Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

Es necesario un renacimiento pitagórico para derrocar el modelo de sacerdocio tecnocrático actual y lo que ingenuamente se conoce como ‘ciencia occidental’

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes nos afecta mucho. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



El sistema oligárquico que ha funcionado durante demasiadas épocas para mantener a nuestra especie sometida a la ignorancia, la división y la guerra está ciertamente fuera de sintonía con las leyes morales superiores que las mentes más grandes. Desde Platón, Kepler hasta el Dr. Moon, entendieron que estaban en el corazón de la creación. ¿Qué increíbles avances esperan a nuestra futura edad más feliz cuando la humanidad se libere finalmente de los tentáculos sin alma de los modelos estándar que no tienen relación con la verdadera naturaleza armónica y amorosa de nuestro universo creativo?

 

Por Matthew Ehret

Hoy me gustaría decir unas palabras sobre la suprimida Tradición Pitagórica, como celebración de un arte de pensar perdido que dio lugar a las mayores revoluciones en la ciencia e incluso en la filosofía moral, pero también como antídoto contra el impotente culto al cientificismo que ha impregnado todas las ramas del pensamiento en la actual época asediada. Este culto al cientificismo, que se disfraza detrás de las revisiones por pares y de un nuevo sacerdocio tecnocrático de “expertos”, profesa con arrogancia tener todas las respuestas a la naturaleza del universo, desde el “comienzo” del Big Bang hace 13.700 millones de años, la estructura de los átomos formados por quarks que nunca se han observado, las “fuerzas” fundamentales que se supone que existen como entidades separadas y cosas misteriosas como la “materia oscura” mezclada con la “energía oscura” que, según se nos dice, constituye el 95% de la existencia.

 

Un modelo típico de la teoría estándar del universo: desde hace 13.700 millones de años hasta el presente

Un modelo típico de la teoría estándar del universo: desde hace 13.700 millones de años hasta el presente.

 

Este mismo culto ha impuesto “modelos estándar” en la cosmología de la macrofísica, a los que se espera que todos los ciudadanos respetables se ajusten sin tener en cuenta su montañoso conjunto de autocontradicciones. El modelo estándar de la física atómica postula como artículos de fe incuestionables, la existencia autoevidente de cosas tales como “bloques de construcción de la materia” que están en sí mismos formados por 1) un comportamiento estocástico aleatorio, y 2) separados de cualquier conexión legal con el dominio macro que se define por leyes de determinismo rígido en lo grande.

La más virulenta de estas enfermedades es la separación total de las fuerzas “objetivas” del universo, tanto a nivel macro como micro, de la contaminación supuestamente “subjetiva” de la vida interior de los seres humanos, contaminada por las pasiones fundamentalmente irracionales y los impulsos inferiores de las emociones que, según se nos dice, son los dueños de nuestros pensamientos e identidades.

El remedio a este tipo de enfermedad, que está muy relacionada con la tendencia de la sociedad a aceptar la dictadura médica, la tecnología que bloquea el sol, los planes de despoblación o los despilfarros impulsados por la descarbonización, es simplemente revivir una práctica de pensamiento real vinculada al despertar de los sentimientos universales sagrados que encuentran la alegría en el descubrimiento, el intercambio, la enseñanza y los actos de amor agápico, en lugar de las pasiones inferiores vinculadas a la satisfacción de los impulsos hedonistas o las alegrías de las emociones baratas. Se trata de un método encarnado en los mejores ejemplos de la tradición pitagórica.

Lo haré presentando a un campeón moderno de esta tradición llamado Dr. Robert Moon (1911-1989), lo que también implicará una exposición de los revolucionarios descubrimientos de Johannes Kepler, Platón y el movimiento pitagórico que alteraron para siempre el curso de la evolución creativa de la humanidad. En un futuro informe, expondré el trabajo de otras dos tradiciones pitagóricas modernas que son paralelas al trabajo del Dr. Moon en forma de trabajo del Dr. Robert Bussard y un equipo de científicos que dirigen el Proyecto Safire como parte de una reforma más amplia del universo eléctrico de la cosmología y la física cuántica.

 

Defensores contemporáneos de la tradición pitagórica que desafían el sacerdocio del Modelo Estándar de izquierda a derecha: El Dr. Moon, el Dr. Bussard y los principales miembros del Equipo Safire

Defensores contemporáneos de la tradición pitagórica que desafían el sacerdocio del Modelo Estándar de izquierda a derecha: El Dr. Moon, el Dr. Bussard y los principales miembros del Equipo Safire.

 

Presentación: El modelo Moon del núcleo

El renombrado físico Robert Moon (inventor del acelerador de partículas Cyclotron y del microscopio de rayos X), encontró su mundo sacudido por el recién descubierto Efecto Hall Cuántico (QHE) que había hecho ganar al físico danés Klaus von Klitzing el Premio Nobel en 1984.

Sin entrar en detalles extremos, el Dr. Klitzing observó que algo extraño ocurría cuando una corriente constante que circulaba por un superconductor generaba una tensión/resistencia de carga cuando se ponía un campo magnético perpendicular al flujo de electrones. Eso en sí no era novedoso, ya que Edwin Hall había observado este hecho un siglo antes. Lo que el Dr. Klitzing encontró extraño fue que cuando la intensidad del campo magnético se aumentaba de forma constante utilizando un superconductor a temperaturas extremadamente frías, en lugar de observar un aumento paralelo de la tensión de la resistencia como Hall había observado antes en placas metálicas conductoras normales, no se observaban aumentos proporcionales. Por el contrario, la resistencia/tensión permanecía sin cambios a medida que aumentaba la intensidad del campo magnético durante periodos sorprendentemente largos… hasta que se alcanzaban umbrales en los que se producían repentinos saltos cuánticos a nuevas mesetas definidas por números enteros que caracterizaban cada meseta y en total conformidad con la constante de Planck[1].

 

von klitz

 

En total, se observaron varias de estas mesetas en frecuencias específicas y nadie en la comunidad científica pudo comprender lo que estaba sucediendo…

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Para una mente potente como la de Robert Moon, empezó a contemplar otros estados de cuantización armónica en la naturaleza, desde las Resonancias Schumann[2], pasando por los Desplazamientos al Rojo[3], hasta incluso fenómenos básicos que damos por sentados como el espectro de color de la luz, que a su vez se corresponde con las firmas de cada elemento e incluso isótopo de la tabla periódica de elementos cuando se calienta. ¿Por qué los procesos electromagnéticos existen de forma tan discreta y cuantificada?

Con un profundo sentido de la maravilla y la fe en la capacidad de su mente para saltar a lo desconocido, el Dr. Moon describió su método diciendo a un grupo de estudiantes en 1987[4]:

“Tenemos un medio por el que todos y cada uno de nosotros debemos, hasta cierto punto, ser conscientes de todo lo que hay en el universo… por supuesto, podemos ser conscientes de ello, pero no podemos comprenderlo”.

Tras contemplar la QHE, el Dr. Moon afirmó:

“Lo siguiente que me llamó la atención fue: bueno, si el espacio se va a cuantificar, debería cuantificarse con el mayor grado de simetría. Y eso me hizo pensar inmediatamente: ‘bueno, esos son los sólidos platónicos’”.

Al tener una base en la educación clásica y la geometría constructiva, Moon reconoció en los cinco sólidos esbozados en el Timeo de Platón, algo universal sobre la naturaleza de los límites y la armonía de un espacio-tiempo cuantizado, así como la mente de Dios.

De todos los sólidos infinitamente concebibles que podían construirse, ¿por qué era demostrable que sólo podían existir estos cinco con caras regulares, ángulos iguales y vértices que tocan el interior de una esfera circunscrita y los puntos medios de las superficies que contienen una esfera inscrita más pequeña? ¿Por qué sólo cinco?

Además del “Timeo”, Moon pasó unos potentes meses de 1984 inmerso en el estudio del Mysterium Cosmographicum de Kepler (1596), inspirado a su vez en los conceptos esbozados en el “Timeo” de Platón. Para apreciar adecuadamente la nueva y revolucionaria idea que el Dr. Moon desveló, es necesario que nos tomemos un momento para desentrañar lo esencial de las ideas pitagóricas de Platón y la obra de Johannes Kepler en la que se inspiraron.

 

El Dr. Moon y una representación artística de su modelo [Imagen: 21st Century Science Tech

El Dr. Moon y una representación artística de su modelo. Imagen: 21st Century Science Tech.

moon model

 

Los sólidos de Platón

Platón (hablando a través de su amigo Timeo de Locri) esbozó cada sólido como correspondiente a un elemento fundamental diciendo:

“Debemos proceder a distribuir las figuras que acabamos de describir entre el fuego, la tierra, el agua y el aire… asignemos el cubo a la tierra, pues es el más inmóvil de los cuatro cuerpos… la menos móvil de las restantes figuras (icosaedro) al agua, la más móvil (tetraedro) al fuego y la intermedia (octaedro) al aire”.

La figura restante (dodecaedro), al estar dotada de la sección dorada al estar formada por 12 pentágonos, se hizo para representar la plantilla divina “que el dios utilizó para bordar las constelaciones en todo el cielo”. Muchos han leído este pasaje para significar la existencia de un medio interplanetario o éter a través del cual viaja toda la luz.

Aunque muchos comentaristas modernos se apresuran a relegar los conceptos de Platón de hace 2.300 años a un misticismo supersticioso, lo cierto es que esos primeros “elementos” corresponden a los cuatro estados fundamentales de la materia que animan todas las formas de la materia en la tabla periódica de los elementos conocidos como sólido, líquido, gas y plasma.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

elementos de platón

 

Por último, el Timeo de Platón introduce el concepto más importante del sistema pitagórico al hablar de la “música de las esferas”. Esta música silenciosa que guía las órbitas está conformada por ciertas divisiones de la cuerda (que a su vez representa la unidad y la armonía de Dios a través de la cual todo está infundido de significado), y una duplicación de 1:2 que crea la primera relación de resonancia conocida como octava. Platón continúa encontrando otras proporciones de 2:3 (quinta), 3:4 (cuarta) y añade varias otras proporciones que suman 1, 2, 3, 4, 8, 9, 27. Con estas proporciones establecidas, el Timeo de Platón inicia un nuevo estudio de la astronomía y la esfericidad sobre las resonancias de los planetas como un sistema musical. Un solo poema. No un multiverso de infinitas verdades posibles que contaminó los órdenes politeístas durante milenios, sino por una vez, un verdadero uni-verso.

Es vital tener en cuenta que Platón luchaba por salvar el alma de Atenas, ya que su amada ciudad se había hundido en la corrupción, las guerras imperiales en el extranjero, las guerras civiles en el interior y la decadencia en todas partes. Al describir su visión de la importancia de la geometría para los estudiantes de su Academia, Platón afirmó en su República “La geometría es… perseguida en aras del conocimiento de lo que existe eternamente, y no de lo que viene por un momento a la existencia y luego perece… debe atraer el alma hacia la verdad y dar el toque final al espíritu filosófico”.

 

El renacimiento dorado pitagórico

Mucho después de que la sociedad que Platón intentó salvar se derrumbara bajo su propia locura e incapacidad para romper con las preocupaciones materiales mundanas y dirigirse hacia el amor conformado por los placeres divinos más elevados del reino eterno, el espíritu pitagórico volvió a encontrar un nuevo hogar en el corazón de un joven matemático alemán llamado Johannes Kepler.

Kepler vivía en un mundo de gran potencial que acababa de experimentar una revolución creativa en forma de florecimiento de nuevos descubrimientos en todos los ámbitos (incluido el estatal) durante el Dorado Renacimiento europeo. Figuras como Luca Pacioli, Leonardo Da Vinci y Rafael Sanzio habían revivido las tradiciones pitagóricas y, especialmente, el estudio de los cinco sólidos platónicos, lo que infundió un nuevo significado y espíritu a una ciencia que se había estancado bajo siglos de escolasticismo obsesionado con la descripción.

 

da vinci

solidos de davinci

 

En lugar de sufrir bajo los estancados modelos “orientados a la definición” del aristotelismo, que habían impuesto una jaula al pensamiento creativo, esta nueva generación de pitagóricos se orientó hacia el “proceso”, centrándose en la inconmensurable, y sin embargo existente, relación irónica de lo finito y lo infinito, lo eterno/temporal, lo divino/lo mundano y el Ser/Venir. Pacioli aportó los estudios más rigurosos sobre la sección áurea en su Divina Proportione, mientras que su amigo Davinci estudió e ilustró los sólidos de Platón [ver imagen].

 

Retrato del maestro y colaborador de Da Vinci, Luca Pacioli, estudiando diversas manifestaciones de la sección áurea, Jacopo de' Barbari, 1495 [Wiki Commons].

Retrato del maestro y colaborador de Da Vinci, Luca Pacioli, estudiando diversas manifestaciones de la sección áurea, Jacopo de’ Barbari, 1495 [Wiki Commons].

El propio Rafael Sanzio mostró los dos paradigmas opuestos de Platón frente a Aristóteles en su Escuela de Atenas, que a su vez está conformada por las geometrías de los sólidos (y que presenta una clave de composición en forma de dodecaedro e icosaedro pintada en una esquina inferior de su Stanza della Segnatura.

 

Un detalle, a menudo olvidado, de la Stanza della Segnatura de Rafael Sanzio que presenta el icosaedro y el dodecaedro dentro de una pintura en trompe oeuil. Es en esta misma sala donde se ilustra la famosa Escuela de Atenas con Platón en movimiento, apuntando hacia el reino superior de las ideas mientras sostiene su Timeo, en contraste con el paradigma opuesto de Aristóteles, fijo en su posición con la palma de la mano hacia el dominio terrenal sosteniendo en su otra mano su Ética Nicomaquea.

Un detalle, a menudo olvidado, de la Stanza della Segnatura de Rafael Sanzio que presenta el icosaedro y el dodecaedro dentro de una pintura en trompe oeuil. Es en esta misma sala donde se ilustra la famosa Escuela de Atenas con Platón en movimiento, apuntando hacia el reino superior de las ideas mientras sostiene su Timeo, en contraste con el paradigma opuesto de Aristóteles, fijo en su posición con la palma de la mano hacia el dominio terrenal sosteniendo en su otra mano su Ética Nicomaquea.

 

Frente a la explosión de nuevos descubrimientos creativos que se traducían a velocidades impresionantes en nuevas tecnologías y que elevaban los estándares culturales de forma incontrolable, las fuerzas que representaban los intereses oligárquicos atrincherados del Antiguo Imperio Romano, entonces centrado en Venecia, se habían esforzado por hacer descarrilar este proceso hacia una era de guerra, fanatismo religioso inquisitorial, empirismo e ignorancia.

Este fue el escenario en el que Kepler entró y tomó partido en la batalla universal por el alma de la civilización. Describiendo el deslizamiento hacia las guerras interminables que empezaba a apoderarse de su mundo, Kepler escribió en el prefacio de la segunda edición de su Mysterium Cosmographicum

“Ojalá que, incluso ahora, haya todavía un lugar para el dicho oracular de Platón. Pues cuando Grecia ardía por todas partes con una larga guerra civil y se veía turbada por todos los males que suelen acompañar a la guerra civil, se le consultó sobre un enigma délico y se le pidió un consejo saludable para los pueblos. Al final respondió que, según la opinión de Apolo, Grecia sería pacífica si los griegos se dedicaran a la geometría y a otros estudios filosóficos, ya que estos estudios conducirían sus espíritus desde la ambición y otras formas de codicia, de las que surgen las guerras y otros males, al amor a la paz y a la moderación en todas las cosas”[5].

Como joven matemático que enseñaba en Graz, cuyo padre había muerto como mercenario, Kepler dedicó toda su vida a la causa de la paz y al objetivo de inaugurar una nueva era de la razón creativa. Su enfoque estratégico se convirtió en su devoción por demostrar que la tesis pitagórica esbozada por Platón en el Timeo era cierta y utilizar esa prueba para aportar a la humanidad una nueva norma de Derecho Natural en torno a la cual nuestra especie, sumida en el caos, pudiera utilizar para “sintonizarse” con las leyes de la Creación.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

kepler

 

Kepler escribió:

“Es mi intención mostrar en este pequeño libro que el grandísimo y buen creador, en la creación de este universo en movimiento y la disposición de los cielos, se fijó en esos cinco sólidos regulares, que han sido tan celebrados desde la época de Pitágoras y Platón, hasta la nuestra, y que ajustó a la naturaleza de esos sólidos, el número de los cielos, sus proporciones y la ley de su movimiento.”

Aunque Kepler es conocido por haber descubierto sus “tres leyes del movimiento planetario”, es demasiado raro que los estudiantes de la sociedad moderna hagan lo que el Dr. Moon hizo en 1984… que fue leer los propios escritos de Kepler y replicar el acto de descubrimiento que Kepler experimentó subjetivamente durante su viaje de 25 años, entre 1595 y 1620, al descubrir esas leyes “objetivas” que conforman la realidad[6].

 

En su Mysterium, Kepler esboza la primera fase de su descubrimiento rompiendo con todos los "modelos estándar" de la astronomía de su época.

En su Mysterium, Kepler esboza la primera fase de su descubrimiento rompiendo con todos los “modelos estándar” de la astronomía de su época.

 

Cualquiera podía trabajar dentro de los límites de cualquiera de los tres modelos estándar fundamentales de Ptolomeo (que situaba la tierra en el centro del sistema), Copérnico (que situaba el centro del sistema solar cerca del sol aunque no tenía nada que ver con el sol como agencia causal), o el nuevo modelo híbrido innovado por Tycho Brahe, empleador de Kepler, que presentaba la tierra en el centro, el sol orbitando la tierra y todos los demás planetas orbitando el sol.

 

tycos model

 

Aunque estos tres modelos podían describir por igual los movimientos de los planetas dentro de un bajo grado de error, ninguno de ellos se preocupó verdaderamente de los principios causales de armonía, verdad o causalidad que animaban el corazón de Kepler. Ninguno de ellos se planteó la pregunta fundamental, tan importante para toda ciencia verdadera: ¿Por qué las órbitas planetarias están donde están y no en otra disposición?

 

El Mysterium Cosmographicum revive el Timeo

Al revisar el Timeo, Kepler dio con su primera hipótesis de peso. Al anidar los cinco sólidos platónicos legítimamente unos dentro de otros con envolturas esféricas inscritas y circunscritas, se crearon ciertas proporciones fundamentales que dieron como resultado un sistema unificador que se aproximaba mucho a las distancias reales de los planetas alrededor del sol, tal y como las había medido Copérnico décadas antes.

 

El primer modelo del sistema solar de Kepler revivió explícitamente la cosmología pitagórica.

El primer modelo del sistema solar de Kepler revivió explícitamente la cosmología pitagórica.

 

Kepler describió su modelo así:

“La Tierra es el círculo que es la medida de todo. Construye un dodecaedro a su alrededor. El círculo que lo rodea será Marte. Alrededor de Marte, construye un tetraedro. El círculo que lo rodea será Júpiter. Alrededor de Júpiter, construye un cubo. El círculo que lo rodea será Saturno. Ahora construye un icosaedro dentro de la Tierra. El círculo inscrito en él será Venus. Dentro de Venus, inscribe un octaedro. El círculo inscrito en él será Mercurio”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Las proporciones reales de los planetas contrastadas con las proporciones de Kepler. Un buen comienzo, pero no la última palabra.

Las proporciones reales de los planetas contrastadas con las proporciones de Kepler. Un buen comienzo, pero no la última palabra.

 

Al cabo de unos años, Kepler descubrió que los datos utilizados eran demasiado divergentes de los reales como para constituir un descubrimiento completo, el joven matemático buscó empleo con el célebre Tycho Brahe, ya que el viejo aristócrata era famoso por sus rigurosos conjuntos de datos celestes. Su teoría dejaba mucho que desear, pero la simpatía de Kepler y su novedoso pensamiento expresado en el Mysterium impresionaron al viejo astrónomo y Kepler no tardó en trabajar como ayudante de Tycho.

Tras la muerte de Tycho en 1601, Kepler trabajó sin descanso para resolver la paradoja del movimiento retrógrado de Marte que había dejado perplejos a los astrónomos durante miles de años [ver imagen], pero esta vez armado con los rigurosos conjuntos de datos de Tycho.

Kepler se negó a aceptar la explicación de que el retraso de dos semanas de Marte, que se producía cada 686 días, se debía a puntos matemáticos invisibles en las órbitas planetarias, entonces denominados “epiciclos”.

 

retrograde

 

Incluso el gran Copérnico se vio obligado a colocar varios epiciclos en su modelo para que el modelo matemático se ajustara al extraño comportamiento de Marte. Kepler se dio cuenta de que estos epiciclos (y sus corolarios llamados “ecuantes”) debían crearse debido a la creencia hegemónica de que todas las órbitas eran círculos perfectos. Pensar lo contrario era nada menos que una herejía, ya que el siguiente silogismo aristotélico era ley: A) Dios creó las órbitas, B) la forma más perfecta es el círculo, C) Dios es el ser más perfecto y por tanto D) Dios creó las órbitas como círculos.

 

ptolemaic model

 

Cuando Kepler publicó sus dos primeras leyes del movimiento planetario en la Nueva Astronomía en 1609, encendió un fuego que ha mantenido en vela a los parásitos oligárquicos durante siglos.

No sólo destruyó los fundamentos sobre los que se basaban los modelos estándar con su elaboración en los libros 2-6 de su Hipótesis Vicaria creando el modelo más perfecto del sistema solar jamás generado utilizando la posición real del sol en lugar de la media, sino que también demostró que con este modelo más perfecto no se podía hacer desaparecer una discrepancia de 8 minutos de arco de longitud. Esta paradoja ontológica liberó al explorador de los grilletes de los epiciclos y los círculos perfectos para explorar nuevas perspectivas que dieron paso a su triple descubrimiento:

Las órbitas planetarias eran elipses con el sol ocupando uno de los focos
Que en medio del movimiento de aceleración/desaceleración constante de todos los planetas alrededor del sol, se barrían áreas iguales en tiempos iguales
Que todo este proceso está gobernado por una sustancia/efluencia formada por un sol en rotación análoga al magnetismo y la luz.

 

No es la gravedad… es el magnetismo: La visión eléctrica de Kepler

Citando los trabajos del gran científico inglés Michael Gilbert (descubridor de la naturaleza magnética de la Tierra), Kepler se encontró como padre fundador no sólo de una nueva astronomía sino también del universo eléctrico.

Al describir el poder magnético, Kepler escribió

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

“Uno podría preguntarme qué clase de cuerpo considero que es el sol, del que desciende la especie motriz. Yo… le instaría a inspeccionar más de cerca el ejemplo del imán mencionado un poco antes, cuyo poder reside en todo el cuerpo del imán cuando crece en masa o cuando al ser dividido disminuye”.

Kepler continúa sin recurrir nunca a la existencia de “fuerzas” y aunque la posterior formulación newtoniana del término “Gravedad” y la ley del cuadrado inverso se derivan de las leyes de Kepler (que algunos han postulado que fueron robadas por los manipuladores de la Royal Society de Londres que controlaban a Newton), Kepler siempre mantuvo que el magnetismo era la forma que adoptaba esta especie de atracción y movimiento, diciendo:

“Por lo tanto, como el sol gira siempre sobre sí mismo, la fuerza motriz o la salida de la especie de las fibras magnéticas del sol, difundida a través de todas las distancias de los planetas, también gira en un orbe y lo hace en el mismo tiempo que el sol, al igual que cuando un imán se mueve de un lado a otro, la fuerza magnética también se mueve, y el hierro junto con él, siguiendo la fuerza magnética.”

Pero Kepler no se detuvo ahí. Estos descubrimientos no eran más que medios para alcanzar un fin superior.

 

Las Armonías del Mundo

Al establecer estas leyes objetivas fundamentales en el ámbito subjetivo de su mente soberana (con emociones y todo), y al experimentar todas las alegrías, el amor y la perspicacia asociados que tales descubrimientos conllevan, Kepler se embarcó en la última etapa de su viaje, que culminó con su Harmonia Mundi en 1619, publicada justo cuando Alemania se sumergía de cabeza en la devastadora guerra de los 30 años. Aquí Kepler fue capaz de reconstruir toda la astronomía sobre un nuevo edificio pitagórico, tomando los mínimos y máximos de cada planeta conocido dentro de sus órbitas (es decir, las posiciones más cercanas/más rápidas y más lejanas/más lentas del sol) se encontró una nueva serie de proporciones musicales en todo el sistema solar.

Tratando un círculo como una cuerda singular envuelta en sí misma, y luego interponiendo formas elementales (después de la primera división a la mitad que creaba una diagonal/octava), los sonidos de los triángulos podían compararse con los sonidos de los cuadrados, pentágonos, hexágonos y octógonos, generándose todas las proporciones asociadas en ellos situados entre las condiciones límite de 1 y ½. En este sentido, Kepler generó ½ (octava), 2/3 (quinta), ¾ (cuarta), 4/5 (tercera mayor), 3/5 (sexta mayor), 5/8 (sexta menor) y 5/6 (tercera menor).

 

harmonías

 

Además, al investigar las proporciones de la quinta y la cuarta que impregnan la cuerda, Kepler pudo dar con la esquiva segunda y séptima como intervalos consonantes finales, seguidos de los intervalos melódicos de 8/9, 15/16 y 24/25, lo que permitió al astrónomo generar varias escalas musicales. Al final, Kepler evaluó todas las escalas posibles y encontró que la Escala de Sol era la que tenía mayor correlación con los planetas del sistema solar.

En ese momento se encontró que las distancias y velocidades mínimas y máximas de Saturno tenían una relación de 4/5, mientras que Júpiter, Marte, la Tierra y Venus generaban resonancias de 5/6, 2/3, 15/16 y 24/25.

 

El modelo musical del sistema solar de Kepler en el que se basa su tercera ley

El modelo musical del sistema solar de Kepler en el que se basa su tercera ley.

 

Si bien todos los planetas armonizaron entre sí, hubo una singularidad que destacó. Marte y Júpiter simplemente no generaron la resonancia esperada con un extraño intervalo de 18/19 que hizo que los dos planetas no se resolvieran como los demás. Aunque tardó otros 200 años, este gran hueco resultó ser el lugar exacto en el que se descubriría el cinturón de asteroides, que ahora sabemos que contiene millones de rocas pequeñas y grandes, algunas de la magnitud de pequeñas lunas como Ceres.

Kepler no pudo contener su divina alegría en el prefacio de su 5º libro de las Armonías donde decía

“Ahora, dieciocho meses después de la primera luz, tres meses después del verdadero día, pero muy pocos días después de que el Sol puro de ese estudio tan maravilloso comenzara a brillar, nada me frena. Es mi placer ceder al frenesí inspirado, es mi placer burlarse de los hombres mortales con el cándido reconocimiento de que estoy robando las vasijas de oro de los egipcios para construir en ellas un tabernáculo para mi Dios, lejos, muy lejos de las fronteras de Egipto… No importa si ha de ser leído por la gente del presente o del futuro: Que espere a su lector durante cien años, si Dios mismo ha estado preparado durante seis mil años para que uno lo estudie”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Fue a partir de este fuego de la pasión que Kepler dio luz a su tercera ley. Esta ley demostró que existía una relación universal entre los tiempos periódicos de cada órbita planetaria al cuadrado con el cubo de la distancia media de cada planeta al Sol y sigue siendo un fundamento de la astronomía moderna hasta nuestros días.

Lamentablemente, la humanidad tardó más de cien años en estudiar adecuadamente a Kepler, ya que su trabajo permaneció conscientemente oculto durante generaciones, leído sólo por unos pocos que captaron la importancia de su sabiduría.

Uno de esos pocos se llamaba Dr. Robert Moon.

 

Un regreeso a la revolución kepleriana de Moon

El Dr. Robert Moon se sumergió en los trabajos de Kepler y surgió con un nuevo modelo del átomo que, al igual que el trabajo original de Kepler, ha sido examinado por muy pocos hasta el día de hoy.

 

El Dr. Moon y una representación artística de su modelo [Imagen: 21st Century Science Tech

El Dr. Moon y una representación artística de su modelo. Imagen: 21st Century Science Tech.

A pesar de que murió antes de que su joven descubrimiento pudiera madurar adecuadamente, este trabajo sirve de base inestimable para cualquier explorador que busque encontrar una explicación coherente de la estructura del núcleo y las razones de la configuración de los protones con carga positiva en el interior de los núcleos atómicos, que de alguna manera son capaces de superar la barrera de Coulomb sin recurrir a la presión cinética que exige la Fuerza Nuclear Fuerte.

Siendo un químico físico, el Dr. Moon reconoció que ningún modelo del átomo podía tener sentido fuera del contexto de un sistema como unidad total. Al igual que ningún planeta podía ser explorado individualmente, el Dr. Moon consideró la tabla periódica completa de 92 elementos naturales como su unidad. Desde este marco de referencia, el Dr. Moon se preguntó ¿Existe alguna vía/orbita libre de fuerzas armónicas que defina el movimiento de los protones en el interior de los núcleos atómicos de manera que coexistan en estrecha proximidad sin repelerse violentamente entre sí? Además, ¿existe alguna configuración de los sólidos platónicos anidados que nos ofrezca una pista sobre esta disposición?

Al igual que Platón y Kepler antes que él, el Dr. Moon reconoció la importancia de los duelos para establecer su disposición. Mientras que el cubo de 6 caras y 8 vértices es un duelo del octaedro (que contiene 8 caras y 6 vértices), el dodecaedro de 12 caras y 20 vértices es el dual del icosaedro, que contiene 20 caras y 12 vértices. El tetraedro que tiene 4 caras y 4 vértices es la anomalía que Kepler llamó “hermafrodita” en el sentido de que es su propio dual.

 

Diagrama de los sólidos y sus duales impreso en la Harmonia Mundi de Kepler

Diagrama de los sólidos y sus duales impreso en la Harmonia Mundi de Kepler.

Un diagrama más reciente de cada sólido y sus duales publicado por 21st Century Science

Un diagrama más reciente de cada sólido y sus duales publicado por 21st Century Science.

 

Esta relación dio tanto a Kepler como a Moon una base lógica para anidar los sólidos unos dentro de otros sin tener que recurrir al azar en ningún momento. Sin embargo, mientras Kepler utilizó los cinco, Moon consideró que el tetraedro autoduelado era una anomalía suficiente como para dejarlo fuera de su modelo atómico por el momento, descansando sólo con una configuración que implicaba comenzar con el cubo, anidado dentro de un octaedro, que anida dentro de un icosaedro (guiado por la sección áurea, véase la imagen de abajo), seguido por el dodecaedro.

¿Qué aspecto tenía esto y qué anomalías se satisfacían?

Para empezar, Moon reconoció que si cada vértice se trata como un elemento de la tabla de Mendeleyev, empezando por el hidrógeno de número atómico 1, entonces cada sólido completado genera los siguientes elementos El cubo (8) que representa el oxígeno, el octaedro (6) representa el silicio (8+6=14), el icosaedro (12) representa el hierro (8+6+12=26), y el dodecaedro representa el paladio (8+6+12+20=46).

 

moon model

 

Con esta configuración, se produjeron varios factores interesantes, las singularidades de Oxígeno, Silicio, Hierro representan los tres elementos más abundantes que se encuentran dentro de la corteza terrestre.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

 

Además, al revisar otros factores como los índices de compresión atómica, los puntos de fusión recíprocos, los coeficientes de expansión y las potencias paramagnéticas, volvemos a encontrar la presencia de un elevado conjunto de estos elementos: oxígeno, silicio, hierro y paladio en posiciones máximas o mínimas.

 

Log de Susceptibilidad Magnética con varios elementos que representan sólidos cerrados en puntos de máximos

Log de Susceptibilidad Magnética con varios elementos que representan sólidos cerrados en puntos de máximos.

 

Pero eso, por supuesto, sólo representa la mitad de la tabla periódica de elementos. ¿Qué pasa con la otra mitad?

Aquí el Dr. Moon comenzó a cultivar un segundo conjunto de sólidos anidados que, en conjunto, representaban los 92 elementos de la tabla periódica (46 + 46=92 vértices). Cuando 10 de los 20 vértices del segundo dodecaedro se añaden ahora al primer conjunto, llegamos al número atómico 54 (lantano).

 

 

El segundo dodecaedro se construye sobre el primer conjunto de sólidos anidados en el modelo lunar, lo que nos lleva a la serie anómala de los lantánidos, que a continuación se representará con un nuevo cubo interior y un octaedro circunscrito.

 

 

Si se anidan en él un cubo y un octaedro adicionales antes de completar el dodecaedro, se descubre que los 14 miembros de la serie anómala de los lantánidos existen en total armonía con los demás elementos, en lugar de quedar fuera de la tabla periódica, como ocurre con la tabla popular que nos enseñan en la escuela.

 

La configuración popular de la tabla periódica de los elementos de Mendeleyev, en la que aparece la serie anómala de los lantánidos, compuesta por 15 elementos que no encajan armónicamente en el conjunto, pero que encuentran un lugar legítimo en el modelo de Moon.

La configuración popular de la tabla periódica de los elementos de Mendeleyev, en la que aparece la serie anómala de los lantánidos, compuesta por 15 elementos que no encajan armónicamente en el conjunto, pero que encuentran un lugar legítimo en el modelo de Moon.

 

Cuando el icosaedro se rellena alrededor del segundo cubo interior y del octaedro, llegamos al Plomo (82 vértices) y al final de todos los átomos estables. Después del número atómico 82, los átomos radiactivos inestables comienzan a expresarse a medida que rellenamos los vértices restantes del dodecaedro. Sin embargo, cuando llegamos al 87, las últimas caras del pentágono de ambos dodecaedros son compartidas, lo que obligó al Dr. Moon a “desencajarlas primero girando los sólidos sobre un borde del pentágono, seguido de un segundo desencaje a lo largo del último vértice compartido y, finalmente, una convergencia de ambos sólidos ligeramente en las órbitas del otro, lo que indica la inestabilidad del uranio (92)”.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.
Una imagen triple que describe el proceso de desenganche de los dos dodecaedros rellenos hasta el número atómico 91.

Una imagen triple que describe el proceso de desenganche de los dos dodecaedros rellenos hasta el número atómico 91.

 

Desgraciadamente, el Dr. Moon falleció durante las primeras etapas de su hipótesis, y aunque su alumno Laurence Hecht llevó el modelo más lejos, encontrando un hogar para el tetraedro, así como una miríada de otras funciones de la tabla periódica y vinculó gran parte de ella a la electrodinámica de Gauss-Ampere-Weber del siglo XIX, que fue suprimida después de 1860[7], aún quedan muchos descubrimientos por hacer antes de que pueda tomar una forma completamente madura como lo había hecho el trabajo anterior de Kepler con sus Armonías de 1619.

Aunque otros movimientos científicos modernos que trabajan en paralelo y a veces se solapan con el trabajo del Dr. Moon han revivido otros aspectos del enfoque pitagórico de Kepler sobre el micro y el macrocosmos, la plena consumación de esta revolución en la ciencia espera a que los futuros científicos lleven los descubrimientos a su plena madurez.

¿Qué increíbles avances esperan a nuestra futura edad más feliz cuando la humanidad se libere finalmente de los tentáculos sin alma de los modelos estándar que no tienen relación con la verdadera naturaleza armónica y amorosa de nuestro universo creativo? ¿Cómo madurarán las generaciones futuras hacia la fecundidad creativa a cada edad más temprana, cuando los métodos suprimidos del pensamiento constructivo pitagórico se liberen de la jaula de las fórmulas matemáticas muertas? ¿Qué logros, tanto en la Tierra como en todo el universo, se espera que alcance nuestra especie creativa cuando finalmente abandonemos el útero de la biosfera y aprendamos a auto-sostenerse en todo el cosmos, recreando las condiciones de las biosferas mediante el aprovechamiento de las nuevas energías y el poder inexplorado del átomo?

Por supuesto, es imposible saber nada de esta magnitud con absoluta certeza, aunque lo que sí se puede saber es el hecho de que el sistema oligárquico que ha funcionado durante demasiadas épocas para mantener a nuestra especie sometida a la ignorancia, la división y la guerra está ciertamente fuera de sintonía con las leyes morales superiores que las mentes más grandes, desde Platón, Kepler hasta el Dr. Moon, entendieron que estaban en el corazón de la creación.

Me gustaría terminar con una breve exhortación de Platón, quien ponderó el propósito de una mente sana de la siguiente manera:

“Dios inventó y nos dio la vista con el fin de que pudiéramos contemplar los cursos de la inteligencia en el cielo, y aplicarlos al curso de nuestra propia inteligencia que son afines a ellos, los imperturbables a los perturbados, y para que, aprendiéndolos y participando de la verdad natural de la razón, pudiéramos imitar los cursos absolutamente infalibles de Dios y regular nuestros propios caprichos.”

En la próxima entrega, exploraremos las mentes de otros dos conjuntos de avances en la tradición pitagórica, sumergiéndonos en los descubrimientos del difunto Dr. Robert Bussard, y de un equipo de ingenieros y físicos del universo eléctrico que dirigen el Proyecto Safire.

 

La crisis actual se debe al choque entre dos fuerzas políticas que representan dos corrientes opuestas de la ciencia y que luchan por moldear el mundo

 

Notas

[1] Hay que señalar aquí que, en lugar de tratar su constante como una “longitud”, como muchos han sido entrenados a hacer en nuestra época, Planck siempre siguió un modo de pensar kepleriano e imploró a los científicos que conceptualizaran más bien su constante como una forma de “oscilación armónica”.

[2] Las frecuencias sutiles que impregnan la Resonancia Schumann son 7,83 Hz, 14 Hz, 21 Hz, 26 Hz, 33 Hz y 39 Hz.

[3] Estudios recientes de K.G. Karlsson y G.R. Burbidge descubrieron que un análisis de todos los cuásares disponibles dio como resultado frecuencias discretas de desplazamiento al rojo de z = 0,061, 0,30, 0,60, 0,96, 1,41 y 1,9

[4] Robert Moon sobre “Cómo concibió su modelo nuclear”, publicado en 21st Century Science, otoño de 2004.

[5] El famoso acertijo de Delian fue relatado por primera vez por Eratóstenes (un estudiante destacado de la Academia de Platón que descubrió la circunferencia de la Tierra). Describe el reto planteado al pueblo de Delos de duplicar el volumen de un templo cúbico. La duplicación del cubo era un reto que absorbía a generaciones de pensadores cuando Platón escribió esas palabras, pero que no tuvo respuesta hasta que el colaborador de Platón, Arquíloco, finalmente dio con la solución recurriendo a la acción combinada de una esfera, un cono y un cilindro.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

[6] Uno sólo puede preguntarse si ciertos intereses creados temen que los poderes divinos de la razón creativa puedan encenderse si los estudiantes vuelven a experimentar dentro de sus propias mentes el viaje cognitivo divino que figuras como Kepler realizaron al acercarse a la mente del creador del universo. ¿Cuánto más preferible es para un sistema de organización oligárquico mantener a sus estudiantes encerrados en una jaula mental de memorización de fórmulas y búsqueda de “respuestas correctas” sin que se despierte nunca la pregunta de “cómo se descubrieron estas fórmulas” o “qué preguntas me llevarían hacia las respuestas correctas”?

[7]La ciencia atómica que los libros de texto no enseñan, por Larry Hecht y Jonathan Tennenbaum.

 

Fuente:

Matthew Ehret, en Rising Tide Foundation: The Pythagorean Revival Needed to Overthrow Today’s Standard Model Priesthood.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

¿Cómo fue que Estados Unidos, la tierra de la libertad, renunció voluntariamente a sus instituciones democráticas en favor de un nuevo sistema de gobierno...

Contenidos

Este extracto de Lyndon LaRouche, rescatado por LaRouche PAC, explica por qué para sobrevivir como civilización, una de las cosas más importantes en nuestros...

Contenidos

En esta breve reflexión, Dennis Speed, de la Organización LaRouche, asocia las políticas de Biden con el axioma maltusiano de la nobleza negra anglo-veneciana,...

Ciencia y Tecnología

Por Matthew Ehret (10 de septiembre de 2021). Las líneas de batalla para el futuro de la humanidad quedaron explícitamente claras durante el Foro...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon