Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

El nacimiento de los bebés gemelos: El giro estratégico de Rusia vuelve loca a la OTAN

“¿No creen en el principio de seguridad indivisible? Bien. Ahora dictamos el ritmo de la seguridad”.

Por Pepe Escobar

La historia registrará que el nacimiento de los bebés gemelos -Repúblicas Populares de Donetsk y Luhansk- sólo unas horas antes del 22/22, fue simultáneo al nacimiento del mundo multipolar real del siglo XXI.

Como mis columnas han subrayado desde hace unos años, Vladimir Putin ha estado alimentando cuidadosamente su Sun Tzu interior. Y ahora todo ha salido a la luz: “Que tus planes sean oscuros e impenetrables como la noche, y que cuando te muevas, caigas como un rayo”.

El rayo estuvo meses en proceso de ser pulido meticulosamente. Parafraseando a Lenin, que “creó Ucrania” (copyright de Putin), hemos vivido muchas décadas en sólo estos últimos días. Todo empezó con las detalladas exigencias de garantías de seguridad enviadas a los estadounidenses, que Moscú sabía que serían rechazadas. Luego vino la declaración conjunta de Rusia y China al comienzo de los Juegos Olímpicos de Invierno, que codifica no sólo la asociación estratégica sino también los principios clave del mundo multipolar.

El colofón fue un impresionante discurso[https://www.youtube.com/watch?v=GjMnTo85S4A] de casi una hora de duración dirigido a la nación por Putin poco después de la sesión en directo del Consejo de Seguridad ruso en la que se deliberó sobre la petición de independencia de la RPD y la RPL (aquí[https://www.youtube.com/watch?v=7rQTH92UOTE] hay una versión resumida.)

Unas horas más tarde, en una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU, el representante permanente de Rusia, Vasily Nebenzya, expuso con precisión por qué el reconocimiento de los bebés gemelos no entierra los acuerdos de Minsk.

Los bebés gemelos declararon de hecho su independencia en mayo de 2014. En 2015 firmaron los acuerdos de Minsk como una de las partes interesadas. Teóricamente podrían incluso volver a estar dentro de Ucrania si Kiev decidiera alguna vez respetar los acuerdos, lo que nunca ocurrirá porque Estados Unidos lo ha vetado desde 2015. Además, los habitantes de Donbass no quieren estar sometidos a un régimen que alberga neonazis.

Como esbozó Nebenzya, “me gustaría recordar que en el momento de la conclusión de los acuerdos de Minsk, la LPR y la DPR ya habían declarado su independencia. El hecho de que Rusia la haya reconocido hoy no cambia la composición de las partes de los acuerdos de Minsk, ya que Rusia no es una de ellas (…) Otra cosa es que los acuerdos de Minsk han sido abiertamente saboteados durante mucho tiempo por Ucrania bajo los auspicios de nuestros colegas occidentales. Ahora vemos que muchos colegas quieren firmar que los acuerdos de Minsk están muertos. Pero no es así (…) Seguimos abiertos a la diplomacia, pero no tenemos intención de permitir una nueva masacre sangrienta en el Donbass.”

Y aquí está el remate, abordando directamente el apoyo imperial a la matanza de rusos étnicos en Donbass: “La principal tarea de nuestra decisión [sobre el reconocimiento de la independencia] fue preservar y proteger estas vidas. Esto es más importante que todas sus amenazas”.

Ahí lo tienen: Responsabilidad de Proteger (R2P), un concepto inventado por los estadounidenses para lanzar guerras, utilizado por Rusia para prevenir una.

Esa nulidad certificada, el canciller alemán Scholz, burlándose de la caracterización de Putin de un genocidio en Donbass como “risible”, fue un factor decisivo en el nacimiento de los bebés gemelos. Putin, en su discurso a la nación, se tomó tiempo especialmente para detallar la masacre de Odessa: “No podemos dejar de estremecernos cuando recordamos la situación en Odessa, cuando la gente fue quemada viva (…) Y los criminales que hicieron esto, no son castigados (…) Pero conocemos sus nombres, y haremos todo lo posible para castigarlos (…) y llevarlos ante la justicia”.

 

¿Qué pasa con China?

Desde el punto de vista geopolítico, en términos euroasiáticos, destacan dos grandes cuestiones: el papel de la OTSC y la respuesta de China.

Si nos fijamos en el artículo 19, capítulo VI, de la carta de la OTSC, nos enteramos de que “cualquier Estado que comparta los objetivos y principios de la Organización y esté dispuesto a asumir las obligaciones que figuran en esta Carta y en otros tratados y resoluciones internacionales vigentes en el marco de la Organización podrá convertirse en miembro de la misma”.

Esto abriría la puerta para que los bebés gemelos, tan pronto como hayan finalizado todos los trámites burocráticos relativos a las nuevas naciones independientes, soliciten la adhesión a la OTSC. Por cierto, el secretario general de la OTSC, Pashinian, ya ha viajado a Moscú para hablar de ello.

China es una propuesta mucho más compleja. Uno de los principios clave de la política exterior de Pekín es la lucha contra el separatismo, que está integrada en los cimientos de la OCS. Así que Pekín no puede reconocer a los bebés gemelos, o lo que equivaldría a Novorossiya -sí, Putin pronunció la palabra mágica-, antes de que lo haga la propia Kiev o, lo que es una grave posibilidad, se desintegre por completo.

Hasta ahora, el Ministerio de Asuntos Exteriores se ha mostrado extremadamente cauto. Wang Yi ha reiterado “la posición de larga data de China de que deben respetarse las legítimas preocupaciones de seguridad de todos los países, y los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas”.

Más adelante, presumiblemente después de algunos intercambios serios entre Wang Yi y Lavrov, China siempre puede encontrar una miríada de formas de ayudar extraoficialmente a los bebés gemelos, incluyendo el avance de los proyectos de conectividad y desarrollo sostenible relacionados con la BRI.

En cuanto a la desintegración de Kiev, eso está directamente relacionado con que Moscú exija el cese inmediato de la miniguerra relámpago contra el Donbass, pues de lo contrario cargarán con toda la responsabilidad. Sí, los incondicionales del régimen serán perseguidos y castigados, con un posible Tribunal de Crímenes de Guerra. No es de extrañar que todo tipo de ratas oligárquicas/políticas, grandes y pequeñas, estén huyendo hacia Lviv, Polonia y el Reino Unido.

 

El efecto Múnich

La intervención de los 12 miembros en la sesión del Consejo de Seguridad, combinada con el discurso de Putin a la nación, fue el material de un apasionante drama geopolítico. El lenguaje corporal de Putin y la mirada de sus ojos atestiguaron la inmensa gravedad del momento, y todo se puso de manifiesto cuando se embarcó en una concisa lección de historia que abarcaba un siglo.

Apenas conteniendo su rabia por las innumerables formas en que Rusia ha sido vilipendiada por Occidente, y sin hacer prisioneros al referirse al comunismo, lo que más destacó fue la clara interpretación del insuperable antagonismo entre las islas angloamericanas y el corazón de la civilización, o el enfrentamiento entre las potencias marítimas y las terrestres. Ese clásico de Eurasia fue el grueso de su exposición: el reconocimiento de los bebés gemelos le llevó menos de tres minutos.

La Conferencia de Seguridad de Múnich, el pasado fin de semana, lo había explicitado todo. Múnich, por muy aterrador que fuera en términos de una congregación de pollos sin cabeza que se hacen pasar por águilas, al menos confirmó que todo está al descubierto.

El enemigo es Rusia. La expansión infinita de la OTAN -al espacio exterior- es contra Rusia. Y luego tuvimos un desfile de amenazas añadidas: no al desarme en Europa del Este, el corte de la economía rusa de la UE, el fin del Nord Stream 2, Ucrania en la OTAN, el orden mundial construido sobre los “valores liberales universales”.

En Múnich se dijo que no habría ningún tipo de compromiso, que era exactamente lo que Putin, Lavrov, Patrushev y compañía esperaban. La retórica belicista enterró cualquier discusión significativa sobre la migración, la inflación, las guerras cibernéticas, la crisis energética europea y, por supuesto, lo único que importa para el MICIMATT (complejo militar-industrial-congreso-inteligencia-medios de comunicación-academia-tanque de pensamiento, según la definición de Ray McGovern): vamos a ordeñar este lote de Eurotrash para obtener miles de millones en nuevos contratos, vamos a aislar a Rusia, vamos a destruir Nord Stream 2 para venderles nuestro ultra caro GNL, vamos a mantenerlos con una correa – para siempre.

Así que, en realidad, ni siquiera es una guerra contra Rusia: el Imperio endeudado en 30 billones de dólares con un ejército de guardia adjunto simplemente no podía permitírselo. Por no hablar de la locura certificada en caso de que reciban una llamada telefónica del Sr. Khinzal y el Sr. Zircon: entrada al espectacular despliegue ruso de superioridad “militar y técnica”, hipersónica y de otro tipo – escenificada, ironía de ironías, en sincronía con el circo de Munich.

Lo que tenemos aquí es tan patético: sólo un chanchullo de oferta que no se puede rechazar para infligir a la UE.

 

El baile de la seguridad indivisible

El rabioso espectáculo del “No Compromiso” de Múnich; la cripto-blitzkrieg ucraniana ordenada imperialmente contra el Donbass; y el papel de la falta de Comunidad de Inteligencia de los Estados Unidos -un aullido de Andrei Martyanov- sellaron en conjunto el acuerdo para las deliberaciones del Consejo de Seguridad y la decisión de Putin.

Teniendo en cuenta la estupidez ideológica de la actual pandilla de Bruselas -Stoltenberg, von der Leyen[https://www.mentealternativa.com/tres-cortesanos-que-la-nobleza-negra-ha-usado-para-moldear-la-estructura-supranacional-de-la-union-europea/], Borrell-, incapaz de entender incluso la economía básica, el hecho es que la UE sin la energía rusa está condenada. Martyanov subraya el algoritmo: Rusia puede permitirse la ruptura con Europa. Europa no puede. Estados Unidos sólo quiere cobrar. Y ni siquiera estamos hablando de las nefastas ramificaciones que se avecinan de la crisis sistémica en todo el OTANstán.

Aunque Moscú juegue un juego muy largo y calculado, tal y como están las cosas, eso no significa necesariamente que Rusia vaya a “ganar” a los gemelos mientras “pierde” a Europa. El giro estratégico de Rusia desconcierta una y otra vez al combo atlantista. La falta de comunidad de inteligencia de EE.UU. predecía una “agresión” rusa cada dos días – y todavía lo hace. En lugar de ello, obtuvieron a los bebés gemelos como las últimas repúblicas independientes del Sur Global.

Incluso antes de Múnich, la criptoblitzkrieg y el reconocimiento de los bebés gemelos, Moscú había vuelto a advertir que podría responder con “medidas militares y técnicas” para garantizar su propia seguridad después de que Estados Unidos y la OTAN ignoraran descaradamente los puntos clave de su propuesta para una arquitectura de seguridad europea a largo plazo y, en su lugar, “seleccionaran” cuestiones de un paquete de medidas.

Moscú no dejará que los estadounidenses huyan de la ya famosa respuesta rusa de 10 páginas. Putin, dirigiéndose al Stavka, ya advirtió que “estamos en una situación (…) en la que nos vemos obligados a resolverlo”. Lo que nos lleva a lo que John Helmer calificó con agudeza como la defensa de caja negra de Rusia. Lo bonito es que nadie sabe qué hay dentro de la caja negra.

Llegan, una vez más, las “medidas técnico-militares” que serán “recíprocas” (Putin) a las que Estados Unidos y la OTAN ya están desplegando contra Rusia. No se aplicarán necesariamente en el Mar Negro, en el Mar de Azov, en el espacio aéreo sobre el Donbass, ni siquiera en el ciberespacio. Podría ser en cualquier lugar: desde el teatro de operaciones sirio hasta América Latina.

Sorpresa. En eso consiste la ambivalencia estratégica, la ambigüedad o -vamos al ritmo- el vaivén. ¿No crees en el principio de seguridad indivisible? Bien. Ahora nosotros dictamos el ritmo de la seguridad. ¿No vas a dejar de desplegar armas nucleares fuera de tu territorio? Bien. Aquí hay reciprocidad. ¿No vas a aceptar garantías legalmente vinculantes de nuestra seguridad? Bien. Conoce nuestras medidas “técnico-militares”.

Ahora bailen, tontos.

 

Semana Decisiva para Ucrania, Europa, EU y el Mundo: Escenarios

 

 

Fuente:

Pepe Escobar, en Strategic Culture Foundation: The Birth of the Baby Twins: Russia’s Strategic Swing Drives NATOstan Nuts.

Contenidos

Por Mente Alternativa El 16 de mayo, Putin se reunió con líderes de la industria de defensa y comandantes militares, según informó Carl Osgood...

Contenidos

Por Chris Lewis y Jason Ross Como parte del 14º paquete de sanciones contra Rusia, la Unión Europea va a prohibir otros cuatro medios...

Contenidos

Por Mente Alternativa El exdiputado ucraniano Andrey Derkach ha revelado detalles sobre el escándalo de corrupción de Burisma relacionado con Hunter Biden. En una...

Contenidos

Por Mente Alternativa El intento de asesinato contra el Primer Ministro eslovaco, Robert Fico, tiene implicaciones internacionales, advierte Gretchen Small en una nota publicada...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram