Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Israel heredó un aparato de represión británico que sigue utilizando hoy en su genocidio contra los palestinos

En un artículo publicado por Declassified UK, el historiador A.Bustos explica cómo el «mandato» británico sobre Palestina de 1920-48 dejó un aparato de represión que Israel heredó y sigue utilizando hoy en su feroz guerra contra los palestinos.

 

 

Por Mente Alternativa

La actual práctica de castigo colectivo de Israel contra los palestinos tiene sus orígenes en el dominio británico en Palestina, al igual que los bombardeos aéreos, las incursiones militares, el uso de civiles palestinos como escudos humanos y la infraestructura de la ley militar desplegada contra una población civil ocupada en su mayoría. Durante el mandato británico entre 1920 y 1948, se implementó una infraestructura represiva que alcanzó su máxima expresión durante la Gran Revuelta Árabe de 1936-1939. La revuelta, que surgió tras décadas de resistencia pacífica y varios levantamientos fallidos, exigía el fin del apoyo británico a la colonización sionista y la garantía de la autodeterminación palestina. La brutal represión británica, que dejó alrededor del 10 por ciento de la población masculina adulta árabe muerta, herida, encarcelada o exiliada, puso fin a la revuelta, pero dejó a la sociedad palestina devastada y desprotegida ante los grupos milicianos sionistas durante la Nakba de 1948.

Para sofocar la revuelta, Gran Bretaña impuso la ley marcial en Palestina, basándose en tácticas contrainsurgentes que había refinado en otras colonias como Irlanda e India. Autoridades británicas renovaron leyes locales de la década de 1920, llamándolas “leyes de emergencia”, para imponer castigos colectivos contra los palestinos durante el levantamiento de 1936. Esto permitió imponer toques de queda, censurar materiales escritos, ocupar edificios, así como arrestar, encarcelar y deportar individuos sin juicio y suspendiendo el derecho a la defensa, políticas que Israel aún aplica contra los palestinos hoy en día. En lugar de distinguir entre rebeldes armados y civiles, Gran Bretaña impuso castigos colectivos contra toda la población palestina, creando un estado de efectivo gobierno militar en Palestina para prevenir la organización política palestina y dándose amplios poderes.

Durante el gobierno militar británico, gran parte del país se convirtió en prisiones. La ley militar permitía dictar sentencias rápidas, lo que resultaba en detenciones masivas de campesinos y trabajadores urbanos. Los detenidos eran encarcelados, a menudo sin juicio, en campos extremadamente superpoblados con condiciones sanitarias inadecuadas. En mayo de 1939, en respuesta a una pregunta parlamentaria, el secretario colonial Malcolm MacDonald confirmó que había 13 campos de detención en Palestina que albergaban a 4,816 personas. Estos incluían varios campos de concentración, como Sarafand al-Amar, que albergaba a miles de prisioneros. Al menos seis de los principales centros de detención israelíes hoy en día fueron construidos durante la era del mandato británico y aún se utilizan para encarcelar palestinos.

En noviembre de 2023, tras una breve pausa humanitaria entre Israel y Hamás, el gobierno israelí liberó a cientos de presos palestinos, destacando el uso de la detención administrativa, una práctica ilegal que permite retener a detenidos sin cargos ni juicio. Esta política parece ser heredada de los británicos, quienes la utilizaron durante su mandato en Palestina. Israel incorporó estas leyes británicas en su ordenamiento jurídico y las aplicó tanto en Israel como en los territorios ocupados, incluso después de que Gran Bretaña las derogara al final de su mandato. Human Rights Watch ha documentado múltiples casos de su uso para reprimir la disidencia palestina.

Para combatir la revuelta de los años 30, Gran Bretaña envió a Sir Charles Tegart, quien había encabezado previamente la policía en la India colonial, a Palestina, donde construyó gran parte de la infraestructura utilizada para internar sospechosos. Tegart estableció centros de investigación árabes que se utilizaron como cámaras de tortura. Construyó fortalezas policiales y puestos de guardia a lo largo de las carreteras, y recomendó la construcción de una gran valla a lo largo de la frontera norte de Palestina, conocida como “La valla de Tegart”. La construcción de esta valla fue realizada por la agencia judía con la ayuda de la empresa constructora Solel Boneh. Muchas de estas fortalezas, conocidas como “Las Fortalezas de Tegart”, aún están en uso hoy en día, pero ahora son manejadas por soldados israelíes en lugar de tropas británicas.

Durante 1936-1939, Gran Bretaña empleó tanto tropas terrestres como la Real Fuerza Aérea contra los rebeldes palestinos. Tras la terminación del Acuerdo de Munich con la Alemania nazi en 1938, enviaron más de 100,000 tropas a Palestina. Se impusieron castigos colectivos en ciudades como Nazaret, Safed y Bisan. En junio de 1936, destruyeron gran parte de la Ciudad Vieja de Jaffa, dejando sin hogar a miles de palestinos. Aunque menor en comparación con los bombardeos actuales en Gaza, la violencia desproporcionada y el castigo colectivo no son nuevos. Tras aplastar una huelga general en 1937, la segunda fase de la revuelta vio un levantamiento armado en todo el país, al que respondieron con represión en las zonas rurales.

Para eliminar a los involucrados en la revuelta, los británicos regularmente cercaban pueblos enteros y realizaban redadas mortales. Saqueaban hogares en busca de combatientes rebeldes o armas, y los hombres palestinos encontrados con armas o balas eran ejecutados. Durante las redadas, los soldados británicos detenían a los habitantes y los encarcelaban en recintos al aire libre con alambre de púas. Las aldeas eran multadas colectivamente por ataques contra soldados británicos y las casas de los sospechosos eran demolidas. Estas tácticas continúan siendo utilizadas por Israel hoy en día contra presuntos militantes palestinos.

Gran Bretaña utilizó civiles palestinos como escudos humanos durante la revuelta, una táctica que involucraba obligarlos a acompañar a las patrullas militares y a enfrentar el peligro, incluso pasando sobre minas para detonarlas. Esta práctica, heredada de la dominación británica en la India, causó muchas muertes y heridas entre los palestinos. Israel también ha sido acusado de usar esta táctica, como en el caso de dos palestinos en Gaza en 2023. A pesar de que Israel ha culpado a grupos palestinos de emplear escudos humanos, las fuerzas israelíes también han sido filmadas usándolos, recordando el contexto histórico de Gran Bretaña durante la revuelta palestina.

Orde Charles Wingate, un oficial británico y sionista cristiano, colaboró estrechamente con la Haganah, la organización militar sionista, para reprimir la revuelta palestina. Creó los Escuadrones Nocturnos Especiales (SNS), entrenando a judíos en tácticas de emboscada y asesinato. Junto con Yitzhak Sadeh, atacaron aldeas palestinas, sometiendo a los habitantes a abusos y ejecuciones. Su influencia fue significativa en la Haganah y en futuros líderes militares israelíes como Moshe Dayan y Yigal Allon, quienes elogiaron su enseñanza y liderazgo. Su legado perduró en la doctrina de combate de las Fuerzas de Defensa de Israel.

Después de Wingate, el general Bernard Montgomery fue una figura militar destacada en Palestina durante la revuelta, conocido como “Monty”. Desestimó la revuelta como un levantamiento nacional y ordenó una represión implacable contra los rebeldes, comparando la situación con su experiencia en Irlanda. Propuso medidas draconianas como encarcelar a quienes usaran el keffiyeh y encadenar a las personas como castigo. Desde la ocupación israelí en 1967, se han visto campañas similares contra los símbolos nacionales palestinos, reflejando una política de suprimir la identidad nacional palestina, similar a la de los británicos durante la revuelta.

 

La guerra actual entre Israel y Gaza no fue provocada por las poblaciones locales, sino por potencias externas que han interferido durante décadas, impidiendo la paz

Contenidos

Por Mente Alternativa En las últimas 48-72 horas previas al trágico accidente de helicóptero en el que murió el presidente iraní Ibrahim Raisi, Irán...

Contenidos

Por Mente Alternativa Después de que el fiscal jefe de la Corte Penal Internacional (CPI) solicitó una orden de arresto contra el primer ministro...

Contenidos

Por Mente Alternativa En un artículo publicado por Strategic Culture Foundation, Steven Sahiounie advierte la conexión entre el arresto del Dr. Waleed al-Tabtabai y...

Contenidos

En un artículo publicado con motivo del 80 aniversario de la Gran Victoria contra el nazismo, el Vicepresidente del Consejo de Seguridad de la...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram