Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Actores

Cómo los británicos crearon a George Soros, el villano-testaferro designado para ejecutar las operaciones de la nobleza negra anglo-veneciana

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes nos afecta mucho. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Más de una cuarta parte de los actuales líderes mundiales han estudiado en el Reino Unido. 1,8 millones de estudiantes extranjeros reciben educación británica cada año. Tras su graduación, estos ex alumnos son observados de cerca por el Ministerio de Asuntos Exteriores británico, y los más ambiciosos son seleccionados para formar parte de “una red de personas en posiciones de influencia en todo el mundo que puedan promover los objetivos de la política exterior británica.” El joven George Soros fue uno de ellos. En este artículo, Richard Poe narra cómo Soros fue moldeado como un arma del “poder blando” británico, y define lo que él denomina “la operación psicológica Soros” (Soros Psyop), creada por Lord William Rees-Mogg, un miembro de la Cámara de los Lores e íntimo amigo y confidente de la Familia Real, amigo íntimo y socio comercial de Lord Jacob Rothschild, y padre del político británico Jacob Rees-Mogg. Lord William, más que nadie, fue el responsable de armar a George Soros con el objetivo de usarlo como chivo expiatorio para desviar la atención de las operaciones realizadas por la nobleza negra anglo-veneciana y su ambición globalista.

 

 

Por Richard Poe

En 1993, muchos en Europa se sintieron traicionados.

Algunos se quejaron de un “complot anglosajón”.

Gran Bretaña había rechazado la unión monetaria con Europa, diciendo que seguiría con la libra esterlina.

Los ánimos se caldearon. Las lenguas se soltaron. La retórica empezaba a ser francamente racista.

“Hay una especie de complot”, dijo el ministro belga de Asuntos Exteriores, Willy Claes. “En el mundo anglosajón existen organizaciones y personalidades que prefieren una Europa dividida”.

“Las instituciones financieras anglosajonas” están socavando los esfuerzos de Europa por unificar las monedas, acusó Raymond Barre, ex Primer Ministro de Francia.

Ante el Parlamento Europeo, Jacques Delors, Presidente de la Comisión Europea, arremetió contra “los anglosajones”.

Desde que los coraceros de Napoleón atacaron las líneas británicas en Waterloo, el mundo francófono no había estallado con tanta furia contra la pérfida Albión. Las tensiones estaban aumentando peligrosamente.

Sin embargo, no había por qué preocuparse.

Pues la ayuda estaba en camino.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

La operación psicológica Soros

En la brecha intervino Roger Cohen, nacido y criado en Inglaterra, educado en Oxford, pero que ahora escribe para The New York Times.

Cohen cambió astutamente de tema.

Llamó a la oficina de Willy Claes y pidió al portavoz Ghislain D’Hoop que identificara a los conspiradores “anglosajones”.

Había muchos, respondió D’Hoop. Pero uno era George Soros.

D’Hoop cayó en la trampa.

Le dio a Cohen lo que quería.

En un artículo del 23 de septiembre de 1993 en The New York Times, Cohen señaló con ironía:

“Pero el Sr. Soros difícilmente encaja en la definición tradicional de un anglosajón. Es un judío nacido en Hungría que habla con un notable acento”.

Cohen había cambiado hábilmente de tema.

En lugar de un “complot anglosajón”, Cohen ofrecía ahora un complot de George Soros.

En un artículo de 900 palabras que pretendía discutir la crisis monetaria de Europa, Cohen dedicó un tercio del artículo a Soros, rumiando largamente sobre el injusto “oprobio” que Soros había soportado por ponerse en corto con la libra esterlina en 1992 y con el franco francés en 1993.

Aunque Cohen pretendía defender a Soros, su artículo tuvo el efecto contrario.

En realidad, Cohen atrajo la atención hacia Soros, convirtiéndolo en el centro de una historia que no era en absoluto sobre Soros, o al menos no debería haberlo sido.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Cohen había desplegado así una de las armas más poderosas del arsenal de la guerra psicológica británica.

Yo la llamo la operación psicológica Soros.

 

 

Proporcionando cobertura

En mi artículo anterior, “Cómo los británicos inventaron las revoluciones de colores”, expliqué cómo los operativos británicos de guerra psicológica desarrollaron golpes de estado incruentos y otras tecnologías de comportamiento para manipular gobiernos extranjeros de forma silenciosa y discreta en la era poscolonial.

La estrategia británica desde 1945 ha sido la de hacerse la remolona, pasando desapercibida y dejando que los estadounidenses hagan el trabajo pesado de vigilar el mundo.

Sin embargo, en silencio, por debajo del radar, Gran Bretaña sigue profundamente involucrada en las intrigas imperiales.

Una de las formas en que Gran Bretaña oculta sus operaciones es utilizando a George Soros y otros como él como tapadera.

 

 

Villano designado

Cuando los agentes británicos realizan intervenciones encubiertas, como la desestabilización de regímenes o el debilitamiento de divisas, George Soros siempre parece aparecer como una caja de sorpresas, haciendo fotos para las cámaras, haciendo declaraciones provocativas y, en general, haciendo todo lo posible para llamar la atención.

Es lo que los profesionales de la inteligencia llaman una operación “ruidosa”.

Soros es el villano designado, el chivo expiatorio.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Se hace cargo deliberadamente de la culpa de las cosas, incluso cuando no es él quien tiene la culpa.

Es una forma extraña de ganarse la vida. Pero parece que paga bien.

 

 

’El hombre que quebró el Banco de Inglaterra’

Hasta 1992, la mayoría de la gente no había oído hablar de Soros.

Entonces los medios de comunicación británicos le llamaron “El hombre que quebró el Banco de Inglaterra”. Soros se convirtió en una celebridad de la noche a la mañana.

La historia cuenta que Soros puso en corto la libra esterlina, forzó una devaluación y se fue con mil (o quizá dos mil) millones de dólares de beneficio.

En realidad, Soros fue sólo uno de los muchos especuladores que apostaron contra la libra, forzando una devaluación del 20% el “miércoles negro”, el 16 de septiembre de 1992.

Algunos de los mayores bancos del mundo participaron en el ataque, junto con varios fondos de cobertura y fondos de pensiones. Sin embargo, los medios de comunicación británicos se centraron casi exclusivamente en Soros, afirmando que éste dirigió el ataque y que supuestamente fue quien más dinero ganó con él.

De hecho, hay poca base para estas afirmaciones, más allá de los propios alardes de Soros.

 

 

Soros se convierte en una celebridad

Los operadores de divisas mundiales son notoriamente reservados, temerosos de la indignación pública y del escrutinio gubernamental.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Casi seis semanas después del Miércoles Negro, nadie estaba seguro de quién había hecho caer la libra esterlina.

Entonces ocurrió algo inesperado.

Soros confesó.

El 24 de octubre de 1992, el Daily Mail británico publicó una noticia en primera página en la que aparecía un sonriente Soros con una copa en la mano, con el siguiente titular: “Gané mil millones cuando la libra se desplomó”.

El Mail había conseguido de algún modo un extracto trimestral del Quantum Fund de Soros.

Soros afirma que se sorprendió y alarmó por la filtración a la prensa. Pero tuvo una extraña manera de demostrarlo. Soros se dirigió directamente al Times de Londres y confirmó la historia, jactándose de que todo era cierto.

Llegó a jactarse de que “Nosotros [en Quantum] debemos haber sido el mayor factor individual en el mercado…”

Y así, en la mañana del 26 de octubre de 1992, un titular de portada en The Times proclamaba que Soros era “El hombre que quebró el Banco de Inglaterra”.

En los meses siguientes, The Times tomaría la delantera en la promoción de la leyenda de Soros.

 

 

Protectores ocultos

En un artículo publicado el 15 de enero de 1995 en The New Yorker, Connie Bruck recordaba el asombro que causó en el mundo financiero la confesión pública de Soros. Escribió:

“Los colegas de Soros en la comunidad financiera -incluidos algunos de los directores y accionistas de Quantum- se quedaron atónitos ante sus revelaciones públicas; hasta el día de hoy, muchos expresan su desconcierto ante su acción. Una persona de la comunidad de fondos de cobertura me dijo: “¿Por qué sacar a la luz este tema? ¿Por qué llamar la atención sobre ti mismo?”.

Estos financieros no comprendieron el panorama general. No entendieron que Soros estaba en una liga diferente, jugando un juego diferente.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

No era sólo un especulador.

Era un operador de guerra psicológica.

 

 

El hombre que creó a George Soros

El principal responsable de la promoción de Soros durante este periodo fue Lord William Rees-Mogg, un destacado periodista y miembro de la Cámara de los Lores.

El Financial Times lo llamó “uno de los nombres más grandes del periodismo británico”.

Lord William murió en 2012.

Fue editor de The Times durante 14 años (1967-1981), y luego vicepresidente de la BBC.

Era amigo y confidente de la Familia Real, íntimo amigo y socio comercial de Lord Jacob Rothschild, y padre del político británico Jacob Rees-Mogg.

Más que nadie, Lord William fue el responsable de armar a George Soros.

 

 

Soros, salvador de Gran Bretaña

Cuando el Daily Mail acusó a Soros de hundir la libra, The Times intervino para explicar que Soros era un héroe, que en realidad había salvado la soberanía británica.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

En un artículo de portada del 26 de octubre de 1992, The Times explicó que Soros había salvado posiblemente al país del colapso económico y de la esclavitud a la UE.

La devaluación de la libra esterlina había obligado a Gran Bretaña a retirarse del Mecanismo Europeo de Tipos de Cambio (MEC), deteniendo así los planes británicos de unirse a la unión monetaria europea, decía The Times.

Lord William Rees-Mogg se mostró especialmente tajante en defensa de Soros.

“Gran Bretaña tuvo la suerte de verse obligada a salir del MTC”, escribió Rees-Mogg en su columna del 1 de marzo de 1993 en The Times. “La política económica de George Soros, por un módico precio, corrigió la de [el primer ministro] John Major”.

En columnas posteriores, Rees-Mogg se volvió cada vez más rapsódico en sus elogios a Soros. Afirmó que Soros había “rescatado” al Reino Unido; que Soros era un “benefactor de Gran Bretaña”; de hecho, que debería “erigirse una estatua de Soros en la Plaza del Parlamento, frente al Tesoro”.

 

 

Agenda globalista

De hecho, Rees-Mogg estaba engañando a sus lectores.

No apoyaba la soberanía británica. Rees-Mogg era un globalista que creía que el Estado-nación había dejado de ser útil.

Sean cuales sean las razones que tenga para oponerse a la unión monetaria con Europa, el patriotismo británico no está entre ellas.

Rees-Mogg expuso sus creencias globalistas en una serie de libros escritos conjuntamente con el escritor de inversiones estadounidense James Dale Davidson.

En The Sovereign Individual (1997), los autores profetizaron que las “naciones occidentales” pronto “se desmoronarían a la manera de la antigua Unión Soviética”, para ser sustituidas por pequeñas jurisdicciones “parecidas a ciudades-estado” que “surgirían de los escombros de las naciones”.

Los autores predijeron que “algunas de estas nuevas entidades, como los Caballeros Templarios y otras órdenes religiosas y militares de la Edad Media, podrían controlar una riqueza y un poder militar considerables sin controlar ningún territorio fijo”.

Como en los días del “feudalismo”, escribieron Rees-Mogg y Davidson, “las personas de bajos ingresos en los países occidentales” sobrevivirían uniéndose a “hogares ricos como retenedores”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

En otras palabras, las clases bajas volverían a la servidumbre.

Todo esto era lo mejor, escribían los autores, ya que permitiría a las “personas más hábiles” -es decir, el “cinco por ciento superior”- vivir donde quisieran y hacer lo que quisieran, libres de lealtades u obligaciones con cualquier nación o gobierno en particular.

A medida que la era del “individuo soberano toma forma”, concluyen los autores, “muchas de las personas más capaces dejarán de considerarse parte de una nación, como “británicos” o “estadounidenses” o “canadienses”. Una nueva comprensión “transnacional” o “extranacional” del mundo y una nueva forma de identificar el lugar de uno en él esperan ser descubiertas en el nuevo milenio”.

Así no se expresa un patriota.

 

 

El nuevo feudalismo

De hecho, no había nada nuevo en el “nuevo camino” que Rees-Mogg prometía en su libro.

Descendiente de una antigua familia de terratenientes, Rees-Mogg sabía que el globalismo siempre ha sido el credo de las clases con título, cuya única lealtad verdadera es hacia sus familias.

La serie de Harry Potter ofrece una metáfora adecuada del mundo actual, en el que las familias de élite se mueven de forma invisible entre los “muggles” o plebeyos, dirigiendo silenciosamente las cosas entre bastidores, mientras se esconden a la vista.

En los años 90, las familias privilegiadas como la de Rees-Mogg se cansaron de esconderse. Añoraban los viejos tiempos, cuando podían vivir abiertamente en sus castillos y mandar a sus siervos.

El politólogo de Oxford Hedley Bull jugó con esta multitud cuando predijo, en su libro de 1977 La sociedad anárquica, que “los estados soberanos podrían desaparecer y ser reemplazados no por un gobierno mundial sino por un equivalente moderno y secular de… la Edad Media”.

El pronóstico de Bull sobre un nuevo medievalismo resonó en las élites británicas.

Cuando la Unión Soviética se derrumbó, Rees-Mogg y otros de su clase comenzaron a celebrar abiertamente el fin del Estado-nación y el surgimiento de un nuevo feudalismo.

Restaurar el orden feudal es, de hecho, el verdadero y oculto objetivo del globalismo.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

 

Sobre el ‘complot anglosajón’

Los extravagantes elogios de Rees-Mogg a George Soros despertaron las sospechas en el continente de un “complot anglosajón”.

Otras sospechas surgieron cuando se descubrió que J.P. Morgan & Co. y su filial Morgan Stanley eran cómplices de la ruptura de la libra.

Aunque nominalmente son estadounidenses, estos bancos tenían fuertes vínculos históricos con Gran Bretaña.

El negocio principal de J.P. Morgan siempre había sido actuar como fachada para los inversores británicos en Estados Unidos. Los ferrocarriles y otras industrias estadounidenses se construyeron en gran medida con capital británico, gran parte del cual se desembolsó a través de los bancos Morgan.

Junius S. Morgan -el padre de JP- inició el negocio familiar en 1854, trasladándose a las oficinas londinenses de Peabody, Morgan & Co. y permaneciendo en Inglaterra durante los siguientes 23 años.

Los lazos de la familia Morgan con Gran Bretaña son profundos.

En el período previo al Miércoles Negro, J.P. Morgan & Co. vendió agresivamente la libra esterlina. Mientras tanto, su banco hermano Morgan Stanley proporcionó préstamos masivos a Soros, permitiéndole hacer lo mismo.

A la vista de estos hechos, las acusaciones de un “complot anglosajón” no parecen descabelladas.

Parece probable que Soros y otros especuladores extranjeros se limitaron a dar cobertura a lo que era, en efecto, una operación de guerra económica británica contra su propio banco central.

 

 

Cómo los británicos reclutaron a Soros

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Como señaló Roger Cohen en The New York Times, George Soros no es un “anglosajón”. Entonces, ¿cómo se vio envuelto en este complot anglosajón?

El joven Soros fue reclutado a través de la London School of Economics (LSE). Allí fue moldeado como un arma del “poder blando” británico.

En un artículo anterior, “Cómo los británicos vendieron el globalismo a Estados Unidos”, expliqué cómo Gran Bretaña utiliza el “poder blando” (seducción y cooptación) para construir redes de influencia en otros países.

Gran Bretaña se considera a sí misma “el principal poder blando del mundo”, según la Revisión Estratégica de Defensa y Seguridad del Reino Unido de 2015.

Los británicos deben su estatus de número uno, en gran parte, a su agresiva captación de estudiantes extranjeros en las universidades del Reino Unido, un esfuerzo que se considera una prioridad de seguridad nacional, supervisado por el British Council, una rama del Ministerio de Asuntos Exteriores.

La Revisión Estratégica de Defensa y Seguridad de 2015 señala que “1,8 millones de estudiantes extranjeros reciben educación británica cada año” y que “más de una cuarta parte de los actuales líderes mundiales han estudiado en el Reino Unido”.

Tras su graduación, estos ex alumnos británicos son observados de cerca por el Ministerio de Asuntos Exteriores británico.

Según un libro blanco del gobierno del Reino Unido de 2013, se anima a los ex alumnos que parecen dirigirse a lugares altos a buscar “un mayor compromiso” con otros ex alumnos del Reino Unido, con el propósito de formar “una red de personas en posiciones de influencia en todo el mundo que puedan promover los objetivos de la política exterior británica…”

 

 

Modelo de reclutamiento

George Soros es un triunfo de la estrategia británica del poder blando.

No sólo ascendió a una “posición de influencia” después de graduarse, sino que permaneció cerca de sus mentores británicos y promovió sus enseñanzas.

Soros bautizó su red de Fundaciones de la Sociedad Abierta (Open Society Foundations) en honor a su profesor de la LSE, Karl Popper, cuya teoría de la “sociedad abierta” guía el activismo de Soros hasta hoy.

La obra maestra de Popper de 1945, La sociedad abierta y sus enemigos, es una defensa filosófica del imperialismo, concretamente del imperialismo liberal británico, tal y como lo propugnaban los fundadores de la LSE.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Los socialistas fabianos que fundaron la LSE creían que la expansión británica era la mayor fuerza civilizadora en un mundo por lo demás bárbaro.

En su libro, Popper defendía expresamente la conquista imperial como un primer paso para eliminar las identidades tribales y nacionales, para despejar el camino hacia un “Imperio Universal del Hombre”.

 

 

‘Prejuicios británicos’

Soros llegó a Londres en 1947, refugiado de la Hungría ocupada por los soviéticos.

Vivió en Inglaterra durante nueve años, de los 17 a los 27 (de agosto de 1947 a septiembre de 1956).

Tras graduarse en la LSE en 1953, Soros consiguió su primer trabajo en finanzas en Singer & Friedlander, un banco mercantil de Londres.

Soros admite que se trasladó a Estados Unidos sólo para ganar dinero.

Pensaba quedarse cinco años y luego volver a Inglaterra.

“No me interesaba especialmente Estados Unidos”, dijo a su biógrafo Michael Kaufman, en Soros: The Life and Times of a Messianic Billionaire. “Había adquirido algunos prejuicios británicos básicos; ya sabes, los Estados Unidos eran, bueno, comerciales, burdos, etc.”.

 

 

Sociedad abierta frente a sociedad cerrada

El desprecio por Estados Unidos no fue el único “prejuicio británico” que Soros adquirió en la LSE. También desarrolló una fuerte aversión a los conceptos de tribu y nación, siguiendo el ejemplo de Karl Popper.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

En La sociedad abierta y sus enemigos (The Open Society and Its Enemies), Popper enseñaba que la raza humana está evolucionando de una sociedad “cerrada” a una “abierta”.

El catalizador de esta transformación es el “imperialismo”, explicaba.

Las sociedades cerradas son tribales y sólo se preocupan por lo que es mejor para la tribu, mientras que una sociedad “abierta” busca lo que es mejor para toda la humanidad.

Popper admitió que las sociedades tribales parecen atractivas a primera vista. Los pueblos tribales están estrechamente vinculados por “el parentesco, la convivencia, el compartir esfuerzos comunes, peligros comunes, alegrías comunes y angustias comunes”.

Sin embargo, los pueblos tribales nunca son realmente libres, argumentaba Popper. Sus vidas se rigen por la “magia” y la “superstición”, por las “leyes”, las “costumbres” y los “tabúes” de sus antepasados.

Están atrapados en una rutina de la que no pueden escapar.

En cambio, una sociedad “abierta” no tiene tabúes ni costumbres, ni tribus ni naciones. Está formada sólo por “individuos”, libres de hacer o pensar como quieran.

 

 

‘Imperio Universal del Hombre’

Popper sostenía que todas las sociedades comienzan siendo “cerradas”, pero luego se vuelven “abiertas” a través del “imperialismo”.

Cuando una tribu se hace lo suficientemente fuerte como para conquistar otras tribus, las sociedades “cerradas” se ven obligadas a “abrirse” al conquistador, mientras que el conquistador también se “abre” a las costumbres de los conquistados.

“Creo que es necesario que el exclusivismo tribal y la autosuficiencia sólo puedan ser sustituidos por alguna forma de imperialismo”, concluyó Popper.

Los imperios hacen que las tribus y las naciones queden obsoletas, decía Popper. Proporcionan un único gobierno, con un único conjunto de reglas para todos.

Popper soñaba con un “Imperio Universal del Hombre” que extendiera la “sociedad abierta” a todos los rincones del mundo.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

 

Fruta prohibida

En muchos aspectos, el Imperio es más “tolerante” que la tribu, sostiene Popper. Los pueblos destribalizados descubren que son libres de hacer y decir muchas cosas que antes consideraban “tabú”.

Pero hay algo que el Imperio no puede tolerar: el propio tribalismo.

Popper advirtió que la humanidad sólo puede avanzar, no retroceder. Comparó la “sociedad abierta” con comer del Árbol del Conocimiento. Una vez que has probado el fruto prohibido, las puertas del Paraíso se cierran.

Nunca se puede volver a la tribu. Los que lo intenten se convertirán en fascistas.

“Nunca podremos volver a la … inocencia y belleza de la sociedad cerrada… ,” advierte Popper. “Cuanto más lo intentemos… más seguro será que lleguemos a … la Policía Secreta, y … al gansterismo romántico. … No hay retorno a un estado de naturaleza armonioso. Si volvemos atrás, debemos recorrer todo el camino: debemos volver a las bestias”.

 

 

El imperio socialista

Las ideas de Popper no eran originales. Se limitaba a defender la doctrina del imperialismo liberal a la que se dedicaba la London School of Economics.

La LSE fue fundada en 1895 por cuatro miembros de la Sociedad Fabiana, entre ellos Sidney y Beatrice Webb, George Bernard Shaw y Graham Wallas.

Todos eran imperialistas acérrimos, además de socialistas, y no veían ningún conflicto entre ambos. De hecho, los fabianos veían el Imperio Británico como un excelente vehículo para difundir el “internacionalismo” socialista.

En un tratado de 1901 titulado Twentieth Century Politics: A Policy of National Efficiency, Sidney Webb pedía el fin de los “derechos abstractos basados en las ‘nacionalidades’”. Rechazando lo que llamaba la “ferviente propaganda del ‘Home Rule’ irlandés”, Webb condenaba cualquier movimiento que impulsara el “autogobierno” basado en la “obsoleta noción tribal” de la “autonomía racial”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

En su lugar, Webb sostenía que el mundo debía estar dividido en “unidades administrativas” basadas únicamente en la geografía, “sea cual sea la mezcla de razas”, como ejemplificaba “esa gran mancomunidad de pueblos llamada Imperio Británico”, que incluía “miembros de todas las razas, de todos los colores humanos y de casi todas las lenguas y religiones”.

Así, Webb expuso la esencia de la “sociedad abierta” imperial casi 50 años antes que Popper.

 

 

El socialismo invisible

No se sabe que George Orwell fuera fabiano, pero compartía el sueño fabiano de un Imperio Británico socialista.

En su libro de 1941 The Lion and the Unicorn: Socialism and the English Genius, Orwell predijo que surgiría un “movimiento socialista específicamente inglés”, que conservaría muchos “anacronismos” del pasado.

Estos “anacronismos” calmarían y tranquilizarían el alma inglesa, incluso cuando la sociedad británica se volviera del revés.

Uno de esos “anacronismos” sería la Monarquía, que Orwell pensaba que merecía ser conservada. Otro era el Imperio, que sería rebautizado como “una federación de estados socialistas…”

Orwell predijo que un verdadero socialismo inglés “mostraría un poder de asimilación del pasado que chocará a los observadores extranjeros y a veces les hará dudar de si ha habido alguna revolución.”

A pesar de las apariencias, la Revolución sería real, en todo lo “esencial”, prometió Orwell.

 

 

 ‘Como una momia inhumada’

En un extraño eco de Orwell, Lord William Rees-Mogg también sugirió que su nuevo feudalismo conservaría muchas de las apariencias externas de la vida inglesa normal, incluso cuando la nación británica se desmoronara.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

En su libro Blood in the Streets (Sangre en las calles), de 1987, Rees-Mogg y Davidson predijeron que, incluso después de que los Estados-nación hubieran perdido su poder y soberanía, “las formas del Estado-nación permanecerían, como en el Líbano, al igual que, de hecho, la forma del Imperio Romano se conservó, como una momia insepulta, a lo largo de la Edad Media”.

A pesar de su sombría visión del futuro de Gran Bretaña, Rees-Mogg siguió haciéndose pasar por un patriota británico hasta el final. Tal vez era su forma de mantener las apariencias, de ayudar a preservar la “forma” de Gran Bretaña, “como una momia insepulta”, para calmar y tranquilizar el alma inglesa.

Vemos así que el socialismo “específicamente inglés” de Orwell -en el que incluso la Monarquía sobreviviría- parece tener un inquietante parecido con el nuevo feudalismo de Rees-Mogg.

Incluso cabría preguntarse si son uno y el mismo.

 

 

El Soros imperial

En 1995, Soros declaró a The New Yorker: “No creo que se pueda superar nunca el antisemitismo si uno se comporta como una tribu. … La única manera de superarlo es renunciando a la tribalidad”.

Esta no fue ni la primera ni la última vez que Soros levantó las cejas al condenar el tribalismo judío como un factor que contribuye al antisemitismo. Cuando Soros hizo un comentario similar en 2003, recibió una reprimenda de Elan Steinberg, del Congreso Judío Mundial, quien replicó: “El antisemitismo no lo causan los judíos; lo causan los antisemitas”.

Para ser claros, Soros sólo repetía lo que había aprendido en la London School of Economics.

Sus fundaciones Open Society están expresamente dedicadas a las enseñanzas de Popper, que se oponen al tribalismo de cualquier tipo. Al rechazar el tribalismo de su propio pueblo judío, Soros sólo estaba siendo intelectualmente coherente.

A nivel personal, no puedo condenar a Soros por su crítica al tribalismo judío, ya que mi propio padre judío tenía opiniones similares.

Una de las formas en que mi padre expresó su rebeldía fue casándose con mi madre, una belleza exótica, mitad mexicana, mitad coreana, y católica por fe.

Comprendo perfectamente la incómoda relación de Soros con su identidad judía.

Sin embargo, escucho en las palabras de Soros un preocupante eco de la ideología imperial de Sidney Webb, una influencia que impregna y define la red Open Society de Soros a todos los niveles.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

 

El efecto del flautista de Hamelín

En los meses siguientes al Miércoles Negro, los medios de comunicación británicos promocionaron a Soros como una estrella de cine, construyendo su leyenda como el mayor genio financiero de la época.

Lord William Rees-Mogg encabezó el grupo.

Rees-Mogg y sus asociados sabían que, si se podía atraer a suficientes pequeños inversores para que creyeran en la leyenda de Soros, si se podía manipular a suficientes para que imitaran los movimientos de Soros, comprando y vendiendo como él aconsejaba, entonces Soros comandaría el enjambre.

Él podría hacer o deshacer los mercados, simplemente hablando.

En su columna del Times del 26 de abril de 1993, Rees-Mogg arrojó un aura mística sobre Soros, presentándolo como un Nostradamus de los últimos tiempos que podía ver a través de los “engaños públicos” la “realidad” que había debajo.

Otros periodistas se alinearon, repitiendo los argumentos de Rees-Mogg como sonámbulos.

“¿Por qué estamos tan embrujados por este Midas moderno?”, se preguntaba el Daily Mail, con el tono de un amante desesperado.

No todo el mundo se creyó el mito de Soros.

Leon Richardson, un columnista financiero australiano, acusó a Rees-Mogg de intentar convertir a Soros en un flautista de Hamelín, para llevar a los inversores por el mal camino.

“Lord Rees-Mogg alabó al señor Soros, llamándolo el inversor más brillante del mundo”, dijo Richardson en su columna del 9 de mayo de 1993. “Como resultado, la gente empezó a observar al Sr. Soros y lo que hace para ganar dinero”.

 

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

La estafa del oro

Los que observaban a Soros después del Miércoles Negro no tuvieron que esperar mucho para su siguiente consejo de inversión.

“Soros ha centrado su atención en el oro”, anunció Rees-Mogg el 26 de abril de 1993.

Newmont Mining era el mayor productor de oro de Norteamérica. Soros acababa de comprar 10 millones de acciones a Sir James Goldsmith y Lord Jacob Rothschild.

Si Soros compraba oro, quizá nosotros también deberíamos hacerlo, insinuó Rees-Mogg.

No todo el mundo aceptó la sugerencia de Rees-Mogg.

Algunos comentaristas señalaron que, mientras Soros compraba acciones de Newmont, Goldsmith y Rothschild se deshacían de ellas, lo que no es una clara señal de compra.

“Normalmente, cuando una persona con información privilegiada vende acciones de su propia empresa intenta que no se note”, comentó Leon Richardson. “Este fue un caso extraño en el que el insider estaba tratando de conseguir una amplia cobertura mediática sobre su venta”.

No obstante, el efecto Pied Piper funcionó. El 2 de agosto, el precio del oro se había disparado de 340 a 406 dólares la onza, un aumento del 19%.

 

 

‘Una nueva forma de hacer dinero’

Muchos en la prensa financiera murmuraron sobre el inusual grado de coordinación entre The Times, Soros, Goldsmith y Rothschild.

“Soros es un enigma…”, dijo el London Evening Standard. “Nunca habló de oro, pero entonces no lo necesitaba. La prensa lo hizo por él, con el animador de Goldsmith, Lord Rees-Mogg, haciendo sonar el toque de atención en The Times”.

“Uno no puede más que maravillarse de la sincronización de Goldsmith/Soros y del aura escénica de su espectáculo para sentirse bien con el oro”, comentó la revista EuroBusiness en septiembre de 1993. “También contaban con un impresionante elenco de apoyo: unos medios de comunicación que tocaban como un coro griego su melodía de bicho de oro”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

David C. Roche, un estratega londinense de Morgan Stanley, concluyó: “Es una nueva forma de hacer dinero, una combinación de inversión juiciosa en el fondo de un mercado y un golpe publicitario.”

 

El Clan Criminal de la Familia Stuart

 

 

El equipo de jugadores

A pesar de todo el bombo y platillo, la burbuja del oro estalló en septiembre, enviando los precios del oro por el suelo.

Muchos perdieron sus camisas.

Pero Goldsmith y Rothschild se forraron, vendiendo en el punto más alto.

Algunos sospecharon que el objetivo de la operación podía ser ayudar a Goldsmith y Rothschild a obtener beneficios de sus participaciones en Newmont, que hasta entonces eran escasas.

Soros, por otro lado, recibió una paliza. Algunos informes dicen que Soros se deshizo de sus acciones en agosto de 1993, mientras que otros dicen que no empezó a vender hasta 1997. En cualquier caso, parece que Soros vendió a la baja.

¿Por qué lo hizo? ¿Por qué Soros iba a encabezar un plan de promoción del oro que le reportó poco o ningún beneficio?

Algunos sospechan que Soros podría haber recibido un golpe por parte de su equipo.

Tal vez no era tan inconformista después de todo.

Tal vez el flautista de Hamelín era sólo un tipo que sigue órdenes.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

 

¿Profeta o peón?

Como mínimo, la jugada del oro demostró que Soros trabajaba con un equipo.

Su imagen de lobo solitario no era más que otro mito.

Cuando los focos de la celebridad brillaron por primera vez sobre Soros, lo encontraron trabajando con un estrecho círculo de inversores británicos, entre ellos, algunos de los nombres más famosos de las finanzas mundiales.

Los inversores de ese nivel no se dedican tanto a “especular” en los mercados como a controlarlos.

La estafa del oro reveló que Rees-Mogg, Soros, Goldsmith y Rothschild estaban unidos por una intrincada red de relaciones comerciales.

Goldsmith, por ejemplo, era director de St. James Place Capital de Rothschild. Otro director de St. James Place, Nils Taube, fue simultáneamente director del Quantum Fund de Soros.

El propio Rees-Mogg era un amigo cercano de Lord Rothschild, así como miembro del consejo de administración de J. Rothschild Investment Management y director de St. James Place Capital.

Mientras tanto, el periodista del Times Ivan Fallon -que ayudó a dar a conocer la historia de la compra de oro de Soros en el Sunday Times, coescribiendo el informe original del 25 de abril- resultó ser el biógrafo de Goldsmith, autor de Billionaire: The Life and Times of Sir James Goldsmith.

Todo fue muy acogedor.

 

‘Pandilla de insiders’

“Este tipo de conexiones, esta impresión de banda de insiders, es lo que hace que los inversores más convencionales levanten ocasionalmente una ceja en lo que respecta a Soros”, refunfuñó The Observer con desaprobación.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

The Observer tenía razón. Soros era un “insider” que trabajaba con otros insiders. Y no había ningún indicio de que Soros estuviera cerca de ser un socio principal del grupo.

Soros era un servidor, no un profeta; un seguidor, no un líder.

Por eso, Soros se quejó cuando fue condenado por uso de información privilegiada en 2002, en relación con el escándalo de la Société Générale de Francia.

“Es extraño que yo haya sido el único culpable cuando toda la clase dirigente francesa estaba involucrada”, se quejó Soros a la CNN.

Soros consideraba claramente que los franceses habían infringido las normas.

En opinión de Soros, cuando “todo… el establishment” de un país conspira para amañar los mercados, es injusto señalar a un solo conspirador para que sea procesado.

Al fin y al cabo, Soros simplemente hacía lo que hacían los demás.

 

 

Revoluciones de color

Al mismo tiempo que Rees-Mogg pulía la imagen de Soros como el mayor gurú de la inversión en el mundo, también promovía las actividades políticas de Soros.

“Admiro la forma en que ha gastado su dinero”, dijo Rees-Mogg en su columna del Times del 26 de abril de 1993. “Nada es más importante que la supervivencia económica de los antiguos países comunistas de Europa del Este”.

Rees-Mogg se refería al trabajo de la fundación de Soros en los antiguos estados soviéticos, donde Soros se hizo rápidamente infame como financiador y organizador de golpes de estado incruentos conocidos como “revoluciones de color”.

Al igual que con sus operaciones de divisas, Soros no actuaba solo cuando participaba en operaciones de cambio de régimen. Formaba parte de un equipo.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Soros y los ‘atlantistas’

En una serie de artículos en Revolver News, Darren Beattie expuso a un cabal de agentes de seguridad nacional de Estados Unidos que se especializan en derrocar regímenes mediante “revoluciones de color”.

Operan a través de una red de ONGs patrocinadas por el gobierno, entre ellas The National Endowment for Democracy (NED) y sus dos grupos afiliados, el International Republican Institute (IRI) y el National Democratic Institute (NDI).

Beattie acusa a estos grupos “pro-democracia” de montar un motín contra el presidente Trump.

Según Beattie, estos operativos “pro-democracia” jugaron un papel central en la interrupción de nuestras elecciones de 2020, sus esquemas culminaron en la llamada “insurrección” del Capitolio, que Revolver ha expuesto ahora como un trabajo interno orquestado por provocadores del FBI.

Beattie llama a los conspiradores “atlantistas”, un eufemismo comúnmente aplicado a los anglófilos del Departamento de Estado que ponen los intereses británicos por encima de los estadounidenses.

Uno de esos conspiradores “atlantistas” fue George Soros, según Beattie.

 

 

La boca que ruge

Normalmente, cuando Soros se involucra en operaciones de cambio de régimen, se desvive por atribuirse el mérito, como hizo con la quiebra del Banco de Inglaterra en 1992.

Por ejemplo, en su libro de 2003 “La burbuja de la supremacía americana”, Soros confesó libremente: “Mis fundaciones contribuyeron al cambio de régimen democrático en Eslovaquia en 1998, en Croacia en 1999 y en Yugoslavia en 2000, movilizando a la sociedad civil para deshacerse de Vladimir Meciar, Franjo Tudjman y Slobodan Milosevic, respectivamente”.

Ese mismo año, en una conferencia de prensa en Moscú, Soros amenazó públicamente con destituir al presidente georgiano Eduard Shevardnadze, declarando: “Esto es lo que hicimos en Eslovaquia en la época de Meciar, en Croacia en la época de Tudjman y en Yugoslavia en la época de Milosevic”.

Cuando Shevardnadze fue derrocado posteriormente en un levantamiento en noviembre de 2003, Soros se atribuyó públicamente el mérito.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

“Estoy encantado con lo ocurrido en Georgia, y me siento muy orgulloso de haber contribuido a ello”, se jactó Soros en Los Angeles Times el 5 de julio de 2004.

 

 

Red de ex Alumnos del Reino Unido

De forma algo inusual, Soros no se apresuró a reclamar el mérito de la Revolución Naranja de 2004 en Ucrania, sino que uno de sus colegas, Michael McFaul, lo hizo por él.

“¿Se inmiscuyeron los estadounidenses en los asuntos internos de Ucrania? Sí”, escribió McFaul en The Washington Post del 21 de diciembre de 2004.

McFaul -que entonces era profesor asociado en Stanford, pero que más tarde fue embajador en Rusia con Obama- pasó a enumerar varios “agentes de influencia estadounidenses” que, según él, habían participado en la Revolución Naranja, entre ellos la International Renaissance Foundation, a la que McFaul hizo especial hincapié en describir como “financiada por Soros”.

Ucrania es un país peligroso y violento, donde los agentes extranjeros corren ciertos riesgos. Es difícil entender por qué McFaul pondría deliberadamente en peligro a Soros y a toda una serie de agentes estadounidenses al implicarlos públicamente en la intromisión en las elecciones, a menos que tal vez estuviera tratando de desviar la atención de algunos otros participantes que no eran estadounidenses.

Uno de esos participantes no estadounidenses fue la Fundación Westminster para la Democracia (WFD), un grupo británico “pro-democracia” financiado por el Ministerio de Asuntos Exteriores británico. La WFD desempeñó un papel crucial en la Revolución Naranja.

¿Puso McFaul en peligro a sus compatriotas para dar cobertura a los británicos?

Como becario de Rhodes y graduado de Oxford, McFaul es un ex alumno del Reino Unido que ha ascendido a una “posición de influencia” -exactamente el tipo de persona a la que el Ministerio de Asuntos Exteriores británico recurre habitualmente para que le ayude a promover los “objetivos de la política exterior británica.”

 

 

La mano oculta de Gran Bretaña

Uno de los llamados “agentes de influencia estadounidenses” que McFaul expuso en The Washington Post fue Freedom House.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Como revelé en mi artículo anterior, “Cómo los británicos inventaron las revoluciones de color”, Freedom House se fundó en 1941 como un frente de la inteligencia británica, cuyo propósito era impulsar la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial y ayudar a Gran Bretaña a llevar a cabo operaciones encubiertas contra los activistas por la paz de Estados Unidos.

No hay ninguna razón para creer que Freedom House haya cambiado su filiación desde entonces.

Describir a Freedom House como un “agente de influencia estadounidense” pone cierta tensión en la palabra “estadounidense”.

Freedom House ejemplifica perfectamente el tipo de frente anglófilo que Darren Beattie llama “atlantista”.

 

 

¿Dónde quedó Soros?

Sospecho que el verdadero papel de Soros entre los operativos de la “revolución de color” es similar a su papel en el mundo financiero.

Desvía la atención de las operaciones británicas atribuyéndose el mérito de las mismas.

Entonces, ¿dónde está Soros ahora?

¿Por qué no está cacareando la figura caída del presidente Trump, como lo hizo con Meciar, Tudjman, Milosevic, Shevardnadze y tantos otros?

Tal vez Soros recibió una llamada de Londres.

Tal vez sus superiores le advirtieron que las cosas se están poniendo un poco peligrosas con estas revelaciones de Revolver.

Tal vez le dijeron a Soros que mantuviera la boca cerrada.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Andrei Fursov: El papel de los Rothschild en el Imperio Británico y la alianza con China

 

Fuente:

Richard Poe: How the British Invented George Soros.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

ES OFICIAL: La mayor parte de la población vacunada del Reino Unido está sufriendo tasas de infección muy superiores a las de los no...

Contenidos

Por Matthew Ehret Ante las crecientes presiones para disolver el Consejo de Seguridad de la ONU de cinco miembros, el presidente Putin advirtió el...

Ciencia y Tecnología

¿Recuerdan el modelo oficial del gobierno británico, según el cual “la 3ª Ola De COVID Matará/Hospitalizará A Entre El 60-70% De Las Personas Que...

Actores

Durante su reciente visita al Reino Unido, Bill Gates fue abucheado por multitudes que exigían su arresto debido a su rol protagónico en la...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon