Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Instituto Schiller convoca a una resistencia mundial contra el fascismo global y a detener la toma del poder de los bancos centrales

Por el Instituto Schiller

Setenta y cinco años después del final de la Segunda Guerra Mundial, el mundo está amenazado por una nueva dictadura fascista. Esta vez viene en forma de un intento de la City de Londres, Wall Street y varios bancos centrales importantes de consolidar el control total de todas las inversiones financieras en beneficio de los súper ricos a expensas de las clases medias y los pobres de todo el mundo. La “transición ecológica” que pregonan significa una destructiva toma de posesión financiera de las economías, siendo el color “verde” sólo el estandarte de su propósito de saqueo.

Lo llaman el “Gran Reseteo”. Con el pretexto de reconstruir la economía mundial tras la pandemia del COVID-19, los principales banqueros privados y multimillonarios pretenden aplicar un “cambio de régimen”, por el que la política monetaria y fiscal ya no será decidida por los gobiernos elegidos, sino por los bancos centrales privados y los principales actores financieros directamente. En esta fase final de la política neomaltusiana de décadas a favor de los especuladores, consolidarían el control final sobre todas las inversiones y las canalizarían enteramente hacia las “tecnologías verdes”, cortando así toda inversión en los sectores productivos de la energía de alta tecnología, la industria, la agricultura y las infraestructuras.

Si este esquema, promovido por el Foro Económico Mundial con una serie de conferencias del “Gran Reseteo”, tiene éxito, significará el fin de las naciones industrializadas del llamado sector avanzado, y la muerte de literalmente millones, y luego miles de millones, de personas en los países en desarrollo. Existe una relación directa entre la productividad de una economía, incluida la densidad de flujo energético de sus procesos productivos, y el número de seres humanos que puede mantener. Si toda la economía mundial se “descarboniza”, en lo que Schellnhuber y sus colaboradores llamaron ya hace años la “Gran Transformación de la Economía Mundial”, incluyendo la salida de la energía nuclear y la investigación, el número de personas que se podrá sostener apenas superará los mil millones. ¿Y los otros siete mil millones? Este enfoque, si no se invierte, sólo puede conducir al caos y a una nueva guerra mundial.

Una parte integral del “Gran Reseteo” es el plan para introducir criptomonedas y la digitalización de las monedas. Este cambio permitiría la vigilancia total de todos los datos personales en cualquier ámbito de la actividad económica, completando lo que ya está en marcha con la vigilancia de la NSA y el GCHQ.

Si la sociedad sigue funcionando en beneficio de una élite financiera privilegiada, esta digitalización de las monedas se utilizará para devaluar la deuda impagable acumulada mediante quitas e inflación, como ocurrió en Alemania en 1923. El pueblo y la propia economía productiva serán saqueados. La digitalización de las monedas sólo puede encontrar aplicaciones útiles si la sociedad se orienta hacia el beneficio del bien común.

El actual esfuerzo por establecer un control total sobre la política monetaria y fiscal, dando el control a los bancos centrales en el marco del “Gran Reseteo“ e imponiendo un Nuevo Trato Verde, se basa en los mismos principios fascistas que la política del presidente del Reichsbank de Hitler, Hjalmar Schacht, y debe ser absolutamente rechazado.

Exigimos:

  • Una separación bancaria global de Glass-Steagall, para acabar con todo el apoyo al sector especulativo de los bancos de inversión y el cierre de la economía sumergida;
  • El restablecimiento de la soberanía sobre las monedas nacionales;
  • La creación de un banco nacional en cada país, y el retorno de la creación de crédito a los gobiernos soberanos;
  • La creación de un nuevo sistema de crédito en la tradición de la intención original del Sistema de Bretton Woods de Franklin Delano Roosevelt y de los Países No Alineados en la Conferencia de Colombo de 1976. El objetivo primordial es aumentar el nivel de vida de todos los seres humanos del planeta como condición previa para la paz, y superar todos los retos actuales, como la pandemia, la hambruna mundial y la pobreza.
  • Un aumento masivo de la productividad mediante el paso a nuevas plataformas económicas basadas en el uso comercial de la energía de fusión termonuclear y la cooperación internacional en la investigación y los viajes espaciales.

La oposición fundamental que determina nuestro futuro y el de las generaciones venideras es entre una sociedad de vigilancia masiva bajo el dominio de las finanzas fascistas verdes, y un mundo de distensión, entente y cooperación entre todos los pueblos y naciones, en la forma en que todos los humanistas han planteado el desafío y siguen exigiendo hoy. Nos comprometemos a luchar por ello.

Este texto está siendo difundido internacionalmente, y se llama a la gente a firmarlo. En 1945, todos los que acababan de vivir el fascismo y la guerra mundial dijeron claramente: “¡Nunca más!” Ahora estamos en la hora de la decisión: ¿Hemos aprendido algo de la historia o somos más inmorales que nuestros antepasados?

Firmar la resolución en el portal del Instituto Schiller.

Resolución en formato PDF.

 

Fuente:

Instituto Schiller — Resolution for a Worldwide Resistance to Global Fascism— Stop the Central Bank Takeover.

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa Durante una reunión especial del Foro Económico Mundial sobre “colaboración mundial, crecimiento y energía para el desarrollo”, celebrada en Arabia Saudí...

Contenidos

En un artículo publicado por Welcome to Absurdistan, Elizabeth Nickson, una periodista británica que ha escrito en medios de masas como The Guardian, Observer,...

Ciencia y Tecnología

Tras las recientes aprobaciones del ETF de Bitcoin, el presidente de BlackRock, Larry Fink, reveló que pronto todo será tokenizado y “ETF-icado”, amenazando con...

Ciencia y Tecnología

Supuestamente este año la cumbre del Foro Económico Mundial de Davos estuvo dedicada a los retos geopolíticos, aunque no se sometieron a debate las...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram