionales sino centros civilizacionales.

De hecho, uno de los fundamentos del TMW es que las civilizaciones deben ser capaces de proyectar una soberanía real dentro de los parámetros de sus espacios civilizacionales. Una civilización debe estar integrada de tal manera que ninguna fuerza exterior pueda utilizar métodos como las sanciones económicas -una herramienta favorita de la élite estadounidense- para poner de rodillas a una civilización. Para evitar que este estado de cosas vuelva a prevalecer, TMW pide una reconstrucción completa de la economía global, y la subordinación de la economía a la política, no de la política a la economía. Según el TMW, en lugar de una economía mundial interconectada, las civilizaciones deberían integrarse económicamente hacia dentro y esforzarse por ser económicamente autosuficientes, y aunque el comercio internacional seguiría existiendo, ninguna civilización debería depender del comercio de otra para su prosperidad material.

El TMW exige no sólo la reorganización radical de la economía mundial, sino la reordenación radical, si no la destrucción completa, del sistema financiero internacional. Esto significa, por supuesto, que en el TMW el capital internacional no puede ser soberano, en la medida en que el capital existe, debe estar vinculado a los intereses de la tierra en cada civilización y, por lo tanto, debe estar subordinado a las instituciones de la soberanía y, por lo tanto, no puede ser soberano. De este modo, el TMW es una declaración de guerra contra los intereses de las finanzas globales.

Dugin divide las civilizaciones a grandes rasgos en la misma línea que Samual Huntington en su obra seminal, El choque de civilizaciones, y al hacerlo Alexander Dugin no sólo fundamenta su teoría en el canon de la literatura geopolítica, sino que al llevar este concepto más allá que Huntington -hasta su conclusión lógica y presuponiendo diferencias innatas e irreconciliables entre civilizaciones- desuniversaliza inmediatamente las formas de la modernidad occidental, convirtiendo implícitamente el TMW en una teoría tradicionalista de las RI. Cualquier división coherente de las civilizaciones se hará en función de la cultura, la religión, la etnia y la geografía, lo que no sólo implica, sino que exige, la particularidad. Esto expone inmediatamente cualquier presunción de universalidad de los llamados “valores occidentales” como nada más que la voluntad velada de poder de los peores tipos. De hecho, este concepto de universalidad moral está excluido de plano por el TMW, ya que cada civilización tendrá, y de hecho ya tiene, sus propios conceptos de moralidad, junto con formas culturales, religiosas y gubernamentales innatas. Por lo tanto, el intento de imponer tales normas universales a las culturas extranjeras se considera nada menos que un acto hostil. El TMW es la antítesis directa del actual sistema internacional y el antídoto del llamado “Nuevo Orden Mundial”, que como proyecto hoy parece perder fuelle, llevado a cabo por una élite cada vez más desubicada.

The Theory of a Multipolar World, es increíblemente subversivo en el mejor sentido del término. Dugin utiliza la lógica del posmodernismo contra sus propios defensores, señalando cómo las apelaciones a los valores de la modernidad occidental, como los “derechos humanos”, la “democracia” y la “igualdad”, por parte de los posmodernistas, los teóricos críticos y otros críticos profesionales de la civilización occidental, demuestran en última instancia que -a pesar de su pretensión de crítica y deconstrucción- estos pretendidos iconoclastas siguen encontrándose atrapados en el discurso moral de la modernidad liberal occidental, un discurso completamente burgués.

Al señalar que estos valores no son sólo la expresión cultural de una de las innumerables civilizaciones, sino de hecho sólo el producto de una época de esa civilización, Dugin los relativiza, mostrando cómo su presunción de universalidad es absurda y abre así el espacio para un retorno a los valores, normas e instituciones tradicionales. Este espacio teórico abre el camino para que cada civilización persiga su propio bien, y sus propias formas culturales sin la coacción de ajustarse a las normas e instituciones de una anquilosada Civilización Occidental que quizás esté entrando en su última fase de declive.

En última instancia, el proyecto de la multipolaridad podría resultar ser una ayuda muy necesaria para el Occidente en decadencia. Mientras cada civilización persigue su propio bien y vuelve a sus formas culturales e institucionales tradicionales, o persigue nuevas formas culturales e instituciones, el éxito de tales proyectos demostraría de una vez por todas que el inevitable triunfo del liberalismo occidental no era más que un mito ideológico. Este resultado podría liberar finalmente a Occidente de su estupor ideológico. Así, la existencia de un orden mundial multipolar podría ser el impulso para que la civilización occidental mire más allá del anquilosamiento de sus actuales formas ideológicas, culturales e institucionales, proporcionando así la inspiración para un nuevo proyecto de exploración cultural en el que el hombre occidental pueda volver a descubrir las verdades de la Tradición, manifestándolas de formas nuevas e innovadoras.

 

China en las relaciones internacionales: Conferencia del Dr. Alexander Dugin en la Universidad de Fudan (2018)

 

Fuente:

The Heartland Traditionalist: The Theory Of A Multipolar World: A Traditionalist Foreign Policy And Antidote To The “New World Order”.

 

Contenidos

Por Andrei Fursov Dado que el capitalismo, una vez agotadas sus posibilidades históricas, deja de garantizar poder, estatus y beneficios a los mandamases mundiales,...

Contenidos

Por Mente Alternativa El 16 de mayo, durante su visita a China, el presidente ruso Vladimir Putin y el presidente chino Xi Jinping emitieron...

Contenidos

En un artículo publicado por la agencia RIA Novosti, el filósofo Alexander Dugin destaca el rápido crecimiento económico de la India, que podría llevarla...

Geopolítica

La marea descendente del orden unipolar ultraglobalista está dando paso a una creciente e inevitable multipolaridad. El dragón del globalismo está herido de muerte....

Archivos

Publicidad siguenos en telegram