Mientras que Occidente celebró el colapso del comunismo, y marionetas como Sir Henry Kissinger y Sir George Bush marcaron el comienzo del Nuevo Orden Mundial del TLCAN, la OTAN, la Eurozona y la OMC durante la década de 1990, ya se estaba formando una nueva alianza que pronto vería emerger instituciones como la Organización de Cooperación de Shanghai, el BRICS, APEC y, más tarde, la Unión Económica Euroasiática, las cuales impulsan hoy en día iniciativas como la del Cinturón y Nueva Ruta de la Seda (BRI), lanzada por China en 2013. Del 25 al 27 de abril de 2019, en Beijing, China acogió el segundo foro de la Iniciativa del Cinturón y Ruta de la Seda, al que asistió el presidente Vladimir Putin. La iniciativa establece que su objetivo es mejorar la “conectividad integral a través de la construcción de infraestructura” para “explorar” las nuevas fuerzas motrices para el crecimiento económico mundial y “construir” una nueva plataforma para la cooperación económica mundial. El foro marcó la profundización de la cooperación entre Rusia y China con las dos naciones lanzando un fondo bilateral de yuanes según lo informado por el Fondo de Inversión Directa de Rusia. En el foro, el presidente ruso, Vladimir Putin, también propuso unir la ruta rusa del Mar del Norte y la Ruta de la Seda Marítima de China y pidió a las naciones participantes que se unan a la iniciativa. La ruta de seda polar ruso-china desafía a la geopolítica del imperio británico-romano 2.0, y los halcones de la OTAN ya han reaccionado ante la tentativa de Rusia como si la Guerra Fría nunca hubiera terminado. Así que este nuevo intento de promover la iniciativa no fue la excepción, pues la directora del FMI, Christine Lagarde, expresó la importancia de que China “limite” el alcance de su iniciativa de inversión en función de “criterios de necesidad y de sostenibilidad.” De cualquier modo, ante la ambigüedad de las palabras de Lagarde, la incógnita sigue siendo si la directora del FMI busca frenar las intenciones de China que escapan a las prioridades de “necesidad y de sostenibilidad”, o si simplemente está socorriendo a los halcones de la OTAN que miran la iniciativa de China y Rusia con pánico.

 

La participación de Putin en el Forum del BRI 2019

El presidente Vladimir Putin no dejó dudas cuando proclamó con orgullo que Rusia y la Unión Europea de la Unión Económica Euroasiática que encabeza se están fusionando estratégicamente con China y su Iniciativa Belt & Road, con este proceso que tiene consecuencias estratégicas sin precedentes de gran alcance para el supercontinente y la geopolítica del siglo XXI en su conjunto.

La Iniciativa Belt & Road (BRI) de este año es un evento monumental que reúne a varias docenas de jefes de estado y proporciona una plataforma para que la comunidad internacional comprenda mejor esta visión que cambia el mundo. El presidente Putin pronunció un importante discurso durante este evento que puede resumirse como su orgullosa proclamación de que Rusia y la Unión Económica Eurasiática (EAU) y sus líderes se están fusionando estratégicamente con China y su BRI. No hay duda de que este proceso tendrá consecuencias estratégicas sin precedentes de gran alcance para el supercontinente y la geopolítica del siglo XXI en su conjunto, por lo que su discurso completo merece ser analizado en su totalidad.

 

 

Putin propone vincular la ruta marítima de la seda de China con la ruta rusa del Mar del Norte

En el segundo foro de la Iniciativa del Cinturón y Ruta de la Seda, el presidente ruso, Vladimir Putin, propuso unir la ruta rusa del Mar del Norte y la Ruta de la Seda Marítima de China y pidió a las naciones participantes que se unan a la iniciativa.

“Prestamos gran atención al desarrollo de la Ruta del Mar del Norte. Estamos considerando la posibilidad de unirla con la Ruta de la Seda del Mar de China, creando así una ruta global y competitiva que conectará el noreste, el este y el sudeste de Asia con Europa”, dijo Putin en el foro.

La Ruta del Mar del Norte (NSR, por sus siglas en inglés) es la principal ruta de navegación del Ártico de Rusia, el paso marítimo más corto entre el Lejano Oriente y la parte europea del país.

 

La ruta de seda polar ruso-china desafía a la geopolítica británica

Mientras que Occidente celebró el colapso del comunismo, y marionetas como Sir Henry Kissinger y Sir George Bush marcaron el comienzo del Nuevo Orden Mundial del TLCAN, la OTAN, la Eurozona y la OMC durante la década de 1990, se estaba formando una nueva alianza que pronto vería emerger instituciones como la Organización de Cooperación de Shanghai, el BRICS, APEC y, más tarde, la Unión Económica Euroasiática.

Con estas nuevas instituciones, los diseños para un túnel ferroviario del estrecho de Bering se revivieron una vez más cuando Rusia manifestó su voluntad de construir el proyecto centenario en 2011, que ofreció más de $65 mil millones para su financiamiento, que únicamente requería la cooperación de Estados Unidos y Canadá.

Cuando China comenzó a emerger como una fuerza global, no solo solicitó convertirse en observador en el Consejo Ártico en 2012, sino que pronto desató la Iniciativa del Cinturón y Ruta de la Seda en septiembre de 2013. Un año después, en mayo de 2014, China también dio su apoyo para la construcción del túnel del estrecho de Bering. Hasta este período, la única discusión seria del programa se encontró en el trabajo del Instituto Schiller, cuyos fundadores publicaron la línea de ferrocarril New Silk Road y Bering Strait. A través de miles de conferencias y publicaciones desde 1993.

En enero de 2018, un libro blanco chino anunció que la visionaria iniciativa del norte de China con Rusia “brindará oportunidades para que las partes involucradas construyan una ‘Ruta de la seda polar’, para facilitar la conectividad y el desarrollo económico y social sostenible del Ártico.”

Los halcones de la OTAN han reaccionado ante estos increíbles desarrollos como si la Guerra Fría nunca hubiera terminado, con James Stravridis (ex Comandante Supremo Aliado de la OTAN) escribiendo un artículo de opinión el 16 de abril declarando que el camino de seda polar de China es solo un “programa agresivo de influencia de construcción” y que la fusión del hielo ártico “creará rutas de envío que podrían ser geopolíticamente centrales para la estrategia de desarrollo global de la Iniciativa del Cinturón y Ruta de la Seda de China.”

Si el Ártico se convertirá en una plataforma para la cooperación o la guerra ha sido una pregunta que se plantea a menudo durante los últimos 150 años. El sueño del Gobernador Gilpin y el Zar Nicolás II de unir a ambos mundos, nuevo y viejo, con el ferrocarril, se producirá, siempre que Occidente elija tomar en serio la historia y no vuelva a sonreír a la guerra mundial.

 

FMI pide a China limitar expansión de su proyecto Ruta de la Seda

El Fondo Monetario Internacional (FMI) pidió el viernes al Gobierno de China limitar la expansión de su megaproyecto de la Nueva Ruta de la Seda.

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, expresó la importancia de que China limite el alcance de su iniciativa de inversión, conocida como la Nueva Ruta de la Seda, en función de criterios de necesidad y de sostenibilidad.

La Nueva Ruta de la Seda es un enorme proyecto comercial diseñado por China y lanzado en 2013, que pretende conectar Europa, Asia del Sur y Oriental, Asia Central, Oriente Medio y también América Latina, con el fin de aumentar el desarrollo económico del mundo.

“Para tener éxito, la Ruta de la Seda solo debería ir allí donde se necesita”, señaló Lagarde, en Pekín, capital china, en el II Foro de la Franja y la Ruta de la Seda, donde el Gobierno chino ha reunido a representantes de 150 países, incluyendo 37 jefes de Estado o de Gobierno. Añadió que China debería llevar esta iniciativa “solo donde sea sostenible, en todos los aspectos.”

En su intervención, la directora del FMI señaló que Pekín ya ha dado pasos en ese sentido, remarcando que el nuevo marco sobre sostenibilidad de la deuda será utilizado para evaluar los proyectos de inversión.

De cualquier modo, ante la ambigüedad de las palabras de Lagarde, la incógnita sigue siendo si la directora del FMI busca poner un freno a las intenciones de China que escapan a las prioridades de “necesidad y de sostenibilidad”, o si simplemente está socorriendo a los halcones de la OTAN que miran la iniciativa de China y Rusia con pánico.

 

Trump prepara el regreso al patrón oro mientras roba y contrabandea todo el oro posible del mundo

 

 

Fuentes:

Strategic Culture Foundation — The Russian-China Polar Silk Road Challenges British Geopolitics.

RT — Putin speaks at 2nd Belt & Road Forum in Beijing.

HispanTV — FMI pide a China limitar expansión de su proyecto Ruta de la Seda.

Oriental Review — Interpreting President Putin’s Speech At The 2019 BRI Forum.

Sputnik — Putin Proposes Tying China’s Maritime Silk Road with Russian Northern Sea Route.

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion