Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La tensión creciente en sus cimientos podría precipitar el colapso del imperio estadounidense

En un artículo de Oriental Review, Eric Zuesse critica la estrategia de EE.UU. para mantener su hegemonía global, pues está generando un crecimiento insostenible de la deuda federal y debilitando su economía con su agresividad militar. Zuesse argumenta que, aunque la economía de EE.UU. parece estar bien, en realidad está dañando las economías europeas al incentivar la manufactura en América mediante el aumento de los costos energéticos en Europa, lo que acercará a esta a Eurasia. La falta de democracia tanto en EE.UU. como entre sus aliados también agudizan el inminente colapso de la hegemonía estadounidense y auguran un choque militar directo entre el imperialismo y el antiimperialismo.

 

Por Eric Zuesse

La economía de Estados Unidos parece ir bien ahora gracias a la extracción de puestos de trabajo de fabricación de la UE, forzando los costos de la energía allí (por ejemplo, mediante la destrucción de los gasoductos Nord Stream, sancionando a las empresas que comercian con Rusia -que era, con mucho, la fuente de energía de menor precio para los países europeos- etc.) y alentando a los empleadores europeos a fabricar en Estados Unidos, donde los precios de la energía se han vuelto mucho más bajos de lo que son ahora en Europa. Sin embargo, todo este daño que Estados Unidos ha hecho a las economías europeas incentiva a los países de la UE a dejar de ser colonias («aliados») de Estados Unidos y a asociarse más con Asia Oriental y menos con la alianza militar antirrusa de Estados Unidos, la OTAN. Por lo tanto, los lazos que unen al imperio estadounidense a través del Atlántico, en realidad se están debilitando, incluso a medida que el gobierno de Estados Unidos y su OTAN se expanden hacia la región de Asia-Pacífico con el fin de convertirse también en una alianza militar contra China. La UE, que fue creada por el Gobierno de Estados Unidos como parte de su Guerra Fría contra la Unión Soviética, está siendo tratada cada vez más por el Gobierno de Estados Unidos como una colonia que (al igual que sus famosas repúblicas bananeras latinoamericanas) explota económicamente, no sólo políticamente. De hecho, uno de los temas principales del ex presidente estadounidense Barack Obama, que expuso repetidamente en sus discursos, fue que SÓLO EE.UU. es «indispensable», lo que significa que todas las demás naciones son «prescindibles»; e incluso señaló a los futuros generales de EE.UU. que su función debe ser mantener abajo a todos los demás países, porque «las clases medias en ascenso compiten con nosotros, y los gobiernos buscan tener más voz en los foros mundiales», de modo que «será tarea de vuestra generación responder a este nuevo mundo». Esto significa también mantener a raya a los países europeos, cosa que de hecho se está haciendo. Así que: cada vez más, para que el gobierno de EE.UU. siga siendo el nº 1 como el más poderoso del mundo, debe tratar incluso a los otros miembros de su propia alianza militar de la OTAN como si fueran naciones a las que hay que explotar en lugar de servir, ya que también son «prescindibles». Cualquier idea de que el imperio sea una calle de doble sentido es cada vez más discordante con las realidades existentes. (De hecho, esta tendencia de Estados Unidos a drenar a Europa para apuntalarse a sí misma se ha venido produciendo al menos desde 1998).

El imperio estadounidense podría derrumbarse por estas tensiones crecientes sobre la argamasa (es decir, cualquier mutualidad anterior) que lo ha estado manteniendo unido. Si esto ocurre, la propia economía estadounidense caerá en picado, sobre todo porque el Gobierno de Estados Unidos gasta ahora la mitad (50%) de los gastos militares de todo el mundo (no el mero 37% que informan las agencias aliadas de Estados Unidos), y la enorme sangría militar resultante para la economía estadounidense ha hecho que la deuda federal de Estados Unidos se dispare, de modo que los bonos del Tesoro de Estados Unidos son cada vez más arriesgados. Se puede comer mantequilla, pero no balas, y los únicos riesgos para la seguridad nacional a los que se enfrenta Estados Unidos en realidad se derivan de su propia hiperagresividad, ya que (a diferencia de las naciones de Europa), está rodeado de norte a sur sólo por países amigos, y de este a oeste por más de 3.000 millas de océano que lo separan de cualquier potencia potencialmente hostil; por lo tanto, en realidad no tiene enemigos, sino sólo «enemigos» (con el fin de «justificar» su gasto de 1,5 billones de dólares anuales para su ejército). Todas estas armas son inútiles para cualquier propósito constructivo. Su única utilidad es destruir a la gente fuera de EE.UU. – y gran parte de este inmenso gasto público se titula como «ayuda exterior», con el fin de vendérselo al pueblo estadounidense para conseguir que el público esté dispuesto a financiarlo con los impuestos que paga. Un juego de estafa tiene inevitablemente un final, y es muy repentino. Éste no será una excepción. El declive puede ser gradual en varios momentos, pero la gran mayoría de este declive se producirá en ese último, final y estremecedor colapso. En este sentido, es como cualquier otro esquema Ponzi, y la única pregunta al respecto es, entonces: ¿al final quién sostendrá la bolsa de cenizas?

Desde el 25 de julio de 1945, cuando el presidente estadounidense Harry Truman tomó la fatídica decisión de que (como le había aconsejado el primer ministro rodesista del Reino Unido, Winston Churchill, y el héroe personal de Truman, el general Dwight Eisenhower), o bien la Unión Soviética se apoderaría del mundo, o bien lo haría EE. La gente que ha controlado el Gobierno de EE.UU. desde entonces se ha comprometido a que EE.UU. llegue en última instancia a controlar el mundo entero; así, lo que Truman empezó nunca ha terminado. Después de 1990, cuando el Gobierno de EE.UU. inició la guerra fría contra el comunismo, todas las afirmaciones por parte de EE.UU. llegaron a un final estrepitoso en 1991. El 24 de febrero de 1990, el gobierno de EE.UU. empezó a dar instrucciones a los jefes de estado de sus colonias -primero Alemania Occidental, luego Francia y después los demás- de que, aunque la Guerra Fría terminaría pronto del lado soviético, debía continuar secretamente del lado estadounidense hasta que la propia Rusia fuera capturada por EE.UU.; y, así, la OTAN continuó, siendo ahora la alianza militar antirrusa de EE.UU. (aunque el comunismo ruso y el Pacto de Varsovia habían desaparecido). Y, desde que Truman tomó esa decisión en 1945, la principal nación objetivo del Gobierno de EE.UU. para volverse contra Rusia ha sido Ucrania, porque es, con mucho, la más cercana de todas las naciones (apenas 300 millas) al mando central de Rusia en el Kremlin. Finalmente, a través de un golpe de Estado de Obama que se ocultó detrás de las manifestaciones contra la corrupción en Ucrania en 2014, el Gobierno de Estados Unidos logró ese objetivo de décadas. Todo lo que se necesitaba una vez que Ucrania pasó a ser controlada desde Washington DC era conseguir que Ucrania se instalara en la OTAN para que los EE.UU. pudieran entonces posicionar misiles nucleares en la frontera de Ucrania, a sólo unas 300 millas de distancia del Kremlin, para un jaque mate para capturar a Rusia.

El principal estratega internacional del Partido Demócrata de Estados Unidos, el aristócrata polaco Zbigniew Brzezinski, intensamente antirruso y protegido de David Rockefeller, al igual que el republicano Henry Kissinger lo había sido de Nelson Rockefeller, publicó en 1997 el influyente libro The Grand Chessboard (El Gran Tablero de Ajedrez), que consideraba que Ucrania era esencial para Estados Unidos porque por ser el único país fronterizo con Rusia que está a sólo unas 300 millas del Kremlin, por lo que un misil nuclear estadounidense lanzado desde ahí podría aniquilar el mando central de Rusia en tan sólo 5 minutos —demasiado rápido para poder ser respondido:

“Ucrania, un nuevo e importante espacio en el tablero euroasiático, es un pivote geopolítico porque su mera existencia como país independiente ayuda a transformar a Rusia. Sin Ucrania, Rusia deja de ser un imperio euroasiático. Sin Ucrania, Rusia aún puede aspirar a un estatus imperial, pero entonces se convertiría en un Estado imperial predominantemente asiático, más propenso a verse arrastrado a conflictos debilitantes con los enardecidos centroasiáticos, que entonces estarían resentidos por la pérdida de su reciente independencia y contarían con el apoyo de sus compatriotas islámicos del sur. También es probable que China se oponga a cualquier restablecimiento del dominio ruso sobre Asia Central, dado su creciente interés en los nuevos Estados independientes de la zona. Sin embargo, si Moscú recupera el control sobre Ucrania, con sus 52 millones de habitantes y sus importantes recursos, así como su acceso al Mar Negro, Rusia recuperará automáticamente los medios para convertirse en un poderoso Estado imperial que abarque Europa y Asia. La pérdida de independencia de Ucrania tendría consecuencias inmediatas para Europa Central, transformando a Polonia en el pivote geopolítico de la frontera oriental de una Europa unida.”

 

La confesión pública de Henry Kissinger (KCMG) como agente británico

 

Si era tan estúpido como para creer que sólo por eso Ucrania ha sido, desde 1945, la principal nación del Gobierno de Estados Unidos para añadir a su alianza militar contra Rusia, entonces es aún más tonto que sus lectores, pero, de lo contrario, simplemente podría haber pensado que son lo suficientemente tontos como para leer eso sin reírse de ello. (Llamar a «Ucrania un nuevo e importante espacio en el tablero de ajedrez euroasiático» es especialmente aullador, ya que el Gobierno de Estados Unidos llevaba intentando hacer esto desde 1945).

Lo que el inminente colapso de la hegemonía global de Estados Unidos y la partición del mundo, por el Gobierno de Estados Unidos, en «nosotros» (su imperio) contra «ellos» (sus objetivos), significa (si no la Tercera Guerra Mundial) una contienda emergente entre dos sistemas de valores fundamentalmente diferentes:

-por un lado, el del pasado, que es supremacista, y que cree (aunque siempre redefine) que «El poder hace el derecho» (en la interpretación liberal posterior a la Segunda Guerra Mundial: es decir, que el mejor sube a la cima y tiene derecho a engañar o esclavizar de otro modo a los de abajo) —por otro lado el del futuro, que es antisupremacista, que cree que «Todo el mundo tiene los mismos derechos» (y la misma obligación de relacionarse sobre esa base con todos los demás). En el plano internacional, se trata del imperialismo frente al antiimperialismo. El imperialismo es el antiguo sistema internacional aristocrático; el antiimperialismo es el futuro sistema internacional democrático.

Uno de los principales defensores del imperialismo ha sido el megamillonario estadounidense George Soros, cuya Open Society Foundations tenía 226 (de los 751) «Aliados fiables en el Parlamento Europeo (2014 – 2019)». En marzo de 2022, el Parlamento de la UE emitió una declaración de 75 páginas, «El papel de los valores en las políticas exteriores de la UE», aliándose con el Gobierno de Estados Unidos, y oponiéndose a «autocracias» como Rusia y China; así, reforzando la bifurcación entre, por un lado, el bloque estadounidense y «aliado», de «democracias», y, por otro, Rusia, China y otras «autocracias». Soros también ha sido virtualmente propietario, desde el 2 de junio de 1994, de Radio Free Europe/Radio Liberty (RFE/RL), creada por la CIA, pero el 4 de septiembre de 2023 comenzó a desprenderse de ella. Así, desde el período de la Unión Soviética y el comunismo, y el Pacto de Varsovia, y la terminación en 1991 cuando la excusa anti-«comunista» para el imperialismo de Estados Unidos había terminado esencialmente, sus colonias han seguido adelante con sus dizque «democracias» (como se denomina al gobierno posterior al golpe de Estado en Ucrania) que se oponen a competidores económicos «autócratas» como Rusia y China. Pero en realidad esas «autocracias» han obtenido resultados económicos mucho mejores que las llamadas «democracias».

¿Qué tan democráticos son Estados Unidos y sus colonias? No lo son; llamarse a sí mismos «una democracia» es una mentira. Los datos científicos de que EE.UU. no es ni remotamente una democracia son especialmente concluyentes.

 

Cómo los británicos crearon a George Soros, el villano-testaferro designado para ejecutar las operaciones de la nobleza negra anglo-veneciana

 

Fuente:

Eric Zuesse, en Oriental Review: U.S. Empire Is Now Falling Apart. 8 de mayo de 2024.

Contenidos

Por Mente Alternativa En las últimas 48-72 horas previas al trágico accidente de helicóptero en el que murió el presidente iraní Ibrahim Raisi, Irán...

Contenidos

Por Mente Alternativa Documento conjunto del 16 de mayo de 2024 de los Gobiernos de China y Rusia, en el que anuncian su política...

Contenidos

Por Mente Alternativa El 20 de mayo, el fiscal jefe de la Corte Penal Internacional (CPI), Karim Khan, solicitó órdenes de detención contra el...

Contenidos

En un artículo publicado con motivo del 80 aniversario de la Gran Victoria contra el nazismo, el Vicepresidente del Consejo de Seguridad de la...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram