Trump ya ha ejercido más influencia sobre la Reserva Federal que cualquier otro presidente en más de 100 años. Eso se debe a que el actual presidente de los Estados Unidos ha tenido más control sobre el personal de la Reserva Federal que ningún otro presidente desde que “la Fed” se fundó en 1913. Pero esto no se debe a que Trump sea un presidente antiestablishment o un héroe —como la oposición controlada se empeña en promover— sino a que la facción Rothschild (creadores de Trump) ha tenido toda la intención de permitírselo, pues la demolición controlada de la Reserva Federal es parte de la agenda cabalista de cara al reseteo económico global y al regreso al patrón oro. Actualmente, Trump está preparando efectivamente a los Estados Unidos para sobrevivir el colapso económico y la transición al patrón oro, pero también sigue promoviendo la política intervencionista estadounidense y robando y contrabandeando todo el oro posible de cara al reseteo económico global. En diversos artículos hemos expuesto cómo las acciones de un presidente estratégicamente bipolar como Donald Trump están determinadas por las agendas de las élites que lo usan para ganar tiempo para embolsarse el oro y recursos naturales de otras naciones alrededor del mundo mientras mantienen el control de la narrativa de la llamada “liberación planetaria”: La élite del Internacional Negro usa a Trump para polarizar a la audiencia mientras gana tiempo para sobrevivir la transición y salir intacta, afirman especialistas en criptopolítica como Daniel Estulin y la denunciante del Banco Mundial, Karen Hudes, quienes han vinculado a Trump con un amplio grupo internacional que incluye a diversas familias de la nobleza negra, cabalista, otomana, británica, e incluso el propio Vaticano, quienes son los verdaderos propietarias de la Red de Control Corporativo Global y el Cártel Bancario internacional. Son estas mismas élites las que están conduciendo la demolición controlada de la Reserva Federal bajo la administración Trump. De este modo, Trump, más que un presidente anti-establishment es parte de una operación dialéctica prediseñada de cara a al nuevo modelo económico global y geopolítico, también llamado Nuevo Orden Mundial Multipolar, liderado por China y Rusia. En este artículo se expone: 1). cómo Trump está rodeado de economistas partidarios del patrón oro a quienes está infiltrando poco a poco en la Reserva Federal, 2). cómo la falsa trama del Russiagate fue creada para favorecer a Trump desde sus inicios, y 3). cómo la administración Trump está robando oro de Oriente Medio, América Latina y África en este proceso.

 

“El día que China decida anunciar que sus reservas reales de oro superan las 30,000 toneladas, y que decida también respaldar al renminbi con oro, el dólar desaparecerá en un agujero negro ya que los Estados Unidos ni siquiera podrán demostrar que se acercan a las 8,000 toneladas que han declarado que poseen.” (Fuente: Daniel Estulin)

 

¿Trump nombrará a un defensor del patrón oro en la Reserva Federal?

En un artículo titulado “Will Trump Nominate Gold Standard Advocate to Fed?”, James Rickards ha resumido cómo “Trump ya ha ejercido más influencia sobre la Reserva Federal que cualquier otro presidente en más de 100 años” gracias a que ha sido el mandatario que ha tenido más control sobre el personal de la institución desde que la “Fed” se fundó en 1913.

Pero esto no se debe a que Trump sea un presidente anti-establishment o un héroe —como la oposición controlada afirma— sino a que la facción Rothschild (creadores de Trump) se lo ha permitido, pues la demolición controlada de la Reserva Federal es parte de la agenda cabalista de cara al reseteo económico global y al regreso al patrón oro.

Y es que, “presidentes y primeros ministros son sólo camareros que sirven café en un restaurante de la élite mundial” en el sentido de que ningún candidato a la presidencia o cancillería de un país representa los intereses del mismo sino los de alguno de los proyectos globales que controlan el mundo.

Trump promovió a Jay Powell para presidir la Fed, a Richard Clarida como vicepresidente, a Randy Quarles como vicepresidente de regulación y a Michelle Bowman para ocupar un asiento reservado para banqueros comunitarios. Todos esos nombramientos fueron bien considerados por Wall Street y los medios de comunicación. Pero eso aún dejó a Trump con dos vacantes originales en la institución.

Trump indicó que quería nombrar a Herman Cain y a Steve Moore para cubrir esas vacantes. Caín es un ex candidato presidencial, presidente de la junta del Banco de la Reserva Federal de Kansas City y CEO de la cadena Godfather’s Pizza. Moore es un analista de think tanks, fundador del Club for Growth y ex miembro del comité editorial de The Wall Street Journal.

Caín ahora ha retirado su nominación luego de encontrarse con la oposición de los republicanos del Senado, en parte debido a viejas acusaciones de conducta sexual inapropiada. Moore también se opone a quienes lo culpan por no tener un doctorado en economía.

Independientemente de los méritos, la razón real por la que se han opuesto las elites monetarias a ambos postulados es que son “amigos de Trump” y apoyarán a Jay Powell para reducir las tasas de interés y mantener la expansión económica antes de las elecciones de 2020.

Pero si Moore se retira a continuación o si su nominación es derrotada, no hay por qué preocuparse, pues la élite siempre tienen cubiertos todos los flancos y hay indicios de que la próxima nominada de Trump será Judy Shelton, actual asesora económica de Trump.

Ella tiene un doctorado y es un conocida defensora del regreso al estándar de oro. El domingo pasado, Shelton escribió un artículo en The Wall Street Journal titulado “El caso del cambio de régimen monetario”, en el que desafía al sistema actual y defiende el estándar de oro clásico.

Ya desde noviembre de 2017, los vaticinios de Judy Shelton eran acertados, como confirma una entrevista hecha por Gold Investing News en la que predijo con certeza que Jay Powell sustituiría a Janet Yellen en la Reserva Federal. En aquella ocasión, Shelton también hizo un guiñó al declarar que “el hecho de que un defensor del patrón oro como John Allison fuera entrevistado muestra que Trump tiene una mentalidad abierta.”

Pero la propia Judy Shelton está a favor del patrón oro, y como explicó en la citada entrevista:

“Creo que el dinero debe ser estable y proporcionar las bases para un crecimiento económico productivo. Cuando el dinero es solo una variable que los mercados financieros lanzan, o es parte de una fórmula de derivados o es parte de alguien que especula con las monedas, no está sirviendo al sector privado en el sentido de proporcionar esa unidad de cuenta confiable.”

“Bajo un estándar de oro se tenía esa estabilidad, y creo que eso es lo que falta. Me gusta la idea de un estándar de oro: se podría utilizar de una manera muy criptográfica. El punto es definir un sistema monetario unificado, de modo que al hablar sobre el mercado internacional todos jueguen en un campo de juego monetario nivelado”, agregó.

 

 

Russiagate sólo benefició a Donald Trump y al Estado Profundo

La exoneración de Trump en términos de la sonda Mueller y la farsa del Russiagate fue fácil de predecir, escribe Brandon Smith:

“Trump nunca será impugnado (o nunca impugnado con éxito) exactamente porque las élites bancarias quieren que esté justo donde está.”

Con la exposición de falsa trama rusa del Russiagate —y el inminente inicio de sacrificios de chivos expiatorios de la facción demócrata— Trump ha logrado que le otorguen el rol de víctima, lo que jugará a su favor en la psicología de masas que de cara a las elección presidencial de 2020.

James Rickards estima que Trump tiene un 60% de posibilidades de ganar, y un nuevo informe de investigación de Goldman Sachs también proyecta que Trump ganará en 2020.

Por otro lado, la trama del Russiagate estuvo destinada a:

1. mantener el financiamiento armamentístico para la política intervencionista de los EE.UU.,
2. censurar a los medios de comunicación de oposición controlada y a los verdaderamente independientes,
3. así como a llevar a los izquierdistas aún más al extremismo a través de la dialéctica de “dividir para conquistar.”

De este modo, hoy sabemos sin lugar a dudas que Russiagate fue una estrategia dialéctica que nunca tuvo como objetivo derrocar a Trump, sino a proteger los intereses del Estado Profundo de cara al reseteo. “Lo desconcertante es que los medios convencionales y alternativos crean que la Reserva Federal de alguna manera es ajena a esta situación”, escribe Brando Smith. Pues esto simplemente no es cierto.

Jerome Powell en sus declaraciones en el Acta de la Reserva Federal de octubre de 2012 explica claramente qué si la Fed ajustara su política a la debilidad, se producirá un choque. Cuatro años más tarde, ¿qué ha hecho Powell como Presidente de la Fed? Empujar por la política de debilidad económica plenamente consciente de lo que sucederá a continuación.

Por lo tanto, los banqueros centrales saben que están provocando un colapso. Y lo están haciendo deliberadamente. La pregunta que debemos hacernos es, ¿por qué? Y la respuesta es: Porque con el caos llega la oportunidad para los que están en el poder. Ellos nunca dejan que una buena crisis se desperdicie, especialmente cuando la crearon ellos mismos.

 

Oro ilegal africano en camino a los Emiratos Árabes Unidos

Hay una nueva fiebre del oro en África, escribe Alex Kimani, y los Emiratos Árabes Unidos están ocupados en sacar provecho de la industria lucrativa no regulada, según expone un informe exclusivo de Reuters.

Cada año, miles de millones de dólares en oro salen de África a los Emiratos Árabes Unidos y al Medio Oriente, las principales puertas de acceso a los mercados de Estados Unidos y Europa. Sin embargo, los gobiernos africanos reciben impuestos mínimos por el preciado producto, con la gran mayoría contrabandeada a través de elaborados mercados negros.

Los economistas del comercio han llegado a esta conclusión después de estudiar los datos de aduanas y descubrir enormes discrepancias entre los datos de importación y exportación.

Según la base de datos de estadísticas de comercio internacional de las Naciones Unidas, Comtrade, los Emiratos Árabes Unidos importaron 446 toneladas de oro por un valor de $15.1 mil millones de 46 naciones africanas en 2016, casi 12 veces más que lo que importó del continente hace una década. Solo 21 países de este grupo enviaron datos a Comtrade mientras que los otros 25 no lo hicieron.

Mientras tanto, los Emiratos Árabes Unidos informaron que recibieron 7.7 toneladas de oro de los 21 países que presentaron informes a Comtrade, que es de $3.9 mil millones (67 toneladas) más de lo que los países dijeron que habían enviado.

En otras palabras, cerca de la mitad del oro que llegó a los EAU desde África ese año fue contrabandeado. Además, hay que tener en cuenta que solo son datos de los EAU. Extrapolarlo sobre los puntajes de otros países que importan oro de África, incluidos China y Suiza, y las cifras podrían ser realmente impactantes.

La situación es tan extrema que China se está preparando para estacionar fuerzas especiales de élite en Zimbabwe, a medida que Pekín aumenta la cooperación militar con Harare en medio de la preocupación urgente de la potencia asiática para construir una base militar secreta. La nueva base militar de China está preparada para proteger sus grandes reclamaciones de diamantes y minas de oro en todo el país africano, donde ya se encuentran algunos de sus lanzamisiles antiaéreos SAM.

 

Cómo EEUU y Reino Unido robaron oro sirio y venezolano para financiar su política intervencionista

Según publicaron múltiples fuentes en febrero, las fuerzas de ocupación estadounidenses en el área siria de al-Jazeera hicieron un trato con los terroristas de Daesh (ISIS), por el cual Washington obtuvo decenas de toneladas de oro que la organización terrorista había robado, a cambio de proporcionar un paso seguro para los terroristas y sus líderes en las zonas de Deir Ezzor donde se ubican.

Por otro lado, en enero, Bloomberg informó que el Banco de Inglaterra no devolverá a Venezuela sus reservas de oro valoradas en 1.200 millones de dólares. Según el diario Sputnik, la decisión se tomó en base al apoyo del Reino Unidos a los Estados Unidos para reconocer a Juan Guaidó como “presidente encargado” de Venezuela.

El 21 de marzo, CNN publicó que según reportes de prensa, “Citigroup estaría liquidando el swap del oro venezolano, lo vendería y la diferencia de valor, unos 260 millones de dólares, se depositarían en cuentas estadounidenses donde Nicolás Maduro no tendría acceso.”

El 2 de abril, Red Voltaire reportó que el Contralor de la República Bolivariana, Elvis Amoroso, estima que los 91 viajes ‎internacionales de Juan Guaidó que están sin justificar podrían haber sido financiados, ‎al menos parcialmente, con el oro de Venezuela confiscado por Estados Unidos y el Reino Unido.

Todo esto se dio en medio de fuertes acusaciones contra Guaidó por estar involucrado en un plan para “robar” —a través de testaferros y ONGs— al menos 1.000 millones de dólares a través de la venta ilegal de las acciones de Petróleos de Venezuela (PDVSA) en una refinería en República Dominicana.

 

Cómo EEUU y Reino Unido robaron oro sirio y venezolano para financiar su política intervencionista

 

Fuentes:

Daily Reckoning — Will Trump Nominate Gold Standard Advocate to Fed?

Gold Investing News — VIDEO — Judy Shelton: Trump, the Next Fed Chair and the Gold Standard.

Safe Haven — Illegal African Gold Makes It Way To UAE.

Mente Alternativa — Cómo EEUU y Reino Unido robaron oro sirio y venezolano para financiar su política intervencionista.

Mente Alternativa — Nobleza Negra usa a Trump para retrasar el reseteo monetario y apropiarse de la narrativa de la liberación planetaria.

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion