Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

¿Quién está jugando ‘a ver quién se raja’ ante el peligro de una guerra nuclear y por qué?

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Han sido muy reveladoras las respuestas de Gran Bretaña y de Estados Unidos a la denuncia hecha por Rusia sobre el papel de Gran Bretaña en el ataque del 29 de octubre contra la base naval rusa de Sebastopol, el cual se hizo a través del corredor de paso seguro destinado únicamente a las exportaciones de cereales. La única declaración que hizo el gobierno británico es que Rusia está “difundiendo afirmaciones falsas de escala épica”; sin embargo, Washington, decidió enviar un mensaje más críptico a Moscú. Por segunda vez en dos semanas, emergió a la superficie un submarino secreto de misiles balísticos de la Armada de Estados Unidos —es decir, uno de los tres componentes de la “tríada nuclear” capaz de aniquilar a Rusia—, el USS Rhode Island (SSBN-740), que el 2 de noviembre navegó hacia el puerto de Gibraltar, un territorio británico de ultramar. Para que no haya duda del mensaje de Estados Unidos, el portavoz de la Armada estadounidense, el capitán John Craddock, declaró: “Estados Unidos y el Reino Unido comparten un sólido historial de cooperación, a través de ejercicios, operaciones y actividades de cooperación como ésta”. Así que ¿quién está jugando “a ver quién se raja” ante el peligro de una guerra nuclear? La respuesta es bastante clara.

 

Por EIRNS

3 de noviembre de 2022 (EIRNS) — El 2 de noviembre el gobierno de Rusia emitió una declaración oficial por medio del Ministerio de Asuntos Exteriores, en la que insta a que los “cinco Estados poseedores de armas nucleares” —Estados Unidos, el Reino Unido, Francia, China y Rusia— reafirmen su compromiso con la política establecida de, “Afirmamos que una guerra nuclear no se puede ganar y que nunca debe librarse”. La declaración política del gobierno de Rusia subraya que «la tarea más inmediata es evitar cualquier choque militar de las potencias nucleares” que podría tener “consecuencias catastróficas” para toda la humanidad. Insiste en que la “tarea prioritaria” para todos hoy, es desescalar la crisis actual.

Por su enorme importancia incluimos el enlace a la traducción al español de la declaración en el sitio oficial del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia:

Esa frase (“que una guerra nuclear no se puede ganar y que nunca debe librarse”) se hizo famosa por primera vez como la Fórmula Reagan-Gorbachov de 1985, que ayudó a contener la Guerra Fría, y fue reafirmada recientemente por las propias “cinco potencias nucleares” el 3 de enero del 2022. El 2 de noviembre Rusia anunció: “Reafirmamos plenamente nuestro compromiso con la declaración conjunta de los mandatarios de los cinco Estados poseedores de armas nucleares sobre la prevención de la guerra nuclear y de evitar una carrera armamentística del 3 de enero de 2022”.

Esta declaración del Ministerio de Asuntos Exteriores es uno de los elementos de un conjunto de importantes iniciativas estratégicas emprendidas por el gobierno ruso en las últimas 24 horas, para tratar de romper el aparentemente ineludible descenso hacia la guerra.

Asimismo, María Zajárova, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, anunció el 2 de noviembre que los anteriores señalamientos del Ministerio de Defensa de Rusia, en el sentido de que las fuerzas militares británicas habían desempeñado un papel central en la “planificación” tanto del ataque que llevo a cabo Ucrania con drones el 29 de octubre contra la base naval rusa de Sebastopol, como en el sabotaje de los gasoductos Nord Stream, fueron presentadas con pleno respaldo probatorio ante una reunión a puerta cerrada del Consejo de Seguridad de la ONU el 31 de octubre. Además Zajárova informó que Deborah Bronnert, embajadora de Gran Bretaña en Rusia, sería citada por el Ministerio de Asuntos Exteriores “en breve” con el mismo fin. Las explosivas informaciones rusas sobre el papel de Gran Bretaña han sido casi totalmente ignoradas por los medios de comunicación occidentales, al menos hasta ahora. (Aunque ya comienzan a verse videos en Twitter de la embajadora británica saliendo con cara de amonestada del edificio del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia y sin dar declaraciones a la prensa).

Más aún, Rusia reanudó ayer el acuerdo internacional que permite las exportaciones de cereales desde Ucrania, lo cual Rusia había suspendido tras el ataque del 29 de octubre contra la base naval rusa de Sebastopol, el cual se hizo a través del corredor de paso seguro destinado únicamente a las exportaciones de cereales. Esto no fue un “sorprendente giro de 180 grados en su política”, como afirma gran parte de los medios noticiosos occidentales, sino después de haber presentado su caso ante el Consejo de Seguridad de la ONU el lunes 31 de octubre, incluyendo las pruebas de la participación militar británica en la “autoría intelectual” del ataque con drones a Sebastopol; y de haber obtenido garantías por escrito de Kiev de que el corredor sólo se utilizaría para los cereales.

Las respuestas de Gran Bretaña y de Estados Unidos a la denuncia hecha por Rusia sobre el papel de Gran Bretaña han sido muy reveladoras. La única declaración que hizo el gobierno británico es que Rusia está “difundiendo afirmaciones falsas de escala épica”; sin embargo, Washington, decidió enviar un mensaje de carácter diferente a Moscú, con la inusual medida, por segunda vez en dos semanas, de sacar a la superficie un submarino de misiles balísticos de la Armada de Estados Unidos que suele ser secreto; es decir, uno de los tres componentes de la “tríada nuclear” capaz de aniquilar a Rusia. El primero fue el submarino USS West Virginia (SSBN-736), que de manera ostensible salió a la superficie en el Mar Arábigo, el 19 de octubre; en esta segunda oportunidad fue el submarino USS Rhode Island (SSBN-740), que ayer navegó hacia el puerto de Gibraltar, un territorio británico de ultramar. Para que no haya duda del mensaje de Estados Unidos, el portavoz de la Armada estadounidense, el capitán John Craddock, declaró: “Estados Unidos y el Reino Unido comparten un sólido historial de cooperación, a través de ejercicios, operaciones y actividades de cooperación como ésta”. (Énfasis añadido).

Así que ¿quién está jugando “a ver quién se raja” ante el peligro de una guerra nuclear? La respuesta es bastante clara.

En cuanto a la razón, puede parecer, a primera vista, menos evidente para la mayoría de los ciudadanos del mundo.

En el discurso que dio el 25 de octubre en la “Conferencia Internacional Científica y Práctica ‘Cooperación Científico-Tecnológica e Innovadora de los países del BRICS’” (auspiciada por el Comité Nacional de Investigación del BRICS, de Rusia) Helga Zepp-LaRouche, fundadora del Instituto Schiller, fue al meollo del asunto:

“La falla sistémica del sistema neoliberal, es la verdadera dinámica que impulsa la confrontación geopolítica anglosajona contra Rusia y China… Los acontecimientos de Londres señalan la llegada definitiva de la crisis sistémica mundial, de la que mi finado esposo, Lyndon LaRouche, advirtió hace 51 años, cuando el Presidente Nixon sustituyó los tipos de cambio fijos del Sistema de Bretton Woods por tipos de cambio flotantes. Advirtió entonces que la continuación de ese sistema monetarista orientado a la maximización de los beneficios de los especuladores conduciría necesariamente a una nueva depresión, a un nuevo fascismo y al peligro de una nueva guerra mundial; o bien a un sistema económico mundial completamente nuevo”.

Es por esa razón elemental que la Declaración “Paremos el peligro de una guerra nuclear”, que se está difundiendo ampliamente para convocar a un tercer seminario internacional de dirigentes políticos y sociales del mundo, afirma de manera inequívoca:

“Invitamos a las personas de buena voluntad de todo el mundo a que –en medio de las diversas y naturales diferencias– participen en este proceso de deliberación y búsqueda de soluciones pacíficas, incluyendo una revisión amplia de las alternativas en cuanto a políticas económicas para reemplazar la especulación que ha generado tanta pobreza y sufrimiento, con un sistema de producción y progreso que satisfaga las necesidades de una población mundial creciente”.

Es por esa misma razón que la campaña de Diane Sare al Senado por el estado de Nueva York reviste de una importancia estratégica tan grande. Como voz de Lyndon LaRouche en la escena política actual de Estados Unidos, la clara denuncia de Sare sobre el acuciante peligro de guerra nuclear y su presentación de las soluciones programáticas de LaRouche, resulta decisiva en estos últimos días antes de las elecciones del 8 de noviembre.

 

Declaración de la Federación de Rusia sobre la prevención de la guerra nuclear

 

Fuente:

EIRNS: ¿Quién está jugando “a ver quién se raja” ante el peligro de una guerra nuclear y por qué? Editorial EIR 04 noviembre 2022.

Te puede interesar

Contenidos

Después de negarlo durante meses, finalmente, la alianza de la OTAN está avanzando lentamente hacia un conflicto a gran escala con Rusia en Ucrania....

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa Un estudio revisado por pares y publicado en la revista BMC Infectious Diseases el 24 de enero de 2023 (1), estima...

Contenidos

El Reloj del Juicio Final, establecido por la revista estadounidense Bulletin of the Atomic Scientists, se ha movido a 90 segundos para la medianoche....

Contenidos

Lamentablemente, el resumen que acompaña al anuncio de hoy del Reloj del Juicio Final no considera ninguna de las provocaciones de la OTAN, ya...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY