Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

‘Francia está bajo ataque: Los peones luchan en las calles, pero la guerra es entre Francia y el Imperio angloamericano’, afirma el historiador Alex Krainer

La explicación más superficial de los acontecimientos en Francia reduce todo a una rebelión del pueblo contra el gobierno abusivo del presidente globalista ligado a los Rothschild y al Foro Económico Mundial, Emmanuel Macron. Pero en el entramado francés actual hay algo mucho más profundo y complejo, como expone el historiador Alex Krainer en este artículo. La crisis actual tiene su origen en la tensa relación que existe desde hace siglos entre las élites dirigentes francesas y el establishment imperial angloestadounidense. Aunque ambos tienen aspectos comunes como el neocolonialismo y las agendas compartidas, Francia nunca ha aceptado el papel de socio menor o aliado incondicional, y mucho menos de vasallo del Imperio angloamericano, especialmente en momentos coyunturales críticos. Como advierte Krainer: Lo que hoy está en juego es la soberanía de Francia, y ha sido el propio Macron quien con su creciente simpatía por la multipolaridad ha incitado la ira de una facción de la élite anglo-estadounidense, que ahora le responde a través de una crisis manufacturada como la actual. Si Francia contraataca o capitula, las cosas empeorarán, y para defender a la nación, el gobierno de Macron tendrá que intentar unir a toda Francia y esto podría resultar su reto más difícil pues Macron representa a las élites francesas, que tienen mucho ante lo que responder, no sólo ante sus súbditos coloniales, sino también ante los franceses a los que les han robado el país.

 

 

Por Alex Krainer

El gobierno del presidente francés Emmanuel Macron está siendo atacado por el establishment imperial angloamericano. Los disturbios civiles que estallaron en todo el país se desencadenaron el 27 de junio de 2023 cuando la policía mató a Nahel Merzouk (NM), de 17 años, en el suburbio parisino de Nanterre. NM conducía un coche sin carné de conducir, no acató las órdenes policiales y por ello recibió un disparo a quemarropa de dos agentes con equipo antidisturbios completo. NM era de origen argelino. Al día siguiente, estallaron disturbios en muchas ciudades de Francia: París, Marsella, Lille, Lyon, Burdeos, Grenoble y también Bruselas en Bélgica. Algunas zonas parecían en guerra.

De hecho, algunos de los disturbios se asemejaron a una guerra de baja intensidad. Según algunos informes, las armas estadounidenses donadas a Ucrania llegaron a través de los mercados negros a las calles de las ciudades francesas y a manos de los manifestantes, que las utilizaron en ataques coordinados contra la policía y los bomberos. Sólo en la noche del 30 de junio al 1 de julio, 41 comisarías fueron atacadas, 79 policías resultaron heridos, se provocaron 2.560 incendios en las calles, se quemaron 1.360 coches y 234 edificios. El gobierno desplegó 45.000 policías y gendarmes para controlar la situación, pero hasta ahora los disturbios han continuado con gran intensidad durante cinco días seguidos, amenazando con desestabilizar la nación.

El presidente Emmanuel Macron está sometido a una presión cada vez mayor, no solo por parte de los alborotadores y la oposición, sino, lo que es más inquietante, también por parte de sus propias fuerzas policiales y militares. Los sindicatos policiales de Francia escribieron a Macron amenazando con una revuelta: “Hoy la policía está en combate como nosotros estamos en guerra. Mañana estaremos en la resistencia y el Gobierno debería ser consciente de ello”. Ciertos círculos militares parecen dispuestos a volverse contra Macron. El general Pierre Villiers, al parecer muy respetado entre los mandos militares franceses, dijo que el ejército debe ser leal al pueblo, no a Emmanuel Macron.

 

 

Nada es lo que parece…

Hasta aquí, los acontecimientos pueden parecer sencillos de entender a los niveles de peones enfrentados en las calles de las ciudades francesas: el gobierno abusivo del presidente Macron y su aparato de seguridad están siendo atacados por el pueblo cuyas quejas legítimas sobrepasaron el punto de ebullición. A partir de ahí, es fácil suponer que el gobierno de Macron incluso instigó los disturbios deliberadamente para reprimir y tiranizar al pueblo según su plan. Diablos, Macron es el chico de los recados de los Rothschild y un leal joven líder del Foro Económico Mundial.

 

 

O estás con nosotros o estás contra nosotros

Todo esto suena plausible, pero esta historia tiene un contexto mucho más amplio. La crisis actual tiene su origen en la tensa relación que existe desde hace siglos entre las élites dirigentes francesas y el establishment imperial angloamericano. Un análisis más profundo de esta relación podría llenar muchos volúmenes, pero por ahora nos centraremos sólo en los acontecimientos más recientes. Inmediatamente después de los atentados terroristas del 11-S en Estados Unidos, el presidente George W. Bush anunció al mundo que “o estáis con nosotros o estáis contra nosotros”. No eran sólo palabras: el imperio se preparaba para cimentar el orden mundial unipolar, eliminar a sus rivales, establecer un dominio de espectro completo y lanzar su Proyecto Para El Nuevo Siglo Americano.

Francia nunca ha aceptado el papel de socio menor o aliado incondicional, y mucho menos de vasallo del Imperio angloamericano. Ha seguido siendo un incordio en momentos críticos. He aquí algunos ejemplos de las disputas entre ambas partes en las dos últimas décadas:

 

 

2003: La oposición francesa a la invasión estadounidense de Irak

A finales de 2002 y principios de 2003, la Administración de George W. Bush trabajaba febrilmente para asegurarse el apoyo de sus aliados a una invasión de Irak. En febrero de 2002, el Secretario de Estado estadounidense Colin Powell agitó un frasco de polvo blanco ante el Consejo de Seguridad de la ONU, acusando al presidente iraquí Saddam Hussein de poseer armas biológicas de destrucción masiva. El Ministro de Asuntos Exteriores francés, Dominique de Villepin, no se dejó impresionar. En un discurso mordaz, echó agua fría sobre los argumentos estadounidenses a favor de la guerra y calificó la actuación de Powell de dudosa y poco convincente. Unas semanas más tarde, el 10 de marzo de 2003, el Presidente Jacques Chirac dejó claro que Francia votaría en contra de cualquier resolución de la ONU que autorizara un ataque estadounidense contra Irak. De este modo, Francia votaría del lado de Rusia y China (hablando de presagio).

 

 

2008: Francia se opone al ingreso de Ucrania y Georgia en la OTAN

Uno de los proyectos más importantes del imperio angloamericano en las últimas tres décadas ha sido cercar a Rusia absorbiendo a todos sus vecinos del oeste y suroeste en la alianza de la OTAN. En varias oleadas de ampliaciones hacia el este, la OTAN incorporó 14 nuevos Estados miembros, desplazándose más de 1.600 km hacia Rusia. Ucrania y Georgia fueron los siguientes: en la Cumbre de la OTAN celebrada en abril de 2008 en Bucarest, la alianza proclamó el Memorando de Bucarest. Refiriéndose a Ucrania y Georgia, declararon explícitamente que “hoy hemos acordado que estos países se convertirán en miembros de la OTAN”. Aunque todavía no es miembro de pleno derecho del mando integrado de la alianza, Francia se opuso abiertamente a la resolución alegando que exacerbaría el riesgo de guerra con Rusia.

 

 

2019: Emmanuel Macron califica a la OTAN de alianza con “muerte cerebral

En una entrevista con The Economist en octubre de 2019 titulada “Emmanuel Macron advierte a Europa: La OTAN se está convirtiendo en una muerte cerebral”, el presidente francés advirtió a los países europeos que ya no pueden confiar en la alianza militar dominada por Estados Unidos (tenga en cuenta que para entonces Francia ya era miembro de pleno derecho de la OTAN): “Lo que estamos viviendo actualmente es la muerte cerebral de la OTAN”, y declaró que Europa necesitaba “despertar”, ya que se encontraba al “borde de un precipicio” y necesitaba empezar a pensar en sí misma estratégicamente como potencia geopolítica, de lo contrario, como europeos, “ya no tendremos el control de nuestro destino”. Peor aún, cuando se le preguntó si creía en la eficacia del Artículo Cinco que establece que si un miembro de la OTAN es atacado todos se movilizarían para defenderlo, Macron dio una respuesta enrevesada y críptica: “No lo sé, … ¿qué significará el Artículo Cinco mañana?”.

Pero el presidente Macron y su gobierno se volverían aún más problemáticos para la cábala angloamericana con la escalada del conflicto en Ucrania. De todos los líderes europeos, Macron es el que más tiempo ha pasado visitando o hablando por teléfono con su homólogo ruso; trató de mejorar las relaciones entre Rusia y Francia e intentó influir en otras naciones europeas para trazar una política más independiente en el continente.

 

 

2022: Macron dice que Rusia tiene preocupaciones legítimas en materia de seguridad

En una entrevista emitida el sábado 3 de diciembre de 2022, Macron instó a Occidente a tomarse en serio las preocupaciones de Rusia en materia de seguridad respecto a la expansión de la OTAN cerca de su frontera. Pidió una mayor disposición a dar a Moscú las “garantías” necesarias para que las negociaciones tengan éxito. Las calificó de “esenciales” si Occidente quiere tomarse en serio las conversaciones y el acuerdo pacífico. “Tenemos que preparar lo que estamos dispuestos a hacer, cómo protegemos a nuestros aliados y Estados miembros, y cómo dar garantías a Rusia el día que vuelva a la mesa de negociaciones”. Macron añadió que “uno de los puntos esenciales que debemos abordar -como siempre ha dicho el presidente Putin- es el temor de que la OTAN llegue hasta sus puertas, y el despliegue de armas que podrían amenazar a Rusia.” Estos comentarios provocaron la ira y la incredulidad de los aliados angloamericanos y de los medios de comunicación occidentales, que acusaron al presidente francés de ser un títere pro-Kremlin.

 

 

Abril de 2023: Macron visita China y coquetea con los países BRICS

Emmanuel Macron provocó aún más rabia e incredulidad tras su visita de alto perfil y alfombra roja de tres días a China, del 6 al 8 de abril de 2023. Los “expertos en seguridad nacional” occidentales estaban tan alarmados por esta visita, que calificaron el evento como “uno de los mayores errores garrafales de una gran potencia europea desde el final de la guerra fría…” De hecho, fue una bofetada al establishment angloamericano.

El 7 de abril de 2023, el presidente Macron visitó la Universidad Sun Yat-Sen, en la provincia de Guangdong, en el sur de China, donde fue recibido con entusiasmo. Pronunció un discurso sobre los lazos entre China y Francia y respondió a las preguntas de los estudiantes. Puede que hubiera un mensaje sutil en el lugar elegido por sus anfitriones. Sun Yat-Sen criticó duramente el sistema imperial británico y su política exterior. En su libro “El problema vital de China”, Sun Yat-Sen escribió que,

“Cuando Inglaterra se hace amiga de otro país, el propósito no es mantener una amistad cordial por el bien de la amistad, sino utilizar a ese país como herramienta para luchar contra un tercer país. Cuando un enemigo ha sido despojado de su poder, se convierte en amigo, y el amigo que se ha hecho fuerte, en enemigo. Inglaterra siempre se mantiene en una posición de mando; hace que otros países luchen en sus guerras y ella misma recoge los frutos de la victoria. Lleva haciéndolo así cientos de años”.

 

 

No debemos ser vasallos de Estados Unidos

En declaraciones a los periodistas en el vuelo de regreso de Pekín, Macron afirmó que “Europa debe resistirse a las presiones para convertirse en vasalla de Estados Unidos…” que el “gran riesgo” al que se enfrenta Europa es quedar “atrapada en crisis que no son nuestras, lo que le impide construir su propia autonomía”, y que “Europa ha aumentado su dependencia de Estados Unidos en materia de armamento y energía y debe centrarse en impulsar sus industrias de defensa.” Al referirse a Ucrania, Macron dijo que era “un país lejano del que no sabemos nada…”. Pero ni siquiera esto fue tan imperdonable como su manotazo a la “extraterritorialidad del dólar estadounidense”.

Durante su estancia en China, Macron firmó numerosos acuerdos para ampliar el comercio bilateral entre Francia y China, muchos de los cuales se denominarán en yuanes chinos. Ya antes de la visita de Macron, en marzo de 2023, las empresas francesas empezaron a cerrar acuerdos de este tipo, el primero de los cuales fue la compra de 65.000 toneladas métricas de gas natural licuado liquidadas en yuanes. La voluntad de los dirigentes franceses de forjar sus propias relaciones bilaterales con el principal rival del Imperio angloamericano y prescindir del dólar estadounidense es sencillamente imperdonable. Pero Macron pronto iría más lejos: según el diario L’Opinion, durante la conversación telefónica del mes pasado, el presidente francés pidió a su homólogo sudafricano, Cyril Ramaphosa, que le extendiera una invitación para participar en la 15ª Cumbre de los BRICS, prevista para finales de julio o principios de agosto en Sudáfrica.

 

 

Se trata de los dos sistemas de gobierno…

Es importante tener presente el contexto más amplio del actual conflicto mundial. Tal y como lo expuso George Soros en su discurso anual ante el Foro Económico Mundial en mayo de 2021, se trata del conflicto entre los dos sistemas de gobernanza. Soros los caracterizó erróneamente como “sociedades abiertas” y “sociedades cerradas”. En realidad, estamos presenciando el conflicto entre el sistema colonial imperial occidental y casi todo el resto de la humanidad.

La gobernanza del sistema imperial está controlada por la oligarquía oculta occidental que, aunque habla de boquilla del Estado de derecho, la libertad, la democracia y los derechos humanos, en realidad siembra sistemáticamente el caos en el extranjero y la miseria en casa. A decir verdad, las élites gobernantes francesas también han disfrutado de los enormes privilegios de este sistema durante siglos. Sin embargo, nunca aceptaron someterse al establishment angloamericano y siempre trataron de saquear y explotar sus colonias en sus propios términos.

 

 

¿Ucrania es un lugar lejano para ti?

Aún no sabemos si Francia será invitada a la próxima cumbre de los BRICS, pero en un mundo en el que no estar “con nosotros” equivale a estar “contra nosotros”, el Imperio sencillamente no puede tolerar la altanera independencia de Francia. ¿Crees que nuestra alianza militar está descerebrada? ¿No quieren ser nuestros vasallos? ¿Os atrevéis a cerrar acuerdos comerciales con China y a comerciar en yuanes? ¿Quiere buscar la paz con Rusia? ¿Y Ucrania es un lugar lejano para usted? Está claro que esto es inaceptable y que el establishment angloamericano está harto de la insubordinación de Francia. Ya era hora de dar una lección a Francia y ponerla en línea con la agenda angloamericana.

 

 

Alianza AUKUS: una puñalada por la espalda a Francia

La señal más reciente del desprecio de la cábala anglo-estadounidense por los franceses fue el anuncio en 2021 de la alianza AUKUS entre Estados Unidos, Reino Unido y Australia. En 2016, Francia llegó a un acuerdo con Australia para suministrarle 12 submarinos convencionales para su armada. El acuerdo estaba valorado en 37.000 millones de dólares, una cantidad muy importante se mire por donde se mire. La diplomacia francesa lo celebró como el “contrato del siglo”, importante no solo por su gran tamaño y el fortalecimiento de la relación de Francia con Australia, sino también en términos de asegurar la influencia estratégica francesa en la región Indo-Pacífica.

Pero entonces, el miércoles 15 de septiembre de 2021, el presidente estadounidense Joe Biden, el primer ministro británico Boris Johnson y “ese tipo de ahí abajo”, como Biden se dirigió al entonces primer ministro australiano Scott Morrison, anunciaron una alianza de seguridad “histórica” entre Estados Unidos, Gran Bretaña y Australia. Parte del acuerdo incluía el suministro de submarinos nucleares a Australia y una importante transferencia de tecnología militar estadounidense.

Sin consultas previas ni advertencia alguna, Gran Bretaña, Australia y Estados Unidos, por lo demás bien conocidos por el gran valor que conceden a la inviolabilidad de los contratos, simplemente dejaron de lado a Francia, rompieron su contrato con Australia y tiraron por la borda los intereses franceses provocando la indignación y la ira de Francia. El Ministro de Asuntos Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, se refirió al anuncio de AUKUS como una prueba de duplicidad, traición y una puñalada por la espalda a Francia por parte de sus supuestos aliados y socios.

Francia retiró a sus embajadores en Estados Unidos y Australia, y Le Drian declaró que ahora existe una crisis de confianza con Estados Unidos. El Presidente del Consejo de la UE, Charles Michel, también criticó duramente el anuncio de AUKUS, acusando al club angloamericano de dejar a Europa “fuera de juego en la región Indo-Pacífica”. Esta no era la primera humillación masiva infligida a Francia desde los mismos círculos angloamericanos “amigos”.

 

 

Las reparaciones de Haití: cómo Estados Unidos castigó la oposición de Francia a la invasión de Irak

A la diplomacia y los servicios secretos estadounidenses les resultó fácil castigar la oposición de Francia a la invasión de Irak y el bochorno que el ministro francés de Asuntos Exteriores, Dominic De Villepin, infligió a la delegación estadounidense en el Consejo de Seguridad de la ONU en febrero de 2003.

Jean Bertrand Aristide había llegado a la presidencia de Haití en 1991, pero fue depuesto en un golpe militar tras menos de ocho meses en el cargo. Pasó años exiliado en Estados Unidos antes de volver al poder en las elecciones de 2000, con la ayuda de Estados Unidos. Su enlace estadounidense era el diplomático y agente de la CIA Luis Moreno. El 7 de abril de 2003, Aristide empezó a reclamar a Francia reparaciones de la época colonial (18 días después del inicio de la invasión estadounidense de Irak). La cantidad exacta que Aristide exigía era de 21.685.135.571,48 dólares, que representaba el extremo inferior de la escala de daños estimados infligidos a Haití por Francia.

Antiguamente conocida como Saint Domingue, Haití era una colonia francesa que suministraba azúcar, café y tabaco a gran parte de Europa. Era una bendición para los comerciantes, esclavistas y financieros franceses. Pero en 1791 los esclavos de Haití se rebelaron y consiguieron su libertad. En 1801, cuando Napoleón envió una gran armada para someterlos de nuevo, derrotaron a sus tropas y en 1804 los líderes de Haití declararon la independencia.

Pero Francia no estaba dispuesta a renunciar a Haití. El rey Carlos X envió otra armada en 1825 ofreciendo reconocer la independencia de Haití, siempre y cuando el gobierno haitiano accediera a pagar un tributo extorsionador por valor de 150 millones de francos oro. ¿Cuánto dinero era eso? En 1803, Francia aceptó vender el territorio de Luisiana a Estados Unidos por 80 millones de francos, una superficie 77 veces mayor que la de Haití. Pero la elección de Haití era simple: ¡pagar o guerra!

Los franceses habrían podido imponer un bloqueo naval a Haití y aislarles por completo del comercio mundial y de los sistemas de pago. Los haitianos no tuvieron más remedio que someterse al ultimátum francés. Para pagar el rescate, Haití se vio obligado a pedir prestadas las sumas a los banqueros franceses y devolver los préstamos más los intereses con los ingresos de sus exportaciones de productos básicos. Por cierto, este fue el comienzo del nuevo modelo de colonialismo basado en las deudas financieras y no en la ocupación militar. Ese es, en esencia, el modelo imperial de gobierno que azota a la humanidad hasta el día de hoy.

La trágica experiencia de Haití fue la única vez en la historia en la que los esclavos liberados tuvieron que pagar una restitución a sus antiguos amos y pedirles prestados fondos para hacer frente al pago de los rescates. Por eso se llamó a la humillación de Haití la Doble Deuda: los haitianos tardaron más de 130 años en pagarla y condenó a la nación a la austeridad crónica, el subdesarrollo y la pobreza aplastante.

También hizo que la demanda de restitución de Aristide fuera legítima y una bomba absoluta para Francia. Con el tiempo, su campaña se hizo más audaz, con pancartas, pegatinas, anuncios del gobierno y pintadas repartidas por todo el país. Aristide no sólo exigía a Francia una cantidad muy importante de dinero en concepto de reparación, sino que también animaba a otras antiguas colonias a unirse a su lucha y exigir sus propias reparaciones a Francia.

El gobierno francés se quedó perplejo ante este hecho, que su embajador en Haití, Yves Gaudeul, calificó de explosivo. Instó a su gobierno a entablar conversaciones con Haití para calmar la situación, pero fue rechazado con firmeza. En su lugar, Francia retiró a Gaudeul y envió a Haití a un embajador menos comprensivo, Thierry Burkard, que explicó la situación en términos crudos: “Argelia puede reclamar perfectamente, así como la mayoría de nuestras colonias… No tiene fin. Habría sentado un precedente del que se nos habría culpado mucho”.

Afortunadamente para Francia, el problema desapareció tan repentinamente como había aparecido. Antes del amanecer del 29 de febrero de 2004, Luis Moreno, ese mismo “diplomático” estadounidense que ayudó a llevar a Aristide al poder en 2000, se presentó en su residencia flanqueado por agentes de seguridad y exigió la dimisión de Aristide. El Sr. y la Sra. Aristide fueron sencillamente secuestrados y sacados del país en un avión fletado por Estados Unidos de vuelta al exilio. El nuevo líder de Haití, Gerard Latortue, respaldado por Occidente, renunció a las demandas de restitución y todo el turbio asunto quedó cerrado.

Aunque Jean Bertrand Aristide llevaba en el poder desde principios de 2001, sus peticiones de reparación llegaron más de dos años después, aparentemente de la nada, pero poco después del desaire de Francia a Estados Unidos por la invasión de Irak. Aristide exigió reparaciones a Francia, pero nunca a Estados Unidos, que la había ocupado o mantenido en servidumbre por deudas desde 1915, sometiéndola a una explotación igualmente rapaz.

Incluso antes de la ocupación militar, en diciembre de 1914, los marines estadounidenses desembarcaron en la capital de Haití, Puerto Príncipe, irrumpieron en el Banco Nacional de Haití y simplemente se llevaron unos 500.000 dólares en oro pertenecientes al gobierno de Haití. En pocos días, el oro de Haití estaba en las cámaras acorazadas de los bancos de Nueva York. Sin embargo, parece que Aristide no hizo ningún cálculo preciso de los daños infligidos a Haití por Estados Unidos.

Además, en un intercambio de correos electrónicos entre el asesor jurídico del gobierno de Aristide, Ira Kurzban, y su asesor en derecho internacional, Gunther Handl, este último aconsejó a Kurzban que “Haití debe transmitir a Francia” que existen oportunidades adecuadas “para lavar los trapos sucios de Francia en público”. Es casi como si el asunto se tratara de presionar y avergonzar a Francia más que de asegurar justicia para Haití.

Esa idea se confirma por el simple hecho de que el problema de Francia sólo desapareció después de que los agentes estadounidenses desalojaran a Aristide del poder, en lugar de tras serias negociaciones con los representantes de Haití y la aceptación por parte de Francia de alguna obligación con Haití. Este hecho por sí solo sugiere que Francia cedió ante Estados Unidos en algún acuerdo de trastienda, no ante Haití. Tal vez Francia abandonó su desafío al Nuevo Siglo Americano y su dominio de espectro completo, y prometió su lealtad al hegemón.

En 1966, bajo la presidencia de Charles de Gaulle, Francia retiró todas sus tropas del mando militar integrado de la OTAN y pidió a todas las tropas no francesas de la OTAN que abandonaran Francia. En 2009, sólo unos pocos años después del asunto de Haití (más los desestabilizadores disturbios de 2005, por si fuera poco), Francia volvió a ser miembro de pleno derecho de la alianza del Atlántico Norte. Pero no todos vivieron felices para siempre y las relaciones con Francia siguieron siendo difíciles.

 

 

La espada de Damocles del pasado colonial de Francia

La espada de Damocles del feo pasado colonial de Francia (aunque no más feo que el de España, Bélgica, Portugal, Gran Bretaña o Alemania), volvió a salir a relucir en noviembre de 2022 cuando la Primera Ministra de Italia, Giorgia Meloni, apareció en el canal italiano 7 emitiendo algunos de los trapos sucios coloniales de Francia, particularmente feos. Mostró al público italiano dos objetos expuestos: un billete de franco CFA y una foto de un niño trabajando en una mina de oro en Burkina Faso: “Esto se llama franco CFA. Es la moneda colonial que Francia imprime para 14 naciones africanas, a la que aplica el señoreaje y en virtud de la cual explota los recursos de estas naciones…”

Meloni afirmó que, gracias al franco CFA, el 50% de todo lo que exporta Burkina Faso acaba en el erario francés. Además de Primer Ministro de Italia, Meloni es miembro del poderoso Instituto Aspen. Este instituto, con sede en Washington D.C., está financiado por algunos de los exponentes más poderosos del establishment angloamericano, como la Fundación Gates, la Fundación Ford, el Fondo de los Hermanos Rockefeller, la Corporación Carnegie y la Fundación Lumina, y Meloni podría estar cumpliendo sus órdenes al enemistarse con Francia.

En otro intento de avergonzar a Francia, en mayo de 2022, el New York Times publicó un informe especial de 19.000 palabras sobre el abuso colonial francés de Haití. Titulado “El rescate: cómo un banco francés capturó Haití”, el informe se lee casi como si fueran los franceses quienes inventaron la esclavitud y el colonialismo.

 

 

Preanunciando el ataque a Francia

El elemento más extraño que sugiere que el actual levantamiento en Francia es un ataque de desestabilización planeado por la cábala imperial angloamericana es el hecho de que puede haber sido preanunciado en lo que parece ser su modus operandi habitual. El mes pasado tuve el privilegio de participar en la Conferencia Better Way de Bath, organizada por el Consejo Mundial de la Salud. Uno de los ponentes de mi mesa redonda fue Mark Devlin (@DJMarkDevlin), un DJ que se ha propuesto estudiar cómo la clase dirigente utiliza la cultura popular y el entretenimiento para difundir propaganda y manipular a las masas.

Una de las cosas que descubrió es que invariablemente preanuncian sus planes al público a través de películas y series de televisión populares. El Sr. Devlin afirmó que hay literalmente cientos de ejemplos de esto, y compartió uno con nosotros: un breve clip de la serie de televisión estadounidense La Zona Muerta que se emitió en 2005. La trama giraba en torno a un contagio por coronavirus. El virus procedía de China y provocaba fiebre alta e infecciones respiratorias, por lo que era necesario cerrar las puertas, poner en cuarentena, llevar mascarillas, rastrear y localizar a los contactos, etc.

El vídeo era profundamente perturbador, pero sugería que Devlin tenía algo importante entre manos. Resulta que el caso de los disturbios en Francia también corrobora su hipótesis. Concretamente, en 2022 Netflix lanzó una película titulada “Athena” sobre una futura guerra civil étnica en Francia, que estallaría tras el asesinato policial de un joven argelino. El 27 de junio de 2023, la policía francesa mató a un joven argelino.

 

 

¿Buscan justicia para Nahel atacando a turistas chinos?

Otro detalle sobre los disturbios podría tener relevancia simbólica: concretamente, Reuters informó de que turistas chinos resultaron heridos cuando los alborotadores atacaron un autobús que transportaba a un grupo de turistas chinos en Marsella. El ataque, que tuvo lugar el jueves 29 de junio de 2023, revela de nuevo el modus operandi de la cábala. Recordemos que cuando EE.UU. y la OTAN bombardearon Belgrado en 1999, cinco bombas guiadas estadounidenses Joint Direct Attack Munition alcanzaron la embajada china, matando a tres periodistas chinos de los medios de comunicación estatales. Una bomba pudo haberse extraviado y alcanzar la embajada por accidente, pero cinco bombas fueron un mensaje, como lo fue (probablemente) el ataque del pasado jueves contra turistas chinos. Sería difícil explicar por qué los alborotadores, que tenían agravios contra el gobierno francés y exigían justicia para el joven Nahel Merzouk, pensaron que obtendrían esa justicia atacando a los chinos.

 

 

¿Y ahora qué?

¿Debemos considerar a Emmanuel Macron y a su Gobierno como los buenos de esta saga? ¿Serán capaces de apaciguar la situación o se agravará? Por mi parte, nunca me ha gustado lo más mínimo Emmanuel Macron, pero creo que hoy está en juego la soberanía de Francia, y fue Macron quien incitó a la ira del cabal angloamericano. Si Francia contraataca, las cosas se pondrán feas. Sí, tendrán que reprimirse y sí, los medios occidentales les acusarán de todas las faltas estándar de tiranía, represión, intolerancia y censura.

Si Francia capitula, las cosas se pondrán aún más feas y más feas durante más tiempo. Pero para defender a Francia, el gobierno de Emmanuel Macron tendrá que intentar unir a toda Francia y esto podría resultar su reto más difícil. Macron representa a las élites francesas, que tienen mucho ante lo que responder, no sólo ante sus súbditos coloniales, sino también ante los franceses a los que les han robado el país (aunque Macron no es el único culpable de ello).

En 1996, cuando me mudé a Mónaco, recuerdo que durante varios años seguidos, Francia ganó el primer puesto como el país con la más alta calidad de vida (creo que las encuestas de calidad de vida fueron realizadas por Conde Nast o alguna publicación similar). Sin embargo, en los últimos 25 años, la calidad de vida en Francia se ha deteriorado vertiginosamente. Si Francia quiere sobrevivir y volver a liderar Europa, las élites que apoyan a Macron tendrán que reconciliarse y hacer las paces con el pueblo.

En lo que respecta a su pasado colonial, Francia deberá, como mínimo, crear una comisión de la verdad y la reconciliación y ofrecer una disculpa sincera y una mano amiga a sus antiguas colonias para que se levanten y se desarrollen como socios comerciales en pie de igualdad en lugar de simples territorios a los que despojar de sus recursos y subyugar de forma fría e inhumana.

El mundo debería plantearse ofrecer una mano amiga a Francia, porque con la lucha actual se ha presentado una gran oportunidad para la humanidad: derrotar al sistema imperialista de gobierno que ha causado las tragedias indecibles de nuestro pasado colonial y a sus beneficiarios más poderosos, el establishment imperial angloamericano. Si consiguen domesticar a Francia y convertirla en su vasallo, se harán más fuertes.

Si Francia prevalece y se une a la humanidad, a las integraciones multipolares y al otro modelo de gobernanza, la cábala imperial sufrirá un golpe aplastante. Sé cuál es la posición del 99,9% de nosotros y, por mi parte, me encantaría ver a Emmanuel Macron en Sudáfrica a finales de este mes, por una vez escuchando y buscando seriamente la asociación y la reconciliación con el mundo y asegurando el lugar de Francia como un igual en una nueva comunidad de naciones.

 

¿‘Guerra civil’ francesa? ¿O una operación Gladio desencadenada por la clase globalista anglo-estadounidense?

 

 

Fuente:

Alex Krainer: Alex Krainer: France under attack. 4 de julio de 2023.

Contenidos

Como advierte el analista Igor Druz, los bandazos políticos de Mélenchon, sus amoríos con el realmente antipopular presidente Macron, se explican no sólo por...

Contenidos

Por Mente Alternativa Contrariamente a los planes de la derecha francesa, que ya estaba formando mentalmente una monomayoría, sus peores enemigos, la alianza izquierdista...

Contenidos

Por Mente Alternativa El Partido Demócrata de Estados Unidos está maniobrando para bloquear un proyecto de ley republicano que requeriría prueba de ciudadanía estadounidense...

Contenidos

Por Elena Panina La idea de Macron de anunciar elecciones parlamentarias anticipadas en Francia después del fracaso de las elecciones al Parlamento Europeo resultó...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram