Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

La ivermectina reduce la replicación del SARS-CoV-2 según estudios de laboratorio de la Universidad de Oxford

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Estudios de laboratorio que está llevando a cabo la Universidad de Oxford indican la ivermectina reduce la replicación del SARS-CoV-2 y se proyecta como un como un tratamiento potencial contra el Covid-19.

 

Por Arjun Walia

“Descubierto a finales de la década de 1970, el fármaco pionero ivermectina, un dihidroderivado de la avermectina -originado únicamente a partir de un único microorganismo aislado en el Instituto Kitasato de Tokio (Japón) del suelo japonés- ha tenido un impacto inconmensurablemente beneficioso en la mejora de la vida y el bienestar de miles de millones de personas en todo el mundo.”

La cita anterior procede de un artículo de 2011 publicado en Proceedings of the Japan Academy, Series B Physical and Biological Sciences. Es accesible a través de la Biblioteca Nacional de Medicina y explica cómo, durante muchos años, la ivermectina se ha utilizado para superar varias enfermedades humanas en miles de millones de personas. Estamos hablando de la calidad de la ivermectina y de la dosis adecuada para el uso humano, no de la versión veterinaria.

Se ha utilizado durante mucho tiempo como un medicamento antiparasitario cuyo descubrimiento ganó el Premio Nobel en 2015 por sus impactos en la liberación de grandes partes del mundo de las enfermedades parasitarias a través de la distribución de más de 3,7 mil millones de dosis dentro de las campañas de salud pública desde 1987. Desde 2012, numerosos estudios in vitro e in vivo empezaron a informar de los potentes efectos antivirales de la ivermectina contra una gran variedad de virus, incluido el SARS-CoV-2.

 

Al menos 89 estudios (48 de ellos revisados por pares) avalan la eficacia de la ivermectina en el tratamiento del COVID-19 en fases tempranas y como profilaxis (medida preventiva)

 

Según la Universidad de Oxford, que actualmente investiga tratamientos como la ivermectina y su capacidad para reducir la enfermedad grave y la gravedad de los síntomas del COVID-19, “la ivermectina es un fármaco antiparasitario seguro y de amplio espectro que se utiliza ampliamente en todo el mundo para tratar las infecciones parasitarias.”

“Con conocidas propiedades antivirales, la ivermectina ha demostrado reducir la replicación del SARS-CoV-2 en estudios de laboratorio. Pequeños estudios piloto muestran que la administración temprana con ivermectina puede reducir la carga viral y la duración de los síntomas en algunos pacientes con COVID-19 leve. Aunque la ivermectina se utiliza de forma rutinaria en algunos países para tratar la COVID-19, hay pocas pruebas procedentes de ensayos controlados aleatorios a gran escala que demuestren que puede acelerar la recuperación de la enfermedad o reducir los ingresos hospitalarios.” — Universidad de Oxford.

La reducción de la replicación del virus significa esencialmente que la infección no durará tanto tiempo, ya que el virus no puede propagarse por el cuerpo con tanta facilidad, lo que permite al sistema inmunitario eliminar el virus con mayor eficacia. Este potencial es lo que interesó a la gente en el uso de la ivermectina en un principio.

La FDA no ha autorizado ni aprobado la ivermectina para el tratamiento o la prevención del COVID-19 en personas o animales. Según la FDA, la ivermectina no ha demostrado ser segura ni eficaz para el COVID.

Como muchos ya saben, la ivermectina ha sido un tema bastante controvertido últimamente. Muchos médicos y científicos han apoyado su uso, y su uso está aprobado para tratar el COVID en varios países. Dicho esto, las agencias federales de regulación de la salud en los EE.UU. siguen manteniendo que puede ser peligroso, y que no hay ninguna evidencia de que pueda ser útil para tratar el COVID. Sin embargo, esta afirmación ha sido fuertemente rebatida.

Por ejemplo, según un artículo publicado en el American Journal of Therapeutics,

“Los meta-análisis basados en 18 ensayos de tratamiento controlado y aleatorio de la ivermectina en el COVID-19 han encontrado grandes reducciones, estadísticamente significativas, en la mortalidad, el tiempo de recuperación clínica y el tiempo de eliminación del virus. Además, los resultados de numerosos ensayos controlados de profilaxis informan de una reducción significativa del riesgo de contraer COVID-19 con el uso regular de ivermectina. Por último, los numerosos ejemplos de campañas de distribución de ivermectina que conducen a una rápida disminución de la morbilidad y la mortalidad en toda la población indican que se ha identificado un agente oral eficaz en todas las fases del COVID-19.”

Aquí hay un buen resumen de la ciencia que ha surgido en relación con la ivermectina y el COVID. Fue elaborado por la Canadian COVID Care Alliance, un grupo de más de cien médicos, científicos y otros académicos canadienses.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

En cambio, aquí hay una página informativa sobre por qué no se debe utilizar la ivermectina para tratar o prevenir el COVID.

 

Asociación de Abogados de la India demanda a científica principal de la OMS por divulgar desinformación sobre la ivermectina

 

Los científicos, organizaciones y médicos que apoyan la ivermectina han sido tachados de teóricos de la conspiración que difunden información falsa. Es lamentable que se haya permitido muy poco diálogo significativo en torno a la ivermectina. En su lugar, hemos visto cómo se ridiculiza y se difunde información falsa para enturbiar la percepción pública.

Esta es exactamente la razón por la que vemos a tantas personas polarizadas en sus creencias que son incapaces de mantener conversaciones civiles con aquellos que no están de acuerdo con ellos. No buscamos y entendemos por qué alguien que comparte una creencia diferente a la nuestra ha llegado a la conclusión que tiene.

Tampoco ayuda que los verificadores de hechos de Facebook y otras redes sociales hayan eliminado y puesto etiquetas de advertencia en más de 100 millones de contenidos a lo largo de esta pandemia. Lamentablemente, mucha ciencia se ha visto atrapada en esta red de censura.

 

La dictadura sanitaria australiana impone nuevas restricciones en la prescripción de ivermectina para el COVID-19

 

Fuente:

Arjun Walia, en The Pulse: Ivermectin Reduces SARS-CoV-2 Replication In Laboratory Studies – University of Oxford.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Por Judicial Watch (Washington, DC) – Judicial Watch ha anunciado hoy que ha recibido 466 páginas de registros del Departamento de Salud y Servicios...

Ciencia y Tecnología

Un nuevo estudio científico, publicado el 21 de abril de 2022, concluye que la vacunación con Covid-19 puede provocar una hepatitis inmunomediada (inflamación del...

Ciencia y Tecnología

Biólogos por la Verdad ha desclasificado un informe de 214 páginas con documentos del portal de transparencia del Ministerio de Sanidad, donde se evidencia...

Ciencia y Tecnología

El virus COVID no era el patógeno. Causó una infección, pero nuestro sistema inmunológico era lo suficientemente fuerte como para combatirlo. Después de eso,...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY