Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La Fed advierte sobre el ‘poder invisible’ que la moneda digital otorgará a la banca centralizada

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes nos afecta mucho. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Un artículo publicado en el portal del Banco de la Reserva Federal de Philadelphia explica que el desarrollo de la moneda digital de la banca central (CDBC) exigiría que los bancos centrales participaran en la intermediación financiera, lo que equivale a darlse el control de los depósitos. Es decir, que “debido al aspecto de compromiso del rígido contrato entre el banco central y los bancos de inversión, el banco central se convierte en el proveedor monopólico de los depósitos”, lo que “también otorga un poder invisible a los bancos centrales” por lo que “no es irrazonable preocuparse por el abuso de tal poder.”

 

Por Jesús Fernández-Villaverde, Daniel Sanches, Linda Schilling y Harald Uhlig

Esta columna explora las implicaciones de tal empresa de los bancos centrales utilizando un modelo bancario clásico. Con suficiente competencia, una moneda digital de un banco central puede ser beneficiosa y lograr la asignación óptima de los fondos. Sin embargo, también se corre el riesgo de dar a los bancos centrales un excesivo poder de monopolio, lo que podría dar lugar a resultados inferiores.

Los recientes avances en las técnicas criptográficas y de libro mayor distribuido (von zur Gathen 2015, Narayanan et al. 2016) han abierto la puerta al uso generalizado de las monedas digitales. Si bien iniciativas privadas como Bitcoin, Ethereum y Libra han encabezado la introducción de esas monedas, los investigadores y los encargados de formular políticas han estudiado la posibilidad de que los bancos centrales también puedan emitir monedas digitales, denominadas acertadamente moneda digital de los bancos centrales (CBDC), y ponerlas a disposición del público en general. Cecchetti y Schoenholtz (2018) y Niepelt (2020) ofrecen resúmenes concisos pero informativos de muchas de las cuestiones económicas, jurídicas y tecnológicas relacionadas con la adopción de una CBDC.

Los CBDC pueden estar basados en fichas o en cuentas (véase Banco de Pagos Internacionales 2018). En un sistema basado en fichas, hay que verificar la validez del objeto de pago y las transacciones pueden ser anónimas. En un sistema basado en cuentas, es necesario verificar al titular de la cuenta. Cada sistema tiene sus propias ventajas y desventajas respecto del otro. En nuestro documento (Fernández-Villaverde et al. 2020), examinamos la versión basada en cuentas de un CBDC, es decir, un mundo en el que los ciudadanos tienen cuentas de depósito directo en el banco central1 . Muchos defensores de los CDPB consideran que esta evolución es una de las principales ventajas de este nuevo tipo de dinero, ya que, según sostienen, un banco central abierto a todos limitará las futuras crisis financieras, las corridas de bancos y los rescates. Sin embargo, esta característica también plantea toda una serie de cuestiones intrincadas e importantes.

¿Qué efectos tendrán la introducción de un CBDC y la apertura de las facilidades del banco central en la intermediación financiera? ¿Deteriorará un CBDC el papel del sistema financiero en la asignación de fondos a proyectos productivos? ¿O podemos reorganizar el sistema financiero de tal manera que un CBDC siga permitiendo el flujo correcto de fondos entre ahorradores e inversores? ¿Un CBDC hará desaparecer las corridas de los bancos y estabilizará el sistema financiero?

En un documento reciente (Fernández-Villaverde et al. 2020), tratamos de responder a estas preguntas. Comenzamos nuestra investigación partiendo de la presunción de que, en comparación con los bancos comerciales, un banco central no está capacitado para identificar los mejores proyectos de inversión que rinden el mayor valor actual neto del mercado. Esta falta de habilidad podría deberse a que el banco central no tiene una buena tecnología para seleccionar, supervisar y liquidar los proyectos productivos. También podría deberse a la presencia de consideraciones político-económicas que limitan la capacidad del banco central para seleccionar proyectos de inversión superiores.

Incrustamos esta idea en una versión del modelo clásico de banca de Diamond y Dybvig (1983), aumentada por la presencia de un banco central. Seleccionamos el modelo Diamante-Dybvig porque es un caballo de batalla de la teoría bancaria moderna y enfatiza el papel de los bancos en la transformación de los vencimientos. En particular, los bancos financian proyectos a largo plazo con depósitos a la vista que pueden retirarse en un horizonte más corto. Diamond y Dybvig han demostrado que el sistema bancario puede ser el mejor, proporcionando efectivamente un seguro óptimo contra las necesidades de liquidez de los depositantes, pero que también pueden surgir ejecuciones bancarias. Por lo tanto, su marco es particularmente adecuado para comprender cómo un CDB afecta al alcance de una crisis financiera.

En nuestro marco, el CBDC toma la forma de que el público tenga cuentas de depósito a la vista en el banco central. Al igual que un banco comercial, el banco central posee activos para financiar estos pasivos, pero suponemos que, a diferencia de los bancos comerciales, el banco central no puede invertir por sí mismo en proyectos a largo plazo. En cambio, el banco central tendrá que depender de los bancos de inversión y de su experiencia para invertir en estos proyectos proporcionándoles préstamos mayoristas no exigibles. Para nuestro análisis y, en última instancia, como punto de partida para pensar en estas cuestiones, suponemos que esta delegación funciona sin fricciones: confiar en los bancos de inversión es tan bueno para el banco central como tener la experiencia para invertir en estos proyectos a largo plazo por sí mismo, siempre que no sea necesario retirar estos depósitos.

Nuestro primer resultado principal es un interesante resultado de equivalencia en el que el conjunto de asignaciones logradas con la intermediación financiera privada (es decir, la primera mejor asignación) también puede lograrse con un CBDC, siempre que se permita la competencia con los bancos comerciales.

Este resultado de equivalencia podría parecer que reivindica las opiniones de los partidarios de un CBDC: la cantidad socialmente óptima de transformación de los vencimientos puede producirse igualmente en una economía en la que el banco central se ha abierto a todos. Pero nuestro resultado de equivalencia tiene una contrapartida siniestra. Si la competencia de los bancos comerciales se ve perjudicada (por ejemplo, por alguna subvención fiscal de los depósitos del banco central o por cambios en la estructura de las posibles ejecuciones bancarias), el banco central tiene que ser cuidadoso en sus elecciones para evitar crear estragos con la transformación de los vencimientos. Estas ideas se hacen eco de preocupaciones similares planteadas por Cecchetti y Schoenholtz (2018).

Mientras que el banco central es capaz de ofrecer el contrato de depósito socialmente óptimo tanto como los bancos comerciales, demostramos que la rigidez del contrato del banco central con los bancos de inversión conduce a diferentes asignaciones durante los pánicos bancarios. Hemos asumido que el préstamo del banco central al banco de inversión no es exigible: esta suposición juega ahora un papel crucial. Implica que la inversión indirecta del banco central en el activo a largo plazo está protegida de una liquidación anticipada. Demostramos que esto, a su vez, o bien disuade completamente las corridas en el banco central o bien hace que las corridas en el banco central sean menos probables que las corridas en el sector de la banca comercial. Los depositantes internalizan esta característica y optan por depositar exclusivamente en el banco central. Es decir, debido al aspecto de compromiso del rígido contrato entre el banco central y los bancos de inversión, el banco central se convierte en el proveedor monopólico de los depósitos.

Un monopolio suele generar una nueva serie de dolores de cabeza, y este monopolio del banco central no es una excepción en este sentido. El poder de monopolio del banco central puede poner en peligro la oferta de la primera transformación de vencimientos de la economía al permitir que el banco central se desvíe de ofrecer el contrato de depósito socialmente óptimo, lo que en última instancia hace que los depositantes se encuentren en una situación peor.

Nuestros resultados pueden compararse con otros estudios recientes de la bibliografía que han puesto de relieve diferentes aspectos de los posibles beneficios y riesgos de un CDB. Por ejemplo, Brunnermeier y Niepelt (2019) han establecido condiciones en las que la introducción de un CBDC no tiene ningún efecto en la asignación del equilibrio. Su análisis supone que el banco central y las instituciones financieras del sector privado son igualmente hábiles en la identificación de oportunidades de inversión y en la supervisión de los préstamos, supuestos que consideramos poco probables en el mundo real. Además, su marco no tiene en cuenta el tipo de transformación de los vencimientos que caracteriza la esencia del negocio bancario: la adquisición de activos no líquidos a largo plazo financiados por pasivos a corto plazo. Otros estudios, como Andolfatto (2018) y Chiu y otros (2019), han hecho hincapié en la presencia de poder de mercado en el sistema bancario al considerar la emisión de un CBDC. Estos autores consideran que un CBDC que devenga intereses puede provocar un desplazamiento de los fondos de los depósitos bancarios hacia la moneda digital, lo que provoca una disminución de los depósitos y de las inversiones financiadas por los bancos. Estas conclusiones dependen fundamentalmente de un sistema bancario suficientemente concentrado, y la transformación de los vencimientos está ausente en su análisis. Williamson (2019) ha sostenido que, al emitir un CBDC que devenga intereses, el banco central puede economizar en las escasas garantías seguras, lo que puede ser socialmente beneficioso, aunque su aplicación pueda socavar la independencia del banco central.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Habida cuenta de nuestros resultados y de la comparación con la bibliografía existente, llegamos a la conclusión de que un CBDC y el banco central asociado abierto a todos es realmente capaz de ofrecer la cantidad socialmente óptima de transformación de vencimientos, seguro de liquidez y reducción de las ejecuciones bancarias. Sin embargo, también da un poder invisible a los bancos centrales. No es irrazonable preocuparse por el abuso de tal poder.

Nota de los autores: Las opiniones expresadas en esta columna son las de los autores y no reflejan necesariamente las del Sistema de la Reserva Federal o del Banco de la Reserva Federal de Filadelfia.

 

Referencias

Andolfatto, A (2018), “Assessing the impact of central bank digital currency on private banks,” Federal Reserve Bank of St. Louis Working Paper 2018-025A.

Bank for International Settlements, Committee on Payments and Market Infrastructures, Markets Committee (2018), “Central Bank Digital Currencies,” mimeo, March.

Barrdear, J, and M Kumhof (2016), “The macroeconomics of central bank issued digital currencies,” Bank of England Working Paper 605, Bank of England.

Brunnermeier, M K, and D Niepelt (2019), “On the equivalence of private and public money,” Journal of Monetary Economics 106: 27–41.

Cecchetti, S, and K Schoenholtz (2018), “Universal Central Bank Digital Currency?” Money and Banking 23 April.

Chiu, J, M Davoodalhosseini, J Jiang, and Y Zhu (2019), “Central bank digital currency and banking,” Bank of Canada Staff Working Paper 2019-20, May.

Diamond, D W, and P H Dybvig (1983), “Bank runs, deposit insurance, and liquidity,” Journal of Political Economy 91: 401–419.

Fernández-Villaverde, J, D Sanches, L Schilling, and H Uhlig (2020), “Central bank digital currency: Central banking for all?” CEPR DP 14337.

Narayanan, A, J Bonneau, E Felten, A Miller, and S Goldfeder (2016), Bitcoin and Cryptocurrency Technologies, Princeton: Princeton University Press.

Niepelt, D (2020), “Digital money and central bank digital currency: An executive summary for policymakers,” VoxEU.org, 03 February.

von zur Gathen, J (2015), CryptoSchool, New York: Springer.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Williamson, S (2019), “Central bank digital currency: Welfare and policy implications,” Working Paper University of Western Ontario.

 

Notas

1. La mayoría de las propuestas del CBDC se estructuran en torno a la idea de un “banco central que conceda acceso universal, electrónico, 24×7, en moneda nacional y con intereses a su balance”. (Barrdear and Kumhof 2016, p. 7).

 

Banco de Pagos Internacionales propone globalizar la moneda digital de la banca central

 

Fuente:

Jesús Fernández-Villaverde, Daniel Sanches, Linda Schilling, Harald Uhlig / Federal Reserve Bank Philadelphia — Central Bank Digital Currency: Central Banking For All.

Te puede interesar

Contenidos

Aunque hay una creciente oposición internacional al Gran Reseteo y al Nuevo Acuerdo Verde (Green New Deal), las políticas globalistas contra el crecimiento, que...

Contenidos

En este importante vídeo, Harley Schlanger, de la Organización LaRouche, advierte que nos encontramos en una coyuntura geoestratégica similar a la que se dio...

Contenidos

¿Qué bancos de Wall Street necesitaban esta enorme inyección de dinero? El público, a día de hoy, no tiene ni idea, al igual que...

Contenidos

Por Epic Economist (10 de septiembre de 2021). Ayer, las acciones estadounidenses se enfrentaron a un pequeño pero extremadamente preocupante descenso, que indica que...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon